Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

EIF – Capítulo 11

 

Capítulo 11: La Estratagema de Sembrar Discordia

¡Un carruaje salió rápidamente de la Capital El Canto!

 

Dentro del carruaje estaba el asustado y vacilante Nieto Real, Song Zhengxi.

 

Song Zhengxi se apoyó en la ventana del carruaje mientras sentía las sacudidas del carruaje, y recordó la conversación que tuvo con ese extraño hombre.

 

——

“¿Gao Xianzhi? ¿Cómo puede ser él, quería matarme, por qué me salvaría?” Song Zhengxi abrió de par en par sus ojos y miró a Gu Hai.

 

Gu Hai se rio un poco y agitó la cabeza: “Su Alteza Real, ¿Todavía no es consciente de la situación? Todo esto fue sólo un acto, como el Nieto Real, ¿No puedes ver las circunstancias?”

 

“¿Qué circunstancias?”

 

“¿Cuántos años tiene el Rey?”

 

“¿Eh? El Abuelo Real cumpliría 82 este año ¿Qué intentas decir con eso?” Preguntó sin comprender Song Zhengxi.

 

“¿Sabes algo de la guerra entre el Gran Canto y el Reino Chen?”

“La última defensa del Reino Chen es el Paso Jaula del Tigre, sin embargo, Gu Hai ha tomado el mando. ¡Parece que él es muy capaz! Incluso Gao Xianzhi le teme en cierta medida, por lo que optó por implementar medidas disciplinarias extremas”. Song Zhengzhi frunció el ceño.

Gu Hai sonrió suavemente: “800 mil soldados de élite contra 100 mil soldados, es una fuerza imparable., ¿Cómo podría alguien revertir esta situación? ¿Es suficiente con un viejo insignificante? ¿Puedes creerlo? ¿Usted lo cree? Gao Xianzhi es un genio al mando de los ejércitos, nadie podría oponerse a él, incluso sin él, hasta un mono bastaría para dirigir a las tropas a atacar la base enemiga ¿Qué tan complicado puede ser? ¿Qué es lo que piensas?”

“Cierto, cierto, yo también lo sé. Ese Gao Xianzhi antes era tan capaz, ¿Cómo puede un viejo interponerse en su camino? ¿Podría ser que haya algo oculto aquí?” Song Zhengxi comenzó a sospechar.

Gu Hai sonrió ligeramente pero no le explicó.

“¿Qué está sucediendo? Dime, ¿Qué es lo que está pasando?” Song Zhengxi seguía sin poder entender.

Gu Hai no le contestó, en lugar de eso, miró en dirección al Palacio Real y suspiró: “¡El Rey está envejeciendo!”

 

“¡Weng!”

“¿Estás diciendo que mi Padre quiere tomar el trono?” Dijo temblando Song Zhengxi.

 

Este temblor, no se sabe si fue por miedo o por emoción, mientras sus dos ojos miraban fijamente a Gu Hai.

 

Gu Hai sonrió débilmente: “¡No puedo decir nada….!”

 

“Entiendo ahora, ¿800 mil soldados? ¿La razón por la que mi Padre Real se fue al frente fue para tomar el control del Ejército Real? Conquistar el Reino Chen es algo fácil que puede lograrse rápidamente, sin embargo, prefirió esperar un poco para ganar tiempo y subir al trono. ¿Padre va a hacer un gran movimiento?”.

Gu Hai miró al nieto real Song Zhengxi; a pesar de ser joven, su corazón es oscuro y siniestro. Estos oscuros pensamientos pueden haber sido provocados por él, sin embargo, Song Zhengxi concluyó el resto por sí mismo.

“Gao Xianzhi puede ser un General, sin embargo, un hombre sabio se somete a las circunstancias, ¿entiendes?” Preguntó Gu hai.

“Entiendo, al Abuelo Real ya no le queda mucho tiempo, además…, a Gao Xianzhi la única opción que le queda es seguir al Padre Real, así que ¿Guao Xianzhi está tratando de ganarse el favor de mi padre? ¿Gao Xianzhi ya se había convertido en el subordinado de mi padre hace mucho tiempo? ¡Ahora lo entiendo, lo entiendo todo!”

“Pero, ¿cuál fue la razón detrás del regreso de Gao Xianzhi y la presión hacia su Alteza Real? ¿Fabricar su muerte?” El Magistrado en Jefe que estaba a un lado, después de escuchar todo eso, no le quedaba otra opción que seguir por un camino oscuro.

Song Zhengxi lo miró con desprecio y le dijo: “Idiota, ¿Ni siquiera puedes entender esto? ¿Acaso no  viste que el General Gao me salvó? Él quiso que me fuera, para protegerme de que 800.000 soldados se enfrentaran a la Ciudad El Canto. Al verme en este percance, él desvió la atención que había en mí, eso es todo. De esa manera, ¡Ya no seré el blanco de la gente!”.

A un costado, Gu Hai observaba a Song Zhengzi. De hecho, el corazón de esta persona era muy oscuro y siniestro.

“Señor, eh, permítame preguntarle, ¿Qué hay de Lin Chong y su grupo de gente?” Song Zhengxi frunció repentinamente el ceño.

 

Gu Hai sonrió con frialdad: “¿Crees que volverán vivos?”

“¡Correcto, correcto! Jajaja, el General Gao es muy hábil y puede encontrar una buena excusa”. Song Zhengxi inmediatamente se puso feliz.

“Su Alteza Real, ya que técnicamente está ‘muerto’, no puede aparecer en la Capital El Canto, ni siquiera se puede filtrar la noticia de que está vivo.” Dijo seriamente Gu Hai.

“Entiendo, me vas a enviar fuera de la capital, pero ¿Dónde me voy a esconder?”

“No hay ningún lugar seguro, podrías ser descubierto en cualquier lugar, sólo hay un lugar seguro”. Dijo Gu Hai en voz baja.

 

“¿Dónde?”

“¡El cuartel de Gao Xianzhi, al lado del Príncipe Heredero! El General Gao ya ha preparado un carruaje, lo mejor será partir de inmediato y dirigirse hacia el cuartel, ¿de acuerdo?” Gu Hai miró fijamente a Song Zhengxi.

 

Song Zhengxi asintió emocionado con la cabeza: “¡Claro, claro, te escucharé!”

 

—————

En las afueras de la Capital El Canto, en una pequeña montaña, Gu Hai estaba parado con sus manos detrás de su espalda, atrás de él se encontraba Gu Han, mientras miraba cómo se marchaba el carruaje que llevaba a Song Zhengxi.

 

“¡Padre adoptivo, los preparativos están hechos, va a haber un buen espectáculo en el Paso de la Jaula del Tigre!” Gu Han sonrió.

 

Gu Hai asintió con la cabeza.

 

———————

¡Fuera del Paso Jaula del Tigre!

 

Las fronteras estaban siendo rodeadas por 800.000 soldados del Gran Canto, de manera imponente e incomparablemente majestuosa.

 

En este momento, todo el ejército estaba de buen humor. Aunque su estado de ánimo había sido agitado por los primeros complots de Gu Hai, todos creían que el General les iba ayudar.

 

¿Y qué si era el nieto real?

 

Hace poco llegaron cartas en las que se detallaban las situaciones en sus hogares, en ellas decían que todo estaba tranquilo, sin ningún incidente.

En la tienda militar del General, la cara del príncipe Heredero del Gran Canto estaba llena de frustración.

El ejército llegó al Paso Jaula del Tigre, y conforme a lo previsto, Gao Xianzhi junto con su grupo volverían pronto.  Además, el retorno de Gao Xianzhi significaría que…..

El príncipe heredero apretó el pincel en sus manos, no podía comenzar a escribir. Mientras respiraba profundamente, suprimió las frustraciones de su corazón. ¿Fue incapaz de hacer algo para impedir la muerte de su propio hijo?

“¡Gu Hai!” Los ojos del Príncipe Heredero brillaron con un intenso odio.

“¡Su Majestad Príncipe Heredero!” Desde fuera, alguien habló con respeto.

“¡Entra!” El Príncipe Heredero suprimió la furia en su corazón y dejó a un lado el pincel de escribir.

Poco después, un funcionario entró en la tienda. El funcionario tenía la cara llena de alegría, pero al notar el rostro sombrío del Príncipe Heredero, su expresión cambió. Adivinando que fue por el dolor de perder a su hijo, sería mejor no expresar alegría y felicidad.

“Su Alteza Real, han pasado dos días desde que llegamos al Paso de la Jaula del Tigre, ¡Durante los cuales hemos recibido 36 desertores!” dijo el oficial mientras cerraba los puños.

“¿Oh? ¿Gu Hai los dejó irse?” Preguntó el Príncipe Heredero con desconfianza.

“Por supuesto que Gu Hai no estaba dispuesto, esta gente se aprovechó de la noche y usaron cuerdas para bajar por las paredes. En mi opinión, esta fue sólo la primera ola, y en los próximos días habrá más. Hahaha! ¡Ni siquiera hemos atacado, pero ya hay disturbios en el Paso Jaula del Tigre! ¡Los cielos nos están ayudando!” El oficial no pudo evitar sonreír.

Sin embargo, con la muerte del Nieto Real todavía reciente, el Príncipe Heredero naturalmente no podía sonreír. Aquel funcionario mirando la expresión del príncipe heredero cambió inmediatamente su complexión y una vez más volvió a asumir una expresión seria.

“¿Ya hay 36 personas? ¿Están desertando? ¿Qué noticias han traído?” Preguntó el Príncipe Heredero sombríamente.

“Sí, esta gente son los hijos de los antiguos nobles del país Chen. Si el país Chen es destruido, no les quedaría nada, y por eso escaparon. Ellos han nacido para luchar, naturalmente saben todas las cosas que hay que saber. Lo han contado todo, el número de tropas que hay dentro, en qué dirección son fuertes y débiles en defensa, incluso donde está el cuartel del General, lo han dicho todo de forma precisa. Príncipe Heredero, dentro de poco le proporcionaré la información detallada que he preparado para usted. Sin embargo, ¿Cómo debemos ocuparnos de estos desertores?” Ese oficial preguntó.

“Enciérrenlos por ahora y continúen interrogándolos, sobre todo información sobre Gu Hai, ¡Recuerden todos los detalles!” El príncipe heredero Song ordenó severamente.

 

“¡Sí!” contestó el oficial.

La expresión del Príncipe Heredero se oscureció cuando el oficial desapareció y comenzó a mirar hacia el Paso de la Jaula del Tigre con los ojos llenos de sangre.

 

“¿Gu Hai? Obligaste a mi hijo a morir, ¡Yo voy a exterminar a toda tu familia!”. La cara del príncipe heredero se volvió fría mientras murmuraba para sí mismo.

 

———-

En una gran salón dentro del Paso Jaula del Tigre.

Gu Qin fingiendo ser Gu Hai se sentó en el asiento principal analizando la gran cantidad de información que tenía delante de él. A su lado estaban sentados Chen Liangyi y Chen Tianshan; aunque los dos tenían un estatus alto, no tenían ninguna intención de molestar a Gu Qin ni de entrometerse en sus decisiones.

Frente a ellos se encontraba un numeroso grupo de funcionarios civiles y militares. Actualmente, la mayoría de ellos estaban ansiosos.

Pero, cuando vieron la expresión tranquila y serena del ‘Gu Hai’ de cabello blanco, tranquilizaron sus corazones ansiosos.

“General, los 800.000 soldados del Reino Gran Canto ya han llegado a las afueras del Paso. ¡Hemos estado reclutando soldados continuamente, sin embargo, nuestro número sólo ha llegado a 120 mil!”

“De hecho, General, con su reorganización de las tropas ha mejorado su fuerza en general, sin embargo, nuestro enemigo tiene 800 mil soldados en comparación con nuestros 120 mil.”

Algunos oficiales miraron ansiosamente a Gu Qin.

Gu Qin dejó a un lado lo que estaba haciendo y miró al grupo de oficiales mientras decía con indiferencia: “¿De qué tienes miedo? En este Paso de la Jaula del Tigre, un solo hombre puede enfrentarse a diez mil enemigos. Con 120 mil soldados protegiendo la muralla, y el hecho de que se trata bastión natural de todas las direcciones, ¿Qué diferencia haría la fuerza de sus 800 mil soldados? Además, incluso con 800 mil soldados, ¡no pueden derribarnos! En ese entonces, incluso obligamos a Gao Xianzhi a que volviera derrotado, ¿No demuestra eso lo que digo?”

 

“¿Ah? ¡Sí!” todos asintieron con la cabeza.

Aunque todavía estaban preocupados, sin embargo, al ver a’ Gu Hai’ minimizar la situación, mucha gente se relajó.

“General, anoche, 36 soldados escaparon y desertaron al otro bando, 3 de ellos eran oficiales. Conocían la mayoría de los planes del General, podrían revelar nuestros secretos militares”. Un oficial con túnicas rojas mostró una expresión de preocupación.

 

Cuando el funcionario con túnicas rojas dijo eso, los otros funcionarios mostraron una expresión de preocupación.

 

“¡Informando!”

 

Un oficial con túnica verde entró corriendo en el gran salón, con la cara llena de ansiedad: “General, General, esto es malo, hace un momento…, hace un momento el Comandante en Jefe de la vanguardia izquierda tomó a 58 hombres y escapó por el Muro del Suroeste. “¡Este  subordinado vio que se estaban dirigiendo al Cuartel del ejército del Gran Canto!”

 

“¿Ah?” Inmediatamente se produjo un alboroto dentro de la sala principal.

 

“Estamos acabados, estamos acabados, ¿Ahora qué hacemos?”

“¡Hay cada vez más gente desertando, la moral de nuestro ejército está siendo afectada enormemente!”

“¡Si sigue esto, más y más gente puede desertar!”

 

……………………

 

………………

 

……

Los funcionarios discutieron enérgicamente ya que todos estaban ansiosos.

“¿Estamos acabados?” Dijo Chen Liangyi con una cara muy fea.

Chen Liangyi entendió que esto provocaría una reacción en cadena, siempre y cuando una persona desertara, entonces la moral empezaría a caer. Ahora que docenas de soldados desertaron, esto ya no era una cuestión de moral, sino una falta en la habilidad para prevenir que desertaran. Después de esto, indudablemente se producirían más y más casos de deserción. La batalla ni siquiera había comenzado, pero el Paso Jaula del Tigre ya se estaba derrumbando; ¿Cómo vamos a combatir?

Chen Tianshan también estaba muy preocupado, mientras miraba a Gu Qin le preguntó: “General, ¿Qué debemos hacer? ¿No dijiste que ibas a movilizar a las tropas? ¡¿Y que rápidamente ibas a tranquilizar esta atmósfera?!”

 

Todos estaban incomparablemente ansiosos, sólo Gu Qin estaba tranquilo y sereno, se sirvió una taza de té y tomó un trago.

 

Chen Liangyi y Chen Tianshan casi estallan en ira.

 

En ese momento, después de beber un sorbo, Gu Qin dijo algo con indiferencia, lo que hizo que toda la sala se quedara en silencio.

“¿Cuál es el problema? ¡Ellos han sido enviados por mí!” Dijo Gu Qin.

 

“¿Eh?”

 

Todos se quedaron boquiabiertos. Miraron a Gu Qin conmocionados y con los ojos llenos de admiración.

 

Después de eso, los funcionarios que estaban en pánico, exhalaron y comenzaron a reírse, como si desde el principio no hubieran estado nerviosos.

Sólo unos cuantos funcionarios tenían los ojos contraídos abruptamente y contuvieron la respiración.

——–

Al día siguiente, en el cuartel del príncipe heredero del Gran Canto.

 

El Príncipe Heredero se había sentido frustrado durante todo este período de tiempo, el dolor de perder a su hijo aún no había disminuido cuando se le entregó un informe confidencial.

Cuando el Príncipe heredero vio el informe confidencial, sus pupilas se contrajeron.

Delante de él, un grupo de subordinados miraba con curiosidad al Príncipe Heredero.

“Su Alteza Real, ¿Qué dice el informe?” Preguntó con curiosidad uno de sus subordinados.

“¡Hm!” Las frustraciones del Príncipe Heredero parecían manifestarse.

 

“¡Pa!”

El Príncipe Heredero, con su mano, golpeó el informe confidencial sobre su mesa.

“Su Alteza Real, anoche, ha venido un grupo más de ochenta y seis desertores, los cuales se han reunido afuera, incluso han traído las últimas noticias, ¿deberíamos…?” Preguntó un funcionario en voz baja.

“¿Desertores? ¡Hahahahahaha, Gu Hai! ¿Me tomas por tonto? ¿Utilizando esta táctica contra mí? ¡Hm! ¡Aten a esos desertores y llévenlos a las afueras del Paso Jaula del Tigre, y ejecútenlos! ¿Espías? Lo que más detesta este Príncipe Real son los espías, ¡Y más aún, los espías de Gu Hai! ¡Hm!” El Príncipe heredero resopló fríamente.

———–

No muy lejos del Paso Jaula del Tigre.

 

“¡No me mate, por favor no me mate, Su Alteza Real, estoy aquí para rendirme!”

 

“Quiero ver al General Gao, le he traído noticias del Paso Jaula del Tigre, General, por favor, ¡perdóneme la vida!”

 

“Te lo ruego, por favor libérame, estoy aquí para rendirme e incluso tengo información valiosa, ¡por favor no me mates!”

 

……………

 

…………

 

……

Un total de 186 personas estaban atadas y fueron trasladadas a un lugar no muy lejano del Paso Jaula del Tigre. Parecía como si fuera una demostración para Gu Hai.

Sobre la muralla de la ciudad.

Gu Qing puso sus manos detrás de su espalda, con Chen Tianshan, Chen Liangyi y un grupo de oficiales parados detrás. Todos ellos estaban mirando fijamente hacia la colina cercana y mostraban expresiones de asombro.

¿A lo lejos, 500 soldados del Gran Canto suprimían a los 186 hombres que habían desertado recientemente? ¿Qué es lo que estaba pasando?

Gu Qin dijo con indiferencia: “¡Si los soldados quieren ver, que suban a la muralla de la ciudad para que observen!”

 

“¿Ah? ¡Oh!” Chen Liangyi asintió inmediatamente con la cabeza.

Dentro del Paso Jaula del Tigre, incontables soldados miraban a su alrededor mientras subían corriendo a la muralla de la ciudad cuando recibieron la orden. Estaban parados en cada rincón de la muralla de la ciudad, observando a lo lejos.

 

“¿Ah? ¿No son de la Vanguardia de la Izquierda? ¡Ah, ese es Earl Wang! Ah, ¿Ese no es el Señor Zhang?”

 

“Mira, ayer me dijeron que desertara con ellos, pero los ignoré. ¿Qué es lo que está pasando ahora?”

 

“¿Son los desertores de estos últimos días?”

 

…………

 

………

 

Un gran número de soldados Chen mostraron expresiones de asombro.

En una colina a las afueras de la ciudad, vieron a una persona vestida con la vestimenta de un general que agitaba las manos.

 

“¡Ejecutar!”

 

*¡Rugido!*

 

*¡Retumbar…!*

 

Rápidamente, 186 cabezas fueron enviadas volando, separadas de sus cuerpos.

¿Los desertores de estos dos últimos días fueron todos asesinados por el ejército del Gran Canto? ¿Ni siquiera uno se salvó?

Inmediatamente, todos los soldados que estaban sobre la muralla inhalaron profundamente. Algunos de ellos originalmente se sentían intranquilos y pensaban en desertar. Sin embargo, sus anteriores ilusiones desaparecieron.

¿Desertar? ¡Eso sería entregarse a la muerte!

A lo lejos, 500 soldados del Gran Canto montaron sus caballos y se fueron rápidamente, dejando 186 cadáveres sin cabeza en un charco de sangre. Cuando se marcharon del Paso se produjo un silencio mortal.

“¡General, usted los envió, pero…!” La cara de Chen Liangyi se volvió fea.

 

En ese momento, Gu Qin sonrió: “Yo no los envié, pero ahora no debería haber soldados que quieran desertar”.

 

“¿Eh?” Chen Liangyi se sorprendió.

 

———–

Dos días después, Gao Xianzhi finalmente regresó de la Capital de la Canción.

 

“Alteza Real, usted ha caído en la estratagema de Gu Hai de ‘Sembrar Discordia’ usted…, ¡no debería haberlos matado! ¡Ahora los soldados del Paso Jaula del Tigre lucharán hasta la muerte!” Dijo con ansiedad Gao Xianzhi, mostrando una cara llena de abatimiento.

“¿Estratagema de sembrar discordia*?” El rostro del Príncipe Heredero cambió.

“Gu Hai dijo una vez, rodeen por los tres lados y dejen un lado abierto, esto les dará una ruta de escape, dándoles esperanza, pueden posiblemente provocar el caos en su propio Reino. Pero en lugar de rodear tres y dejar uno, ese “uno” fue también rodeado por ti. Matando a esos cien desertores, mataste su esperanza, mataste la esperanza de los soldados Chen. Sin la esperanza de escapar y sobrevivir, todos ellos lucharán hasta la muerte. ¡Incluso un soldado de élite no será capaz de derrotar a un soldado suicida! Desgraciadamente, volví tarde por dos días, sólo dos días, ¡hai…! “Dijo Gao Xianzhi con una expresión amarga en su cara.

 

[NT: La estratagema de sembrar discordia

Haz que los espías del enemigo trabajen para ti y ganarás sin que tu bando sufra ninguna pérdida.

Explicación: Induce al agente de tu adversario a trabajar a tu favor y úsalo para hacer tambalear una relación crítica de la que depende tu adversario. ]

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.