Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

EIF – Capítulo 13

 

Capítulo 13: La primera Etapa, el corazón en luto de los soldados

¡La aparición del Nieto Real, fue igual que una cascada que apagó la brillante llama del prestigio de Gao Xianzhi!

De repente, ochocientos mil soldados observaron a Gao Xianzhi con una mirada inexpresiva, como si Gao Xianzhi tuviera que dar una explicación.

Sobre la plataforma de comando, cada uno tenía diferentes expresiones.

El príncipe heredero no sabía si reír o llorar.

Los ojos de Lin Chong estaban inyectados de sangre.

Gao Xianzhi se quedó mirando con los ojos bien abiertos.

Sin embargo, aunque todos estaban conmocionados por la aparición del Nieto Real, este último se estaba acercando cada vez más a la plataforma del General.

“Tú, ¿quién eres tú?” Preguntó en voz alta Gao Xianzhi con los ojos bien abiertos.

“¡General Gao, soy yo, Song Zhengxi! ¡Rápido, deprisa, ayúdame a capturar a los bandidos de montaña que me estaban persiguiendo, quiero matarlos, quiero a todos ellos muertos! ¡Casi no fui capaz de reencontrarme con mi Padre Real!” Gritó Song Zhengxi avergonzado.

“Es imposible, mi Hijo Real fue decapitado en la entrada de un mercado dentro de la Capital El Canto, ¿Quién demonios eres?” El Príncipe Heredero del Gran Canto gritó enfadado.

“Padre Real, ¿no enviaste al General Gao a salvarme? ¿Para qué me reemplazara en silencio por otra persona en el momento en que estaba a punto de ser ejecutado? ¡Realmente soy tu Hijo Real, el General Gao había arreglado todo para salvarme! ¡Engañé a esos tontos haciendo un espectáculo con el General Gao, eso es todo, Padre Real! ¿No lo sabías? Jajaja, parece que el General Gao no te lo ha contado” Dijo emocionado Song Zhengxi.

 

“¡Siseos! ¡Siseos! ¡Siseos! ¡Siseos!”

Por todas partes resonaban los sonidos de las respiraciones profundas.

¿Todo fue arreglado por el General Gao? ¿Hicieron un montaje? ¿Estaban engañando a estos tontos, eso es todo?

Song Zhengxi no se dio cuenta de que cada palabra que decía, incluso que cada una de las letras eran como cuchillos que se clavaban en el corazón de cada uno de los soldados.

¿Fuimos unos tontos? ¿Gao Xianzhi montó un show para nosotros? ¿Nos engañó para que pudiera enviarnos a la muerte?

Que conspiración de Gu Hai. Fue Gao Xianzhi quien nos engañó. ¿Cómo puede ser Gu Hai tan ridículamente formidable? ¿No es el Nieto Real la mejor prueba?

¿El Nieto Real fue decapitado para que se nos hiciera justicia? ¡Eso fue una completa mierda!

 

¿El Rey ha ordenado que se castigue severamente a todo aquel que humille a los soldados? ¡Eso es una completa mierda!

 

¿Nuestros familiares que son maltratados por los aristócratas son parte del complot de Gu Hai? ¡Eso es una completa mierda!

 

¿Todo lo que está escrito en nuestras cartas es un complot de Gu Hai? ¡Eso es una completa mierda!

 

………

 

……

 

 

Todos los deseos de luchar que se habían formado hace tan solo un momento, desaparecieron en el momento en que apareció Song Zhenxi. En un abrir y cerrar de ojos, las semillas del caos que Gu Hai había sembrado en los corazones de todos brotaron y rápidamente se convirtió en un árbol que alcanzó el cielo.

Cada una de las palabras que salían de la boca de Song Zhenxi resultaba cada vez más desalentadoras.

“¡Hijo pecador, cierra la boca!” El príncipe heredero  soltó de repente un fuerte grito.

 

El príncipe heredero notó también la mirada de los soldados. Los ojos de ellos se llenaron repentinamente de odio.

 

“¡Quiero ir a casa, quiero regresar a casa y ver cómo está mi familia!”

 

“También quiero ir a casa a ver. ¡Hijo de puta, quiero irme a casa!”

 

“¿Todavía tenemos que luchar? Por la familia Song, hemos luchado hasta la muerte, pero ellos nos pagaron maltratando a nuestras familias a nuestras espaldas, y todavía nos consideran idiotas”.

 

………..

 

…….

 

Un gran alboroto estaba empezando a producirse en el ejército. En un momento, todo el lugar estaba en llamas, como si estuviera empezando a hervir agua.

En este momento, el más triste era Lin Chong.

 

Lin Chong volteó su cabeza, sus ojos estaban inyectados en sangre y lágrimas empezaron a caer por la esquina de sus ojos.

“General, yo, Lin Chong, lo seguí durante muchos años, y en muchas ocasiones en las batallas, corrí hacia el frente a su lado. Más de una vez mi vida ha estado colgando de un hilo. Todo por usted, ni siquiera me importaba mi vida, porque yo confiaba en el General. ¡Creíamos que seguir al General podía darnos un futuro mejor, creíamos que con el General podíamos triunfar en la vida, creíamos que el General podía protegernos!” Gritó Lin Chong lleno de odio.

De repente, tanto el odio como el grito de Lin Chong habían tranquilizado todo el campamento militar.

“Incluso podríamos dar nuestras vidas por usted, pero ¿es así como nos paga, General? Aquel día, el día que aún no me había llegado la noticia de la tragedia de mi familia, pero sí las desafortunadas noticias desde las casas de aquellos quince hermanos, usted, para proteger al Nieto Real, me ordenó que lo resolviera, llegando hasta el punto de pedirme que los matara, ¡para que no hubiera una filtración! Lin Chong gritó en voz alta.

 

“¡Wow!”

Una vez más, todo el campamento militar volvió a alborotarse.

En un principio todavía había algunas personas que dudaban de las palabras del Nieto Real, pero Lin Chong era diferente, él era ayudante de confianza del General. Todo lo que el General dispusiera tenía que pasar por él.

En el estrado, había quince soldados que estaban en el frente con el fin de ayudar a levantar la moral de los soldados, sin embargo, una vez que escucharon las palabras de Lin Chong comenzaron a estremecerse mientras miraban a Gao Xianzhi.

“General, ¿qué hay de mi familia? Usted dijo que fueron secuestrados por Gu Hai, ¿Pero qué es lo que realmente está pasando? ¿Por qué nos querías muertos? Trabajamos hasta el cansancio para usted, ¿pero usted quería que nos mataran?” De pronto, quince soldados gritaron.

“¡Lin Chong, cierra la boca!” El aspecto de Gao Xianzhi cambiaba mientras gritaba.

“¿Cerrar la boca? Dime, ¿Qué pasó con Song Zhengxi? ¿No dijiste que iba a ser decapitado para ser castigado de acuerdo a las leyes? ¿No dijiste que lo matarías para vengar a Xiaodie? No dijiste que… Boohoo!” Lin Chong estaba llorando lágrimas de odio.

“¡Yo no salvé a Song Zhengxi, fue Gu Hai, Gu Hai lo salvó! Lin Chong, cálmate, ¡Todo esto es un plan de Gu Hai!” Una mirada angustiada apareció en la cara de Gao Xianzhi mientras gritaba.

¿Ni siquiera le dio tiempo para comer, no tuvo tiempo ni siquiera para eso? Gao Xianzhi estaba consternado en su corazón. Las estratagemas de Gu Hai eran demasiado complejos y excesivamente rápidos, golpeando una y otra vez en el punto más vulnerable de los corazones de la gente.

Gao Xianzhi entendía la estratagema de Gu Hai, pero ¿cómo podía hacer para que Lin Chong le creyera?

 

Después de todo, Song Zhengxi era una prueba irrefutable.

” ¡Ya basta con toda esa mierda sobre los esquemas de Gu Hai!” gritó con tristeza Lin Chong.

 

Gao Xianzhi, que ahora estaba frente a él, ya era semejante a su enemigo. Una mirada sombría y horrible apareció en la cara de Lin Chong.

 

Song Zhengxi, que estaba bajo el podio, una vez más abrió la boca: “Lin Chong, ¿cómo te atreves a ser tan atrevido para hablar sin una pizca de respeto a tu General? General Gao, ¿no dijo antes que se encargaría de estos bastardos cuando volviera al cuartel? Como yo ya estoy aquí, ¿no son inútiles Lin Chong y los demás?”

 

Song Zhengxi gritó en voz alta, algo que fue como encender un barril de explosivos.

 

“¡Boom!”

El ejército de 800.000 hombres empezó a retumbar al instante, explotando por completo.

Song Zhengxi miró fijamente con los ojos completamente abiertos. No entendía lo que estaba pasando ¿Su padre real y Gao Xianzhi no hicieron ese montaje para salvarlo? ¿Qué es lo que está pasando?

“Gao Xianzhi, durante muchos años, he luchado hasta la muerte por usted, usted es una bestia en piel humana, voy a matarlo para vengar a Xiaodie!” Lin Chong dio un fuerte grito.

 

Sacando una larga espada, repentinamente atacó hacia Gao Xianzhi.

 

En ese momento, todos los subordinados de Lin Chong, que estaban debajo del podio, también se encontraban a punto de explotar. De repente, los soldados, siguiendo el ejemplo de Lin Chong, comenzaron a sacar sus armas.

 

” ¡Mátenlo!”

 

“¡Boom!”

 

La plataforma de repente estalló en el caos.

 

“¡Protejan al General!”

 

“¡Matar!”

 

………….

 

………

 

Todo el campamento militar comenzó a agitarse. Todo era un caos porque los soldados se negaban a obedecer las órdenes.

La jerarquía se desplomó cuando las órdenes de los comandantes fueron ignoradas. Todo el lugar estaba sumergido en gritos y lamentos. Algunos incluso pescaron en aguas turbulentas al comenzar a saquear el almacén del campamento militar.

En un instante, todo el campamento militar se había convertido en un desastre, algunos querían matar a Gao Xianzhi, mientras que otros querían proteger a Gao Xianzhi. Algunos querían matar al Príncipe Heredero mientras que otros querían protegerlo. Incluso Song Zhengxi estaba envuelto en el caos.

Los soldados que querían volver con sus familias comenzaron a empacar sus pertenencias, mientras que otros saqueaban los almacenes del ejército o se apuñalaban unos a otros. En general, todo el campamento militar estaba en caos.

—————–

En ese instante, un ejército compuesto por cincuenta mil soldados salió a toda prisa del Paso Jaula del Tigre.

 

El que lideraba no era otro que el recientemente coronado Rey Chen, Chen Lianyi.

Cabalgando al lado de Chen Liangyi, estaba Chen Tianshan.

 

“Lianyi, hace poco se vieron fuegos artificiales en el cielo. Según el General, esa fue la señal de los bandidos de la montaña para tomar cincuenta mil soldados y atacar inmediatamente el campamento del ejército del Gran Canto. ¿Por qué viniste?” Dijo Chen Tianshan frunciendo el ceño.

“Abuelo, mientras estés a mi lado, estaré a salvo. El general me dijo que subiera la moral, así que decidí dirigir el ataque. Antes de morir, el Padre Real me dijo que lo escuchara así que haré todo lo que me pida”. Dijo Chen Lianyi con voz grave.

“Sin embargo, ¿no estás exagerando un poco?” ¿No dijo que está bien aunque no hicieras nada? Con sólo cincuenta mil soldados enfrentándose al Ejército de los lobos tigres de ochocientos mil, especialmente con Gao Xianzhi al mando, ¿no estás buscando la muerte?” Dijo Chen Tianshan frunciendo el ceño.

 

“¡Creo en el Padre Real!” Chen Tianyi frunció el ceño mientras respondía.

 

“¡Suspira! Olvídalo, te protegeré con todo mi poder. Sin embargo, no sigas los pasos de tu padre, no te alejes demasiado de mí, ya que eso me haría imposible protegerte”. Dijo Chen Tianshan.

 

Chen Lianyi asintió. Al mismo tiempo, dio un fuerte grito.

 

“Soldados, como han visto, esos bastardos del ejército del Gran Canto son extremadamente despiadados, aunque decidiéramos rendirnos, nos decapitarían.¡Ellos sencillamente no nos dan una salida!” Gritó Chen Lianyi en voz alta.

 

La cara de los soldados que marchaban se volvió extremadamente fea.

 

“Según las fuentes del General, el Ejército del Gran Canto ha recibido la orden para atravesar el Paso Jaula del Tigre y exterminar a todos los que estén dentro. Sus padres, madres, sus hijos serán asesinados, sus esposas e hijas se convertirán en esclavas, todas sus propiedades serán arrebatadas. Por las noticias que llegan desde el frente, ya deben saber que seiscientos mil soldados del Ejército Chen han muerto. ¿Aún sigues vacilando?” Gritó Chen Lianyi en voz alta.

“¡No!” Todos los soldados respondieron mientras sus ojos se ponían rojos.

“Por nuestras familias, síganme para destruir el Ejército del Gran Canto. ¡Que el cielo se apiade de nosotros! Vamos a matarlos a todos, incluso si tenemos que morir, intercambiemos nuestras vidas por la seguridad de nuestros padres, esposas e hijos. De todas formas, vamos a morir, si perdemos, morimos, si nos rendimos, morimos. Es mejor que me sigas e intercambiemos nuestra vida por otra, ¡vamos a matarlos!” Chen Lianyi gritó fervientemente en voz alta.

 

“¡Matarlos!” Todos los soldados que avanzaban gritaban en voz alta al mismo tiempo.

 

“¡Boom!”

Los soldados se dirigieron a la cima de una colina y comenzó a atacar al Ejército del Gran Canto.

Sin embargo, cuando el ejército de 50.000 soldados estaba cerca del cuartel del Ejército del Gran Canto, vieron salir humo de todas partes. Todo el campo estaba hecho un caos, era un completo desastre. Todos los soldados de alrededor se mataban entre ellos, no se parecían en nada al estricto y disciplinado ejército del Gran Canto.

Chen Tianshan se frotó los ojos: “¿Estamos en el lugar equivocado? ¿Es este el poderoso ejército de los ochocientos mil lobos tigres?”

Chen Liangyi, por su parte, estaba muy emocionado.

 

El Ejército Chen de 50.000 soldados era como la hoz del Dios de la Muerte, que avanzaba rápidamente a través de la “Muchedumbre” distribuida de manera desigual y que estaban  saqueando el campamento militar.

“¡Ataque enemigo, ataque enemigo, ataque enemigo, ejercito reúnanse para defendernos del enemigo!” Alguien gritó en voz alta.

Sin embargo, en ese momento, los corazones de los soldados del Gran Canto ya se encontraban en caos, ¿Qué les importaba defenderse del enemigo? Todos cogieron algo y huyeron por sus vidas.

“¡Hualalala!”

 

Inmediatamente, se produjo un giro extraño en la guerra.

Los soldados Chen empezaron a perseguir a los soldados del Gran Canto que huían. En esta guerra desequilibraba que estaba inclinada a favor del el Ejército del Gran Canto, se había invertido y ahora se inclinaba hacia el Ejército Chen.

 

En este momento, cincuenta mil soldados del Ejército Chen mataron a su antojo. Aunque no tenían mucha experiencia en el campo de batalla, pero ahora por el bien de sus familias, estaban matando a los soldados que huían con mucha facilidad y suavidad. Y todos ellos se sintieron frescos hasta los huesos.

Así que, ¡Resulta que el Ejército del Gran Canto no es la gran cosa!

Gu Qin, estaba de pie sobre el Paso Jaula del Tigre, apoyado en una barandilla con la mirada perdida. A cinco kilómetros de distancia, el cielo estaba lleno de humo que se elevaba junto con gritos aterradores, que se podían escuchar a kilómetros de distancia.

 

“¡Mensajero!” Dijo Gu Qin en voz alta.

 

“¡Aquí!” Varios asistentes de la Mansión Gu respondieron respetuosamente.

” Inmediatamente envíen palomas mensajeras a todas las ciudades principales del Reino Chen, en los mensajes se debe decir que Gao Xianzhi ha sido derrotado, el ejército de ochocientos mil soldados se ha derrumbado por completo, se desconoce la vida o la muerte de Gao Xianzhi, y que los soldados que han desertado del ejército huirán a las diferentes ciudades. Ordena a cada tienda de la Familia Gu en cada región que motiven a los ciudadanos matar a los soldados del Ejército del Gran Canto que se encuentran ubicados en las ciudades como guardias, también que ofrezcan recompensas por el asesinato de soldados, a quien consiga matar a diez o más se le otorgará el título de noble. Por los seiscientos mil soldados del Ejército Chen que murieron, hay muchos que están agraviados y quieren venganza. ¡Diles a los hombres de cada familia, que es hora de tomar venganza para tranquilizar a los dioses! Además, anima a los líderes de las ciudades que fueron capturadas por el Reino del Gran Canto a que dirijan a sus fuerzas a contraatacar reconquistando sus ciudades. Por último, cada uno será recompensado de acuerdo a su aporte, todos los puestos en las ciudades se dividirán equitativamente entre la Familia Real del Reino Chen y los líderes de la localidad. ¡Cuanto más trabajen, más serán recompensados! ¡Están contribuyendo por sus familias y harán una fortuna con su resistencia!”. Dijo Gu Qin en un tono fuerte.

 

“¡Sí!” Los asistentes de la Mansión Gu contestaron respetuosamente.

 

————

El fuerte ejército del Gran Canto, en este momento era como perros callejeros que parecían incapaces de resistir ni un solo golpe, y que se estaban desmoronaban por completo.

Un bando no le temía a la muerte, otro no tenía el menor interés en la batalla. En esta batalla, ya no había más suspenso.

Gao Xianzhi y el príncipe heredero del Gran Canto, bajo la protección de un grupo de fieles seguidores, escaparon de este desastre.

Sin embargo, el brazo de Gao Xianzhi fue herido gravemente gracias al ataque de Lin Chong dejando una gran herida de la que fluía sangre incesantemente.

Pero, en este momento, el dolor de su brazo era secundario. Tras haber escapado de este desastre, y descansar al pie de una montaña, Gao Xianzhi sintió un terrible dolor de cabeza, cuando miró a lo lejos al vergonzoso Ejército del Gran Canto.

“¿Jajaja, jajaja, jajaja, jajaja, Gu Hai? ¿¡Gu Hai!?” Gao Xianzhi mostraba una expresión de decepción en su cara.

Había estado corriendo sin parar, pero no pude seguir el ritmo de Gu Hai. Las estratagemas de este Monstruo Gu eran tan violentas, hábiles y veloces. Es cierto, que un jengibre más viejo es más picante que un jengibre joven, el Gu Hai de ahora es, aún más, experimentado, vicioso y aterrador en comparación con hace 40 años.

 

“¿Se ha acabado? ¿Qué debemos hacer ahora?” Preguntó el Príncipe Heredero del Gran Canto en un tono triste.

 

Gao Xianzhi respiró hondo y dijo: “La verdad se aclarará tarde o temprano, por suerte, he matado a esos seiscientos mil soldados del Ejército Chen. Actualmente, el Ejército Chen tiene menos soldados, lo que los hace incapaces de realizar un ataque a gran escala. Y aunque el ejército de nuestro Reino del Gran Canto se encuentra disperso, los soldados han perdido su moral, aún podemos hacer que se reunan. ¡Es sólo que…!”

 

“¿Es sólo qué?”

 

“Sería mejor levantar la moral del ejército lo más pronto posible, sin embargo, me temo que Gu Hai será más rápido. ¡Mucho más rápido!” Contestó Gao Xianzhi con una voz increíblemente agonizante.

 

————-

Después de unos días, en el interior de la Ciudad Mercantil.

Antes era la ciudad donde estaba ubicado el Ejército del Gran Canto. En este momento, todavía había una parte del Ejército del Gran Canto que se encargaba de la vigilancia. Sin embargo, hace tan sólo un momento, un mensaje fue transmitido de repente a algunas tiendas.

 

Gao Xianzhi había sido derrotado, 800.000 soldados habían sido desplegados. La vida o la muerte de Gao Xianzhi siguen siendo desconocidas. ¡El Ejército del Gran Canto ha sido derrotado!

 

Una vez recibida esta información, incontables ciudadanos dentro de la Ciudad Mercantil quedaron totalmente confundidos.

 

El mensaje también animaba a la gente a reconquistar la ciudad.

 

Los líderes locales y los ciudadanos tenían una expresión vacía en sus rostros.

Anteriormente, cuando se utilizaron los petardos y los fuegos artificiales para celebrar, se había sembrado una semilla de odio en los corazones de los ciudadanos que habían perdido a sus familiares. ¿Estaban cantando y bailando, usando fuegos artificiales para celebrar después de matar a nuestros hijos, nuestros padres, nuestras familias? No era diferente que poner sal en sus heridas. Los ciudadanos no podían esperar para despellejarlos, comerse su carne, beber su sangre, morder sus huesos. Sin embargo, no tenían ese poder. Eran tantos, pero todo lo que podían hacer era dejarse oprimir, sólo podían llorar mientras veían cómo mataban a sus amigos y a sus familias.

Ahora, habiendo recibido esta información de la tienda de la Familia Gu, el odio profundamente arraigado en sus corazones de repente comenzó a surgir. Toda la ira, toda la intención de matar que habían escondido y reprimido en sus corazones lentamente comenzó a crecer.

Los soldados del Gran Canto que se quedaron dentro de la ciudad, en estos días, descubrieron que las miradas de los ciudadanos, mientras los miraban, eran un poco diferentes a las de antes. El miedo que solía estar presente, de repente pareciera haber sido disipado, ya que sus miradas  revelaban destellos de odio que no se molestaban en ocultar.

Sólo que, aunque los ciudadanos y los líderes locales tuvieran grande odio y deseos, sin ninguna información exacta, no se atreverían ninguna acción.

Pero en ese momento, el primero de los desertores llegó a la ciudad.

 

“¡Derrotados, derrotados, 800.000 soldados han sido todos derrotados!”

Después de que los primeros desertores revelaran el resultado de la guerra en el frente.

 

Los corazones de los líderes locales de la Ciudad Mercantil ardieron en un instante. El Ejército del Gran Canto fue derrotado,¿El Reino Chen podría volver a su estado original? La vida o la muerte de Gao Xianzhi sigue siendo desconocida, ¿Quién puede detener a Gu Hai? ¿La Ciudad Mercantil regresaría tarde o temprano al Reino Chen?

¿Además, la Familia Real del Reino Chen dividirá la ciudad equitativamente?

La noche se sumergió en un profundo silencio. El deseo y el odio se mezclaron durante toda la noche. A la mañana siguiente se abrió el telón con un grito de guerra, seguido de un incendio en toda la Ciudad Mercantil.

 

“Voy a golpearlos hasta matarlos, mi hijo fue brutalmente asesinado por ustedes, fue enterrado vivo, voy a golpearlos hasta que mueran, booohooo!”

 

“Has matado a mi padre, ¡también voy a matarte a ti!”

 

“¡Devuélveme a mi marido, devuélveme a mi marido!”

 

“¡Hermano, hermano, voy a vengarme por ti!”

 

“¿Quieres celebrar después de matar a mi hijo? ¡Este padre va a aplastar tus huesos, te despellejará vivo!”

 

…………….

 

……….

 

Quedaban muchos soldados del Gran Canto vigilando la Ciudad Mercantil.

 

Bajo el liderazgo de los líderes locales, los ciudadanos eufóricos, con las recompensas y guiados por el odio, se abrió el telón de una gran batalla.

 

Además de la Ciudad Mercantil, dieciocho ciudades del Reino Chen que habían sido capturadas, en este momento se abrió el telón de la misma escena, de la trágica batalla.

 

El Ejército del Gran Canto que se defendía era simplemente incapaz de detener este interminable deseo y odio.

 

¡Matar, Matar, Matar, Caos, Caos, Caos, Caos!

 

Fue un caos total.

 

————-

Después de unos días, en el gran salón de la Secta Río Claro.

 

El jefe de la Secta del Río Claro, el jefe de la Secta Cancion Jia, estaban a cada lado con sus respectivos discípulos.

 

La hermosa joven que estaba vestida con ropa masculina estaba de pie en la posición norte con el Gran Maestro Liu Nian y sus tres subordinados.

 

Enfrente de ellos estaba Chen Tianshan y un discípulo de la Secta Canción Jia que respetuosamente informaba a la joven.

 

“¿Tres meses? ¿No, ni siquiera han pasado tres meses y sin embargo ochocientos mil soldados del Reino Gran Canto han sido completamente derrotados? ¿Gao Xianzhi ha huido desesperado? ¿La mitad de las ciudades del Reino Chen habían sido reconquistadas? ¿Y sólo usó tres meses?” Una mirada de asombro apareció en la cara del Gran Maestro Liu Nian.

 

“¡Sí!” Dijo Chen Tianshan emocionado.

 

Pero el discípulo de la Secta Canción Jia reveló una expresión deprimida.

 

“¿Cómo puede ser eso? ¿Qué poderes demoníacos ha usado Gu Hai?” El Jefe de la Secta Canción Jia gritó repentinamente con ira.

 

“Jajaja, Jefe de la Secta Canción Jia, no te enojes, ¿no los oíste?, jajaja!” Sin embargo, el jefe de la secta Río Claro se reía satisfecho.

 

Los ojos de la joven vestida con ropa masculina se iluminaron. Ella era consciente de lo formidable que era Gao Xianzhi. Sin embargo, se rompió el cerebro pero no se le ocurrió ninguna forma que Gu Hai hubiera usado para derrotar por completo a los Soldados Lobo Tigre del Reino Gran Canto en tan poco tiempo, e incluso reconquistar la mitad de los territorios del Reino Chen. ¿Cómo lo hizo?

 

————–

Capital El Canto, Gu Han informó con entusiasmo las noticias de las líneas del frente a Gu Hai.

Gu Hai que tenía un tablero de Weiqi delante de él constantemente colocaba piezas en él. Ese tablero de Weiqi era muy extraño, un tablero de Weiqi normal tenía 19 líneas verticales y horizontales, sin embargo, el tablero de Weiqi delante de él contenía treinta líneas verticales y horizontales.

 

Una línea extra equivalía a innumerables cambios en un tablero Weiqi, pero Gu Hai tenía veintidós líneas extra. Todo se veía extraño.

 

Además, Gu Hai siempre había jugado contra sí mismo. Nunca dejó que nadie más participara.

 

“Padre adoptivo, lo logramos, jaja, Gao Xianzhi ha sido derrotado. El ejército ha perdido la moral, ahora aunque quisieran recuperarla, no será tan fácil”. Gu Han dijo riendo.

 

“¡La primera fase del Proyecto Aniquilación Gran Canto ha concluido!” Gu Hai dijo mientras colocaba una pieza blanca en el tablero.

 

“¡Sí, la primera fase, el corazón en luto del soldado! ¿Cuál es la segunda fase?” Gu Han miró fijamente a Gu Hai.

 

“Proyecto Aniquilación Gran Canto, segunda fase, ¡Ciudadanos en luto!” Gu Hai entrecerró los ojos mientras colocaba una pieza negra.

 

“Cuando los ciudadanos pierdan la moral, la voluntad del pueblo será inestable. Padre adoptivo, no es fácil hacer que los ciudadanos pierdan la moral”. Dijo Gu Han frunciendo el ceño.

 

“Gao Xianzhi, el Príncipe Heredero y el Rey del Gran Canto ya deben odiarme hasta los huesos… Este odio establecerá las bases para disminuir la moral de los ciudadanos. El pueblo es el pilar del reino cuando el pilar se estremece, el reino temblará” Gu Hai respiró hondo, y una densa luz fría apareció en sus ojos.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.