Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

EIF – Capítulo 14

 

Capítulo 14: Todos los ciudadanos odian a Gu

Dentro de una gran tienda militar, Gao Xianzhi junto con el príncipe heredero del Gran Canto y un grupo de fieles seguidores estaban situados en un aislado valle montañoso.

La cara de Gao Xianzhi estaba muy fea mientras miraba una pila de reportes sobre su derrota.

Ya habían transcurrido varios días desde que llegaron a este lugar. La cara del Príncipe Heredero estaba extremadamente demacrada.

 

“¡Informando!”

 

Un guardia real entró en la tienda militar.

“¿Lo encontraste?” Preguntó el Príncipe Heredero con una mirada ansiosa.

 

La cara de la Guardia Real se puso muy fea mientras asentía con la cabeza: “Alteza Real, por favor, ¡resista!”

Al mismo tiempo que conversaban, varios guardias reales llevaban un cadáver sobre sus hombros y entraron en la tienda. Era el cadáver de nada menos que Song Zhenxi cuyo cuerpo entero había sido apuñalado varias docenas de veces. La sangre ya estaba seca; era demasiado horrible para ser vista.

“¡Mi hijo!” El príncipe heredero caminó repentinamente afligido.

 

Gao Xianzhi dejó de leer el informe que estaba en su mano y miró a los guardias reales que acababan de llegar: “¿Dónde lo encontraste?”

 

“¡Estaba junto al cadáver de Ling Chong! En ese entonces, cuando el campamento militar estaba en caos, mientras el ejército Chen estaba saqueando los almacenes, fuimos separados del nieto real, los diez guardias reales, que eran responsables de la protección de su alteza real están todos muertos. Por sus heridas, ¡Descubrimos que el nieto real fue asesinado por el arma de Lin Chong!” Una guardia real declaró solemnemente.

 

“¡Lin Chong!” La cara del Príncipe Heredero mostraba una horrible expresión mientras rugía.

 

Aunque Gao Xianzhi respiró lenta y profundamente, sus ojos brillaron con impotencia y una agonizante expresión.

 

“Su Alteza Real, fui rápido, pero Gu Hai lo fue más. No me dio nada de tiempo, ni siquiera para comer. Hahaha, Gu Hai, fui demasiado arrogante.” dijo Gao Xianzhi angustiado.

 

“¿Gu Hai? ¡Te cortaré en pedazos!” El príncipe heredero tenía un aspecto horrible mientras gritaba.

 

“¡Oh! ¡Ya veo!” La apariencia de Gao Xianzhi cambió repentinamente.

 

“¿En?” Todas las personas en la tienda militar miraron a Gao Xianzhi.

 

“¡Gu Hai no estaba en el Paso Jaula del Tigre, no estaba allí!” Gao Xianzhi de repente se puso furioso.

 

“¿Qué?” Todos miraron asombrados a Gao Xianzhi.

“Yo debí haber pensado en eso. Tendría que haber atacado con todo cuando empecé a asediar el Paso Jaula del Tigre. Ah! No era Gu Hai. ¡Él no estaba realmente allí!” Una expresión de lamento apareció en la cara de Gao Xianzhi mientras hablaba.

“General, ¿De qué se trata todo esto, no era Gu Hai?” Todos observaron desconcertados a Gao Xianzhi.

Los ojos de Gao Xianzhi se tornaron sombríos cuando dijo: “Gu Hai está en la capital El Canto. El único modo de controlar tan exquisitamente cada aspecto es si él hubiera estado en la Capital El Canto. Sólo de esa forma se podría haber transmitido aquí la noticia de la muerte de la familia de Ling Chong y el hecho de que el Nieto Real se salvó de la ejecución. Definitivamente él está en la Capital El Canto, por eso fue posible lograr el efecto dominó. Siempre y cuando un pequeño defecto apareciese, no tendríamos éxito. Todo fue obra de Gu Hai. Incluso con el medio de comunicación más rápido, habría sido imposible para él controlar todo tan elegantemente, por lo que sólo hay una posibilidad: ¡Gu Hai estuvo en nuestra Capital Real El Canto del Reino Gran Canto desde el principio!”

“¿Cómo es eso posible?” Todos gritaron sorprendidos.

Cuando un enorme ejército estaba en las fronteras, cuando era el momento de una enorme crisis, la otra parte no sólo había elaborado una magnífica estrategia antes de iniciar la batalla final; incluso, el General de la parte contraria, ni siquiera estaba a la vanguardia, ¿¡Sino que estaba haciendo estragos y provocando una tormenta desde la Capital Real de su enemigo!?

“General, ¿eso es posible?” Preguntó el Príncipe Heredero mientras cambiaba el color de su rostro.

“Sí, Su Alteza Real. Tienes que reprimir tu tristeza, no es el momento de que estés lamentándote. Gu Hai pudo haberse ido, o puede que aún esté en la Capital El Canto. Conozco a Gu Hai, esto aún no se ha acabado, ¡Es sólo el principio!” Dijo Gao Xianzhi con expresión horrible.

“¿Sólo es el principio? ¿Qué es lo que quieres decir?” El Príncipe heredero  se quedó mirándolo con los ojos muy abiertos.

 

“Gu Hai prometió a las sectas inmortales no solamente derrotar a ochocientos mil soldados, sino destruir el Reino Gran Canto. Por lo tanto, Gu Hai definitivamente no ha acabado, ¡Hay mucho más por venir!” Dijo preocupado Gao Xianzhi.

 

“¿Más por venir?” Todos en la tienda aspiraron un poco de aire frío.

 

Su ejército de ochocientos mil soldados se había derrumbado completamente incluso antes de que apareciera Gu Hai. Pero ¿Gu Hai ni siquiera había hecho ningún movimiento personalmente? Aún había mucho más por venir….

 

Al pensar en todo lo que ha pasado, todos sintieron un escalofrío corriendo por su espalda.

 

“General, ¿qué vamos a hacer ahora?” Preguntó alguien ansiosamente.

Los ojos de Gao Xianzhi brillaron cuando dijo: “Afortunadamente, en un principio he matado a esos seiscientos mil soldados Chen, de lo contrario, el ejército del Reino Chen habría avanzado directamente hacia nuestro Reino Gran Canto y habría sido imposible para nuestro Reino escapar de esta crisis. En este momento, el Reino Chen está muy debilitado, es sólo que nuestro ejército del Reino Gran Canto ha perdido la moral, probablemente, 300.000 de 800.000 soldados puedan regresar. Pero aunque sean 300.000, está bien, ¡Podemos agruparlos poco a poco!”

 

“Sí, el Reino Chen está muy debilitado, sólo les quedan unos pocos soldados. General, quédese aquí en la frontera mientras yo voy a reclutar a los soldados. También informaré al Padre Real para pedirle a las distintas ciudades que reúnan rápidamente sus fuerzas y después se las envíen a ti, para su despliegue. ¡Y también deberíamos llamar a los desertores!” El príncipe heredero dijo inmediatamente.

 

Gao Xianzhi asintió con la cabeza y dijo con tristeza: “Lo haré, sin embargo, me temo que ya sea demasiado tarde”.

 

“¿Cómo puede ser demasiado tarde? 600.000 soldados del Ejército Chen ya están muertos, ¿Puede Gu Hai convertirse en 600.000 hombres?” Preguntó incrédulo el Príncipe Heredero.

 

Gao Xianzhi sonrió forzadamente mientras asentía con la cabeza, “Otros no saben de Gu Hai como yo, mientras tenga tiempo, él puede transformarse”.

 

Príncipe Heredero: “….”

 

“General, ¿le tiene tanto miedo a Gu Hai?” Preguntó con insatisfacción el Príncipe Heredero.

“No es que le tenga miedo, son solo suposiciones personales. Los soldados han perdido la moral, ¿acaso no será difícil reunir al ejército otra vez? Es difícil cambiar el corazón de las personas en situaciones como ésta. Sin embargo, voy a hacer todo lo que pueda. Incluyendo quedarme en esta ciudad fronteriza, para poder recibir y reorganizar las tropas y evitar la invasión del ejército del Reino Chen. Su Alteza Real, por favor regrese inmediatamente y advierta al Rey y a los oficiales, que no pueden relajarse. Además, pídeles que den a conocer los daños causados por Gu Hai a todo el Reino Gran Canto para impedir que el esquema de Gu Hai vuelva a perforar huecos legales. Al mismo tiempo, conceda un indulto a los desertores.” Dijo seriamente Gao Xianzhi.

 

 

“¡Lo haré, volveré inmediatamente a la Ciudad El Canto!” dijo el príncipe heredero mientras rechinaba los dientes.

 

——————

Después de unos días, en el Reino Gran Canto, en la Corte Real.

El Rey del Gran Canto estaba sentado en el Trono del Dragón, bajo él estaba el Príncipe Heredero del Gran Canto, mientras que los funcionarios civiles y militares estaban respetuosamente en fila a ambos lados del trono. En ese momento, toda la corte real estaba en silencio mientras escuchaban al príncipe heredero narrando todo lo que pasaba en la frontera.

Transcurrido un tiempo, todo el mundo contuvo la respiración, con la mirada parpadeando con ansiedad y desconfianza constantemente.

 

“¿800.000 soldados? ¿Se derrumbaron por completo en un instante? ¡Gao Xianzhi es el culpable de esto!” Un viejo oficial del lado izquierdo rompió el silencio.

 

Todos voltearon su mirada hacia él cuando el viejo funcionario abrió la boca. El viejo oficial era de piel clara, y parecía un poco mayor que el Rey Canto, que tenía 82 años, sentado en el Trono del Dragón.

 

“Tutor Real Pang, Gao Xianzhi hizo lo mejor que pudo, sin embargo, Gu Hai fue más feroz, ¡nosotros no pudimos hacer nada!” dijo amargamente el Príncipe Heredero.

El Tutor Real Pang no se enojó, pero dijo frunciendo el ceño: ” Se le entregó el ejército, por lo que tiene que asumir la responsabilidad, no hay excusas, a pesar de que este viejo oficial es muy consciente de que hizo todo lo que estaba en sus manos. Sin embargo, él no se dio cuenta de que Gu Hai era una persona muy aterradora, y como resultado, el Nieto Real fue salvado por Gu Hai. De lo contrario, no habríamos fallado”.

 

“Padre Real, Tutor Real Pang, y los Oficiales, durante mi regreso, he ordenado que arresten al Magistrado de la Corte. Todas las entradas y salidas fueron vigiladas, sin embargo, fue difícil de prevenir lo que paso. En especial, ¿quién hubiese pensado que alguien se haría pasar por el Magistrado de la Corte? Pero no es el momento de buscar culpables, Gao Xianzhi está en la frontera tratando de reunir al ejército, él me pidió que volviera lo antes posible e impidiera que Gu Hai encontrara alguna falla”. El príncipe heredero dijo solemnemente.

 

“¿Qué es lo que solicitó Gao Xianzhi?” Preguntó el Rey del Gran Canto que estaba sentado en el Trono del Dragón.

 

El grupo de oficiales miró al Príncipe Heredero.

 

“¡Pidió que indultaran a los desertores y reunir otra vez al ejército lo antes posible!” Dijo el Príncipe Heredero en tono solemne.

 

“¡Concedido!” El Rey del Gran Canto accedió.

 

“Busquen por toda la ciudad, no dejen ningún lugar sin inspeccionar, incluyendo mi Mansión de Príncipe Heredero, esperemos que podamos encontrar el paradero de Gu Hai. Además, traten de encontrar a los ciudadanos que fueron encarcelados por Gu Hai, además se debe aprobar un decreto real que revele el daño causado por Gau Hai a toda la nación y asi reavivar la moral del ejército. Por último, es necesario informar a los funcionarios locales y a los ciudadanos para evitar las continuas estratagemas de Gu Hai”. El príncipe heredero solemnemente declaró.

 

“¡Aprobado!” El Rey del Gran Canto estuvo de acuerdo.

 

“Padre Real, oficiales por favor crean de todo corazón en nuestro Pueblo del Gran Canto. Mientras nos preparemos con anticipación, todos podremos evitar cualquier conspiración con anticipación, las habilidades de Gu Hai que desafían el cielo no ocasionarán más problemas al Reino Gran Canto. El ejército del Reino Chen está exhausto, Gao Xianzhi definitivamente unirá nuevamente al ejército y se dirigirá hacia el Reino Chen, ¡Destruyendo de un solo golpe el Reino Chen!” dijo solemnemente el Príncipe Heredero.

 

————–

En el interior de una posada en la Capital El Canto.

Gu Hai y Gu Han estaban sentados junto a una ventana, bebiendo vino y mirando a los innumerables ciudadanos que no muy lejos de la posada estaban leyendo el decreto real que estaba llena de una justa indignación. Al mismo tiempo, las personas dentro del restaurante de la posada discutían sobre el mismo tema.

 

“¿Has oído? ¡Los 800.000 soldados han sido completamente destruidos por ese viejo, Gu Hai!”

 

“Por supuesto que lo escuché, solía pensar que Gao Xianzhi era formidable, ¡Quién iba a saber que lo engañaría un anciano!”

 

“No creas en las estupideces de los demás, uno de mis sobrinos es un subordinado de Gao Xianzhi, según él, ¡lo que han pasado fue demasiado extraño!”

 

“¿Oh? Cuéntame, ¿qué es?”

 

“¿Has oído alguna vez a alguien que comande el ejército del enemigo en una batalla?”

 

“¿Qué? Estás bromeando conmigo, ¿cómo podría alguien comandar el ejército enemigo? ¿Estás tratando de engañarme?”

 

“Oye, no me crees, ¡Esta historia es realmente maravillosa! Puede que no lo sepas, pero los 800.000 soldados eran como si hubieran sido hechizados por Gu Hai, igual que las marionetas cuyos hilos estaban en las manos de Gu Hai, todo lo que él quería que ellos hicieran era lo que harían. “¡Si él quisiera que atacaran el campamento militar, atacarían el campamento militar!”

 

“¿Estás bromeando?”

 

“¿Por qué iba a engañarte? Mi sobrino lo vio con sus propios ojos. Al principio, sólo era un pequeño número de personas, pero poco a poco el número de personas aumentó, tras lo cual todo el ejército del Reino Gran Canto fue manipulado, obligando a Gao Xianzhi a volver y matar al Nieto Real. Y luego, de esa manera, los 800.000 soldados fueron manipulados hasta que todo el campamento militar fue destruido. ¡Fue demasiado aterrador!”

 

………

 

……

 

En el restaurante de la posada, los invitados hablaban de cómo Gu Hai fue haciendo que los soldados perdieran la moral poco a poco; era un relato muy detallado. Los que escuchaban gritaban a todo pulmón, uno tras otro. Pero en el escenario el espectáculo no fue muy emocionante.

 

“Afortunadamente, Gao Xianzhi había matado a 600.000 soldados del Reino Chen, de lo contrario, después de que el ejército de nuestro Reino Gran Canto fue derrotado, ¡El ejército del Reino Chen hubiese invadido inmediatamente y destruido nuestro Reino Gran Canto! ¡Hubiéramos sido sometidos y convertidos en esclavos!”

 

“Horrible, ¡si Gu Hai realmente hubiera comandado a las tropas en la guerra, habríamos sido miserables!”

 

“Maldito seas, Gu Hai, secuestraste a gente inocente, empujaste a nuestro ejército hacia el caos, mi sobrino murió en el campo de batalla. ¡Es todo culpa tuya, Gu Hai!”

 

“¡Yo tampoco sé si mi hijo está vivo o muerto, maldito seas, Gu Hai!”

 

………

 

……

Muy pronto, la narración que al principio describía el curso de los acontecimientos poco a poco cambió y reveló su intención original, que era acusar a Gu Hai.

 

Gu Hai, que estaba junto a la ventana, cuando oyó la conversación de los clientes, no sólo no se molestó, sino que al contrario se rio un poco.

 

“Padre adoptivo, el Reino Gran Canto te ha difamado completamente. Parece que te tienen miedo, hasta los detalles de la batalla están al alcance de los ciudadanos. ¡Imagino que quieren plantar semillas de odio en el corazón de los ciudadanos para que prevenga nuestras próximas acciones!” Gu Han frunció un poco el ceño al decir eso.

 

“El corazón de los ciudadanos se puede usar fácilmente. ¡Cuanto más me odien, más rápido será destruido el Reino Gran Canto!” dijo Gu Hai mientras bebía vino, una sonrisa de confianza aparecía en su rostro.

 

“Padre adoptivo, ¿cuándo comenzaremos?” Los ojos de Gu Han brillaban con un poco de emoción.

 

“No, aún está lejos de ser suficiente, los ciudadanos del Reino Gran Canto no me odian lo suficiente, todavía no es el momento. ¡Si ese es el caso, entonces haré que me odien más!” Dijo Gu Hai con un tono grave.

 

“¿Todavía no es suficiente? ¿No está todo el mundo hablando de ello?”

 

“No, no es suficiente, ¡el odio que sienten contra mí  es demasiado débil, por lo tanto, déjame que les ayude a aumentar ese odio! ¡Haré que todos se enfrenten a mí, haré que me odien aún más!” Dijo Gu Hai en tono pesado.

 

“¿Oh?”

 

“Libera a los familiares de los soldados del Gran Canto. Que ellos describan a través de sus bocas lo atroz que soy para hacer que todos crean que fue gracias a mis estratagemas que un ejército de 800.000 soldados fue completamente derrotado. ¡Déjame echar una mano a los oficiales del Reino Gran Canto y hacer que sus anuncios sean más convincentes mientras todos empiezan a odiarme!” dijo Gu Hai, con confianza en sí mismo.

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.