Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

EIF – Capítulo 15

 

Capítulo 15: Demonio Lord Gu

En el interior de un pequeño patio de la Secta Río Claro.

 

La joven y el Gran Maestro Liu Nian jugaban al Weiqi.

 

Enfrente de ellos estaban el jefe de la Secta Río Claro, el jefe de la Secta Canción Jia, Chen Tianshan y otras personas.

 

“¿Aún no aparece Gu Hai?” La joven preguntó mientras colocaba una pieza negra en el tablero.

 

Una sonrisa amarga apareció en la cara de Chen Tianshan mientras respondía: “Sí, Gu Hai con el fin de estar preparado para cualquier imprevisto, no reveló ni el menor detalle de su plan. Ya que le ha prometido al Jefe de la Secta que derrotará al Reino Gran Canto, ¡Definitivamente lo hará en el menor tiempo posible!”

El jefe de la Secta Canción Jia, que estaba parado a un lado, sonrió fríamente y dijo: ” ¿Derrotar? Humph, aunque el esquema de Gu Hai ha generado caos en el Ejército del Gran Canto, a quien derrotó fue sólo un par de cientos de miles de soldados. ¿Qué tal el Reino Chen? Gao Xianzhi ya ha matado a 600.000 de sus soldados, y gran parte del territorio del Reino Chen ha sido barrido, lo que hace que el Reino Chen se encuentre extremadamente débil, ¿Cómo pueden tener fuerzas para invadir el Reino Gran Canto? Por el contrario, el Reino Gran Canto está unido como de costumbre, de arriba hacia abajo. En todo el Reino, las estratagemas de Gu Hai ya se han hecho públicas. ¿Cómo puede alguien ser engañado? ¡Este ya es el límite de Gu Hai!”

Por su parte, el jefe de la Secta Río Claro estalló en carcajadas cuando dijo: “¿Sabes cuáles serán sus próximas acciones? ¿Quizás ya ha empezado? ¿O es muy pronto?”

 

“Humph!” El Jefe de la Secta Canción Jia resopló insatisfecho.

 

En ese momento, el jefe de la Secta Río Claro parecía estar muy orgulloso y satisfecho de sí mismo. De hecho, su decisión fue correcta.

 

“Gran Maestro, ¿qué opinas?”, preguntó la niña mientras miraba al Gran Maestro Liu Nian con una sonrisa.

 

Las cejas del Gran Maestro Liu Nian temblaron mientras sonreía amargamente y dijo: “Las acciones de Gu Hai son en efecto opuestas a lo que esperaba. Hasta ahora, en esta guerra ya se ha demostrado que tiene una gran capacidad para diseñar esquemas; es realmente sorprendente. Es más, todavía no ha terminado, jaja, la forma en la que cada persona piensa es diferente, ¡incluso yo soy incapaz de comprender nada de esto!”

 

“¡Si no puedes entender, entonces tienes que continuar observando! Quiero ver cuán increíble será esta guerra al final”, dijeron los ojos de la niña con una luz radiante.

 

————-

Capital El Canto

Siguiendo la orden de Gu Hai, los familiares y amigos de los soldados del Gran Canto, que habían sido secuestrados secretamente hace tiempo, fueron liberados uno tras otro.

La Capital El Canto, que había estado hirviendo a causa de los rumores, con la repentina aparición de los amigos y familiares secuestrados, empezó a arder inmediatamente.

 

“Tía, ¿no fuiste víctima del acoso del Nieto Real? Maldito seas Gu Hai, así que todo fue por tu culpa, fue realmente él. Forzaste a mi sobrino a escribirme una carta falsa. ¡Es todo culpa tuya!”

 

“Tía, estás viva, pensé que habías muerto. ¡Maldito seas Gu Hai, fuiste tú, todo fue por ti! Mi lamentable primo, ¿Dónde estás? ¡¿Todavía estás entre los vivos?!”

 

“¡Gu Hai, te odio!”

 

“¡Si no fuera por Gu Hai, el General Gao ya habría ganado, y mi hijo no habría desaparecido!”

 

“¡Todo es culpa de Gu Hai!”

 

“¡Demonio Lord Gu!”

 

………

 

……

 

En la Capital El Canto la ira de la gente estaba hirviendo.

 

Mientras el príncipe heredero del Gran Canto se encontraba sentado en su mansión estaba escuchando los informes de los espías dentro de la ciudad.

 

“¿Gu Hai liberó a los familiares y amigos de los soldados por propia voluntad? Humph, con esto ya nadie va a prestar atención a sus tonterías. Gu Hai, veamos cómo va a marchar tu plan de ahora en adelante”, dijo el príncipe heredero con una expresión horrible.

 

Después de la muerte de su hijo, fue para él como si tuviera una espina de pescado clavada en la garganta. No podía dejar que Gu Hai le trajera más vergüenza y desgracia. El príncipe heredero juró que nunca se daría por vencido.

 

“Su Alteza Real, si en este momento capturamos a los familiares y amigos de los soldados, Gu Hai no tendría más opción que dejar la ciudad, ya que la gente no soportaría esperar para despellejarlo vivo y devorar su carne”, dijo un espía con una sonrisa.

 

“¿Despellejarlo?, ¿devorar su carne? ¡Este príncipe desea lo mismo! ¿Cómo va la búsqueda en la Capital El Canto?” Preguntó con frialdad el Príncipe Heredero.

 

“Hemos buscado por todos los rincones, sin embargo, no pudimos encontrar a ningún hombre de 60 a 70 años que concuerde con su descripción”, declaró amargamente el espía.

 

“¿Gu Hai ya se ha ido de la capital El Canto? Hmph, entonces busca en cada ciudad cercana, una vez que lo encuentren, este príncipe va a cortar su cadáver en un millón de pedazos.” Dijo fríamente el Príncipe Heredero.

 

“¡Como desee Su Alteza Real!”

 

“Ya sean los oficiales o los ciudadanos, continúen difundiendo los actos atroces de Gu Hai. Haz que todos odien a Gu Hai. También de ahora en adelante, haz que todos los cuentistas de las casas de té desprestigien a Gu Hai todos los días y haz que se convierta en lo más malvado posible y desacreditándolo lo más posible”. Dijo fríamente el Príncipe heredero.

 

“¿Ah? Su Alteza Real, la ciudad entera ya está furiosa, no, el Reino entero está furioso, ¿todavía tenemos que echar aceite en el fuego?”

 

“Humph, este príncipe está tomando todas las precauciones. De esta forma, incluso si Gu Hai hace un pequeño movimiento, o si hay algo en lo más mínimo que nos perjudique, ¡podríamos culpar a Gu Hai!” Dijo fríamente el Príncipe Heredero.

 

“¡Sí, Alteza Real, saldré de inmediato e informare a todos!” El espía respondió de inmediato y se fue.

 

——————

En el interior de un comedor privado, había una mesa junto a una ventana en un restaurante en la capital El Canto.

 

Gu Hai y Gu Han, mientras estaban sentados junto a la ventana, miraban las calles que se encontraban debajo. Junto a ellos estaban unos seguidores de la Mansión Gu que observaban atentamente a su alrededor.

 

Debido a que Gu Hai se tiñó el cabello y se puso maquillaje, no parecía un hombre de 60 a 70 años, sino, como si tuviera entre 40 y 50 años.

“Padre adoptivo, esa es la joyería más grande de la familia Gu en la Capital El Canto- ¡Casa de Plata Gu Song!”. Gu Han mirando a una enorme joyería al otro lado de la calle dijo con una sonrisa.

Gu Hai tomó un poco de vino antes de sonreír débilmente y dijo: ” Casa de Plata Gu Song? Yo personalmente corté la cinta en el pasado, ¿no falleció hace tres años el viejo vendedor de la Casa de Plata Gu Song?”

“Sí, el viejo vendedor ya murió hace tres años. Su puesto de vendedor fue asumido por su hijo, que está a cargo de la tienda. Ya le he explicado lo que el Padre adoptivo había ordenado. ¡Él sabe qué hacer!” Contestó solemnemente Gu Han.

 

Gu Hai asintió, mirando con los ojos entrecerrados a lo largo de toda la calle.

 

Aunque la Casa de Plata Gu Song era una gran tienda, en ese momento, sólo Dios sabía cuántas personas entraban y salían. Una gran cantidad de gente había rodeado la Casa de Plata Gu Song, al tiempo que maldecían constantemente mientras señalaban con el dedo la Casa de Plata Gu Song.

 

“Humph, esta es la Casa de Plata Gu Song, ¡esa es la joyería del Demonio Gu Hai!”

 

“¿La tienda del demonio Lord Gu? ¡De ahora en adelante, no volveré a comprar joyas en esta tienda nunca más!”

 

“¡Gu Demonio de Corazón Negro, vete al infierno!”

 

“¿Cómo puede el Rey permitir que el demonio Gu mantenga abierta su tienda en nuestro Reino Gran Canto?” Estos años, ¿cuánto dinero ha ganado de nuestro Reino Gran Canto?”

 

“Pooh, si no fuera por la ley, no lo habrían permitido, ¡Incluso yo habría destrozado la tienda del Demonio Gu hace mucho tiempo! ¡Las víctimas del Demonio Gu también habrían hecho lo mismo!”

 

“¡Hijo mío! Después de que ese viejo monstruo me capturó, engañó a mi hijo. Ahora ni siquiera sé si mi hijo está vivo o muerto, ¡voy a luchar con ustedes!”

 

“Tía Zhang, no se precipite, todos, ayúdenme a detener a la tía Zhang, destrozar su tienda sólo servirá para que pagues los daños sufridos, ¡No te soltarán fácilmente!”

 

“¡Sí, tía Zhang, el Rey no ha ordenado nada, no puedes hacer daño a la gente o romperás la ley!”

 

“¡Boohoo, Demonio Gu, te maldigo para que no tengas una buena muerte!”

 

“Mi hijo ha muerto en el campo de batalla, pero no puedo hacer nada, Demonio Gu, tienes que pagar, quiero que pagues por lo que has hecho, ¡Compénsame!”

 

“¡Compénsame! ¡Compénsame!”

 

………

 

……

 

La gente en la calle se incrementaba cada vez más, había quienes maldijeron y reprochaban incesantemente en la Casa de Plata Gu Song. Algunos de los familiares de los soldados quienes habían perdido a sus parientes en el frente mientras lloraban, llegaron a la entrada de la Casa de Plata Gu Song.

Toda la culpa recaía en la cabeza de Gu Hai bajo el efecto de las noticias difundidas. Un sinnúmero de personas que habían perdido a sus parientes en la guerra o que tenían otros motivos miraban fijamente los negocios de la Mansión Gu en el Reino Gran Canto.

La gente que rodeaba la Casa de Plata Gu Song uba iba en aumento y era muy escandalosa.

En el restaurante, Gu Hai estaba bebiendo vino en silencio.

 

Gu Han volvió a abrir la boca para decir: “Padre adoptivo, la gente lleva tres días haciendo escándalo. Al principio, sólo eran los familiares de los soldados que habían muerto en la guerra, pero ahora la gente no es tan sencilla como  víctimas de la guerra. ¡Guardias de la ciudad, la competencia y rufianes están entre la multitud!”

 

Una carcajada se le escapó a Gu Hai mientras decía: “¿No ves que muchos tienen enrojecidos los ojos cuando miran la Casa de Plata Gu Song?”

 

“¡Padre adoptivo, ya que tu fama en el Reino Gran Canto ha sido completamente arruinada, las tiendas de la Familia Gu naturalmente van a ser vistas por una manada de lobos!” Gu Han sonrió y dijo.

 

Los ojos de Gu Hai brillaron con una luz radiante. Además, una sonrisa fría apareció en sus labios cuando miró a los familiares y amigos de un gran número de soldados llorando y a la multitud de ojos rojos.

 

“¡El ímpetu es justo, el momento también es exacto para arrastrarlos de nuevo hacia abajo! Los funcionarios del Reino Gran Canto están a punto de ser enviados a cerrar mis instalaciones para que “se ajusten a las expectativas del público”, pero los funcionarios llegarán tarde para confiscar mis propiedades. ¡Ahora, comencemos!” Dijo fríamente Gu Hai.

 

“¡Sí!” Gu Han asintió.

 

Dicho esto, Gu Hai arrojó la copa de vino por la ventana.

 

Al lado del restaurante, varios hombres vestidos de saco estaban de guardia.

 

“¡Crack!”

 

Una vez que la copa de vino aterrizó en el suelo y se rompió en pedazos, la tez de los hombres vestidos de saco cambió, mirándose unos a otros, como si hubieran recibido alguna señal secreta y poco a poco se fueron metiendo entre la multitud.

 

Los hombres vestidos de saco se amontonaron entre la multitud que seguía gritando. Un hombre gritó repentinamente: “Demonio Gu quiere destruir nuestro Reino Gran Canto, entonces, ¿por qué deberíamos preocuparnos por la ley? Es la tienda de un invasor, si destruimos la tienda, será para nuestro país. Este padre no puede matar a la gente del Demonio Gu en las líneas del frente, sin embargo, estamos en nuestro propio territorio, ¿no podemos ni siquiera matar al enemigo en nuestro propio país?”

 

“¡Eso es, no creo que la ley proteja la tienda del Lord Demonio!”

 

“¡Destrúyelo, Demonio Gu ha ganado todo su dinero de nuestro Reino Gran Canto!” ¡Todo lo que hay dentro pertenece a nuestro Reino Gran Canto!”

 

“Correcto, es nuestro Reino Gran Canto, no podemos permitir que ese Demonio Gu se lo quede. El que lo encuentra se lo queda, ¡vamos por él!”

 

………

 

……

 

 

Cuando el grupo de hombres vestidos de saco irrumpió en gritos, la multitud repentinamente se alborotó. El grupo de personas cuyos ojos estaban rojos de repente empezó a gritar de emoción.

 

¿Alguien los estaba guiando?

 

“¡Bien, todo pertenece a nuestro Reino Gran Canto, no podemos dejar nada para Gu Hai!”

 

“¡El que lo encuentra se lo queda!”

 

………

 

……

 

 

¡Boom!

 

El grupo de personas que habían estado alimentando sus emociones durante los últimos días, habían estado preparando sus corazones para este preciso momento. En este momento, comenzaron a actuar y nadie detuvo sus pasos; tenían miedo de que llegaran un poco tarde.

 

Esta era la tienda de un invasor, estaban robando de la tienda del invasor en nombre de la venganza. Estaban robando en nombre de su país.

 

“¡No lo agarres, no lo agarres, no!”

 

“¡Es mío, es mío, no te lleves lo que es mío!”

 

“¡Es mío, es la compensación que debo recibir de Gu Hai!”

 

“¡Tanto oro, es todo mío, soy rico, soy rico!”

 

“¡Este padre está destruyendo la propiedad del Demonio para vengarse del país!”

 

“¡Es todo mío! ¡No lo tomes, es todo mío!”

 

………

 

……

 

¡Boom!

 

La Casa de Plata Gu Song estaba en caos. Después de que la primera persona entrara, todos entraron corriendo a la tienda. Tenían miedo de que alguien más tomara los mejores artículos antes que ellos. En poco tiempo, se oían continuamente gritos, golpes y disputas.

 

Los ciudadanos que hace un momento parecían víctimas, ahora parecían una manada de lobos hambrientos. Sus rostros revelaban una expresión horrenda, quienquiera que arrebatase sus cosas, se pelearían con él, revelando completamente la apariencia de una pandilla.

 

 

¡Agarrar, agarrar, agarrar! Es todo mío.

 

El caos en la Casa de Plata Gu Song no mostró signos de disminuir. Y en el exterior, cuando los ciudadanos que estaban lejos vieron el bullicio y el ajetreo que había allí, se acercaron en grupos. Pero cuando supieron de lo que estaba pasando dentro, no sólo no se detuvieron, sino que, por el contrario, sintieron miedo de que hubieran llegado tarde y empezaron a correr hacia el interior, queriendo llevarse todo lo que había dentro de la Casa de Plata Gu Song.

 

“¡No aprietes, no aprietes, me estás ahogando hasta la muerte!”

 

“¡Ah, déjenme pasar, montón de bastardos dejen algo para mí!”

 

………

 

……

 

¡Boom!

 

Toda la calle estaba agitada. Todo el mundo corría a la Casa de Plata de Gu Song, estaba completamente alborotada, se oían gritos que salían constantemente, todo el mundo parecía haberse convertido en bandidos, y simplemente habían dejado de lado la apariencia que tenían antes.

 

En el restaurante, Gu Hai bebió un trago ligero de una copa de vino mientras entrecerraba los ojos para mirar hacia abajo.

 

“Padre adoptivo, ¿no es esto una locura total?” Aunque Gu Han sabía lo que iba a pasar, seguía conmocionado por la intensa escena de saqueo.

 

“Mientras la gente viva en este mundo, tendrán más o menos una mentalidad de rebaño. Si los beneficios son lo suficientemente grandes, romperán las bases fundamentales de sus vidas. Mi Casa de Plata Gu Song tiene mucho oro y plata, siempre y cuando roben una pequeña parte de ella, les resultará muy provechosa. Si sus manos son más rápidas, agarrarán algo, y si son más lentas, entonces, ¡nada! Una vez que todos hayan entrado, ¿quién podrá resistir la tentación? Además, hay mucha gente, así que ellos tienen el coraje.

 

¿Ley? La ley sólo se puede usar cuando sea necesaria, cuando sea innecesaria, es una mierda. Ahora, es el momento en que las leyes eran completamente inútiles. Al menos en su corazón, es inútil. Tanta gente pisoteando la ley al mismo tiempo, ¿a quién le iba a importar? Además, ellos ya tenían una moral muy elevada. Estaban robando para vengarse de la patria, estaban robando la tienda de Gu Hai para contribuir a su país, ¿quién no iba a saquear? Fue un robo justificado”, dijo Gu Hai con una sonrisa en la cara.

 

“Padre adoptivo, ¿estás plantando semillas en los corazones de los ciudadanos? ¿Quieres convertir a estos ciudadanos en bandidos?” Gu Han respiró profundamente mientras decía.

 

“¿Convertir a los ciudadanos en bandidos? Por supuesto, sin embargo, es todavía muy pronto, ¡esto es sólo el principio!” Gu Hai reveló una sonrisa fría.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.