Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

EIF – Capítulo 20.1

 

Capítulo 20: Etapa Xiantiana (Parte 1)

Durante su camino, el Ejército Chen no encontró ninguna resistencia; su viaje fue increíblemente tranquilo. No era diferente a dar un paseo. En el camino, disfrutaron del mejor tratamiento. Incluso se podría decir que en lugar de conquistar la ciudad, se les entregó a la fuerza.

Todo le pareció un sueño a Chen Lianyi. ¿Podría haber sido más absurdo?

 

Cuando mi padre fue a la guerra, tuvo que huir como si estuviera escondiéndose. ¿Pero yo lo único que tengo que hacer es sentarme y esperar en el caballo para tomar las ciudades?

 

“Suspiro, Chen Taiji era un bastardo, ¿por qué no utilizó a Gu Hai antes? ¡Si hubiera hecho eso, no habría muerto!” Dijo Chen Tianshan mientras suspiraba un poco.

 

No era necesario ver lo que iba a pasar hasta el final. Chen Tianshan ya sabía el resultado. A la vez, tenía un profundo conocimiento de la aterradora habilidad de Gu Hai.

 

“¿Mi Padre Real? *Suspiro* ¡Es su culpa!” Dijo Chen Lianyi mientras una mirada dolorosa apareció en su cara.

 

“¿Sabes el motivo?” Preguntó Chen Tianshan, dudoso.

 

Chen Lianyi asintió con la cabeza y dijo: “Después de la muerte del Padre Real, busqué a los viejos eunucos que estuvieron cerca del Padre Real y finalmente me entere de lo que paso”.

 

“¿Oh?”

 

“Hace cuarenta años, Gu Hai apareció de entre los dioses y su talento fue descubierto por el Padre Real. El Padre Real, con el fin de retener a Gu Hai, le presentó a Gu Hai la primera belleza del Reino Chen, Chen Xian’er, todo para poder controlar a Gu Hai”, dijo Chen Lianyi angustiado.

 

“¿Oh? ¿Controlar a Gu Hai? ¿Quieres decir que Chen Xian’er fue colocada al lado de Gu Hai para hechizar y vigilar a Gu Hai?” Dijo Chen Tianshan con un poco de incredulidad.

 

“Aunque no quiero admitirlo, es cierto. El Padre Real deseaba el talento de Gu Hai, pero también temía los esquemas de Gu Hai. Por lo tanto, para contrarrestar a Gu Hai, el Padre Real hizo que Chen Xian’er espiara a Gu Hai e informara de todo. Gu Hai también estaba fascinado con Chen Xian’er y se casó con ella. El Padre Real también se convirtió en hermano de Gu Hai”, explicó Chen Lianyi.

 

“¿Oh? ¿Una persona inteligente como Gu Hai no pudo descubrir esto?” Dijo Chen Tianshan sorprendido.

 

“Por supuesto que fue descubierto, y desde el principio. Sin embargo, en ese momento, Gu Hai estaba enamorado de Chen Xian’er y no quería separarse. Además, utilizo sus sentimientos para conmover a Chen Xian’er. Y Chen Xian’er también se sintió poco a poco afectada por los sentimientos de Gu Hai. Ella ya no escuchaba las órdenes del Padre Real, y se convirtió formalmente en la esposa de Gu Hai.”

 

“¿Oh?”

 

“Y cuando Gu Hai vio que su corazón y el de Chen Xian’er eran uno solo, forzó al Padre Real a mostrar todas sus cartas y perdonó al Padre Real por sus sospechas y celos; lo pasado es pasado, ya que solían ser hermanos juramentados. ¡Sin embargo, el Padre Real estaba obsesionado! Suspire.”

 

“¿Por qué estaba obsesionado?” Preguntó Chen Tianshan sorprendido.

 

“El Padre Real también amaba a Chen Xian’er, y quería a Chen Xian’er a su lado; sin embargo, Chen Xian’er se negó. Por lo tanto, el Padre Real estaba furioso y planificó matar a Gu Hai y capturar a Chen Xian’er!”

 

“¿Qué?” Gritó asombrado Chen Tianshan.

 

“El Padre Real tendió una emboscada y Gu Hai mordió el anzuelo; sin embargo, Chen Xian’er lo estropeó todo; ella ayudó a Gu Hai bloqueando una flecha con su cuerpo”.

 

“¿Entonces murió Chen Xian’er?” Preguntó Chen Tianshan sorprendido.

 

“Ella no murió. Sin embargo, desde entonces, Chen Xian’er ya no podía dar a luz. Gu Hai estaba furioso y quería vengarse. Sin embargo, fue detenido por Chen Xian. Chen Xian’er fue adoptada por la Familia Real y se sentía agradecida por esa gratitud real; por lo tanto, le pidió a Gu Hai que perdonara al Padre Real”.

 

“¿Oh?”

 

“Gu Hai amaba demasiado a Chen Xian’er y estuvo de acuerdo. Desde entonces, Gu Hai se separó del Padre Real y se convirtió en comerciante”.

 

“¿Qué paso con Chen Xian’er?” Preguntó con curiosidad Chen Tianshan.

 

“No lo sé. Todo lo que sé es que hace una década, Chen Xian’er murió inesperadamente, ¡mientras que dos de los hijos adoptivos de Gu Hai también desaparecieron!” explicó Chen Lianyi.

 

“¿Oh? ¿Dos hijos adoptivos?”

 

“Como Chen Xian’er no podía tener hijos y Gu Hai amaba demasiado a Chen Xian’er, nunca se volvió a casar y no tuvo hijos propios. Por lo tanto, adoptó cuatro hijos, ¡llamados Qin, Han, Tang y Ming!”

 

“¿Gu Qin? ¿Gu Han? ¿Gu Tang? ¿Gu Ming?” Exclamó Chen Tianshan.

 

“Sí. No sé cómo murió Chen Xian’er. Por otra parte, después de su muerte, Gu Tang y Gu Ming desaparecieron, y Gu Hai tampoco se volvió a casar; siempre permaneció en la Mansión Gu. Al parecer, la tumba de Chen Xian’er está allí. ¡Gu Qin siempre acompañó a Gu Hai, mientras que Gu Han vino al Reino Gran Canto, permaneciendo aquí hasta hoy!” explicó Chen Lianyi.

 

“¡Parece que Chen Taiji es el culpable!” Chen Tianshan asintió.

 

“Su Majestad Real, estamos a punto de llegar a la Capital El Canto”, dijo un espía rápidamente al llegar.

 

“¿Capital El Canto? El Rey del Gran Canto se va a resistir. Después de todo, es su país, ¡Va a ser imposible hacer que salga!” Chen Tianshan tenía una mirada solemne en su cara.

 

“¡Todos, estén alerta!” Gritó Chen Lianyi en voz alta.

 

“¡Sí!” Un general transmitió rápidamente la orden.

El ejército se dirigió a la Capital El Canto con mucha cautela. Poco después, la enorme Capital El Canto apareció.

 

La escena a lo lejos hizo que las mandíbulas de Chen Lianyi y Chen Tianshan volvieran a caer.

Las puertas de la Capital El Canto estaban completamente abiertas.

 

Todos los funcionarios civiles y militares se encontraban fuera de la ciudad, dándoles la bienvenida desde muy lejos.

 

Y no muy lejos de los funcionarios civiles y militares, estaba el Rey del Gran Canto con las manos atadas; era escoltado vergonzosamente a su lado.

 

Chen Lianyi se frotó los ojos.

 

Chen Tianshan se quedó atónito con la boca abierta.

 

“¿Es ese el Rey del Gran Canto?” A Chen Lianyi le resultaba difícil de creer.

 

————–

 

Sobre la Torre de la Puerta de la Capital El Canto…

 

Un grupo de personas que acompañaban a la dama del Salón y el Gran Maestro Liunian tenían una mirada compleja en sus ojos.

 

La escena ante sus ojos no sólo había asombrado a Chen Lianyi y Chen Tianshan, sino que aquel grupo de personas también estaba inexplicablemente conmocionado.

 

“¿Traicionar a su propio rey para obtener una alta posición? Estos oficiales no son más que traidores. ¿También han sido comprados por Gu Hai?” El jefe de la secta Canción Jia preguntó con cara fea.

 

“No, no han sido comprados, sino forzados por el Sr. Gu. ¿Quién hubiera pensado que el Sr. Gu estaría aquí todo el tiempo? ¿Quién iba a pensar que el Sr. Gu ya había preparado a la gente para que se fijaran en varios oficiales y sólo estaba esperando a que cometieran errores, y luego… lo registró todo? Gao Xianzhi suspiró emocionado.

 

El jefe de la secta Cancion Jia preguntó con la boca abierta: “¿Cómo es eso posible? ¡Gu Hai tiene un pensamiento demasiado profundo! ¿Verdad?”

 

“No es que el pensamiento de Gu Hai sea demasiado profundo; al contrario, su pensamiento es demasiado superficial, por lo que sólo puede estar limitado a este pequeño lugar,” dijo la dama del Salón mientras entrecerraba los ojos.

 

“¿Eh? Sí”, sonrió con fuerza el jefe de la secta Canción Jia.

 

“¿Tenemos que seguir buscando? Debemos volver; Gu Hai ya debería haber llegado, ¿verdad?” Los ojos de la joven destellaron con una luz brillante.

 

———-

 

Dentro de la Capital El Canto, dentro de un pequeño jardín de una posada que está cerrada…

 

El jefe de la secta Río Claro, junto con diez discípulos de la secta Río Claro, estaba mirando a un anciano.

 

“¿Gu Hai?” Preguntó el Jefe de la Secta Río Claro mientras observaba al anciano.

 

“Encantado de conocerte, Jefe de Secta. Encantado de conocerte, inmortales distinguidos. Espero que la guerra con el Reino Gran Canto no los haya decepcionado”, dijo Gu Hai respetuosamente.

 

“Jajaja. ¡Gu Hai, lo hiciste bien! No llegaste a verlo, pero cuando todos los oficiales civiles y militares llevaron a los soldados al Palacio Real a capturar al Rey Gran Canto, qué fea se veía la cara de ese anciano, el Jefe de la Secta Canción Jia. Hiciste bien, no estaba equivocado sobre ti”, dijo el jefe de la secta Rio Claro con una risa jubilosa.

 

“Gracias por tus amables alabanzas, inmortal supremo. No quiero ofenderlo, pero este humilde ha venido a pedirle al jefe de la Secta Río Claro que cumpla su promesa y ayude a este humilde a alcanzar la Etapa Xiantiana”.

 

“¿Oh?” El Jefe de la Secta Río Claro lo miró fijamente.

 

“La dote natural de este humilde es muy especial, lo que dificulta su práctica. Este humilde no puede sentir adecuadamente el Qi del Espíritu entre el cielo y la tierra. Y lo que es más, sólo puedo absorber un uno por ciento del Qi Espíritu que otros cultivadores del mismo nivel pueden absorber y también puede dispersarse fácilmente. Por lo tanto, es difícil para mí avanzar, Este humilde necesita una gran oportunidad y una gran cantidad de Espíritu Qi para atravesar la barrera de la Etapa Xiantiana. Este humilde ya ha agotado todos sus recursos, pero sigue creciendo un uno por ciento en comparación con los demás. Este humilde no puede avanzar más. Este humilde pide al jefe de la secta Río Claro que ayude a este humilde a avanzar” dijo solemnemente Gu Hai.

 

“¡Oh! ¡Siéntate con las piernas cruzadas!”, le ordenó el jefe de la Secta Río Claro.

 

Si fuera en el pasado, el Jefe de la Secta Río Claro simplemente no prestaría atención a un cultivador de la Etapa Houtian. Sin embargo, en ese momento, el Jefe de la Secta Río Claro estaba de buen humor y, naturalmente, no discriminaba. Además, todavía estaba la dama del Salón.

 

“Sí, ¡Muchas gracias, inmortal supremo!”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.