Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

EIF – Capítulo 22

 

Capítulo 22: La Corte Imperial Weiqi y el Anciano Guanqi

En un pequeño patio de la Capital El Canto…

 

El Rey del Gran Canto y el Príncipe Heredero del Gran Canto habían sido rescatados y se encontraban en un estado bastante lamentable en este momento. Los dos estaban arrodillados en el suelo ante el Jefe de la Secta Canción Jia y un apuesto joven.

 

“Jefe de Secta, Abuelo, soy incompetente, ¡lo cual provocó la pérdida del Reino Gran Canto!” dijo el Rey del Gran Canto con una expresión de angustia en su rostro.

 

“Todo es culpa de Gu Hai; ese Gu Hai es simplemente aterrador. ¡No pudimos defendernos contra él!” El Príncipe heredero continuó con una expresión ansiosa.

 

La cara del Jefe de la Secta Canción Jia estaba llena de una expresión sombría; él no dijo ni una palabra. El apuesto joven que estaba a su lado, en cambio, dijo fríamente: “No lo llames abuelo, no tengo dos descendientes despreciables como ustedes”.

 

“¡Abuelo, por favor, perdone nuestro error!” El Rey del Gran Canto suplicó mientras se inclinaba de inmediato.

 

“Bien, Qingshu, las cosas ya han terminado. El Reino Gran Canto ya está destruido, todavía tenemos que pensar en el futuro”, dijo el jefe de la secta Canción Jia con calma.

 

El apuesto joven miró al Rey del Gran Canto y al Príncipe Heredero con una mirada sombría antes de dirigirse al Jefe de la Secta Canción Jia y hablar respetuosamente: “¡Sí, maestro, en esta ocasión mi tatarabuelo trajo vergüenza a la secta!”.

 

El Jefe de la Secta Canción Jia tomó un sorbo de su té mientras miraba al Rey del Gran Canto y al Príncipe Heredero y dijo: “Está bien, hemos perdido, ¡olvidémoslo! Trasladaré a sus nietos a otras regiones mortales. Aunque ya no puedan ser reyes, ¡ser rico no será difícil!”

 

“¡Sí! ¡Maestro, muchas gracias por ocuparse de todo!” Dijo respetuosamente Song Qingshu.

 

“Ese Gu Hai es realmente algo capaz. Fue ascendido a Maestro del Trono justo después de entrar en el Salón Ascendente”, dijo el Jefe de la Secta Canción Jia, entrecerrando los ojos pensativamente.

 

“¿Solo con su Etapa Xiantian en el primer nivel? ¡Eso es muy gracioso! ¿Puede solo con algunas estratagemas, trucos y un poco de inteligencia hacer frente al poder absoluto? ¡Eso es una broma!” Dijo fríamente Song Qingshu.

 

Aunque acababa de reprender a sus propios nietos, aún estaba pensando en que Gu Hai les había hecho perder un reino a sus propios descendientes.

 

“¡Ambos váyanse de aquí!”, ordenó seriamente el jefe de la secta Canción Jia.

 

“¡Sí!” El Rey del Gran Canto y el Príncipe Heredero se retiraron de inmediato.

 

“Maestro, ¿quiere decirme algo?” preguntó Song Qingshu respetuosamente.

 

El jefe de la secta Canción Jia asintió con la cabeza y entrecerrándose los ojos, dijo: ” Desde el comienzo, Long Wanqing vino al Mar de las Mil Islas para ver el Mundo Final Xiantiano que se abre una vez cada dos siglos. Usted la seguirá y entrará en el mundo final Xiantiano con ella. Después de entrar, si tienes la oportunidad de matar a Gu Hai, ¡hazlo!”.

 

“¿Ah? ¿Por qué?” Song Qingshu se sorprendió.

 

“El no debería haber aparecido; la posición de Maestro del Trono de Agua hace mucho que estuvo ocupada. Tengo un acuerdo con los otros Maestros del Trono de la Sala Ascendente. ¡Piensa en ello como si fueras a llevarles un regalo! La mayoría de mis discípulos de la Etapa Xiantiana de mi Secta Canción Jia están reunidos afuera del Mundo Final Xiantiano, llévate mi ficha contigo, ellos escucharán tus órdenes. Asegúrate de enterrar a Gu Hai justo allí”, ordenó el jefe de la secta Canción Jia en voz alta.

 

“¡Maestro, por favor, no se preocupe, lo entiendo!” Una horrenda sonrisa apareció en los labios de Song Qingshu mientras hablaba.

 

———

 

En la residencia de Gu Han en la Capital El Canto…

 

“¡Padre adoptivo, te ves más joven que yo!” Gu Han daba vueltas alrededor de Gu Hai emocionado.

 

Gu Hai sonrió y después de un rato se sentó. De inmediato, Gu Han le sirvió una taza de té.

 

Gu Hai sacó una ficha púrpura con un movimiento de su mano.

 

¡Buzzz!

 

De repente aparecieron sobre la mesa seis piedras de alto grado y un trozo de bambú.

 

“¿Es un espacio oculto?” Los ojos de Gu Han se iluminaron.

 

“¡Se puede decir que sí! ¡Esta ficha me fue dada por la Dama del Salón y viene con su propio espacio adentro! Toma estas seis piedras espirituales de alto grado y divídelas entre tú y Gu Qin por igual. Mientras tanto, mientras no esté aquí, ¡rápidamente avanza a la etapa Xiantiana! le pidió Gu Hai.

 

“¡Sí! ¡Padre adoptivo, no te preocupes, tu hijo no te avergonzara!” dijo Gu Han respetuosamente.

 

“He estado mirando este trozo de bambú hace un momento. Es un ejercicio de la Etapa Xiantiana llamada [Ejercicio Xiantiano del Dragón Verdadero]. Es de suponer que este ejercicio no puede ser malo. De inmediato haz una copia y comienza a practicarlo. Aunque no esté aquí, tú y Gu Qin deben realizar ejercicios xiantianos para que por lo menos puedan cultivar bien”, insistió Gu Hai.

 

“¡Sí!” Contestó Gu Han.

 

“Hace un momento, el jefe de la secta Río Claro decidió entregar toda la región al norte del Paso Jaula del Tigre a mi Mansión Gu!” Gu Hai le dijo, entrecerrando los ojos.

 

“¿Ah? ¿¡Eso es una cuarta parte del Reino Chen!?” Preguntó Gu Han, asombrado.

“Oh, ¿piensas que una cuarta parte es mucho?” He ayudado al Reino Chen a recuperar tres cuartas partes de su territorio; y además, les he entregado el Reino Gran canto. ¡Es sólo una pequeña región, eso es todo! Por otra parte, para los cultivadores, ¿se considera algo un simple territorio?” Dijo tranquilamente Gu Hai.

 

“¡Sí, soy muy corto de vista!” Gu Han asintió rápidamente.

 

“Eres corto de vista porque no ves lo suficientemente lejos. Mientras tú  puedas mirar claramente, tu vista no será estrecha y superficial. Aunque no haya tenido mucho contacto con ellos, me di cuenta de que estas sectas no parecen ignorar completamente a los mortales. Al parecer, los mortales le son de gran utilidad. Con respecto a cuál es su utilidad específica, aún no lo tengo claro. Voy a resolver esto lentamente. Antes de irme, tengo una misión para ti y para tu hermano”, dijo tranquilamente Gu Hai.

 

“¡Padre adoptivo, por favor, dilo!” contestó Gu Han respetuosamente.

 

“Vigila bien las diez ciudades principales que se encuentran bajo el Paso Jaula del Tigre. A su vez, reconstruye el Paso Jaula del Tigre según estos planos. No tengas miedo de gastar dinero; cuanto más dinero gastes, más fluirá y más ganaremos. Reconstruye el Paso Jaula del Tigre completamente, será nuestro hogar. En el futuro, aunque los otros cinco reinos nos ataquen al mismo tiempo, ¡debería ser impenetrable!” Gu Hai lo explicó con calma.

 

“¡Sí!”

 

“Al mismo tiempo, toma nota sobre los genios de los cinco reinos. Mientras tengan talento, ¡deben estar con nosotros para que yo los use en el futuro!” Gu Hai ordenó

 

“¿Genios? Padre adoptivo, ¿nuestras tiendas de la Familia Gu no han tenido ya incontables genios? preguntó Gu Han, sorprendido.

 

“No es suficiente, está lejos de ser suficiente. No tienes que ser tacaño. En el futuro, no solo nos enfrentaremos a reinos mortales, sino a muchos más. Instrúyalos adecuadamente. Puedes empezar a entrenarlos desde que son niños, no seas avaro con los genios. A nuestra familia Gu no le falta dinero. Mientras puedan ser útiles para nuestra Mansión Gu, mi Mansión Gu les recompensará con las mejores hierbas y ejercicios según su lealtad”. Gu Hai declaró sinceramente.

 

“¿Eh? ¡Sí!” La expresión de Gu Han se tornó gradualmente seria y pensativa.

 

“En el futuro, nos enfrentaremos al mundo real; cualquier número de personas está lejos de ser suficiente. ¡Recuerda, la lealtad es lo primero, el talento es lo segundo! Este será un trabajo bastante difícil; puedes discutirlo con los diferentes presidentes de los gremios empresariales, di que es mi orden. Les enviaré una carta a todos. Este territorio es la base de mi familia Gu, usted y Gu Qin deben dirigirlo con cuidado”, declaró Gu Hai solemnemente.

 

“¡Padre adoptivo, por favor esté tranquilo!”

 

“Tu carácter aún tiene que ser entrenado. Entretanto, mientras yo no esté aquí, si usted y Gu Qin están en desacuerdo, la decisión será tomada por Gu Qin”, dijo Gu Hai una vez más.

 

“¿Ah? ¡Sí!” Gu Han forzó una sonrisa mientras respondía. Sin embargo, un poco de desagrado aún se podía encontrar en las profundidades de sus ojos.

 

Gu Hai ignoró los sentimientos de Gu Han. En esta ocasión, se iba a ir y no sabía cuándo volvería; ¡tenía que arreglarlo todo con cuidado!

 

———

 

Tres días después, en la Capital El Canto…

 

Gu Hai se reunió con Long Wanqing. En una plaza, Chen Lianyi lideró a un grupo de ministros, y personas de las sectas Río Claro y Canción Jia para despedir respetuosamente a nueve personas: Long Wanqing, el Gran Maestro Liunian, tres subordinados de Long Wanqing, Chen Tianshan, Song Qingshu, Gao Xianzhi, y por último Gu Hai.

 

“¡Muy bien, vamos!” ordenó Long Wanqing.

 

“¡Sí!” contestó un sirviente vestido con túnica azul, extendiendo su mano y agitándola.

 

¡BOOM!

 

Un enorme barco de color blanco apareció repentinamente delante de todos.

 

En ambos lados de este barco gigante había un gran número de matrices pintadas que desprendían un aura de forma continua, lo que permitía que el barco flotara.

 

Gu Hai se sorprendió por el tamaño del barco. ¡Era tan grande como los grandes cruceros de su mundo anterior!

 

Long Wanqing, acompañado de un grupo de personas, se subió al barco.

 

Habiendo abordado en la cubierta principal, Gu Hai descubrió que había varios palacios claramente presentes en el barco.

 

“Este es mi barco volador Nube Blanca. Vámonos”, dijo Long Wanqing con una sonrisa.

 

“¡Sí!” contestó uno de los sirvientes mientras corría hacia una gran plataforma que estaba cerca. Sobre la plataforma había un timón enorme, así como muchos controles.

 

Bajo la mirada sorprendida de Gu Hai, el sirviente activó varios controles y lentamente el bote volador despegó en el aire.

 

“¡Deseamos a la Dama del Salón un buen viaje!” Los gritos de todos se escuchaban desde abajo.

 

Gu Hai todavía estaba asombrado con la escena de su alrededor. ¿Esto es un avión?

“No hay por qué sorprenderse. Este barco volador está minuciosamente fabricado por una gran refinería y tiene varias matrices grabadas en él. Es un artefacto mágico volador que usa piedras espirituales como fuente de energía, ¡eso es todo!” Long Wanqing parecía estar de buen humor cuando ella le explicaba esto.

 

“¡Sí, este humilde es ignorante y está muy desinformado!” Sin embargo, Gao Xianzhi aún estaba sorprendido.

 

Gu Hai, por otro lado, se tranquilizó rápidamente.

 

Gu Hai seguía mirando hacia abajo a medida que el barco volaba más y más rápido. Después de que se elevó lo suficientemente alto en el aire, de repente se dirigió hacia el sureste a una velocidad asombrosa.

 

¡WHIZZ!

 

El barco volador era bastante rápido y su velocidad no hizo más que aumentar. Gu Hai miró cuidadosamente los diversos paisajes que pasaban; parecía estar recordando la geografía que se veía abajo.

 

“No hay necesidad de mirar. Si tienes curiosidad sobre la geografía, puedes preguntarle a Chen Tianshan. Como tu Trono de Agua carece de personal, Song Qingshu y Chen Tianshan son parte de tus subordinados, ¿de acuerdo?” dijo Long Wanqing, sonriendo.

 

“¿Ah? ¡Sí, Dama del Salón!” Chen Tianshan forzó una sonrisa. Aunque se mostraba un poco dubitativo, ya que era la orden de la Dama del Salón, no tenía otra opción que obedecer.

 

“¡Sí, Dama del Salón!” Contestó Song Qingshu. Mientras giraba su cabeza para mirar a Gu Hai, una señal de desprecio apareció en sus ojos.

 

“¡Encantado de conocerte, Maestro del Trono!” Chen Tianshan y Song Qingshu saludaron respetuosamente a Gu Hai.

 

Gu Hai asintió con la cabeza, aceptando sus saludos.

 

“Antes, Chen Tianshan, no podias salir de la región mortal porque estaba rodeada de bosques montañosos que tenían toda clase de insectos venenosos y bestias demoníacas. ¿Me puedes decir algo sobre los terrenos que hay debajo?” Gu Hai miró a Chen Tianshan.

 

“¡Sí, Maestro del Trono! Estamos en la ‘Isla Nueve-Cinco’. La Isla Nueve-Cinco posee cinco sectas, así como seis dominios mortales. Cada dominio mortal posee de varias a unas pocas docenas de reinos, que son los vasallos de las otras cinco sectas, así como el Reino Chen ha sido vasallo de mi Secta Río Claro”, explicó Chen Tianshan.

 

“¿Seis dominios mortales? ¿El territorio que está bajo los seis reinos era sólo un dominio mortal?”

 

“Sí.”

 

“¿Todos estos reinos son vasallos de las cinco sectas?” ¿No quiere decir eso que los habitantes de aquí son objetos de las otras cinco sectas?” Las cejas de Gu Hai temblaron.

 

“¿Como? Si el Maestro del Trono lo interpreta así, eso también está bien”, estuvo de acuerdo Chen Tianshan.

 

El corazón de Gu Hai estaba, por otra parte, en un caos. Lo que Gu Hai suponía no estaba lejos de la realidad. Estas sectas parecían interesarse por los mortales por alguna razón.

 

“¿Nueve-Cinco Islas? ¿Estamos en una isla? preguntó Gu Hai sorprendido.

 

¡WHIZZ!

 

El barco volador rápidamente se alejó de esta tierra y atravesó un inmenso mar. Mirando hacia adelante, Gu Hai pudo ver que estaban sobre una enorme isla.

 

“¿Isla? ¿Una zona tan grande es sólo una isla?” Los ojos de Gu Hai brillaron con pensamientos serios.

 

Esta isla era demasiado grande. Según los cálculos de Gu Hai, sólo esta isla era tan grande como toda la Tierra de su vida anterior. ¿A un continente tan grande se le llamaba en realidad isla?

 

En este momento, la escena ante sus ojos no era diferente a la de ver a la Tierra desde el espacio exterior; era simplemente que esta región era demasiado grande, muy extensa. Sólo un océano era tan interminable.

 

“¿Nueve-Cinco Islas? Entonces, ¿dónde se encuentra el continente?” Preguntó con curiosidad Gu Hai.

 

“El continente se llama el Divino Continente. Estamos en el Mar de las Mil Islas, que se encuentra al noreste del Divino Continente”, explicó Chen Tianshan.

 

“¿Mar de las Mil Islas? ¿Quieres decir que hay miles de islas tan grandes como la Isla Nueve-Cinco?” Gu Hai se quedó mirando sorprendido a Chen Tianshan.

 

“Sí, hay miles de islas enormes. Por supuesto, también hay algunas islas pequeñas, pero ¡no valen la pena mencionarlas! Nuestra isla Nueve-Cinco puede ser considerada simplemente como una isla de tamaño mediano”. Le explicó Chen Tianshan.

 

Gu Hai permaneció en silencio durante un rato antes de asentir.

 

De hecho, después de un rato, vio desde lejos una isla enorme. La velocidad del barco volador no disminuyó y éste siguió avanzando a toda velocidad.

 

“Maestro del Trono, este humilde tiene un mapa del Mar de las Mil Islas”. Song Qingshu, que estaba cerca, dijo con una sonrisa.

 

Mientras hablaba, Song Qingshu sacó un enorme trozo de cuero, con mil puntos marcados en él. Cada punto estaba anotado con un nombre.

 

Gu Hai lo estudió.

 

“¿Y bien?” Las cejas de Gu Hai temblaron.

 

“¿Qué pasa?”

 

“Cada isla en el Mar de las Mil Islas está organizada como un juego de weiqi! Donde las islas son como piezas de weiqi”, dijo Gu Hai mientras que en su frente aparecía una arruga.

 

“¿Weiqi? ¿Cómo es eso posible? ¿Cómo se pueden colocar mil piezas en un tablero weiqi? El tablero weiqi tiene una cuadricula de 19×19, un total de trescientos sesenta y un lugares vacíos. Como máximo, sólo se pueden colocar trescientos sesenta y un weiqi, pero aquí hay mil piezas”, refutó Song Qingshu, agitando la cabeza.

En cambio, Gu Hai entrecerró los ojos; no se molestó en explicárselo. Sin embargo, las palabras de Gu Hai por casualidad llegaron a oídos del Gran Maestro Liunian. La cara del Gran Maestro Liunian cambió un poco, revelando una pizca de sorpresa.

 

“Señor Gu, ¿qué dijo? ¿Esto es como un juego de weiqi?” Preguntó el Gran Maestro, mirando a Gu Hai.

 

“¿Ah? ¡Este humilde estaba hablando casualmente!” La expresión de Gu Hai cambió un poco al responder inmediatamente con una sonrisa.

 

“Gran Maestro, ¿dijo algo mal el Maestro del Trono?” Preguntó Gao Xianzhi.

 

“¿Hablando despreocupadamente? El Sr. Gu que hablaba despreocupadamente esta en lo correcto” El Gran Maestro Liunian replicó, ignorando a Gao Xianzhi mientras miraba a Gu Hai.

 

“¿Qué? ¿Un juego de weiqi? ¡El tablero de weiqi tiene una cuadricula de 19×19, sólo tiene 361 puestos!” Dijo Song Qingshu sin poder creerlo.

 

“¿Quién dijo que el tablero weiqi sólo puede tener una cuadrícula de 19×19?” Long Wanqing contraatacó.

 

“Bueno…”

 

“¡Cuando el número de líneas horizontales y verticales llega a treinta y dos, se pueden colocar mil piezas de weiqi!” Explicó con calma Long Wanqing.

 

“¿Este Mar de las Mil Islas es un juego de weiqi? ¿Usar las islas como piezas?” Preguntó Gu Hai, sorprendido.

 

¿Antes estaba viviendo en una pieza de Weiqi? ¿Quién diablos fue lo suficientemente valiente como para usar islas para hacer weiqi?

 

“Así es, es una partida de weiqi con un mar interminable como tablero de weiqi e islas gigantes como piezas de weiqi. Se trata de un final* sin terminar, y también una matriz, una matriz monstruosamente enorme que nadie ha sido capaz de resolver. ¡Nadie ha sido capaz de descifrar este final*! Un final* con mil piezas de weiqi”, explicó Long Wanqing.

[NT: Acá final se refiere a la fase de la partida, cuando quedan pocas piezas en el tablero.]

 

“¿Es realmente un juego de weiqi? ¿Quién estaba jugando?” Preguntó Gu Hai, sorprendido.

 

Estas islas no eran sólo islas comunes, eran tan grandes como la Tierra en su vida anterior. Una isla era equivalente a un planeta en su mundo anterior. En otras palabras, mil Tierras fueron usadas como piezas weiqi.

 

“Hace ocho siglos, fue diseñado por el Señor de la Corte Imperial de Weiqi, el Anciano Guanqi”, explicó Long Wanqing.

 

“¿Anciano Guanqi? ¿Hace ocho siglos? ¡¿No se ha tocado este juego en ocho siglos?!” Preguntó dudoso Gu Hai.

 

“Es porque el Anciano Guanqi ya ha muerto hace ochocientos años. ¡Este extraordinario final* sólo pudo llegar a este punto antes de que terminara!”

 

“¿Quién? ¿Con quién estaba jugando?” Preguntó Gu Hai, desconcertado.

 

“¡El cielo!” Long Wanqing se volvió seria mientras hablaba.

 

“¿El cielo?” Todos mostraban miradas de perplejidad.

 

“Cuando el Anciano Guanqi sintió que su vida llegaba a su fin, organizó este juego para luchar contra el Cielo. Hacer una partida de weiqi contra el Cielo en un intento de ganar la inmortalidad del Cielo, para que él pudiera obtener una fuerza de vida sin fin y vivir para la eternidad.

 

Desafortunadamente, el finalmente hizo un mal movimiento y sufrió una derrota aplastante. Fue condenado por el Cielo. ¡Un clan tan grande como la Corte Imperial de Weiqi enfureció el Cielo, y cientos de miles de sus discípulos cayeron completamente!”

 

“Este Mar de las Mil Islas fue el lugar donde se encontraba originalmente la Corte Imperial de Weiqi, y fue destruida hace ocho siglos. ¡Todo lo que queda es este final* de mil islas que nadie ha sido capaz de resolver desde entonces!” explicó Long Wanqing.

 

“¿El final* de mil islas? ¿Jugando al weiqi con el Cielo? ¿El Anciano Guanqi (观棋)*?” Las cejas de Gu Hai se movieron con interés.

 

[NTI: Guanqi(观棋) – Significa observar el ajedrez o weiqi. Y también es el nombre del autor.]

 

“Viendo (观) a todos bajo el cielo, tratando a todos como piezas de weiqi (棋) por Guanqi!” explicó Long Wanqing.

 

“¿Todos los seres son piezas de weiqi, el cielo y la tierra como un tablero de weiqi?” ¡Bastante valiente! Me arrepiento de no haber nacido hace ocho siglos y no haber podido presenciar la escena descrita por la Dama del Salón!” Gu Hai murmuró, sorprendido.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.