HJC – Capítulo 305-1

Modo Noche
Advertisement

Capítulo 305-1 – El Héroe (1)

En ese momento exacto, Zhou Weiqing tuvo la ilusión de que ya había atravesado la Etapa Dios Celestial y había entrado en la Etapa Cambio Celestial. La Energía Celestial de las doce Bestias Divinas que convergieron hacia él desde todas las direcciones no lo atacaron. Por el contrario, debido al efecto de la formación mágica del sello del Infierno, la tremenda Energía Celestial se volvió extremadamente flexible y estuvo completamente bajo su control.

El Núcleo Santo Divino en el pecho de Zhou Weiqing estalló en una deslumbrante variedad de luces. La originalmente Energía Santa plateada gradualmente comenzó a emitir un intenso color blanco. Con el control preciso de Zhou Weiqing, la tremenda Energía Celestial que venía del exterior se convirtió en su Energía Celestial a una velocidad impactante.

Un enorme vórtice invisible ya había tomado forma alrededor del cuerpo de Zhou Weiqing. Zhou Weiqing era el centro de ese vórtice, mientras que la tremenda energía en el vórtice se formó a partir de la inmensa Energía Celestial enviada por las doce grandes Bestias Divinas. La inmensa Energía Celestial giraba continuamente y con cada ronda, estaba pasando por un proceso de purificación que se veía afectado por la Energía Santa de Zhou Weiqing. Debido a esa purificación, se convirtió en una Energía Santa aún más pura para que Zhou Weiqing la controlase.

Aunque Zhou Weiqing tenía una base de cultivo en el Nivel Máximo de la Etapa Dios Celestial, no sería capaz de soportar la tremenda Energía Celestial que se infundía en su cuerpo toda a la vez. Él estaría lleno hasta el punto de estallar, ya que esa era la base de cultivo que pertenecía a las doce Bestias Divinas de la Etapa Dios Celestial. Sin embargo, eso no era en lo absoluto un problema para Zhou Weiqing debido al efecto de la formación mágica del sello Infernal. Después del proceso de purificación, la tremenda Energía Santa giró alrededor del cuerpo de Zhou Weiqing, lista para que lo usase. No había necesidad de que entrase en su cuerpo. Esa era también la razón por la cual Zhou Weiqing sintió que toda la formación mágica era su cuerpo.

Bajo tales circunstancias, la presión que Zhou Weiqing soportaba era casi inexistente, y logró fusionar a la perfección las bases de cultivo de las doce Bestias Divinas con su base de cultivo. ¡Esa era una entidad muy poderosa!

Ya no le importaba el dolor provocado por la muerte del Emperador Dragón. El único pensamiento de Zhou Weiqing en ese momento exacto era cumplir el último deseo del Emperador Dragón de sellar al Señor Infernal para siempre.

El ataque de la Emperatriz Elfa de antes fue demasiado oportuno. Aunque pagó un precio increíblemente grande, ella aún logró ganar tiempo en nombre de Zhou Weiqing. De lo contrario, si Zhou Weiqing hubiese sido golpeado por la Energía de la Destrucción en ese momento, sin duda arruinaría su control de toda la formación mágica, a pesar de que podría no ser gravemente herido. Él no era el Emperador Dragón, y aún no estaba demasiado familiarizado con la formación mágica del sello del Infierno. En caso de que surgiese un problema, podría convertirse en una oportunidad que el Señor Infernal podría explotar. La mayoría de las veces, el éxito o el fracaso dependían de un solo momento.

La tristeza del Señor Infernal ya estaba en un estado incomparable. Aunque la Emperatriz Elfa y el Árbol Antiguo de la Vida pagaron un gran precio por resistir el ataque del Señor Infernal, lograron neutralizar su ataque y sustancialmente empujaron hacia atrás sus garras que ya habían sido parcialmente quebradas. Si el Señor Infernal hubiese usado toda su fuerza en el ataque antes, definitivamente hubiese sido capaz de destruir por completo a la Emperatriz Elfa y al Árbol Antiguo de la Vida. Sin embargo, el Señor Infernal estaba angustiado por el hecho de que la formación mágica del sello del Infierno no se había roto con éxito debido a que la mayor parte de su energía todavía estaba restringida dentro de la limitación de la formación mágica. No había absolutamente ninguna manera de que él fuese capaz de usar toda su energía. De lo contrario, ¿cómo podrían el Emperador Dragón o la Emperatriz Elfa posiblemente sellarlo?

El momento más importante que determinaba si el Señor Infernal podría romper el sello o no, ya había llegado. Ya no le importaba el cansancio y lanzó un ataque de nuevo.

La luz de la destrucción del tono negro se transformó en un anillo de luz que se elevaba hacia arriba mientras que una masa negra como la brea aparecía simultáneamente entre las dos garras.

Un anillo de luz se elevó y resistió a la fuerza el vórtice de Energía Santa conjurado por los esfuerzos combinados de Zhou Weiqing y las doce Bestias Divinas, en un intento de evitar que la tremenda Energía Santa se hundiese en la formación mágica.

En ese momento, el Señor Infernal ya estaba arriesgando su vida. Él era muy consciente de que sin mostrar la fuerza de todo su cuerpo, solo podía usar la Energía de la Destrucción Suprema para posiblemente tener una oportunidad de eliminar a Zhou Weiqing.

Zhou Weiqing se mofó con frialdad. El Núcleo Santo Divino en su pecho estalló en una bola de luz blanca y caliente que era tan gruesa como un brazo. Descendió del cielo y se estrelló ferozmente contra la bola de luz negra que el Señor Infernal que acababa de comenzar a condensar.

¡Había llegado el momento de un contraataque!

¡Poof!

No hubo violentos sonidos de explosión, solo había dos de los más puros colores, blanco y negro colisionando ferozmente. El halo negro y el vórtice blanco también entraron en contacto simultáneamente y la energía de ambos lados causó una colisión intensa.

Mientras tanto, la Energía Santa de Zhou Weiqing reveló su fuerte capacidad de supresión hacia la Energía de la Destrucción. Incluso si fuese el Emperador Dragón quien estuviese defendiendo la formación mágica del sello del Infierno, posiblemente no sería necesariamente capaz de reprimir al Señor Infernal nuevamente. Sin embargo, era diferente con la Energía Santa de Zhou Weiqing.

Con el apoyo de las Doce Grandes Bestias Divinas, Zhou Weiqing no necesitaba de ninguna manera preocuparse de agotar su Energía Santa. Además, no solo era capaz de controlar la inmensa Energía Santa, también podía refinar continuamente la Energía Santa que disparaba desde el Núcleo Santo Divino en su pecho. Esa era también la razón por la cual la luz blanca brillaba intensamente.

La Energía Santa lanzada por Zhou Weiqing en ese momento ya estaba a mitad de camino de la poderosa existencia de la Energía de la Creación. Aunque le era imposible convertirse en un verdadero Dios de la Creación, la intensidad de su Energía Santa en este momento era completamente capaz de atacar al Señor Infernal.

La Creación y la Destrucción estaban enfrascadas en una batalla. Los colores blanco y negro colisionaron intensamente en el aire. Aunque la energía de ambas partes no explotó, se estaban agotando inmensamente.

Toda la formación mágica del sello del Infierno se había iluminado por completo. Solo la nebulosa luz roja se estaba volviendo blanca gradualmente.

Zhou Weiqing sintió calma en su corazón. La Transformación Tigre-Dragón evolucionó de nuevo después de haber recibido la última fuente de energía del Emperador Dragón. También resultó en la mejora de su percepción fría a un nivel sin precedentes. Podía sentir claramente cada uno de los secretos de la formación mágica del sello del Infierno, y también comprendió sus secretos. Él confió en el poderoso Sentido Divino que ya estaba en la Etapa Cambio Celestial bajo la amplificación de la formación mágica, para ejercer control sobre la formación mientras obstruía al Señor Infernal con un frenesí.

El Señor Infernal dejó escapar un grito agudo que estaba claramente lleno de miedo. Su Energía de la Destrucción Suprema ya no era de ninguna utilidad bajo la supresión de la Energía Santa. Las dos partes estaban completamente encerradas en un punto muerto en ese momento. La Energía de la Destrucción Suprema en el centro era capaz de resistir la Energía Santa de Zhou Weiqing, pero los anillos de luz negra que emitía no tenían forma de resistir la victoria del enorme vórtice de Zhou Weiqing que estaba descendiendo gradualmente.

Hebras y hebras, mechones y mechones de luz de plateada comenzaron a hundirse gradualmente en el halo de la Destrucción y se acercaron a la formación mágica en el suelo. Incluso había algunas áreas que ya habían entrado en contacto con la luz roja emitida por la formación mágica.

Como decía el viejo proverbio chino, ‘Una sola chispa puede iniciar un incendio en la pradera’. Cuando la luz roja de la formación mágica entró en contacto con el plateado de la Energía Santa, el color original de la formación mágica comenzó a cambiar de inmediato.

Las capacidades de asimilación de la Energía Santa eran bastante notables. Guió el cambio de atributo de la formación mágica para aumentar continuamente la presión sobre el Señor Infernal.

Las doce expresiones y miradas de las Grandes Bestias Divinas gradualmente se emocionaron, se sentían aún más confiadas ahora.

Si uno fuese a decir que la mayoría de las Bestias Divinas no podían aceptar la decisión del Emperador Dragón de que Zhou Weiqing lo reemplazase, fue en ese momento que creyeron en la previsión del Emperador Dragón. Sentían que el joven ante sus ojos era incluso más poderoso que el Emperador Dragón, ¡y ni siquiera parecía tener más de veinte años!

El Emperador Dragón estaba muerto. Él dejó el mundo para siempre sin siquiera dejar atrás un cadáver o huesos. Sin embargo, su voluntad no desapareció. Cada una de las Bestias Divinas estaba llena de determinación en sus corazones, no permitirían que el Señor Infernal saliese sin importar nada.

La Energía Santa y la formación mágica habían comenzado a hacer contacto mientras el Señor Infernal aún no lograba cargar contra la luz condensada de la Energía Santa de Zhou Weiqing. ¡Las Bestias Divinas eran testigos de la esperanza, una esperanza de sellar al Señor Infernal una vez más!

¡Un objetivo común podría lograr maravillas! En ese momento, ni una sola de las Bestias Divinas guardaba egoístamente sus propias bases de cultivo, no podían importarle menos la posibilidad de lesionarse a sí mismas mientras circulaban la Energía Celestial en sus cuerpos con toda su fuerza para apoyar a Zhou Weiqing. La Energía Santa también estaba continuamente nutriendo sus cuerpos para que no se lesionasen en lo absoluto.

La Emperatriz Elfa llevó el Árbol Antiguo de la Vida y aterrizaron muy lejos. Sus hermosos ojos estaban desbordando de emoción cuando vio la escena que estaba teniendo lugar ante sus ojos. Sus ojos revelarían una leve torpeza y su mirada se posaba en el solemne rostro de Zhou Weiqing ocasionalmente. No podía afirmar que el logro actual de Zhou Weiqing nunca se volvería a lograr, pero definitivamente era un récord que nunca se había logrado antes. Por lo menos, nunca había existido una existencia tan poderosa como Zhou Weiqing entre los humanos en su mente.

 

Descarga:
Advertisement<