<- Actualmente solo registrados A- A A+

HJC – Capítulo 307

Capítulo 307 – Bebé Santo

El Señor Infernal miró fríamente a Zhou Weiqing con su par de ojos verdes. Su ataque no se detuvo en lo absoluto. Para ser exactos, era solo el comienzo.

Su cuerpo parpadeó, pero no desapareció. Sin embargo, su velocidad era tan rápida que no era diferente de Blink. Lo que era aún más aterrador era el hecho de que Zhou Weiqing no podía usar Blink en el Infierno. Eso erae porque no pudo encontrar la Ley Espacial allí por alguna razón. Todavía podía destruir la Ley Espacial como antes, pero era imposible para él dominarla o controlarla aquí.

Afiladas garras aparecieron silenciosamente en la mano derecha del Señor Infernal. Las ocho piernas detrás de él se estiraron al instante también. Una red de luz verdosa cargaba directamente hacia Zhou Weiqing. Este color verde era el verdadero color de la Energía del Origen de la Destrucción. Era mucho más pura que la Energía de la Destrucción negra.

El ataque del Señor Infernal era muy simple. No hubo esquemas extravagantes, y era simple y directo a su lugar. Simplemente se basaba en su fuerza y ​​velocidad tiránicas.

Una brillante luz blanca brilló desde el cielo y luego brilló directamente sobre Zhou Weiqing. Su cuerpo fue instantáneamente envuelto por una capa de luz plateada. Era hora de que Tian’er hiciese su movimiento.

En ese momento, también se pudieron ver cambios en el cuerpo de Tian’er. Con su cuerpo como la parte principal, tres pares de alas brillaban con luz plateada detrás de ella. Ella realmente se había transformado en el Ángel Serafín. No solo eso, su cuerpo aún mantenía su tamaño original, y mantenía su Energía Santa en un estado altamente concentrado tanto como fuese posible.

En lugar de retirarse, Zhou Weiqing avanzó. Con una zancada en el aire, su cuerpo miraba hacia adelante. Todas las luces de las estrellas en su Conjunto Odio a la Tierra Sin Empuñadura se iluminaron instantáneamente. Una cantidad alarmante de Energía Santa estaba condensada en cada luz de las estrellas, era como si una explosión que pudiese suceder en el segundo siguiente explotase por completo el reino completo.

El Señor Infernal fue sorprendido por completo después de que sintió la forma en que Zhou Weiqing estaba quemando su Energía Santa con un frenesí. Inicialmente estaba cargando contra Zhou Weiqing, pero instantáneamente dio un giro brusco y se fue volando horizontalmente.

Una extraña burla se podía ver en la esquina de la boca de Zhou Weiqing. “¡Idiota! ¡Es solo un farol!” El Núcleo Santo Divino salió volando del cuerpo de Zhou Weiqing silenciosamente. El movimiento que hizo antes fue ejecutado con la ayuda de su Energía del Núcleo Santo Divino. Solo él sabía si el movimiento anterior era un intento de engañar al Señor Infernal o no.

Un rayo galáctico que era como la Vía Láctea fluyó desde el cielo y se derramó sobre los Martillos Duales. Borró la luz verde que el Señor Infernal había lanzado anteriormente. La Energía Santa y la Energía de la Destrucción crearon un sonido fuerte debido a la fricción, y sonaba inquietantemente como clavos en una pizarra.

Debido al problema con la pureza de la energía de Zhou Weiqing, su consumo de energía era indudablemente mucho mayor que la del Señor Infernal. Sin embargo, la que utilizaba el Señor Infernal era la Energía del Origen de la Destrucción, la energía más preciosa del Señor Infernal. Ahora que el Señor Infernal ya no podía reponer su energía del mundo exterior, a Zhou Weiqing le haría bien si pudiese consumirla, incluso si solo fuese una pequeña cantidad. El Señor Infernal estaba tan enojado que soltó un grito después de que Zhou Weiqing lo engañase para derrochar su energía sin dar ningún resultado en lo absoluto. La velocidad del Señor Infernal aumentó de repente mientras corría hacia Zhou Weiqing como una flecha de luz verde. A juzgar por su postura, parecía que quería perecer junto con Zhou Weiqing.

Zhou Weiqing todavía permanecía extremadamente calmado en ese momento. Él entendía muy bien que esa sería probablemente la última batalla en su vida. Él quería darlo todo. Incluso si él muriese, se aseguraría de que el Señor Infernal sufriese también.

En ese momento, el gigantesco Martillo de la Fuerza era como un remo en manos de Zhou Weiqing. Su cuerpo permaneció inmóvil, pero el Martillo de la Fuerza continuó balanceándose dos veces frente a él. Todavía tenía el mismo brillo plateado de la Energía Santa, pero el aura que llevaba era completamente diferente.

El Señor Infernal instantáneamente se estrelló contra él en el momento siguiente. No hubo ruidos retumbantes, pero el Señor Infernal podía sentir que la energía que tenía delante emitía ondas peculiares. Su cuerpo dudó al instante. No chocó contra Zhou Weiqing, sino que se deslizó hacia un lado en su lugar. En ese momento, incluso su Energía del Origen de la Destrucción solo pudo detener las dos energías que Zhou Weiqing lanzó cuando se deslizó hacia un lado.

Desgarro Espacial y Desorden del Tiempo. Ese fue el método que Zhou Weiqing usó para tomar represalias antes. Sin embargo, no se puede olvidar que, aunque poseía la Energía Santa, todavía era un Maestro de Joyas Celestiales que poseía Seis Atributos Elementales. Él nunca usaría su Energía Santa para contraatacar si realmente quisiese agotar la Energía del Señor Infernal. Después de todo, la brecha de fuerza entre los dos era tremendamente grande. Todo en lo que Zhou Weiqing podía confiar ahora era meramente en sus habilidades y técnicas.

Zhou Weiqing y el Señor Infernal literalmente se rozaron el uno al otro. La velocidad del Señor Infernal era tan rápida como un rayo. Sin embargo, Zhou Weiqing había demostrado una capacidad de batalla innata que desafiaba toda razón. Desde el engaño anterior a la defensa que acababa de mostrar, todo fue debido a su previsión que fue capaz de lidiar con el ataque del Señor Infernal. Al mismo tiempo, su cuerpo ya estaba medio convertido cuando estaba lanzando las dos habilidades antes. Esa era la razón por la cual cuando el Señor Infernal patinó a un lado, Zhou Weiqing usó sus Martillos como un martillo golpeador de meteoros, y lo aplastó sin piedad en la espalda del Señor Infernal.

Hubo un fuerte golpe. Solo la fuerza bruta por sí sola era lo suficientemente horrible como para atormentar terriblemente al Señor Infernal, sin tomar en consideración que la Energía Santa estaba unida al Martillo.

Con un fuerte golpe, su cuerpo entero fue enviado volando como una bala de cañón y convertido en un punto verde que desapareció de la vista de Zhou Weiqing y de Tian’er en un abrir y cerrar de ojos. Uno podría fácilmente imaginar cuán terrible era el poder que Zhou Weiqing acababa de usar.

Sin embargo, Zhou Weiqing no se detuvo allí. Con ese golpe al Señor Inferior, también recibió el contraataque de la Energía del Origen de la Destrucción, que drenó toda la Energía Santa en su cuerpo por una fracción de segundo.

Zhou Weiqing recuperó los Martillos Duales. Ambas manos dibujaron una imagen en el aire, y dos luces de forma triangular aparecieron instantáneamente ante él. La Formación de Luz Divina Seis Supremo apareció de repente. Además, era una Formación de Luz Divina Seis Supremo con seis joyas en cada lado.

Dos deslumbrantes luces de color plateado en forma de hexagramas aparecieron sobre la cabeza de Zhou Weiqing y debajo de sus pies, respectivamente, mientras doce Joyas Celestiales giraban espléndidamente.

Zhou Weiqing podría conservar tanta Energía Santa como fuese posible y también usar su fuerza más poderosa con la ayuda de la Formación de Luz Divina. Uno nunca debía subestimar los dos enfrentamientos entre él y el Señor Infernal anteriores. Aunque podría parecer que Zhou Weiqing tenía la sartén por el mango, experimentó el profundo terror de la Energía del Origen de la Destrucción después de hacer contacto con el Señor Infernal. Después de experimentar las dos colisiones, su Energía Santa se agotó inmediatamente en un veinte por ciento antes de que pudiese disminuir la erosión causada por la Energía de la Destrucción. ¡Qué aterradora era esa Energía de la Destrucción!

La luz plateada comenzó a mostrar cambios peculiares bajo el refugio de la Formación de Luz Divina. La Energía Santa de Zhou Weiqing comenzó a ser incandescente.

Incluso el propio Zhou Weiqing no esperaba que la Formación de Luz Divina Seis Supremo tuviera ese efecto especial. Él era el lanzador de esa formación, así que de inmediato descubrió el motivo detrás de ella en un abrir y cerrar de ojos.

No era porque su Energía Santa hubiese sido purificada nuevamente. En cambio, fue el impulso que produjo la Formación de Luz Divina después de fusionarse perfectamente con sus seis Joyas Celestiales. Por naturaleza, el impulso afectó a su Energía Santa y aumentó su poder.

Una vez más, los Martillos Duales de la Fuerza aparecieron en las manos de Zhou Weiqing. Los enormes martillos apuntaban hacia adelante. El intenso resplandor hacía que el martillo se asemejase a un pequeño sol que brillaba deslumbrantemente con un brillo radiante.

En ese momento, la sombra verde del Señor Infernal apareció dentro del alcance de esta luz incandescente. ¡Qué increíblemente rápido era el Señor Infernal! A pesar de que el ataque anterior fue bastante poderoso, aún no era suficiente para infligirle algún daño real. Sin embargo, la consternación en su corazón era bastante evidente. En un instante, voló de nuevo, justo a tiempo para ver la finalización de la Formación de Luz Divina Seis Suprema de Zhou Weiqing que purificaría nuevamente su Energía Santa.

Whoosh—

Esta vez, el Señor Infernal ya no corrió directamente contra Zhou Weiqing. En cambio, las ocho largas piernas detrás de él se iluminaron nuevamente simultáneamente. Cada una de ellas era de color turquesa. Era una especie de turquesa que estaba rodeada por una densa aura negra. Ocho rayos de luces verdes brotaron instantáneamente de la punta de las ocho patas y se condensaron en una masa de luz delante de él. Al mismo tiempo, el Señor Infernal unió sus diez dedos y otra masa de luz verde apareció al instante también.

En un instante, todo el Infierno se iluminó. Todo estaba envuelto en la luz verde.

Una enorme presión comenzó a acumularse sobre Zhou Weiqing y Tian’er frenéticamente desde todas las direcciones. Ambos desataron su Energía Santa con toda su fuerza para evitar que esa poderosa Energía de la Destrucción afectase sus cuerpos.

El espacio, el tiempo y todo lo demás atributos parecían estar completamente sellados. No era solo la Ley Espacial y del Tiempo, esta vez, ninguna de las técnicas se podían usar. Todo lo que pudieron hacer era usar la energía más pura para contrarrestar con fuerza bruta.

Las habilidades de Zhou Weiqing causaron un gran problema para el Señor Infernal, por lo que ya no reservó nada y usó su Energía del Origen de la Destrucción. Cuanto más frugal era al respecto, mayor era el precio que tenía que pagar. En ese momento, él ya había decidido terminar la batalla en una sola ronda.

Una mirada oscura que nunca se había visto antes cayó en la cara de Zhou Weiqing al instante. A través de la habilidad telepática de su Energía Santa, le pidió a Tian’er que regresase y se pusiese detrás de él. Al mismo tiempo, la luz incandescente que emitía su cuerpo se volvió extremadamente gruesa también.

Los Martillos de Fuerza Duales fueron cruzados frente a su pecho. Cada estrella en su Conjunto Odio a la Tierra Sin Empuñadura se iluminó instantáneamente. Este era el Infierno, y el Señor Infernal era el verdadero gobernante en este reino. Cuando el Señor Infernal se decidió a luchar directamente contra Zhou Weiqing, ya no había otra opción para Zhou Weiqing. Todo lo que podía hacer en ese momento era encender toda la Energía Santa en su cuerpo y luchar contra el Señor Infernal hasta la última gota de su Energía Santa.

Los ojos del Señor Infernal se iluminaron brillantemente. Él ya había tomado sus decisiones. Después de matar a Zhou Weiqing, definitivamente obtendría una cierta cantidad de energía negativa de Zhou Weiqing y su esposa. En ese momento, deseó que la energía negativa fuese un poco más para que le fuese suficiente para abrir una pequeña grieta, incluso si se trataba de la grieta más pequeña en la Formación del Sello del Infierno. Cuando eso sucediese, tendría la oportunidad de escapar de aquí.

Whoosh–

Sin previo aviso, los dos ojos de color verde frente al Señor Infernal se apilaron uno encima del otro. Los dos orbes se fusionaron en uno. Aunque no aumentó de tamaño, una masa de luz negra se materializó de la nada justo en el centro de las dos luces verdes después de que los ojos se fusionasen. Era como un ojo que estaba perforando escalofriantemente a Zhou Weiqing con su mirada.

El Ojo de la Destrucción: la habilidad más poderosa del Señor Infernal. Antes, cuando todavía estaba en su mejor momento, fue exactamente con esa habilidad que fue capaz de descifrar la Formación Mágica del sello del Infierno. En ese momento, en realidad estaba usando esa habilidad para ir en contra de Zhou Weiqing. A pesar de que ya no era tan poderoso como lo era en su mejor momento, el poder de ese Ojo de la Destrucción todavía era horrendo.

Casi al instante, la luz oscura y tenue estalló sin previo aviso. En el otro lado, Zhou Weiqing también se vio afectado por la dinámica del Qi a su alrededor. Todas las estrellas que surgieron del Conjunto Odio a la Tierra Sin Empuñadura se fundieron en una con su incandescente Energía Santa antes de convertirse en una luz incandescente y delgada pero extremadamente condensada y sólida. Chocando directamente con el rayo que salió del Ojo de la Destrucción en el aire.

El Núcleo Santo Divino de Zhou Weiqing, el núcleo de donde había estallado la luz, tenía todos sus diez dedos entrelazados. La luz incandescente continuaba saliendo de él incesantemente.

Ese era definitivamente el ataque más poderoso de Zhou Weiqing en toda su vida. En este momento, sintió que estaba tocando el borde de la Etapa Cambio Celestial. Aunque no era la verdadera Etapa Cambio Celestial, solo la sensación de elevación era más que suficiente para darle confianza.

Sin embargo, esa confianza pronto se desvanecería.

Negro contra blanco. En el momento en que los dos rayos se enfrentaron en el aire, esa luz negra rápidamente forzó a la luz de Zhou Weiqing a retirarse de una manera abrumadora. Se abalanzó sobre él y cayó hacia Zhou Weiqing a una velocidad supersónica.

La luz negra del Ojo de la Destrucción tenía una forma incontenible e imponente, y estaba disparándose hacia Zhou Weiqing como un rayo engrasado.

También fue en ese momento que el cuerpo del Señor Infernal pareció desvanecerse un poco. Uno podría imaginar fácilmente cuánto le costaba a su cuerpo. Sin embargo, fue precisamente por la enorme cantidad de víctimas que tuvo una fuerza tan espantosa. Zhou Weiqing condensó toda la energía de Tian’er, el Conjunto Odio a la Tierra Sin Empuñadura y él mismo, pero aún así no pudo detener el rayo del Ojo de la Destrucción.

En ese momento, todo el color ya había desaparecido de la cara de Zhou Weiqing. Podía sentir claramente la Energía de la Destrucción que estaba cargando directamente desde el frente. Después de todo, la muerte haría que todos temblasen de miedo. El potencial total de Zhou Weiqing se desató de repente cuando vio la luz negra acercándose a él pulgada por pulgada.

Era como si la rica luz incandescente quemase su cuerpo en cenizas. La llama incandescente se elevó hacia el cielo y bañó por completo a Zhou Weiqing.

Eso era correcto Zhou Weiqing encendió sus propias Llamas de la Vida debido a esa circunstancia en la que su vida colgaba de un hilo. Esa era la única forma en que podía aumentar la fuerza de su ataque.

En ese momento, el rayo del Ojo de la Destrucción ya había llegado al frente del Núcleo Santo Divino. En el aumento repentino de la luz incandescente se podía ver una pizca de color blanco lechoso pálido. Fue la aparición de ese toque de color blanco lechoso lo que detuvo el rayo del Ojo de la Destrucción que ya había alcanzado el pecho de Zhou Weiqing. Estaba solo a una pulgada de distancia del Núcleo Santo Divino.

Los ojos del Señor Infernal se crisparon mientras él se burlaba fríamente, “Quemando tu propia Llama de la Vida. Bien, me encantaría ver cuánto más vida te queda para quemar. Bajo el rayo de mi Ojo de la Destrucción, ¡la muerte solo llegará a ti más rápido!”

Él no estaba exagerando. Aunque el ataque de Zhou Weiqing fue impulsado en gran medida por la quema de sus propias llamas de la vida, podía sentir que su propia vitalidad se estaba consumiendo a un ritmo extremadamente alarmante al mismo tiempo. Casi en un abrir y cerrar de ojos, Zhou Weiqing podía sentir que se estaba degenerando, y su cabello negro se volvió completamente blanco.

Su vitalidad se estaba desvaneciendo rápidamente, y era suficiente para resistir el ataque. Sin embargo, ¿cuánto tiempo más podría soportarlo?

Tian’er se colocó detrás de Zhou Weiqing y observó su negro cabello blanco con sus propios ojos. En ese momento, su corazón casi se rompe en pedazos. Sin embargo, ella no podía hacer nada para ayudarlo. En ese momento, ni siquiera su base de cultivo de Energía Santa, que estaba en el Nivel Inferior de la Etapa Dios Celestial, sería de alguna utilidad para Zhou Weiqing. Incluso si ella quemase su propia Energía Santa, aún sería imposible para ella ayudar a Zhou Weiqing a resistir el ataque del Ojo de la Destrucción.

Pequeño Gordito… ¡Pequeño Godito!‘ Las lágrimas habían nublado por completo la vista de Tian’er. Ella había perdido completamente toda esperanza en ese momento.

Fuera del sello.

Hui Yao y Duo Si habían regresado. Volar desde el Sello del Infierno hacia el exterior y volver, requería mucho tiempo después de todo. Además de eso, solo habían pasado quince minutos desde que Zhou Weiqing fue capturado en el sello por el Señor Infernal.

La Emperatriz Elfa era la más nerviosa. El color había desaparecido de esa cara hermosa y delicada. Todo ese tiempo, ella había estado sintiendo continuamente y en silencio su propia vitalidad. La capacidad de compartir la vida de ella y Zhou Weiqing no era obstruida por el tiempo o el espacio en lo absoluto. A pesar de su nerviosismo, su rostro permaneció tranquilo y sereno porque sabía que una vez que Zhou Weiqing estuviese muerto, ella no sería capaz de vivir tampoco.

Compartir una vida con un ser humano masculino la llenaba de una sensación muy complicada. Además, no tenía idea de por qué, pero de alguna manera, parecía que Zhou Weiqing había tomado un lugar en su corazón, y se había vuelto completamente irremplazable.

¿Podrá regresar vivo?‘ Una mirada amarga se podía ver en la cara de la Reina Elfa. Sin duda, la probabilidad de que Zhou Weiqing volviese vivo era básicamente cercana a cero. ¡Ese era el Dios del Infierno malditasea! Uno podría imaginar fácilmente cuán poderoso era el Señor Infernal. Incluso los atributos de Zhou Weiqing definitivamente serían suprimidos, y ni hablar de su base de cultivo.

En este momento, la Emperatriz Elfa se balanceó en el lugar sin previo aviso. El horror instantáneamente amaneció en su rostro. Eso se debía a que podía sentir claramente que su propia vitalidad se estaba consumiendo a un ritmo alarmante.

‘Weiqing, ¡es Zhou Weiqing!’ Su vitalidad estaba tan deteriorada que ahora necesitaba consumir la vitalidad de la Emperatriz Elfa. En ese momento, los escalofríos se apoderaron del corazón de la Emperatriz Elfa. Ella sabía que lo inevitable estaba por venir. El hecho de que Zhou Weiqing pudiese durar solo quince minutos en el Infierno era algo más que suficiente para enorgullecerse. Sin embargo, no hubo ningún cambio en el resultado en lo absoluto.

Una mirada de tristeza lentamente se deslizó por la cara de la Emperatriz Elfa mientras se sentaba lentamente con las piernas cruzadas. Ya sea ella o el Árbol Antiguo de la Vida detrás de ella, ambos comenzaron a emitir un intenso brillo turquesa que se transformaba en vetas de ricas oleadas de energía que lentamente se desvanecían en la nada.

Eso era correcto, Zhou Weiqing estaba comenzando a agotar la vitalidad de la Emperatriz Elfa en ese momento. En el momento en que su cabello se había vuelto completamente blanco, su propia vitalidad ya había alcanzado un nivel en el que casi se había secado.

¡Qué tasa de consumo tan terrible! Zhou Weiqing era una potencia Dios Celestial de Nivel Máximo que ya había tocado el umbral de la Etapa Cambio Celestial. Incluso bajo tales circunstancias, su vitalidad todavía se estaba consumiendo tan rápidamente por el Ojo de la Destrucción.

“¿Oh?” Una voz desconcertada podía ser escuchada por el Señor Infernal. Previamente, él había calculado correctamente que Zhou Weiqing caería en el próximo segundo. Sin embargo, no tenía idea de por qué una oleada de vitalidad llena de determinación estalló repentinamente del cuerpo de Zhou Weiqing. La vitalidad continuó ardiendo y resistió el rayo del Ojo de la Destrucción al impedir que la luz negra lo devorase.

Una vez más, Zhou Weiqing había desafiado su juicio anterior. El Señor Infernal tenía una expresión extremadamente molesta en su rostro. El Ojo de la Destrucción era realmente poderoso, pero el consumo de su Energía del Origen de la Destrucción también era igual de grande. Si eso continuase, solo le quedaría muy poca energía.

Sin embargo, no tenía otra opción en ese momento. Todo lo que podía hacer ahora era matar a Zhou Weiqing y Tian’er antes de que la opción de abrirle la puerta estuviese abierta para él.

Por otro lado, la visión de Zhou Weiqing que se había oscurecido repentinamente se iluminó sin previo aviso. Podía sentir claramente la fuerte oleada de vitalidad que fluía desde su corazón hacia cada centímetro de su cuerpo. Esa oleada de vitalidad siguió fluyendo en un flujo sin fin y sin interrupciones. De todos modos, una hermosa sombra se elevó desde el interior de su corazón.

E-Es la Emperatriz Elfa. Estoy compartiendo su vitalidad ahora. Además, parece que estoy usando la vitalidad del Árbol Antiguo de la Vida también.’

‘P-Pero, ¡el consumo de vitalidad es demasiado rápido! ¡Temo que todos morirían conmigo si esto continúa! Zhou Weiqing pensó para sí mismo ya que su corazón estaba lleno de un sabor amargo. Sin embargo, no le quedaba energía para cambiar la situación actual. Zhou Weiqing y la Emperatriz Elfa estaban destinados a morir juntos debido a su capacidad para compartir la vida. ¿Qué más podría hacer? ¿Para lograr que la Energía de la Destrucción del Señor Infernal sea insuficiente? ¡Eso era obviamente imposible! El poder del Ojo de la Destrucción no solo no mostró signos de debilitamiento, sino que se volvía cada vez más poderoso con el paso del tiempo. Causó que la vitalidad que ardía en su cuerpo desapareciese a un ritmo angustioso.

“P-pequeño G-gordito…” En ese momento, una voz temblorosa sonó en los oídos de Zhou Weiqing.

En el segundo siguiente, Tian’er entró a su vista.

Debido a la Energía Santa incandescente que ardía alrededor del cuerpo de Zhou Weiqing que era demasiado fuerte, Tian’er ya no podía tener ningún contacto con su cuerpo. Sin embargo, debido a que ambos tenían un solo corazón y compartían los mismos sentimientos, Tian’er podía sentir claramente la vitalidad de Zhou Weiqing, que estaba a punto de agotarse en cualquier momento.

“Pequeño G-gordito.” Tian’er lo estaba llamando en voz baja, “Realmente no quiero verte morir. Lo siento, Pequeño Gordito. P-Por favor, perdóname… Nuestro hijo y yo haremos nuestro movimiento primero. T-Te esperaremos en el otro mundo.”

¡NOOO…! ¡TIAN’ER! ‘ Zhou Weiqing gritó maniáticamente en su corazón. Sin embargo, no podía hacer nada en ese momento; ni siquiera podía hacer el menor ruido. Todo lo que podía hacer era mirar mientras Tian’er se arrojaba al rayo del Ojo de la Destrucción.

¡Eso era correcto! Tian’er ya había decidido ser egoísta una vez. Ella realmente no podía soportar ver al hombre a quien amaba más morir justo frente a sus ojos. Por esa razón, ella preferiría morir antes que él.

Mientras que Zhou Weiqing y Tian’er fueron decisivos, el Señor Infernal se llenó de alegría y deleite. En el momento en que Zhou Weiqing entró en el Inframundo con Tian’er, Zhou Weiqing había estado reprimiendo sus emociones. Incluso ahora, cuando se enfrentó a esa situación en la que estaba a punto de morir, no mostró ninguna emoción negativa en lo absoluto.

Sin embargo, las cosas eran diferentes ahora. Cuando Tian’er se arrojó al rayo del Ojo de la  Destrucción, una tremenda cantidad de emociones negativas se desbordó de Zhou Weiqing en un frenesí. Además, esas emociones negativas complementaban en gran medida la Energía de la Destrucción del Señor Infernal.

El Señor Infernal entendió muy bien que una vez que Tian’er muriese, Zhou Weiqing se vería muy consumido por sus emociones negativas. Incluso había planeado desacelerar su ataque si Tian’er muriese para que Zhou Weiqing liberase más de sus emociones negativas. Entonces, él sería capaz de reponer su Energía de la Destrucción.

Una potencia Dios Celestial era de hecho muy rápida cuando volaba. En el segundo en que Zhou Weiqing gritó en su corazón, Tian’er ya se había lanzado hacia el rayo del Ojo de la Destrucción y utilizó su cuerpo para evitar que explotase.

Zhou Weiqing instintivamente cerró los ojos. Dos vetas de lágrimas brotaron de sus ojos sin control.

Una serie de imágenes comenzaron a pasar por su mente. Todavía podía recordar claramente qué linda y gorda era Tian’er cuando la conoció por primera vez. Cuando estaba en el punto más oscuro de su vida, Tian’er había ayudado a calmar su corazón usando su propio cuerpo. No importaba cuál fuese la situación, ella siempre estaría a su lado, hasta ahora. En este momento, Zhou Weiqing estaba tan angustiado que ni siquiera podía respirar. Por un momento, incluso se había olvidado dónde estaba en realidad.

‘Tian’er, Tian’er…‘ Zhou Weiqing no pudo reprimir la angustia en su corazón. Ese dolor en el corazón desgarrador era tan agonizante que la quema de su vitalidad comenzó a volverse inestable. Incluso la Emperatriz Elfa que estaba fuera del sello podía sentir el llamado de su corazón.

Whoosh—

El rayo del Ojo de la Destrucción estalló directamente en Tian’er. En ese momento, el cuerpo de Tian’er de repente se puso rígido. La Energía Santa que la estaba protegiendo se rompió inmediatamente bajo el rayo del Ojo de la Destrucción. Después de todo, la energía era tan espeluznante que incluso Zhou Weiqing no era capaz de retenerla.

El rayo del Ojo de la Destrucción golpeó silenciosamente el cuerpo de Tian’er, sus ojos ya estaban cerrados con fuerza. Aunque no estaba muy dispuesta, no se arrepintió de su decisión. Incluso si solo pudiese contener el ataque por el bien de su hombre por un breve momento, nunca se arrepentiría de su decisión.

Los ojos del Señor Infernal ya estaban llenos de una alegría maníaca. Esperaba ansiosamente que Zhou Weiqing explotase con emociones negativas y que las propias emociones negativas de Tian’er estallaran después de su muerte.

Sin embargo, la risa en sus ojos se congeló sin previo aviso en el momento siguiente. Todo su cuerpo comenzó a temblar violentamente. Eso se debió a que Tian’er no desapareció aunque fue golpeada con el rayo del Ojo de la Destrucción. En cambio, una capa de luz blanca suave e inofensiva irradiaba de su cuerpo.

Frente a esa suave luz blanca, el poderoso rayo del Ojo de la Destrucción era como la mantequilla entrando en contacto con un cuchillo al rojo vivo, instantáneamente se hizo añicos. En un abrir y cerrar de ojos, todo el rayo del Ojo de la Destrucción desapareció sin dejar rastro.

La suave luz blanca palpitaba suavemente ante el Ojo de la Destrucción. La vista también se congeló y en el momento siguiente, se desvaneció y el Señor Infernal expulsó aura negra de su boca.

“Eso… ¡E-Es imposible!” El Señor Infernal gritó histéricamente. Él no podía creer eso. No podía creer la situación que acababa de desarrollarse frente a sus ojos.

El Señor Infernal sintió la suave y tenue capa de luz blanca, y Zhou Weiqing también pudo sentirla claramente. Con lágrimas fluyendo por las mejillas de Zhou Weiqing, pudo sentir una energía extremadamente suave envolviendo repentinamente todo su cuerpo. Le aturdía el hecho de que su vitalidad que antes se consumía ahora estaba siendo restaurada a una velocidad que era mucho más rápida que la velocidad con la que se estaba consumiendo antes. La Energía Santa en su cuerpo también regresaba a su cuerpo a una velocidad milagrosa. Además, esta vez, la Energía Santo ya no era de color blanco dorado ni era el color incandescente que aparecía después de la purificación. En cambio, era una especie de color blanco suave, un color que Zhou Weiqing era incapaz de describir, pero era un color que estaba completamente lleno del aura de la Creación.

Intuitivamente, Zhou Weiqing abrió los ojos. Sus pupilas se agrandaron de inmediato sorprendido. ‘¿Q-qué fue eso?’

Pudo ver una luz santa que brillaba con resplandor en el Infierno lleno de oscuridad y destrucción.

Tian’er no estaba muerta. Ella estaba flotando en el aire con los ojos cerrados. Círculos de suave luz blanca incesantemente eran emitidos desde su abdomen inferior.

En ese momento, un fuerte llanto de bebé de repente llenó el aire. Una masa de suave luz blanca flotó repentinamente desde el abdomen inferior de Tian’er.

De hecho, Tian’er no tenía ninguna herida, pero un bebé pequeño y debil salió volando de su abdomen inferior.

Ese bebé tenía una altura de unos cincuenta centímetros. Ambas palmas estaban fuertemente apretadas. Sus piernas estaban acurrucadas cerca de su pecho. Las pequeñas nalgas rosas eran tan adorables que era absolutamente suculento. Además, era evidente que había una cosita pequeña y linda colgando entre sus dos piernas.

Sí, era un niño.

En ese momento, Zhou Weiqing quedó impresionado. Tian’er también se sorprendió. Todo eso estaba más allá de sus expectativas. No era solo el Señor Infernal quien no podía creer eso, incluso los dos que fueron los iniciadores no podían creer la escena ante sus ojos tampoco. Sin embargo, esa escena, sin lugar a dudas, tenía lugar justo en frente de ellos.

Una suave luz blanca irradiaba del pequeño cuerpo, y bañaba a Zhou Weiqing y a Tian’er. La Energía Santa en sus cuerpos también se convirtió en el suave color blanco también.

Después de que el pequeño bebé flotase fuera del abdomen inferior de Tian’er, lentamente abrió los ojos. Aunque su cuerpo todavía estaba acurrucado en posición fetal, en ese momento, Zhou Weiqing y Tian’er podían ver claramente un par de ojos negros y claras en sus ojos.

Era como si pudieran ver el otro lado del mundo desde esos ojos negros. También fue en ese momento que ambos pudieron sentir que cada parte de ellos mismos se elevaba.

En el momento en que el Ojo de la Destrucción se hizo añicos, el Señor Infernal ya había volado muy lejos en la distancia. Estaba horrorizado mientras miraba la escena frente a él. Podía sentir claramente que toda la Energía de la Destrucción en el Infierno estaba desapareciendo a una velocidad terriblemente rápida, y era causado por nada menos que la suave luz blanca que irradiaba del cuerpo del bebé.

‘E-Eso… ¡E-Es imposible!’ El alma del Señor Infernal tembló de miedo. Eso era porque finalmente pudo identificar lo que era esa suave luz blanca.

Era la Energía Santa. Pero no como la Energía Santa que Zhou Weiqing poseía, sino que era la Energía Santa de la Creación en su lugar. ¡La verdadera Energía Santa de la Creación! La energía más formidable y más poderosa que existía. Una energía que solo el Dios de la Creación: la Energía Santa de la Creación que estaba dotada con una infinidad de Energía de la Creación.

¿P-Podría ser que él es la reencarnación del Dios de la Creación? A… Un Bebé Santo…

La desesperación en el corazón del Señor Infernal era exactamente la misma que la que Zhou Weiqing había sentido un momento antes. En ese momento, ya no podía reunir la fuerza para rebelarse. Después de todo, cualquier resistencia sería inútil frente a la verdadera Energía de la Creación.

“¡T-Tian’er!” En un parpadeo, Zhou Weiqing apareció frente a Tian’er y la abrazó fuertemente en su abrazo.

Tian’er estaba mirando a Zhou Weiqing también. Con su voz temblorosa, ella anunció: “¡E-Ese es nuestro hijo!” En ese caso, ella ya había recordado la luz blanca que apareció cuando fue atacada previamente. Resultó que todo este tiempo, había sido su hijo quien la había estado protegiendo todo el tiempo. Y ahora mismo, en este momento, finalmente nació.

“¡E-Está bien! ¡Es nuestro hijo!” La voz de Zhou Weiqing también temblaba. Podía sentir los cambios en su Energía Santa. Aunque su juicio no era tan exacto como el del Señor Infernal, entendió bastante bien que esta batalla finalmente había terminado. ¡Verdaderamente terminado! Su propia familia finalmente emergió como el vencedor final.

El pequeño bebé flotó lentamente hacia el cielo y finalmente cayó en los brazos doblados de Tian’er. Sus grandes ojos se iluminaron con destellos divinos mientras miraba a Zhou Weiqing y Tian’er con la nueva novedad de venir a este mundo.

Aunque Dongfang Hanyue también había dado a luz al hijo de Zhou Weiqing, la sensación de presenciar el nacimiento de su hijo era completamente diferente. En este momento, solo había emoción y alegría en el corazón de Zhou Weiqing. Intuitivamente, alzó una mano para acariciar suavemente a esa linda y pequeña vida, una pequeña vida que había dado a sus padres una nueva vida.

Sin embargo, era evidente que a ese pequeño tipo no parecía importarle demasiado la sensación de que alguien lo estaba sintiendo. Una pequeña mano rubia se levantó y agarró el pecho de Tian’er. Otra pequeña mano rápidamente se zambulló en su ropa y comenzó a buscar a tientas de forma natural.

Zhou Weiqing miró la escena con desconcierto con la boca abierta. En el momento siguiente, un pequeño y abultado montículo salió disparado. Tian’er se quedó sin aliento en estado de shock cuando su pequeña boca rosada se enganchó de inmediato y comenzó a chupar vigorosamente.

¿Era eso un instinto lascivo o un instinto de supervivencia? Zhou Weiqing estaba un poco estupefacto. Sin embargo, aunque estaba en estado de shock, rápidamente se acordó de una cosa importante que aún tenía que hacer.

Levantó su cabeza mientras su penetrante mirada buscaba una determinada figura. Ahora que Zhou Weiqing poseía la verdadera Energía de la Creación, incluso si él no era el Dios de la Creación, era más o menos similar a uno. Incluso suponiendo que el Señor Infernal aún estuviese en su mejor momento, él todavía no sería rival para Zhou Weiqing, y mucho menos para un Señor Infernal al que solo le quedaba un caparazón vacío.

Sin embargo, cuando Zhou Weiqing trató de buscarlo, se sorprendió al descubrir que el Señor Inferior había desaparecido de la vista. A pesar de que el entorno permanecía oscuro, no se pudieron ver signos del Señor Inferior.

¿Ese tipo se escapó?‘ Zhou Weiqing resopló fríamente, “Señor Infernal, ¿de verdad crees que puedes escapar de mí? ¡Voy a destrozar tu Infierno y ver dónde te esconderás después de esto!” Con su base de cultivo con la Energía Santa de la Creación, ya no se molestó con el sello del Infierno. De hecho, el Señor Infernal aún podría ocultarse en ese Infierno, pero ¿qué pasaría si el Infierno se hubiese ido? ¿Dónde más podría esconderse?

Una intensa Energía Santa se derramó del cuerpo de Zhou Weiqing y se transformó en un enorme halo blanco que se extendía a su entorno. Toda la Energía de la Destrucción en el área circundante se estaba purificando a una velocidad extremadamente asombrosa. El lugar donde la Energía Santa de la Creación pasase rozando estaba lleno de vigor y carecía de destrucción.

“Pequeño, no te muevas tan imprudentemente. Es mejor dejar el Infierno como está, y en cuanto a ese Señor Infernal, déjame ayudarte a tratar con él.”

En ese momento, una voz crujiente se pudo escuchar reverberando en el aire. En un abrir y cerrar de ojos, un rayo de luz azul extraño apareció de la nada en este oscuro reino.

La Energía Santa de la Creación de Zhou Weiqing era realmente poderosa. Sin embargo, cuando apareció esa sombra azul, una luz dorada irradió de su cuerpo y en realidad obligó a toda la Energía Santa de Zhou Weiqing a retirarse.

En ese momento, el horror apareció en la cara de Zhou Weiqing. ‘¿Quién era ese? ¿Por qué la Energía Santa no estaba funcionando en él?

Apareció la figura azul, y resultó ser un hombre joven con facciones hermosas. Su cabello azul y largo que era como el océano azul que colgaba vagamente detrás de sus hombros. Una túnica azul que era como el océano también cubría todo su cuerpo. Se podía ver un arma dorada en su mano derecha.

La deslumbrante luz dorada iluminó casi todo el Infierno, incluido el Señor Infernal que estaba acurrucado en la esquina.

Era un tridente dorado.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.