<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 565

Capítulo 565: Encontrando a una Vieja Amiga

Meng Hao se levantó y observó el cadáver del discípulo de la Secta Interna Xu Long por un momento. Entonces, no dudó más. Se giró y, volvió por el mismo camino, alejándose a toda velocidad.

Simplemente no podía conformarse con ignorar a esa extraña persona.

El Plano Primordial del Demonio Inmortal podría ser un lugar peligroso, pero él estaba aquí. Escoger un camino peligroso iba acorde con la expresión, ‘las recompensas llegan después de tomar riesgos’. La única manera de continuar manteniendo una ventaja en el Segundo Plano, era tomar una difícil elección como ahora.

Si estaba preocupado por su seguridad y no estaba dispuesto a asumir riesgos, ¿Para qué había venido a este lugar? Observar una montaña de tesoros sin hacer nada, causaría que incluso los mortales se lamenten, ni hablar de los Cultivadores.

Meng Hao preferiría arriesgarse más que preocuparse por la seguridad, ¡Especialmente cuando tenía la oportunidad de luchar por buena fortuna!

¿Quién podría conformarse con la mediocridad? Los miembros del Clan Fang habían experimentado desde hacía mucho tiempo con la identidad del discípulo de la secta interna Xu Long y, por supuesto, adquirieron buena fortuna, aunque no lo habían hecho a la perfección.

La información con respecto a los diferentes periodos de tiempo y los siete caminos tomados con Xu Long como un cuerpo anfitrión, estaba registrada en los deslizamientos de jade. Después de echarle un vistazo, Meng Hao no estaba seguro de poder hacerlo mejor que los demás. Por lo tanto, si elegía ir con la identidad de este discípulo de la Secta Interna, todo lo que podría adquirir es la Magia Daoísta que el Clan Fang ya había adquirido desde hacía mucho tiempo.

Cualquier otra cosa sería muy difícil. Muchas veces, el punto de partida determinará el destino final.

Las generaciones sucesivas del Clan Fang eran claramente inteligentes y ya habían hecho todo lo posible. Cualquier ganancia adicional vendría solo de la buena suerte.

En lo que se refiere a eso, Meng Hao preferiría confiar en su propia suerte para obtener su propia oportunidad.

Por lo tanto, optó por abandonar el camino del discípulo de la Secta Interna Xu Long. No hubo ni una pizca de vacilación mientras usaba el método de Fang Yu para abandonar el área de manera segura. Le tomó cerca de cuatro horas antes de finalmente salir de la zona. Luego, sin siquiera mirar atrás, se dirigió hacia el cuarto pico.

Después de calcular el tiempo, pensó para sí mismo. “Todavía me quedan treinta y cuatro horas.” Empleando toda la velocidad que le fue posible, se abrió camino con cautela a través de varias ruinas y cadáveres.

El tiempo pasó. Diez horas después, estaba en el tercer pico. No vio a nadie todo el camino, lo que no le extraño en lo mas mínimo. Más de la mitad del período de setenta y dos horas había pasado, y presumiblemente, la mayoría ya habría encontrado los cadáveres que estaban buscando, y estaban esperando allí.

Quedan veinticuatro horas…”, pensó, mirando hacia el cuarto pico en la distancia. Inmediatamente, avanzó aún más rápido.

Pasaron diez horas más, y ya había pasado el punto medio entre el tercer y el cuarto pico. De repente, un estruendo rompió el silencio. Basado en lo débil que era, obviamente venía de una cierta distancia. Sin embargo, Meng Hao pudo sentirlo al instante.

Mezclado con el sonido había ondas pulsantes de Habilidades Divinas y técnicas mágicas. Cuando llegaron a Meng Hao, estaban muy débiles, pero él aún podía sentir un aura familiar dentro de ellas.

Se detuvo en seco por un momento y luego frunció el ceño. Después de examinar más el aura, su ceño fruncido se profundizó. Sabía a quién pertenecía esta aura.

Zhao Fang de la Gran Tribu del Cielo Nuboso.” Miró a lo lejos, con una mirada pensativa en sus ojos. Actualmente solo faltaban catorce horas hasta que el Primer Plano se cerrara.

Podía decir que necesitaba diez horas para llegar desde su ubicación actual a la cuarta montaña. Eso significaba que solo tendría cuatro horas para llegar a la cima del pico. El tiempo estaba ajustado, y él no podía permitirse perderlo.

Avanzó. Sin embargo, después de recorrer unos trescientos metros, de repente se volvió y se dirigió hacia el aura de Zhao Fang, con una expresión extremadamente fría. Le había hecho una promesa al Patriarca de la Tribu del Cielo Nuboso, y tenían un trato. La medida en que cumpliera su promesa era la medida en que la otra parte respetaría el acuerdo.

No había nadie alrededor para vigilar el acuerdo, pero existía en su corazón.

Conducirse apropiadamente a menudo equivale a mantener una conciencia limpia.

Él disparó a través del aire a la velocidad máxima por el tiempo que tarda en quemarse la mitad de un palillo de incienso. Pronto vio a dos Cultivadores encerrados en una batalla en las ruinas que estaban frente a él.

Uno de ellos era Zhao Fang. Estaba claramente en una posición muy mala y su expresión estaba llena de rabia. Su ropa estaba manchada de sangre y su expresión estaba pálida. Claramente, él había sido herido.

Estaba luchando contra un hombre que vestía una túnica blanca y tenía un cabello largo y voluminoso. Era delgado y guapo, claramente el tipo de hombre al que cualquier mujer echaría una mirada.

Tres espigas voladoras circulaban a su alrededor. Tras de ellas dejaban senderos de luz multicolor y emanaban un aura penetrante que hacía que el hombre de túnica blanca pareciera aún más elegante.

En realidad, delante de él no había solo dos personas. A unos treinta metros más o menos detrás del hombre de túnica blanca había una mujer con una túnica violeta. Era hermosa, con una sonrisa astuta y un aire inteligente que la rodeaba. Cualquiera que la mirara instantáneamente sería capaz de decir que era astuta e ingeniosa.

Ella observaba el combate mágico con una sonrisa en su rostro. No hizo ningún movimiento para atacar, pero cuando miró al hombre vestido de blanco, una mirada profunda ocasionalmente destelló dentro de sus ojos. No era una admiración romántica, sino… algo más.

“¡Este cuerpo anfitrión pertenece a la Gran Tribu del Cielo Nuboso!”, Gritó Zhao Fang. “¿Quieres robármelo? ¡Tirano!”

Se oyó otra explosión y Zhao Fang tosió una bocanada de sangre mientras se tambaleaba hacia atrás.

Observó al hombre de la túnica blanca, con una intensa intención asesina destellando en sus ojos. Como él había dicho, la Gran Tribu del Cielo Nuboso había descubierto esta ubicación. Sin embargo, casi tan pronto como llegó, este hombre y esta mujer aparecieron y lo atacaron.

Obviamente, querían tomar el control de la ubicación. Si no fuera por el hecho de que la mujer había cesado las hostilidades después de su ataque inicial, seguramente ya estaría muerto.

“Nadie es dueño de nada en la Secta del Demonio Inmortal…”, dijo el hombre vestido de blanco con frialdad, mirando a Zhao Fang con una mirada de frialdad y desdén. “Si insistes en que yo, Wang, lo estoy robando, que así sea. ¿Por qué no te vas a la mierda? Si me atacas una vez más, te mataré.”

Zhao Fang tenía el mejor talento latente de todos en la Gran Tribu del Cielo Nuboso. Aunque la suerte era importante en la Antigua Secta del Demonio Inmortal, también lo era el talento latente. Cuanto mayor sea el talento latente, más fácil sería obtener la iluminación con respecto a varias técnicas y legados.

Antes de ser enviado aquí, Zhao Fang estaba en la etapa Intermedia del Alma Naciente. Sin embargo, justo antes de irse, el Patriarca había usado varias técnicas mágicas para elevarlo temporalmente a la cima de la etapa Avanzada, un estado que duraría tres meses.

El cadáver que defendía no era un discípulo ordinario de la Secta Interna. Era mucho más raro, un discípulo que estaba a mitad de camino hacia el estatus del Cónclave. La razón era que este discípulo en particular tenía un pariente de la generación mayor que ya era un discípulo del Cónclave.

La información sobre esa relación era algo que la Gran Tribu del Cielo Nuboso había gastado mucho esfuerzo para adquirir.

Los ojos de Zhao Fang estaban inyectados en sangre. Desafortunadamente, el hombre al que se enfrentaba en la actualidad realmente estaba en la cima de la etapa Avanzada de Alma Naciente, mientras que él mismo había alcanzado ese nivel solo por el uso de la fuerza. Podría defenderse, pero su oponente tenía demasiados objetos mágicos, y sabía que no era su rival.

Eso sin siquiera mencionar a la mujer. Aunque solo estaba en la etapa Inicial de Alma Naciente, Zhao Fang sintió algo más amenazador sobre ella que en el hombre. Era una sensación extraña que lo sorprendió por completo.

Justo cuando Zhao Fang apretaba sus dientes y se enojaba por el hecho de tener que retirarse, de repente se escuchó un chasquido. El polvo se levantó en todas direcciones, seguido por una presión aplastante que causó que el rostro del hombre de túnica blanca cayera y sus ojos se ensancharan.

En el bello rostro de la mujer con túnica violeta también apareció una expresión de sorpresa. Ella ladeó la cabeza para mirar hacia la distancia.

Zhao Fang se quedó boquiabierto cuando vio un humo verde que avanzaba por el aire, dentro del cual había una luna negra. Se movía a una velocidad increíble a medida que se acercaba.

Tan pronto como vio la luna negra, Zhao Fang casi se volvió loco de alegría. En los últimos momentos antes de partir hacia el Plano Primordial del Demonio Inmortal, el Patriarca de la Tribu del Cielo Nuboso le había transmitido información sobre el acuerdo con Meng Hao.

“¡Hermano mayor Meng, por favor ayúdame!”

Casi en el mismo momento en que sonaron sus palabras, el humo verde y la luna negra llegaron. La luna se desvaneció y el humo se disipó para revelar a Meng Hao, que vestía una túnica verde. Se quedó allí mirando fríamente a las tres personas presentes.

Cuando la mujer vestida de violeta vio a Meng Hao, sus ojos se abrieron como platos. Una expresión de asombro e incredulidad apareció en su rostro, así como algo que rara vez se podía ver en sus rasgos; Emoción intensa y confusión.

“¿Meng… Meng Hao?” Dijo ella, con voz ronca. Su mente fue invadida por un rugido atronador.

Cuando el hombre de túnica blanca vio a Meng Hao, también lo miró fijamente. Aparentemente encontró que los rasgos de Meng Hao le eran familiares, pero no podía ubicarlos donde lo había visto antes. Sin embargo, cuando escuchó lo que dijo la mujer, de repente se dio cuenta de quién era Meng Hao.

El corazón de Zhao Fang latía con fuerza, no esperaba que estos dos estuvieran familiarizados con Meng Hao.

La expresión de Meng Hao se mantuvo indiferente mientras observaba a la mujer de túnica violeta. Después de un momento, él sonrió.

“Mucho tiempo sin verte, compañera Daoísta Han Bei. Te ves tan agraciada como siempre.”

Esta mujer con túnica violeta no era otra que la extraña Han Bei de la Secta Tamiz Negro. Cuando escuchó las palabras de Meng Hao, se quedó allí respirando pesadamente, con una expresión de incredulidad en su rostro.

“¿Realmente eres tú?” Dijo. Hace muchos años, ella se había quedado con una profunda impresión de Meng Hao. En su memoria, él había producido un milagro detrás de otro.

Primero, en los eventos dentro del caldero cuadrado en la Tierra Bendita de la Secta Tamiz Negro, luego sus actividades dentro de la Secta Tamiz Negro como el Gran Maestro Píldora Caldero y finalmente lo que sucedió fuera de la Cueva del Renacimiento cuando mató al Niño Dao del Clan Li y al miembro a medio paso del Cónclave del Clan Ji. Todas estas cosas causaron grandes olas de cambio en todo el Dominio Sur.

Cada uno de esos eventos había dejado a Han Bei completamente en shock. Aunque habían pasado muchos años, la impresión que quedaba era todavía profunda e intensa. Por supuesto, mucho de eso tenía que ver con las advertencias y el análisis del Alma del Patriarca del Clan Han.

“¡Tu… tu base de Cultivo!”, Dijo, con su mente dando vueltas. El shock que sintió después de sentir el nivel de su base de Cultivo fue incluso más intenso que antes. ¡Meng Hao estaba en realidad en la etapa del Gran Círculo del Alma Naciente!

Ella sabía muy bien que de la generación actual de Niños Dao en las Sectas y Clanes del Dominio Sur, la mayoría de ellos se encontraban en la etapa Inicial del Alma Naciente. Unos pocos se encontraban en la etapa Intermedia, y solo el Niño Dao del Clan Wang, Wang Lihai, estaba en la etapa Avanzada del Alma Naciente, aunque ocultó ese hecho la mayor parte del tiempo, y lo había revelado sólo en el Plano Primordial del Demonio Inmortal.

Una vez que se difundiera la palabra en el Dominio Sur, el estatus de Wang Lihai sería impulsado hasta ser conocido como la persona número uno de su generación.

Y sin embargo, aquí estaba Meng Hao. Han Bei estaba conmocionada y apenas podía creer lo que veía.

Meng Hao miró al hombre de túnica blanca, que parecía tan sorprendido como Han Bei. Teniendo en cuenta lo mucho que se parecía el rostro de este hombre al de Wang Tengfei, Meng Hao supo al instante quién era él.

¡Este era el hermano mayor de Wang Tengfei, el Niño Dao del Clan Wang, la persona que fingió su muerte en el torneo del Legado del Inmortal de Sangre!

¡Wang Lihai! **

 

* Han Bei se presentó por primera vez en el Capítulo 143 cuando le entregó una píldora medicinal a Meng Hao. Ella fue mencionada posteriormente, pero no se convirtió en un personaje importante hasta el Capítulo 155 , cuando comenzó la misión en el caldero cuadrado. Apareció nuevamente en la historia de manera prominente a partir del Capítulo 245, cuando Meng Hao regresó a la Secta Tamiz Negro disfrazado de Fang Mu. También hizo apariciones menores en el Clan Song, cuando Fang Mu reveló su identidad como el Gran Maestro Píldora Caldero, y durante los eventos fuera de la Cueva del Renacimiento.

** Wang Lihai se introdujo por primera vez en el Capítulo 119 en el arco del torneo por el Legado del Inmortal de Sangre, aunque en realidad fue su clon el que apareció y posteriormente murió en el torneo. Más tarde apareció en el Capítulo 264 y capítulos subsiguientes durante el arco del Geyser Dao, en el que fue derrotado por Meng Hao bajo la apariencia del “Héroe Azul sin Rostro”.

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.