<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 569

Capítulo 569: Ke Yunhai

Más y más discípulos corrían hacia el Cuarto Pico para tratar de convencer a Meng Hao de qué hacer.

Su rostro estaba pálido, y de repente se sintió profundamente deprimido. ¿Cómo podría haber imaginado que las cosas terminarían de esta manera?

“¿Creen que pueden convencerme de que diga que estoy equivocado? ¡Olvídenlo!” Pero entonces, los ojos de Meng Hao se llenaron de determinación. Rápidamente respiró hondo y luego continuó apresuradamente: “¡Jiusi estaba equivocado! ¡Esta vez, Jiusi realmente estaba equivocado!”

Las palabras al instante hicieron que todo se silenciara. Los ojos de todos se agrandaron mientras miraban con incredulidad a Meng Hao. Aunque todos habían estado tratando de convencerlo de que admitiera su falta, eran muy conscientes del temperamento del Pequeño Patriarca. Él preferiría morir antes de admitir que estaba equivocado.

Y sin embargo, él sólo… lo hizo.

No eran solo ellos quienes estaban observándolo en shock. De repente, un viento violento se alzó en el aire tomando la forma de una gigantesca mano ilusoria. La mano descendió para agarrar al sorprendido Meng Hao, y lo empujó hacia una cueva Inmortal en la Cuarta Montaña.

Al mismo tiempo, una voz antigua, llena de ira e incluso dolor, hizo eco en toda la Secta del Demonio Inmortal.

“Viejo Sexto, mi hijo admitió su culpa. ¡De ahora en adelante, si alguien respira incluso media palabra de este asunto, no me culpes por las consecuencias!”

Mientras retumbaba en todas direcciones, la voz estaba llena de un aire intensamente dominante. La gigantesca mano de viento arrastró a Meng Hao a una espaciosa cueva Inmortal y luego lo golpeó violentamente contra el suelo. Sin embargo, cuando aterrizó, el poder se disipó de modo que, aunque golpeó contra el suelo, no sufrió ningún daño.

Sus ojos y su mente giraban desorbitados. Por dentro, le preocupaba que pudieran salir volando de su cráneo. Sin embargo, después de recordarse que este era un mundo ilusorio, se sintió un poco más tranquilo. Limpiándose el polvo, se levantó y miró a su alrededor.

La cueva Inmortal era tan simple que posiblemente no podría ser más simple. Era grande, pero solo contenía una cama de piedra y sentado con las piernas cruzadas sobre la cama, había un hombre de mediana edad.

Este era el Señor del Cuarto Pico de la Secta del Demonio Inmortal. Era uno de los Paragones del Primer Cielo, una persona famosa en toda la Novena Montaña. Ke Yunhai. *

Junto a él había una lámpara de aceite que destellaba brillantemente, iluminando completamente toda la cueva Inmortal. Si la observaras de cerca, podrías ver que la mecha de la lámpara era, sorprendentemente, ¡Un ave fénix!

Era tan pequeña que era aproximadamente del tamaño de un dedo.

La lámpara de aceite no estaba hecha de bronce, sino que estaba hecha de un dragón dorado diminuto. Este parecía ser un verdadero dragón dorado, con su boca abierta, sus bigotes ondulados. ¡Era como si el dragón se hubiera transformado en una lámpara de aceite!

Un dragón como lámpara y un ave fénix como mecha. Si un objeto como este que se revelara en la era de Meng Hao, causaría una gran conmoción en todas las tierras del Cielo Sur. Incluso podría causar conmoción entre los cielos estrellados.

El hombre sentado en la cama de piedra tenía rasgos hermosos. Era obvio que cuando fue joven, había sido aún más apuesto. En este momento, su expresión era digna, y llevaba una larga túnica gris.

Actualmente, fruncía el ceño un poco impotente ante Meng Hao.

“¿Te dolió?”, Preguntó en voz baja.

Meng Hao dudó por un momento y luego, con gran cautela, asintió con la cabeza.

Al ver la respuesta de Meng Hao, Ke Yunhai lanzó una risa exasperada. “¿Sabes algo sobre el miedo? ¿No hay alguien a quien le tengas miedo? ¡Deja de lanzar este tipo de basura conmigo!”

“Bien. Por el momento, no te acerques al Sexto Pico. Y también mantén un perfil bajo. ¡Jiusi, deja de jugar tanto! Ya no eres un niño. Pronto, será el momento de encontrarte un ser querido y transmitir mi Magia Daoísta que has dominado. ¡¿Entendido?!” Mientras más hablaba, más enfadado parecía. Sin embargo, cuando miró a su hijo, no pudo evitar suspirar. Su mirada se suavizó, y su ira pasó.

“Muy bien…”, dijo, con un tono cálido. “Quiero que demuestres algo de la Magia Daoísta que te he transmitido. Adelante, muéstrame.”

Meng Hao tragó con fuerza. En realidad, estaba muy nervioso en ese momento, tan nervioso que no podía controlarse. Por lo que podía recordar, nunca había sentido tal nerviosismo. Mientras miraba al hombre de mediana edad que tenía delante, no pudo evitar pensar en su propio padre.

Los recuerdos estaban borrosos, pero todavía estaban allí.

“¿Qué pasa?”, Preguntó Ke Yunhai, frunciendo el ceño.

“Yo… la olvidé”, respondió Meng Hao, preparándose. Realmente no había nada que pudiera hacer. Los recuerdos de Ke Jiusi realmente no contenían ninguna Magia Daoísta.

Ke Yunhai miró a Meng Hao por mucho tiempo antes de suspirar de nuevo. Su mirada se tornó en decepción. Sin embargo, aparentemente preocupado de que su expresión hiciera daño a Ke Jiusi, puso una mirada cálida que cubriera su rostro.

“Jiusi, no puedes ser así…” Mientras hablaba, agitó su dedo por el aire, haciendo que la Energía Espiritual de la zona se condensara. Esta se congregó en innumerables símbolos mágicos frente a él, y luego se transformaron en un deslizamiento de jade que flotó frente a Meng Hao.

“Este es el Hechizo de Divergencia del Alma. Ve y gana la iluminación con respecto a él. Ve.” Mientras Ke Yunhai lo miraba fijamente, el corazón de Meng Hao comenzó a latir rápidamente. Pensó en su identidad y en toda la buena fortuna que estaba disponible dentro de esta Antigua Secta del Demonio Inmortal. ¿Cómo podría haber imaginado que recibiría algo tan rápido?

Tomó el deslizamiento de jade, luego inclinó su cabeza y estrechó sus manos. Cuando se dio la vuelta para irse, la voz de Ke Yunhai se escuchó de repente, llena de agotamiento y una indescriptible sensación de edad.

“El Decreto Celestial de Lord Li dicta un límite a la longevidad de los seres vivos. Tu padre… no podrá acompañarte toda tu vida. Necesitas comenzar a actuar un poco más sensiblemente…” El amor en sus palabras era palpable. Claramente, él llevaba un profundo anhelo de que su hijo tuviera éxito en la vida.

Meng Hao se detuvo en su lugar. Por alguna razón, se sintió conmovido interiormente. Volvió a mirar a Ke Yunhai y, de repente, notó que justo en este corto período de tiempo, algunos de los cabellos del hombre se habían vuelto blancos.

“Ve…”, dijo Ke Yunhai con una sonrisa. “Estoy bien. Ve a buscar a esos amigos tuyos y diviértete.” lo despidió agitando su mano con desdén. El corazón de Meng Hao tembló, y se fue en silencio.

Después de salir de la cueva Inmortal, miró hacia el cielo, hacia el templo del Primer Pico. De repente, tuvo la sensación de que comprendía por qué el hombre que había visto en el Cuarto Pico, en la Antigua Secta del Demonio Inmortal, le había permitido venir aquí.

“¿Fue por arrepentimiento…?” Murmuró. Momentos más tarde, una luz sombría brilló en sus ojos que no tenía nada que ver con Ke Yunhai o Ke Jiusi, sino más bien, con los otros Cultivadores del Cielo Sur.

“En el mundo de la Antigua Secta del Demonio Inmortal todo se trata de competir. Desde que adquirí esta identidad, debería hacer todo lo posible con los que puedan ser una amenaza para mí. Aplastarlos antes de que tengan la oportunidad de crecer.”

“Lo único triste es que cada uno de los picos tiene decenas de miles de discípulos de la Secta Interna. Sería imposible buscarlos a todos. Sin embargo… el Clan Ji tiene un discípulo del Cónclave, así que debería poder encontrar algunas pistas.” Los ojos de Meng Hao destellaron al recordar la breve pelea que involucró a Ji Mingfeng. Antes de partir, él había sonreído.

Sin embargo, aparentemente porque Meng Hao había arruinado sus planes, un poco de intención asesina había brillado en esa sonrisa.

“¿Tú quieres matarme? Entonces será mejor que no te encuentre primero…”, Meng Hao sonrió. Mientras continuaba su camino, muchas personas vinieron a preguntarle por su bienestar. Finalmente, fue rodeado por un grupo de más de treinta.

Meng Hao no pudo ver la base de Cultivo de ninguna de estas personas. Sin embargo, lo que podía sentir era un poder increíble. Algunos de ellos incluso tenían una fuerte intención asesina.

Muchos de ellos tenían Qi Demoníaco que giraba libremente alrededor de ellos. Algunos parecían ser Cultivadores comunes, mientras que otros eran Cultivadores demoníacos. Ésos tenían sus cuerpos cubiertos de escamas o pelaje, y parecían extremadamente feroces.

“Vamos a todos los picos…”, dijo de repente. “Hay un discípulo del Cónclave que me ofendió y luego se escapó. ¡Lo encontraremos!” La multitud que lo rodeaba sonrió, como si no encontraran extraña esta situación en lo absoluto. Obviamente, estaban acostumbrados a tales cosas. Un zumbido llenó el aire mientras Meng Hao y sus Hermanos y Hermanas Junior se lanzaron por el aire hacia el Tercer Pico.

En el camino, bastantes personas salieron volando del Tercer Pico, todos los cuales tenían una actitud arrogante y despótica. Claramente muy familiarizados con Meng Hao, lo observaron pasar, le ofrecieron saludos y luego se unieron al grupo.

Meng Hao luego pensó en lo que Ke Yunhai había dicho acerca de encontrar a sus amigos y divertirse. Parecía que estos amigos suyos… eran otros pantalones de seda de la Secta del Demonio Inmortal.

Un joven con una escama de pez en la frente parecía ansioso por ponerse en acción. “Jiusi, ¿Deberíamos llamar a los demás? Escuché que hay un discípulo del Cónclave que te ofendió. ¿Quién diablos se piensa que es ese maldito para tratar de provocarte?”

Meng Hao inmediatamente asintió con la cabeza en acuerdo. “¡Llama a todos! ¡Justo ahora cuando me caía un rayo, él se estaba riendo más fuerte!”

El Cultivador del Tercer Pico sonrió al instante y agitó las manos. Inmediatamente, un enorme loto blanco apareció arriba en el cielo, irradiando una luz brillante.

Tan pronto como apareció el loto blanco, todos los discípulos en la Secta del Demonio Inmortal que lo vieron sintieron que sus corazones temblaban. Inmediatamente agacharon sus cabezas como si tuvieran asuntos importantes que atender, y luego regresaron a sus residencias.

Sabían que cuando aparecía el loto blanco, los demonios de pantalones de seda estaban a punto de aparecer…

Simultáneamente, siete u ocho rayos de luz aparecieron desde cada uno de los picos montañosos de la Secta del Demonio Inmortal. Había hombres y mujeres, todos los cuales llevaban prendas lujosas.

Parecían ser personas con un estatus increíble, cada uno con diferente apariencia. Algunos tenían alas en su espalda, otros tenían enormes colas, y algunos eran Demonios increíblemente hermosos. Todos y cada uno de ellos tenían ancestros que eran expertos poderosos dentro de la Secta.

Cuando vieron el loto blanco, aparecieron sonrisas en sus rostros y se dirigieron en esa dirección.

De vuelta en el Cuarto Pico, Ke Yunhai se sentó con las piernas cruzadas en su cama de piedra. Levantó la vista y vio el loto blanco mientras negaba con su cabeza. Su expresión se volvió un poco más cansada, y su cabello, un poco más blanco.

No pasó demasiado tiempo antes de que setenta u ochenta personas se acercaran a Meng Hao. Él se sorprendió por esto, pero no duró mucho. Sus ojos brillaron cuando observó a las personas que estaban bajo el dominio de su poder. A partir de este punto, sabía que realmente tenía las calificaciones para barrer a cualquiera de los otros Cultivadores del Cielo Sur que habían venido a este lugar.

Aquí, con la identidad de Ke Jiusi…”, pensó, “¡incluso obtener las Escrituras de las Montañas y el Mar… no cuenta como algo imposible!” Instantáneamente comenzó a respirar profundamente, y sus ojos brillaron.

“Sin embargo, la Secta del Demonio Inmortal tiene tres mil Magias Daoistas. Con la excepción de las primeras 100, el resto se puede adquirir realizando un servicio meritorio a la Secta. Acciones como esas… no son fáciles de lograr.” Toda esta información residía en los recuerdos de Ke Jiusi que existían dentro de su cabeza. Tenía una buena comprensión de la Secta del Demonio Inmortal.

Las Magias Daoistas a las que se refería no eran débiles, y por lo tanto requerían puntos de mérito para adquirirlas. Desafortunadamente, a menos que hubiese una guerra en curso, incluso un discípulo del Cónclave que acumulara méritos durante años tal vez podría obtener dos o tres como máximo.

En cuanto a los discípulos de la Secta Interna, no importaba cuántos puntos meritorios acumularan, nunca podrían adquirir otra cosa que no fueran técnicas fundamentales.

“Si es difícil para mí, entonces otros lo encontrarán aún más difícil…”, pensó. “Parece que el Segundo Plano de la Secta del Demonio Inmortal depende de un servicio meritorio para obtener técnicas y legados.” Continuó pensando en el asunto mientras conducía al grupo más cerca del Tercer Pico.

 

* El nombre de Ke Yunhai en chino es 柯云海 kē yún hǎi – Ke es el mismo nombre de familia que Ke Jiusi. Yun significa “nube”, y Hai significa “mar”.

Descarga:

6 Comentarios Comentar

    1. Chavezz17

      Lector

      Nivel 23

      Chavezz17 - hace 3 meses

      Ojalá haga algo interesante para poder conseguir uno de esos poderosos legados

  1. Fantasma666

    Lector

    Nivel 2

    Fantasma666 - hace 3 meses

    Gracias por el capitulo, lo mas seguro es que va a obtener uno de los mejores

  2. ATHOS

    Lector

    Nivel 5

    ATHOS - hace 2 meses

    Yo espero que consiga las escrituras montañas y mar ,aunque si alguien se entera eso traería muchos problema

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.