<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 574

Capítulo 574: Nuestro Acuerdo

En el Cuarto Pico, el estatus de Meng Hao permitía que sus palabras fueran como la Voluntad del Cielo. El discípulo de la Secta Interna asintió, hizo una marca en el deslizamiento de jade, juntó las manos y se fue.

Todo sucedió tan rápido que la joven se quedó paralizada, completamente perdida. Ni siquiera se dio cuenta cuando Meng Hao la agarró del brazo.

Eso pareció despertarla.

“Oye… oye, ¿Qué estás haciendo?”, Dijo, con los ojos muy abiertos. De repente recordó quién era esta persona y una expresión de terror apareció en su rostro. Había oído muchas historias sobre él dentro de la Secta. Estaba a punto de luchar, cuando él envolvió sus brazos a su alrededor y voló en el aire.

Cuando Meng Hao voló sobre el Cuarto Pico, los discípulos que lo observaban sosteniendo a la joven, tenían extrañas expresiones en sus rostros. Muchos de ellos se miraron unos a otros completamente confundidos.

“¿A Quién estará llevando el Pequeño Patriarca…?”

“Nunca la he visto antes. Por sus prendas parece ser una discípula de la Secta Externa.”

“¡De ninguna manera! Estaba tan tranquilo hoy temprano. El cielo ni siquiera está oscuro, ¿Y ya ha vuelto a ser como antes?”

Mientras tanto, en medio del aire por encima del Cuarto Pico.

“¡Bájame!” Dijo la joven, con el rostro rojo de ira. Una expresión de rabia había aparecido en sus ojos. Ella continuó luchando con Meng Hao, pero él no parecía tener intención de liberarla. Solo podía ver su rostro, a centímetros del suyo, y su furia era cada vez más intensa.

Cuando los dos finalmente aterrizaron fuera de su cueva Inmortal, la mujer abrió la boca y le mordió brutalmente el brazo. Él la miró por un momento, sonrió y la soltó.

“Vas a practicar el Cultivo aquí por un tiempo…”, dijo con una sonrisa, dándole una mirada profunda. “Solo te llevará unos días darte cuenta de quién soy.”

“¡Eres el Hermano Mayor del Cuarto Pico, un Aprendiz de Élite de la Secta! ¡¿No me digas que eso te da el derecho de humillar arbitrariamente a otros discípulos?!” La mujer retrocedió, mirando con enojo a Meng Hao.

“Yo era un Aprendiz de Élite ayer, no hoy…”, dijo riéndose. Con eso, se sentó con las piernas cruzadas y miró a la joven.

Eso la puso aún más enojada. Pero entonces, pensó en su estatus y en las historias que había oído, y comenzó a temblar. Ella retrocedió aún más, poniéndose en guardia.

Ella había escuchado demasiadas historias sobre esta persona. Cualquiera de ellas era suficiente para hacer que un discípulo de la Secta Externa como ella, temblara de terror.

El tiempo pasó. Pronto, era la tarde, y luego la noche. Las estrellas brillaron hasta llegar a su punto más alto. Al principio eran oscuras, pero rápidamente se volvieron claras y brillantes.

Quizás fue debido al viento helado de la noche, o al estado de pánico de la joven. En cualquier caso, ella se encogió en un rincón contra la pared de piedra, viéndose bastante indefensa.

Meng Hao la miró y luego se levantó.

“¡¡No te muevas!!” gritó ella, repentinamente poniéndose aún más nerviosa. Haciendo caso omiso de sus demandas, Meng Hao se acercó a ella, sacó una túnica de su bolsa de almacenamiento y la puso suavemente sobre ella.

La suavidad de su movimiento hizo que se quedara boquiabierta por la sorpresa.

Él sonrió, regresó a donde había estado sentado antes y continuó meditando.

La mujer lo miró en silencio, con una expresión de confusión y duda en su rostro. De todas maneras, los discípulos del Cuarto Pico que se habían escondido en el área para observar sus movimientos, estaban aún más confundidos que ella.

Todos estaban murmurando entre ellos, curiosos por la acción compasiva de su Pequeño Patriarca.

Otra persona que estaba completamente confundida era Ke Yunhai.

“¿Realmente el niño ha cambiado su personalidad?”, Murmuró asombrado.

No intercambiaron palabras durante toda la noche.

La joven estuvo increíblemente nerviosa en todo momento. Ella no se atrevió a meditar, ni cerró los ojos. Estaba demasiado asustada de lo que temía que pudiera pasar si lo hacía.

Sin embargo, su nerviosismo, junto con el agotamiento de escalar la montaña durante la prueba anterior, hizo que se quedara dormida sin saberlo.

Cuando los primeros rayos de luz del amanecer tocaron su rostro, sus pestañas parpadearon y lentamente abrió los ojos. Entonces ella comenzó a temblar. Rápidamente se puso de pie, haciendo que las dos túnicas que habían sido colocadas encima de ella cayeran al suelo.

Las túnicas eran gruesas, y obviamente estaban bastante calientes.

Una de ellas había sido colocada sobre ella por Meng Hao cuando estaba despierta. En cuanto a la otra, la había cubierto con ella después de que se durmiera.

Justo enfrente de ella había una pequeña bola de fuego que emanaba pulsos de calor. El calor estaba lleno del poder del Cielo y la Tierra, y alivió algo del agotamiento que invadía su cuerpo.

Al ver esto, la mujer miró a Meng Hao con asombro.

Estaba bajando algunos de los escalones de piedra de la montaña, con algo de fruta en la mano. Estas eran Frutas Espirituales, algo que los discípulos de la Secta Externa no tenían calificación para disfrutar. Sólo los Aprendices de Élite podrían tener acceso a ellos.

Meng Hao puso uno enfrente de la joven.

Su expresión era compleja. Después de una noche de descanso, parecía haber aceptado su situación actual. Sin embargo, todavía se sentía aprensiva, insegura de cómo había atraído la atención de este Elegido del Cielo. Ella tampoco estaba segura de por qué había cambiado completamente su destino con esa sola frase.

“Prueba las Frutas Espirituales…”, dijo, metiéndose una en la boca. “El sabor es increíble.”

Ella dudó por un momento, luego aceptó y mordió una de las frutas. De repente, sus ojos comenzaron a brillar, y cuando entrecerró los ojos, parecían dos lunas crecientes.

“¿Bien?” Preguntó Meng Hao con una sonrisa.

El rostro de la joven se sonrojó, y ella asintió.

“La Secta Exterior es bastante caótica…”, continuó, mirando hacia el cielo. “Te ayudaré a pagar tus deudas…”

La mano de la joven se detuvo en medio del aire, agarrando una Fruta Espiritual. Ella inclinó la cabeza, sin decir nada en respuesta.

“Esos discípulos de la Secta Externa que te han estado tratando mal ya han sido atendidos…”, continuó Meng Hao con suavidad.

El cuerpo de la joven tembló ligeramente. Después de un largo momento, miró a Meng Hao, casi aturdida.

“¿Por qué?” Preguntó ella. “¿Por qué me tratas así? Solo soy un discípulo ordinario de la Secta Externa, y tú eres… ¿Por qué?”

Meng Hao negó con la cabeza pero no dijo nada.

“¿Es por Xu Qing? ¿Quién es ella?” Preguntó la joven. Ella se puso de pie y lo miró, con una mirada llena de testarudez. Ella quería saber la respuesta.

Meng Hao se quedó en silencio por un momento. Hoy era el tercer día y, a menos que ocurriera algo imprevisto, Xu Qing debería despertarse pronto. Entonces esta joven desaparecería. Después de todo… hacía ya mucho que había perecido.

Al ver la mirada en sus ojos, los ojos de Meng Hao lentamente se pusieron en blanco, como si estuviera recordando el pasado. En su mente, vio los eventos fuera de la Cueva del Renacimiento, el asesinato de Ji Hongdong y las lágrimas de Xu Qing. Se vio a sí mismo levantando la mano para limpiarlas. Escuchó esas palabras de años atrás.

“Estamos seguros ahora. Nadie sabrá tu secreto.”

“No llores. Hay un largo camino por delante. Quién sabe cuándo es que nos volveremos a encontrar.”

Meng Hao aún recordaba cómo había estado a punto de dar la vuelta ese día, cuando un cuerpo cálido y flexible lo abrazó por detrás.

“Te esperaré.” *

La voz de Xu Qing, llena de determinación, era lo suficientemente fuerte como para durar vidas pasadas, presentes y futuras.

“Podrías pensar en Xu Qing como tu próxima vida…”, dijo Meng Hao suavemente. “Con respecto a los dos… tenemos un acuerdo para encontrarnos en la próxima vida.”

 

* La escena recordada entre Meng Hao y Xu Qing sucedió en el Capítulo 306.

——

Nota de Er Gen: este capítulo tiene aproximadamente 1000 caracteres menos, porque creo que para este capítulo es la cantidad justa. Si me obligo a escribir más, me temo que perderá su encanto.

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Chavezz17

    Lector

    Nivel 5

    Chavezz17 - hace 1 mes

    Aw :c
    Aunque creo que no debería igual haberle revelado algo, porque si ocurre un imprevisto sería como en esos viajes en el tiempo…

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.