<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 576

Capítulo 576: ¡Posibilidades Ilimitadas!

Meng Hao se sorprendió por las palabras de Xu Qing. Sus ojos destellaron, y luego se oscurecieron.

Él no respondió de inmediato. Enfocó su atención en examinar su apariencia física. Sus rasgos faciales eran realmente los suyos. No había ningún cambio.

¡Fue en este momento que se dio cuenta de que había pasado por alto este punto!

Xu Qing, Ji Mingfeng y, lo más seguro, el resto de los Cultivadores de las tierras del Cielo Sur, todos tenían una apariencia completamente diferentes. Al venir aquí, sus almas se habían fusionado con otro cuerpo.

Pero ese no fue el caso con Meng Hao. Él podría abrir su bolsa de almacenamiento y retirar objetos del interior. Aunque no podía tomar las cosas de este Segundo Plano y ponerlas dentro, todavía estaba claramente en una posición completamente diferente a la de los demás.

Antes, había dudado un poco con respecto a este asunto, pero no lo había pensado demasiado. Sin embargo, Xu Qing acababa de golpear el clavo en la cabeza con su observación.

Meng Hao sintió como si su mente y su corazón repentinamente fueran alcanzados por un rayo, y empezó a respirar pesadamente.

Xu Qing lo miró y, viendo que estaba perdido en sus pensamientos, no le hizo más preguntas. Claramente estaba pensando en un asunto que era lo suficientemente importante como para hacer que su rostro cambiara.

Meng Hao recordó lo que había sucedido en el Primer Plano. Después de subir a la cima del Cuarto Pico, no había encontrado ningún cadáver, solo un ataúd vacío.

“¡¿No me digas… que realmente vine en persona a este lugar?!”, Pensó.

“Los demás vinieron por medio de un cuerpo anfitrión, lo que significa que sus almas entraron en un sueño. ¡Pero no tengo un cuerpo anfitrión, lo que significa que en realidad estoy aquí!” Meng Hao casi no lo podía creer, y no podía pensar en ninguna explicación posible.

“¡Pero esa es la única manera de explicar por qué puedo abrir mi bolsa de almacenamiento y por qué mi apariencia no ha cambiado! Aunque… si mi apariencia no cambió, ¿Porqué no lo notaron Ke Yunhai y los demás…?”

Después de un largo momento de reflexión, se le ocurrió una respuesta.

“Porque Ke Yunhai, y este lugar… no son más que una versión ilusoria de los tiempos antiguos.” Suspiró ligeramente y se frotó el puente de su nariz. Había demasiadas contradicciones en todos los diferentes aspectos de la situación. Lo único que podía hacer era llegar a este punto. Actualmente la comprensión completa estaba más allá de él.

“Si todo eso es cierto, entonces cuando los otros se despierten, ¿Significa eso que podrán saber quién soy?” Los ojos de Meng Hao destellaron con una luz fría. Sin embargo, la luz se desvaneció rápidamente, y de repente se rió.

“Bueno, ¿A quién le importa si lo hacen? Teniendo en cuenta mi estatus, incluso si me reconocen, serán ellos los que se escondan de mí, no al revés.” Habiendo llegado a este punto en su línea de pensamiento, Meng Hao miró a Xu Qing y estaba a punto de decir algo. cuando de repente, se le ocurrió un pensamiento audaz, casi demente.

Cuando la idea comenzó a desarrollarse, Meng Hao se dio cuenta de que era virtualmente impensable, casi delirante. Sin embargo, no podía dejar de pensar en ello. La idea se hundió más y más profundamente en su mente, y sus ojos comenzaron a destellar con un brillo temible.

Xu Qing lo miró y dudó un momento antes de decir suavemente: “Tú…”

“Estoy bien…”, dijo Meng Hao con una sonrisa. El brillo desapareció de sus ojos, para ser reemplazado por una expresión profunda.

“Si tienes algo que quieres hacer, ve y hazlo…”, dijo Xu Qing. “No tienes que preocuparte por mí.” Se puso de pie y luego señaló hacia la puerta de la cueva Inmortal. “Necesitaré usar tu cueva Inmortal”, dijo ella.

Meng Hao asintió. Tomó el deslizamiento de jade de su túnica, el que contenía las trescientas Magias Daoístas de Ke Yunhai. Se lo entregó a Xu Qing.

“Échele un vistazo a estas Magias Daoístas y vea de cuáles puede obtener la iluminación…”, dijo.

Xu Qing tomó el deslizamiento de jade y lo exploró con su Sentido Divino. Sus ojos se abrieron al instante con incredulidad. Ella miró fijamente a Meng Hao, con su mente completamente confundida. Estaba bien informada sobre la Antigua Secta del Demonio Inmortal, pero eso causó que se sorprendiera aún más por el deslizamiento de jade.

“Est… estas…”

“Todas son Magias Daoístas de la Secta del Demonio Inmortal”, dijo Meng Hao, riéndose.

Xu Qing lo miró por un largo momento y luego asintió. Una expresión extraña se podía ver en su rostro mientras comenzaba a buscar a través de los recuerdos fusionados de su cuerpo anfitrión. Finalmente, encontró información sobre la identidad de Meng Hao.

Después de darse cuenta de quién era él, Xu Qing se dio cuenta de que, para Meng Hao, no era necesariamente imposible adquirir las tres mil Magias Daoístas…

Cuando Xu Qing entró en la Cueva Inmortal, Meng Hao se quedó mirando las tierras. Un extraño brillo se podía ver en sus ojos mientras frotaba su bolsa de almacenamiento.

“Para todos los demás, este es un mundo antiguo, ilusorio, como un sueño… Pero en realidad, Yo estoy aquí. ¿Eso significa que es posible realizar cambios que podrían afectar la historia?” Meng Hao sabía que esa idea era escandalosa y paradójica.

Sin embargo, no pudo evitar pensar en esa posibilidad.

“Aunque hay un 99% de posibilidades de que me equivoque, incluso esa leve posibilidad…” Comenzó a respirar pesadamente y sus ojos brillaron.

“¡Incluso esa leve posibilidad significa que valdría la pena hacer una apuesta!” Con eso, abandonó el área de su Cueva Inmortal para buscar en el Cuarto Pico lo que estaba buscando.

No pasó mucho tiempo antes de que se encontrara con un discípulo de la Secta Interna, flotaba en el aire como un fantasma mientras patrullaba la montaña. Cuando vio a Meng Hao, instantáneamente se detuvo en su lugar y estrechó las manos.

“Saludos, Pequeño Patriarca…”, dijo.

Meng Hao pudo haber sido despojado de su estatus de Aprendiz de Élite, pero en el Cuarto Pico, ser un Aprendiz de Élite era secundario a su eterno estatus de Pequeño Patriarca.

“¿Tienes alguna píldora medicinal?”, Preguntó Meng Hao, con sus ojos brillando intensamente. El discípulo parecía un poco confundido, pero inmediatamente asintió con la cabeza y sacó un frasco de pildoras medicinales de su bolsa de almacenamiento, y luego se las entregó a Meng Hao.

Meng Hao asintió y se fue, dejando atrás al discípulo de la Secta Interior, completamente confundido.

Después de regresar a su Cueva Inmortal, se sentó con las piernas cruzadas y respiró hondo. Abrió el frasco de píldoras medicinales, dentro del cual había siete píldoras medicinales del tamaño de frutas longan, que palpitaban con una fragancia medicinal.

Después de olerlas, Meng Hao se dio cuenta de que la mayoría de los ingredientes no le eran familiares. Sin embargo, todavía podía llegar a la conclusión general de que se trataba de píldoras que podrían aumentar la base de Cultivo.

La calidad de las pildoras medicinales era increíble; Tenían al menos un ochenta por ciento de fuerza medicinal.

Lo más importante, estas píldoras no eran un producto ordinario. Eran píldoras medicinales que pertenecían a un discípulo de la Secta Interna de la Antigua Secta del Demonio Inmortal. Para los cultivadores de las tierras del Cielo Sur, podrían describirse como píldoras Inmortales.

De hecho, si este frasco de píldoras saliera al exterior, en algún lugar dentro de las tierras del Cielo Sur, causaría una gran conmoción. Incluso entre las Grandes Sectas.

Meng Hao dudó por un momento, apretando los dientes antes de finalmente tomar una de las píldoras y ponerla en su boca.

Incluso antes de que la píldora pudiera disolverse, un rugido llenó la mente de Meng Hao. Al mismo tiempo, un poder indescriptible e ilimitado lo inundó por completo.

Era como un mar infinito y furioso, y él era un bote diminuto, lo suficientemente débil como para ser destruido con un solo golpe.

Meng Hao inmediatamente escupió la píldora de su boca. Pasaron unas pocas horas y ya estaba amaneciendo, antes de que finalmente abriera los ojos.

Después de abrir los ojos, comprobó su base de Cultivo y frunció el ceño rápidamente. No había aumentado en lo más mínimo. Era como si todo realmente fuera ilusorio.

Inútil…” dijo, suspirando. Aunque había asumido que esto sucedería, no podía evitar sentir algo de amargura. Se puso de pie, miró al sol naciente, y de repente, su corazón tembló.

“Las píldoras medicinales no funcionan, y no puedo aumentar mi base de Cultivo. Sin embargo, ¿Qué pasa con las diversas técnicas y regiones de la Secta del Demonio Inmortal centradas en cultivar el cuerpo carnal?” No era muy probable que existieran técnicas que pudieran aprenderse y usarse rápidamente para aumentar el poder del cuerpo carnal.

Sin embargo, había áreas en la Secta específicamente reservadas para el cultivo del cuerpo carnal. Meng Hao lo sabía por los recuerdos de Ke Jiusi.

Una de ellos no era otra que la Cueva del Inframundo del Cuarto Pico.

Dentro de la Cueva del Inframundo había una fuente inagotable de Arena de la Muerte del Inframundo, que venía del Río del Inframundo.

Cualquier cultivador que entrara en la Cueva del Inframundo sin un cuerpo poderoso tendría su piel cortada, su sangre y músculos triturados, y sus huesos hechos polvo.

Al mismo tiempo, debido a que la Arena de la Muerte del Inframundo estaba llena del poder de la muerte, eso significaba que también estaba llena del poder de la vida. Contenía la fuerza de hacer que el Qi y la sangre se desarrollaran vigorosamente. Al practicar el Cultivo dentro de la Cueva del Inframundo, era posible hacer que cuerpo carnal se hiciera cada vez más poderoso.

Los ojos de Meng Hao brillaban mientras se dirigía hacia la cueva. Tan pronto como llegó, los guardias, dos Discípulos del Cónclave del Cuarto Pico, se quedaron observandolo en shock. En todos los años que estuvieron de guardia aquí, nunca habían visto al Pequeño Patriarca poner un pie dentro.

Inmediatamente juntaron sus manos y se inclinaron para saludarlo. Después de escuchar sus demandas, las frentes de los Discípulos del Cónclave comenzaron a gotear un sudor frío. Inmediatamente intentaron aconsejarle que no lo hiciera, pero al ver que estaba determinado, sólo pudieron prepararse y comenzar a abrir la cueva.

“Pequeño Patriarca, es muy peligroso allí. Usted… siempre puede encontrar otros lugares para templar su cuerpo carnal, ¿Sabe…? Realmente no debería entrar… “

Meng Hao asintió en respuesta. Cuando los discípulos del Cónclave abrieron la cueva, una luz resplandeciente apareció en el muro de piedra, y Meng Hao avanzó hacia la luz.

Tan pronto como entró, todo se volvió negro. Antes de que pudiera ver algo claramente, un dolor punzante cubrió todo su cuerpo. Parecía como si una innumerable cantidad de arena cubriera todo, rodeando su cuerpo. En un abrir y cerrar de ojos, el cuerpo de Meng Hao estaba al borde del colapso.

Soportando el dolor, al instante entró en la Séptima Anima.

¡Boooom!

Su cuerpo se hizo más grande a medida que se llenaba con la destreza de batalla de sesenta y cuatro Grandes Círculos del Alma Naciente. Su cuerpo carnal explotó con un intenso poder. Sin embargo, el dolor que sentía solo continuó haciéndose más fuerte.

Después de diez respiraciones de tiempo, la sangre brotó de su boca y cayó hacia atrás. Voló hacía la salida a toda velocidad, dejando el aterrador mundo de arena.

Tan pronto como salió, se sentó con las piernas cruzadas para meditar. Todo su cuerpo estaba cubierto de heridas sangrientas, y parecían impactantes al extremo.

Los Discípulos del Cónclave responsables de la Cueva del Inframundo sentían como sus corazones latian de miedo, temiendo que su Pequeño Patriarca pudiera morir inesperadamente.

Lentamente, pasaron cuatro horas, y el cuerpo carnal de Meng Hao ahora estaba completamente recuperado. Abrió los ojos y, aunque parecía agotado, comprobó rápidamente su cuerpo. Un brillo intenso destelló en sus ojos y una expresión llena de emoción cubrió su rostro.

“¡Mi cuerpo carnal… puede ser cultivado!” Aunque no estaba seguro de si sería capaz de mantener un cuerpo carnal tan poderoso después de abandonar este lugar, sí sabía que la sensación de poder que experimentaba en su cuerpo carnal parecía completamente real.

Si puedo combinar algunas técnicas de refinamiento del cuerpo como el Encantamiento de Consumo de Montaña o Las Nueve Transformaciones Demoníacas del Alma… ¡Entonces mi progreso sería increíble!”

Sus ojos brillaron con anticipación, se volvió y se dirigió hacia su Cueva Inmortal. En el instante en que puso un pie adentro, Xu Qing abrió los ojos y miró con emoción a Meng Hao.

Una cálida sonrisa apareció en su rostro.

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.