<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 643

Capítulo 643: Saqueo

El Patriarca Confianza dudó por un momento. Si Meng Hao no hubiera declarado directamente sus intenciones, nunca le habría permitido entrar a la ciudad. Sin embargo, el Patriarca Confianza no pudo evitar echar una ojeada al mar y luego a la ciudad.

Finalmente, apretó violentamente sus dientes.

“Esta es la última vez…”, dijo con decisión. Si Meng Hao intentaba hacer alguna más de sus artimañas después de esto, entonces se arriesgaría y huiría con la isla en su espalda.

Meng Hao se dirigió a la ciudad a toda velocidad.

Dentro de ella, todas las tiendas habían cerrado sus puertas, lo que dejó a los Cultivadores bastante confundidos, y pronto, se armó una gran conmoción.

La llegada de Meng Hao no atrajo mucha atención.

Él escogió un área relativamente abierta donde descender, y se sentó con las piernas cruzadas. Luego, agitando su manga, hizo que una gran cantidad de objetos mágicos aparecieran repentinamente frente a él.

Éstos volaron hacia el área circundante, provocando que un resplandor de luz se extendiera en todas las direcciones.

Cuando miles de objetos mágicos aparecieron repentinamente, brillantes y resplandecientes, llamaron la atención de unos cuantos espectadores.

Cuando vieron los objetos mágicos, inmediatamente comenzaron a jadear.

Los murmullos de sus discusiones pronto llenaron el aire.

“¡Tantos objetos mágicos!”

“¡¿Cómo puede ese tipo tener tantos objetos mágicos?! ¡Él tiene cosas desde la etapa de la Condensación de Qi hasta la etapa del Alma Naciente! ¡Lo tiene todo!”

“¡¿No me digas que ha saqueado una tienda en algún lugar?! ¡Todos esos objetos mágicos son claramente nuevos! ¡Ni siquiera han sido utilizados!”

Pronto, la gente comenzó a acercarse para examinar los objetos mágicos que flotaban en el aire alrededor de Meng Hao.

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre, mientras enumeraba rápidamente los precios de cada artículo, basándose en la cantidad original por la que los había comprado, multiplicado por varias veces. Luego cerró los ojos y se quedó allí en silencio.

Más y más gente se reunió a su alrededor, y sus ojos brillaban mientras miraban a Meng Hao. Algunas personas querían comprarle cosas, pero los precios eran claramente muy altos. Incluso había algunos objetos mágicos cuyo precio era varias veces mayor de lo normal. Debido a esto, muchas personas comenzaron a maldecirlo internamente.

El tiempo pasó, y pronto una gran multitud se había acumulado.

En este momento, todas las tiendas de la ciudad estaban cerradas, por lo que la flamante exhibición de Meng Hao atrajo rápidamente la atención de la gran mayoría de los Cultivadores de la ciudad.

Desafortunadamente, aunque había mucha gente, pocas personas estaban dispuestas a comprar los objetos mágicos al precio exorbitante que pedía a cambio.

Meng Hao no se sentía ansioso en absoluto. De hecho, él quería estirar su estadía el mayor tiempo posible. El Patriarca Confianza, por otro lado, se estaba poniendo muy nervioso en su palacio mientras observaba cómo se desarrollaba la escena.

Pronto, la tarde estaba cayendo.

De los miles de objetos mágicos que Meng Hao tenía a la venta, solo había logrado deshacerse de unos pocos, y el Patriarca Confianza ya estaba increíblemente preocupado.

“Bueno, ¡Esta es la última vez!”, Dijo el Patriarca Confianza, golpeando con su pie. Inmediatamente envió su Sentido Divino a varias personas en la ciudad.

En poco tiempo, siete u ocho Cultivadores se acercaron al puesto de venta de Meng Hao. Se movieron a toda velocidad, causando una gran perturbación mientras llegaban frente a Meng Hao.

“¡Quiero 500 de estos objetos mágicos!”, Dijo uno de ellos, un anciano, y le lanzó una bolsa de almacenamiento. Los ojos de Meng Hao se abrieron al instante. Miró al hombre y luego abrió lentamente la bolsa de almacenamiento.

Sacó todas las Piedras Espirituales del interior y comenzó a contarlas una por una. Después de verificar el número final, agitó su manga, provocando que quinientos objetos mágicos volaran hacia el anciano.

El rostro del anciano se contrajo y recogió los artículos, luego se giró y se alejó. Después de que se fue, otra persona se acercó y, exactamente de la misma manera que el hombre antes, comenzó a comprar objetos mágicos.

“Ese era el Gerente del Pabellón Auspicioso. Tiene una posición social considerable y una estrecha relación con la Secta Libre de Ataduras… ¿Por qué está aquí comprando los artículos mágicos de este tipo?”

“He visto a ese tipo antes. ¡Ese es el tendero de Chen Manor! Él está aquí también…”

Las multitudes circundantes observaron con asombro cómo los siete u ocho Cultivadores perdieron casi dos horas comprando varios artículos. Pronto, todos los objetos mágicos de Meng Hao habían desaparecido.

Por supuesto, la razón por la que tardaron tanto tiempo fue porque Meng Hao contó con mucho cuidado cada una de las Piedras Espirituales. De lo contrario, podría haber logrado vender todos los artículos en el espacio de unas cuantas respiraciones.

Teniendo en cuenta el número de Piedras Espirituales que Meng Hao terminó ganando, no fue una sorpresa que la multitud lo mirara con avidez, como lobos hambrientos.

Meng Hao tranquilamente guardó todas las Piedras Espirituales en su bolsa de almacenamiento. En total, había adquirido varios cientos de miles, lo que hizo que su viaje a la Isla Santa fuera algo rentable después de todo.

Finalmente, se levantó lentamente y suspiró.

De vuelta en el palacio, la paciencia del Patriarca Confianza no podía extenderse más.

Meng Hao se transformó en un rayo de luz que se disparó en el aire. Tan pronto como eso sucedió, cuatro o cinco Cultivadores de la ciudad sacaron deslizamientos de jade y los usaron para enviar transmisiones de voz.

Momentos después, tres Cultivadores de la Formación del Núcleo volaron desde una ubicación secreta. Al mismo tiempo, había un anciano de una túnica roja sentado con las piernas cruzadas en un barco cerca de la orilla del mar.

De repente, sus ojos se abrieron y comenzaron a destellar con una luz brillante. Las ondas de una base de Cultivo del Alma Naciente Inicial emanaron de él.

Era el tipo de persona que parecía amenazante sin tener una expresión salvaje.

Tan pronto como sus ojos se abrieron, produjo un deslizamiento de jade brillantemente. Cuando envió su Sentido Divino al deslizamiento, sus ojos se estrecharon.

“¿Un Cultivador volando con cientos de miles de Piedras Espirituales?”, Dijo el hombre con frialdad, poniéndose de pie.

“En la Isla Santa, sólo los Cultivadores de la Formación del Núcleo están autorizados a volar…”

“Vendió muchos artículos, la mayoría de ellos son adecuados para la etapa de la Condensación de Qi y de la Fundación Establecida. Sin embargo, su base de Cultivo claramente no era del Alma Naciente. Él debe ser un Cultivador de la Formación de Núcleo.”

“Lo más probable es que esté en el Gran Círculo de la Formación del Núcleo. Sin embargo, en mis manos, alguien así es un simple insecto.” Una leve sonrisa apareció en los labios del hombre.

“Si puedo conseguir unos cientos de miles de Piedras Espirituales, entonces este viaje no habrá sido un desperdicio.” El hombre usó una Teletransportación Menor para desaparecer instantáneamente. Cuando reapareció, estaba en medio del aire sobre la Isla Santa. Después de confirmar su posición exacta, se dio vuelta y comenzó a volar.

Meng Hao frunció el ceño mientras volaba por el aire. Realmente no podía pensar en otra razón para quedarse atrás, y casi se sentía como si estuviera siendo desterrado. No le hacía nada feliz.

Después de todo, se suponía que la persona que lo estaba desterrando era su Protector Dao.

“Si hubiera sabido que esto iba a suceder, ¡Habría golpeado a esa pequeña tortuga un poco más en la Pagoda del Demonio Inmortal!”, Murmuró Meng Hao enojado. Continuó avanzando, observando que la orilla del mar se acercaba más y más.

Justo ahora, el Patriarca Confianza estaba increíblemente emocionado. Sus ojos estaba llenos de anticipación mientras observaba a Meng Hao alejarse cada vez más.

“¡Se está yendo! ¡El pequeño bastardo finalmente se va! ¡Jajaja! ¡Qué excelente sensación!” Cuanto más pensaba el Patriarca Confianza al respecto, más feliz se sentía. Incluso comenzó a tararear una pequeña melodía.

Si Meng Hao estuviera allí, reconocería instantáneamente esa melodía. Era la misma melodía que el Patriarca Confianza había tarareado en la Secta Confianza. *

Actualmente, la expresión de Meng Hao era antiestética. El mar era claramente visible en la distancia, pero aún no podía pensar en una razón para quedarse atrás.

Cuando comenzó a dudar, se pudo escuchar un silbido detrás de él.

Cuando Meng Hao escuchó el sonido, se sintió instantáneamente sorprendido y muy feliz. Rápidamente miró hacia atrás y vio tres rayos de luz disparando hacia él, y una expresión de alegría apareció en su rostro.

En el mismo momento en que Meng Hao se volvió para mirar hacia atrás, se escuchó una voz fría que provenía de uno de los tres perseguidores. “¡Compañero Daoístas, por favor detente por un momento!”

Los tres perseguidores eran hombres de mediana edad, uno de los cuales estaba en la etapa Intermedia de la Formación del Núcleo, y los otros dos estaban en la etapa Inicial. Volaron por el aire muy rápidamente, y llegaron en un abrir y cerrar de ojos.

De vuelta en su palacio, el Patriarca Confianza observó la escena conmocionado.

“¡¿Qué están haciendo ustedes?!”, Gritó Meng Hao, encogiéndose de hombros.

Los ojos de los tres hombres brillaban con intención asesina.

El Cultivador de la etapa Intermedia de la Formación del Núcleo miró a Meng Hao de cerca. Anteriormente, había estado algo vacilante por no poder ver claramente la base de Cultivo de Meng Hao. Ahora, sin embargo, era obvio para él que estaba en la etapa Inicial de la Formación del Núcleo.

Además, las palabras y expresiones de Meng Hao parecían estar llenas de alarma, lo que dejó al hombre sintiéndose aún más tranquilo.

“A los tres nos gustaría pedirle prestado algo, Compañero Daoista…”, dijo el hombre con una sonrisa falsa. “Ojalá nos puedas ayudar a lograr nuestro objetivo.” Dicho eso, los otros dos se movieron para rodear a Meng Hao.

Los ojos de los tres irradiaban malas intenciones mientras miraban fríamente a Meng Hao. La codicia en ellos no podía ser más aparente.

“¿Qué… qué quieren pedir prestado?” Meng Hao respondió apresuradamente.

“Solo algunas Piedras Espirituales, eso es todo…”, dijo el hombre con una sonrisa. “Compañero Daoísta, tienes varios cientos de miles de Piedras Espirituales en tu bolsa de almacenamiento. ¿Te importaría prestárnoslas?” Mientras hablaba, la intención asesina brillaba en sus ojos.

Justo cuando estaba a punto de atacar…

“¡Bien! ¡Estoy de acuerdo!”, Dijo Meng Hao. Golpeó su bolsa de almacenamiento e instantáneamente provocó que cientos de miles de Piedras Espirituales salieran volando.

La escena de tantas Piedras Espirituales instantáneamente hizo que los tres Cultivadores comenzarán a jadear.

Durante el tiempo que tarda en quemarse la mitad de un palillo de incienso, un sonido similar al de la caída de agua se pudo escuchar a medida que las Piedras Espirituales se derramaban en el suelo. Pronto, se habían acumulado juntas en una pequeña montaña.

A pesar de que era de noche, las Piedras Espirituales brillaban y destellaban, haciendo que los ojos de los tres hombres brillaran intensamente.

Sin embargo, cuando Meng Hao produjo todas las Piedras Espirituales, apareció la punta de uno de los objetos mágicos de la Secta del Demonio Inmortal. El rostro de Meng Hao cayó, y rápidamente trató de cubrirlo.

“¡Jajaja!”, Se rió el hombre de mediana edad, con los ojos brillantes. Él era todo sonrisas mientras hablaba, aunque estaba trabajando duro para controlar la emoción dentro de él. “Compañero Daoísta, parece que estás de buen humor, así que odio decirte que además de las Piedras Espirituales, también necesito algunos objetos mágicos. Me di cuenta justo ahora que tienes algo dentro de tu bolsa de almacenamiento. Entrégamelo ahora para que lo vea.”

Los otros dos estaban imaginando con entusiasmo lo ricos que estaban a punto de volverse.

Mientras tanto, de vuelta en el palacio, el Patriarca Confianza jadeaba, con los ojos llenos de rabia mientras apretaba los puños con fuerza.

No quería nada, más que Meng Hao se fuera lo más rápido posible. Desafortunadamente, estos ciegos se atrevieron a interceptar a Meng Hao y retrasarlo. Esto fue suficiente para hacer que el Patriarca Confianza explotara como un rayo.

“¡¿Están buscando morir?!” rugió el Patriarca Confianza, agitando su mano. Al mismo tiempo, las tres personas que rodeaban a Meng Hao, en medio de su máxima emoción, de repente comenzaron a temblar.

El sonido de alguien rugiendo explotó en sus mentes.

Luego, en un parpadeo, sus ojos se agrandaron y sus cuerpos se rompieron en pedazos. Una bruma de carne y sangre se dispersó por el aire, y rápidamente se desvaneció en nada.

Meng Hao sonrió amargamente, y luego se movió para recoger las Piedras Espirituales en el suelo. Sin embargo, fue en este punto que de repente sonrió con entusiasmo una vez más.

A la distancia, un rayo de luz se acercó a él a máxima velocidad desde el océano.

Era el viejo hombre de la etapa del Alma Naciente.

“Saca tus Piedras Espirituales y… ¿eh?”

Mientras la fría voz del anciano resonaba, de repente se quedó sin aliento. Acababa de ver la enorme montaña de la Piedras Espirituales  tiradas en el suelo.

 

* Tanto El Patriarca Confianza como Meng Hao tararearon la misma melodía en los Capítulos 84 y 85 ]

 

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.