<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 671

Capítulo 671: Cooperación

Después de unas pocas respiraciones de tiempo, una mirada de determinación apareció en los ojos del Santo Alma del Sol. Levantó el vaso de alcohol y luego deslizó su contenido  por su garganta.

Después de hacerlo, su cuerpo de repente comenzó a temblar y las venas se hincharon en su rostro. Apareció una expresión de dolor, pero él aguantó obstinadamente, levantando su mano para rotar todo el poder de su base de Cultivo. El rostro de su esposa se oscureció y estaba a punto de ponerse de pie cuando el Santo Alma del Sol la detuvo con una mirada.

Él jadeó por el espacio de aproximadamente diez respiraciones, y de repente señaló con su dedo índice derecho. En él apareció un aura azul, llena de una intensa nitidez. Ésta se disparó a través de la pared de la torre, después de lo cual, un monstruoso Qi de Espada salió volando por el horizonte.

El Santo Alma del Sol respiró hondo y, con su rostro completamente pálido, miró a Meng Hao.

“¿Todos en tu ciudad beben este tipo de alcohol?”

Con su expresión igual que siempre, Meng Hao levantó la jarra de alcohol de bronce y tomó un largo trago, mientras miraba al Santo Alma del Sol a los ojos.

El rostro del Santo Alma del Sol se retorció de nuevo. Vio que Meng Hao no tenía reacción alguna ante el alcohol y, de hecho, incluso tomó otro trago. Al final, suspiró.

“En todos los años que he practicado el Cultivo, esta es la primera vez que alguien me amenaza con algo de alcohol.”

“¿Cómo podría amenazarte una bebida con alcohol?”, Preguntó Meng Hao, sonando un poco herido. “En mi ciudad natal, realmente todos beben esto. Es solo que cuando me fui, tenía un poco de prisa, así que no traje mucho conmigo. La próxima vez, me aseguraré de traerte un poco más.”

El Santo Alma del Sol se sentó en silencio. No estaba muy seguro de qué hacer con la llegada de Meng Hao. El Qi de Espada en el alcohol era muy fuerte, y hace unos momentos había sido sacudido tanto física como mentalmente. Luego vio a Meng Hao beberlo sin ninguna reacción y no pudo evitar pensar que Meng Hao era aún más misterioso de lo que parecía al principio.

“Él puede atraer a los Demonios del Mar hasta el punto de volverlos locos…”, pensó. “Tiene esta extraña Espada de Alcohol y un Cuerpo Carnal impactante, e incluso canceló mi Qi congelado… Además de eso, él también es un Cultivador del Tiempo. Entonces… ¿Por qué exactamente está aquí?” Levantó el vaso con el alcohol helado y tomó un trago.

“¿Por qué no intercambias tus Corazones Demoníacos con la Sociedad del Alma del Sol? El tipo de cambio no será increíblemente alto, pero tampoco será muy bajo.”

Meng Hao miró en silencio al Santo Alma del Sol por un momento. Luego preguntó: “¿Por qué las tres Sectas valoran tanto los Corazones Demoníacos?”

“En términos generales, eso es un secreto…” respondió el Santo Alma del Sol con frialdad. “Sin embargo, considerando el nivel de tu base de Cultivo, eventualmente lo descubrirás por tu cuenta.”

“La historia de las tres Sectas se remonta a un largo camino…”, continuó. “En cuanto a cuánto tiempo exactamente, incluso no estoy muy seguro. Solo sé que la Primera Generación de Patriarcas de las Sectas convocó conjuntamente a la división de vientos tormentosos. Después de eso, esta área fue sellada hasta el día de hoy.”

“En cuanto a si esos Patriarcas todavía están vivos o muertos, nadie lo sabe. Sin embargo, dejaron un Tesoro Legado que requiere Corazones Demoníacos para seguir existiendo. Además, las técnicas de Cultivo de los Cultivadores de las tres Sectas son diferentes de las de los extranjeros. Para nosotros, las Piedras Espirituales solo son moderadamente efectivas. Los Corazones Demoníacos, por otro lado, son una historia diferente.”

“Además, y lo más importante, cada rotación de la Gran Formación de Hechizos que protege a las tres Sectas requiere una cantidad impactante de Corazones Demoníacos. Sin los Corazones Demoníacos, no puede ser operada.”

Habiendo escuchado todo esto, Meng Hao se rió un poco. “Supongo que hay otra razón, ¿no?”

“Sí, pero no puedo decirte…”, respondió el Santo Alma del Sol, mirando a Meng Hao.

“¿Tiene algo que ver con la Nave del Inframundo de los Manantiales Amarillos en la división de vientos tormentosos?”, dijo Meng Hao, sonriendo y con sus ojos brillantes.

El Santo Alma del Sol lo miró sin cambiar su expresión. “No es necesario que busques información. Ese asunto es un secreto de las tres Sectas, que no se puede decir a los extraños. Sin embargo, sabes de la Nave del Inframundo de los Manantiales Amarillos… Eso es un poco inesperado.”

Aunque su tono de voz era el mismo de siempre, interiormente, el Santo Alma del Sol se sorprendió al escuchar a Meng Hao mencionar la Nave del Inframundo de los Manantiales Amarillos. Una vez más, se encontró más asombrado.

Fue en este punto que repentinamente un deslizamiento de jade comenzó a brillar dentro de la bolsa de almacenamiento del Santo Alma del Sol. Él lo sacó, lo miró, y luego lo dejó sobre la mesa.

“Si no quieres decirme, entonces olvídate del asunto…”, dijo Meng Hao, renunciando a sus esfuerzos para buscar información. “En cuanto a los Corazones Demoníacos… siempre y cuando me des una cantidad lo suficientemente grande de Piedras Espirituales, ¡Por supuesto que las intercambiaré contigo!” Sacó una bolsa de almacenamiento, que soltó y luego colocó sobre la mesa.

Echando un vistazo al deslizamiento de jade en la mesa frente al Santo Alma del Sol, Meng Hao sonrió y dijo: “Lo más probable es que sepas exactamente cuántos Corazones Demoníacos hay dentro. Dime un precio.”

“5,000,000,000 De Piedras espirituales de bajo grado”, respondió el Santo Alma del Sol. Agitó su mano, haciendo volar un anillo hacia Meng Hao, quien lo atrapó rápidamente.

Lo escaneó con su Sentido Divino, y lo que vio que el interior del anillo, fue que estaba lleno de una gran cantidad de Piedras Espirituales.

No eran de bajo grado, ni siquiera de grado medio. No, ¡Todas eran Piedras Espirituales de grado alto!

Las pupilas de Meng Hao se contrajeron. Según su comprensión, incluso las Grandes Sectas y Clanes tendrían dificultades para acumular tantas Piedras Espirituales de grado alto. Y, sin embargo, la actitud del Santo Alma del Sol era… relativamente arrogante.

Meng Hao murmuró para sí mismo acerca de cómo este hombre de rostro frío resultó ser el verdaderamente rico. Sin embargo, todavía no podía entender por qué la insignificante Sociedad del Alma del Sol tendría tantas Piedras Espirituales.

Sus ojos destellaron cuando, de repente, pensó en los Corazones Demoníacos.

“¿Podría ser que hay algo en los Corazones Demoníacos que hacen que la Sociedad del Alma del Sol sea tan rica?”, Pensó.

“Nuestra transacción está completa, puedes irte ahora.” El Santo Alma del Sol cerró los ojos y no le prestó más atención a Meng Hao, como si incluso mirarlo lo hiciera sentir algo molesto.

Meng Hao sonrió, tomó el anillo mientras se levantaba y se preparó para irse. Sin embargo, después de dar solo dos pasos, de repente se detuvo y miró hacia atrás.

“Teniendo en cuenta cuántas Piedras Espirituales tiene tu Sociedad del Alma del Sol…”, dijo, “Tal vez le interesaría formar una cooperación.”

El Santo Alma del Sol abrió sus ojos y miró a Meng Hao.

“¿Qué tipo de cooperación?”

“Los dos unimos fuerzas para matar Demonios del Mar. Te ayudaré atrayendolos.”

Los ojos del Santo Alma del Sol brillaron, y después de un momento de silencio, dijo: “¿Cómo será la división?”

“Por cada diez que adquiramos, te quedas con nueve y yo me quedo con uno. Además, cuando se trata de intercambiar los Corazones Demoníacos por Piedras Espirituales, ¡Te daré un descuento del diez por ciento!” *

“¡Cincuenta por ciento!” Replicó el Santo Alma del Sol.

“De ninguna manera…”, dijo Meng Hao, sacudiendo la cabeza. “No es fácil atraer a los Demonios del Mar, y esa es mi responsabilidad. Es solo que con su ayuda las cosas irán un poco más rápido. Además, el Tercer Anillo pertenece a las tres Sectas. Si no fuera por eso, podría hacerlo todo yo mismo.”

“¡Oh, entonces sabes lo que significa estar en el Tercer Anillo después de todo!” Disparó el Santo Alma del Sol. Los dos continuaron negociando los términos de su cooperación. A un lado, la bella esposa del Santo Alma del Sol cubrió su sonrisa con la mano mientras observaba. No había escuchado al Santo Alma del Sol hablar tanto en años.

Ella entendía bien a su esposo. Parecía frío por fuera, pero veía a las personas que aprobaba como amigos cercanos. En cuanto a las personas que no aprobaba, no escucharía más de tres oraciones que salieran de sus bocas, incluso si eran personas increíblemente poderosas.

Podía ver que aunque su esposo y Meng Hao no parecían llevarse bien, en verdad, ambos se admiraban.

Meng Hao golpeó su mano sobre la mesa, haciendo que el deslizamiento de jade volara en el aire. “Me escuchas, estafador, hasta ahora he sido fácil contigo, ¡No me hagas hablar en serio! ¡Has probado el alcohol de mi ciudad natal, así que sabes que un descuento del cincuenta por ciento no va a suceder!”

El Santo Alma del Sol lanzó un resoplido frío. “¡Durante cientos de años, los Santos han controlado todo en el Tercer Anillo! Sin mi permiso, ¿Matarás a algún Demonio?”

Los dos se enfrentaron enojados. La esposa del Santo Alma del Sol se puso de pie para volver a llenar sus vasos de alcohol mientras sonreía. Con un tono suave, dijo, “No hay necesidad de actuar así, ustedes dos. En lugar de apegarse al cincuenta por ciento o al diez por ciento, ¿Por qué no retroceden un poco y se conforman con el treinta por ciento?”

Meng Hao pensó por un momento y luego asintió con la cabeza. “¡Bien, treinta por ciento es justo!” Después de todo, este era el Tercer Anillo, y cuando se trataba del Santo Alma del Sol, a menos que usara algunas de sus cartas de triunfo, no podría emparejarse. Aunque ambos no sabían cómo tratar con el otro, Meng Hao no pudo evitar pensar en lo molesto que era tratar de ganar sus Piedras Espirituales solo para que interfirieran otras personas al azar.

El Santo Alma del Sol dudó por un momento y luego asintió.

Meng Hao se puso de pie, “Muy bien, estafador. Como estamos de acuerdo, saldremos en unos días.”

“Soy un Santo y mi nombre es Lin Tao”, dijo el Santo Alma del Sol con los dientes apretados.

“Gracias por decírmelo, estafador”, respondió Meng Hao, sacudiendo su manga y preparándose para irse.

Fue en este punto que los ojos del Santo Alma del Sol destellaron, y pasó la manga por el deslizamiento de jade posado en la mesa, enviándolo hacia Meng Hao. Meng Hao se volvió y lo agarró, luego miró al Santo Alma del Sol.

“El Santo Volador Inmortal y el Santo Divinidad del Mar me enviaron algunas noticias. Echa un vistazo.” Tomó otro trago de alcohol, luego cerró los ojos y no dijo nada más.

Con una expresión seria en su rostro, Meng Hao envió su Sentido Divino al deslizamiento de jade. Después de mirar la información contenida allí, un temblor lo recorrió. Según el deslizamiento de jade, el Santo Volador Inmortal y el Santo Divinidad del Mar se dirigían actualmente al Tercer Anillo, junto con setenta mil de sus discípulos.

Además de esa información, también había una foto de Meng Hao, así como un mensaje para el Santo Alma del Sol, invitándolo a unirse a la búsqueda.

Finalmente, había un mensaje que indicaba que el Décimo Patriarca del Clan Wang venía personalmente a reunirse con el Santo Alma del Sol para explicarle las recompensas que recibiría por participar en la búsqueda.

El rostro de Meng Hao estaba inexpresivo mientras arrojaba el deslizamiento de jade hacia delante, donde floto en el aire frente al Santo Alma del Sol.

Él lo tomó y lo guardó, luego dijo fríamente: “Han Feng.”

Tan pronto como las palabras salieron de su boca, Han Feng se teletransportó a la habitación para pararse frente al Santo Alma del Sol. Juntó las manos y se inclinó.

Con un tono tranquilo, el Santo Alma del Sol dijo: “Ve a la Bodega del Mar y deshazte de cualquier información sobre este amigo del Maestro. No importa cuántas personas lo vieron o tuvieron tratos con él, ve a ocuparte de todo. Hazlo sin importar el costo.”

“Eso incluye a las personas que han abandonado la ciudad en los últimos días. Deshazte de todo.”

Han Feng se quedó boquiabierto por un momento, luego inclinó su cabeza y expresó su asentimiento. Miró a Meng Hao, luego se volvió y se fue.

Los ojos de Meng Hao brillaron mientras veía como sucedían estas cosas, pero no habló.

“El Santo Volador Inmortal y el Santo Divinidad del Mar están pasando a través de la división de vientos tormentosos. Dada la velocidad que pueden alcanzar, les tomará dos meses llegar aquí. En cuanto a ese Décimo Patriarca del Clan Wang, incluso si tiene una base de Cultivo de la Búsqueda de Dao, también le llevará unos dos meses.”

“Estaré de acuerdo con las solicitudes de los otros Santos, así como del Décimo Patriarca del Clan Wang. De esa forma, será mucho más difícil recoger rastros de tu persona en mi territorio.”

Meng Hao guardó silencio por un momento antes de tomarse de las manos e inclinarse. “¡Muchas gracias!”

“No te estoy ayudando, estoy ayudando a nuestro negocio…”, respondió el Santo Alma del Sol con frialdad. Luego se aclaró la garganta y miró a Meng Hao. “¡Ochenta por ciento de descuento!”

Meng Hao apretó los dientes. Aunque su expresión era la misma de siempre, miró al Santo Alma del Sol, que estaba radiante de satisfacción. “¡Cuarenta por ciento, eso es lo máximo que obtendrás!”

 

* Solo para evitar cualquier pregunta, la oferta de Meng Hao se traduce correctamente. Da al Santo Alma del Sol nueve por cada uno que recibe.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.