<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 722

Las explosiones resonaron y todos se voltearon para ver a Meng Hao y a Di Ye peleando por la garra de color negro.

Por otro lado, los ojos del adolescente de la Secta Espada Solitaria brillaron mientras agarraba la espada giratoria de dos metros de largo. En su mente, nadie aquí podría representar una amenaza para él, excepto tal vez el guapo Lu Bai, con su Dominio del Poder del Tiempo.

La marioneta de la Secta Escarcha Dorada también miró a Meng Hao, y sus ojos destellaron.

El Reverendo del Dao Marchito no dijo nada, como si no le importara mirar lo que sucedía.

El Decimonoveno Patriarca del Clan Li resultó gravemente herido y estaba en plena retirada. En cuanto a los miembros del Clan Song, después de adquirir el artículo que buscaban, parecían estar listos para partir.

El Niño Dao Zhou Chen de la Secta del Altar de la Cripta parecía tener ganas de pelear, y cuando miró a Meng Hao, frunció el ceño.

“Sólo está en la cima de la Separación del Espíritu…”, pensó. “No puede compararse con Lu Bai.”

En cuanto a Lu Bai de la Secta de la Línea de Sangre Imperial, también estaba observando la pelea entre Meng Hao y Di Ye. Después de verlos luchar, su expresión permaneció tranquila. 

Desde muy joven, su talento había sido prodigioso y nadie de los Altos del Norte era rival para él. Incluso el Clan Ji del Gran Tang de las Tierras del Este había querido aceptarlo como un discípulo honorario. 

Sin embargo, después había sido favorecido por la Inmortal del Amanecer, quien lo guió en su camino del Cultivo. Por lo tanto, ya no Cultivó normalmente, sino que persiguió el Dao del Lirio de la Resurrección.

Además, la Inmortal del Amanecer no permitió que el Lirio de la Resurrección lo absorbiera. Más bien, ella había plantado una semilla dentro de él que no tenía conciencia, permitiéndole consumirla y adquirir el poder del Lirio de la Resurrección. Era como si estuviera tratando de sembrar buen karma con él.

En lugar de decir que era un Cultivador, sería más exacto decir que él… ¡Era un Lirio de la Resurrección!

Debido a eso, incluso el Clan Fang lo tomó muy en serio, con un gran interés de atraerlo al Clan como yerno. Debido a todas estas cosas, tenía un estatus único. Incluso había rumores de que él era un experto todopoderoso que había descendido al Planeta Cielo Sur para reencarnarse y reconstruir su base de Cultivo desde cero.

Considerando su dominio del Poder del Tiempo, sería capaz de salvar a Di Ye en solo tres movimientos.

“Demasiado débil…”, pensó después de una sola mirada, sacudiendo la cabeza hacia Meng Hao.

Sin embargo, en el momento exacto en que Meng Hao pronunció las palabras “Altos del Norte”, le prestó especial atención. El sonido resonó, evocando pensamientos tempestuosos en todos los Cultivadores del Cielo Sur. Incluso el adolescente de la Secta Espada Solitaria se volvió para mirar a Di Ye.

Las relaciones entre el Dominio Sur y los Altos del Norte eran un tema delicado. Aunque habían pasado muchos, muchos años desde que se libró una guerra a gran escala entre ellos, no era una cosa rara en la historia de las Tierras del Cielo Sur.

Cada vez que había una guerra entre los dos corrían ríos de sangre.

“¿Altos del Norte?”

“No es de extrañar que las bases de Cultivo de esos tres parezcan tan desconocidas. ¡Resulta que son de los Altos del Norte!”

“¡Los Altos del Norte están conectados con las Tierras del Este, que están al otro lado del Mar de la Vía Láctea! Se tarda mucho en cruzar el Mar de la Vía Láctea. ¿Realmente vinieron aquí solo por los Lagos Dao?”

Mientras las multitudes del Dominio Sur estaban tambaleándose, Meng Hao pronunció el nombre de Liu Zichuan.

Aunque el nombre no era familiar para los Cultivadores del Dominio Sur, tan pronto como el Niño Dao Zhou Chen de la Secta del Altar del Cripta lo escuchó, su expresión cambió y miró a Meng Hao.

Lu Bai estaba un poco desconcertado. Él era del Clan de la Línea de Sangre Imperial, Zhou Chen provenía de la Secta del Altar de la Cripta, y Di Ye era del Clan Desolado. En cuanto al Liu Zichuan Meng Hao que acababa de mencionar, ¡También era del Clan de la Línea de Sangre Imperial!

¡El Clan de la Línea de Sangre Imperial era el Clan número uno en los Altos del Norte!

¡Y Liu Zichuan era el Hijo Imperial del Clan de la Línea de Sangre Imperial!

Su base de Cultivo solo estaba en el nivel de la Primera Separación, pero en lo que respecta a su posición, podría ser considerado una de las principales figuras de los Altos del Norte.

“¿Conoces a Liu Zichuan?” Preguntó Di Ye, y sus pupilas se contrajeron. Su Clan Desolado era una Rama Secundaria del Clan de la Línea de Sangre Imperial, así que, aunque tenía una base de Cultivo alta, cada vez que escuchaba el nombre de Liu Zichuan, no tenía más remedio que agachar su cabeza y saludar al joven Lord.

“¡Me debe 9,000,000 de Piedras Espirituales!” Dijo Meng Hao con un resoplido frío. “¡¿Cómo podría no conocerlo?!” Abrió casualmente su bolsa de almacenamiento y sacó un puñado de deslizamientos de jade, que detallaban la cantidad de Piedras Espirituales que le debían los Cultivadores de la Antigua Secta del Demonio Inmortal.

“¡Xu Shouyan me debe 8,000,000 de Piedras Espirituales!”

“¡Tian Leifang me debe 7,800,000 Piedras Espirituales!”

“¡Zhou Jie me debe 9,500,000 Piedras Espirituales!” 

¡Di Luo me debe 11,000,000 de Piedras Espirituales!”

“Y luego está alguien llamado Han Peng, quien más me debe. ¡15,000,000 Piedras Espirituales!” 

“Todas estas personas son de tus Altos del Norte, ¿Verdad?”

Cada oración pronunciada por Meng Hao hizo que los rostros de los tres Cultivadores de los Altos del Norte se oscurecieran. Eso fue especialmente cierto cuando se pronunciaron los nombres Zhou Jie, Di Luo y Han Peng. Incluso Lu Bai se quedó boquiabierto.

Zhou Jie y Zhou Chen eran del mismo Clan, y Di Luo era el hermano menor de Di Ye. En cuanto a Han Peng, era un Elegido del Clan de la Línea de Sangre Imperial, con una posición solo superada por Lu Bai.

“¡¿Cómo… cómo podrían deberte tantas Piedras Espirituales?!” bramó Di Ye, con los ojos muy abiertos. Desafortunadamente, los deslizamientos de jade en las manos de Meng Hao estaban impresos con aura de esencia vital. Debido a las fluctuaciones de estas auras que emanaban de ellos, los tres Cultivadores de los Altos del Norte no podían dudar de su autenticidad ni de las identidades de a quién pertenecían.

Los miembros circundantes de las diversas Sectas y Clanes del Dominio Sur estaban aún más conmocionados que los tres Cultivadores de los Altos del Norte. Miraron a Meng Hao con expresiones de incredulidad y asombro.

Esto fue especialmente cierto para los Cultivadores de la Secta del Demonio de Sangre y la Secta Destino Violeta. Se quedaron mirandolo boquiabiertos.

“¿Qué hizo el Príncipe de Sangre en el pasado?”

“Él…. ¿Cómo consiguió que tanta gente le debiera tanto?”

“E-esto-esto… Me di cuenta de que cuando sacó esos deslizamientos de jade, solo sacó unos pocos, los que pertenecían a los Cultivadores de Los Altos del Norte. ¡¿Podría ser que el resto de los deslizamientos de jade incluyan personas del resto de las Tierras del Cielo Sur?!”

“¡El Príncipe de Sangre debe haber hecho muchos negocios en el pasado!”

Los ojos de Di Ye estaban inyectados en sangre y se sentía completamente humillado. Echó la cabeza hacia atrás y rugió. Luego levantó su garrote de dientes de lobo y cargó hacia Meng Hao.

“¡PURAS MIERDAS! ¡Te voy a aplastar hasta la muerte, idiota!”

Los ojos de Meng Hao brillaron intensamente. Cuando el hombre corpulento se abalanzó sobre él, levantó su mano y señaló hacia adelante.

“¡Gran Magia del Demonio de Sangre!”

Inmediatamente, un vórtice rojo sangre comenzó a girar alrededor del hombre. Mientras giraba, apareció una enorme mano de color sangre que se aferró a Di Ye.

Él luchó, pero era absolutamente incapaz de hacer algo para liberarse. No podía hacer nada más que gritar de rabia y mirar a su alrededor completamente confundido.

Solo le tomó un momento darse cuenta de que su cuerpo carnal se marchitaba rápidamente, su Qi y su Sangre latían rápidamente y se dirigían hacia Meng Hao. En cuanto a Meng Hao, su cuerpo carnal se estaba volviendo más fuerte.

Hasta ahora, Meng Hao no había conocido a nadie bajo la Búsqueda del Dao que pudiera liberarse de la Gran Magia del Demonio de Sangre.

La escena no perturbó a los Cultivadores del Dominio Sur en lo absoluto. Sin embargo, Zhou Chen de la Secta del Altar de la Cripta de los Altos del Norte estaba completamente conmocionado. Su expresión se oscureció y sus ojos se agrandaron mientras observaba a Meng Hao.

Sorprendido, comenzó a jadear, y cualquier desprecio que sentía hacia Meng Hao había desaparecido hace mucho tiempo. Por lo que podía ver, una técnica mágica como esta estaba al mismo nivel que la Magia del Tiempo de Lu Bai.

“¡Inhumano! ¡Tan inhumano como Lu Bai!”

Lu Bai del Clan de la Línea de Sangre Imperial también estaba observando con un extraño brillo en sus ojos y una leve sonrisa en su rostro. Interiormente, su deseo de luchar se hacía cada vez más fuerte. “Si es así, ¡Podría ser digno de enfrentarse a mí!”

Dentro de la Gran Magia del Demonio de Sangre, el cuerpo carnal de Di Ye se marchitaba rápidamente. El horror y el asombro invadieron su corazón, y estaba completamente aterrorizado de Meng Hao.

“¡Maldita sea! ¡Eres tan inhumano como Lu Bai!”, Rugió. Apretó los dientes y luego golpeó su bolsa de almacenamiento para producir un Talismán Mágico cristalino.

El Talismán Mágico brilló intensamente; Este era un tesoro salvavidas y que le había dado su Clan antes de partir hacia el Dominio Sur. Nunca imaginó que tendría que usarlo después de hacer su primera aparición. Sin embargo, frente a esta crisis mortal, ignoró cualquier consternación e instantáneamente lo pulverizó entre sus dedos.

En el instante en que se rompió el Talismán Mágico, descendió una corriente de poder de la Búsqueda del Dao. La intensidad del poder provocó que una tempestad surgiera y golpeara el vórtice de color sangre.

Unos sonidos impactantes resonaron por el aire mientras el poder de la Búsqueda del Dao descendía. El vórtice de color sangre tembló, y Di Ye, aprovechando la oleada de poder, hizo girar al máximo su base de Cultivo. Sin embargo, en ese momento exacto, Meng Hao lanzó un resoplido frío y agitó su dedo.

“¡Marchito!”

Al instante, la Magia del Demonio de la Llama Marchita, el Verdadero Ser Dao que Meng Hao acababa de comprender, entró en acción.

El caracter único se transformó en una ley natural del Cielo y la Tierra, reemplazando la que existía actualmente. 

Una voluntad del Cielo y la Tierra descendió. 

En un abrir y cerrar de ojos el aire se transformó y aparecieron distorsiones.

Di Ye dejó escapar un grito miserable cuando su cuerpo una vez más comenzó a marchitarse. Esta vez, el marchitamiento no se limitó a su cuerpo carnal. Su base de Cultivo se marchitó, su fuerza vital se marchitó, todo se marchitó.

Sintiendo que se acercaba su muerte, Di Ye miró hacia Lu Bai, que se cernía en la distancia, con sus ojos destellando. 

“¡Lu Bai, sálvame!”

Lu Bai levantó una mano y lo señaló. “¡Retroceso!”

Tan pronto como pronunció el caracter único, el aire se distorsionó y las transformaciones del Tiempo aparecieron alrededor de Di Ye. Casi parecía como si el tiempo se viera obligado a correr en reversa, iniciando una lucha abstracta contra el poder del caracter ‘Marchito’ de Meng Hao.

En un momento, el cuerpo de Di Ye estaba casi completamente marchito; En el siguiente, había sido completamente restaurado. El tipo de dolor causado por ir y venir entre estos estados hizo que Di Ye emitiera gritos espeluznantes.

Todo el proceso duró el espacio de tres respiraciones.

Sin embargo, para Di Ye, esas tres respiraciones fueron como tres vidas.

Al final, hubo una explosión, y Meng Hao retrocedió cuatro pasos. El caracter ‘Marchito’ y la Gran Magia del Demonio de Sangre se derrumbaron. Lu Bai retrocedió tres pasos, y su rostro se oscureció. Su Arte Secreto de la Magia del Tiempo también desapareció.

Entre ellos estaba Di Ye, con su cuerpo medio marchito. Ahora era huesudo y delgado, pero no estaba muerto. Se las había arreglado para salir con vida. Horrorizado, disparó hacia Lu Bai, y su terror con respecto a Meng Hao alcanzó el pináculo.

En cuanto a la lucha entre Meng Hao y Lu Bai, era difícil decir quién ganó y quién perdió. Sin embargo, parecía claro que Lu Bai era un poco más poderoso.

Y, sin embargo, cuando Meng Hao retrocedió, extendió su mano izquierda y golpeó la garra de color negro de 300 metros de largo. Inmediatamente, el tesoro fue absorbido en su bolsa de almacenamiento. 

Los seis Patriarcas de la Secta del Demonio de Sangre aparecieron detrás de él, después de haber terminado de reunir una gran variedad de varios artículos.

En cuanto a las multitudes circundantes del Dominio Sur, todos jadeaban.

“¡Se ha vuelto más fuerte de nuevo!”

“Meng Hao solo tuvo un pequeño destello de iluminación, pero sus técnicas mágicas en realidad avanzaron nuevamente. Maldición… Ya podía mostrar el poder de la Búsqueda del Dao, pero ahora… si un experto en la Búsqueda del Dao no aparece, ¡¿Quién podría reprimirlo?!”

“¡Meng Hao!”

El Niño Dao Zhou Chen de la Secta del Altar de la Cripta de los Altos del Norte miró a Meng Hao con asombro. Estaba bien familiarizado con la reputación de Lu Bai. No solo era famoso en los Altos del Norte; También era conocido en las Tierras del Este.

Si no lo fuera, ¿Cómo podría recibir el honor de ser considerado uno de los cuatro Grandes Jóvenes Lord del Cielo Sur?

Jóvenes Lord era un título honorífico en las tierras del Cielo Sur para referirse a las cuatro personas más fuertes en la etapa de la Separación del Espíritu.

“¡Pudo luchar contra Lu Bai e incluso hacer que retrocediera tres pasos! ¡Este Meng Hao es demasiado poderoso!”

Lu Bai miró a Meng Hao, y dentro de sus ojos el deseo de luchar se hizo aún más fuerte. Levantó su mano derecha y el aire en el área se distorsionó. Un pulso de poder de la Búsqueda del Dao comenzó a descender.

“No estoy en la Búsqueda del Dao…”, anunció, “Solo estoy en el nivel de la Segunda Separación. Sin embargo, puedo ingresar a la Tercera Separación en cualquier momento. Es solo que mi Dao todavía requiere refinamiento, por lo que aún no la he realizado.”

“¡Hoy, serás la piedra de afilar para afilar mi espada!” En este momento, su deseo de pelear había alcanzado alturas inimaginables. 

Dio un paso hacia delante.

Sin embargo, cuando su pie descendió, el lago debajo de él repentinamente comenzó a retumbar. El agua comenzó a reducirse, como si… ¡Otra erupción estuviera a punto de ocurrir!

“¡Una segunda erupción!”

“¡Cielos! ¡El Lago Principal de 30,000 metros entrará en erupción por segunda vez! ¿Qué… qué significa esto exactamente?!”

“¡Realmente va a estallar por segunda vez!”

 

Capítulo 722: ¡Una segunda erupción!

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.