<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 723

Las tierras de la Región de los Antiguos Lagos Dao se hundieron una vez más en una forma cóncava, casi como si estuviera inhalando.

Al verlo instantáneamente, los cientos de miles de Cultivadores en la Región Exterior se quedaron boquiabiertos, con los ojos muy abiertos y sus mentes dando vueltas.

“Una segunda… ¡Una segunda erupción!”

“Cuando los Lagos Dao de 30 metros entran en erupción por segunda vez, hay una buena posibilidad de que aparezcan objetos increíbles. Es lo mismo con los Lagos de 300 metros. Para los Lagos de 3.000 metros… no hay necesidad de mencionar eso. Pero esto es en realidad … ¡Una segunda erupción del Lago de 30,000 metros!”

“¡Va a escupir un tesoro precioso! ¡Definitivamente será un tesoro precioso!”

“¡Definitivamente superará todo lo anterior! ¡Un… tesoro precioso!” Si los Cultivadores en la Región Exterior estaban al tanto de tales cosas, entonces uno sólo podría imaginar la comprensión de las personas sobre el Lago mismo.

Incluso la mente de Lu Bai tembló. Abandonando cualquier pensamiento de pelear contra Meng Hao, miró hacia el Lago Dao, con el corazón temblando.

El adolescente de la Secta Espada Solitaria contempló el Lago Dao con sus ojos brillantes y comenzó a respirar profundamente. “No me digas… esta espada no era la buena fortuna. ¿Es esta… la verdadera buena fortuna?”

Un extraño brillo apareció en los ojos de la marioneta de la Secta Escarcha Dorada. Los Cultivadores de la Secta Escarcha Dorada ya habían adquirido un tesoro, y planeaban irse, pero ver el nuevo desarrollo les hizo cambiar colectivamente de opinión y decidieron hacer una última apuesta.

El Reverendo del Dao Marchito miró con asombro y se quedó allí en silencio, mientras los Cultivadores del Clan Song desataban sus auras. En cuanto al Decimonoveno Patriarca del Clan Li, se limpió la sangre de la boca y observó la situación con una expresión salvaje. Antes había sido derrotado, pero esta vez estaba dispuesto a pagar cualquier precio para robar algo.

Di Ye se quejó por dentro. Actualmente estaba débil y no estaba en condiciones de pelear. Junto a él, los ojos de Zhou Chen comenzaron a brillar intensamente.

Fue entonces cuando se escucharon más sonidos. La segunda erupción del Lago Dao comenzaría en cualquier momento. El agua del Lago comenzó a hervir, y parecía que una gran explosión era inminente.

Justo cuando el Lago estaba a punto de estallar, Meng Hao destelló y disparó hacia el Decimonoveno Patriarca del Clan Li.

“¡Maldita sea!” El rostro del Decimonoveno Patriarca del Clan Li cayó, y se retiró a toda velocidad. Los otros miembros del Clan Li detrás de él tuvieron reacciones similares.

“¡Lunático! ¡Loco! ¡La segunda erupción está por comenzar y todavía crees que tienes tiempo para intentar matarnos?”

“¡Meng Hao, ¿Qué estás haciendo?!”

“Cruzaste la línea de 30,000 metros, así que te voy a matar…”, respondió Meng Hao con frialdad. Nunca había tenido una buena impresión del Clan Li. Ya sea Li Daoyi ese año en el Torneo del Inmortal de Sangre, o la forma dominante en que los Cultivadores del Clan Li lo arrinconaron fuera de la Cueva del Renacimiento, todos hicieron que la intención asesina de Meng Hao aumentara. *1

Actualmente, el Qi y la Sangre en su cuerpo estallaban de vigor. Después de haber absorbido el cuerpo carnal de Di Ye, estaba listo para explotar con un gran poder en cualquier momento. Avanzó a una velocidad increíble y, a medida que se acercaba, agitó una manga.

Inmediatamente, apareció una mano gigantesca mágicamente, que emanaba un aura de la Búsqueda del Dao mientras se disparaba hacia los miembros del Clan Li.

Los Cultivadores circundantes observaron pero no interfirieron. La erupción era inminente, y estaban más preocupados por los tesoros que aparecerían.

¡¡BOOOM!!

Cinco personas, incluido el Decimonoveno Patriarca del Clan Li, escupieron sangre y cayeron hacia atrás. Estaban a punto de emplear Talismanes de teletransportación para irse, cuando Meng Hao señaló con un dedo hacia ellos.

La Gran Magia del Demonio de Sangre apareció y un vórtice de color sangre comenzó a girar a su alrededor. El Decimonoveno Patriarca del Clan Li y los demás solo podían mirar en estado de shock.

“¡¡NO!!”

“¡Meng Hao, nos vamos! ¡Danos una oportunidad!”

“¡Nos iremos de inmediato! ¡INMEDIATAMENTE!”

“¿Me dieron una oportunidad en la Cueva del Renacimiento ese año?” Respondió Meng Hao con frialdad. El vórtice de color sangre comenzó a absorberlos, y se escucharon gritos miserables. Los cuerpos de los cinco, incluido el Decimonoveno Patriarca del Clan Li, se marchitaron rápidamente. Grandes cantidades de Qi y Sangre volaron hacia Meng Hao.

Cuando eso sucedió, el cuerpo carnal de Meng Hao se volvió aún más poderoso.

Un aura de la Búsqueda del Dao explotó seguida de gritos espeluznantes, y luego los cuerpos de los Cultivadores del Clan Li se convirtieron en esqueletos. Cuando los esqueletos se hicieron añicos, sus Divinidades Nacientes volaron e intentaron escapar. Meng Hao agitó su brazo en respuesta.

“¡Marchitar!”

Un viento se alzó repentinamente, y las cinco Divinidades Nacientes temblaron por un momento. Luego comenzaron a marchitarse y a secarse. Solo les tomó un momento a los cinco Cultivadores del Clan Li estar muertos en cuerpo y alma.

“¡Es una pena que no haya ingresado al tercer estrato de la Gran Magia del Demonio de Sangre, de lo contrario podría usar el Estrato de Meridianos Espirituales!” Mientras Meng Hao sentía las ondas de fuerza dentro de su cuerpo carnal, un sonido rugiente masivo resonó por el aire.

¡Abajo, el Lago Dao de 30,000 metros comenzaba a entrar en erupción!

¡La segunda erupción!

Todos los ojos se fijaron en el Lago, y el agua ilimitada del Lago se elevó en el aire. Solo había una persona que no estaba mirando el Lago.

Los ojos de Meng Hao se dirigieron al Niño Dao Zhou Chen de la Secta del Altar de la Cripta. Después de una rápida mirada, se dirigió directamente en su dirección.

¿Quién hubiera pensado que Meng Hao realmente atacaría a Zhou Chen? Incluso Zhou Chen apenas podía creerlo. Después de todo, no tenía enemistad con Meng Hao.

Moviéndose a una velocidad increíble, Meng Hao lanzó un golpe. Un aura de la Búsqueda del Dao surgió, y el aire se hizo añicos a medida el puño se acercaba hacia Zhou Chen. La energía de Zhou Chen aumentó; realizó un encantamiento y luego extendió su mano frente a él.

¡BOOOM!

La sangre brotó de la boca de Zhou Chen, y cayó hacia atrás. Con su mente dando vueltas, rugió, “¡¿Qué estás haciendo?!”

“Quiero el halo que tomaste antes y lo pusiste en tu bolsa de almacenamiento…”, dijo Meng Hao, avanzando hacia él.

“¡Maldita sea! ¡MALDITO!” Zhou Chen estaba a punto de retirarse cuando de repente la erupción del Lago Dao se hizo más intensa. Un resplandor brillante apareció dentro del agua, como si estuvieran a punto de aparecer objetos preciados.

En este punto, nadie estaba prestando atención a Meng Hao y a Zhou Chen, aunque se mantenían en guardia. Prácticamente toda su atención se centraba en el Lago Dao.

Meng Hao golpeó de nuevo, y se escuchó un estruendo impactante. La expresión de Zhou Chen palideció mientras retrocedía. Realizó un gesto de encantamiento que hizo que su cuerpo se distorsionara y se volviera borroso, pero aún así fue incapaz de defenderse y terminó escupiendo una bocanada de sangre.

“¡Muy poderoso! ¡Simplemente no soy rival para él!” La expresión de Zhou Chen estaba cada vez más pálida. El momento del ataque de Meng Hao no podría ser peor para él. En este momento, la teletransportación era imposible; solo funcionaría después de que la erupción comenzará.

“Va a estallar en cualquier momento…”, pensó, apretando los dientes. “¡No hay forma de que no pueda aguantar unas pocas respiraciones!”

La expresión de Meng Hao era fría. La razón por la que había atacado a los Cultivadores del Clan Li era para absorber su Qi y su Sangre, que planeaba usar para arrebatar los tesoros que otros ya habían recogido.

No había enemistad entre él y Zhou Chen. Sin embargo, era mejor robar a los Cultivadores de los Altos del Norte que a los Cultivadores del Dominio Sur. Eso no tenía nada que ver con ningún odio entre ellos, sino con lealtades territoriales.

Por supuesto, esta era una línea de razonamiento que Zhou Chen no podría entender.

“¡Dame el halo, o te mueres!”, Dijo Meng Hao, disparando en su búsqueda. El retumbar del Lago Dao se hizo aún más intenso; las aguas estaban hirviendo y se habían hundido tan bajo que parecía que la erupción ocurriría en el próximo aliento.

“¡Espera!”, Pensó Zhou Chen, apretando los dientes con fuerza. “¡Solo aguanta unas pocas respiraciones más!” Con su expresión pálida, se retiró con toda la velocidad que pudo reunir.

“¡Realmente estás buscando morir!” Dijo Meng Hao con un resoplido frío. Agitó su mano, haciendo que apareciera la Novena Montaña, alrededor de la cual se arremolinaban las Perlas Blanca y Negra. 

Mientras descendía hacia Zhou Chen, el rostro de Zhou Chen se llenó de un intenso asombro. Quería luchar, pero el cuerpo carnal de Meng Hao ya era comparable a la Búsqueda del Dao. Meng Hao levantó su mano derecha, aparentemente fusionándola con la Novena Montaña y se creó una fuerza de destrucción indescriptible.

¡¡BOOOM!!

Una increíble sensación de crisis mortal invadió el corazón de Zhou Chen. La sensación era extremadamente intensa; Zhou Chen estaba absolutamente seguro de que era incapaz de evadir, y de que si la montaña lo golpeaba, estaría muerto en cuerpo y espíritu.

“¡Maldición!” Era una persona decisiva, así que con un gruñido, sacó el halo dorado y brillante de su bolsa de almacenamiento y lo arrojó. 

En el instante en que Meng Hao le puso las manos encima…

¡BRROOOOOOOMMM!

¡El Lago Dao hizo erupción!

Cantidades infinitas de agua del Lago se dispararon al aire, dentro de las cuales no se  podían ver grandes cantidades de tesoros como la primera vez, ¡Sino solo un artículo!

Era un objeto ilusorio que brillaba con una gran cantidad de colores, como un alma. Parecía un hombre, aunque sus características eran algo oscuras. Tan pronto como el alma salió disparada del agua del Lago, el Cielo se oscureció y la Tierra comenzó a temblar.

En ese instante estalló un aura sin precedentes, cuya intensidad podría suprimir la Separación del Espíritu, e incluso someter a la Búsqueda del Dao. Esta era…

¡¡Inmortal!!

Un aura Inmortal surgió hacia el cielo.

Además, no era la de un Falso Inmortal sino más bien… ¡Un Verdadero Inmortal! El área que rodea el alma cambió instantáneamente; La ley natural giraba y se alteraba, como si la existencia de este objeto pudiera sustituir sus propias leyes por las que ya existían.

“¡El Alma de un Verdadero Inmortal!” Dijo el adolescente de la Secta Espada Solitaria, con su voz ronca y una expresión de excitación extrema.

“¡El Alma de un Verdadero Inmortal!” Dijo la marioneta de la Secta Escarcha Dorada, jadeando.

El Reverendo del Dao Marchito, el Patriarca del Clan Song y todos los demás estaban completamente conmocionados. Aunque todos se habían preparado mentalmente antes y sabían que la segunda erupción del Lago Dao produciría un tesoro precioso, ninguno de ellos había imaginado que sería… ¡El Alma de un Verdadero Inmortal!

“Para alguien en la cima de la Búsqueda del Dao, ¡Absorber el Alma de un Verdadero Inmortal crearía una oportunidad increíble para lograr la verdadera Ascensión Inmortal!”

“¡En realidad es el Alma de un Verdadero Inmortal!”

No mucha gente realmente reconoció lo que era, especialmente entre los cientos de miles de Cultivadores que se encontraban en la Región Exterior. Sin embargo, la mayoría de las personas sobre el Lago de 30,000 metros podían decir lo que era a simple vista.

Los ojos de Meng Hao destellaron.

Había Inmortales Verdaderos y Falsos. Los Verdaderos Inmortales eran personas que estaban iluminadas con respecto a un Dao personal, y después de alcanzar el pináculo, experimentaron la Tribulación Inmortal. ¡Los que sobrevivían a ella pasaron de la Búsqueda del Dao a la Ascensión Inmortal!

Por otro lado, los Falsos Inmortales no se enfrentaron a la Tribulación Inmortal. Grabaron su nombre en el Estrado de Otorgamiento de la Inmortalidad de la Novena Montaña, y se les otorgó la Inmortalidad. Tenían Qi Inmortal, pero… solo podían ser Inmortales en la Novena Montaña.

Tales Inmortales no podían salir fuera de la Novena Montaña. Además, si los Estratos de Otorgamiento de la Inmortalidad fueran destruidos, todos perecerían. Después de todo… ¡Todos eran Inmortales del Clan Ji!”

“¡No está bien! La aparición de una verdadera Alma Inmortal definitivamente atraerá la atención de los Cultivadores en el pico de la Búsqueda del Dao de las diversas Sectas y Clanes del Dominio Sur.”

“Este aura es extremadamente difícil de sellar. No saldrá del Dominio Sur, pero a partir de este momento, definitivamente hay personas que ya la han sentido.”

El adolescente de la Secta Espada Solitaria, la marioneta de la Secta Escarcha Dorada y el Reverendo del Dao Marchito, así como algunos de los otros Cultivadores, se dieron cuenta de lo que esto significaba.

“¡¡Lucha!!”

“¡Tengo que ponerla en mis manos lo más rápido posible! ¡Incluso si no puedo usarla, puedo darla como un regalo y aún así ser recompensado con una increíble buena fortuna!”

“¡Tengo que tenerla! ¡Cualquiera que luche conmigo por ella está muerto!”

El adolescente de la Secta Espada Solitaria salió disparado, con los ojos inyectados en sangre. Todos los demás en el área también salieron disparados con sus ojos brillantes.

En un abrir y cerrar de ojos, todos se pusieron en movimiento, incluso Meng Hao.

¡La lucha por el Alma de un Verdadero Inmortal!

Lucharían para obtener el control del Alma de un Verdadero Inmortal lo antes posible, antes de que llegaran los excéntricos en el pico de la Búsqueda del Dao. Este era el destino Inmortal, la oportunidad de convertirse en un Verdadero Inmortal. Cuando aparecían oportunidades como esta, nada más importaba.

Lo único importante… ¡Era el destino Inmortal!

¡¡BOOOM!!

 

*1 Li Daoyi fue la principal competencia de Meng Hao en el Torneo del Legado del Inmortal de Sangre. Hizo su debut principal en el Capítulo 130. Lo mató en el Capítulo 305, poco después de lo cual los Cultivadores del Alma Naciente del Clan Li unieron fuerzas con el Clan Ji en el Capítulo 311 para tratar de matar a Meng Hao.

 

Capítulo 723: El Alma de un Verdadero Inmortal

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.