<- Actualmente solo registrados A- A A+

ISSTH – Capítulo 725

Capítulo 725: ¡Toma esa Alma!

El poder de la fuerza gravitacional dentro de la brecha en el vacío en realidad no era muy grande. Sin embargo, el ataque de Meng Hao contenía el poder de la Búsqueda del Dao. Surgió un viento increíble que, en combinación con la fuerza gravitacional, causó que los demás jadearan en estado de shock.

El joven de la Secta Espada Solitaria parecía asombrado mientras era absorbido impotentemente hacia la brecha. Fue lo mismo con la marioneta de la Secta Escarcha Dorada, e incluso con Lu Bai. En poco tiempo, ya se estaban acercando a la grieta.

Sus expresiones volvieron a oscurecerse cuando Meng Hao, a pesar de estar tan fuera de control como ellos, los miró con sus ojos brillantes.

“¡Gran Magia del Demonio de Sangre!”

Un enorme vórtice apareció repentinamente alrededor de Meng Hao, y una mano roja gigantesca lo envolvió. Él estaba usando la Gran Magia del Demonio de Sangre, no en uno de ellos, sino en sí mismo.

Estaba usando el poder del vórtice carmesí para luchar contra la fuerza gravitacional proveniente de la brecha.

Se escuchó un sonido retumbante y Meng Hao se detuvo instantáneamente. Todos podían ver que, del grupo… ¡Él era el más cercano al Alma del Verdadero Inmortal!

Luchando contra el poder de la fuerza gravitacional, usó el poder de su cuerpo carnal para evitar los ataques del adolescente de la Secta Espada Solitaria y de Lu Bai, así como la Habilidad Divina de la marioneta de la Secta Escarcha Dorada. ¡Después de toser un poco de sangre, extendió su mano y agarró el Alma del Verdadero Inmortal!

“¡Maldición!”

“Meng Hao, ¡¿Estás buscando morir?!”

“Meng Hao!”

Tan pronto como la tocó, un retumbar llenó su mente. Al mismo tiempo, el Alma del Verdadero Inmortal comenzó a encogerse. Sólo le tomó un momento transformarse en un cristal, y Meng Hao la atrapó entre sus los dedos.

“¡La tengo!”, Pensó. Sus ojos brillaron y se preparó para teletransportarse.

Sin embargo, en ese instante el Lago Dao, de 30,000 metros, emitió repentinamente un sorprendente sonido retumbante. Al mismo tiempo, el agua del Lago se transformó en un enorme remolino que emanaba una fuerza gravitacional increíble.

Esta intensa fuerza gravitacional reemplazó instantáneamente a la fuerza gravitacional de la fisura en el aire, provocando que la marioneta de la Secta Escarcha Dorada se destruyera en pedazos, separándose en los cinco Cultivadores de la Secta Escarcha Dorada. Sus cuerpos estaban completamente fuera de su control, y soltaron gritos miserables mientras eran absorbidos por el Lago Dao.

Luego estaban el joven de la Secta Espada Solitaria y Lu Bai, cuyos rostros cayeron instantáneamente. El joven de la Secta Espada Solitaria aplastó inmediatamente un deslizamiento de jade, y su cuerpo comenzó a desvanecerse por el poder de la teletransportación. Sin embargo, no era lo suficientemente poderoso, y él también fue absorbido por el Lago Dao.

El poder del Tiempo inmediatamente comenzó a agitarse alrededor de Lu Bai mientras intentaba revertir el flujo del Tiempo. Sin embargo, después de una respiración de tiempo, las distorsiones se hicieron añicos; el tiempo era incapaz de ser revertido. Fue transformado en un rayo de luz y luego absorbido por el Lago Dao.

Meng Hao era la última persona restante. La Gran Magia del Demonio de Sangre permaneció, pero temblaba violentamente. La mente de Meng Hao se tambaleó mientras luchaba por liberarse de la fuerza gravitacional. Sin embargo, solo pudo resistir el espacio de tres respiraciones antes de que se escucharan crujidos de la Gran Magia del Demonio de Sangre y la enorme mano. Se hizo añicos, y Meng Hao fue arrastrado violentamente hacia el Lago Dao.

Casi en el mismo momento en que fueron absorbidos por el Lago Dao de 30,000 metros, dos rayos de luz aparecieron a lo lejos. Allí aparecieron dos ancianos y les tomó sólo un respiro de tiempo aparecer repentinamente sobre el Lago.

“¡Maldición!”

Uno de ellos inmediatamente hizo un gesto hacia el Lago, pero ni una sola onda se extendió por su superficie. Al mismo tiempo, se acercaron más haces de luz desde todas las direcciones, dirigiéndose a la misma posición. Estos eran todos los excéntricos en el pico de la Búsqueda del Dao que habían sentido el Alma del Verdadero Inmortal.

Todos ellos llegaron un instante demasiado tarde. Sin embargo, no se rendirían tan fácilmente. Se unieron para atacar el lago, después de lo cual se resignaron, observándolo durante mucho tiempo. Cuando finalmente se convencieron de que no podían entrar, se fueron, suspirando con pesar.

Fue en ese punto que los Antiguos Lagos Dao finalmente recuperaron la paz y la tranquilidad.

En cuanto a Meng Hao y los demás, fueron considerados desaparecidos. Por supuesto, el hecho de que Meng Hao terminó obteniendo el Alma del Verdadero Inmortal era algo que no se podía mantener en secreto. Después de todo, los expertos de la Separación del Espíritu de todos las Sectas y Clanes habían presenciado el evento personalmente.

Cada vez más personas en todo el Dominio Sur se enteraron del asunto, y los diversos excéntricos de las Sectas y Clanes casi se volvieron locos. Incluso unieron fuerzas para realizar augurios que revelaron que Meng Hao, de hecho, no estaba muerto. Una búsqueda furiosa se desarrolló en todo el Dominio Sur.

Si Meng Hao apareciera, entonces las Sectas seguramente lo descubrirían de inmediato. Por supuesto, la Secta del Demonio de Sangre no estuvo de acuerdo con todo eso. Como tal, las escaramuzas aleatorias entre Sectas se volvieron comunes en las tierras del Dominio Sur.

Todo el Dominio Sur estaba cayendo en un caos. Los Cultivadores rebeldes temían por sus vidas; Aunque no hubo una declaración formal de guerra, las batallas y peleas menores eran una ocurrencia común.

En cuanto a Meng Hao, después de ser absorbido por el Lago Dao con los demás, entró en lo que parecía un túnel, y luego perdió el conocimiento. Fue absorbido por un período de tiempo indeterminable antes de que un increíble sonido rugiente lo despertara repentinamente

Cuando recobró el sentido, se encontró en el aire. Arriba no había un cielo, sino una superficie sólida sin límites con incrustaciones infinitas de perlas brillantes que iluminaban toda el área como si fuera de día.

Intercaladas entre las Perlas había entradas hacia otros túneles, prácticamente infinitas. Tan pronto como las vio, Meng Hao pudo adivinar que había salido de uno de esos túneles.

“¿Qué es este lugar…?”, Pensó. 

Mientras miraba a su alrededor, sus ojos se abrieron y su rostro se llenó de sorpresa.

Él…¡ Ya no estaba en los Antiguos Lagos Dao!

Estaba rodeado de ruinas interminables, cuya enorme magnitud era difícil de describir. Los restos y los cadáveres se extendían en todas las direcciones, algunos de ellos medio enterrados. Todo este escenario dejaba en claro que incluso había más ruinas que estaban completamente enterradas bajo tierra.

Parecía como si este lugar estuviera lleno de capas de ruinas que se habían acumulado durante incontables años.

¡También había montañas!

Sin embargo, las montañas no eran verdaderas montañas, sino más bien, enormes cantidades de objetos mágicos, píldoras medicinales e incluso cadáveres. Había decenas de miles de tales montañas esparcidas por todas partes. La vista era completamente impactante.

Aún más impactante era que en medio de las decenas de miles de montañas flotaba un enorme portal de llamas.

Las brillantes llamas rojas del portal se disparaban hacia el cielo, haciendo que todo el mundo resplandeciera con el color del fuego.

Arriba, en el aire, volaban criaturas aladas con apariencia salvaje, demasiado numerosas para contar. Sus cuerpos eran completamente violetas, y llevaban varios objetos mágicos que arrojaron a las llamas del portal. Éstos rápidamente se quemaron sin dejar absolutamente nada.

Aparentemente, los objetos mágicos le proporcionaban algún tipo de poder, lo que provocaba que ocasionalmente aparecieran símbolos mágicos en el portal de llamas. Cada vez que los símbolos mágicos destellaban, un mar de llamas se extendía a su alrededor.

Debajo del portal de llamas había un punzón gigantesco, de 30,000 metros de largo. Era de color carmesí y estaba suspendido en el aire apuntando hacia un abismo de 3.000 metros de ancho.

Entre todas las bestias aladas, había algunas que brillaban con un color plateado. Parecían estar en una posición de gran autoridad, y llevaban látigos, con los que solían azotar a las demás. También había algunas bestias de color dorado que yacían inmóviles cerca del portal de llamas, aparentemente dormidas.

Además de todo eso, también había una gran variedad de extrañas bestias yendo y viniendo a pie. Emanaban auras impactantes mientras se abrían paso entre las ruinas, llevando todo tipo de objetos.

Llevaban cadáveres, objetos mágicos, Piedras Espirituales y otros restos.

Casi en el mismo momento en que Meng Hao las vio, los habitantes de este lugar parecieron notarlo. Todos dejaron de moverse y de repente miraron en su dirección.

Incontables miradas cayeron sobre él, haciendo que su cuero cabelludo se entumeciera.

Meng Hao había visto a las bestias violetas aladas siendo escupidas de los Lagos Dao en el mundo exterior. Todas y cada una de las que veía en este momento tenían un poder similar al Gran Círculo de la etapa del Alma Naciente, e incluso algunas tenían auras de la Separación del Espíritu.

En cuanto a las bestias de color plateado, todas y cada una… ¡Eran bestias de la Separación del Espíritu! 

Incluso había algunas que tenían auras de la Búsqueda del Dao, casi doscientas de ellas.

Las más impactantes de todas… eran las bestias de color dorado que yacían inmóviles junto al portal de llamas. Había once en total.

Por lo que Meng Hao podía sentir, las bestias de color dorado tenían el poder de la Búsqueda del Dao.

Una de ellas era de un color violeta-dorado, y Meng Hao podía decir que era aún más poderosa, probablemente estaba en la cima de la Búsqueda del Dao.

Incluso podría posicionarse por encima del Patriarca Seis Daos y el Décimo Patriarca del Clan Wang.

En cuanto a las bestias que caminaban a pie por tierra, eran un poco más débiles. Aún así, la gran cantidad de bestias era suficiente para llenar a Meng Hao de una sensación de crisis mortal.

“¡¿Qué es este lugar?!”, pensó, con un hormigueo en su cuero cabelludo. Cuando vio a las bestias girarse para mirarlo, sintió como si estuviera parado bajo la sombra de la muerte. Si las bestias de color dorado no estuvieran allí, no habría sido tan malo. Pero con ellas presentes, la amenaza que Meng Hao sentía era demasiado grande.

Peor aún, había una bestia de un color dorado resplandeciente sentada en medio del portal de fuego, y Meng Hao podía sentir un aura aún más aterradora… ¡El aura de un Inmortal!

Fue en este punto que las bestias de color dorado inmóviles alrededor del portal de llamas comenzaron a abrir sus ojos, y miraron a Meng Hao con expresiones frías. Al mismo tiempo, la bestia de color dorado resplandeciente miró a Meng Hao, e inmediatamente él sintió como si estuviera siendo sellado en su lugar.

“¡¡Esa cosa es mucho más poderosa que el Décimo Patriarca del Clan Wang!!”, pensó Meng Hao. “Si Seis Daos estuviera aquí, no estaría ni cerca de ser su contrincante.”

“¿Qué clase de bestia es esta? No puedo creer que este mundo subterráneo tenga bestias tan impactantes. O tal vez… ¿Son demonios?” Su rostro se oscureció y retrocedió. Sin embargo, justo en ese momento vio a una persona salir de una de las bocas de los túneles en la parte superior.

¡No era otro que Lu Bai!

En el instante en que apareció, miró a su alrededor y su rostro se oscureció.

Después de él, llegó el joven de la Secta Espada Solitaria, y luego los cinco Cultivadores de la Secta Escarcha Dorada.

Cuando se dio cuenta del orden en que surgieron, los ojos de Meng Hao brillaron.

“Fui el último en ser absorbido, pero el primero en llegar aquí…”, pensó. “Los cinco Cultivadores de la Separación del Espíritu de la Secta Escarcha Dorada fueron los primeros en ser absorbidos y los últimos en llegar.”

Cuando el joven de la Secta Espada Solitaria y los cinco Cultivadores de la Secta Escarcha Dorada vieron las tierras a su alrededor, sus rostros también cayeron.

Los ocho Cultivadores retrocedieron, temerosos de ofender a las terribles bestias y provocar un ataque.

“¡Forasteros!” Rugió una voz antigua, que hizo eco en todo el mundo, desde nada menos que la más poderosa de las bestias, la de color dorado resplandeciente que se encontraba en el portal de llamas.

Voló por el aire y repentinamente comenzó a crecer. En un breve momento, tenía 300 metros de largo, y parecía ser el supervisor de este lugar.

“Ustedes son el segundo grupo de Forasteros en llegar durante esta era…”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.