<- Actualmente solo registrados A- A A+

KJN – Capítulo 102

Capítulo 102 – Dos chicas jóvenes

Edición por Paris_117

Tal como Milia había predico, la Torre Roja estaba casi vacía de vampiros y ghouls.

Sin embargo, no se encontraban del todo ausentes, por lo que Milia y Claire se enfrentaron a algunos ataques ocasionales.

La espada de Claire parpadeo, y la cabeza de un vampiro voló. No obstante, el vampiro seguía moviéndose.

“¡Perfora su corazón!”

Escuchando obedientemente las instrucciones de Milia, Claire clavo su espada en el corazón del vampiro sin cabeza. Inmediatamente, grietas empezaron a extenderse por todo el cuerpo del vampiro, comenzando desde el área del corazón. Una luz roja brillo entre las grietas, luego todo el cuerpo se desmorono en cenizas.

A espaldas de Claire, Milia estaba acabando con el último.

El hecho de poder llegar hasta ahí sin sufrir ni una sola herida por el combate contra los vampiros se debía, en gran medida, a la ayuda de Milia.

A pesar de no tener tanta magia como Claire, Milia lo compensaba con su habilidad con la espada. Y sobre todo, estaba muy familiarizada con el combate contra vampiros.

Muchos vampiros luchaban confiando únicamente en sus habilidades físicas superiores, pero había algunos que eran capaces de usar su cerebro hasta cierto punto. Junto con sus movimientos inhumanos y sus asombrosos poderes regenerativos, podían convertirse en oponentes muy difíciles.

Pero Milia era capaz de leer sus siguientes movimientos como si hubiera dominado la lucha contra los vampiros, moviéndose rápida y exactamente como se necesitara.

Claire ahora entendía perfectamente que la ayuda de Milia era imprescindible para salvar a su hermano menor.

Pero aún así, incluso con ello… Claire no podía evitar preguntarse.

“¿Me estás ocultando algo?” Entonces Claire pregunto mientras Milia mira hacia abajo al último montón de ceniza con una expresión un tanto adolorida.

“¿Qué quieres decir…?” Milia se dio la vuelta con un rostro sin expresión.

“Estabas actuando un poco extraño en los archivos. Casi sentí que simpatizabas con los vampiros. ¿No es tu objetivo matar a la Reina de Sangre?”

“Sí, la mataré.”

“¿En serio? Entonces déjame preguntarte esto: ¿por qué tienes tanto conocimiento de los vampiros? Cualquiera puede saberlo con sólo verte pelear. Sin duda, tú sabes de vampiros, mucho más que cualquier otra persona.”

“Eso es porque vivo con el único propósito de matar a la Reina de Sangre…”

“Y digo que es antinatural si eso es todo lo que hay que hacer. De acuerdo, entonces, ¿qué significa lo que está detrás de esas últimas palabras en el archivo? ¿Una tierra de paz? ¿El camino para que «ella» lo recorra?” El tono de Claire se hacía más fuerte sucesivamente con cada pregunta.

Pero Milia no ofreció respuestas.

“No lo entenderé si te quedas callada.”

“Pero tú eres igual.”

“¿Qué?”

“También tienes algo que estás escondiendo. ¿Por qué estás tan obsesionada con la posesión demoníaca?”

“Eso es…..”

“Es de sentido común que no hay manera de curar la posesión demoníaca. Todos los que la contraen mueren.”

“… Eso parece.” Claire se mordió los labios.

“Todos tienen cosas que quieren mantener en secreto. ¿Estoy en lo cierto?”

“… Está bien, entonces. Entonces no nos entrometeremos. Yo te ayudaré a matar a la Reina de Sangre, y tú me ayudarás a salvar a mi hermano menor. Esos serán los términos de nuestra relación.”

“Eso está bien…”

Las dos giraron para seguir subiendo por la torre sin volver a mirarse.

 

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

 

“Espera.” Después de un tiempo, Milia, que iba al frente, se detuvo repentinamente.

“¿Qué pasa?”

“Alguien está peleando más adelante.”

Las dos se abrieron paso mientras caminaban en silencio. Parcia que un combate estaba ocurriendo al otro lado de una puerta que se encontraba directamente en su camino. No había otro pasaje que tomar.

“No tenemos más remedio que entrar…”

“Abrámoslo un poco y miremos adentro.”

Milia asintió ligeramente ante las palabras de Claire, y luego miro a través de una delgada grieta.

El otro lado resulto ser una sala espaciosa. Una gran abertura revelaba la luna roja que aún permanecía en lo alto del cielo.

Dentro había un hombre de piel morena agarrando el cuello de un vampiro y burlándose a carcajadas.

“Eres tan débil…”

El hacha nata gigante que llevaba el hombre estaba manchada de sangre, y a su alrededor había trozos de carne y montones de cenizas.

“Eres un oficial, ¿no? Me parece recordar tu rostro. ¿Dónde está Crimson?” Pregunto rápidamente el hombre moreno mientras apretaba el cuello del vampiro.

“N-no tengo ni idea…”

“Así que no tienes intención de decírmelo.”

“No hay necesidad… de decirlo…” En el momento en que el vampiro dijo eso, se convirtió en una niebla roja. Era la habilidad de volverse neblina para desorientar, que sólo los vampiros de clase alta podían usar.

“¿Oh?” La mano del hombre moreno ahora no sostenía nada, mientras que la niebla roja se acumulaba detrás de él.

El brazo del vampiro se materializo desde ahí, sus afiladas garras se acercaron rápidamente al hombre moreno.

Pero el hombre moreno ni siquiera miro hacia atrás.

“Tengo muy buena intuición…”

El hombre simplemente balanceo su gigantesca hacha nata de forma casual.

La increíble presión del viento llego hasta la puerta, haciendo que Milia y Claire cerrasen la puerta a toda prisa.

Cuando volvieron a mirar adentro, vieron partes del vampiro dispersas trágicamente como pedazos de carne picada.

Las piezas se convirtieron rápidamente en cenizas.

“¿Qué le pasa a ese tipo?” Por su apariencia, no era un vampiro. Pero tampoco parece un aliado.

“Es uno de los monarcas de Ciudad sin Ley, Juggernaut el Tirano. Haríamos bien en no enfrentarnos a él en un combate. El vampiro que acaba de matar era el tercer oficial más hábil de la facción de la Reina de Sangre.”

“Esa era el tercero….” El contraste con el Tirano que era tan abrumador, el vampiro no lo parecía en absoluto.

“Escondámonos y esperemos a que se vaya…” Claire asintió firmemente ante la sugerencia de Milia.

Pero la voz de el Tirano resonó desde el otro lado de la puerta.

“Dije que tengo buena intuición… sé que están ahí.”

“¿¡…!?” Inmediatamente después, la puerta fue pulverizada.

Una gigantesca hacha nata apareció bruscamente a través de la puerta en un ataque de corte horizontal. Las dos cayeron al suelo para evadirlo. Sobre sus cabezas, el sonido violento paso rugiendo.

“Dos muchachas, huh.” Más allá de la puerta rota, el Tirano las miro desde arriba.

“Esto es lo peor.”

“Supongo que no tenemos más remedio que hacerlo.”

Las dos desenvainaron sus espadas, mientras que el Tirano se burlo.

“Ustedes dos no parecen vampiros, pero… van a morir aquí de todas formas.”

Entonces su hacha nata gigante se balanceo hacia abajo.
[Paris_117 uff poner un dedo sobre la hermana del prota… eso le costara mucho más que solo la vida…]

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.