Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 116

Capítulo 116 – ¿Realmente piensas eso?

Edición por Paris_117

Yukime, que estaba bebiendo de una tasa mientras observaba la chimenea, sintió como entraba una brisa.

Mirando por detrás de ella, la ventana detrás de Yukime está abierta, y el sonido que parecía el movimiento de un dedo podía ser escuchado.

“¿Eres tú, John-han?”

Después de su pregunta, un hombre con traje surgió de la oscuridad.

Con una máscara blanca en la cara y un cuerpo de aspecto fuerte que no se podía ocultar bajo su traje, entró con expresión petulante en su cara.

Sentado frente a Yukime, jugaba con una moneda de oro lanzándola al aire con el dedo.

“El valor de esta moneda de oro se ha inflado muchas veces; esto es sólo una ilusión de confianza vacía.” Habló con una voz baja pero clara.

Yukime pensó que John estaba hablando de los nuevos billetes que habían estado circulando en el mercado recientemente.

“En realidad, este trozo de papel que todo el mundo cree que es papel moneda no son exactamente billetes de banco, en otras palabras, es sólo un recibo de depósito, un vale de efectivo. El Banco Mitsugoshi otorga la característica de remunerar los recibos de depósito para que puedan circular. Al principio, sólo se podía utilizar en las tiendas de Grupo Mitsugoshi, pero ahora que el sistema de crédito se ha extendido por todo el Reino, esos papeles se pueden utilizar en las principales tiendas del país. Sin embargo, la gente cree que estos papeles tienen el mismo valor que el dinero real.”

Luego puso dos billetes en el escritorio. Uno es el billete del Grupo Mitsugoshi, mientras que el otro es de la Gran Alianza Comercial.

“Creo que la meta del Banco Mitsugoshi es hacer que las personas piensen que esos recibos tienen el mismo valor que las monedas de oro. Y gracias a eso, ahora es posible inflar o aumentar el valor de una sola moneda de oro muchas veces.”

“El Banco Mitsugoshi distribuye billetes como recibos de depósito y los sigue cediendo con ellos como garantía. Luego continuaran haciéndolo tantas veces como sea posible, entonces las facturas actuales estarán creciendo muchas veces su valor monetario real. Podemos decir que una moneda de oro fue prestada a docenas de personas y el Banco Mitsugoshi obtuvo un enorme interés a cambio, cubriendo así los agujeros vacíos.”

La cúpula del Banco Mitsugoshi no está al mismo nivel que la de un estafador común. Me gustaría hablar con esa persona una vez sobre esta técnica audaz y astuta, y sobre cómo fue posible en este mundo.

Yukime tomo un sorbo de sake de su tasa mientras escuchaba la pregunta de John.

“¿Este trozo de papel es realmente digno de la confianza de la gente?”

Esto sería asombroso para el pueblo, pero ya era un hecho bien conocido por los ejecutivos de la Gran Alianza Comercial.

En cualquier caso, la Alianza Comercial tenía que estar atenta a los movimientos de Grupo Mitsugoshi. Si era algo así, John debería haberlo sabido, ¿pero por qué razón había sacado este tema? No podía entenderlo.

“Hay dos billetes aquí, ¿notas algo al comparar estos dos billetes?”

“¿Notar… algo…?” Yukime comparo los dos con sus prístinos ojos azules como el agua. De hecho, había una diferencia en su diseño, pero eso no parece ser a lo que John se refería…. ¿¡Quizás!?

“¿Es por la marca de agua?”

“Así es; además, el diseño de la Gran Alianza Comercial es bastante tosco, ¿sabes lo que eso significa?”

Sería posible desarrollar billetes falsos. Sin embargo…

“Sería fácil hacer falsificaciones. ¡Yukime, vamos a sacar provecho de los billetes falsos!”

“¿Eh….?” Yukime ladeó la cabeza, confundida….

La Gran Alianza Comercial ya debería entender que era fácil hacer billetes falsos. Con eso en mente, la Alianza emitió los comunicados a la vez que conocía los riesgos que implicaba; John-han debería haberse dado cuenta de ello, ¿verdad?

“John-han, ¿lo dices en serio? Los billetes de la Gran Alianza Comercial sólo circulan dentro del reino. Tan pronto como salgan los billetes falsos, será fácil identificar la fuente.”

John de repente dejó de moverse.

“Si lo haces a pequeña escala, puedes hacerlo sin que te atrapen, pero sólo puedes ganar la cantidad de dinero de un bolsillo. Pero hacerlo a gran escala hará que sea fácil ser localizado y será el fin para nosotros.”

Sabiendo que algunos billetes falsos circularán, la Gran Alianza Comercial mantendría su rango de distribución bajo estricta vigilancia para que les fuera más fácil investigar las fuentes de la distribución de cualquier billete falso. La Alianza de Comercio sólo comenzaría la distribución fuera del reino una vez que se hubiera establecido una contramedida efectiva contra las falsificaciones.

En otras palabras, la Alianza quería que el Grupo Mitsugoshi colapsara y así obtener la tecnología de las marcas de agua lo antes posible para que pudiesen obtener una contramedida eficaz contra los billetes falsos.

Si salía un número considerable de billetes falsos, la operación de falsificación pronto seria aplastada, y si era en pequeñas cantidades, no producirá ningún beneficio. Y pensaban que ninguna persona era tan tonta como para pelear contra la Gran Alianza Comercial en primer lugar. Cualquiera que esté involucrado en negocios conoce los horrores de oponerse a las grandes empresas.

“¿John-han….?”

Con una expresión abatida, los hombros de John bajaron lentamente. Su apariencia lucia como la de un niño emocionado que había invitado a su amigo a ir a buscar tesoros, sólo para ser derribado con argumentos lógicos de que no había ningún tesoro y ahora estaba deprimido.

De ninguna manera…. ¿John-han realmente planeaba hacer billetes falsos?

“Fufufu~” Yukime sonrió, sorprendida de que John tuviera un lado tan lindo. Sin embargo, al momento siguiente, Yukime sintió una presión abrumadora.

Esa tremenda presión, que venía del deprimido John, se apoderó de ella.

“¡¿Qué?!”

“¿Realmente… piensas.. eso…?” John habló con una voz que parecía provenir directamente de las profundidades del abismo.

¡¿Qué era esa presión?! Esa no era fuerza causada por la magia, era más parecida a la pura fuerza de su voluntad. Parecía que el análisis de Yukime estaba equivocado.

La estaba probando. ¡Para ver si Yukime era digna de ser su compañera o no!

Pero… ¡¿me he perdido de algo?!

Yukime examinó cuidadosamente el flujo de la conversación.

Y luego se dio cuenta de algo.

¡Era la diferencia fundamental entre el Banco Mitsugoshi y la Gran Alianza Comercial!

El Banco Mitsugoshi mantenía el dinero de sus clientes mientras emitía billetes de banco con la misma cantidad.

Pero la Alianza era diferente. Emitían billetes desde el principio utilizando sus marcas y la confianza de los ciudadanos en los billetes que estaba difundiendo al Grupo Mitsugoshi.

Anteriormente, las grandes empresas también se dedicaban a prestar dinero, pero no existían muchos casos en los que utilizaran el dinero de sus clientes. No fue hasta el establecimiento de la Gran Alianza Comercial que los depósitos de las personas comenzaron a ser utilizados por estas empresas como fuentes para prestar dinero. Pero el número de depósitos seguía siendo pequeño. Por lo tanto, la mayoría de los billetes emitidos por la Gran Alianza Comercial provenían de sus propios fondos.

En otras palabras, hay una gran brecha entre los ingresos del Banco Mitsugoshi y los de la Gran Alianza Comercial, con el Grupo Mitsugoshi a la cabeza.

La Alianza ya había emitido un gran número de billetes y los estaba prestado a sus clientes a bajo interés para competir con el Banco Mitsugoshi.

Por cierto, a medida que el Grupo Mitsugoshi continuaba introduciendo nuevos productos, aumentaban la demanda, las personas gastaban su dinero en el Banco Mitsugoshi y luego distribuían sus billetes a cambio del dinero de sus clientes, lo que permitía que el flujo de mercancías circulara. El reino florecería con una prosperidad sin precedentes de la economía y el crecimiento de la inversión. Lo cual llevaría a las personas a pedir más préstamos para sus negocios, y eso llevaría a la Alianza Comercial a hacer lo mismo para competir, pero no poseerían los fondos para otorgar tales préstamos.

Los billetes de la Alianza se estaban extendiendo más allá de lo imaginable. Aunque había algunas personas que pedían dinero prestado a la alianza, pocas personas mantenían su dinero con ellos. Como ya habían depositado su dinero en el Banco Mitsugoshi, sólo unas pocas personas estaban dispuestas a transferirlo a la Alianza.

Lo cual significaba que…

“Los billetes se emiten son diez veces más que los fondos reales y se distribuyen en una cantidad que excede las expectativas. Los billetes son un verdadero vale de dinero en efectivo. En otras palabras, incluso si una décima parte de los billetes se cambian por dinero, la Alianza…”

Eso era realmente grave; aunque el establecimiento del crédito implicaba este tipo de riesgos, sería peligroso seguir aumentando el número de billetes de este tipo. Pero la Alianza debía emitir más billetes para competir con el Banco Mitsugoshi, y en el futuro, la diferencia entre el número de fondos y de billetes emitidos seguirá aumentando.

El peligro se elevaba más allá de toda reparación.

Cuando ocurra, la Alianza quebrará… ¡¿De ninguna manera?!

“¿Está planeando destruir intencionalmente su confianza ganada emitiendo un gran número de billetes falsos, esencialmente haciendo que se vayan a la bancarrota?”

En esta situación, era imposible saber cuándo quebraría la Alianza. Pero era posible manipular el momento en que quebrasen planificando el tiempo en que los billetes falsificados circulasen en el mercado. De este modo, la Alianza dejaría de disponer de los fondos necesarios para canjear billetes de banco o para apoyar a sus empresas. Las personas perderían su confianza en la Alianza, y cuando eso ocurriera, querrían retirar sus fondos de la Alianza. Al mismo tiempo, se podrían cambiar las falsificaciones por dinero en efectivo real, agotando aún más las finanzas de la Alianza.

Destacarían los talleres a gran escala para la producción de billetes falsos, pero Yukime tenía una base en la Ciudad sin Ley que podría servir de coartada. Cuanto menor fuese el tiempo necesario para que la Alianza quebrara, menor seria el riesgo de que se descubra su operación de falsificación. Y para cuando la Alianza lo supiera, ya habrán colapsado, y una gran suma de dinero ya habrá llegado a las manos de Yukime.

Yukime finalmente había entendido porque John había dejado caer sus hombros desanimado.

Estaba decepcionado con Yukime, decepcionado por su incapacidad para entender el significado de producir billetes falsos y tener que probarla.
[Paris_117 seee de seguro, sasuga ains-sama]

Notando ese hecho, Yukime se estremeció.

“Pero aunque la Alianza fuese aplastada por eso, el Banco Mitsugoshi aún permanecería.”

Por el contrario, incluso existía la posibilidad de que el Banco Mitsugoshi ganara y se fortaleciera aún más.

La presión de John se detuvo repentinamente.

Y después de unos segundos….

“¿Realmente piensas eso?”

“¡¡¿Qué?!!!”

Una presión varias veces mayor que la anterior fue liberada repentinamente por John.

¿Qué…? ¡¿Me olvidé de algo otra vez?!

Yukime buscó desesperadamente la respuesta y se dio cuenta.

¡¡Ya veo!!

“La Alianza no venderá los billetes de banco sin poder canjearlos a Zeni…. Entonces las personas, naturalmente, no tendrán ninguna duda sobre los billetes de Mitsugoshi. Sin embargo, el Banco Mitsugoshi también se encarga de la distribución de créditos. Si no pueden cambiar los certificados de la alianza por los suyos, también se irán a la bancarrota, después de eso tendremos un montón de dinero en efectivo.”

Y entonces podremos comprar las tecnologías e instalaciones de Grupo Mitsugoshi. con el dinero acumulado de los billetes falsos. John no propuso la creación de billetes falsos con pensamientos a medias. Este es un plan calculado con precisión.

Antes, John-han había dicho: “¿Este trozo de papel es digno de la confianza de las personas?”

Y esa frase ya implicaba el colapso del sistema de crédito.

Incluso se había molestado en explicar el modus operandi del Banco Mitsugoshi….

Tenía la intención de aclarar la diferencia entre el Banco Mitsugoshi y la Alianza, y de sugerir el peligro que había detrás de ello.

¡¿Sus palabras eran pistas todo el tiempo?!

Ante su vasto intelecto, por la espalda de Yukime corrió sudor frío. Pero eso no era el final.

“¿Realmente piensas eso?”

“¿¡Qué!?” La presión liberada por John aumentó aún más.

¡¿Pase por alto algo más?!

Yukime busco desesperadamente la respuesta, pero no le surgió ninguna.

John está observando a Yukime mientras sus ojos miraban directamente a los de ella desde detrás de su máscara.

¡Esto es MALO! ¡Muy Malo! ¡Si no digo nada! Se decepcionará aún más…

“….lo estoy pensando, pero no puedo ver qué más pasé por alto.” Yukime lo miró y murmuró…, pero no había agujeros en su plan… no podía imaginar qué más podría haber pasado por alto…

Yukime lamentó su incompetencia y se preparó para ser reprendida….

Pero…. la presión desapareció.

“Así es…”

“¡…Oh!”

¡Era una trampa!

Si Yukime hubiese cedido a la presión y actuado irresponsablemente, seguro que la habría reprendido sin dudarlo.

Para ser honesta, puedo entender que buscar este tipo de respuesta es la respuesta correcta.

Lo último que John había aprobado era la honestidad de Yukime.

Apenas di la respuesta correcta, me reconoció como su compañera.

Tras comprender eso Yukime se recostó sobre el sofá y sintió que su cintura perdía fuerza cuando empezó a relajarse.

Pero tengo que compensar toda la decepción que le he causado.

“Hagamos los billetes falsos, déjame la fabricación y distribución a mí. Este plan será una carrera contra el tiempo. El dinero falsificado se cambiará por una gran suma de dinero real, y pronto la Alianza quebrará antes de que se den cuenta. Incluso si las noticias sobre la falsificación de dinero se extienden, la investigación llevará algún tiempo. Yo también me encargaré de ello, pero seguramente tú también cooperarás, ¿verdad? John-han.”

“Fumu.”

“Te diré los detalles más tarde…”

“Fumu.” John afirmo mientras jugaba con la moneda de oro en su mano. Al tirar la moneda al aire, cayo, haciendo un sonido agudo de *clink*.

Mientras Yukime estaba distraída mirando la moneda que caía, se dio cuenta de que John ya se había desvanecido antes de que ella pudiese notar cualquier señal de que él desapareciera.

La moneda de oro rodo hasta detenerse en el pie de Yukime.

Yukime entonces tomo la moneda y jugó con ella de la misma manera que John lo había hecho con sus dedos.

“Así que ese es John… El hombre al que llaman Shadow…”

Qué hombre… ¿Cómo decirlo…? Qué atrevido. Qué poder….

“Es un hombre realmente raro y espléndido…” Yukime respiró profundamente.

Al principio Yukime lo había contratado, esperando solo su fuerza, pero no era solo un hombre con poder. También poseía una inteligencia inmensa y el coraje para tratar y manejar a sus enemigos a su antojo.

Cuando se entere de mi verdadera meta… ¿se enfadará? O tal vez ya lo sabe…

Yukime sonrió con un poco de tristeza.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.