Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 126

Capítulo 126 – No se metan en el camino

Edición por Paris_117

Los hilos de acero brillaban a la luz de la luna.

Confiando en ese brillo, el No.664 evitó los hilos entrelazados.

Lo que era problemático no era su velocidad, sino la baja visibilidad, el número de cuerdas y lo impredecible que eran.

A pesar de usar sólo diez dedos, John Smith manipulaba muchos más hilos que sus dedos.

Y esos hilos las atacaban por todos lados.

Sus ángulos y tiempos de ataque eran desagradables.

Había predicho los movimientos de No. 664 bloqueando sus vías de escape. Además, como la dirección por la que podían evadir estaba limitada, parecía que los movimientos del No. 664 eran guiados.

Como resultado — ella no podía acercarse.

Los hilos tenían un alcance más largo que las espadas. No podían atacar a menos que estuviesen lo suficientemente cerca. Pero desde el comienzo de la pelea, no habían podido ni siquiera acercarse un paso más a él. En vez de eso, estaban siendo empujadas hacia atrás.

En pocos segundos, ese hombre ya dominaba completamente la zona. Y todavía no se había movido ni un solo paso. Con sólo manipular los hilos con los dedos, tenía a las chicas corriendo por ahí tratando de escapar de su alcance.

Parecían marionetas manipuladas por sus hilos.

“Todas, retrocedan.” Ante las instrucciones de No.664, las otras dos reaccionaron inmediatamente y salieron fuera del Maai de los hilos.

Si se quedaban dentro del Maai de John Smith, sólo se agotarían. Si no tenían un método para atacarlo, la situación no cambiaria. Las tres se miraron y asintieron con firmeza.

Ese hombre—– era fuerte.

Aunque era confuso ser atacadas por un arma desconocida, los hilos de acero, e incluso sin tener eso en cuenta, también tenía el poder de dominar el campo de batalla. Manipular decenas de hilos, predecir y guiar con precisión sus movimientos. Eso era algo que no se podía hacer a menos que poseas una cierta cantidad de habilidad.

No. 664 conocía a muchos que eran más fuertes que ella.

No. 666 también. Dentro de los escalones superiores de la organización de las llamadas Números, y además estaban las Siete Sombras, eran individuos que poseían un poder abrumador. En ambos había personas que eran mucho más fuertes que ella.

Pero este John Smith era diferente de los individuos fuertes que había conocido. Su fuerza no provenía de su poder mágico, de su fuerza muscular, su velocidad o de la técnica que utilizaba. No, su técnica para manipular esos hilos es ciertamente hábil, pero el núcleo de su fuerza no residía ahí.

La identidad de la fuerza de John Smith—— era su capacidad de dominar.

No. 664, quien era la líder del escuadrón y tenía el deber de dar órdenes, lo sabía. La capacidad de supervisar, entender y predecir el flujo de la batalla era una necesidad.

En otras palabras, John Smith poseía esas habilidades.

“¿Qué pasa……….? ¿No vienen?” John Smith no se movió ni un paso. Con los ojos escondidos detrás de su máscara, sólo miraba hacia abajo desde su lugar.

Tenía mucho margen de maniobra. Poseía la confianza para poder enfrentarse a cualquier cosa que pudiese suceder. Los hilos que cubrían el cielo nocturno estaban negando todos sus intentos de ataque. Si te movías mal, te atraparán. El retirarse también era una opción.

‘No. 666 puede oponerse, pero tengo que forzarla.’

Ella pensó que tal vez podrían, pero en el siguiente instante…

“Si no vienen por mí, entonces yo iré por ustedes.”

“¿¡Eh………….!?”

John Smith movió ligeramente uno de sus dedos. Al mismo tiempo, un hilo se enrolló alrededor del cuello del No.664.

De ninguna manera——¿¡Desde cuándo!?

‘Además, ya deberíamos estar fuera de su Maai.’

“¿Quién dijo que la longitud de todos y cada uno de los hilos era la misma? Naturalmente, su grosor también es diferente.”

“¡No puede ser——!” Mirando de cerca el hilo que la rodeaba, se dio cuenta de que era extremadamente delgado y muy difícil de ver.

Los hilos que habían visto hasta ahora eran los únicos que se les había permitido ver.

“No me digas, desde el principio…”

“Sí…. desde el principio.”

Las acciones de No. 664 habían sido manipuladas desde el principio.

Mientras su expresión se distorsionaba debido a la humillación, el hilo alrededor de su cuello comenzó a tensarse. Un poder mágico altamente concentrado estaba pasando a través del hilo. Si añadiera un poco más de fuerza, le cortarían el cuello.

“Si vas a matarme, entonces hazlo ya. No tengo ninguna intención de hablar.” Ella miró a John Smith.

No. 665 y No. 666 también estaban atracadas. Ya se habían decidido.

Se estaba añadiendo fuerza a los hilos metálicos.

En ese momento, el No. 666 se movió.

Salió corriendo por el frente. Ella simplemente se le acercó antes de que él pudiera apretar los hilos.

“¡Haaaaaaaa!”

‘Rápido, sólo un poco más rápido…’ Se apresuró a atacar a John Smith.

“Correcto….” Pero su postura no vaciló. Acaba de tirar ligeramente de un dedo de su mano derecha.

“¿Pero quién dijo que solamente había un hilo alrededor de tu cuello?”

No. 666 cayó repentinamente. Se desplomó, y fue obligada a flotar en el aire con una postura poco natural. Un gran número de hilos ya habían sido enrollados alrededor de sus miembros. Naturalmente, las otras dos estaban en el mismo estado.

“¡Kuh….! ¡Mátame!” No. 664 dijo eso ya que sus movimientos estaban completamente sellados.

No obstante, sólo apretaba los hilos sin matarlas.

“No tiene sentido matarlas. Incluso si las matara, otros vendrían de nuevo, y por eso, esto es sólo una advertencia. Eso es todo lo que se necesita.” Dijo sin expresión.

“No se metan en el camino.” Y con esas palabras, las liberó.

“*¡Gehoo!*,*¡Gehoo!*” A pesar de que continuaba tosiendo, No. 666 miró a John Smith.

No.664 saltó al instante y mantuvo sujeta a No.666.

“¡Basta ya! Nos retiramos.”

“¡———!” No. 666 bajó amargamente su rostro.

‘John Smith…. tenemos que informar a Gamma-sama.’

Mientras él estuviera ahí afuera, no sería posible encontrar la fuente de los billetes falsos. Y el hecho de que existiese una persona con ese nivel de habilidad significa que también existía otra organización poderosa.

No. 664 observó la figura de John Smith mientras se retiraban.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.