Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 130

Capítulo 130 – Hasta luego, John Smith

Edición por Paris_117

La Alianza estaba movilizando a un gran número de personas para encontrar el origen de los billetes falsos.

No obstante, les llevaría bastante tiempo encontrar el origen de los billetes falsos que circulaban en el mercado.

Todavía no se conocía públicamente que circulaban billetes falsos. Pero algunas personas inteligentes habían empezado a notarlo. Los que tenían dudas por notarlo están empezando a aparecer.

No quedaba mucho tiempo.

El colapso ya se acercaba.

“¡Alto! Registren ese carruaje.” A altas horas de la noche, varios hombres detuvieron un carruaje que estaba a punto de salir de la capital. Eran el ejército privado de Garter y les había ordenado detener los carruajes sospechosos e inspeccionarlos.

Por supuesto, no han recibido permiso legal para hacerlo y no tenían autoridad para hacer cumplir la ley. Pero para los que hacían negocios, las órdenes de la Alianza no podían ser ignoradas y por lo tanto, todos los carruajes comerciales estaban obligados a cumplirlas.

Este carruaje también se detuvo según lo ordenado.

Los mercenarios de la compañía Garter se acercaron al carruaje para poner sus manos en el.

“Alto……..”

“¿Qué?” Escucharon una voz baja desde algún lugar, un mercenario detuvo sus manos y empezó a mirar a su alrededor.

“Te arrepentirás sin duda alguna….”

“Haaaa” El mercenario resopló y se rió del consejo que le estaban dando, y luego abrió el paquete encima del carruaje. Mientras sus ojos se abrían ampliamente al ver la gran cantidad de monedas de oro que había dentro, su cuello era cortado.

“¿Qué?”

“Te advertí que te arrepentirías.”

El mercenario al que le habían cortado la cabeza expulsó un chorro de sangre mientras se derrumbaba en el suelo.

“¡B-Bastardo! ¡¿Quién eres tú?!” Los mercenarios restantes desenvainaron sus espadas.

“Mi nombre es John Smith. Puedes arrepentirte de escuchar mi nombre en el otro mundo.”

“¿Qué diji—————!?”

Varios hilos delgados brotaron a la luz de la luna. Pero nadie se dio cuenta de su brillo.

Sin saber, ni darse cuenta, cada una de sus cabezas salió volando.

Mientras la sangre caía como si fuese lluvia, el carruaje cargado de monedas comenzó a moverse de nuevo.

El carruaje aumentó lentamente su velocidad y abandonó la escena, dejando atrás los cadáveres que habían sido cortados y al propio John Smith que movía los dedos como si tocara un piano mientras manipula innumerables hilos que se extendían desde la punta de sus dedos.

Y entonces, le habló a la nada.

“Sé que estás ahí…”

Al mismo tiempo, los hilos de acero se rompieron en las tinieblas.

Algo se movió entre la oscuridad de las sombras.

Una mujer vestida con un traje negro apareció desde el lugar donde no debería haber ninguna presencia. Su traje corporal era como un hermoso vestido, su cara estaba escondida detrás de una máscara, pero sus ojos azules era visibles a través de los huecos en la misma.

“Encantada de conocerte, John Smith.” Con la hermosa voz como una campanilla, se inclinó y lo saludó. Su cabello platinado brillaba bajo la luz de la luna. “Y, adiós.”

Y luego, una espada negra cortó a John Smith.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.