Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 152

Capítulo 152 – La invasión del mal

Edición por Paris_117

Después de salir de la habitación de Clara, mientras paseaba por los pasillos al azar, sentí que se acercaba gente. Esperando que ocurriera un suceso importante, me quedé en el lugar.

“¡Recién llegado! ¡Gran trabajo en conseguir la gracia de esa mujer!” Dijo uno de ellos con una sonrisa que mostraba su dentadura mientras me agarraba del hombro.

Estos hombres sin-nombre, del campamento Doem, me rodearon.

5… no 6 de ellos.

Vi a Zack de pie en la parte de atrás, con una cara incómoda.

“Escucha chico, necesitamos que nos hagas este favor.” Dijo el hombre después de acercarse a mi oreja. Su aliento apestaba.

“¿Q-qué favor…?” No solo mi voz era la definición de enclenque, sino que ya estaba temblando como si fuera un humilde slim que estaba siendo observado por un Dragón.

“No hay necesidad de tener miedo ahora. Haznos este favor, y seremos los mejores amigos.”

“O-Okay…”

“Este es el trato. Queremos hablar con la princesa es todo, pero los bastardos que la rodean siguen estorbando. Ahí es donde entras tú. Eres alguien en quien ella confía, así que necesitamos que hagas que se reúna con nosotros.”

“¿M-me necesitan…?”

“Sí, eres el mejor hombre para el trabajo. Haz lo que quieras, pero hazlo. Sabes qué, aquí hay algo que podría ayudar.” Luego se sacó un polvo. “Esta es una pequeña droga que ayuda a dormir bien. Mézclala en sus bebidas y bam, estará durmiendo como un bebe.”

“E-esperen, no, no puedo…”

“¡Escucha, pequeña mierdecilla! ¿¡Estoy tratando de ser tu amigo y no quieres escuchar ni un favor!? ¡Tienes un maldito deseo de morir!”

“¡¡Hiyipe…!!” Me acurruco en mí mismo luciendo aterrorizado.

“Uhh, no nos pongamos muy violentos, ¿sí, chicos?” Zack habló desde atrás con una expresión rígida.

“Rayos, Zack. ¿Finalmente te estás ablandando ante nosotros?”

“No, uhh… de todas formas, no creo que sea una buena idea hacer algo precipitado.”

“¡Maldita sea, no vamos a conseguir nada como eso! ¡¡Vamos a tomar a esa perra como rehén y ese maldito Búho va a aparecer justo donde queremos!!” Después de ese escándalo, el tipo me golpeó en la cara.

En el momento en que el puñetazo se conectó, aflojé mi cuello y dejé que mi cuerpo fluyera con el impacto.

Se llama resbalón.

Un buen puñetazo en la cabeza puede causar una conmoción cerebral, pero saber cómo recibir un golpe puede evitarlo con un éxito sorprendente. Hay dos maneras de ser golpeado. Una es endurecerse y absorber el golpe, y la otra es lo que acabo de hacer, dejar que fluya con el impacto. Y como se veía venir el impacto de ese puñetazo en toda mi cabeza, tampoco me quita el papel de Mob.

“Uoff…” Fingí que me golpeaban con los pies y me caí al suelo.

“Oye, les dije que pararan. Lo hice, ¿verdad?” Zack ya estaba retrocediendo, como si dijera que no estaba involucrado.

“Conoces tu trabajo. Ahora hazlo. Esperaremos 3 días. Tú nos consigues a la chica, y yo te consigo buena comida. No lo hagas, y…” El hombre puso su pie en mi pecho y lo presionó.

“Estás muerto, chico.” Dijo al final, y todos se fueron.

“Ya veo, así son las cosas. Tomar a Clara como rehén para que Búho salga a jugar.”

Qué inteligente de su parte. Me levanté y me limpié la suciedad de mi ropa. Mientras hacía eso, Zack volvió.

“Sé que no estás herido, pero aún así estamos bien, ¿verdad? Yo sólo estaba allí, no hice nada.” El Zack parecía muy asustado.

“Está bien. Todo esto está dentro de las predicciones.”

“¿Qué…? maldición, ¿sabías que esto pasaría? Quiero decir, me sorprendió cómo lograste llevarte bien con la princesa, pero incluso predijiste… que nosotros…”

“Los engranajes del destino están finalmente en movimiento… todo avanza según el plan, por supuesto…” Eché una mirada de reojo hacia Zack, y sonreí con un dejo de misterio.

“¡¡…!! ¡T-tú, quién eres…! Estás en el lado de los miembros de la monarquía, ¿cierto? No parece que estés de nuestro lado…”

“… no estoy de ningún lado.”

“¿Nin-guno…?”

“No apoyo ni a los miembros de la monarquía ni a Doem. Mi verdadero enemigo…” Y justo ahí, rápidamente me perdí de la vista, dejando sólo el eco: “Es el mal que acecha en la sombra de la división…”

“¿¡Desapareció!? Pero todavía puedo oírlo, ¿¡cómo!?” Zack empezó a mirar a su alrededor en shock.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.