Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 16

Capítulo 16 – Escribiendo en este momento la versión completa de [Las Crónicas de Guerra de Shadow-sama].

Edición por Paris_117

“El tiempo ha llegado….. Esta noche pertenecerá al mundo de las sombras….”

Esas fueron las palabras que saludaron a Beta en el momento en que llegó a la habitación de Shadow.

Shadow se encontraba sentado en una silla con las piernas cruzadas y con la espalda hacia Beta.

Su espalda parecía indefensa, pero Beta sabia que eso era lo más errado del mundo.

En su mano sostenía una copa de vino que brilla bajo la luz de una lámpara antigua. Y el vino que bebe sin preocuparse…. incluso Beta, que no sabe casi nada de vino, reconocía la etiqueta como una de las más codiciadas del mundo.

Beta se sorprendió al ver los diversos artículos de primer grado decorando la habitación, hasta que noto la pintura en la pared.

Era [El Grito] de Munch.
[Paris_117 en este momento mi cerebro escurre por la pared xD no es error de los gringos… aaaa este autor es todo un loquisho]

Era conocido como un tesoro fantasma que no puede ser alcanzado sin importar cuánta riqueza se esté dispuesto a ofrecer.

Beta casi quiso preguntarle cómo diablos la había conseguido…. pero luego se dio cuenta de que tal pregunta no tendría sentido.

Porque es él. Ese era el por qué.
[Paris_117 el poder del guion está de su lado]

Esa sola frase era una explicación más que suficiente en sí misma.

El hecho de que fuera el dueño de [El Grito] se sentía natural. Más bien, se podría decir que no había nadie en el mundo entero más apropiado para poseer ese artículo.
[Paris_117 esto me huele a fanatismo loco mojado… más que admiración… y el prota sin saberlo… aghhh mátenlo *llora lagrimas de sangre*]

“El mundo de las sombras. Es cierto que con la luna oculta, esta noche es un mundo muy apropiado para nosotros.”

Dijo Beta.

Shadow le echo un vistazo a Beta, y lentamente llevo el vaso a sus labios de nuevo.

“Todos los preparativos están listos.”

“Ya veo.”

Él ya lo sabe todo. Tal sabiduría en su voz, provoco que Beta se sintiera como en un sueño.

Era la realidad, definitivamente él ya sabía todo lo que Beta le dirá ahora.

Pero aún así, Beta lo dirá. Porque esta es su misión.

“Bajo la orden de Alpha-sama, todos los que podían moverse están reunidos en la capital real. Nuestro número total es 114.”
[Paris_117 ¿Khe? ¡¿114?! so p**a madre :V y todas son mujeres… que envidia]

“¿114?”

“¡……!”

¿Eran demasiado pocas?

Considerando la fuerza de batalla de Shadow Garden, eso debería ser suficiente.

Pero…. no.

Beta se dio cuenta de que había entendido mal.

114 muchedumbre al azar, al final, no serían más que actores secundarios. En verdad, los que realmente importaban no eran ni siquiera el 10% de ese número. Y esta noche, él era el protagonista. En el momento en que se dio cuenta de que el papel de los actores secundarios era mostrar al protagonista, entonces 114 era realmente, realmente, demasiado poco.

“¡Somos tan….!”

“Extras, huh.”

Sus palabras cortaron la disculpa de Beta. ¿Qué era un «extra»? Beta no entendía el significado de esa palabra.

“No importa. No te preocupes, sólo era yo hablando conmigo mismo.”

“Sí, mi lord.”

Beta sabía que no debía preguntar más. Cada cosa que él dice tiene un significado tan profundo que Beta no podía siquiera imaginar lo lejos que llegaba. No poseía ni el privilegio ni la fuerza para pedirlo.
[Paris_117: si claro]

Pero, aun así.

Un día, ella estará junto a él, y será lo suficientemente fuerte como para apoyarlo en todo lo que haga. Ese objetivo es lo que alimenta el propio ser de Beta.

Un día. Por el bien de ese día…

Beta siguió hablando.

“La estrategia es atacar simultáneamente todos los escondites de la rama Fenrir de la Orden de Diabolos que están dispersos por toda la capital real. Mientras atacamos, también buscaremos la firma mágica de la princesa Alexia. En el momento en que se confirme su posición, cambiaremos inmediatamente la marcha hacia su protección y extracción.”

Shadow sólo asintió ligeramente, como una indicación para que ella continuase.

“El mando general estará a cargo de Gamma, pero el mando en el lugar será asumido por Alpha-sama, conmigo como apoyo. Epsilon se encargará del apoyo logístico, y Delta encabezará los ataques e iniciará la señal de salida. La composición de cada equipo es…”

Antes de que Beta entrase en detalles, Shadow levanto una mano para detenerla.

En su mano había un solo trozo de papel.

“Es una invitación.”

Después de recibir la carta que le fue arrojada, la leyó como le había indicado.

“Esto es….”

Una invitación que había sido escrita tan horriblemente que exaspero y enfureció a Beta.

“Lo siento por Delta, pero… seré yo quien haga la presentación.”

“Sí, mi lord. Haré los arreglos.”

“Vamos, Beta.”

Diciendo eso, se dio la vuelta.

“Esta noche, el mundo sabrá de nuestra existencia….”

Beta temblaba con el placer de que se le permitiera estar junto a él.

 

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

 

El lugar escrito en la invitación era un lugar en lo profundo del bosque, cerca de donde había sido secuestrada la princesa Alexia. Shadow se acerco en su uniforme escolar.

Beta se encontraba escondida a una pequeña distancia, manteniendo su presencia suprimida.

Al poco tiempo, se acercaron dos nuevas presencias.

Entonces, de repente, algo voló hacia Shadow.

Lo atrapo con una mano, le dio un vistazo para luego murmurar.

“Este…. es el zapato de Alexia.”

En ese momento.

Las figuras de dos hombres aparecieron en el sendero del bosque.

“Hola, donjuán. ¿Qué estás haciendo, sujetando el zapato de la princesa Alexia mientras estas hay pardo?”

“A~h, ahora tu firma mágica está por todas partes. Tú eres el culpable, Sid Kagenou.”

Los dos hombres llevan el equipo de la Orden del Caballero.

Sin temor a equivocarse, esos dos eran los que habían interrogado a Sid.

“Ya veo, así que esa es la forma en que están haciendo esto.”

“Sí, esta es la forma en que estamos haciendo esto.”

Los caballeros ni siquiera se esforzaron en negar las palabras de Sid, en cambio solo sonrieron.

“Si hubieras confesado antes, no habríamos tenido que pasar por todo esto, ¿sabes?”

“Y también hubieras podido pasar por todo sin tener que sufrir todo ese dolor.”

Los dos desenvainaron sus espadas, e inmediatamente se lanzaron hacia él sin avisar.

Qué tontos……… Beta estaba anonadada por la estupidez de esos dos.

“Bueno, Sid Kagenou. Necesitamos detenerte bajo sospecha de secuestrar a la princesa.”

“No te molestes en resistirte, no tiene sentido.”

Uno de ellos se reía mientras lanzaba su espada hacia Sid.

En ese momento.

“¿Oh?”

Sid detuvo la espada con dos dedos, tras lo cual hubo un destello de luz.

La pierna izquierda de Sid apenas había tocado el cuello del hombre.

Pero la sangre brota del mismo.

Y ahora una hoja negra extendida desde el pie izquierdo de Sid goteaba sangre.

“¡¡Ah…… ah…………h……!!”

El hombre se derrumbaba mientras se sujetaba el cuello. No paso mucho tiempo antes de que muriese.

“¡¿CABRÓN, QUÉ HICISTE?!”

El otro hombre envistió a Sid en un ataque de rabia.

Pero sus ataques eran demasiado simples, demasiado toscos.

Sid esquivo simplemente inclinando la cabeza, dándole a cambio una patada en el pie.

Todo por debajo de la rodilla repentinamente había desaparecido.

“¡¡AAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!!”

El hombre gritaba mientras sujetaba la rodilla que chorreaba sangre.

“¡M-MI PIERNA!”

Entonces empiezo a gatear por el suelo, tratando desesperadamente de alejarse de Sid.

“¡Bastardo, no creas que te saldrás con la tuya haciéndole algo así a los caballeros….! Si, si morimos, ¡tú serás el primero bajo sospecha!”

Sid sólo avanzo en silencio por el camino pintado en sangre dejado por el hombre que se arrastraba por el suelo.

“¡Hii, hiiii….! ¡E-Estás acabado….! ¡Acabado, he dicho….!”

El hombre continuaba arrastrándose de una manera antiestética, alimentado por pura desesperación.

“Cuando la noche se levante…. sus dos cuerpos serán encontrados.”

“¡Sí, sí, y cuando llegue el día estarás acabado….!”

El hombre se arrastraba por el suelo, mientras Sid avanzaba por el rastro de sangre.

“Pero no hay nada que temer.”

Fue sólo un momento.

El hombre de repente se dio cuenta de que Sid ya estaba a su lado.

“¡Hii!”

El pie izquierdo de Sid brillo.

“Cuando la noche se levante…. todo estará terminado.”

La cabeza del hombre voló por el aire.

Con la fuente de sangre de fondo, Sid se giro.

Beta no pudo evitar estremecerse al verlo.

El Sid con el uniforme de la escuela ya no se encontraba ahí.

En su lugar estaba Shadow en su traje negro.

Traje y botas negras. En su mano también portaba una hoja de color negro azabache, y su abrigo largo ondeaba con el viento.

Con la capucha de su abrigo largo puesta, la parte superior de su rostro quedaba oculto en las sombras, revelando sólo la mitad inferior.

Pero incluso esa parte del rostro se encontraba cubierta con una máscara de mago, de tal manera que la única parte visible de su rostro eran los ojos rojos que brillan dentro de la oscuridad.

Beta casi se desmaya al ver a esa imponente y bella figura, pero reunió fuerza y se levanto de su escondite, sacando el memopad del libro que escribía, [Las Crónicas de la Guerra de Shadow-sama.] Con un *shubababababa*, su lápiz volaba sobre el papel y un boceto tomo forma.

Justo al lado del boceto, añadia los analectos del día de Shadow-sama. Todo ello en tan sólo 5 segundos.
[Paris_117 las analectas son los pequeños extractos de textos literarios o filosóficos, también son comúnmente escritos sobre charlas y discusiones de algún tipo, en este caso sería como una nota de todas las “frases” ingeniosas de nuestro prota zafado… por una seguidora aparentemente obsesionada]

Estoy divagando, pero en la habitación de Beta, hay toda una pared cubierta con bocetos de Shadow-sama y compilaciones de sus analectos. El disfrute irremplazable de Beta era escribir las Crónicas de Guerra de Shadow antes de irse a dormir.
[Paris_117 sip… es alguien rompiendo la cuarta pared… el narrador probablemente…]

Entonces, repentinamente, el sonido de una explosión resueno desde lejos, trayendo a Beta de vuelta a la realidad.

“¿Delta, huh…? la noche ha comenzado. Beta, vámonos.”

“¡Sí, mi lord! ¡Inmediatamente!”

Beta empujo el memopad de vuelta a su escote, y luego se apresuro a seguirlo.
[Paris_117 ¡¡wtf…!! ¿¿Que tan grande será ese escote?? O debería decir…. ¿¿Esas colinas?]

Por supuesto, él no sabía nada de esa obra maestra en la que ella estaba trabajando.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.