Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 161

Capítulo 161 – ¿¡El líder del grupo está aquí!?

Edición por Paris_117

Gruesas nubes bloqueaban el sol, y una ligera nevada había comenzado.

“Lo hice por mis propios motivos. Seguirte es al menos mejor que escuchar a esta chica tonta.”

“Muy bien. No me importa de ninguna manera, siempre y cuando hagas lo que te dicen.”

“Espero ser bien recompensado una vez que Lord Doem capture el país.”

“Lo serás.”

Clara sólo podía mirar fijamente en silencio en shock mientras Guin y Maximiliano conversaban casualmente. Ella pensó que si hubiera sido su hermana, algo así nunca habría sucedido. Si en su lugar estuviera Rose, como se pretendía desde un principio, no habrían sufrido tan cruel traición.

Porque su hermana era fuerte, confiable, y por eso el pueblo creía en ella.

Clara no podía llegar a ser así, por mucho que lo intentara.

Como no era fuerte, Guin la había traicionado. Porque ella no era fuerte, Batt había sido asesinado. Y ahora, estaban al final de la cuerda.

“Debería haber sido ella, no yo…”

¿No había sido esa la causa principal? Ella, una chica que no sabía nada, no podría haber soportado liderar a otros. Su hermana habría sospechado al menos de Guin. Incluso cuando había escuchado hablar de que un traidor podría estar entre ellos. Pero no podía imaginar que fuera Guin, el hombre que había servido a su familia durante tanto tiempo.
[Paris_117 pues lee mas novelas princesa… en muchas de ellas siempre los que traicionan son los más cercanos. Aunque epnsandolo mejor…]

Pensando en acontecimientos pasados, en algunos momentos parecía estar tramando algo, pero ella había desviado esos pensamientos como si fueran fantasías. Su gente había luchado tanto, que incluso habían recibido ayuda de Shadow. Sin embargo, aun con todo eso habían perdido.

Clara ya estaba derramando lágrimas. Se sentía fatal por la gente que confiaba en ella, y se sentía fatal por Batt.

“¿Ves esto Búho? ¡Revélate ahora! ¡Eso claro, si te preocupa el destino de esta chica!” Sólo Maximiliano hablaba en el patio que se llenaba lentamente de nieve. El viento se hizo más fuerte y la nevada aumentó junto con él, creando una cortina blanca.

“No hay nadie más para guiar a los miembros de la monarquía una vez que esta chica muera. Después de todo, sus otros parientes de sangre se han ido.”

Sangre, ese era el motivo, su sangre. Maximiliano tenía razón. Clara sólo había sido elegida por su sangre real, no porque fuera una buena líder. Aun así, hubo quienes creyeron genuinamente en ella, y se quedaron a su lado.

Clara se secó las lágrimas y miró el frío suelo donde yacía Batt. La sangre que se extendía por debajo de él había teñido la nieve de rojo mientras caía. Su espalda se movía lentamente. El todavía estaba vivo. Ella todavía podría ser capaz de salvarlo. Así que la lucha, la lucha de Clara aun no había terminado.

“Esperaré 10 segundos más. 10… 9… 8… 7… 6…”

Clara comenzó a pensar. ¿Qué puede hacer? Algo, cualquier cosa, sólo necesitaba encontrar…

“5… 4… 3…”

Clara miró a su alrededor, y luego notó algo.

Detrás de Maximiliano había un hombre del campamento Doem. El hombre que le había advertido sobre el traidor en su gente. Miraba a Clara, esperando su orden de atacar.

Clara asintió.

Sí, todavía había alguien que creía en ella.

“2… 1…” Maximiliano dejó de contar. “…¿Qué significa esto, Zack?”

Zack estaba sosteniendo un cuchillo en la garganta de Maximiliano.

“Pues veras ese jardinero que yace ensangrentado en el piso… Es mi padre.” Zack habló con una ira que envolvía su voz.

“Oh, así que si fuiste el traidor después de todo… ¿Tal vez un sobreviviente de la guardia real secreta? Recuerdo que todos habían sido ejecutados.”

“Sigo siendo un aprendiz.”

“Un debilucho entonces… debería haber sido más minucioso, supongo.”

“Podría ser débil comparado contigo. Pero incluso nosotros, los débiles, tenemos formas de luchar. Ahora, amablemente deja libre a Su Alteza, Jefe.” Zack tenía su cuchillo en el cuello de Maximiliano, y Guin su espada en el de Clara.

“Me pregunto, ¿si debería…?” Dijo Maximiliano con un suspiro de aburrimiento.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.