Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 163

Capítulo 163 – El Poder de Diábolos

Edición por Paris_117

Un Mana violeta tiñó el cielo de la ventisca.

“¡Kuh… qué monstruosa magia…!” Maximiliano hizo una mueca al sentir la cruda explosión de magia.

En medio de la tormenta de nieve, un hombre se posó en el suelo ante él. Un hombre con un largo abrigo negro. Llevaba una capucha oscura y se cubría la cara con una máscara. Él era–

“Mi nombre es Shadow… acecho en las sombras, cazando a las sombras…” Su voz parecía provenir de las profundidades de un abismo.

“Eres… Shadow…”

Shadow Garder era una reconocida amenaza para la Orden. Una organización oculta que se oponía audazmente a ellos. Habían expuesto la existencia de la Orden al mundo. No podían ser tomados a la ligera.

Incluso el potencial de combate del Shadow Garden rivalizaba con el de la Orden. Se rumoraba que su mando, conocido como «Los Siete», albergaba individuos del mismo calibre que un «Caballeros del Circulo».
[Paris_117 no es un error, nosotros sabemos que todas son mujeres, pero la Orden desconoce quiénes son por tanto lo dejaremos “ambiguo”]

Y dentro de esa oscura organización, el más misterioso de todos era el propio Shadow.

Cada miembro de la Orden que se decía había luchado contra él había sido eliminado, y los únicos lugares en que pudieron presenciarlo, hasta la fecha, fue durante en el Desafío de la Diosa y el Festival del Dios de la Guerra.

Su fuerza se había catalogado como… «Invencible ».

Maximiliano recordó repentinamente lo que Doem, que había sido testigo del poder de Shadow, había dicho: “Es difícil creer que esa cosa sea siquiera humana. Es como Diábolos… No me extraña que se haya dado cuenta de nuestra existencia…” así divagó una noche de borrachera.

Maximiliano lo había descartado como si fuese el alcohol hablando. Pero ahora, después de sentir esa gran magia, empezaba a entender el miedo de su colega.

“Su magia, es ciertamente interesante… supera con creces todo lo que los simples mortales pueden contener. Y es denso. Mucho más denso que cualquier cosa que haya visto.” Maximiliano escudriñó con calma la magia que salía a borbotones del hombre como si fuera una ventisca.

“De hecho, eres tan impresionante como dicen los rumores… Saludos, Shadow…” Los labios de Maximiliano se curvaron hacia arriba.

Shadow todavía estaba ahí cubierto por su magia violeta.

“Te doy la bienvenida al reino de Oriana. No sé cuáles son tus objetivos en esta tierra, pero tu suerte se acaba de terminar. Soy Maximiliano «Sangre fría». Me especializo en acabar con personas que se jactan de su magia como tú… Por tanto, ¡te diseccionaré minuciosamente para saber cómo exactamente es que posees tanto poder!” Al momento siguiente, Maximiliano desapareció.

La nieve acumulada en el suelo se elevó y una figura difuminada apara recio detrás de Shadow.

“Detrás de ti, tonto.” Maximiliano cortó a Shadow en la espalda.

Sintió que como su espada lo había golpeado.

“… ¿Cómo?”

Shadow simplemente se había quedado ahí, inalterado.

Entonces, como si ese ataque hubiera sido una ilusión, el hombre de negro se volteó y se puso de frente a Maximiliano.

“Oh, ¿estabas haciendo algo…?”

“—Tsk, los idiotas que solo confían en su poder mágico son siempre tan dolorosamente lentos.” Maximiliano chasqueó su lengua y tomó distancia. “Ese abrigo debe ser un artefacto. Uno muy bueno también para haber bloqueado mi espada. Te liberaré de él muy pronto…” Una vez más, Maximiliano desapareció.

“Por aquí.” Maximiliano se aproximó por detrás.

—–Pero antes de eso.

“Camino equivocado.” Antes de que Shadow se volteara, Maximiliano apareció por debajo de él.

“—–Debilucho.” Los golpes de Maximiliano llegaban de todas las direcciones, e incluso desde arriba, sucesivamente sin pausa alguna.

Shadow no podía reaccionar, ya que era cortado desde todas las direcciones.

Entonces, finalmente—–

“Está hecho.” Un último golpe poderoso envió a Shadow al suelo.

Shadow rodó sobre la nieve antes de estrellarse contra el muro del campamento.

“Todos los artefactos tienen un límite en su resistencia. Ahora tu precioso abrigo está acabado.” Maximiliano movió su mirada de Shadow a algo a su lado.

“Así que finalmente te muestras… Búho.”

En algún momento, una forma femenina se había puesto de pie donde Shadow se había derrumbado, vestida con su traje negro, era Búho.
[Paris_117 aaaaaaaaaaa pinshi escuincla metiche, siempre metiéndose en la diversión… con esta van dos ¡DOS! Jajajaja pobre sid]

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.