Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 187

Capítulo 187 – La receta secreta de Épsilon

Edición por Paris_117

Épsilon corría por la oscuridad, mientras que Kai y Omega la seguían de cerca. Sid les había dicho “Yo iré primero” antes de desaparecer.

Su plan era simple – un ataque nocturno.

Iban a lanzar una invasión nocturna sobre la Facción Doem, para infligirles grandes pérdidas.

La Monarquía y la Facción Doem.

Si los dos se confrontaran de frente, el ganador final sería la Facción Doem, al menos eso pensaba Épsilon. Pero esta batalla no es tan simple como parecía. La Facción de la Monarquía estaba siendo apoyada por Shadow Garden, y la Facción Doem era apoyada por el Culto de Diabolos.

Casi podría considerarse una guerra entre Shadow Garden y la Orden de Diabolos. Si se considera el hecho de que la fuerza individual de Shadow Garden era alta, lanzar un ataque nocturno al enemigo con unos pocos miembros de elite era la mejor opción.

Nuestra fuerza incluye a un miembro de las «Siete Sombras» con dos de sus subordinados, sin mencionar que el maestro también está aquí.

A juzgar por el número de los soldados enemigos, no sería sorprendente si pudiesen derrotar a todos los enemigos en una noche. Pero así como la Facción de la Monarquía tenía a Shadow Garden, la Facción Doem tenía el apoyo del Culto de Diabolos. Su siguiente tarea seria lanzar una incursión nocturna en el campamento de la Facción Doem donde se encontraba la fuerza del Culto.

Tenían que ser cuidadosos. Si su maestro no estuviera con ellas, Épsilon nunca se habría atrevido a ejecutar ese plan.

“Nuestro trabajo es ser el apoyo del maestro. Después de entrar a hurtadillas, apuntaremos al comandante enemigo para crear el caos en sus fuerzas…” Kai y Omega asintieron en silencio. “No puede haber ningún fallo delante del maestro. No me avergüencen…”

El tono de Épsilon era muy estricto, pero ella siempre había actuado así, por lo que Kai y Omega sólo asintieron en silencio.

“Por cierto, el maestro dijo que el conejo que cazé era muy delicioso.”

No sabían por qué Épsilon había mencionado un tema tan aleatorio, pero ella siempre actuaba así, por lo que Kai y Omega sólo asintieron en silencio.

“Por supuesto que era delicioso porque añadí un ingrediente secreto llamado amor… estoy bromeando.”

El rostro de Épsilon era de color rojo escarlata debido a su timidez, pero de nuevo, ella siempre actuaba de esta manera, así que tanto Kai como Omega sólo asintieron en silencio.
[Paris_117 si… se repite… jajajaja podemos notar el status quo de la situación ]

Y entonces, vieron el campamento enemigo.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

El campamento de la Facción Doem.

El ejército de la Facción de la Monarquía aún estaba lejos de ese lugar.

“Ha ~ ~ ah” El soldado de guardia de noche se frotó los ojos, bostezando.

――Justo entonces.

“… ¿Emm?” El soldado sintió como si algo pasara a su lado, así que rápidamente volteó la cabeza para mirar detrás de él. “¿Me equivoqué?”

Pensó que porque no había nada atrás de él. El soldado se frotó los ojos y luego siguió vigilando.

“¿… Hmm?”

Después de un tiempo, miró a su alrededor. De repente escucho un grito. Pero sólo pudo ver el débil brillo de la antorcha. Era una noche muy tranquila. El comandante del batallón dormía en una tienda cercana. El soldado inadvertidamente levantó la antorcha, y la carpa fue repentinamente iluminada por la luz.

“… ¿Eh?” En la pared blanca de la tienda había una gran mancha de sangre… Corrió rápidamente hacia la tienda. “¡Comandante del batallón! ¿¡Se encuentra bien!? ¿Qué――?”

Dentro de la tienda estaba el cuerpo del comandante del batallón, con su cabeza brutalmente cercenada, tirada en el suelo. El interior de la tienda estaba pintado de color rojo por la sangre, pero no había rastro de lucha o forcejeo. El comandante del batallón había sido asesinado instantáneamente por decapitación.

“E, e, e… ene…”

La voz del soldado temblaba. Aunque había estado de guardia, no se había dado cuenta del ataque enemigo, lo que se consideraba como abandono del deber…

Tropezó y luchó por salir de la tienda para tomar rápidamente un respiro.

Entonces gritó.

“A-A… ¡Ataque Enemigo──! ¡¡Ataque Enemigo──!! ¡¡¡El enemigo nos ataca──!!!”

En un abrir y cerrar de ojos el pánico se extendió por todo el campamento. Se arrastró, como para escapar de la tienda, gritando al borde del colapso mental. Entonces se dio cuenta de que la tienda estaba al lado de la primera.

“Ah, ah… cómo, cómo… qué…”

La otra tienda también estaba manchada de rojo por la sangre.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.