<- Actualmente solo registrados A- A A+

KJN – Capítulo 26

Capítulo 26 – Ugh, mi cabeza….

Edición por Paris_117

El lugar de la batalla resultó ser en lo profundo de un callejón oscuro.

Había dos espadachines mágicos luchando.

Uno lleva un uniforme de aspecto familiar y una falda corta, sin duda esa era Alexia.

Pero el otro era un hombre vestido de negro y llevaba una máscara.

¿Qué es esta extraña situación? Lo entendería si fuera Alexia la que vestía de negro fingiendo ser de Shadow Garden, pero sus posiciones están invertidas.

Subo a la azotea de un edificio cercano, borro mi presencia y observo su combate.

“Ríndete ya. No puedes ganar contra mí.”

La pelea estaba a favor de Alexia. El hombre de negro no era débil, sin embargo, no era es rival para Alexia, después de su reciente gran incremento de fuerza.

El de traje negro estaba siendo gradualmente cortado en pedazos, y la sangre manchaba el pavimento de piedra.

Sólo un ataque más, la batalla terminará pronto.

“¿Por qué matan a gente inocente? ¿Esto es lo que ustedes hacen?”

“Somos de Shadow Garden…”

«Shadow Garden».

El hombre de negro definitivamente había dicho eso.

“Eso es lo único que has estado diciendo todo el tiempo. ¿Es esta la voluntad del hombre llamado Shadow?”

“Somos de Shadow Garden…”

El hombre de negro seguía repitiendo eso.

Sin duda alguna.

Este hombre de negro era el criminal que estaba fingiendo ser de Shadow Garden.

Lo siento, Alexia. Resulta que eres inocente. Ahora me disculpo contigo desde el fondo de mi corazón.

En ese caso, ¿por qué este hombre finge ser de Shadow Garden?

Esa era una pregunta natural, pero por supuesto que ya sabía la respuesta.

Porque soy yo, puedo decirlo con solo una mirada.

Esto… es un anhelo.

Es alguien que adora y anhela a Shadow Garden… «el poder de las sombras».
[Paris_117 ¿Cómo puede ser tan tonto? ()]

No puedo negar ese sentimiento suyo.

Porque ese anhelo también fue el comienzo de todo para mí. Anhelando aquellos poderes en las sombras de las películas, el anime y los mangas, para luego tratar de copiarlo todo. Así fue mi comienzo.

También estaba recorriendo ese camino, y el objetivo de su anhelo era Shadow Garden.

De hecho, es el primer seguidor en este mundo de Shadow Garden.
[Paris_117 ¿y la bola de mujeres que acabas de ver? ¿Están pintadas o qué? Ah… a lo mejor es una mala traducción… ups]

Una sensación cálida se extendió por mi pecho. Estoy tan feliz de ver que el camino que estoy recorriendo es reconocido por alguien más.

¡Esfuérzate!

Sin darme cuenta termine animándolo.

Sin embargo, no puedo perdonarlo. ¿Por qué? Porque yo soy una «Eminencia de las sombras». Si perdono a alguien que está tomando el nombre de mi organización en vano, entonces ya no sería una «Eminencia de las sombras».

Así como él es alguien que busca el poder de las sombras, yo también era un poder en las sombras.

No existe lugar para la misericordia ni la compasión.

Endurezco mi corazón mientras sigo viendo la pelea de esos dos.

“Este es el fin.”

Con eso, la espada de Alexia hace que la espada del hombre vuele a la distancia. Pero en ese momento, siento que se acercan rápidamente nuevas presencias.

 

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

 

“Este es el fin.”

Alexia hizo volar la espada de su oponente.

Con un *garan*, se escucha su impacto a lo lejos.

Pero en ese momento.

“¡……!”

Un repentino ataque por la espalda obliga a Alexia a rodar rápidamente para evadirlo.

Bloqueo el siguiente ataque para luego patear el torso de su nuevo oponente y así poder tomar distancia.

Mientras trataba de calmar su respiración ligeramente agitada, Alexia evaluaba a los intrusos.

Dos espadachines más se habían unido a la batalla. Y ambos también vistiendo de negro.

Al ver al primer hombre levantar su espada, Alexia chasqueo la lengua.

Así que ahora eran tres.

Y ninguno de ellos parecía débil.

Si se tratara es uno, podía ganar.

Si fueran dos, no perdería.

Pero si fueran tres…….

“Atacar a una frágil dama entre tres grandes hombres, qué horrible.”

Por favor, que estén dispuestos a seguir la conversación.

“Oh, tengo una buena idea. ¿Qué tal si hacemos un encuentro uno a uno tres veces? ¿Suena bien?”

Caminaban lentamente a los lados para rodearla.

Alexia reajustaba constantemente su posición para asegurarse de que su espalda no fuera tomada por sorpresa.

“Oh, la luna es tan hermosa esta noche. ¡Miren detrás de ustedes!”

Intento detener a los enemigos que la estaban rodeando sólo con sus ojos.

Con pequeños movimientos de espada, ambos lados intentaban examinar al otro.

“Vamos, ¿no van a mirar? Pero creo que sería mejor que lo hicieran.”

Alexia sonrío.

Bajo la luz de la luna, sus ojos rojos brillaban.

“Porque Nee-sama está detrás de ustedes.”

“¡…!”

Cayeron en la trampa.

Inmediatamente, Alexia se movió.

Su espada blanca resplandeció hacia la espalda del enemigo, ahora desprotegida.

“Muere.”

Alexia susurro para evitar que su voz fuera demasiado alta.

La ropa negra fue cortada mientras sangre fresca volaba en el aire.

Pero su corte había sido demasiado superficial.

Un golpe más, y ella podía terminarl–

En ese instante, un intenso dolor atravesó el abdomen de Alexia.

“¡aGUHhhhh…..!”

Una bota negra había sido clavada en su estómago.

Se escucho el sonido *baki, baki*, claramente le había roto varias costillas.

Incluso mientras escupía sangre, Alexia intento clavar su espada en la bota negra.

Pero la bota se retiro en el último segundo posible, y su espada sólo golpeo el pavimento de piedra.

Ya no estaba dentro de su maai.

Alexia escupió la sangre en su boca con un *peh* y luego se limpio los labios.

Ahora su mano estaba teñida de rojo.

En ese momento, dos de los hombres habían caído en su engaño, pero el otro no lo había hecho. Había sido el quien la había pateado, impidiéndole dar un golpe mortal.

Alexia miro a los tres con hostilidad en sus ojos.

3 contra 1. Los números seguían siendo los mismos.

Pero la situación había empeorado. Dos de los enemigos se encontraban ilesos, uno estaba gravemente herido, pero aun era capaz de blandir su espada. Ninguno de ellos podía ser ignorado.

En contraste, ella ahora tenía algunas costillas rotas, de las cuales al menos una le había perforado un pulmón.

“Me van a matar”, pensó Alexia.

Así que no tenía otra opción.

Alexia saco una pastilla roja del bolsillo del pecho de su uniforme. Es una droga que había guardado en secreto incluso antes del incidente del incendio provocado.

Era en contra de su voluntad blandir una espada tan terrible, pero era mejor que morir.

Se llevo la droga a los labios.

Mientras se tranquilizaba diciéndose a sí misma: “Soy del tipo que lo hace bien incluso sin haber practicado antes”, se obligo a tragar la droga.

Pero en ese momento.

Un hombre de vestido de negro cayo de los cielos, sin hacer un solo sonido, como si fuera un cuervo que volaba por la noche.

Con el mismo movimiento, una hoja oscura dividió en dos a uno de los hombres, haciendo que una vivida flor roja brotara en la noche.

Un olor penetrante a sangre lleno el callejón.

El hombre de negro… Shadow agito su espada para remover la sangre. Con una salpicadura, se dibujo una línea roja horizontal en una pared cercana.

“Tontos que toman el nombre de Shadow Garden en vano…”

«Shadow»

La existencia más poderosa que Alexia jamás podrá olvidar, el que le mostró la forma perfeccionada de su espada.

¿Era enemigo de esos hombres…?

Al parecer no estaba aliado con los hombres de negro.

“Ese pecado… exige sus vidas como retribución.”

En el momento en que Shadow hablo, el resto de los hombres vestidos de negro se movieron.

Fue una decisión en una fracción de segundo.

Pateando el pavimento de piedra, subieron por las paredes y finalmente ascendieron hasta el techo, con el objetivo de escapar.

Pero.

“Qué tontos…”

Shadow comenzó a perseguirlos.

“¡Espera un momento…!”

La voz de Alexia hizo que Shadow se detuviera.

Lentamente se dio la vuelta para mirar a Alexia.

Su espada estaba resonando con claridad.

Lo que hacía era una locura… Alexia estaba muy consciente de eso.

“Mi nombre es Alexia Midgar. Soy una princesa de este país.”

Shadow, continúo mirando a Alexia en silencio.

Si le apeteciera, podría segar la vida de Alexia antes de que ella se diera cuenta de lo sucedido.

“Dime cuál es su objetivo. ¿Para qué esgrimen su fuerza, contra qué luchan, y… tienen la intención de mostrar sus colmillos contra este país?”

Shadow se dio la vuelta.

“No te involucres. Es mejor que no lo sepas.”

“¡…! ¡Espera! ¡Si de verdad eres un enemigo nuestro…!”

“¿Qué harías si lo fuera?”

Su instinto asesino impacto sobre Alexia.

Ella se encogió instintivamente ante una existencia contra la que sabía que no podía ganar.

No obstante, luchar contra los propios instintos es lo que significa ser humano.

“Lucharé. Si definitivamente fueras a matar a mi Nee-sama. No puedo permitir que eso suceda.”

El único sonido proveniente Shadow era el ondular de su abrigo con el viento.

“Yo, yo entiendo tu espada. Incluso si no es posible ahora, algún día, yo…”

“¿Me matarás?”

Dejando esa pregunta colgando en el aire, Shadow desapareció entre las sombras.

Alexia le susurro a la oscuridad vacía.

“Sí, lo haré…”
[Paris_117 jaaaaaaaaaaaaa ilusa xD inserte meme de Bender riéndose de Lila xD]

El silencio había vuelto a la noche.

Ahora estando sola, Alexia caía de rodillas sujetando su abdomen.

Su espada resbalo de sus temblorosas manos.

Había hecho una tontería. Y lo sabía muy bien.

Pero Alexia recientemente había comprendido. El por qué blandiría su espada, lo que le era preciado, lo que realmente deseaba proteger.

Para esa persona su hermana, y para la persona que era su amiga.

Alexia había decidido proteger sólo a esos dos.

“Esto… es bastante malo…”

Su conciencia se desvanecía.

Si se desmayaba en un callejón como este, Alexia sabía que no le pasaría nada bueno.

De alguna manera, se las arregló para apoyarse en la pared.

En ese momento.

“…..Alexia…. ¡Alexia!”

Pudo escuchar su nombre siendo pronunciado a lo lejos.

“Ne-Nee-sama…… ¡Nee-sama, aquí!”

“¡Alexia…!”

Los pasos se acercaban rápidamente.

Algo suave la envolvió y sostuvo el cuerpo de Alexia.

“¡Alexia, por qué te fuiste por tu cuenta…!”

“Nee-sama….”

Alexia enterró su cabeza en el pecho de su hermana.

“Más tarde, haré que me cuentes detalladamente lo que pasó. Prepárate.”

“…Está bien.”

“Y también, también me dirás de qué se trata todo esto.”

“¿Eh…?”

De un vistazo, noto las pastillas rojas esparcidas sobre el pavimento de piedra. Dejadas ahí por alguien.

“Ne-Nee-sama, no sé nada sobre…”

“Cállate.”

“De verdad, de verdad que no sé…”

“No te perdonaré.”

“Ugh, mi cabeza…”

Alexia había elegido desmayarse.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.