Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 27

Capítulo 27 – Tacones altos, vestido de una pieza y piernas blancas

Edición por Paris_117

Dos figuras corrían por la capital real en la noche, vestidos de negro de pies a cabeza, seguían mirando hacia atrás mientras se detenían en un callejón muy estrecho.

Habían corrido un gran trayecto. Apoyados contra la pared, estaban completamente sin aliento.

Durante algún tiempo, el único sonido dentro del callejón era el de su respiración.

Pero de repente.

*Katsu*

Un nuevo sonido provino desde las profundidades del callejón.

Los dos hombres se dieron la vuelta rápidamente, intentando ver a través de la negrura de las sombras.

Dentro de la oscuridad, algo se acercaba.

*Katsu* *Katsu*

Era es el sonido de botas sobre el pavimento de piedra.

Los dos hombres de negro levantaron sus espadas y se pusieron en guardia. Pero en ese instante.

Una espada negra broto de la cabeza de uno de los hombres.

Sin previo aviso, repentinamente el hombre había sido atravesado.

“¡Ahh-…… agah……!”

La espada negra fue extraída, dejando al hombre retorciéndose en el suelo rociando fluidos corporales por todas partes mientras liberaba ruidosamente sus últimos alientos de agonía.

“¡…!”

Cuando el hombre que queda retrocedía rápidamente, la figura de un hombre se materializo desde las sombras.

Ese hombre llevaba un abrigo negro, sosteniendo una hoja oscura y con el rostro cubierto con una máscara de mago.

“¿Te hice esperar?”

Era una voz profunda que parecía resonar desde las profundidades de la tierra.

“Hii……”

Al quedarse mudo de miedo, el hombre de negro sólo podía seguir retrocediendo.

“¿Por qué tan serio?” digo. “¿Podría ser…? ¿pensaron que realmente podían escapar?”

El hombre de negro se dio la vuelta y salió corriendo.
[Paris_117 no puedo evitar imaginarme a J “malévolo cucaracho se nos puso sentimental” :V]

Sin embargo.

“¿Qué…?”

“Como se esperaba de Shadow-sama.”

Antes que pudiera escapar frente a él se encontraba una chica. Llevando un traje de una pieza, que la hacía lucir como una mujer con mucha clase.

“Pensar que podría capturarlo tan rápido, como era de esperar.”

“Nyuu, ¿verdad?”

“Sí, mi señor.”

Los dos hablaban por encima de la cabeza del hombre.

El hombre poso su espalda contra la pared mientras comenzaba a respirar agitadamente.

“Por favor, déjenos el resto a nosotras. Le sacaremos información.”

Guardo mi espada.

“…no quiero errores.”

“Sí, mi señor.”

Con eso, me doy la vuelta y me desvanezco en la oscuridad.

La mujer lo miraba con la cabeza inclinada.

Entonces sólo quedan el hombre de negro y la mujer en el estrecho callejón.

Mientras que el hombre llevaba un traje de cuerpo entero, la mujer lleva un vestido de una sola pieza y tacones altos, y estaba desarmada.

La decisión del hombre fue rápida.

Con un ataque de corte muy veloz podrá matar a la mujer desarmada.

O al menos eso pretendía.

El dobladillo de su vestido se agito, y sus blancas y bien torneadas piernas atravesaron la oscuridad.

*Karan*

El hombre cayó de espaldas en el suelo.

Un momento después, ocho de los dedos del hombre cayeron a su lado.

“¡Ah, AHHHHH…!”

¿Son sus dedos lo que debería levantar, o su espada?

Extendió su mando, en la que solo su pulgar quedaba. Pero fue pisado con el estilete del tacón.

“Igi…..”

En la punta de los talones había una pequeña hoja oscura.

La sangre que fluía desde sus dedos cercenados deja un charco en el suelo

“No soy tan misericordiosa como Shadow-sama.”

Su fría voz descendió desde arriba.

Cuando le hombre miro hacia arriba, vio unos agudos y gelidos ojos que lo miran fijamente.

“No creas que podrás tener una muerte rápida.”

El dobladillo de su falda se agito de nuevo, y su rodilla se estrello contra la mandíbula del hombre.

 

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

 

A la mañana siguiente, un espantoso cadáver yacía colgado sobre una de las avenidas principales de la capital real. Un mensaje escrito con sangre era visible en el abdomen del cadáver.

“El final de un Payaso”

En su rostro cadavérico estaban congelados la agonía y el terror.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.