Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 37

Capítulo 37 – El curso de una avanzada batalla psicológica

Edición por Paris_117

Algo había pasado mientras Lex caminaba por un pasillo junto con algunos subordinados.

Un fenómeno muy extraño les ocurrió mientras buscaban el artefacto.

Un subordinado de Lex, que caminaba delante de él, había desaparecido repentinamente.

“¿Hah?”

Incapaz de comprender lo que acababa de suceder, Lex miro a su alrededor, pero no había nada que pareciera fuera de lugar.

Lo único que podría ser una pista había sido el sonido de algo cortando el aire.

*Shunn*, *shunn*, ahí estaba otra vez.

Y luego.

“¡……!”

El subordinado a su lado se desvaneció.

Pero esta vez, había alcanzado a ver algo.

Era la figura de un adolescente con el uniforme de la academia, cubierto de sangre.

Había noqueado a ese subordinado con el torso de su mano, y luego se lo había llevado.

Lex apenas lo había visto forzando sus ojos hasta el límite y concentrándose. Así de rápido había ocurrido todo.

“¡Cuidado, nos están atacando!”

Mientras gritaba, Lex miro a su alrededor.

“… ¿Ah?”

Pero inmediatamente quedo boquiabierto.

Los otros subordinados que se suponía lo seguían ya no se encontraban junto a él.

Antes de que lo notara, aparentemente se había convertido en la única persona de pie en ese largo pasillo.

Entonces… *shunn*

Tan pronto como el sonido llega a sus oídos, Lex protegió su corazón con todas sus fuerzas.

“¡Kuh…!”

El brazo de Lex fue golpeado con una enorme fuerza.

¡Crack!

Junto al aterrador sonido de un hueso quebrándose, Lex había salido volando con una poderosa presión.

“¡Kuh…! ¡CABRÓN!”

Aun así, se las había arreglado para ponerse en pie rápidamente mientras desenvainaba su espada.

Sin embargo, no había nadie delante de él.

Lex chasqueo su lengua.

Con un solo ataque, su brazo derecho, a pesar de haberlo reforzado con magia, se había roto.

Si no se hubiese colocado en guardia a tiempo, su corazón seguramente habría sido pulverizado.

*Shunn*

Esta vez, Lex se movió al mismo tiempo que percibía el sonido.

Confiando puramente en su intuición, blandió su espada hacia la presencia en su espalda. La sincronización era perfecta.

No obstante.

Ese bastardo… ¿acaso podía moverse aún más rápido?

Después de que su espada atacara inútilmente en la dirección del adolescente, Lex se movió instantáneamente para proteger su corazón.

“¡Agh…!”

Pero perdió una costilla en esta ocasión.

Lex retrocedió, tratando de ver claramente al adolescente mientras se detenía por un instante, tratando de adivinar su tiempo.

Pero ni siquiera dejaba una imagen residual para que él la viera.

“…Tsk.”

Lex escupió saliva manchada de sangre y luego se colocó en una postura defensiva.

Ante un enemigo invisible contraatacar era imposible. Sólo estaría recibiendo una paliza unilateral.

Objetivamente hablando, no podía haber un problema peor que ése.

No obstante… había superado con seguridad ese nivel de dificultad en numerosas ocasiones.

Él era Lex, uno de los Niños Nombrados.

“Parece que estás usando un artefacto muy útil” Dijo Lex con una voz que su oponente pudiese escuchar.

Había descubierto el secreto.

A través de una gran cantidad de peleas, Lex ha visto a través de lo que estaba ocurriendo en ese momento.

Los movimientos del enemigo habían sobrepasado por completo lo que un humano podía hacer. Lo cual significaría que el otro lado debía estar tomando prestado un poder anormal.

“A primera vista, podría parecer que estoy en desventaja. Pero en realidad, también te estás presionando bastante, ¿no?”

Ganar una velocidad inhumana requeriría una cantidad correspondiente de sacrificio. La prueba de esto no se le había escapado a Lex.

“Tu uniforme ya está empapado de sangre, ¿no?”

De hecho…… Era gracias al uniforme manchado de sangre que Lex había sido capaz de resolver ese misterio.

Su enemigo usaba el poder de un artefacto para ganar esa velocidad inhumana. Pero el costo es que su cuerpo sufría daños con cada uso.

A juzgar por la cantidad de sangre en el uniforme, Lex había determinado que su enemigo estaba cerca de alcanzar su límite. Y si Lex pudiese tomar ventaja de ese momento… entonces ganaría.

Ser capaz de descubrir a su enemigo con sólo una pequeña pieza de información… ese era Lex el Jugador Traicionero, uno de los Niños Nombrados.

“A mi parecer, sólo te quedan dos o tres ataques. ¡Ese es tu maldito límite!”

Así declaro Lex con total confianza.

No hubo respuesta de su oponente. Desde que Lex había comenzado a hablar, el otro lado no le había hecho nada, eligiendo sólo guardar silencio.

“Así que di en el blanco.”

El borde de los labios de Lex se dobló hacia arriba con una sonrisa burlona.

Su victoria se encontraba a la vista.

Aunque la situación actual en que se encontraba Lex no era tan buena como parecía.

Desde otro punto de vista lo que acaba de decir era que todavía tenía que soportar dos o tres ataques casi invisibles más.

“Heyyyy, ¿por qué te quedaste callado?”

Por ello Lex opto por poner un frente fuerte.

Y evitar así que su oponente lo viera titubear.

Esta lucha… era una batalla psicológica avanzada.

“¡Ven por mí, gallina!”

*Shunn*

Al mismo tiempo que el sonido, Lex trato de evadir confiando sólo en la intuición.

Inclino la parte superior de su cuerpo, alejándose de la trayectoria de la palma de su oponente.

Pero.

¿¡Tan rápido!?

Súbitamente llevo su brazo izquierdo hacia adelante para reforzar su guardia.

“¡GAAHH!”

Se escucharon varios chasquidos, señal de que brazo izquierdo también estaba roto.

Manteniendo el agarre de su espada con pura fuerza de voluntad, Lex retrocedió.

Pero su enemigo lo perseguía.

Este enemigo, que hasta ahora sólo había estado haciendo ataques furtivos, ahora le estaba dando caza.

¡Esto… debía significar que estaba tratando de terminar esta pelea!

“¡VEN POR MÍ, CABRÓN!”

Junto con un rugido, Lex puso todo de sí para proteger sus órganos vitales.

¡Su enemigo estaba cerca su límite!

Siempre y cuando resistiera con éxito ese ataque, ¡seria su victoria!

Inmediatamente después, la palma de la mano choco con su abdomen.

“¡¡Gahah!! ¡¡AAAAAaaaaahhh!!”

Lex era despedido hacia atrás mientras escupía sangre por la boca. Volando a través de una pared hacia un salón de clases, choco con mesas y sillas mientras se detenía.

“¡Goho, goho…!”

Sujetando su estómago, Lex no pudo evitar vomitar otro montón de sangre. Sus costillas habían perforado varios órganos.

Pero… ¡Seguía vivo!

Al parecer poner todo de sí en su defensa había dado sus frutos.

“Él, él…”

Lex se seria con sangre en los labios mientras miraba hacia arriba.

Pero lo que vieron a sus ojos fue….

“¿Qué es esto…?”

El aula estaba llena de innumerables cadáveres que yacían en pilas al azar.

Todos ellos vestidos de negro.

Y cada uno de los cadáveres tenía solamente una herida.

¿Podría ser que todos estos niños fueran…….? ¿Por sí mismo?

*Katsu* *katsu* *katsu*

Alguien bajaba por el pasillo, sus pasos resonaban con claridad y nitidez.

*Katsu*. *Katsu*.

Los pasos se detuvieron ante la puerta del aula.

Silencio.

Lex se dio cuenta de que la mano con la que sostenía su espada estaba empapada en sudor.

*Kacha*

El chasquido del pomo de la puerta rompió el silencio.

Entonces… se abrió la puerta.

No había nadie ahí.

Pero con un sonido, *shunn*, el brazo derecho de Lex era arrancado.

*Shunn*

*Shunn*

*Shunn*

Cada vez que se escuchaba ese sonido, el cuerpo de Lex perdía una parte diferente.

“Ah, aa, aah, aahh…”

En el momento final, cuando la única parte que queda unida a su torso, su cabeza, salía expedida, Lex finalmente se dio cuenta de que ese enemigo no tenía límites.

“Tú…… estuviste maravilloso.”

Eso fue lo último que Lex escucho mientras la vida lo abandonaba.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.