Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 79

Capítulo 79 – ¡He ganado! (Confianza)

Edición por Paris_117

En el momento en que comienza el combate, Annerose ataca el maai de Jimina.

Ella ya había visto a través de la fuerza de Jimina. De hecho, el secreto de su fuerza era una abrumadora velocidad.

Sometiendo a sus oponentes con una increíble velocidad que incluso ella, como antigua miembro de las Siete Espadas de Begalta, no podía seguir en su totalidad. Esa era tanto la fuerza de Jimina como su método de combate.

Pero a diferencia de su velocidad, su habilidad con la espada debía ser baja.

Hasta ahora, había ganado todos sus combates con un mínimo cruce de espadas.

¿Por qué lo hacía?

Sus oponentes no podían seguir su velocidad. Esa ciertamente era una razón.

Pero la postura de Jimina era la de un aficionado. ¿No será que en realidad es el propio Jimina quien evitaba los intercambios de espadas?

¿Y si en realidad tuviese miedo de exponer su pésima habilidad con la espada?

En otras palabras, para ocultar su nivel de habilidad, buscaba una victoria que no implicase el cruce de espadas.

En ese caso, la clave de la victoria contra él radicaba en no dejarse confundir por su velocidad. Esa es la conclusión a la que Annerose había llegado.

Pero una cosa permanecía en su mente… eso era, las pesas que Jimina se había quitado.

Si, después de quitarse aquellos grilletes, Jimina mostraba una velocidad que excedía a lo que ella misma podía reaccionar…. eso sería sin duda indicio de su derrota.

Esa sola preocupación era lo que Annerose se había propuesto aplastar el momento en que comenzara el combate.

Si el oponente es alguien que gana a través de la velocidad, entonces sólo tiene que detener sus pies.

Si ella hace eso, entonces no podía perder.

“¡¡AAAAHHHHHHHH!!”

Después de entrar en el maai de Jimina en una fracción de segundo, Annerose grito con un gran espíritu de lucha mientras le lanzaba un corte.

Era un ataque que lo había tomado completamente desprevenido.

No obstante, se las arreglo para bloquear la espada de Annerose.

Como era de esperar, es rápido.

Un ataque de espada con un tiempo que normalmente no podría ser bloqueado, había sido bloqueado por él.

Pero, debido al bloqueo de su espada, sus pies no podrían moverse.

Este es el verdadero objetivo de Annerose.

“¡Shiii!” Annerose ataco una vez más al inmóvil Jimina.

Una vez más Jimina la bloquea con éxito, pero el furioso ataque de Annerose no le permite aprovechar su velocidad.

Tres ataques más, cuatro más, cinco más, la espada de Annerose es recibida por Jimina una y otra vez. Hasta que finalmente la postura de Jimina se torna inestable.

¡He ganado!

Así de segura estaba Annerose mientras apuñalaba el pecho de Jimina.

Su estocada era un hecho que ocurriría, sin embargo……

“¿Eh….?” No hubo resistencia en su espada.

En lugar de eso, la figura de Jimina ha desaparecido completamente de su línea de visión.

“……. Es una imagen residual.” Su voz emana desde detrás de ella.

Los hombros de Annerose tiemblan.

Tranquilízate.

Se dio la vuelta lentamente a propósito.

Estaba realmente conmocionada. Pero ella no debía dejarle saber eso. Eso se decía a sí misma.

“Eres más rápido de lo que pensaba…” Su tono de voz era absolutamente normal. Al menos, eso es lo que ella pensaba.

Entonces enfoco sus ojos en Jimina mientras pensaba.

¿Qué puedo hacer?

Su velocidad estaba más allá de lo que podía reaccionar.

¿Qué método existía que pudiese revertir esa diferencia de velocidad?

Piensa.

¡Piensa….!

¡¡¡PIENSA…………!!!

“¡¿Eh….?!” Repentinamente se dio cuenta de que la figura de Jimina había desaparecido otra vez.

Incluso antes de pensar, Annerose reacciono.

Ese momento, ser capaz de reaccionar a esa breve vibración en el aire no era habilidad ni experiencia, sino pura suerte.

¡¡Gakiii!!

El increíble choque provoco que Annerose saliese volando.

Se aferro desesperadamente tanto a su conciencia que se desvanecía como a la espada que casi dejaba caer.

“¡Kuh…..!” Un gemido de dolor salió de sus labios.

Jimina está parado a cierta distancia justo delante de ella, con su espada lánguidamente inclinada.

No adopto una postura, ni se apresuro a acabar con ella.

Pero Annerose no pensaba en ello como arrogancia.

Poseía la fuerza que corresponde a esa actitud.

“Lo reconozco. Eres fuerte.” Annerose calmo su pesada respiración, mientras endurecía su resolución.

Jimina era simple, pero tremendamente rápido.

Annerose no pensaba en ello como irrazonable. Porque cada uno era fuerte a su manera, siendo la velocidad una de esas fortalezas.

Pero tampoco pensaba Annerose que no podía ganar.

Su probabilidad de victoria era baja. Sin embargo, no era de cero.

Si su oponente sólo era rápido, entonces… sólo debía ajustar su estrategia para igualarlo.

Contraatacar—–

En el momento en que Jimina atacase era la última oportunidad de victoria que le quedaba.

El problema era si podía reaccionar a tiempo a la velocidad de Jimina.

El bloqueo que acaba de realizar no fue más que pura suerte.

Ella no esperaba poder hacer lo mismo otra vez.

En ese caso, más que suerte, debe confiar en su propia fuerza.

Si no podía reaccionar, entonces confiará en su experiencia.

Si su experiencia era insuficiente, entonces la intuición.

Sin importa en qué se apoyase.

La clave crucial era el tiempo. Después de eso, simplemente tendría que cortarlo usando toda la habilidad que había acumulado.

Annerose afino silenciosamente su enfoque hasta el límite absoluto, y espero.

Entonces.

Sin ninguna advertencia.

La figura de Jimina desapareció, luego en el siguiente instante… no, incluso antes de eso, Annerose blandiría su espada.

No había nadie donde su espada estaba cortando.

Pero al momento siguiente.

¡He ganado!

Jimina reaparece.

Annerose estaba segura de su victoria.

Su espada estaba perfectamente alineada con la trayectoria del movimiento de Jimina.

A esta velocidad, no existía forma de que pudiese evadir a tiempo. Eso es lo que ella pensó.

“Eh…….” Annerose simplemente lo miro con una expresión de estupefacción.

Porque se había detenido.

Como si eso estuviese decidido desde el principio, se había detenido precisamente fuera del maai de Annerose.

La espada de Annerose apenas paso rosando sobre su nariz, sin cortar nada.

Eso no era una coincidencia.

Esa era la gestión maai hasta el límite absoluto.

Poseía un ojo increíble para la conciencia espacial.

Annerose había pensado que había ajustado su estrategia para él. Pero en realidad, había sido él que ajustó su estrategia para ella.

“Ah, ya veo….” En ese instante, finalmente lo entendió.

Con esa fracción de segundo de intercambio, todo se había aclarado.

Él, Jimina Sehnen………. poseía una habilidad que también estaba en una dimensión completamente diferente.

Entonces la espada de Jimina se acerco a la desmoralizada Annerose.

Ese ataque era el más lento de todos.

Pero esa espada…. es tan sublime que llevaba la «habilidad» al nivel del «arte».

“Ahh…….”

Qué hermoso en verdad.

Con eso siendo lo último que pudo ver, la conciencia de Annerose se oscureció.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.