<- Actualmente solo registrados A- A A+

KJN – Capítulo 82

Capítulo 82 – El hombre apestoso es parte del plan.

Edición por Paris_117

Cuando Doem entro en la sala VIP, una persona en bata gris se dio la vuelta y lo miro.

El físico le decía a Doem que esa persona era mujer, a pesar de que su rostro está escondido bajo su capucha. Después de mirar a Doem, giro la cabeza para mirar al rey de Oriana al lado de Doem.

Entonces, dijo una palabra.

“Apesta.”

“Oi mujer, eso es irrespetuoso.”

“Lo siento.”

Doem suprimió el vuelco de su corazón al mirar a la mujer con la túnica gris.

Para convertir al rey de Oriana en un títere, Doem había utilizado una planta que provocaba una fuerte dependencia. La eficacia de la planta era innegable, pero tenía el defecto de hacer que los adictos emitieran un olor dulce único.

Pero estaba haciendo que el rey escondiera ese olor con perfume. Ninguna persona normal debería ser capaz de notarlo.

“Doem-dono, esta persona es la Diosa de la Guerra Beatrix-sama.”

“Bueno, eso es…”

La Diosa de la Guerra Beatrix. Había oído la noticia de que ella se encontraba en la capital real, ¡pero pensar que estaría en ese lugar en persona!

No daba la apariencia en absoluto de ser una maestra de la espada digna del apodo de «Diosa de la Guerra».

Portaba una túnica gris descolorida, y no poseía modales. Después de ofrecer una sola palabra de disculpa, ya había vuelto a ver el combate.

No parecía fuerte, pero… si su verdadera fuerza era como decían los rumores, entonces existía la posibilidad de que el propio Doem no pudiese verla. En consideración al hecho de que la misma Princesa Iris había reconocido a esta persona, entonces él debería asumir que se trataba realmente de esa persona.

Había escuchado que la cara de la Diosa de la Guerra Beatriz se parecía mucho a la de la heroína Olivie. Si tan sólo pudiera ver el rostro bajo esa capucha……

“Disculpe, fui yo quien a sido irrespetuosa.” Con las disculpas de Beatrix y Doem, el asunto había quedado resuelto. El comentario de Beatrix fue tratado como si estuviera dirigido a Doem.

Doem tampoco quería llamar la atención sobre el olor.

Pero aún así, qué suerte el que Beatrix apareciera en el Festival del Dios de la Guerra.

Ese, de todos los días…….

Doem chasqueo ligeramente la lengua.

“Rey de Midgar, me alegro de encontrarlo bien hoy otra vez.”

“Umu.”

Cambiando de rumbo, Doem se giro para saludar al rey de Midgar, que estaba sentado en un trono situado en el centro de la sala.

Después de intercambiar los saludos estándar, el rey de Oriana se sentó al lado del rey de Midgar. Entonces Doem tomo un lugar al otro lado del rey de Oriana.

El rey de Oriana era capaz de dar respuestas normales, pero cualquier cosa más allá de eso era incierto. Ahí es donde entraba Doem, para guiar la conversación y hacer un seguimiento cuando fuese necesario.

Bueno, hasta ahora todo seguía de acuerdo al plan.

La prioridad máxima de Doem en ese momento era capturar a Rose.

La última vez que se habían encontrado, ella ya había comenzado a manifestar síntomas de posesión. Su sangre sería de gran valor para la Orden.

Por eso, Doem la había amenazado con hacer que el rey de Oriana asesinara al rey de Midgar si no se presentaba en el Festival del Dios de la Guerra.

Naturalmente, era sólo una amenaza, pero Doem no era renuente sobre llevarlo a cabo.

Si el rey de Midgar era asesinado, estallaría la guerra, y el Reino de Oriana sería destruido. Pero ya se había iniciado los preparativos para convertir en marioneta al heredero del trono de Midgar. Si todo salía bien, la Orden podía cosechar el mayor beneficio. Existía, en efecto, el riesgo de fracaso, pero la posible recompensa era tan valiosa que merecía la realización de ese plan.
[Paris_117 alguien está tratando de morder más de lo que puede trabar…]

Si tuviese que plantear una variable desconocida, sería Iris. Había mostrado signos de sospechas hacia el indiferente rey de Oriana. La posibilidad de que interfiriera no podía descartarse del todo.

Pero al iniciar el asesinato en medio de su combate, podía eliminarla de la ecuación. Como tal, todo seguía bien.

Pero ahora que Beatrix también estaba presente. Eliminarla sería difícil, y su fuerza también se encontraba por encima de la de Iris. Si se convertía en un obstáculo, sería un problema aún mayor que el de Iris.

Además, el objetivo del misterioso Jimina también estaba aún por ser determinado. Sin duda era un residente del «Mundo Oculto». Seguro que se movía con algún objetivo en mente, pero una revisión de sus antecedentes no había revelado nada en absoluto. Ese era el trabajo de un profesional. Merecía la mayor de las precauciones.

Doem suspiro profundamente.

Aunque todo iba según lo planeado, existían demasiadas variables desconocidas por todas partes. La situación no era una en la que pudiera relajarse en absoluto.

Pero a pesar de todo ello, mientras Rose se presentara en el lugar, todo estaría resuelto. Su aparición anularía la necesidad de que él se arriesgara.

Y se presentará, sin lugar a dudas. Ella no es alguien que pueda abandonar a su padre y a su país. Así es como Doem había leído.

Era cierto que habían muchas variables desconocidas, pero no importaban. Todo debería salir bien.

Eso se decía Doem mientras veía el combate.

Luego, con el paso del tiempo, la lucha termino con la victoria indiscutible de Claire Kagenou.

“Hou…….” Aunque ella no era una participante a la que hubiese prestado especial atención, su fuerza era inesperada. Ella poseía mucha magia, pero no estaba dejándose llevar por ello.

Ella ya era bastante fuerte, pero claramente poseía el talento para hacerse aún más fuerte.

“Claire-san…. así que se ha vuelto más fuerte una vez más.” Después de comprobar la victoria de Claire, Iris se puso de pie.

“Mi combate se acerca, así que si me disculpan.” Todo el mundo lleno con palabras de aliento a Iris, en ese momento es que el adolescente de cabello negro que estaba sentado a su lado también se levanta.

“Voy a ir al baño.”

Cada persona en la sala pensó “no necesitábamos enterarnos de eso, sólo vete ya.” Con la única excepción de Beatrix, cuyos ojos están siguiendo su partida.

Su nombre era Sid, y aunque era un adolescente común y corriente. Por alguna razón, estaba sentado al lado de la princesa Iris, pero por lo demás no había ninguna otra cosa digna de mención en él. Doem se olvido de él casi inmediatamente, y luego dirigió su atención hacia el encuentro que se acercaba.

Este combate entre Iris y Jimina también poseía un gran significado para Doem.

En primer lugar, podría darle pistas sobre el objetivo de Jimina, un residente del Mundo Oculto. Además, era su oportunidad cuando Iris estuviese ausente de la habitación.

Los dos salieron de la habitación, y después de un rato…….. Iris y Jimina entraron en el campo de batalla.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.