<- Actualmente solo registrados A- A A+

MGA – Capítulo 1767

Capítulo 1767 – Matando a Zhan Qiankun

 

– ¿Chu Feng, en realidad es Chu Feng?

Fue solo después de un largo tiempo que la multitud logró reaccionar. Sin embargo, todavía no pudieron aceptar esto.

¿El Chu Feng de quien eran escépticos y dudosos era en realidad incluso más poderoso de lo que se rumoreaba?

¿No dijeron que Chu Feng era solo un Medio Emperador Marcial nivel cuatro? ¿No dijeron que Chu Feng logró apenas derrotar a Ximen Feixue? En ese caso, ¿qué estaba pasando con este poder opresivo de Medio Emperador Marcial nivel siete?

Sin embargo, nada de eso importaba más. Si bien los rumores pueden ser falsos, el aura de un Medio Emperador Marcial nivel siete que Chu Feng emitía era definitivamente real.

Chu Feng era incluso más fuerte de lo que se rumoreaba. Él era en realidad un Medio Emperador Marcial nivel siete. Esto fue algo que la multitud encontró extremadamente difícil de aceptar. Y sin embargo, todavía tenían que aceptarlo.

La razón de eso fue porque Chu Feng estaba parado en el cielo de esa manera. No solo eso, él había derrotado a Zhan Qiankun que quería matarlos con solo su poder opresivo, salvándoles la vida.

–Chu, Chu, Chu, Chu Feng, ¿Chu Feng es en realidad Chu Feng?–. En este momento, Pequeño Rábano se sorprendió tanto que su expresión se distorsionó, y comenzó a tartamudear mientras hablaba.

– ¡¡¡Chu Feng, en realidad no es alguien con el mismo nombre, en realidad es ese Chu Feng!!!!–. Gran Rábano también se sorprendió mucho.

En cuanto a Chile Picante, ella no dijo nada. Sin embargo, sus manos estaban fuertemente envueltas alrededor de su pecho, y su boca estaba ligeramente abierta. Ella estaba jadeando por respirar. Era como si ella hubiera recibido una enorme conmoción. Para ser exactos, estaba tan sorprendida que estaba teniendo un ataque al corazón.

– ¡¿Chu Feng, tú… eres Chu Feng?!–. En cuanto a la persona con la expresión más maravillosa, no sería otro que Zhan Qiankun.

A diferencia de Jin Wei’e y los demás, parecía haber visto el póster de Chu Feng antes. Por lo tanto, conocía su apariencia. Después de que Chu Feng se quitó el sombrero cónico de bambú, lo reconoció de inmediato.

Sin embargo, ese Chu Feng al que menospreciaba, ¿por qué sería tan poderoso? Era tan poderoso que todo lo que Zhan Qiankun podía hacer era pedir perdón.

* Golpear… *

* Golpear… *

* Golpear… *

* Golpear… *

******

En este momento, parado en el aire, Chu Feng comenzó a caminar hacia Zhan Qiankun lentamente. Si bien los pasos de Chu Feng no emitieron ningún sonido, fueron como un repentino trueno en el corazón de Zhan Qiankun. Al escuchar esos truenos, Zhan Qiankun se sintió extremadamente aterrorizado.

Finalmente, Chu Feng llegó ante Zhan Qiankun. Estaba agarrando el Látigo de Llama Negro que Zhan Qiankun había sostenido previamente en su mano, pero había perdido.

–Ahh ~~

* Puutt ~~ *

Justo después de que el Látigo de Llama Negro entrara en la mano de Chu Feng, la expresión de Zhan Qiankun cambió de inmediato. Entonces, su boca se abrió de par en par, y una bocanada de sangre salió de ella.

Al mismo tiempo, el cielo y la tierra se oscurecieron. El viento violento comenzó a subir. Todo el poder marcial en esta región comenzó a surgir. Luego, ese poder se reunió en el Látigo de Llama Negro y comenzó a fusionarse con Chu Feng.

– ¿¡Cielos, Chu Feng es realmente tan poderoso!?–. Al ver esta escena, la multitud abrió mucho la boca conmocionada.

La razón de esto fue porque estaban viendo con sus propios ojos que Chu Feng había roto la relación que el Armamento Imperial Incompleto había tenido con su dueño, e hizo que el Armamento Imperial Incompleto que solía ser de Zhan Qiankun entrara a la sumisión absoluta a él.

No solo reconoció a Chu Feng como su maestro, sino que incluso había ingresado en sumisión absoluta.

En este momento, cuando la multitud pensó en los rumores antes, comenzaron a creerlos. Chu Feng realmente había sometido esa legendaria Espada del Dios Maligno. La razón de esto fue porque Chu Feng poseía la capacidad de hacerlo.

–Parece que este poder aun es poco, me falta demasiado aún –, suspiró Chu Feng. En ese entonces, él había podido aumentar su cultivo en un nivel completo simplemente haciendo que el Armamento Real entrara en sumisión absoluta.

Sin embargo, ahora, incluso después de que un Armamento Imperial Incompleto se hubiera sometido a él de manera absoluta, su cultivo no se vio afectado en lo más mínimo. No era que el Armamento Imperial Incompleto que había presentado sumisión absoluta hacia él no le otorgaba poder a Chu Feng. Más bien, el poder que Chu Feng necesitaba actualmente era simplemente demasiado. Aunque lo que había sido otorgado por el armamento imperial incompleto no era insignificante, no estaba lo suficientemente cerca.

* Woosh ~~ *

Entonces, Chu Feng azotó el látigo de la llama negra en su mano y lo apuntó hacia adelante. El látigo actuó como una lanza, volviéndose perfectamente recto, ya que estaba dirigido a Zhan Qiankun, quien aún estaba enterrado profundamente bajo tierra.

–Te daré una oportunidad. Mientras te arrodilles y pidas perdón, te salvaré la vida.

Los ojos de Zhan Qiankun estaban bien abiertos. Con incredulidad, le preguntó: – ¿En serio?

–En serio–, dijo Chu Feng.

* Thump ~~ *

Al escuchar esas palabras, Zhan Qiankun saltó inmediatamente del cráter en el suelo y luego, sin dudarlo, se arrodilló en el suelo en el momento en que aterrizó. No solo se había arrodillado ante Chu Feng, sino que también estaba arrodillándose, admitiendo su error y pidiendo perdón sin parar.

Mientras Zhan Qiankun le rogaba a Chu Feng, en realidad estaba sonriendo fríamente en su corazón. Pensó para sí mismo: “Para que un noble se vengue, diez años no es demasiado largo. Si bien la cara de uno es importante, cuando se coloca contra la vida de uno, no vale nada”.

“Hoy, yo, Zhan Qiankun, me arrodillo ante ti, Chu Feng. En el futuro, definitivamente devolveré diez veces esta humillación. No solo usted, Chu Feng, morirá, sino que todos sus parientes, sus amigos y cualquier persona relacionada con usted también morirán”.

Pensando estas cosas, Zhan Qiankun volvió su mirada que ocultaba intenciones asesinas hacia Chu Feng, Yan Xie e incluso Chile Picante, Gran Rábano y Pequeño Rábano.

A pesar de que Chile Picante, Gran Rábano y Pequeño Rábano no parecían estar muy cerca de Chu Feng, Zhan Qiankun era un individuo muy observador. Por lo tanto, estaba seguro de que poseían relaciones con Chu Feng. Ya había colocado a Chile Picante, Gran Rábano y Pequeño Rábano en su lista de personas que debía matar.

* Puu ~~ *

–Wuuwaaa ~~

Sin embargo, justo en este momento, Zhan Qiankun de repente sintió un dolor incomparablemente agudo en su Dantian. Bajó la cabeza para mirar su abdomen y descubrió que Chu Feng había usado el Látigo de las Llamas Negras para perforar a través de su Dantian.

Aunque solo una pequeña parte de su Dantian había sido perforada, la sangre todavía fluía de su área abdominal. Además, el cultivo que había obtenido con esmero a lo largo de los años también fluía rápidamente de él.

–Chu Feng, tú… eres infiel a tus promesas–, Zhan Qiankun estaba extremadamente sorprendido. Señaló a Chu Feng y gritó enojado.

–Zhan Qiankun, parece que a pesar de que eres alguien que ha hecho todo tipo de acciones maliciosas, aún eres extremadamente estúpido. En realidad, ni siquiera esperabas que, incluso si te arrodillas y pides perdón, no te dejaría vivir.

Chu Feng dijo con una sonrisa radiante. La mirada con la que miró a Zhan Qiankun estaba llena de desprecio y ridículo. Para Chu Feng, Zhan Qiankun no era más que un payaso.

–Tú… –. A pesar de que Zhan Qiankun estaba extremadamente enfurecido, fue incapaz de responderle a Chu Feng. La razón de ello fue que, si bien lo que Chu Feng había dicho era bastante descarado, esas eran exactamente las mismas palabras que había usado para insultar a Yan Xie anteriormente.

Simplemente, siendo insultado por esas palabras, Zhan Qiankun se sintió extremadamente mal. Estaba siendo aplastado por un enorme sentido de humillación.

En esta batalla, no solo había perdido contra Chu Feng en términos de cultivo marcial, sino que también había perdido en términos de inteligencia.

–Chu Feng, si quieres matarme, ¡mi maestro definitivamente no te dejará vivir!

–Si su distinguido ser se mostrara, incluso los ancianos de los Tres Palacios tendrían que temerle–, dijo Zhan Qiankun con una expresión de ira.

– ¿Eso es así?–. Chu Feng preguntó.

–No tienes que creerme. Sin embargo, sabrás en el futuro que lo que has hecho hoy aquí te llevará a la destrucción–, dijo Zhan Qiankun mientras rechinaban los dientes con rabia.

–Usted habló esas palabras como si me dejara escapar si le perdonara la vida.

–Sin embargo, ¿realmente crees que seré tan estúpido como tú? ¿De verdad crees que soy tan estúpido que creeré que me dejarás escapar? ¿Debo perdonarte la vida hoy?–. Preguntó Chu Feng con los ojos entrecerrados en una sonrisa.

–Chu Feng, yo, Zhan Qiankun, juro por los cielos. Mientras me ahorres, olvidaré todo lo que sucedió aquí hoy. No solo eso, también te haré mi amigo–. Zhan Qiankun levantó su mano y juró.

– ¿Realmente pensaste que confiaría en un personaje vil indigno de confianza como tú?–. La sonrisa de Chu Feng se hizo aún más profunda. De repente, el Látigo de Llamas Negras en su mano empujó hacia adelante.

* Puu *

Perforó directamente en el Dantian de Zhan Qiankun.

–Chu Feng, mi maestro definitivamente no te dejará escapar con esto. ¡Te encontraras con una muerte violenta! ¡No solo tú, todos los que están a tu lado serán asesinados!–. Al ver que su Dantian fue perforado, Zhan Qiankun sabía que pronto moriría. Por lo tanto, ya no se molestó en fingir, y en cambio reveló su verdadera apariencia y comenzó a maldecir a Chu Feng.

–Sé que tu maestro es extremadamente fuerte. El jefe de los Cinco Grandes Malhechores, naturalmente, no sería alguien ordinario. Sin embargo, ¿qué pasa con eso?

–No importa qué tan fuerte pueda ser tu maestro ahora, eso no significa que él seguirá siendo fuerte en el futuro. Un día, ese maestro tuyo que ha causado que innumerables personas le teman, en cambio me temerá a mí, Chu Feng.

–Desafortunadamente para usted, no podrá ver ese día–, se burló Chu Feng.

–Chu Feng, no lo hagas, todavía podemos hablar de esto… –. Aunque Zhan Qiankun sabía que Chu Feng lo iba a matar, todavía no quería morir.

* Boom ~~~ *

Sin embargo, antes de que Zhan Qiankun pudiera terminar sus palabras, su cuerpo explotó.

Aparte del Saco Cosmos en su cintura, que entró en la mano de Chu Feng, no quedó ni un solo cabello de Zhan Qiankun. Él había explotado en pedazos. Estaba completamente muerto.

 

 


Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.