<- Actualmente solo registrados A- A A+

MNU – Capítulo 11

Capítulo 11: BÚSQUEDA y CONFUSIÓN.

Antes de que Rdall me dejara en la ciudad, tuvo que conversar conmigo para agradecerme por haber salvado a sus padres, y sin tiempo que perder el me comentó:

—joven Dark lamentablemente no puedo llevarte, si me descubren contigo me mataran a mí y a mis padres también… pero no sabrán esto, te dejare una nave para que puedas salir después de que nosotros partamos. Mis tornes podrían delatarme si se enteran que dejé entrar a un Dark a mi nave, solo comenté esto con hombres de mi confianza, que te prepararan una nave. Tendrás tiempo de salir cuando esto se inunde, pero antes de eso quiero que me digas algo, mi madre dice que viniste de más allá del mar nuboso, y del desierto de las lamentaciones, ¿cómo llegaste hasta aquí, como cruzaste el océano amargo, acaso alguien te trajo?

Rdall me pregunta con muchacha seriedad, y yo aún inocente de las reglas Maltuinos le respondo

— un hombre de cabellera roja me trajo, su nombre es Red Gules.

Rdall abre sus ojos y me dice:

—con que, Red te trajo.

— ¿Acaso le conoce?—pregunté.

— Si, él es un Maltuino igual que yo, ahora es un Spirrow chaca le most, mató a un rey civilíco ¿sabes algo al respecto?

Yo sospeché lo que me preguntaba y de mi propia imprudencia, decidí no involucrarme más

—No, no sé nada, pero más importante necesito salir de aquí y buscar a mi diosa.

—Te entiendo, cuando salgamos de aquí hablaremos después, en un lugar privado y tranquilo, por ahora esta ciudad caerá en un par de Socxses y llegara a inundar las costas de las ciudades más cercanas en iczex, tendrás tiempo de salir… así que finge de que te estoy dejando

Él me deja y sube, y habla con su madre para que todos se alisten a partir.

Cuando Rdall me ve, sabe que estaré bien, se le informa que todos están listos para partir, y da la señal para que los barcos empiecen su marcha, dejando aquella ciudad de tormentas inundarse por su propia fuerza.

El hilo de luz verde que sube a los cielos es lo único que queda de la gran ciudad de las tormentas.

Orga que temía por mi seguridad en la deshabitada ciudad le pregunta a su hijo

— ¿hijo, por qué le dejaste solo?, tú no sabes cuánto lucho él por ayudarnos a escapar y liberarnos de Raimfarben.

— Lo se madre, y lo siento, pero las leyes Maltuinas me prohíben ayudar a un Dark, pero no te preocupes él estará bien, es un Dark, la muerte es su amiga.

— Que se jodan, y que se jodan las leyes Maltuinas, tienes que ayudarlo, soy tu madre y debes obedecerme.

— Mama, no puedo hacerlo, ¿quieres formar un motín aquí en mi propio barco? Déjalo como está ahora, no podemos hacer nada para ayudarlo, así que siéntate o ve ayudar, y deja que me encargue de salir de este maldito lugar.

Orga se sale arregañadientas de la cabina del capitán y se dirige a la sala de la tripulación para entrar en la cocina.

Rjos que estaba un poco afligido mira el cielo y la ciudad como se hundía, Orga que estaba ayudando a los demás acomodarse ve a Rjos y le dice

— ven, come algo y hablemos.

Rjos responde que no tiene hambre pero sigue el consejo de su vieja amiga y se sienta hablar, cerca al esposo de Orga donde le escuchaba

—No te preocupes Rjos, él estará bien—Rjos mantenía la esperanza y le preguntó

— Tu hijo vino muy preparado, trajo consigo muchas naves, ¿cómo sabia del motín?

— No lo sabía—dijo él sorprendiéndolos.

—Estas naves era mi pago a la deuda de mis padres, no las traje con la intención de ayudar a su motín, recibí el mensaje de mi madre que me fue enviada hace tres iczex. Después de la elección tomé rumbo aquí con todas las naves que poseía como ofrenda a Elgor, y lo primero que veo en la ciudad es ese hilo verde de energía que proviene del corazón de la montaña, la que controla la fuerza y hace que las tormentas se crean y que las aguas de los mares suban a los cielo, y ahora destruido por un Dark que recién llegado a la ciudad, ciertamente tener un Dark es tener la desgracia y la ruina.

—Ese Dark maldito que tú dices, salvó nuestras vidas, y no solamente eso, trajo justicia matando al hermano de Ergón a Galstrok —Rdall comprendió la importancia que tenían de mí en ellos, y dijo.

— ¿Él mató al asesino de esa niña?

Todos le acentuaron con la cabeza y les respondió

— Es cierto que les liberó, y liberó a este pueblo de manchados, y deudores pero eso no lo libra a él de una condena de parte de las demás castas, lo que hizo es el comienzo de una guerra, y él no podrá solo, por desgracia los Maltuinos no le ayudaran— en ese preciso instante en que él hablaba un  torner grita.

— ¡la ballena blanca se acerca, la ballena blanca se acerca!

Rdall salé y ve la ballena acercarse, de inmediato pide a su tripulación alistar los cañones de tormenta, para atacar.

La criatura Blanca y enorme producía un sonido tan fuerte que casi que podía matar alguien con su rugir, la ballena esquivaba los rayos que de los cañones salían, y seguía produciendo ese sonido retumbante, Rdall grita a su torner en el timón

—Que preparen el cañón más grande.

Y de la popa sacan un cañón de 20 metros

— Preparen, apunten… ¡fuego!—Gritó el capitán, y un gran rayo fue disparado, la ballena se escondió en las nubosidades.

Sin saber si había esquivado o si le habían derribado, ella vuelve aparecer desde arriba para seguir con su persecución.

Cuando estaban preparando el rayo la ballena ya tenía casi sus mandíbulas en el barco hasta que mi nave le golpeo, Rdall se sorprendió y mandó a parar el disparo, y se admiró más cuando me vio encima de la ballena, cosa que cuando sucedió la ballena me subió a las alturas para perderme en la tormenta.

Orga le dijo a su hijo que le siguiera pero se negó rotundamente.

Rjos golpeó al torner y dirigió la nave hacia arriba para poder alcanzarme.

Rdall se fue contra él, pero su madre le protegió, algo que no esperaba del esposo de Orga era que convenció a su hijo para que le dejara seguir la ballena, los tripulantes estaban alertas con sus cañones mientras los cachalotes viajaban a su lado indicándoles que no atacaran y que se mantuvieran al margen hasta que encontraran la ballena blanca.

Rdall dirigió el barco mientras Rjos se posicionaba en la proa para buscar en la tormenta algún indicio de la ballena, lo mejor que podían hacer era seguir los cachalotes que subían. Y de repente, cuatro ballenas muertas caían, entonces Rjos le gritó a Rdall

— ¡Más arriba, está más arriba.

Tenía que esquivar las ballenas muertas que bajaban de las nubes negras, Rdall mando a dirigir la potencia de su cañón en las nubes para abrir un agujero, y es cuando se escuchó un chillido fuerte, y las nubes que nos separaban del albor en los cielos brillantes, fueron disipados por las ondas de una explosión, y me vieron caer con la ballena.

Rjos gritó mi nombre y Orga también, este se dirige al timón para dirigir su nave a donde yo caía, pero mi descenso es muy rápido para que una nave pudiera alcanzarla, el navío de Rdall sigue mi rastro, pero cuando desciende; yo para ellos ya había desaparecido en el mar.

*                                                         *                                                     *

Rjos mira por todos lados pero el oleaje  ya ha tragado mi presencia.

Rdall manda un mensaje  a los demás navíos mediante lenguaje de banderas de que  un Torne tomaría el mando de las otras embarcaciones, para que se dirigiera a la ciudad Char,  mientras ellos se quedaban a buscarme.

Y el barco desciende al mar para escudriñar las profundidades.

Orga le pide a su hijo que trajeran un mapa, y este le revisa para decirles lo siguiente:

— El mar Balder contiene dos corrientes principales que se dirigen a diferentes océanos, el océano Perteg Y el océano amargo y este a su vez al océano albo, la ciudad más cercana es la Char de los Koumen por el lado Ap(occidente), pero nos desviamos de nuestro curso tomando la corriente inversa que nos llevaba a este punto trinchado de 2 océanos, en esta parte del océano se constituyen de 28 islas en tamaño y diversidad, son los dominio de Bill Caster… espero no encontrarme con él y explicarle que busco a un Dark, las corrientes deben llevarlo aquí primero, las isla Lpudientes— Rjos pregunta.

— ¿Que son estas de aquí?

—son las demás isla mayores, Lcong, Bone, Irga, y Snow, son las principales, tenemos que ir con gran cuidado, sin toparnos con los navíos de Caster.

Rjos observó una abertura por las aguas y dijo

— ¿Qué pasa si navegamos por estas aguas.

— Imposible, el océano albo, si pasamos esa aguas llegaríamos a los dominios de Carmel Pardo, y ella es peor que Caster en cuestiones de crueldad, preferiría razonar con Caster antes que con esa loca—

Orga que miraba con desespero las tempestades, rogaba para que el mar pudiera llevarme a las islas.

Horas después hombres de confianza de Rdall gritaban

— ¡Señor, venga aquí encontramos esto!—Parom había sido salvado por la bata que flotaba, se había enredado en ella formando un tipo de paracaídas, y  esta no le permitió hundirse, la vieja Orga había guardado con mucho recelo mis cosas, porque antes de que entrara en batalla al castillo de Elgor ella le había pedido favor a una de sus viejas amigas de cocina que le ayudara a sacar todos mis bienes donde se había guardado, cada fruta, cada botella con agua de manantial y del lago, mi celular, mis auriculares, mis libros fueron protegidos por ella, estaba destinado a entregármelos cuando nos volviéramos a encontrar pero con un final tan inesperado, fue imposible que mis viejas pertenencias volvieran a mí. Por otro lado Rjos que lideraba la búsqueda con la linterna hechas con cuerno gigante caminaba por todo el navío buscando en la oscuridad si hallaba algún cuerpo muerto, uno de los subordinados que manejaban la linterna fue visitado por Rjos para supervisar la búsqueda a estribor. Este le pregunta sobre cosas de las islas para cerciorarse si conocía el océano Perdeg, este le responde

— El capitán se abstiene a navegar en océanos impropios por respeto y por ley de los Maltuinos, pero he escuchado por boca de los propios tripulantes de Caster que en las islas hay asentamientos de sangre sucia, hijos de manchados, cosa que no es permitido en ninguna otra ciudad, a Bill no le gusta el prejuicio en los hijos de los manchados y construyó un lugar muy parecido a islas negras, hay mujeres y hombres trabajando en esas islas donde no aceptan a los de casta pura, es muy sorprendente lo que ha hecho, como sabemos todos esas isla en particular son de los Insecsers, tomó a irga y se acentuó proclamando como suya la isla y las demás 27 que están bajo el dominio Maltuino—

Rjos entiende lo que significa, el océano Perteg y todo lo que hay en él es de Bill Caster y de los Maltuinos, Orga le acompaña en la vigilia, y le dice

—mi hijo dice que cuando Helios salga, estaremos en los dominios de Bill, tiene a su cargo más de mil barcos de guerra y de pesca, puede que alguno de esos barcos pudieran encontrar al Dark.

Rjos ve muy desalentadora la noticia por mi búsqueda.

— Si es así, no vivirá por mucho tiempo— respondió Rjos.

Paso un tiempo en que no se dieron cuenta que ya no había nubes que taparan los cielos estrellados y las lunas lucientes, Calipso ya no estaba y Cupido se posicionaba para estar en muy pocos Iczex luna llena.

Rjos pensaba en lo que ese hombre dijo sobre Caster, y mientras alumbraba notó algo.

— Orga mire, son unos guantes— y los recoge, Orga miraba con muy buena pinta la búsqueda y le comento a Rjos —Ya tenemos su arma, su manta y sus guantes, si nuestra diosa lo quiere le encontraremos muy pronto—Rjos y Orga tenían la misma diosa, Cupido, y rezaban a ella para encontrarme.

Rdall dejó el manejo del barco a uno de sus Torne para revisar mis cosas, y miraba todo lo que yo traía y no entendía algunas cosas como el celular y los auriculares que llevaba, ni por que tenía libros con inscripciones desconocidas, y papiros con conocimientos básicos, pensaba en la posibilidad de que en verdad era un hijo de Eos, el bolso que yo llevaba a la escuela es de un material desconocido para él, prendió mis auriculares y se asustaba pensando que era un aparato de los dioses, y no le toco después de que lo prendió, le hablaba pensando que le entendía pero después de un momento tardo en concebir que eso no hacía daño y lo apago si saber cómo, de nuevo lo toma y hace lo mismo, y lo repitió varias veces hasta que entendió como apagarlo y prenderlo. Miró luego mi celular apagado y no supo prenderlo, le dejó y miró el libro que le pertenecía a ella, y miró la fachada y palpaba la cubierta lisa y suave que era, pero se irritó al no poder leer ese papiro tan raro y tan bien organizado, miraba las frutas y un libro que si podía entender como los papiros de Lvca y Yvil, o el libro que Red me entregó. Meditó por un rato y creyó que en verdad era un dios y que todo lo que llevaba era lo que un dios llevaba, por tal razón decidió ayudarme.

Cuando salió de su  cabina se dirigió a cubierta para hablar con Rjos y sus padres.

Este les llamó a su cabina y cerró para que no les interrumpiera mientras sus tripulantes descansaban y su torner dirigía la búsqueda, todos se sentaron y Rdall preguntó

—Cuéntenme, ¿cómo hicieron para  planear el escape? en ecos nadie nunca pudo salir, y ustedes y el Dark no solo lograron lo que nadie pudo hacer, si no que destruyeron la ciudad de las tormentas ¿cómo lo lograron?

Rjos cuenta la historia empezando con la noche en que nos reunimos para planearlos todo.

— Antes de subir a la tempestad,  Raynard propuso la idea de que para lograr salir de ahí, se necesitaba crear un espectáculo, algo que les indignara, pero con un Dark, eso no se podría realizar… la multitud no entendería lo que se quería mostrar, seguramente ayudarían a matarlo si se le ocurriera crear algo, de modo que yo tendría que lastimar alguien para que se enfurecieran.

Y todo esto tendríamos que hacerlo en determinado tiempo, porque Orga que estaría en las minas actuaria por su cuenta en las cocinas para convencer a las mujeres de una rebelión, tenía que ayudar a los hombres en las minas para resistir los rayos cuando salieran, esparcir salsa de lumias verde en todas las comidas y en secreto para que todo pareciera normal, mientras esperaba la señal en los cielos, nosotros tendríamos que convencer a  los demás oficiales abordo y en otras naves de que se unieran de una forma más convincente, que Raimfarben es una ciudad de esclavos, que nos traían con falsa promesas para luego servirles…

… Pero fue en vano, porque en el preciso instantes que actuaríamos, un gran Krajen nos atacó, y nos impidió proceder, pero a la larga fue algo bueno, porque los hombres de Elgor que se les había enviado para llevarse al Dark,  se vieron envueltos también en la lucha con la criatura, Raynard fue el único que en verdad lucho con ella, y de qué manera se las ingenio con los torbes para ahuyentarla, muy ágilmente se amarro al mástil con la cuerda de  seguridad y este no pudo llevárselo. Pero los hombres creían, que fue atraído por aquel Dark, intentaron descaradamente romper la cuerda para que la bestia se lo pudiera llevar, yo intenté exasperadamente y con arrebatos soltar el barco de sus garras. El Krajen soltó el barco y se llevó consigo al Dark, porque uno de los tripulantes envió el rayo a la cuerda rompiéndola.

El barco se inmovilizó por un tiempo mientras esperábamos que apareciera de nuevo, pero en lugar de eso Raynard cayó del cielo vivo, no lo esperábamos… incluso para los demás eso fue algo increíble de presenciar, pero los verdugos se lo llevaron a los palacios de Elgor para su venta, mientras yo y los demás preparábamos el barco para la salida.

Pero habían hombres que se reunían en secreto para tratar asuntos más favorable en nuestro plan, cuando les descubrí querían matarme porque yo era el Torner de esa nave y creían que les delataría. En un tiempo de lucha y de intentar persuadirles me mostraron a su líder que coincidencialmente estaba en esa misma nave, hablé con él de los planes que tenía, y él me contó los suyos, pertenecía a la orden de los chaca le most, que durante ecos querían liberar a los manchados  de esta prisión y formaron un plan para infiltrarse y salir, gracias a la llegada del Dark podrían empezar con su rebelión y utilizarlo como chivo expiatorio.

En común acuerdo les propuse convencer al capitán para la causa, pero fue inútil, el capitán Blank fue muy leal a la tormenta y prefirió morir en manos de los Maltuinos antes que revelarse contra Elgor.

Mucho antes de partir les conté lo que teníamos planeado, que era casi la misma idea, pero con la gran diferencia de que eran más numeros. Partimos al hangar del cielo con la idea de que allí podríamos incitar a las masas y llamar a los demás hermanos Maltuinos para empezar la batalla, pero cuando llegamos las cosas se volvieron muy agitados, les di de comer lumias para que aguantaran el impacto de los rayos tal como Orga hacía con los hombres en las minas, matamos a todos los guardias con los torbes, cuidándonos de que ellos no activaran el mecanismos del collar con la roca de montaña, los hombres leales murieron calcinados, porque no quisieron defenderse contra los verdugos, la gran mayoría dio su vida por las tormenta y murieron por ella, pero nosotros seguíamos y enviamos a cada hombre tomar un puesto en los galeones para que iniciaran el ataque y dieran la señal a Orga de que marchara con el plan, no se tenía mucho preparado en la profundidades pero cada mujer envió a su hijo para que crearan explosivos y lo colocaran escondido en las minas, y avisado por sus mujeres se le aviso a los hombres que se prepararan para lucha mientras los Maltuinos se encargaban de cada guardia por cada salida en cada socavón y en cada mina. Iniciamos un contrataque en los cielos con los primeros niveles del hangar, estrellamos varios galeones y perturbamos  la formación enemiga para dar la señal.

Orga empezó el otro relato porque era ella la única testigo en las minas

— Desde luego que cuando se le advirtió, vario de los hombres que sospecho también era Maltuinos, escucharon a las mujeres y nos ayudaron con los explosivos, los guardias obviamente no sospecharon, pero aun así se previnieron cambiando las llave de cada socavón donde era la única salida a la superficie, como yo era la centinela me abrí paso con los verdugos, llevándoles mujeres, pero estos no cayeron en la trampa, envié a unos niños para formar una revuelta y así robar las llaves. algunos hombres me acompañaron para abrir los  pisos superiores, las tres puertas cuesta arriba era los más fáciles, allí podría salir fácilmente y estar alerta, las mujeres que ayudaban en las construcciones fueron y ayudaron para conseguir las lumias que se pasaban a cada hombre y a cada niño, los verdugos estaban inspeccionando el lugar donde yo estaba paseándome.

Bargo les advirtió de mi presencia y me seguían a todo lado, en una de las bodegas Bargo me detuvo y preguntó por qué estaba fuera de mi trabajo, que era imposible que a horas de extracción se me permitiera subir, fue cuando sentí la briza de lluvia , y como se veían truenos y relámpagos… y sabía que la señal a era dada, y le dije a Bargo que se arrepentiría por escoger el bando equivocado, no pude decirle más porque fue ahí cuando vi el rayo verde que se impartía por las nubes, y grité a los hombres para que mataran a todos los guardias de la celdas. En el fondo iniciaron las explosiones para desconcertar y así facilitar el ataque contra los verdugo, inundaron las secciones menos peligrosas, dejando la mina de los muertos entre las ultimas para esperar a los mineros a que salieran antes de que un derrumbe se iniciara y matara todos.

Yo me libré de Bargo y corrí tras las mujeres, los Verdugos se amontonaron por toda la zona del almacén para controlar la rebelión, y despejaron las calles directo a las minas para esperar a los traidores, los minerales extraídos fueron estallados para matar a los verdugos, y todos  los hombre salieron a las demás minas para ayudar, vi que Bargo enviaba una nota a un verdugo que se dirigía al castillo, aunque hubiera podido alcanzarlo, para él ya era tarde, los barcos empezaron a bajar y destruyeron la torre y la escaleras que se dirigía al hangar en los cielos, los soldados empezaron a defender el castillo e informar a Elgor el disturbio, los hombres tomaron por sorpresa todas las minas, y las mujeres sacaron a los viejos y a los niños para llevarlos a la ciudad, y fue así como todo resulto, luego el joven Dark pudo salir con la llave y liberar a todos del collar, porque aunque hubiéramos comido las lumias esa solo nos protegía de un solo rayo.

Rjos añadió lo siguiente

— Sabíamos de antemano que Elgor como buen comerciante y negociador, daría una muestra de su producto, conociéndolo hablaría maravillas de él, pero un Dark es un Dark, aun influía miedo entre los hombre, pero para los nobles seria de provecho en las tareas de asesinato, Raynard tenía que darles un espectáculo, él sería nuestra distracción mientras atacábamos, él mismo seria nuestro plan de reserva en caso de que la multitud no pudiera relevarse, demostraríamos que si no nos apoyaban por medio de convencimiento seria a la fuerza en un disturbio, para que ellos mismos preservaran sus vidas y se defendieran de la injusticia, Orga le había advertido que Elgor era un manipulador, tenía que seguir el juego para entretenerlo, le pidió a tu madre que buscara sus cosas en el caos para que pudiera salir con ellas, era indispensable esa parte.

Rdall que tenía mucha curiosidad llamó al Maltuino que lideró la revuelta, el Maltuino de casta Brown de piel morena y de cabello castaño.

Como era necesario, daban honores a los muertos que quedaron en la ciudad, niños huérfanos y mujeres viuda, esposos desconsolados por su pérdida de su hija o esposa, aquellos eran atendido por el hombre que ayudo a la liberación, llegó y se presentó a los presentes.

—mi nombre Maltuinos es Jver, imagino el por qué han solicitado mi presencia, y creo que es un buen momento para iniciar esta conversación, después de todas la perdidas que se han liberado en la revuelta no creo que quede de otra que explicar de manera clara lo que ha ocurrido—Respondió Jver muy sereno, con sus manos en la espalda, erguido elegantemente y presumiendo su cargo con los Maltuinos.

— Tome asiento por favor, escuché las historia de mi madre y de un amigo, de que ustedes hermanos de comunidad iniciaron una revuelta en la ciudad de las tormentas, ¿puedo saber el motivo?—pregunta Rdall.

— Antes de responder, quiero que me responda esto, sé que empezaron una búsqueda para encontrar al Dark, ¿Por qué lo hacen, acaso no sabe los maleficios que trae subir a un Dark al barco? ¿O las leyes Maltuinas de no ayudar a un Dark, o las leyes de las castas de no dejarlo vivir, porque se empeñan en defenderlo y salvar su vida? Hermano Rdall usted sabe que es un castigo muy severo si se le encuentra un Dark abordo, cuando llegue a la ciudad se le mandara a matar a usted y  a su familia, y la comunidad no podrá hacer nada para salvarlo

Rdall le responde.

— Ese Dark salvó a mis padres, y a muchos aquí presente y de igual manera le ayudo a usted para la rebelión, ¿cómo eso a usted no le perjudica sacándole provecho?

Jver tenía una perfecta excusa

— Ese Dark seria nuestro escudo, podríamos culparle en incitar la rebelión, eso a nosotros no nos perjudica, no le conocemos ni le tratamos, si fuera necesario le hubiéramos matado cuando no nos hubiera servido, pero por lo visto ustedes que son libres, aun buscan a ese Dark—Rdall entendía la regla como todo Maltuino pero sentía una deuda que no podía pagar fácilmente conmigo, la esperanza es una de las reglas por lo general constituidas para mantener la moral de la tripulación en caso de problemas, Rdall tenía un problema concreto con las leyes, sabía que Red se arriesgó para traerlo y eso le trajo consigo un poco de suerte con el rey cevilíco, probablemente al él podría también pasarle, pensaba que si me ayudaba sería lo mejor, aunque rompiera las reglas.

— Sé que rompería las reglas, pero hay una forma de salvarme y que los Maltuinos me ayuden, pero para eso necesito que me cuentes porque querían atacar la ciudad.

Jver entró en la puerta más peligrosa de todas, la curiosidad.

Si quería saber ¿por qué ayudan al Dark?, y de ¿por qué Rdall estaba tan seguro de que si ayudaba al Dark se salvaría? El precio sería que tendría él que contar las razones de su ataque a la ciudad.

— Baldurg y 3 de los chaca le most, idealizaron el plan a órdenes del Peiraoo ahora muerto, antes de la guerra contra los Dark, el ancestro de Elgor Blood mintió a los Maltuinos de ese tiempo para que se aliaran en la obra de Raimfarben, Tingo Blood llegó como representante de Reim a islas negras para hablar con el Peiraoo  y convencerlo de los beneficios que traía tal acuerdo, entre ellas el comercio de  cactolium y torbes, para el manejo de energía en los barcos, también llevarían rocas de la montaña, y parte de las ganancias en la venta si enviaba gente para el trabajo… Pero no duro mucho. Cuando Tingo hizo que su propia esposa envenenara al legítimo dueño de Raimfarben, hubo mucho revuelo y acusaciones contra él pero no se pudo hacer nada, porque fue cuando la guerra entre las castas inicio.

Los Maltuinos no podían involucrarse y dejaron que la tormenta pasara, los Redgroouk se aprovecharon del caos y tomaron a todos los manchados y los Maltuinos para llevárselos a la ciudad. Elgor pagó para que  reconstruyeran con mano de obra manchada, y cuando se enteraron de que la esposa del anterior Peiraoo le asesinó, se le envió con ellos,  a la ciudad de las tormentas bajo las leyes Maltuinos de revocar la pena de muerte con el exilio, pero no duro mucho con ellos, porque poco después de que se enteraron de que estaba embarazada la mataron, hoy sus restos están en la alguna parte entre el suelo o las paredes. Cuando se designó al siguiente Peiraoo, este ordenó pagar cualquier costo al que trajera información de las familias más influyentes.

Así que pauso un momento para decir:

Esto es máximo secreto, les ruego discreción para lo que les voy a contar, el Peiraoo cubrió esa información con una declaración muy sutil, se ordenó a los  chaca le most de ese momento aportar todos los pirlos o corles que poseía para un fondo común, y así poder pagar cualquier tipo de información, declarando a cualquiera que preguntara que no solo pagaban por información de los nobles si no por cualquier información útil para la comunidad Maltuina, las castas que sobrevivieron a la guerra se agitaron por tal declaración e incitaron una persecución contra los manchados de sangre sucia, tal como hicieron con los Dark, pero no les funciono porque entre los nobles existían también minorías manchadas, nublaron el hecho y buscaron alguna manera de destruir la comunidad. Los secretos de las familias es el poder en sí, y los Maltuinos supieron aprovecharlo, entonces el Dominato anterior pidió a Elgor buscar la manera de desaparecer dicha comunidad y le recompensaría con el título de  Abgerth, le firmó un documento constando tal afirmación y se la entregó.

Elgor se le ocurrió la idea de su antepasado, pero mejoraría su labor con la creación de una ley que más tarde le haría llegar a las demás ciudades, las deudas se pagarían con trabajo en Raimfarben.

Elgor compró a los Berserker la ciudad y ajusto el lugar para que volviera ser habitada, envió un comunicado al Majestuoso Solemno para que diera autoridad en la ciudad Char en la compra de tierras, remitiendo una gran cantidad de Basilos, el Majestuoso se dejó comprar y dio permiso para que comprara propiedades en la ciudad, su verdadera intención era comprar la ciudad poco a poco para tener un lugar en donde albergar a todos los pobres que habitarían tal ciudad tormentosa. Invitó a nobles para que compraran las tierras, revendía lo que compró y sobornaba a todos los gobernantes para que le dejaran hacer lo que quisiera, aquellos nobles de la casta Koumen que no lo hacían eran chantajeados o amenazados y cedían sus puestos en los consejos para que la ciudad fuera suya; los puerto y las grandes tierras de producción agrícola ahora pertenecía a los Redgroouk, incluyendo Ereisers y poblados, son ahora de casta roja.

Dargus, Solomea y Baldurg que son los Spirrow más viejos hablaron con el Peiraoo en su lecho de muerte sobre el plan de destruir a Raimfarben, Baldur y Dargus me comisionaron para infiltrarme a la ciudad, y me asignaron hombres a mi cargo para retomarla, Solomea introdujo información y como poder romperlo poco a poco, durante 6 ecos intentamos buscar sus puntos débiles.

Y cuando murió el rey esta misión se llevó con estricta cautela y en máximo secreto, teníamos planeado escapar por lo cielos pero la fuerza de la montaña nos devolvería a ella, buscamos una manera sin que la fuerza nos impidiera salir, pero fue inútil, en todo ese tiempo en que planeamos, ese detalle mínimos nos detenía, es cuando llega el Dark Assas y destruye la fuerza, no entiendo como lo hizo, una hazaña que para nosotros nos fue imposible en 6 ecos—Rjos le respondió muy rápido.

— Raynard fue quien lo sugirió y me lo explicó cuando estábamos en el barco, un poco después de que saltara por la ventana, dijo que la fuerza provenía del castillo, antes cuando venía a la ciudad vio el mapa en alguno de los libros que tenía, vio que su forma era la de una estrella, no recordaba porque lo vio pero la forma en que se situaba todo en la ciudad le recordó el orden, las escaleras y el hangar, las minas, y la ciudad, el puerto y la muralla todo se dirigía al castillo, también notó las particular forma de las nubes que se formaban alrededor de ella y como los rayos impactaban cada 5 Sux ,  le dije que anteriormente era una isla estonea muerta, y solo con eso dedujo que en las profundidades del castillo existía el núcleo, y que el  volcán aún no estaba muerto.

— ¿Volcán, que es un volcán?—pregunta Jver, cosa que todos los demás esperaban también escuchar.

— No me explico mucho, pero un volcán es lo mismo que las montañas Estonea, en su mundo le dice así a honor de un dios muerto, vulcano, en fin, predijo que la razón de que el volcán no hiciera erupción fue por la extracción de cactolium, dijo que provocamos una alteración geológica con la minaría, desplazamos la fuerza al centro de la isla, y no dejamos que su fuerza se disipara por toda la región, el castillo fue construido en la boca estonea, y la cámara de energía estaba debajo de ellos, contenía una presión de tantos ecos que era obvio que cualquier nave que fuera construida con roca de montaña fuera atraído por ella.

— ¡Un momento! los galeones no fueron construidos con los mecanismos de control de roca, para que vuelen, si no dirigidos por los globos de piel de Korno, ¿cómo le afectaría a ellos?— exclamó Rdall.

— Eso mismo dije yo, pero según él, en el interior de cada torbe existen grandes cantidades de roca partida de montaña que maneja los rayos cuando entran, en los galeones existen los torbes para que se puedan capturar los rayos, se estableció así para que las rocas de montaña aislara la electricidad estática y radiante

— ¿Qué es estática?— preguntó Rdall.

—Son los rayos, así le llaman en su mundo, o eso creo, no le entendí muy bien.

Jver murmura entre si y para que le escucharan

— Ese Dark tiene un conocimiento bastante extraño, ahora veo por qué dicen que es un dios—Rjos continuó.

—Al explicarme eso, solo, me dijo que para que todo resultara debíamos estrellar un barco al castillo así revelaríamos la boca estonea, y disparar el rayo a ella para que la montaña liberará todo la energía guardada por ecos.

—Es absurdo ¿cómo podría saber él todo eso?, ¿cómo sabría lo que hay dentro de un torbe?— gritó Rdall —todo eso me fue expuesto cuando nos dirigíamos a la ciudad en el momento que pretendíamos ayudar a Orga salir de las minas, cuando lucho con el Krajen miró dentro y notó arena, pero es en realidad roca de montaña pulverizada.

—Bueno eso es algo que todo cazador conoce, pero no imaginé que fueran por los torbes que éramos llevado de vuelta a la montaña—respondió Rdall, Jver que escuchó la explicación se enteró en islas negras sobre un mito de una montaña cuyo poder era muy destructivo.

—Creo que él tenía razón en todo, existe un mito que todos conocemos pero que nunca ha sido presenciado, y que solo existe en documentos.

Orga le respondió.

— ¿Te refieres al mito del estoneo destructivo?, es cierto que nunca se ha presenciado tal cosa pero… si existe, le hemos visto mi hijo, mi esposo y yo, en tiempos difíciles presenciamos el mito.

Cuando mi marido fue expulsado de los consejeros maestres mientras tomaba sus cursos de elector, me llevó a las costas Dumbrias con nuestro hijo, dentro de los templos deshabitados para pasar la noche mientras pensaba que hacer.

Como ruinas de la antigua región Berserker, aun había una que otras cosas que nos servían para vivir. Por aquella regiónes que daba a la costa no se presentaba ninguna otra persona, éramos los únicos que podían presenciar que en aquella noche, un temblor sacudió nuestra casa por un instante, teníamos vista al mar y vimos una luz verde en el borde de las aguas, le vimos claro solo duro unos cuantos Iczux y dejó de verse.

— Tienes razón, ahora que lo dices ya recuerdo esta sanción tan familiar—dijo Rdall.

—Mi esposo buscó respuestas de lo que vimos y algunos aldeanos cerca de la región explicaron que sus habitantes abandonaron esa zona por una supuesta maldición Dark. En la guerra se decía que cuando los Dark atacaron las costas,  echaron una maldición para que sus habitantes murieran poco a poco, nadie sabía la razón, y las personas huyeron de ahí para no enfrentar tal calamidad, era claro que eso explicaba por qué algunas casas no fueron desocupadas y por qué nadie habitaba aquel lugar por un buen tiempo.

Despues de 10 ecos, las montañas que estaba cerca de las costas empezaron a mostrarnos algo extraño, en las noches la cúspide estaba cubierta por algún tipo de nubosidad verde, aunque lejos se podía divisar perfectamente, muchos animales murieron de ese lado y no advertimos porque, esa misma noche en que se nos presentaba la montaña verde, una luz se disparó a los cielos, tembló y una gran ráfaga de viento destruyó los tejados, matando y calcinando un pequeño boscaje que rodeaba la montaña, nadie fue capaz de verlo si no nosotros, salimos de ahí antes de que la siguiente montaña que le seguía hiciera lo mismo, tiempo después descubrimos que ocurre cada 50 socs un fenómeno como ese.

Jver se reafirmó y declaró.

—Ahora estoy preocupado un poco, si todo es como dices, la isla que flota, poco a poco descenderá y caerá al mar, si eso ocurre producirá un maremoto que destruirá las ciudades costeras.

—No te preocupes por eso, el gas verde que se dispersa en la isla se consume y lo poco que queda de la isla se desmoronará, y parte de la ciudad fue sepultada en el mar cuando el Dark estrello el barco en el castillo, todo lo demás que este flotando no será muy grande, si dura mucho tarde o temprano explotara, así que solo serán tormentas que por mucho solo azoten las costas.

Dijo la vieja Orga.

—Bien, después de escuchar todo esto quiero que me des tu respuesta, ¿quieres seguir con la búsqueda?, ¿Qué harás, como pretendes salir de esta, y como sabes que los Maltuinos te van ayudar? Ya te he contado lo que tenía planeado, ahora es tu turno de que me cuentes como se supone que saldrás de este problema.

Rdall lo pensó muy bien y solo le quedaba una salida, elegir al Peiraoo y pedirle ayuda.

— El Peiraoo.

Jver abre sus ojos de asombro y dice lo que piensa sin vacilar

— ¿Quieres que el nuevo rey te ayude?, sería un traidor el que suba como nuevo rey de los errantes, ¿Cómo pretendes convencerle? Todos los spirrow chaca le most son fieles a sus principios.

Aunque Jver no lo sabía, él confiaba plenamente en una sola persona por ahora.

La elección para el Peiraoo, o rey de los desterrados ocurre cada vez que el rey muere, el anterior murió por el mal de mares, una enfermedad muy parecida a la trombosis.

Esta elección es hecha por los chaca le most y eligen a uno dentro de los 10 spirrows para ser su rey,  Rdall quería a Red como aspirante al trono Maltuino, él fue quien me trajo, y por la misma razón, causa de que los  padres de Rdall pudieran ser liberados, ahora como un Spirrow  tiene la oportunidad de tomar el puesto más importante en la comunidad y ayudarlo, pero para eso tendría que buscar la ayuda de los otros chaca para elegirlo, Bill que también es un Spirrow, y Dangor son los más favoritos para la elección sin contar con los otros 7 que eran demasiado viejos para ser el rey, de todos el menos probable seria Red.

Jver no concebía como el Peiraoo podría ayudarle, pero se convenció de algo y es que Rdall aún tenía la esperanza en alto, y esa noche que se liberaban de estrés y con solo la preocupación de encontrarme, llegaban a los dominios de Bill Caster.

*                                                         *                                                    *

El navío se abría paso por las tranquilas aguas mientras amanecía, Rdall que fue el primero en levantarse fue a relevar a los vigías para que durmieran, miró por el catalejo, y divisó varios navíos de pesca, envió una señal a los navíos para que lo recibieran, pero en lugar de eso no vio a nadie, resulta que andaban buceando en la zona.

Parte del océano a horas de la mañana su color se torna a un azul cristalino aguamarina. De repente sale uno de la tripulación a la superficie, Rdall le gritó

— Hola, vengo a ver a Bill Caster, mi nombre es Rdall Grau hermano Maltuino y chaca le most, ¿está aquí en su dominios?—Rdall mostró la distintiva en su brazo, demostrando que es un Maltuino, el hombre que buceaba de nuevo se sumergió sin musitar palabra y Rdall no entendió por qué le ignoraba, pero después salió con otro hombre y le hizo un tipo de señas, él hombre entendió y le gritó

—Discúlpelo, es mudo, me dice que usted es un Maltuino igual que Bill, ¿para qué le busca?

Rdall le grita igual

— Asuntos muy urgidos de la comunidad.

— Se encuentra en la isla Lpudiente cazando Insecsers, si toma esta ruta llegara a Irga, puede esperarlo ahí.

Rdall le agradece y sigue su camino.

*                                                  *                                             *

Mientras tanto yo que aún vivía, desperté en la arena y con la sal en la boca, recibiendo el agua en mis pies y el sol en mi rostro.

Vomité mucha agua y no dejaba de toser, me encontraba sin nada, solo con mi ropa de escuela que ha sido lo único que me ha acompañado en todo este camino, no recordaba nada después de lo ocurrido en la ciudad, y pequeños recuerdo de la ballena se armaban en mi cabeza, como una película.

Cuando volví en sí, miré que estaba en una isla, muy boscosa con un gran volcán activo, con palmeras y árboles frondosos.

No sabía qué hacer, me sentía perdido y desconcertado, con unas ganas enormes de llorar, pero la imagen de ella vino a mi mente, y me fortalecí y gritaba barbaridades, y solo esos gritos de desahogo. Después sentí hambre y sed.

Dirigí devuelta mi mirada y caminé hacia el bosque para subir a una colina, y ver el paisaje y toda la zona; no habían animales como era costumbre ver en este tipo de panoramas, el clima tropical y frondoso, llenos de árboles y sotobosques junto con humedales, pantanos y helechos con acumulación de tronco muertos, juncias que escondían arroyuelos, me conducía a concluir que esta isla era muy extraña, y muy conservada.

No se escuchaba ruido algún de pájaros, o animales entre los árboles cuando me adentraba más y más, por el contrario lo único que se escuchaba era el viento y como se mecían los arboles al pasar la brisa, y el oleaje del mar. Entonces vi, una cucaracha gigantes del tamaño de un perro volar hacia un árbol enorme, pude observar con detalle que ese árbol se movía, y unas mandíbulas enormes se tragó la cucaracha aplastándola de un bocado, era una planta carnívora, mis piernas me temblaban y quería gritar de miedo y del asco, pero me inmovilice, quedé impactado de ver tal cosa. De frente se vino un ciempiés de 5 metros, enorme y cuando digo enorme quiero decir del tamaño de un autobús escolar.

Sé que monté un gusano del desierto y que lo dome y lo ayude a salir de un risco, pero un ciempiés es cosa que me repugna, su exoesqueleto me asqueaba, y como sonaba esa coraza, y sus antenas como se movían, sus mandíbulas se abrían mostrándome esa boca afilada, sus antenas me tocaban. Yo solo jadeaba por la impotencia de no poder gritar, quería desprendérselas y destriparlo, pero es demasiado grande para hacerlo, si estuviera en mi mundo, con mi pie podría hacerlo crujir.

Un escarabajo pasa por la zona, era más pequeño, lento que comía troncos viejos con hongos adheridos a él, tenía el tamaño de un Volkswagen, yo me quedé quieto pero el escarabajo llamó la atención del ciempiés y fue directo a él para comérselo, aproveché eso y corrí directo a la playa para salir nadando de ahí, y una libélula gigante del tamaño de un aguila me seguía y me vio con su visión multifacética, yo solo corría para encontrar la playa, y cuando salí, un enorme escorpión salía del agua, es grande como un caballo, volteo a verme, y este empezó a seguirme, yo no tenía donde correr ni a Parom para defenderme, otro escorpión salió, y al ver a su misma especie le atacó.

Yo corrí por toda la playa y les dejé para buscar refugio, y corrí y corrí, y solo corrí sin rumbo fijo hasta que me canse de verdad y miré atrás que no había nada, esta isla esta infestada de insectos gigantes, cosa que me hace ver a mi muy diminuto. Ya siendo medio día, me cansé de saber cómo subir sin que un maldito insecto me comiera, solo me aventuré para dirigirme solo y  buscar un medio para llegar al volcán, mientras me habría paso por los helechos y las ciénagas, insectos como la hormiga que llevaban enormes palmeras con tanta facilidad me miraban como algo sin importancia y muy imperceptible. En el fango yo buscaba no quedarme atrapado porque algo podría pasar, ya estoy acostumbrado a que cualquier cosa me atacara siendo hombres o animales. Pasaba como podía el pantano, y la jungla, tenía mucho calor y ya me estaba deshidratando, sudaba mucho y me estaba quedando seco.

—Si pudiera por lo menos tomar agua de manantial—me decía.

Habían muchos programas de supervivencia que enseñaban como sacar agua si estas en un bosque tropical, pero no estaba seguro si el agua aquí, fuera segura.

Me tropecé con un tipo de árbol sin ramas ni hojas que en su copa borbotaba agua, pero era solo un engaño porque había insectos que se paraban en ella y era derretida.

Encontré un arroyo con agua dulce, y tenía que cerciorarme que ningún insecto estuviera acechándome, o que algo en las profundidades pudiera salir para atacarme, tome una roca y la arroje…

… Y efectivamente había algo que salió para atacar; Una pinza enorme emergió y un artrópodo saco su coraza en la superficie para mirar que era lo que había chapoteado en el agua, era larga y con cuatro ojos, y cuatro pinzas dos pequeñas y dos extremadamente largar y grandes, salió a tierra y camino con sus seis patas, era más pequeño que el escorpión, pero definitivamente sus pinzas podrían partirme en dos.

Sin darme cuenta a mis espaldas y mientras me escondía, había unas construcciones, unas torres de barro que se alzaban a 5 metros de alto. Cuando me paralicé en ver tal cosa, un insecto parecido a la avispa volaba cerca de esas torres, pero fue atacada por las termitas que le lanzaron acido, la avispa sobrevolaba y esquivaba, hasta que una la derribo, cuando cayó al suelo, la avispara parecía aún viva, y cuando se disponía a salir de su territorio, otro insecto más grande y titánico del tamaño de un becerro, salió y se la llevo, su apariencia era la de una araña tarántula.

Yo salí horrorizado de ahí apurado, y no sabía a donde me dirigía, los altos y enorme arboles ocultaban el sol y el cielo, yo solo corrí y corrí, pero mi cuerpo cansado, débil, sin comer o beber se estaba gastando, pronto caería muerto si no hacía nada, y sudaba a chorros.

Después de varias horas, vi una pradera que se levantaba por entre el bosque, con algo de peñasco y rocas salientes para escalarlo.

El cielo estaba un poco oscuro.

Pude subir y cerciorarme de que nada me siguiera, y fue así nada estaba detrás de mí.

El cielo empezaba a tornarse lóbrego, y empezó a  llover, podía ver parte de la isla.

El volcán estaba de lado contrario a donde yo estaba, aunque ya no era necesario porque otra colina muy cerca de mí era alta, lo suficiente para dirigir la mirada de nuevo a todo el horizonte, solo tenía que seguir escalando entre esas rocas que sobresalían de la hierba.

Cuando llegué, me recosté en la cama de hierbas y pude descansar.

La isla es muy grande pero me hice una idea de su forma, el volcán tenía su propia formación que limitaba con el mar, apartándose de la selva, aquella vista me aportaba un gran miradero, en ese sendero vi también una cañada con peñascos, que daba origen a los arroyuelos donde había yo tropezado con el artrópodo, la brisa más tranquila y fría pasaba por aquel lugar haciendo que el césped se sacudiera de un soplo, mientras la lluvia fresca saciaba mi pobre alma seca.

Seguía mirando al despeñadero. Detrás de mí solo una pradera en paramada, donde no se podía ver su limitación con el océano, aunque con una que otra población de árboles parecidos a los pinos  y helechos arbóreos, y otras especies que en la paleobotánica ya estarían extintos, como las licópsides los  lepidodendros, calamite, o la sigilaría entre otras. (Que después de una investigación pude hallar sus nombres en mi mundo)

Aún tenía hambre.

Fui por la desolada paramada a buscar en algún árbol frutas, y mientras caminaba, la lluvia se agitaba con gotas más gruesas. Ya tenía frio y solo quería comer.

Sentí un temblor muy efímero que me agitaba la planta de los pies, y en el límite de la pradera se podía ver un ejército de hormigas que  se acercaban a mí, para dirigirse al bosque de donde yo provenía. Empecé a correr, pero ellas me alcanzaron en un segundo, una hormiga me envisto y me llevo en su cabeza. Quería quitarme la pierna con sus mandíbulas pero mientras ella corría me subí a su lomo, y me sostuve de sus antenas.

Me reía por la situación tan cómica en la que me encontraba, porque nunca me imaginé montado en una hormiga gigante; ellas me llevaron por toda la selva, y se introdujeron a un hoyo enorme, con túneles conectados que se hallaban por todas las profundidades, y mientras más bajaba con ella, las demás hormigas no me daban espacio para lanzarme, y salir de ahí.

Cuando llegamos a la colonia se esparcieron.

Me bajé de ella y me admire por lo que veía, en el fondo de la isla, grandes ríos de magma, que se enramaba y llevaban a una laguna gigante donde el volcán estaba, el calor era sin igual, y agradecí a Dios que estos animales eran herbívoros, porque si no fuera así, este sería mi último relato.

Toda la profundidad era iluminada por el fulgor de la tierra fundida, yo me bajé a inspeccionar un rato, contemplando todo, miraba y miraba en ese lugar subterráneo. En ese lugar habían grandes estalactitas y estalagmitas de cuarzo, que se cruzaban en fatuo parafernalia como columnas de grandeza de la isla, que no permitían el colapso ni el hundimiento de dicho lugar, todo esto conectado con el perfecto siclo de las mareas que entraban por algún ducto subterráneo que guía el agua del lecho marino a las entradas del volcán. Cuando se enfrían, nuevamente se funde por el calor del interior de este mundo,  y la lava sigue su camino. Hay conos secundarios entre el volcán que surgen para abrirse paso por los bosques aledaños, y a las lagunas que se forman por los cavernas marinas, que luego se filtran a las ciénagas y pantanos, produciendo prontamente agua dulce y aguas termales.

Mientras yo contemplaba la estructura, escuché como una gotera se abría paso en una roca que por el pasar del tiempo su forma cóncava por el golpeteo del agua se acumulaba y se derramaba en más rocas que fueron moldeados por el esfuerzo continuo del goteo, yo me dirigí a él, bebí cuanto pude. Las hormigas que se movían, no me atacaron, ellos seguían con sus labores ignorándome, y yo tampoco me percate de ellas porque sumergí mi cabeza en el agua fría y sabrosa.

Al terminar, reí con mucha satisfacción de haber venido con esas nobles criaturas, que ya no perecían asquerosas como el ciempiés. No había notado que los colores de todos los cristales incrustados en las capas de tierra, alumbraban en muchos colores, en una recamara aparte de donde yo me encontraba, un gran hoyo que se formaba directamente de la superficie se iniciaba en línea recta hasta las cavernas subterráneas, parecía que ya había dejado de llover, y el sol se colocaba en los cielos nuevamente, quería seguir, para encontrar una manera de salir del fondo, y dirigirme al volcán. Me encontraba de nuevo por donde la hormiga me llevó y busqué una ruta para llegar a la laguna y subir, pero era imposible porque no había un puente por donde cruzar.

Tenía que seguir las hormigas. Busqué alguna que llegara con su comida y seguirle, afortunadamente una llegaba con palmeras, y la seguí, caminé a su lado mientras andaba por entre todas los túneles, de izquierda a derecha entre corredores angostos y muy anchos, después llegamos a una bóveda de roca solida enorme, podrían caber 4 campos de football, y miles de hormigas botaban todo lo que llevaban entre: troncos y hojas, arboles, ramas, arbustos en una montaña sin fin de vegetación, vi a una que llevaba un árbol, y en el árbol frutas posiblemente comestibles, fui con él y mientras caminaba, yo, arrancaba tanto como me era posible, ella sacudió el árbol para alejarme. Yo me alejé y mordí la fruta que desprendía un sabor dulce, pero con un olor a canela, de aspecto a una naranja, yo comí mientras caminaba, y seguía a la hormiga que llevó el árbol, este se dirigió a otro túnel diferente mucho más alto, que me tocó escalarlo con todas las fuerzas disponibles, el pasaje estaba oscuro, pero yo seguía fielmente a mi amiga que probablemente recolectaba todo lo que ella creía comestible y lo llevaba devuelta a las profundidades. Mientras más subíamos sentía el viento recorrer todo esos canales, los conductos se iluminaba ameno apenas subíamos más.

Cuando ella salió, yo también y me regocijé de haberle seguido, mire la colina desde donde yo me encontraba hace unas horas, me sentí muy cansado de las piernas y mis brazos sangraban por los raspones que me cause subiendo los pasillos oscuros. Me dirigí a la cima del volcán para ver todo lo que había en la isla, y subí con facilidad, y me paré en un peñasco y logré ver toda la isla, se expandía sin poder verle su límite,  pero era claro que no era la única isla en todo el océano, vi más pero a una distancia muy lejana, yo ahora podía saber en dónde me encontraba si viajaba a ellas. La isla que contenía mucha jungla, tenía una cierta extensión variada, entre colinas de paramo, y arboledas, al final de lo que podía divisar al final de la isla, vi unas sobresalientes sombreros rojos que no podía constatar sin prueba visual de que se trataba.

Así que, me decidí subir todo el volcán hasta llegar a la cima y mirar de que se trataba, ya era un poca más de medio día, y el sol irradiaba, borrando todo rastro de la tormenta que había azotado no mucho esa isla.

Cundo subía al volcán, más calor sentía pero no eran tan sofocante para rendirme aun, al llegar noté que la fumarola era solo una hendidura rebosante de lava, que se enfriaba, pero a causa de eso, más lava salía y provocaba más cráteres, las lagunillas de magma ardiendo tenía el diámetro de 80 metros, tenía mucho cuidado de no resbalar y caer, porque la superficie volcánica está hecha de roca cristal. Que hacía muy difícil el descenso.

De repente y con una desagradable sorpresa, vi una roca enorme moverse, se sacudía y ocho patas surgieron de él, y 2 enormes colmillos seguidos de su ponzoña se divisaron enfrente de mí.

—Eso no es una roca—me dije.

Era una araña enorme, muy parecida a la que se comió a la avispa gigante, esta se dirigió a mí con toda su energía.

Yo no pude sostenerme en esa superficie y me caí directo al cráter de lava.

La araña saltó pero tampoco se pudo sostener y un alud de rocas lo llevaron directo al magma, rostizándola.

Yo traté de no moverme para que no me pasara lo mismo, y vi como la superficie a un metro cerca al cráter estaba endurecido, pero si colocaba el píe en ese suelo, la goma de mi zapato se derretiría.

Yo trataba de escalar pero esas pequeñas rocas me llevaban siempre abajo con pequeños derrumbes.

Otra araña apareció arriba en donde me encontraba, y otra surgió también, y así, hasta que 7 arañas aparecieron arriba esperándome.

Todas ellas deseaban insertarme sus jugos gástricos, pero no se atrevían a bajar a donde yo estaba, porque habían visto como la otra se rostizó.

Yo por otro lado me encontraba en una situación donde el calor ya me estaba afectando y sus gases mortales me asechaban, y si subía podría ser atacado por esas bestias arácnidas.

Mire a mi alrededor y sentí que podría escapar si seguía el rio de magma, mi mayor riesgo seria que no podría estar por mucho tiempo junto a ella porque podría quemar mi piel, el solo hecho de esta allí y soportar el calor, ya era en sí, peligroso, mi pies ardían como si estuviera en fuego, corrí cuidadosamente por los bordes calientes que derretían la goma del zapato, y vi como dos rocas verdaderas sobresalían sobre la colina escarpada, salte a ellas para saltar sobre la otra y poder llegar un poco más arriba de donde estaba las arañas, pero no podía ya que habían cráteres que se formaban casi a los bordes de esta, algunas arañas cayeron, pero yo seguía quemándome, los que más sufrían eran mis pies, mis brazos se estaba quemando también, una de las arañas se lanzó hacia mí, pero donde cayó era un piso falso, que al caer quebró la roca congelada y cayó a un lago de lava, gracias a eso pude darme cuenta que si no lo hubiera hecho, yo sería quien caería muerto, rodeé el lago que se formó por la hendidura, y seguí mi camino.

Desde luego que salir de ahí era primordial y con 4 arañas que me seguían no me importaba pisar en falso, porque ahora el camino por donde yo estaba era plano, era ya magma fundida y congelada por mucho tiempo, los vapores que salían de algunos cráteres ocultaba el hecho de que mi camino se terminó, el océano era una vista increíble desde donde yo corría, y me detuve antes de que las arañas me tumbaran.

Esa formación era la misma roca cristal que estaba en los bordes, ellas no llevaron cuesta abajo con las dos arañas que intentaban matarme con su ponzoña. El alud de esas rocas pequeñas, nos hizo rodar, las arañas que buscaban caerme encima, por toda la caída no pudieron tomar control de su caída ni redirigirse por su forma, yo solo me dirigía con los pies, y rodaba, y rodaba, y de distintas maneras, veía como las arañas giraban también y como se les dificultaba mantener el equilibrio.

Cuando ya estábamos cerca de la costa, yo giré y caí en algo más suave que la arena, un tipo de tierra más fina que la arenisca de la playa, una de las arañas cayó a una roca enorme y en forma oblicua, matándose de inmediato. La otra cayó cerca de mí, y se levantó, yo hacía lo mismo cuando me di cuenta que la araña aún tenía hambre y quería comerme, de inmediato se abalanzó sobre él un ciempiés, yo estaba envuelto en el color de la arena fina que se pegó a mí por el sudor, era la razón de que el ciempiés no me atacara, era invisible para ella, pero para la araña que aún me seguí nunca me perdió de vista.

Este ciempiés que habitaba los tremedales, se incursionó a los peñascos donde aterrizamos después de caer desde la cima del volcán, vio la araña y la mato, no se la comió, debe ser que estos insectos se tienen un mutuo resentimiento, cuando terminó de matarlo, se acercó a mi e hizo de nuevo que sus antenas se acercara a mi cara, yo aún me asqueaba por eso, e intentó comerme, yo me dirigí a la playa corriendo de nuevo pero recibí un puñetazo en la cara y caigo inconsciente.

*                                                            *                                                  *

Mientras tanto con mi amigo Rdall que después me relata todas sus aventuras, se adentra a las aguas de Caster, llegando a la isla de Irga.

Fue recibido por muchas mujeres de un atractivo peligroso, de cabello desordenado y de diferentes colores, entre blanco y marrón, o marrón y rojo, o rubio y blanco, poseían pocas ropas, cubrían lo necesario, pero daban pie para que lo hombres se volvieran locos al verlas.

La isla era más pequeña que la Lpudiente, aunque esta no tenía un volcán ni insectos.

Los niños y las mujeres gritaban a Rdall que se acercaba a sus playas con un bote, acompañado de sus hombres de confianza y de Rjos.

Rdall era un prospecto muy bien parecido, joven y adinerado por parte de los Maltuinos, aquellas mujeres no habían visto nunca hombres extranjeros, aparte de Caster y su tripulación, aquel hombre que se acercaba les arrancaba el aliento, y ellas le recibieron con mucho agrado, una anciana también manchada, pero no de sangre sucia, las apartó y fue la primera en recibir a Rdall.

— ¿Qué hace aquí en estas aguas otro hermano Maltuino?

Las mujeres no dejaban de verle lujuriosamente, a él  y a su tripulación, que eran manoseados por aquellas mujeres, Rjos se dejaba llevar por aquel momento que parecía más bien un sueño, Rdall le dijo

— Mi… mi… nombre es Rdall Grau ahora un Maltuino, vine a este lugar en busca de alguien y necesito la ayuda de Bill.

La anciana que miraba con su cara arrugada y difícil de adivinar su expresión, lo llevó a él y a sus hombres a la casa de recibimientos, una choza muy bien hecha, fresca y con alfombras esponjosas muy cómodas. Ellos se sentaron y dejaron que las hermosas mujeres les atendieran llevando frutas frescas y agua pura, abanicados por ellas.

La anciana se sienta y les responde

— Bill Caster está en la isla Lpudiente cazando Insecsers, se fue muy de madrugada, y dígame ¿a quién busca?

Mientras las mujeres se acercaban muy lascivamente a los hombres y les miraba con esa sonrisa paralizadora, Rdall que muy difícilmente podía concentrarse le respondió

—No puedo decirle—lo dijo mientras trataba de mantener la compostura.

—Entonces, yo no puedo ayudarle, mi cargo con las mujeres mientras los hombres de esta isla se va, me permite decidir a quién recibir y a quien no, solo si este viene en paz y con la verdad, por eso si no me responde, tomaré la decisión de decirle a Caster que viniste con intenciones hostiles—respondió la vieja.

— Oiga señora eso no es cierto, es un tema muy delicado lo que tratamos, porque a quien buscamos es…es… a un Dark Assas—la vieja se congelo a escuchar ese nombre, las mujeres que nacieron muy a la posterioridad de la guerra, no conocieron la raza Dark, solo conocían a las tres castas puras, y la raza manchada que es la unión de las razas.

— ¿Qué pasa Mendredora, que son los Dark?

Las  mujeres tenían una fuerte curiosidad por lo que dijo Rdall.

— Ustedes son muy jóvenes para conocer una raza extinta, actualmente existen tres castas, la casta dorada, la casta roja, y la casta de los castaños, pero existía anteriormente la casta de los negros, una raza oscura, como su aspecto de ojos y cabello, eran la destrucción y la miseria, los emisarios de la muerte, las demás castas libraron una guerra contra aquella raza que casi aniquila toda la población de cada pueblo, por fortuna los Brown ayudaron a ganar la guerra, un Dark solo significa destrucción y muerte, los hijos errantes de la diosa Eos, a donde quiera que vayan provocan miseria y dolor, las leyes Maltuinas y las leyes de casta obligan a cualquier persona matar a un Dark si logra ver uno vivo—la vieja escupe el piso, y dice —ojo a los dioses que ya están muertos eso miserables.

Las mujeres en ese momento aprendieron a temer a un Dark, Rdall le dijo.

— Eso era lo que nos contaron nuestros ancestros, pero ahora todo es diferente, no viví en la época de nuestros padres ni de nuestros abuelos, pero ellos estaban equivocados, un Dark no trae dolor ni miseria, tampoco son los emisarios de la muerte, ellos son una casta normal, que siente y viven, esas historias creadas por los Redgroouk y los Golder Berserker, solo le trajeron a ellos el sufrimiento. Viviendo con la discriminación de poseer el cabello y los ojos negros.

Las mujeres ya no gustaban de él y se alejaban de su tripulación, ya no era sonriente, más bien temerosa.

— Joven Maltuino, ¿usted me quiere decir que ha conocido algún Dark?— pregunto la vieja.

—Si — respondió Rdall.

— Le he conocido, y es el mismo tema que le vengo a proponer a Bill Caster.

La vieja se calló por un instante, y les dijo a sus jóvenes

— No teman de ellos, el joven Rdall solo es uno de nosotros, como Bill, él es su hermano en la comunidad Maltuinas, ¿ven esa marca en su antebrazo?, quiere decir que él ha pasado por la misma tradición, quiero que lo traten bien y lo lleven a los lugares donde reposan nuestros invitados.

Las mujeres volvieron en si como si nunca se hubieron alejado de ellos

—Bill estará pasado medio Helios, o cuando Helios se oculte, por favor pónganse cómodos y salgan cuando quieran, y cuanto quieran conocer.

La vieja sale y deja encargada a las mujeres de cada hombre para que sea llevado a sus comodidades.

Mientras que Rdall y Rjos hablan de su destino y la poca pista que me tenían:

—esto es muy peligroso Rdall, ¿cómo sabemos que él no murió ahogado en la tormenta?, que llegue a alguna de esta isla es casi imposible.

Rdall creía en la posibilidad de que había muerto en la tormenta, pero daba pie a la esperanza de que aun las corrientes me trajeran alguna isla antes de haberme hundido.

— Rdall como capitán del segundo imperio, tengo que mantener las esperanzas altas, si no fuera así no serviría para lidera una gran cantidad de hombres para la caza de tormenta, sé que ese Dark es fuerte y sobrevivió a la tormenta después de salir de Raimfarben, lo que me preocupa es si Bill cooperara con nosotros, él ahora es un Spirrow y debe mantenerse fiel a las leyes, por eso trato con la máxima prudencia este tema para que ningún Maltuino se dé cuenta de que he traicionado la corte ayudando a un Dark, ycreo que esa vieja ya sospecha eso, pero ojo a los dioses que fue muy prudente con esta manchadas.

Rjos no entendía como eran las reglas de los Maltuinos porque aun siendo un deudor no pertenecía a ningún lugar, este le puso su mano en el hombro y le dijo

—Si pasa algo cuenta conmigo, no dejaré que maten a ese Dark, por lo pronto deja que esas mujeres nos atiendan.

Esas mujeres llegaban con comida y se acomodaban para hablar con ellos, la vieja mientras se aseguraba de que no la vieran, le dijo a una de sus mujeres que prepararan bebidas para emborracharlos.

Bill que se andaba en las islas Lpudientes con sus hombres y sus Burmensias, y algunos escarabajos que llevaban cargas de minería como lo es el calcto, calicto, norgo y la estalacma, le habían llevado las noticias por parte de Mendredora que unos extranjero llegaron a sus territorios, Bill miraba el cielo, y dijo

— Tenemos que volver, Helios ya ha surcado los cielos y se dispone a dormir, apresurémonos antes de que las diosas iluminen las noches.

Los hombres que llevaban cajas con lo cazado, se dirigieron a su campamento con aquellos insectos que usaban como animales de carga, su campamento ubicado en una parte del bosque que no era preciso.

Inundado de árboles, era más bien de hongos que crecían y tenían el tamaño de una casa, a Bill le costaba trabajo persuadir a su hombre de que no destruyeran el lugar y que se abstuvieran de matar por diversión, ya que la caza es solo para propósitos necesarios como lo es el alimentar y sacarle provecho a las propiedades de los insectos gigantes, y aun de ese modo los hombres le respetaba y honestaban su palabra, no destruían ni mataban por diversión, aun cuando algunos individuos susurraba cosas sobre el hallazgo en la costas contraria de la caza, este no le prestó atención y se embarcaron a la isla Irga.

Este en su timón aceptó con liberta y tiempo el mensaje más esclarecido que la vieja le había enviado.

—Y bien ¿quiénes son nuestros invitados?—le pregunta a su torner.

— Es el chaca le most Rdall Grau, ha llegado con su poderoso Imperio, lo está esperando desde esta mañana —Bill no se esperaba que algún Maltuino le buscara, más cuando se enteró de que una luz verde salía del horizonte desde la madrugada, cosa que no supo que era, otra cosa le fue informada a Bill, hombre de cabellera dorada y de barba roja, con los ojos rojos, de un temple fuerte y firme, que se ganaba la confianza y el respeto de toda su tripulación por su gallardía en los mares y con las bestias acorazadas, y de la comunidad que inicio en las islas Irga, el hombre torne le dijo

— Mi señor, hay algo entre los hombres que no se le ha podido comunicar por miedo a que les castigue severamente.

—Y, ¿Por qué seria eso?—preguntó Bill.

—bueno, señor… sería mejor que bajara y lo viera por usted mismo.

Bajo cubierta, y entrando a los almacenes, donde guardaban las provisiones me encontraba yo de nuevo encadenado, y esta vez no había aliados, ni Parom que pudiera ayudarme. En manos de esos hombres temerosos me encontraba, amarrado con metal norgo; más ligero y flexible que el cactolium.

Y me vendaron los ojos, y taparon mi boca, todos los hombres apuntaban sus espadas y sus lanzas a mí, mientras algunos discutían sobre la decisión de sus compañeros.

— ¿En qué pensabas, trayendo a un Dark Assas al barco?, si lo encuentran o se enteran ejecutaran al Spirrow.

Sin escuchar nombre discutían y el que originó la trifulca quería golpear a su compañero pero este y otro hombre que le acompaño en traerme le respondía

— Un Dark estaba en la isla, tarde o temprano llegaría a la colonia en Irga, era mejor traerlo para decidir qué hacer con él —uno saco su cuchillo porque pensaba degollarme pero otros hombres que concordaban con los que me trajeron le sostuvieron mientras le decían

— El capitán decide si vive o muere, sabemos que los Dark eran temidos pero este parece dócil.

— No importa si es dócil, o si es muy violento, lo que me preocupa es que maldiga el barco con su presencia —respondió aquel, podía sentir ese aire de miedo y odio, cosa que muchas veces se había manifestado en otras situaciones similares, Bill se abrió paso entre aquellos que necesitaban su consejo.

Este preguntó — ¿Quién trajo a este Dark?

Dos jóvenes de aspecto descuidado pero recios hijos de manchados sangre sucia, se muestran ante él

—Fuimos nosotros señor, encontramos a este Dark en la zona costera del volcán luchando con una Pleura.

El otro hombre más alto y fornido le interrumpió para añadir

—También habían unas Mesofeles muertas, puede que él las halla matado, le golpeamos y le trajimos, no sabíamos qué hacer con él.

Bill me vio sin tocarme o quitarme lo que tenía en la boca, me observó y dijo.

—Hay una regla Maltuina que no permite subir a un Dark a un barco, porque lo hundiría —uno de los hombres le lleva la idea mientras aparta a sus colegas.

— Capitán está usted en lo correcto, debemos lanzarlo por la borda para que encuentre su final.

—Pero ahora soy un Spirrow, y hago valerme de mi propia regla, lo custodiaremos para pensar que hacer con él—el hombre le grita en su propia altanería e impertinencia.

— Spirrow recapacite, ese hombre de cabellera negra traerá destrucción a la colonia, no lo podemos llevar con nosotros.

Había hombres que concordaban.

— ¿en primer lugar por qué hay un Dark en mis isla, y como llegó aquí?—grito Bill, los dos que lo encontraron entre dientes y bajando sus cabezas por la vergüenza dice —Señor, estábamos con las burmencis, llevando las cargas de calicto que nos pidió. Cuando nos hallábamos en la montaña estonea, vimos como salió por su boca con esas Mesofelas, le seguimos para cercioraron de que en verdad nuestros ojos no nos engañaban, y no le dimos mucho tiempo de que se recuperara después de que callera del volcán.

— ¡¿Salió de un volcán?! Un Dark dentro de un volcán, esto es algo que no se ve todos los días— respondió el capitán.

Había una cierta contienda de los que creía que debía matarme, y los que esperaban la respuesta de su capitán.

—Oh, Spirrow se lo suplico por su tripulación, es mejor que le mate ahora antes de que provoque tragedias, ese Dark solo nos traerá problemas.

Uno de los hombres propuso lo siguiente:

— Señor, tengo una idea, ¿porque no lo llevamos a las arenas en Ruogen?, a llí podríamos presentar nuestro Arion para que luche con los demás Arion, de las castas nobles, ganaríamos mucho basilos, en el gran juego de Rodoolckan, nos responderá bien, será el primer Dark que representa a las castas manchadas y sucias, si se descontrola podemos matarle y no nos culparan después.

— Esa es una muy mala idea, sé que no juzgo a los manchados y no los discrimino. Pero un Dark es cosa aparte, es un tema prohibido en el mundo, llevarlo implica que nos descubran y piensen que permitimos la vida de un Dark, pero es de igual manera muy lucrativa esa propuesta, por ahora escondamos a este Dark y pensaré de ello después de que tome asuntos con Rdall, ninguna palabra a Rdall y a las mujeres, lo llevaran al almacén después de que bajen las provisiones, póngalo junto a los sacos de ecoros.

Todos los hombres guardaron sus espadas, entendieron las ordenes y esperaron llegar a Irga.

*                                                *                                           *

Rdall ve el barco ya al anochecer, las estrellas resplandecían, y la luna que empezaba su  ciclo lleno era cupido, las llamaradas de fuego que se repartían por las antorchas y los cuernos de fuego alumbraban la colonia, recibían con agrado toda la tripulación a Bill. Rdall muy precavido y audaz envió a Rjos que observara en secreto los hombres de Bill en el desembarco, si veía algo muy sospechoso que le informara de inmediato, mientras él hablaba con Bill.

Cuando anclaron, Bill fue acogido por la cantidad de mujeres, que al parecer todas eran sus esposas y una que otra eran hijas de él, u otras esposas o parejas de su tripulación. Rdall esperaba que la muchedumbre femenina lo dejara pasar para llegar hasta él, sin embardo Bill fue directo al grano.

— Rdall, el rey de las tormentas, ¿Qué haces aquí?—pregunto Bill.

— Estoy aquí en medida extrema, para tocar un tema muy delicado que espero entre bajo intimidad.

Bill las aparta y les dice que lo esperen en su cuarto, y lo lleva a un cuarto que el creo para situaciones como esas, la anciana le siguió y Rdall le miraba, Bill subió a un cuarto hecho de paja y madera, iluminado y apartado de la comunidad.

Este espacio era pequeño e insonoro por la madera especial que utilizaban, mandó a una mujer llevar bebidas para él y su invitado. Rdall se acomodó y le parecía incomodo ver la anciana, Bill comprendió lo que pensaba y le dijo

— Sea el tema que trates, ella tiene que estar aquí, la hice mi única consejera, puedes hablar con liberta y expresar cualquier cosa que sea, siendo cosas indecente o hostiles, ella me acompaña en las cosas importantes.

(Por lo que supe después, parecía ser la madre de Bill Caster, no se sabía mucho de ella pero aun así…)

Rdall no le quedó de otra que hablar con franqueza.

— Está bien, entiendo, seré claro y directo, vengo aquí en busca de ayuda.

— ¿Qué clase de ayuda?—pregunta Bill.

— Una muy requerida y que quiero que permanezca en secreto.

—Habla Rdall, ya me hiciste tener curiosidad—Rdall le era ya muy difícil confesarle que ha roto las reglas.

—Vengo en busca de alguien por estos océanos, cayó muy cerca de las corrientes inversa del Raimfarben que desemboca al océano Perteg, y le andamos buscando un día, no hay rastro de su cuerpo, y creo que pudo haber llegado a una de tus islas—Bill, cambio su expresión por que sospechaba a quien se refería, pero decidió preguntar.

— ¿Cómo sabes que no  murió ahogado, o que los calimanes o los bicons no se los halla comido ya?

— Bueno, el cayó con una ballena blanca, y estaba vivo… no creo que muriera en el impactó sin que la bestia le hubiera suavizado el golpe con el choque al agua, puede que sobreviviera y estuviera a la deriva hasta quedarse sin fuerzas llegando a tus islas, como sabes las corrientes del mar albo al océano Perteg son muy fuertes—Bill estaba desconcertado por que no entendía nada — Espera un momento ¿dices que a quien buscas derribó una ballena blanca, como es posible? Dime ¿en realidad a quien buscas?—dice con mucha admiración.

—Es un Dark Assas—respondió Rdall, Bill abrió sus ojos de sorpresa, atónito de que Rdall supiera su existencia, y dando las razones de por qué yo estaba en su isla y pregunta.

— ¿un Dark, dices que buscas a un Dark? Es mejor que me expliques todo desde el principio—Rdall suspira y cuenta lo poco que su madre y su padre le contaron de mí.

—No se mucho en realidad, pero todo ocurrió tal como te lo relato: cuando terminó la elección de los Spirrow, recibí un mensaje de mi madre diciéndome que de nuevo eran llevados a Raimfarben por una deuda, así que tomé todas mis nave y me dispuse a negociar con Elgor para el canje de mi naves por la libertad de mis padres. Como sabrás son dos Iczex de islas negras a la ciudad de las tormentas. Cuando llegué no creía lo que veía, un motín, que dio éxito por parte de mi madre de mi padre y del Dark que según me cuentas ayudó a liberar y salvar demasiadas vidas para ser contadas, como ya no era necesario el canjeo por la muerte de Elgor, tomé los barcos para ayudar a los atormentados. y conociendo las leyes Maltuinas de no ayudar un Dark le dejé en Raimfarben a ojo de los dioses, mi madre me convenció de que lo salvara pero yo ignore eso, sin embargo el Dark se las ingenió para hacer funcionar un pequeño navío que encontró justo después de que Raimfarben se destruyera que si por no te has dado cuenta ese hilo verde que se ve en el horizonte es ahora lo único que queda de la ciudad y muy pronto estallara enviando grandes olas, te recomiendo abandones este lugar antes de que los maremotos arrasen con todo.

— ¿Comentas que eso que veo desde esta madrugada es de Raimfarben?

— Si, pero eso no acaba ahí, una ballena blanca madre nos perseguía, yo ajustaba los cañones para matarlo pero siempre esquivaba el golpe, fue cuando él Dark con su nave  envistió al robusto cuerpo de la ballena, y subió más allá de las tormentas con ella, no supimos como mató la ballena, pero cuando subimos a buscarlo, él ya caía con la bestia a las corriente oceánicas, mi madre me suplico que lo buscara, entonces decidí buscarlo, saqué el mapa y calculé que no es muy lejos, dependiendo del oleaje y del clima si sobrevivió debió quedar varado en alguna de las 28 islas, es por eso que estoy aquí.

— ¿Y tú en que te beneficiarias en encontrarlo vivo?—Rdall se hacia la misma pregunta desde que su madre le convenció, pero repetiría lo mismo que dijo su madre.

— En liberar al pueblo Char, allí residen la mayoría de los manchados, y los sangre sucia, envié todas mis naves a esa ciudad, para organizar una contraofensiva, ahora que Elgor está muerto podremos tomar la ciudad y devolvérsela a sus legítimos dueños que son de la casta Brown Koumen, ellos ha colaborado en el bienestar de los manchados por muchos ecos, si lo encuentro lo llevaría a la ciudad y le agradecería por todo lo que ha hecho.

Bill veía algo más profundo y siniestro y se lo dijo.

— Eres un ingenuo Rdall, Elgor que era de casta roja y Raimfarben que le pertenecía a un Golden Berserker, si se enteran que los manchados hicieron tal atrocidad de matar a dos de sus símbolos más poderosos, empezarán una guerra contra nosotros, ¿sabes qué pasaría si un Dark aparece?, avivaría el fuego del odio contra los manchados y los Maltuinos, yo ahora un Spirrow, tengo que dar ejemplo, no permitiría que nuestros hermanos manchados mueran, si llegan a la ciudad Char serán masacrados, ahora Char es de los rojos, sé que me identifico como uno de los defensores de los derechos mesclados y manchado de sangre sucia,  pero no quiero llevar esto a una exterminio, además ese Dark provocó una tragedia en esa isla que perjudicará esta con las olas progresivas, dame una razón para ayudarte.

Rdall le dijo algo sorprendente

— Bill, tu eres un  hombre que no le teme a nada y me asombra de que te acongojes por algo que tiene solución, eres un Spirrow al igual que Red y Dangor, yo te propongo algo, yo te escogeré como rey errante, y sé que muchos votaran por ti, eres él favorito, si lo hago tendrás que prestarme ayuda para que la ciudad de los castaño no pase a ser de los rojos, y cuando seas Rey podrás traer a tu gente en algún reino de los Dark o en cualquier parte del océano.

— Eso es casi soborno, pero no es seguro de que eso pase, en todo caso ayudarte, por sí mismo es una traición —exclamó Bill indignado —es lo único que te pido, en secreto—dijo Rdall.

Bill miraba a su madre y le dijo ella —No hay que confiar  nunca en un Dark, y él ha roto las reglas en ayudarlo,  tú no deberías involucrarte, deja que busque, pero tú se neutral— Bill entendía el mensaje de su madre, y empezó a sentirse nervioso

—Ese Dark destruyó la ciudad de las tormentas y mató una bestia temida por los cazadores, es un claro indicio de que ha traído destrucción y muerte, si es verdad lo que dices, es mejor que muera, no te ayudare a la búsqueda, estuve esta mañana en algunas de las islas y no vi nada fuera de lo normal, es más probable que haya muerto en la tormenta o que alguna bestia se lo comiera, lamento decirte Rdall que no puedo hacerlo, pero si no te conformas tienes mi permiso en buscar, y negaré toda relación contigo si te descubren, pero si lo encuentras y lo traes aquí tendré que matarlo por lo que hizo, sé que liberó a los manchados pero por su culpa, el océano se volverá contra nosotros.

Rdall lo sabía, que no lo ayudaría, pero incluso así le dijo

—Ese Dark es el principio, si crees que…— la puerta fue bruscamente golpeada, y un hombre en apuros entró.

— ¡Señor disculpe la intromisión pero recibí un mensaje de islas negras, algo grave ha pasado!

Otro torner en mando de Rdall también llegó y dijo

—Mi señor hay un problema—Rdall salió para recibir su propia noticia mientras el hombre entraba con Bill.

— Mi señor, tengo malas noticias del Potestatus, los demás navíos que lo seguían, han sido secuestrados por los Maltuinos que ayudaron en la revuelta, mataron o capturaron a todos los tornes de las demás naves—Rdall se congeló por tal notica, y dijo.

— ¿Quién envió la información?

—Jro, el torner del potestatus.

Bill gritó el nombre de Rdall y le dijo.

— Rdall ven aquí, siéntate tengo noticias.

Rdall entra y se acomoda con esa ansiedad que abarcaba el ambiente

— Tengo noticias de islas negra, parece que han secuestrado a Red, sus tripulantes preguntan por él pero no lo han encontrado, Qnty se unió a la búsqueda y ha enviado noticia a todos los chaca le most, y otra cosa parece que el Imperatus Imperio ha muerto, y Dangor fue llamado como sucesor del esterio Imperio, los Spirrow se conmocionaron por tales sucesos y nos han mandado llamar, han convocado una asamblea también con los chaca para tratar el asunto, y quieren iniciar una investigación, es mejor salir a primera hora, porque también tienes que explicar tu relación con el Dark.

Rdall salió junto con Bill a la playa para alistar los barcos, en ese momento Rjos se acerca y le cuenta algo muy sospechoso.

— Rdall, eché un vistazo como me mandaste y tenías razón, algo muy sospechoso entró al almacén de los hombres, y estoy casi seguro que era él, tengo que entrar y cerciorarme.

Rdall no se valía de un casi seguro, pero le dijo

— Tenemos algo más importante que hacer, pero te ayudare a sacarlo, iniciare una distracción mientras te aseguras de que es a él a quien buscamos, cuando te cerciores, te acompañare después en la huida—Rjos, se va y espera la distracción de Rdall, este saca un cuerno de fuego de su bota y prende fuego de inmediato a una de las chozas que tenían como cubierta paja y hojas asegurándose primero que no hubiera nadie adentro, al incendiarse se retira de inmediato sin que lo note en el incidente, todos gritan y buscan agua del mar para apagar las llamas.

Bill se devuelve para ayudar, y nota que Rdall sale del lugar.

Rdall busca a Rjos por el puerto donde bajaban los suministros al almacén, Rjos esperaba que los hombres de Bill también ayudaran mientras descargaban todo lo que podían, algunos hombre ayudan y otros 3 resguardaban la mercancía, pero rápidamente fueron llamados por los demás antes de que el fuegos se extendiera a las demás chozas, cuando se disponía a entrar, había uno dentro del almacén cuidando, Rjos lo golpeo fuerte y lo dejó inconsciente, y se cercioró de que lo que cuidaba fuera a mí, se agachó y me quito la venda y el bozal que me impedía gritar y me dijo.

— ¡estas vivo!

Yo no podía hablar, ni ver claramente, estaba un poco mareado y débil, y olía quemado, el humo se esparcía por el viento y me asfixiaba.

Cuando me cargó, el salía y Rdall lo esperaba para llevarlo en secreto a una de los botes que él preparó, los hombres de Bill y Bill cortaron la huida, Rdall al verlo saca su espada para esperar cualquier ataque.

— ¿Por qué razón provocas un incendio en la colonia?—le  grita Bill.

Rdall le reclamó.

— ¡Tú!, mentiste, y negaste su existencia aun cuando te pedí ayuda, ahora no puedes negarte, tu ahora eres un traidor.

Cuando Bill se da cuenta que Rjos me saca, este le grita.

— Estás cometiendo una grave equivocación.

Uno de su tripulación dice en voz alta.

— ¡Ese Dark nos pertenece!

Y saca su espada para atacar a Rdall, Bill le detiene y le dice

—No, déjalo.

— Deja que yo me encargue de él, yo me lo llevare, guardaré el secreto si tú también lo haces—grita Rdall mientras se aleja a la playa, Bill le mira.

—Nos encontraremos de nuevo en islas negras, después de que lleve a este Dark a su destino—grita Rdall mientras se aleja en la oscuridad y subiendo a la balsa.

Bill no hace nada y lo deja ir, y grita a todos que se preparen para zarpar a Islas negras, mientras apagaban el fuego y pidió también reabastecer los barcos de mercantes para que todos en la colonia salieran de ahí antes de que ese hilo verde vertical estallara y enviara un gran maremoto. Rdall, Rjos y el torner que le llevó el mensaje navegaban en la oscuridad hasta su barco volador imperio, y este mientras remaba le dijo.

— ¿Mi señor que pasara con los navíos restantes?

Rdall mirando la colonia que se incendiaba le contestó

—No te preocupes por ellos, de seguro su razón de hacerlo es por una causa que puede que nos beneficie, no dañaran a la tripulación, y pondrán en seguridad a todos los manchados en islas negras.

Yo estaba derrumbado en el bote mientras ellos hablaban, miraba las estrellas y como las olas levantaban la pequeña nave que nos llevaba hasta el barco, estaba tan cansado que me deje derrumbar por el agotamiento.

*                                                  *                                            *

Cuando abrí los ojos me encontraba en una cama, pero con una sensación extraña de seguridad, porque siempre que me pasaba algo parecido siempre estaba atado y con un bozal, me movía de un lado a otro soñando que aún estaba atado, pero al sentir libertad en mis movimientos abrí mis ojos estrepitosamente, y de un salto vi para todos lados que pasaba, si aún me sentía en peligro, pero no, me calme y vi que el barco surcaba las nubes, y que la vieja Orga llegó a mi habitación con un poco de comida.

Yo arremetí a la bandeja y comí como nunca antes.

Al sentirme satisfecho la vieja me dijo.

—Que gusto que estés de vuelta joven Dark… perdón Raynard, no me acostumbro a tu nombre, es algo que no se escucha muy a menudo por estos lugares —yo la miraba y le pregunté por todo lo que había pasado y ella me contó, que buscaron por 2 días en el océano y en las islas de Bill Caster, pero que me encontraron en uno de sus almacenes y tenía en desconocimiento cuales eran sus intenciones conmigo, yo le respondí que cerca de ellos escuché que me enviarían a un juego llamado Rodoolckan, en la ciudad de Ruogen, como su Arion, la vieja abrió los ojos y me contestó con una ironía bastante aprobatorio.

—Vaya que no es una mala idea —yo no le entendía pero sabía que era algo problemático

— ¿Qué es eso vieja, ese juego? —la vieja no me quiso explicar y recogió los platos, ella me dijo que podía tomar un baño, algo que no creí posible en esa situación pero si me era posible podría estar de nuevo limpio.

Después de que me duche y me alisté, Rjos se me acercó a cubierta mientras yo estaba observando las nubes con mis nuevas  ropas que Orga me dejó para que me colocara, porque aun así mientras ella me de ropa no dejaría de usar mi uniforme de la escuela, que la vieja muy gustosa lavo y reparó por mí.

Este me grita y me dice

—Oye eres un maldito, al sobrevivir todo eso, ahí va el dicho que dice: que los Dark son amigos de la muerte.

—Yo solo tuve suerte.

— ¿suerte, que es eso?

Me sorprendió que no conociera su significado pensé, puede que fuera alguna broma pero por su seriedad en no conocer esa palabra me obligué a decirle

—Es cuando todas las cosas se te dan con facilidad y como lo querías.

Rjos ríe y me dice

— Para nosotros esa palabra es solo una expresión a los dioses, se dice: ojo a los dioses, quien lo diga es porque tiene suerte.

Entendí, aquellas frase que decían varias veces atrás sobre ojo a los dioses, cuando terminaba de parafrasear, yo me incline con alivio de que todo termino en ámbitos de libertad de aquella ciudad reprimida, pero mi misión aún continuaba, no sabía si estaba en la mitad de mi camino o solo era una parte muy pequeña de esta, en buscar  aquella mujer que mi hizo pasar por todas estas aventuras que después tendré yo que relatarle, siendo mi novia o mi amiga, no desperdiciare el momento para estar con ella después de todo lo que he pasado, Rjos me ve muy profundo en mis pensamientos y me dice

—Raynard, yo… te agradezco,  sentía en mí que estaba hecho para esa vida en esa ciudad de oscuridad, pero ahora veo que hay mucho más que solo pagar deudas, después de mucho tiempo en que el mundo se regía por los constantes golpes de los Redgroouk o los Golden, espero no te apacigües, porque según lo que he escuchado, la mitad del mundo que quería matarte, ahora te apoya.

Rdall que nos observa como hablábamos con esa naturalidad desde su cabina de mando, me llamó para darme una noticia y para que yo le contara mis planes de lo que haría de ahora en adelante.

Fui con él al mismo lugar donde ellos hablaron sobre los planes de escape, Orga y su esposo estaban ahí, junto con el Maltuino Jver, Rdall y Rjos  se sentaron, Rdall me dijo.

—Tengo que darte una noticia un tanto preocupante, han secuestrado a Red y no se sabe quién lo hizo o porque razón, te lo digo porque sé que él fue quien te trajo a islas negras, y necesito que me digas que vas hacer, porque estoy empezando a  creer que de verdad traes las desgracias a aquellos que te ayudan, a donde quiera que vas traes muerte, primero fue Galstrok, después Raimfarben y ahora Red, mi bienestar y la de mi familia depende de lo que vas hacer ahora en adelante.

Yo solo tenía que seguir adelante.

— Tengo que ir en busca de ella, mi diosa, mi esposa… Red me dio la oportunidad de ir por ella, y quiero que ustedes también me la den, la hija de calipso es mi meta, la encuentro y me voy de este mundo, el viejo que me ayudó dijo que sería llevada al concilio de los electores en alguna ciudad de los Golden Berserker, es la última pista que tengo de ella, ¿ustedes no saben nada al respecto?

Todos me miraban y Rjos me dijo.

—No amigo, yo estuve todo este tiempo en Raimfarben.

El Maltuino también se refirió a ese hecho como perdido, porque él ha estado todo esos 6 años en Raimfarben, ni Orga, ni su esposo dirigieron palabra a la conversación, aunque Rdall no sabía nada por estar en los asuntos de los Maltuinos me dijo.

—Está bien te ayudare, porque si no fuera una medida urgente por la que paso, te entregaría a la comunidad, confiar en las castas nobles no trae nada bueno, te llevare a la ciudad más próxima donde puedes pasar desapercibido a las ciudades Berserker, en Akai tomaras las dos ciudades, Hong que es su capital, y te dirigirás a la otra más continua Ruogen que tiene un estrecho puente destruido donde existe una colonia que contrabandea Killdebel, allí podrás mezclarte entre los sangre sucia y pasar a la ciudad de Ouro, ten cuidado en ese lugar, no será como la última vez en Char, en Hong hay muchos campos puedes ocultarte allí, existe un canal que lleva a los laberintos subterráneos, de ahí puedes pasar a Ruogen, y de allí tienes que pasar desapercibido, hay un libre comercio por esta zona, no hay restricciones entre rojos y dorados, sin embargo son para familias nobles de castas puras o manchados con permisos, pasar una ciudad dorada es muy complicado, pero tengo fe en ti, es todo lo que puedo hacer.

— ¡Perfecto!— exclamé.

—Es toda la información que necesito, me las puedo arreglar.

Rdall acordado con lo que me dijo, dirigió su nave a los campos de los Redgroouk, me dejó en un punto donde es desértico, pero siguiendo toda la pradera. Estaba llena de hierba y flores, la vieja Orga me entregó todo, a Parom, mi bolso con mis libros y mi tecnología, y lo más importante mi uniforme limpio, también me dejó el que tenía como una reserva, me abrazó como si fuera mi madre.

—Ten cuidado joven Dark… te espera mucho más camino, y mucho más gente mala, pero sé que lograras encontrar a tu esposa—me dio un beso en la mejilla muy maternal y me abraza nuevamente y con eso sé que me agradecía, su esposo no me dirige palabra pero me sonríe, como un padre aprobando mi conducta, Rjos me abrasa también y me dice

—Déjame ir contigo, te puedo ser de mucha ayuda.

Yo le respondí

—No, ya te dije lo que tienes que hacer, busca a Red, él es mi plan de escapé, él me ayudó, y ahora yo le ayudaré, cuando lo encuentres di que le espero, cuando lleve a mi esposa.

Rjos entiende y deja que Rdall termine la despedida.

—Ten cuidado, aquí hay muchos Bersas, ellos son extremadamente violentos—no sabía que era un Bersa, era para luego averiguar.

—Toma las prendas de mi madre y ocúltate bien, sigue un poco la ciudad y busca la entrada, ya sabes por donde es, y pase lo que pase no dejes que te maten, ahora eres una importante pieza para la revolución, en pocos Socxses elegiremos a nuestro rey, bueno después de que encontremos a Red, y decidiremos el futuro de la comunidad, después de todo lo que has hecho, ¿entiendes? Mantente con vida, nos volveremos a ver.

Yo descendía al campo con mi arma, algunas de las ropas que podía ocultar mi cara, en forma de turbante y tape mi rostro, me despedí de ellos y seguí mi camino a los bosques, que está situado de frente a la ciudad.

*                                                   *                                            *

Caminé hacia ella, con todo mi vigor y reforzado con todas mi experiencia en el recorrido con la bestias y las personas, ya sentía que nada podía detenerme, con la vestimenta de Orga logré mezclarme bien, nadie me miraba de forma extraña parecían que era uno más de ellos, y es ciertamente que todos en la ciudad fuera y dentro de esta tenían el cabello rojo, no podía ver a ningún manchado, fuera de la casa había moradas en estilo de mansiones lujosas, y dentro de la ciudad palacios, y casas muy amuebladas, las prostitutas tenia aún más valor que las que me encontré en Char, eran más hermosas y mejor vestidas, los nobles caminaban y comían con mucha abundancia, los centros donde se apañaba el mercado estaba en clara exuberancia y prosperidad, los manchados y los de casta castaña trabajaban para ellos, porque su comercio aquí es más que en cualquier ciudad de manchados, tampoco habían quejas de sus maltrato porque eran muy bien pagados y vivían muy cómodamente en lugares que se les destinaban, podía tener cuanta comida pudieran desear y mujeres cuanto podían pagar, era una ciudad de enorme presunción, gula, lujuria, vanidad, derroche, todo aquí era placer y riquezas, las mujeres Domina podían tener relaciones con una cantidad de hombres para la preparación de la ceremonia antes de que se casaran con un Dominato, entre esa que hasta ahora era una mocosa es la niña que me mando a matar en Raimfarben, ella tenía el nombre de Rubí Carmesí, estaba con otras damas  si es que se les puede llamar así, porque eran mujeres de muy alto estrato que elegían a sus hombre para tener relaciones, hombres soldados o simples nobles de la comarca que manejaban asunto del gobierno, Rubí, Escarlata, Safira, Carmina, Bermella, Purporea, eran las mujeres que fueron llamadas a las recamaras, yo me escondí en una de las paredes, frente a esa ventana donde la luz no llegaba para escuchar lo que hacían. Más que espiarla quería saber que paso con ella después de que escapó de Raimfarben.

Rubí estaba quitándose su ropa, y debo decir que tenía un cuerpo candente por que al ver ese cuerpo muy bien cuidado, aparté mi mirada, porque no quería desearla.

Pero escuché algo muy importante que era dirigido a una de sus amigas, ella se había apartado y las siguientes pelirrojas se desnudaban  al frente de su ventana, no tenían vergüenza ni pudor de mostrar su cuerpo a quienes pasaban, todo mundo conocía y entendía la importancia de que alguna de esas mujeres pudiera tener un hijo que saliera con la mayor distinción posible de un Redgroouk, yo veía esos pechos blancos y pecosos, y de diferentes tamaños, las cinturas muy bien formadas, y esas curvas en sus espaldas, por lo que imaginaba eran vírgenes, pero necesitaban tomar experiencia antes de acostarse con su Dominato, y cualquiera que le diera un hijo rojo esa sería la Dominata regente, Rubí mencionó algo de un secreto, me acerqué y escuché

—Los mensajes de que la ciudad fue destruida han sido declarado secreto, nadie se ha enterado que un Dark destruyo la ciudad, ni en los mandos Berserkers, todo continua sin mayor claridad, presenté mi queja para que mataran a toda la casta manchada, pero me fue negada la petición y se me obligaron a callar el hecho, y ahora lo ocultan.

— ¿Qué tragedia, será el mismo Dark que ronda por estas calles?

Decía una de ellas.

— Ahora tenemos que lidiar con el Dark que ronda por esta ciudad, pero que se encuentre en Raimfarben debe ser algo maligno.

— La verdad es que empiezo a temer de que la raza extinta, vuelva para su…

… No entendía esa última parte, y ellas se alejaron de la ventana y yo también, tenía que alejarme de allí antes de que algún curioso viera mis ojos y me delatara.

Pensaba en esa conversación.

Parecía que no querían que los ciudadanos se enteraran de lo ocurrido con Raimfarben, al parecer se detonaría una bomba con todos las naciones en una guerra civil, y los que saldrían perdiendo serían los mismo nobles, sus fuerzas yacen en una casta dominada que al revelarse sus amos estarían indefenso, es por eso que se le negó la petición de masacrar la casta manchada.

Marché de ahí derecho a los túneles subterráneos, donde nadie se atreve a entrar, me estuve por esos lugares por un buen rato hasta el anochecer, mientras la multitud no sospechaba de mí.

Se paseaban por sus grandes plazas llena de manantiales, y fuentes, donde todos se regocijan en sus jardines y patios, pero si la guerra estallara, todo ciudadano en esta región moriría, por su vida holgazana y sin preocupaciones, en ocio, y sin el esfuerzo de sus manos, porque todo se le trabajaba, llegaban a sobrepasar la apatía a las demás casas, y por mucho solo respetando a los Dorados. Solo escuchar, sus orgias, o su embriaguez, sus francachelas, sus festejos me hacen pensar en que esta raza solo merece la muerte.

Aunque renegando de su abandono a la moral y el sentido común que se debe tener para una sociedad, debo resaltar que sus fuerzas militares estaban ajustadas para la defensa, pero de ninguna manera podrían sobrepasar en numero la cantidad de oprimidos que habitaban las ciudades más pobres, note en las entradas soldados con armadura dorada pero con  cabellera roja, caballeros parecidos a los hombres con quien peleé en el puerto de Char, son indiscutiblemente enormes en estatura y muy fornidos, no me quiero ni imaginar lo que harán con aquellas mujeres en la cama, porque es muy fácil deducir que son de aspecto muy pequeño y delicado con cuerpos frágiles como para estrujar de una sola palmada.

Gracias a la comida que Orga me empacó y del agua del lago y de manantial, estaba en perfectas condiciones, la noche estaba cayendo y mañana habría luna llena, quise salir afuera para mirar que tanta gente deambulaba. Y no era tan amenazantes su presencia en las calles, porque solo había borrachos, prostitutas, y guardias en sus rutinas coqueteando con las mujeres.

La noche brisaba, y las plazas estaban desoladas, aun así se veían festejos dentro de los palacios.

Yo caminaba y note varios carteles en Seretra, galgo y Tolso sobre la captura de un Dark con una muy buena recompensa, no tenía retrato, porque no estaban seguros de su aspecto o del género, pero estaban seguro que dentro de la ciudad había un Dark, yo me asuste y arranqué ese aviso, caminé apresuradamente y tomé camino de nuevo a los acueducto que llevaban a los campos y a las piscinas donde administraban su flujo y su riego, por el laberinto de canales. Me alteré porque pensé que me habían descubierto, no reflexioné que ya sospecharan que estaba en esta ciudad, solo me temo que tendré que salir de aquí rápidamente ya que puedo, aprovechando la distracción de mis enemigos. Por Rdall descubrí que los pasillos complicados y confusos, había un pasaje directo que me llevaba a un pequeño campo de cultivos. A esa hora dudaba que alguien cuidara pero estar prevenido no está de más.

Salí por debajo de las calles por un canal que tenía escaleras, unos soldados que son bien llamados en este mundo Ereiser, discutían en qué lugar se escondía el Dark, yo acerté en que me estaban buscando, esperé a que se fueran y me escabullí de allí para ir a un canal más grande donde un riachuelo pasa, ellos llevaba sus antorchas, y se desplegaban en unidades para la captura.

Me corrí de ahí, y me escondí en la oscuridad debajo de un puente que cruza el canal, ellos decían

— ¡Está ahí escondido, atrápenlo!

Yo corrí por el túnel y me lancé al agua sin hacer ruido para pasar el otro lado donde no estaban los Ereiser, desde esa parte oscura vi como los soldados corrían para atrapar algo, porque  por lo visto se dirigían al lugar opuesto a donde yo me encontraba, yo me confundí, pero seguían un rastro erróneo, salí al otro lado para aprovechar su descuido, pero me entró curiosidad que Dark perseguían por que de seguro al ver tal acto equivoco no podía ignorar el hecho remoto de que otro Dark exista y viva en este tiempo actual. Me sumergí de nuevo y busqué una entrada del canal ancho al canal en donde desemboca, y entré con la suma prudencia, las antorchas de los Ereiser dispersados me daban una idea de donde se encontraban, veía sus sombras correr por las paredes, y sus gritos de que estaba acorralando al supuesto Dark, de todo lo menos posibles es que nunca vi al Dark.

Pero uno grito entusiasmado.

— ¡Lo tengo arrinconado, vengan!

Yo también seguía sus indicaciones en secreto y me asome al ver que uno de los Ereiser disparó una flecha, no pude ver con exactitud su rostro o su estatura, solo un bulto que caía a las corrientes de agua que se juntaban por la densidad y la masa de agua que provenía del rio, todos gritaron que saldría por el otro lado en los canales, yo sabía dónde porque fue exactamente donde yo me escondí cuando ellos gritaron que me habían encontrado, el canal desembocaba en el canal más grande donde me zambullí pero dos cuadras más arriba.

Yo salí primero, a una gran velocidad para recibirlo, era una sombra fugaz esa noche, y espere que los soldados se les dificultaran salir en esos complicados pasillos subterráneos. Vi la sangre en el agua, y algo que flotaba, agradecí a cupido que iluminaba esa noche, y me zambullí para sacarlo, y de nuevo me cubrí en la oscuridad debajo del puente, vi como los soldados después de unos minutos salían y miraban el rio, buscando el cuerpo y creyeron que la corriente lo llevo canal abajo. Por la agitación no me di cuenta de algo muy importante, lo que tenía en mis brazos no era un joven muchacho, su cabello corto y su corta edad me daba esa impresión, pero tenía un masa en su pecho, yo mire discretamente y vi que en realidad era una joven Dark.

 

 

 

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.