<- Actualmente solo registrados A- A A+

MNU Volumen 2 – Capítulo 10

Capítulo 10, vol 2:

Capítulo 10

El octavo.

 

Mlroises es una señora de cabello largo blanco y ondulado, ciega y muda, tiene los mismos atuendos que los viejos, llega silenciosamente y toma mi mano para llevarme al cuarto de purificación.

 

Veo de reojo como los ilustres electores bajan de su estrado y llaman al rey para hablar con él, y él me mira también con esos ojos de victoria. Cuando salgo, el hombre de hábito negro cierra la puerta y me impide ver lo que pasa.

 

Mlroises me lleva sujetada y yo con esa incomodidad la zafo con mucha agresividad.

 

Mlroises me mira aun cuando es ciega, se queda inmóvil y viéndome con esos ojos grises y opacos; muevo mi mano en frete de su rostro para saber a qué punto podía verme, pero ella de un rápido movimiento me toma la muñeca asustándome. Y de nuevo me lleva por esos pasillos inundado de velo blanco.

 

Pero yo luchaba con ella para zafarme y de nuevo le quito su mano.

 

Ella me ve de nuevo inmóvil y se queda así hasta que me hizo una seña de que siguiera adelante.

 

Yo continúe mi marcha y ella me sigue, pero me pierdo entre la neblina que se adueña del camino entre los laberintos solitarios de la torre, y grito su nombre y me lleno de pánico, pero ella me toma de nuevo de mi mano y me lleva. Así que de nuevo luché para que no me agarrara y ella lucha para tomarme de la mano, pero entonces ella se queda inmóvil y me hace una seña que no entiendo, y me señala el camino.

 

Veo como todo estaba solitario y lleno de la bruma, y me resigno en seguir adelante y ella trataba de tomar mi mano pero entonces puse mi mano sobre su hombro y ella se queda inmóvil otra vez y sigue muy cordialmente.

 

Entre toda esa blancura la anciana seguía sin tropezarse, y girando sobre los corredores sabiendo donde se encontraba.

 

Ella abre una puerta y me indica que entre: sigo y observo que todo el cuarto está pintado de blanco; una habitación 10X10 con una única ventana muy arriba enfrente donde yo me situaba.

 

En una mesa blanca de piedra lisa y limpia había una túnica blanca, ella me dice con señas que me despoje de mis vestidos sucios que por 3 días no me había quitado.

 

Y que antes de ponerme la túnica, tomara un baño.

 

Ella abre otra puerta escondida entre la blancura de las paredes y me muestra un baño muy pequeño, con una gran tina de madera y algunas sustancias dentro de jarrones de barro color rosa.

 

El baño no era como el de torres blancas o como el que había en el palacio con todos sus lujos, este baño era sencillo.

 

Ella trae una vasija y me pone de rodillas. Yo solo obedecía lo que ella me hacía entender con su movimiento de manos.

 

Me pone una butaca blanca y me siento en ella y espero que la anciana empiece.

 

Me echa agua fría y yo de un grito me espanto al sentir en mi piel el frio acongojador. Pero ella sigue echando y me restriega con una sustancia  dorada con fragancia a lavanda pero más dulce  y más agradable al olfato.

 

Ella me restriega la espalda y toma mi cabello muy con cuidado para restregarme otra sustancia, pero esta vez se sentía mucho más cítrica, y después pasaba a ser algo fuerte al principio, pero a medida que más restregaba el grado de olor fue disminuyendo hasta el punto que era atrayente olerlo.

 

Ella escogió como cuatro envases de barro y sacaba una sustancia diferente, y todas ellas eran  agradables.

 

Y me seguía echando agua fría, pero mi cuerpo se acostumbró a las bajas temperaturas y esperé a que la vieja me hiciera señal de que era suficiente.

 

Cuando terminó de lavarme, trajo consigo una toalla de un color pardillo,  y me secó con ella, mi cuerpo y mi cabello.

 

La túnica era la única prenda de vestir que tenía, por qué debajo de ella estaba completamente desnuda.

 

*                                                               *                                                         *

El sol estaba en su ocaso, la vieja me dio unas sandalias doradas y me llevo a pasear por los alrededores mientras el banquete se preparaba.

 

Y me llevó por los jardines del castillo y podía ver una cantidad de flores cultivadas y con diferentes colores y formas.

 

Una parecía trompeta de color violeta con salpicaduras pequeñas de blancos y amarillos, la que le seguía parecía un multiflor porque tenía una cantidad de pétalos rojos y su propio estigma, dentro de otro y otro.

 

Otra era como ver un ave purpura extendiendo sus alas y su tallo era delgado de un verde muy oscuro, la  siguiente era una rosa enorme que mantenía un estilo Fibonacci porque dentro de la rosa existía otra y así hasta que disminuida hasta el ovulo.

 

Me maravillaba de tantas formas raras y vi cómo se esparcían en forma de alameda y eran regadas por un confuso sistema de canales que las bañaba.

 

La anciana continuaba caminando y me llevó a un campo donde había un extenso bosque de una única especia de árbol, este era enorme, su tronco tenía como 8 veces el diámetro de un roble; Sus ramas bajaban y formaban paredes que se incrustaban al suelo, como si fuera una casa y otras subían y tomaba forma de sombrilla que abarcaba una radio de 10 metros, y en la copa remataba con una forma puntiaguda.

 

Y dentro viven personas, la anciana me llevo al árbol donde ella vivía.

 

Al entrar estaba el centro, un tronco y todo era un espacio gigantesco. El césped dentro era podado diariamente y se podía dormir en ella sin necesidad de colchón, aunque la vieja si tenía un tapete de tela muy suave. Dentro se componía de una mesa rudimentaria, una roca cubica con agua de manantial, frutas que colgaban de las ramas, y tubérculos que se podían sacar de las ramas incrustadas en el suelo.

 

Tenía carne seca colgando de una de las ramas, una chimenea de piedra muy bien improvisada que calentaba gustosamente y se podía subir por las ramas como escaleras para llegar a la copa y ver las estrellas.

 

Me pareció muy hermoso el árbol y todo lo que ofrecía,  algunos animales parecidos a las ardillas (exceptuando que estas musarañas tenían un parecido a un gato con 8 patas). La anciana las alimentaba y sonreía con estos animales que le hacían compañía en su casa árbol.

 

La tarde pasó y me entretuve mirando la hermosura de este mundo, fue la segunda vez que me detuve a pensar que todo había trascurrido muy rápido, desde que llegue he sido llevada de un lugar a otro, en todo este momento he sido juzgada, ahora que vine aquí lo primero que hacen es preguntarme que es lo que quiero hacer. Hubiera sido mejor morir… ¿pero que estoy diciendo? Apenas he llegado, creo que es el recibimiento lo que me mantiene estresada, lo primero que hacen es cuestionarme, me hubiera quedado mejor en mi mundo si hubiera querido que me trataran así.

 

Todo esto es culpa de ese maldito Rey Oromus, no me ha dejado descansar por un momento, primero fue ese viejo que me engaño en el desierto, después en esas torres, y ahora es en este maldito lugar de electores que quieren acusarme de fraude. Apenas todo esto termine quiero dormir tarde sin que me despierten por esperar a alguien que quiera llevarme algún lugar estúpido… Pienso dormir y dormir y recuperar fuerzas, ya no quiero pensar en más sino terminar esto rápido.

 

La vieja observa como estoy pensativa y descansada en la copa del árbol y sin más me indico que era hora.

 

Nos retiramos del campo para llegar a un salón solitario donde solo nos esperaba los 7 con el rey y los dos guardias: Zastrozz y Goud.

 

Todos se sorprendieron cuando me vieron con esa túnica blanca donde mis pezones resaltaban a la vista… y la vergüenza me engullía,  el cabello suelto también resaltaba por lo brillante y aún más con las llamaradas de las antorchas.

 

Los monjes pidieron servir ya el banquete y empezaron hablar:

 

— Alizes, espero haya sido reconfortante el baño, la vieja Mlroises será tu virtuosa en este lugar hasta que se decida tu procedencia, ¿te gusto las casa flameante del árbol de  Orcost?

 

— Si, es hermosa— Respondí mientras el hombre de hábito negro me coloca la misma silla gastada y fea en la mesa  al otro extremo.

 

El rey se situaba a la de recha del hombre que se posicionaba en el extremo norte y los dos guardias en lado izquierdo de él.

 

—… veras nuestros aspirantes más jóvenes viven en esas casas, aislándose de todo lo material en este mundo. El árbol flameante tiene un significado muy profundo en nuestra comunidad y te darás cuenta porque mañana en la mañana.

 

Monjes entran y posicionan un banquete, a mí solo me traen raciones de sopa, en cambio al rey, le dan manjares deleitables; pero tomo la sopa sin ningún reproche.

 

— Alizes espero no te sientas ofendida por la comida que te servimos, como ya sabrás los iniciados a la purificación no comen demasiado. Como eres una mujer a la que no se le ha dictaminado su origen tenemos que tratar con precaución tu  cuidado, ¿entiendes? Por eso fue el comienzo brusco esta mañana, espero no te hayas molestado por eso.

 

El hombre habla muchas cosas que no entendía, me reservé mis comentarios y solo comía lo poco que me ofrecían.

 

El rey y el hombre llamado Yguest reían y comían, junto con Goud y Zastrozz que eran incluidos en sus conversaciones, cuando de repente se me vino un pensamiento que me dejó helada.

 

La maldita daga que está escondida en mi vestido, si la vieja la encuentra y la muestra a los electores creerán que tramo algo y empezaran a cuestionarme más, de seguro tomaran eso como evidencia de que soy una traidora o algo peor, mil pensamientos se me cruzaban por el camino y luego este hombre muy sutil vio mi expresión.

 

— ¿Pasa algo Alizes?— pregunta Yguest muy perspicaz.

— No pasa nada, continúen con su charla.

— Su divinidad ¿se siente mal? está muy pálida— Zastrozz pregunta como sospechando de que me han envenenado, pero yo estaba totalmente angustiada.

— Continúen, no me hagan caso.

— ¿Estas segura?, no te ves bien— continua Zastrozz con su preguntadera.

 

Mlroises entra y le dice algo en el oído a Yguest que de inmediato su sonrisa se desvanece y dice:

 

— ¿es enserio?

El me mira y yo paso saliva, y sudaba demasiado. Entonces les dice a todos:

 

— Disculpen, creo que doy por terminado el banquete por mi parte, si quieren continuar están en toda su libertad, les ruego me disculpen… por favor Mlroises escolte a Alizes a sus aposentos.

 

Todos se levantan y terminan su banquete, Zastrozz se acerca a mí y me dice:

 

— ¿pasa algo?

 

El rey espera a ver qué es lo que digo, pero yo solo le dije:

 

— Estoy bien, por favor descansa.

 

Y en un momento mientras el rey se distrae por Yguest que se despide de él alcanzo a decirle solo una cosa a Zastrozz.

 

— Media noche.

 

Él abre esos ojos dorados y se sonroja, como pensando que lo invito a mi habitación para hacer otras cosas.

 

El rey ve como me marcho y se levanta para ir con sus mujerzuelas.

 

Mlroises camina con migo y yo ruego a Dios para que no haya encontrado ese cuchillo, pero de algo estoy segura, lo que ella le dijo a Yguest lo debió alterar mucho para que se retirara del banquete, ahora no estaba segura de que fue lo que descubrió, pero si todo era una trampa… no sabía qué hacer, Mlroises solo caminaba por los senderos nocturnos mientras cavilaba como salirme de este apuro.

 

Mi corazón late muy fuerte, al llegar a la puerta de mi habitación no sabía qué pensar: si ya ella me había recogido el vestido, si me esperaba alguien para interrogarme, o el rey para chantajearme y violarme, pero entre todos esos pensamientos una cosa era segura. Cuando abra la puerta tengo que pensar en algo rápido.

 

La puerta se abre lentamente y chirrea mientras veo el vestido en el suelo donde lo había dejado.

 

La vieja se queda afuera esperando a que entrara y cuando lo hago, se va sin más.

 

Yo recojo mi vestido y lo tomo para sacar el cuchillo y ponerlo en otro lugar. Y de tanto alboroto que me formé en mi cabeza, no había notado que había una cama y una estantería donde estaba puesto el libro que traía conmigo desde el otro mundo. Y me calmé por verlo y sencillamente me acomodo para ver las lunas por la ventana desde mi cama y miro el libro y sigo pensando en ¿que estará haciendo en este momento?

 

*                                                                   *                                                     *

 

Despierto por el sonido de la puerta, y me indago a qué horas me había quedado dormida, y la cerradura de la puerta suena y pongo mi mano en el cuchillo que escondía bajo mi almohada y me di cuenta que era Zastrozz que abre la puerta misteriosamente.

 

El susurra mi nombre y yo le veo y le digo:

 

— Zastrozz ¿te aseguraste de que nadie te siguiera?

— Si mi diosa.

— ¡Esta bien! , escucha cuidadosamente.

— Que pasa, cual es el motivo para hacerme venir, me he puesto mi armadura para su servicio espero valga la pena.

— Calla y escucha, los electores planean sabotear mi elección, necesito que me acompañes y me ayudes a espiar lo que dicen.

— Es mejor no hacer eso, sería muy peligroso y eso hablaría mal de usted mi diosa y se lo digo con todo respeto.

— Escucha Zastrozz tu hermano y el Imperio Oromus han conspirado para evitar mi ascensión como dice las tormentas de media noche y han convencido a dos electores que pienso yo son Belvet y Yguest para mentir en la sentencia, quiero saber que traman y necesito que me acompañes.

 

— No puedo creer eso su divinidad, mi hermano puede ser tonto pero no tanto como para influir en la decisión de los electores…

 

— Bien, no me acompañes, pero vigila aquí, yo misma iré.

 

Yo me abro paso en la penumbra, y busco camino para llegar algún lugar que no sé, pero es en vano lo que hago por que doy vueltas y me pierdo.

 

Y aun así ante tanta obscuridad y desacierto, una luz alumbra una parte del pasaje que anunciaba la presencia de alguien que se paseaba por los pasillo, yo me escondí tras un muro esperando que la luz no revelara mi presencia.

 

La luz solo pasa y no se revela nadie quien llevara la antorcha, y sentí la mano fría de alguien en mi hombro izquierdo, y saco mi cuchillo y lo coloco en la garganta de Zastrozz. Este me ve aterrorizado y dice:

 

— Mi diosa ¿de dónde sacó ese cuchillo?

— Es una historia larga, y no me vuelvas asustar así.

 

Sigo la luz de la antorcha y miro quien es la que porta la luz, y me doy cuenta que es Mlroises caminando y buscando algo.

 

Y una puerta se abre para recibirla y yo miro discretamente y vi a Yguest que sale de su habitación y le sigue sin pronunciar palabra.

 

Zastrozz y yo le seguimos hasta llegar a la biblioteca personal de los electores, y cierran con llave, le indico a Zastrozz que abra con cuidado y sin hacer ruido y este obedece.

 

Nos acercamos a una celda donde cierran de nuevo y nosotros rodeamos esa sala para buscar un lugar y espiar, pero la celda no tenía ninguna otra conexión a la sala salvo un baño que si estaba muy pegada a la pieza que resguardaba la celda, y entramos para escuchar.

 

El baño olía fatal, pero entré con sumo cuidado para no hacer ruido y alertar a los que entraron,  pero antes de ensuciarme, Zastrozz encuentra un agujero y me guía a él en otro lugar y me pongo a ver por el orificio.

 

Solo podía ver a la vieja y a Yguest, y algo me inquieto… la muy maldita habla fluidamente con Yguest y decía:

 

— Ya te lo dije, esa chica tiene algo, no sé cómo lo hizo pero su cabello debe ser autentico, probé con varios productos y su color no se desvaneció. No hay muchos tintes que no caigan con lo que probé hoy. Además los otros electores creen en su historia, si por ellos fueran ella ya estaría en el trono.

 

— Pero dame tu opinión Mlroise ¿no viste nada raro cuando la bañaste?— Dijo Yguest.

 

— Si, pero eso lo informaré en la corte, estoy cansada de fingir ser una muda y una ciega.

 

— Eso es para que no sospeche de ti.

 

— No aguanto esto, si el Imperio Estereo se equivoca moriremos, tú ya lo sabes.

 

— Tenemos que esperarlo, Belvet ya fue por él. Si esto no cambia nada tendremos que…

 

— Cállense.

 

Se escuchó una voz que silencio las opiniones, había un tercero dentro de la sala.

 

Ellos callan y no se mueven, me entró esa ansiedad y me pregunto ¿Quién será la persona que los mando a callar y que esperarán?

 

Pasa una hora a mi parecer, y no decían nada, le hacía señas a Zastrozz para indagar que pasaba pero él estaba concentrado mirando a los alrededores.

 

Pasa mucho tiempo y ellos seguían sin cruzar palabras. Me estaba quedando ya dormida.

 

El tiempo pasa y pasa, y lo noche continuaba.

 

*                                                                *                                                       *

 

Zastrozz me despierta y me avisa que un grupo de gente se acerca y vigila que no nos descubra.

 

Y no era cualquier grupo, era los 7 con el rey y Goud que se acercan a la celda, yo me agacho con Zastrozz para que no nos viera por qué solo estábamos a un par de pasos de ellos, y lo único que nos ocultaba era un muro de un metro y la oscuridad plena.

 

Yguest abre la celda y los deja entrar.

 

Todos se acomodan en la mesa y el primero en hablar es el rey Oromus:

 

—Bueno y ¿Qué piensan de la chica?

 

Unos de los viejos dice:

 

— La chica parece hablar con la verdad, yo le creo.

 

Cuatro voces dicen lo mismo, Belvet interrumpe:

 

— No saquemos conclusiones aun, la chica pudo haberlo inventado todas esas historias, tenemos que basarnos en los hechos, Mlroises por favor di lo que sabes.

 

— Su cabello es legítimo… o eso parece a simple vista, ninguna de mis sustancias especiales le hicieron decaer, lo único que me falta probar es “eso”,  y su cuerpo no es limpio del todo, tiene algunas cicatrices en su espalada,  brazos y piernas, sin embargo aún es virgen, aunque no me cuadra esos aspectos… creo que es mejor probar “eso” y deliberar.

 

Uno de los electores dice:

 

—no sería justo.

 

— Cállate no interfieran en nuestra elección, ustedes no aceptaron juzgarla, así que no tienen derecho de decidir que es justo o no— Grito Yguest.

 

— Pero si logra pasar la prueba de su cabellera con “eso”  ¿cómo lograran probar de que es una de nosotras y que no viene del mundo de los dioses?

 

Dice uno de los electores que en ese instante silenció los argumentos de Yguest, se mantuvieron en silencio pensando, pero el rey rompió el silencio.

 

— Esa mujer debe estar utilizando algún truco, mañana probaremos “eso” con su cabello.

 

— Es muy peligroso— dijo Mlroises.

 

— No te preocupes yo me encargare de “eso”, se manejarlo en cantidades necesarias como para no dañar el cabello, de seguro caerá con facilidad— dijo Yguest.

 

— Si no funciona, solo quedaría consultar al octavo— dijo uno de los 7.

 

Todos pausan.

Y de lo que pude ver miraban a alguien, desde mi ángulo no podía ver quien era pero si podía escuchar su voz:

 

— Si prueba que es real su cabello y aun así tienen dudas probaremos con el elemento, eso lo determinará todo.

 

— Por cierto…— Dijo el rey— tengo noticias de él, el maldito Dark Assas.

 

Mi corazón se aceleró al escuchar sobre él.

 

—  Me han informado que ya cruzó el océano amargo, tal parece hay un traidor en la corte de los chaca le most que le trajo a islas negras, ha causado división entre los mismos camaradas desterrados, el Dark ya está empezando a esparcir su desgracia, tenemos que pararlo no esperemos que él venga hasta aquí.

 

Entonces Zastrozz me toma del hombro de nuevo y me dice:

 

— Tenemos que salir de aquí, ya hemos escuchado suficiente, pronto pasaran las rondas de los caminantes nocturnos.

 

Entonces le asentí y me retiré con él que también fue testigo de lo conversado.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.