<- Actualmente solo registrados A- A A+

MNU Volumen 5 – Capítulo 1

Capítulo 1

Darker Assas.

Mientras estaba inconsciente. Un lobo de aspecto más pequeño que Sort me llevaba entre su lomo. Pero estaba tan débil que no pude ni siquiera hablar ni observar bien por donde me llevaba.

Escuchaba voces, voces muy débiles. Entre mi conciencia muy perjudicada por el des-hidratamiento. Vi una sombra, la sombra de un hombre calvo y muy pálido. Encorvado y temblerete se acercaba a mí para decir:

— Pónganlo en la mesa. Tendremos que estudiarlo.

Las sombras me tomaban y me empujaban. Y es cuando escucho perfectamente la voz de una mujer. Esta mujer estaba tan agitada que no podía hablar bien… El viejo grita, y sacude objetos y movía cosas de aquí para allá entre mesas y estanterías, bajando y subiendo.

El hombre hace entrar una mesa con afilados cuchillos y púas. Espinas enormes y colmillos en hileras como en una exhibición.

— Traigan Krokiva. Le daremos una intravenosa… por favor trae el cuchillo.

El hombre entierra en mí una aguja, y esta aguja poco a poco me hacía recobrar conciencia.  Mi vista recuperaba color y veía borroso lo que estaba inyectándome, había un líquido de color violeta y eso estaba entrando en mi brazo.

El suero era de Pruma salvaje… era potente. Ese suero me quemaba cada parte de mi sistema venoso, y hacia que mis venas se tornaran negras. Empecé a vomitar y el vómito hizo que me desmayara.

Y los dolores abdominales me le levantaban de mi sueño, y me torturaban cada vez que podía. La luz entraba a mis ojos cuando entraba al mundo real, y se iba de nuevo cuando el dolor me invadía. Mi pecho se llenaba de vomito de sangre y coagulada…

El hombre viejo hablaba, y entre mi ceguera le podía escuchar.

— Tiene hematomas. Ha sido torturado recientemente, y su espalda está llena de cicatrices y quemaduras de 3 grado en brazos y piernas. Al menos ha sido tratado.

Pasaron las horas y el hombre comparaba las cicatrices con algunas púas y dientes. Él media la profundidad y el grosor, tanto de mi herida como del objeto que podría haberla causado. Miro mi ropa haciendo el mismo procedimiento y mis zapatos. Y concluyo lo siguiente:

—El caucho del zapato esta derretido… interesante; Este hombre tiene múltiples contusiones, cortadas, quemaduras, y golpes producidos tanto por animales como de objetos.

Las mujeres empezaron a maravillarse. — Primero empezaremos por la espalda y los costados… observaran que tiene diferentes cortadas, incluyendo su brazo, tórax y omoplatos.  Esta de aquí fue producida por la cuchilla de una espada o algún objeto afilado, como podrán ver su cortada es más fina que las demás; eso me indica que ha luchado con alguien experimentado… no todos en este mundo pueden tener una corta de este calibre. Seguimos con estos tres puntos, por el diámetro y la forma deduzco que es por flechas. Tuvo suerte en no haberlo acertado en ningún órgano ni arteria importante ¿Qué me dice eso?, tú la chica sonrojada.

La chica nerviosa conjetura algo muy tímida diciendo: — ¿Qué se protegió?

— Si, ¿y…?´

— Puede que también haya luchado con personas que hayan utilizado flechas.

— Bueno ese es bastante obvio. Me refiero a ¿porque en estos lugares la cicatrices?, cuando atacas a alguien con arco y flecha siempre se procura matarlo, un tiro en la cabeza o en la caja torácica, pero están no infligen ningún daño a excepción de esta que está muy cerca de su cuello.

— Lo estaban cazando— Pregonó una que estaba detrás de la tímida.

— Exacto, este hombre no solo ha luchado con bestias si no con habitantes que conocen su identidad, es muy probable que lo estén buscando.

— Que suerte que Zereth lo haya encontrado— Dijo otra chica.

— Sigamos: tenemos la cicatriz de una quemadura en su espalda que recorre el oxipusio hasta el sacro… ¿alguien me puede decir de qué  quemadura trata?

— No encuentro lógica de como se lo pueda hacer, puedo descartar algún tipo de ácido, ya que destruye el tejido, pero la marca nos indica de que anqué fue quemado, fue posible la sanación dejándole una cicatriz uniforme… No logro entender del todo como se lo hizo.

— Bien, has deducido bien con lo del ácido. ¿Alguien más?

— Pude ser por una espada Berserker— Dice una.

— No, si cortara la carne, habría un abultamiento, al cerrarse crearía una malformación en la cicatriz… tiene que haber sido otra cosa…

— ¿A qué te refieres?— Le pregunta el viajo a la chica.

— Para infligir daño a la piel sin afectar sus tejidos, tiene que haber sido a una temperatura más específica.

— ¡Eureka!— Dice el viejo. — ningún objeto causó está herida, sin embargo si fue el calor lo que lo produjo… entonces, ¿que podría crear una cicatriz con esta forma en la espalda?

Las chicas miraron la forma de la cicatriz y concluyeron en que lo que produjo la cicatriz fue:

— Tiene la forma de un…

Y todas dicen: — ¡Un rayo!

— Si, exacto… debió estar a una distancia muy cerca del impacto, y el calor formo la herida.

— Vaya, casi lo impacta, y sin la ayuda de una lumia— Comentó una de las enfermeras.

— Continuemos, que tenemos más por aquí, ok, veo algo. Miren aquí, en estos  lugares se repite esta misma marca reconocible… Presta esa púa.

La enfermera pasa al viejo dos diferentes púas, una corta y una larga.

— ¿Si pueden ver, como la punta entra perfectamente en esta y al arrastrarla por ella forma un camino perfecto, y si la comparo con esta no encaja aun cuando tiene la misma forma?— Ellas acentúan con atención, — Es por que ha luchado con dos tipos de Korno, esta pertenece al gigante, que vive en aguas nubosas, y la otra en el desierto de las lamentaciones. Es muy interesante… si ha luchado con los dos, eso quiere decir que ha encontrado la manera de luchar sin utilizar un Scalcaro.

Las enfermeras se miraban entre si y sonreían de asombro.

— Tenemos las heridas del Korno y de… un bersa al parecer… no, esperen un momento, si en su mano derecha hay una cicatriz que encaja con el diente de un bersa, pero un bersa que no ha llegado en la adultez, sanó rápido. Bueno aunque tengo una duda sobre la forma de esta cicatriz que aunque pareciera de algún animal, no encaja al de un animal terrestre. Pareciera como si hubiera sido envuelto…

— Señor, las marcas indican que fueron de algo más pequeño y afilado en vez de cortante. La del bersa no puede coincidir.

— ¿entonces que animal pudo haberlo hecho?

— Bueno tengo algo que encajaría con esas cicatrices.

Una de las enfermeras, saca una garra… La garra pertenecía a un depredador volador. Uno que yo muy bien conocía.

El hombre viejo suelta la herramienta medica que sostenía y toma la garra, y revisa mi camisa que había dejado en una silla. Mira atentamente todo los rasguños que habían sido cocidos y luego miro a las demás con un desconocimiento, y es cuando deja la prenda y se dirige a mi cuerpo para comparar la cicatriz. Él pide una lupa y mira con mucha atención el rastro de la herida.

— ¡Es increíble! Encaja a la perfección, la garra de un Krajen, este hombre también ha luchado con un Krajen… ¿Cómo dedujiste la posible causa de la herida con esa bestia Huhildra?

— Bueno, era la única bestia que podía dar formar las heridas, si lo ves bien no hay una sola bestia que produzca una herida horizontal… todo aquel que tenga garras siempre rasga de arriba para abajo, en vertical, pero está herida fue causada de manera colateral de una lado a otro de forma horizontal.

— ¡Brillante, tienes razón, ve introduciendo en la lista de bestias que han pasado por sus manos! Sigamos: ¿Por Dios santo, que es esto?

— ¿Qué es lo que ha visto?— Pregunta una de las mujeres.

— Veo algo muy inusual, algo… es increíble. Por favor revisen las costillas derechas, debe haber alguna protuberancia.

— Si, lo hay…

— ¡Santos brócolis con queso!… esto es algo increíble… fue empalado.

Todas me miraban y una comento lo siguiente:

— Esto es… este Dark, fue cortado y quemado, tiene costillas rotas, cicatrices de animales, lo hicieron beber heces y ahora ¿un empalamiento?

— Las heridas sanan, las cortaduras sellan, las quemaduras pueden ser tratada… incluso prepararle un súper antibiótico mesclado con ambas medicinas alternas fue de mucha ayuda para la super-microbacteria que tenía, producido por el veneno de crisálida. Pero un empalamiento es otra cosa. Al parecer parece un tipo de herida producida por una lanza. Dañando a su paso órganos como pulmones, páncreas, hígado… Podría seguir nombrando órganos que fueron atravesados. Moriría en segundos.

— ¿Su diagnóstico?

— Desconocido— Dijo el viejo.  — Además, parece haber algo mas atravez de todos estos acontecimientos basándonos solo en las marcas.

— ¿A qué se refiere?— Dijo la enfermera.

— Bueno, miren su ropa… está hecha  añicos pero aun así la remienda, este chico no pertenece a nuestro mundo, los zapatos de goma nunca los había visto en mi era, y concuerda más con los otros. Por otro lado miren la planta del zapato. Está deformado, eso me indica que ha pasado por suelos ardientes. ¿Qué podría ser?

— Lo único que lo explicaría serie el suelo de fuego, que caminara sobre magma o una superficie con temperaturas altas. Pudo haber estado en algún tipo de incendio, o que algún berserker derritiera la tierra donde él estaba.

—Sí, un volcán o la fuerza de piroquinesis explicaría eso.

— Y no solo eso mira está cortada en su brazo. Mira como sanó esta… tiene una anchura de seis centímetros. Si sigo el camino de la cicatriz en su brazo esta rematada por un punto. O más bien una herida ovalada ¿Qué arma podría reproducir eso?— Dijo el viejo que seguía mirando mi cuerpo. — Huesos rotos y dislocados, cortadas, quemaduras, envenenamiento… este Dark merece nuestro respeto, el respeto de cada hombre, mujer, niño de cada casta en este mundo. Ha pasado por más de lo que alguien podría soportar. ¿Y saben que es lo más sorprendente?

Las enfermeras no sabían que era y se miraban unas a otras.

— Observen su cabeza— Al observar, no encontraron nada, y una de ellas dijo— No tiene nada.

— ¡Exacto!— Exclamó el hombre viejo. — No hay contusiones, ni cortadas severas. Observen que recién sufrió un cambio de look, su cabello esta recién cortado.

— ¿Eso quiere decir, que paso por una ceremonia de limpieza?

— Un juzgamiento tal vez— Le responde la enfermera a otra de sus compañeras.

— Eso parece, la ceremonia de limpieza solo se realiza en matrimonio o en juicios. Y dudo mucho que alguien haya querido casarse con él.

— Ok, entonces con todos estos datos hemos llegado a una sola idea; Él fue capturado, llevado a juicio y después torturado.

— ¿Y por qué resultó en el desierto?

— Quizás escapó.

— Bueno eso no explica por qué aun siendo un Dark está vivo, no creo que él juicio fuera para mantenerlo vivo.

— De todos, modos está vivo. De alguna manera escapo y fue casado.

— No lo creo, las heridas no son recientes. Debe llevar mucho tiempo aquí — La enfermera mira al viejo desconcertado y dice:

— Descarten la posibilidad de que pudiera escapar. Los Berserkers son muy cuidadosos en cuanto a un Dark se trata. Creería más bien que al llegar a este mundo diera la vuelta al mundo: topándose con criaturas que lo lastimarían de tal manera que le produjera todas esas heridas. Y cuando se topó con esta gente le produjeron las otras heridas— Él viejo se detiene y se queda inmóvil, después retoma, y se queda callado de nuevo.

— Apostaría que fue salvado

— ¿Salvado?— Dijo una de las enfermeras que se sorprendieron de tal declaración inductivos. — ¿No es más lógico pensar que se escapó?

Las enfermeras le miraban y él les pregunto:

— ¿Sería más lógico pensar que los Berserkers fallaran en matarlo cuando tenían su oportunidad?

Ellas callaron.

Entraba en convulsiones. El electrocardiógrafo sonaba cuando vieron mis pulsaciones amentar y mi cuerpo se sacudía y vomitaba sangre. El hombre viejo me inyectaba cosas diferentes para tratar mis ataques. Al punto de que al recuperar mi conciencia, estaba atado a la cama con vendas en mi cabeza. Por seguridad.

El hombre que me atendía era de aspecto decrepito y albino. No tenía cabello, estaba casi totalmente calvo; y digo casi por que el poco pelo que le salía, era blanco. Era completamente ciego, y sus manos esqueletudas aunque frágiles eran agiles y muy rápidas. Estaba amasando algo, y hervía otra cosa en una olla.

El viejo escucho como me acomodaba en la cama y me dijo.

— Parece que has tenido un mal sueño.

— ¿Qué ha pasado, dónde estoy?

El viejo no dijo nada y continuaba en su labor de moler. Se movía entre la pieza con gran facilidad. Y hacia todo como si pudiera ver.

— Te he sacado el veneno joven Dark.

— Hace mucho que nadie me llamaba así— Respondí.

— ¿Alguien te hizo beber excremento?

— ¿Cómo lo sabe?

— Muchos venenos en este mundo tienen sus cualidades al ser descubiertas en el cuerpo. Pero nada como las heces. Es increíble que tu cuerpo lo resistiera por tanto tiempo y más en un desierto sin las atenciones adecuadas. ¿Sabes que es la crisálida?

— ¿No… acaso importa?— Respondí.

— Parece que alguien no presta atención en la clase de biología.

— ¿Cómo es que…?

— La crisálida, es el capullo que encierra al insecto en su fase de metamorfosis. Se le dice así porque el veneno crea pequeñas ampollas de pus en el interior en forma de esta, ya sea en los intestinos, o en el peor de los casos en el corazón o pulmones. Afortunadamente para ti solo se alojó en una parte de tu intestino. Al parecer tu cuerpo moribundo batalló con esta bacteria hasta agotar toda defensa en tu organismo.  Así que operamos y lo sacamos. Y eliminamos todo rastro de ella en tu sangre con suero de Pruma salvaje.

Observe como tenía una cicatriz cubierta de vendas de gasa y sellada con esparadrapo.

— Oiga viejo, ¿Quién es usted y como sabe todo eso?

— No me llames viejo, mi nombre es  Mihail Corcanova.

— ¿Qué?

— En este mundo me conocían como…

—… ¿Lvca?

— ¡Sí!, ¿cómo sabes eso?

— Hay un hombre casi de la misma edad que tú que tiene ese nombre.

El viejo pausa, y  yo continúo diciendo.

— El viejo que me recibió a este mundo me dijo que tenía un hermano con el nombre de…— Caí en cuenta en algo asombroso— Un momento, tú eres ese hermano. ¿Eres Yvil? Perdón, ¿Yuri Corcanova?

— ¡No!— Me grita el viejo. — Ese bastardo. Yo soy Mihail Corcanova, mi hermano es Yuri el inventor fracasado. Yo era llamado Lvca el erudito de las altas cortes, el herrero de los reyes oscuros… pero ese bastardo me robo la identidad… ¡no solo intenta matarme, si no también roba mi nombre y mi…! ¿Él te contó la historia del hermano fracasado que huyo de casa para irse a Norteamérica y luego fracasar y enterarse de que nuestros padres murieron por su culpa y que de nuevo huye de las deudas, para esconderse en esa isla en el norte del mundo, que hizo que lleguemos a este lugar?

— Si, él dijo que ese eras tú.

— Que canalla, le acompañe en su viaje para verlo progresar, ¿y qué hace? El muy maldito roba todo de ti, tu nombre, tus hallazgos, tu vida.

— Eso quiere decir que tú… ¿eres el verdadero Lvca?

— No solo soy el verdadero Mihail, si no que soy el único Mihail Corcanova. El hombre que arriesgo todo por su tonto hermano mayor. Mi hermano Yuri fue un traidor. Trajo tropas doradas en una entrada secreta para repeler ataques negras, y a su paso me enterró una daga en el abdomen para que no pudiera alertar el avance del tropel Berserker. El bastión olvidado de los primeros ancestros fue arrasado totalmente y reducido a cenizas, y todo por la codicia de mi hermano Yvil.

— siento mucho eso, él me envió a este olvidado lugar en busca de mi…

— Si, sé a quién buscas, a la supuesta diosa de la hija de calipso.

— ¿Cómo sabes eso?

— Aunque este ciego, tengo la capacidad de ver lo que pasa en otros lugares, es a lo que llamamos visión remota, aunque no lo comparto con las demás…

— ¿las demás?

— Oh perdón, es que con tanta ofuscación no tuve oportunidad  de avisarte. Ahí afuera, no solo hay personas…

Una gran multitud se escuchaba afuera, y la puerta de mi cuarto se movía, era como si  quisiera ser arrancada desde sus bases. El grito de mujeres reclamándole a alguien de que abrieran la puerta.

Y es cuando me acerco para girar el picaporte  y observo algo que me dejo perplejo y helado.

Salgo a fuera para maravillarme con una gran multitud de mujeres Dark. Ellas al verme se enmudecen, y yo también lo hago.

Yo veía a una centinela cerca de la puerta también de ojos negros y cabellera negra muy larga, con apariencia adolecente. Esta también enmudece. Y en su rostro observo la misma reacción que las demás… el de asombro.

Yo no sabía que decir. En todo el tiempo que he estado en este lugar, me convencieron de que los Dark habían desaparecido, extintos en la guerra. Pero al ver este océano de mujeres…

Ellas murmuraban; decían cosas como. — ¿Es un hombre Dark? ¿Es imposible, desde cuándo? ¿Es un Dark?

Yo las escuchaba claramente. Y de un momento a otro se atumultuaron para tocarme, y yo de nuevo me adentro al cuarto donde el viejo Mihail me esperaba. Las mujeres rompieron la puerta y me arrinconaron:

Decían cosas como:

—Apártense yo lo vi primero.

— No, no es verdad, lo encontró Zereth. Ella es del sector  Britania.

— Pero donde lo encontró ella fue el sector Tokyo.

— ¡Quítense de mi camino!— Grita una mujer muy alta, esta enmudeció la multitud e hizo que le abrieran paso ante toda esa muchedumbre.

Ella dijo:

— Este hombre no le pertenece a una u a otra, aunque lo haya encontrado Britania o aunque estuviera en Tokyo él es de nuestra raza. Nos pertenece a todas… Zereth lo trajo porque lo encontró en el desierto de las lamentaciones muriendo.

— ¡Un momento Neira!— Grita otra mujer de la misma estatura que la otra, tenía el mismo cabello que Neira. Y su cuerpo alto daba por sentado que era mucho mayor que las demás.

— Manhattan reclama el derecho de posesión de ese hombre.

— ¿Y con qué derecho lo reclama Manhattan?

— Zereth aún le pertenece a Lara… ella es un miembro del sector Manhattan.

— ¿Aun es miembro a pesar de que se aisló?

— Si, aunque Zereth pase tiempo en Britania y que lo haya encontrado en Tokyo, la ley dice que es tuyo por derecho si la lupina a tu cargo lo ha encontrado primero.

Las mujeres gritaban que no era justo.

o no entendía, así que hablé.

— Esto es imposible.

Y ellas susurraban que la voz que provenía de mi las seducía.

Las mujeres a cargo, se acercaron y me tocaron.

Otras tres mujeres aparecen y gritan:

— ¿Qué es este revuelo? Sea lo que sea no pueden dejar fuera al sector Gobi, Buenos aires, ni Berlín.

— Ni tampoco a Dubái.

— Ni Roma,

— o Estambul.

— Ni a Seul.

Empezaron aparecer mujeres que gritaba nombres de capital como:

Singapur, Bombay, Cairo, y Dakar.

Las mujeres se reunieron y formaron grupos grandes para presentarse:

— Llegan tarde, pero no importa. Lo que está aquí nos concierne a todas.

Yo no entendía nada de nada.

Ellas empezaban a tocarme y comprobar que lo que veían no fuera irreal.

Me asfixiaban, y sentía por todas partes sus manos inquietas, yo estaba tan abrumado que mi cuerpo no soportó tanta presión y me caí de nuevo al faltarme aire. Mi cuerpo aún estaba débil y soportar tanto instigación me dejo de nuevo fuera de combate.

El hombre viejo despejó el área y hace que varias Dark, que representaban a cada grupo dentro de la colmena se presentaran para una exposición de mi cuerpo.

Y no es algo raro sobre el por qué se hace algo como esto. Sin obviar el hecho de que no mostrarían mi cuerpo desnudo. El viejo solo muestra mi cuerpo tanto frente como reverso.

Y habla a cada mujer.

— Pongan atención Darkinas. Este Dark no es como el Dark que ustedes conocieron hace 5000 Ecos. Este Dark viene de otro mundo. Primero miren su ropa. Atestigüen como esta tela es diferente, sus zapatos, incluso la prenda que cubre sus partes es muy fina y resistente. Tomamos fotografías de cada parte de su cuerpo. Estas cicatrices pertenecen a diferentes bestias y cada contusión es de acuerdo a lo que podría ser según nuestro criterio más profesional.

El viejo continúa hablando y muestra a cada mujer lo que significaba las cicatrices, y las fotografías tomadas muestran toda la historia que me ha sucedido desde que he atravesado ese lago que nunca había estado ahí desde el principio.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.