<- Actualmente solo registrados A- A A+

MNU Volumen 5 – Capítulo 18

Capítulo 18.

Zastrozz.

Narrado por Zastrozz:

Estando en los interiores del palacio real del Koumen. Junto con el Dominato dominaciones Myleron rot  y Neron Canelo con bebidas y una pequeña mesa que contenía documentos de los impuestos y las inversiones que nos generaría gastos de reparaciones a cada ciudad  damnificadas por el tsunami, el solemno nos dice:

— Bueno, sumando las reservas y de que el banco de Enemet aun esté interesado en el pacto. Podemos llevar ayudas a las casa afectadas por la tragedia… He puesto mi sello real para que el decreto se cumpla, ahora solo falta que ustedes coloquen sus sellos también—  Replica Nerón canelo cuando termina de escribir en el papel un decreto solemno de que toda familia noble debe ayudar a los más necesitado en las afectaciones del Tsunami.

Luego de que terminan de poner el sello con la cera roja. Queda a disposición de los mensajeros regar el comunicado a las ciudades. En eso Myleoron toma cerveza y descansa de una noche larga después de quedar toda lo noche conmigo y con Nerón hablandole al consejo del pacto; sobre la ayuda a estas personas.

— Las reservas de oro y joyas han empezado a tener revuelos estos últimos iczex, y ahora mi mujer me está pidiendo recursos para la nueva legión de mujeres soldado. Tu caprichosa diosa ha incitado a mi Rubí de que debe tener una tropa solo de mujeres— Exclama Myleron ataviado con su nueva esposa.

— ¿Y qué crees tú que ha hecho con migo también Alizes? Prácticamente ella se manda sola, en mi reino… ya parece una esposa también.

Neron, que bebía y tomaba cerveza a la vez, ser reí de lo que esas mujeres hacía con ellos como quisiera.

— ¡HAHAHAHAHAHAHAHAHA! Qué bueno que mi mujer no es así, tengo la mejor esposa del mundo, que no me pide joyas ni dinero, ni una legión autónoma y solo manejada por ella.

Myleron y yo le miramos muy seriamente, y le comentamos lo que su mujer nos había dicho:

— Marrón envió una carta a la diosa preguntando desesperadamente la manera de formar su propia guardia también. Al parecer tiene que tener un precepto legítimo, y un nuevo tributos a la corona koumen para patrocinar un nuevo regimiento militar conformado por mujeres. Y bueno como tu mujer comparte contigo la mayoría de riquezas por la familia pardo no creo que necesite de tu autoridad para hacer lo que quisiera.

Él se pone serio y dice:

— ¿Enserio? Madre mía tengo la peor esposa de todas, la que no necesitan permio de su marido.

Nos reímos un rato por eso, y luego llega un Ereiser con las siguientes palabras:

— Mi señor han enviado una gran cantidad de mensajes a los tres supremos. Y todos son malas noticias.

— Dilo y ya— Le respondí al joven Ereiser y guardia real koumen.

— ¡Están atacando ahora mismo!— Todos nos levantamos y pronunciamos la misma exclamación — ¡No es posible!— el guardia continua.   — varias ciudades de los Redgroouk y Berserkers, algunas han caído y otras están pidiendo ayuda. Como Enemet y Blood Castle. La overlord Alizes, está ahora mismo defendiendo La capital de una invasión White en campo ovalle, y está tratando de recuperar  loto dorado y casa rubí.

— ¿Y cómo es que no nos enteramos antes? ¿Dónde están nuestros espías?— Le grite al guardia tan sulfurado que se asustó y dijo:

— Mi señor, Dangor el bospelante ha enviado cartas y aviso a nuestra diosa. Y envió cartas a cada uno de ustedes con las ciudades que atacaran próximamente los Maltuinos. Y se descubrió también que Jreidin barba roja ha muerto. Y Stained Bai ha roto el acuerdo con el pacto y se ha unido con la alianza Maltuina.

— ¡Maldita sea! Hay que hacer un despliegue y rápido— Myleron Rot tira la mesa donde estábamos calculando la inversión de los impuestos a las reparaciones de varias ciudades. Es entonces que cuando se levanta de rabia su esposa llega y entendiendo lo ocurrido le comenta: — Amor mío me enteré de la noticia y tan pronto lo supe vine corriendo.  No te angusties, esos malditos sangre sucia han cometido un error al haber atacado ciudades importantes como la de Blood Castle, y mira ya Dangor ha enviado la lista.

Yo pido que la traigan y el guardia recoge la mesa y la coloca en esta para mostrarla.

— Muy bien, tenemos veintitrés ciudades en los alrededores y cerca de aquí detrás de estas montañas, en la costa y en las fronteras. Las tres castas comparten cercanías. Así que nos atacaran a los tres— Myleron al hablar de esto, de nuevo se enfurece y grita: — Malditos bastardos, son unos arrastrados traicioneros, se aprovechan de lo delicado que esta la situación.

— Señor hay más noticias…—Comenta el Ereiser que recibe otra carta. Y dice.

— Es del torner de Dangor. Dice que los Maltuinos se están ocultando en Telos. Al parecer tienen fortificaciones secretas en esa isla… y probablemente estén los tesoros Maltuinos.

Eso nos deja con una probabilidad remota de tomarles ventaja. Y nos miramos todos y Myleron tomando la iniciativa explica lo que quiere hacer. Yo conociendo la impulsividad de los rojos. Lo detengo colocándole la mano en su hombro y le digo:

— Espera un momento Myleron, se lo que vas a decir.

— No hay tiempo para esto Zastrozz— Me dice Myleron, mientras quita mi mano de su hombro. — Seria muy obvio ir atacar la isla dejando esto desprotegido.

Neron Canelo que no había pronunciado nada me apoya y agrega en la discusión:

—Zastrozz tiene razón, es mejor tener una distracción. Y atacar cuando menos se lo esperen.

Carmesí Rubí tenía preparado una idea gracias a la iniciativa de Alizes de formar una legión de mujeres.  Y ella le dice a su marido:

— Cariño, entiendo cómo te sientes pero es mejor pensarlo con calma. Podemos atacar la isla de Telos. Pero no podríamos recuperar los territorios conquistados.

— ¿Que dicen? Mientras estamos aquí hablando, ellos ya se acercan a nuestras ciudades para atacarla… Si atacamos su columna económica podemos parar su avanzada.

—… Entiendo— Le digo— Pero, tenemos ventaja sobre ellos. No saben que tenemos información sobre las ciudades que van a atacar. Así que lo primero es ordenar nuestro golpe… tenemos ese factor sorpresa de nuestro lado.

— Muy bien. ¿Qué proponen?

— Tenemos muy poco tiempo. Lo primero que tenemos que hacer es enviar refuerzos de inmediato a las zonas costeras más próximas a  los ataques. Y debemos evacuar las ciudades que no han sido atacadas aun.

Myleron grita: — ¡Fulgar, tráeme a todos los Abneguers presentes!

— Y los míos también— dice Nerón Canelo.

— Igual los míos.

Los hombres que comandaban las naves, las infanterías, las griferías, de cada uno de las castas se reunieron. En total eran doce hombres con sus estandartes y el escudo real de su casta.

—Anglus Ruga, Magra Rot, y Samurion Rosso, Son mis tres altos rangos dsiponibles en este territorio— Dice Myleron.

— Tronis el dorado comanda la griferia, Ocros Oros es mi abneguer de infanteria,  Vilia Dordon mi neguer de regimiento, y Ocros Ruxx él comanda las flotas doradas de cielo y tierra.

— Mildrec Cafestorm Abneguer de la caballería, Samelec Roble fuerza naval, Mildred de la casa Querkus ella comanda una tropa de guerrilla. Fue entrenada para luchar en zonas boscosas y pantanosas de todos los territorios Koumen. También traje a mis analistas de guerra, Elius Kroguer, y Hildegart Coff. Este último defendió Char junto con Tronis

Después de reunir a los más altos cargos disponibles. Se inicia el plan de guerra.

— Debemos primero recuperar las ciudades. Para eso necesitamos superarlos en número y mantener un cuartel de abastecimiento…

Nerón miraba el mapa y le indicaba a su abneguer y a la kabalier Querkus que maniobraba en los bosques.

Y de la nada como una bestia, la puerta  a lasa real se abre estruendosamente y grita su mujer:

— Nerón, ¿cómo es que nos están atacando y yo soy la última en enterarme?

— Cálmate Marrón— Dice Rubí tratando de que ella no interrumpiera a los hombres. Pero Marrón que también era una guerrera le dice:

— Tú no te metas enana. Mi tierra está siendo atacada por esos malditos hijos de **** manchados y sin nuestro consentimiento no hemos respondido.

— Tu no fuiste la única afectada, Marrón. Ciudades rojas están entrando en guerra también. Estamos ideando una manera de responder en estos momentos.

Nerón se levanta y la mira, y su mirada fue tan seriea que detuvo la avanzada de su furios esposa. Y le dijo:

— Enviaremos dos grupos a frenar el avance. Pero sabemos que muy pronto atacara el golfo pardo, tuanela, y verdemo. Así que ya había previsto el ataque… no quería decir esto en público pero necesitamos de las dos. Necesitamos sus tropas de mujeres.

— ¿Qué?— responde su mujer a igual que la mujer de Myleron.

— Nuestros ejércitos no puede recibir daños de todas partes. Así que necesitamos la ayuda disponible de todos los kreigers necesarios. Incluyendo Ereiser mujeres… Si me lo permiten, quiero proponer una estrategia de guerra para los dos frentes.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.