<- Actualmente solo registrados A- A A+

MIP- Capítulo 29

Capítulo 29: Regeneración Vital

 

Aun así las bestias no le dieron tiempo de analizar este evento tan raro, ellas al parecer no vieron esto y empezaron a acercarse de forma agresiva y impulsiva.

“¡Corte del Zarak!” Su espada destello un color verde vivo y fue clavada en un rinoceronte pequeño con tres cuernos.

Este rinoceronte al morir estalló junto con su cristal espiritual, muchas bestias salieron heridas por esta explosión.

“Es una explosión de Qi… Es similar a la autodestrucción de un cultivador” Li Shuma soltó un suspiro y sus ojos se volvieron más afilados.

La espada de madera ya no estaba recibiendo órdenes, sin ninguna orden empezó a volar alrededor de Li Shuma.

Li Shuma golpeó su sello y este soltó un pico con escrituras azules.

Sin órdenes el pico empezó a lanzar luces de colores azules, estas luces lo estaban defendiendo de las bestias.

El pico no podía volar por lo que se quedó en su mano izquierda.

La mano derecha tenía la espada oscura, ahora tenía más defensa que antes y estaba totalmente en guardia.

Li Shuma soltó un rugido y esto paralizó a las bestias por un segundo, en este segundo fue capaz de darle tiempo para que pudiera hacer rotar su circulación de energía espiritual y crear un tipo de aura más dominante.

Las otras bestias vieron esto y algunas retrocedieron otras se volvieron más ansiosas y algunas incluso desataron una aura similar a la de Li Shuma.

Un ave con mandíbula de lobo salto sobre él y recibió tres golpes de luces. El pico estaba desatando un poder equivalente al segundo nivel de la cultivación de Qi.

La espada de madera se volvió más agresiva y empezaba a atacar a las bestias más molestas, las venenosas.

Li Shuma no se movía, el era la última defensa y si su pico y su espada no eran capaces de contener a las bestias por más tiempo el podría escapar o hacer algún ataque que le dejara más probabilidades de vivir.

Aún así cuando las bestias morían, por alguna razón las almas de estas se acercaban a él y se desasían.

Cada vez que esto pasaba Li Shuma sentía que su fuerza vital se volvía más fuerte y su aura un poco más dominante, su cultivación no avanzaba pero si sus instintos.

Al darse de cuenta que cada vez que su aura se volvía más fuerte, el temor de la bestias hacia él incrementaba, tomó una decisión y pisoteo fuertemente el suelo.

“¡Bestia Divina Primordial; Vacío!”

Un vórtice se empezó a formar en encima de la cabeza de Li Shuma y este estaba absorbiendo las almas de las bestias que iban muriendo.

Por alguna razón Li Shuma se sentó en posición de loto y partió su vórtice a la mitad. Una mitad seguía absorbiendo las almas de las bestias y la otra mitad dejaba salir las almas de estas.

Cuando salían eran devoradas por Li Shuma, las estaba comiendo y su aura se volvía inestable.

“Cada alma es de una bestia que se guía por sus instintos, incluso sus sentidos son mejores que los de cualquier humano… Si absorbo sus almas tendré la posibilidad de mejorar los míos…” Con este pensamiento empezó a comer más y más almas.

Las bestias intentaban correr pero la espada de madera se volvió más salvaje y atacaba sin pensar siquiera un segundo y de vez en cuando soltaba a algunos cortes de luces.

La espada de madera estaba cambiando su aspecto, ahora era de un color de café más oscuro y algunas letras en forma extraña se impregnaban en la superficie de esta.

Y ahora desataba el poder de un cultivador de la tercera etapa de la cultivación de Qi.

Li Shuma no ld estaba poniendo atención a esto y solo seguía absorbiendo más almas, ya en tan solo unas dos horas había consumido más de trescientas almas.

Y no quedaba ninguna bestia.

Abrió sus ojos y el tenue destello de color carmesí se volvió un rayo que vagaba por sus ojos.

Este rayo desapareció y sus ojos volvieron a ser de su color normal, el aura se disolvió y Li Shuma se desmayo en el suelo.

Tuvo un tipo de sobrecarga al co. Erse todas esas almas.

La espada de madera tembló un poco y disparo contra Li Shuma, esta se clavo a dos centímetros se la cabeza de él. El pico dejó de brillar pero las luces seguía rodeando el cuerpo de este.

Tres horas después…

Li Shuma abrió sus ojos y sintió una punzada de dolor en todo su cuerpo, aún así al respirar pudo sentir todo a su alrededor como si tuviera ojos en todos lados.

Inhalo una gran cantidad de aire y empezó a regular su cultivación, esta volvió a tener su circulación normal.

“Parece que lo logré, ahora debo acostumbrarme ¿Cuánto será la diferencia entre mis antiguos sentidos y estos?”

Su teoría de comer almas y ganar cosas de ellas su fue verdadera, solo que ahora no podía controlar estos nuevos sentidos.

Apretó sus manos y sintió algo extraño en su cuerpo, como si algo lo recorrerá de forma invisible, la energía espiritual no contenía nada solo que esta era roja carmesí.

“¿Será por mis nuevos instintos?” Movió aun más su cuerpo y se empezó a acostumbrar a él sentimiento, poco a poco se fue adecuando.

“Esto demorará más tiempo… Bueno por lo menos ya tengo mis sentidos más avanzados que cualquier cultivador… ¡Por lo menos de cualquier cultivador de la tercera etapa de la cultivación de Qi!” Sonrió y empezó a correr hacia el lugar por donde se fue Mishu.

Mientras Li Shuma corría hacia la dirección en donde se fue Mishu, sus dos tesoros lo siguieron.

Estos actuaban al encontrarse con alguna bestia.

Las bestias intentaban escapar pero la espada de madera los asesinaban en un parpadeo y el pico brillaba para defenderlo.

Estos dos tesoros eran como una lanza y escudo.

En poco tiempo recorrió casi todas las entradas en la cueva, encontró algunas piedras espirituales y otras piedras preciosas.

Para los cultivadores las piedras preciosas eran piedras con usos y ingredientes para píldoras o tesoros.

Aún así para Li Shuma era una gran cantidad de oro, con solo algunas de estas y no tendría que seguir viviendo como ahora. Estaba seguro que ya podría comprarse una mansión.

Al seguir llendo más y más profundo en la cueva pudo notar una pequeña silueta de una ave.

En unos cuantos respiros ya estaba mirando a Mishu este estaba viendo una estatua de una gran bestia, era justamente igual al perro negro que le había dado su resentimiento espiritual a Li Shuma.

Por alguna razón su aura se volvió dominante y la estatua parecía volver a la vida.

¡ROAR!

 

Nota del autor: 1 de 4

Descarga:

4 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.