Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

NES-Capitulo 4 El deseo de la fuerza

Capitulo 4: El deseo de la fuerza

3 días pasaron desde su primera batalla

Mark se encontraba armando una fogata para comerse lo ultimo que quedaba del tigre, no podía creer que ya se lo estaba terminando, el tigre pesaba alrededor de 300 kg

Un rico olor a carne asada impregnó el área, pinchando la carne con una rama, comenzó a devorarla sin piedad “Esto es mucho mejor que la basura que estuve comiendo hasta ahora”

No importa cuanto comiera, la normal sensación de estar lleno nunca llegaba “Últimamente se me complica quedarme lleno, a donde va toda esa comida?” Al levantarse la camisa, solo quedaban cicatrices en sus anteriores heridas

Sus pensamientos volvieron atrás y recordó ese pequeño punto rojo, lo que parecía ser una gota de sangre “¿Que otros cambios habrán en mi cuerpo?” Penso con curiosidad

Luego de terminar la comida empezó a limpiar la piel de la sangre restante, esta se podría vender por una buena cantidad de piedras oscuras

.

.

.

“La piel de un tigre!, como es que conseguiste esto?”  El que hablaba era un hombre de mediana edad algo gordo, parecía ser el dueño de una tienda

“Estaba investigando el bosque y descubrí a un Tigre medio muerto, supongo que acaba de tener una dura pelea” Dijo Mark “Después de darle el golpe final lo traje de vuelta, ya he vendido su carne y quería saber si estaría dispuesto a comprar la piel”

“Si!, de seguro tienes suerte muchacho, ni 5 adultos fuertes podrían cazar a un tigre” Dijo el hombre con cierta envidia en su tono “Esta piel parece no estar dañada, por lo que….20 piedras oscuras serán suficiente?” Ofreció con una sonrisa

Piedras oscuras era la moneda que se utilizaba en la isla

Mark entrecerró los ojos, a pesar de que 20 piedras oscuras eran una buena cantidad, seguro que una piel de Tigre valía mas que eso

“50 piedras oscuras” Dijo con un tono serio

Al hombre no le agradó escuchar esto “Este niño me esta respondiendo?” Penso con enojo

“Te conozco niño, un pequeño niño sin padres, ni nadie que lo defienda, que te esté dando 20 piedras ya es una amabilidad”

Al decir estas palabras con desprecio, comenzó a acercarse a la piel sin ninguna vergüenza

Cuando estaba por sujetar la piel vio un borrón negro en su mano seguido de un dolor agudo

“AAaah” el hombre dejo escapar un pequeño grito, al mirar su mano, está comenzaba a ponerse morada

La piel estaba devuelta en las manos de Mark cuando levanto la vista “Desde cuando un niño de apenas 13 años puede tener tanta fuerza?” Penso con miedo

Mark volvió a decir con voz cada vez más fría “50 piedras oscuras”

Al final, el hombre reconoció su fuerza y le entregó las 50 piedras, en la isla se respetaba a los fuertes

Alejándose de la tienda sonrió mientras contaba sus ganancias, después de tantos años de ser intimidado ahora tenia la fuerza para defenderse

Esta cantidad de piedras debería bastar para alimentarme bien por 2 meses por lo menos, en su antiguo trabajo apenas conseguía una piedra cada 2 semanas

El cielo comenzaba a oscurecerse, ya se acercaba la noche

Al acercarse a la pequeña choza donde vivía no pudo evitar suspirar, mañana se haría una casa más cerca del bosque, penso

Los días transcurrieron, ya habían pasado 2 semanas desde la caída, Mark se encontraba al lado de una choza de tamaño mediano, estaba hecha de troncos y era mucho mas resistente que en la que vivía anteriormente

Se encontraba entrenando, subía y bajaba una roca de 150 kilos, todo su cuerpo sudaba mientras sus músculos temblaban, su cuerpo tenia una apariencia mas saludable gracias a la comida de calidad que estuvo consumiendo

POOOM

Con un gran ruido seco la roca cayó al suelo

“En estos últimos días mi fuerza a aumentado a pasos agigantados”

Miro sus manos ensangrentadas por el esfuerzo, este sentimiento lo alegraba

Quería ser más y más fuerte

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.