lotm-capitulo-211
LOTM Capitulo 211
27869
211

Funeral

Traductor: Eldolfo

Capítulo 211: Funeral

En el sótano de la Catedral de Santa Selena, en la sala de guardia fuera de la Puerta Chanis.

Leonard Mitchell estaba apoyado en el respaldo de su silla, sus piernas estaban apoyadas en la mesa. Sus ojos estaban vacíos sin ningún enfoque.

A pesar de que había sido curado usando magia ritualista, todavía se veía terrible, como si hubiera obtenido el alivio de una enfermedad grave sin recuperarse por completo.

En este momento, los poderosos Beyonders enviados por la Santa Catedral estaban creando otro sello detrás de la Puerta Chanis ya que se perdieron las cenizas de Santa Selena. 

Tenían opiniones encontradas; algunos querían llenar el vacío de poder usando un nuevo objeto sagrado, mientras que otros creían que no había necesidad de pasar por todos esos los problemas. Después de todo, para la Iglesia de la Diosa de la Noche Eterna, los objetos sagrados eran raros e increíblemente preciosos. 

Lo que sugirieron fue reducir la presencia de los Halcones Nocturnos en Tingen y transferir los artefactos con características vivas o artefactos difíciles de sellar a la sede en la Catedral de la Serenidad en la diócesis de Backlund, solo dejando atrás aquellos que podrían controlarse más fácilmente.

Tenían la intención de enviar un telegrama para proponer una reunión de los altos mandos, para obtener el voto de los arzobispos y diáconos de alto rango.

Leonard no estaba interesado en este debate. Se sintió como si se hubiera convertido en un cadáver viviente, sin pena, dolor, agitación ni emoción. Estaba anormalmente entumecido. No quería enfrentarse a nadie. Todo lo que quería era quedarse solo en la esquina.

De vez en cuando, se sentía intrigado acerca de por qué el “asesino” solo quitaria la característica Beyonder de Klein y dejaba intacta la del Capitán Dunn Smith.

Thud. Thud. Thud. 

Pasos reverberaron en el pasillo. Seeka Tron, cuyo brazo derecho había sido vendado, apareció en la puerta de la sala de guardia.

Mientras Klein y los demás atacaban a Megose e intentaban salvar la ciudad de Tingen, ella y los Guardianes de la Puerta de Chanis estaban luchando contra una parte de los Artefactos Sellados. Si no fuera por la llegada oportuna de los miembros de los Castigadores por Mandanto y la Maquinaria de Mente Colmena, o la eventual llegada de los refuerzos de la Catedral Santa, también podría haber perdido la vida.

Pero aun así, el anciano Guardián no pudo durar hasta el final. Luchó hasta su muerte, bajo el llamado del deber.

“Leonard, encontré un telegrama sin cifrar en la oficina del capitán. Fue enviado por la Catedral Santa”, dijo Seeka Tron.

Los ojos verdes de Leonard se movieron levemente y finalmente cobraron vida. Recordó débilmente el sonido de un nuevo telegrama entrando, pero la batalla estaba a punto de comenzar. Él y Klein no tuvieron tiempo de prestarle atención.

"¿Qué dice?" Leonard notó que su tono era inusualmente ronco.

Seeka Tron, de cabello blanco y ojos negros, respondió sin dudarlo: 

“Cuidado con Ince Zangwill. Tenga cuidado con el artefacto sellado 0-08".

"Ince Zangwill, el arzobispo que traicionó a la Iglesia, el Portero que falló en su avance... Artefacto Sellado 0-08, una pluma de aspecto ordinario..." Leonard murmuró al principio mientras buscaba en sus recuerdos, luego inclinó la cabeza hacia un lado.

De repente entrecerró los ojos, los sentimientos de desánimo y tristeza desaparecieron de su cuerpo.

“Así que así fue...” Leonard echó los pies hacia atrás y se puso de pie, con los ojos verdes ardiendo de pasión.

Miró a Seeka Tron y dijo: "Tengo la intención de postularme para unirme a los Guantes Rojos".

Los Guantes Rojos era un nombre en clave para el equipo de élite de los Halcones Nocturnos. 

En circunstancias normales, los equipos de Halcones Nocturnos estaban ubicados localmente y tenían regiones bajo su jurisdicción. No se les permitió capturar a criminales fuera de su área de jurisdicción sin permiso. Como tal, algunos malhechores cambiaban su ubicación después de cada crimen, lo que lo hacía terriblemente inconveniente para los Halcones Nocutrnos. 

Para lidiar con esto, la Iglesia de la Diosa de la Noche Eterna creó los Guantes Rojos. Eran élites cuidadosamente seleccionadas, algunas incluso poseían artículos sagrados incompletos. Su misión era reforzar los equipos de Halcones Nocturnos que habían pedido ayuda, así como localizar y arrestar a los malhechores sin ninguna restricción.

En algunos círculos, también se los llamaba "Perseguidores" o "Perros de caza".

“¿Guantes rojos? Pero su requisito más bajo es la Secuencia 7… Además, los peligros que enfrentan los Guantes Rojos son muchas veces mayores que los de un Escuadrón de Halcones Nocturnos ordinario”, dijo Seeka Tron con preocupación y duda.

Leonard sonrió con frialdad.

"Estoy cerca de avanzar pronto".

Sus ojos se volvieron fríos. Apretó los dientes y se dijo a sí mismo.

¡Quiero venganza!

¡Ince Zangwill, debes vivir hasta el día en que me vuelva lo suficientemente poderoso!

"Está bien..." Seeka parecía haber adivinado los pensamientos de Leonard. Ella suspiró. “Casi la mitad de nuestro equipo serán caras nuevas. Es raro ver un equipo de Halcones Nocturnos tan devastado..."

La expresión de Leonard se ensombreció. Apretó los dientes y preguntó: "¿Están listos los cuerpos?"

"Si." Seeka asintió indiscerniblemente.

Leonard de repente se acercó a la puerta.

"Notificaré a sus familias".

Me ocuparé de la escena con la que no quiero lidiar más.

Lo haré…

...

En el número 2 de la Calle Narciso, Melissa se sentó en el sofá, inspeccionando los tres boletos en sus manos. Estaba mirando las palabras, la fecha impresa y los números de asiento.

Benson estaba sentado a su lado, observando a su hermana con una sonrisa. Tenía una postura relajada.

De repente, escucharon el timbre. “Ding dong, ding dong.”

Melissa miró a su ocupada sirvienta Bella, luego tomó los tres boletos y se puso de pie, luciendo un poco confundida. Corrió rápidamente hacia la puerta.

Su cabello negro estaba más brillante que antes, su rostro ya no era delgado. El color de su piel tenía un color rojizo, y sus ojos marrones parecían más brillantes y enérgicos.

Girando la manija y abriendo la puerta, Melissa se congeló por un momento. Ella no reconoció a su visitante.

Era un joven de cabello negro y ojos verdes. Se veía guapo, pero su rostro estaba inusualmente pálido. Oculto en sus ojos había una profunda tristeza.

"¿Puedo saber quién eres?" Preguntó Melissa, sintiéndose algo perdida.

Leonard había cubierto especialmente su camisa blanca con un abrigo negro formal. Dijo con voz ronca: “Soy colega de su hermano Klein.”

El corazón de Melissa de repente dio un vuelco. Instintivamente se puso de puntillas para mirar detrás de Leonard, pero no notó nada.

Dijo con un extraño temblor en la voz: "¿Dónde está Klein?"

Leonard cerró los ojos e inhaló mientras decía: “Lo siento mucho, su hermano Klein murió a manos de un malvado criminal mientras intentaba salvar a otros. Es un héroe, un verdadero héroe".

Melissa abrió los ojos lentamente, su cuerpo temblaba indiscerniblemente. 

Los tres boletos en sus manos cayeron impotentes al suelo.

Las entradas miraban hacia arriba, revelando el nombre de la obra: "El regreso del conde".

...

Sentado en la sala de estar de la familia Moretti, Leonard no se atrevió a mirar directamente a Melissa y Benson.

Pero no pudo evitar que escenas de cómo se veían pasaran por su mente.

Esa chica llena de juventud y vitalidad tenía los ojos bien abiertos. Ella no habló y sus ojos estaban desenfocados. Su silencio la hacía parecer una marioneta.

El hombre que se parecía un poco a Klein mantenía una postura normal, pero de vez en cuando se quedaba aturdido. Sus palabras salieron lentamente.

“Esa es la esencia del asunto. Lamento mucho no haber podido prevenirlo de manera oportuna. La Compañía de Seguridad Endrina, el departamento de policía y los que él ayudó prometieron una compensación por muerte de aproximadamente 6000 libras…” dijo Leonard, mientras sus ojos miraban alrededor.

De repente, Benson lo interrumpió. Su voz era ronca cuando preguntó: 

“¿Dónde está su cuerpo? Estoy preguntando dónde está el cuerpo de Klein.”

Frunció los labios y se detuvo.

"¿Cuándo podemos verlo?"

"En la compañia. Ahora puedes verlo” respondió Leonard, incapaz de ocultar su dolor.

"Bien." Benson movió sus labios rígidos con gran dificultad. "Déjame usar el baño primero".

Sin esperar la respuesta de Leonard, rápidamente entró al baño y cerró la puerta de golpe.

Se paró frente al fregadero y abrió el grifo, permitiendo que el agua fluyera.

Se inclinó y se echó agua repetidamente en la cara.

Mientras lo hacía, sus acciones se detuvieron repentinamente. Nada cambió durante mucho tiempo, dejando solo el sonido del agua corriendo reverberando en el baño.

Unos minutos más tarde, Benson levantó la cabeza y se miró en el espejo. Vio que su rostro estaba cubierto de gotas de agua, el enrojecimiento de sus ojos era imposible de ocultar ahora.

...

Unos días después, en un rincón del cementerio de Rafael.

Después de terminar el funeral de Dunn, la multitud se reunió ante una nueva lápida. En ella estaba la fotografía en blanco y negro de Klein, una fotografía muy académica.

Melissa se paró ante la tumba, sus ojos sin foco. A su lado, Elizabeth seguía secándose las lágrimas.

Leonard, Benson, Frye y Bredt cargaron el ataúd y se acercaron, bajando el ataúd a la tumba.

Después de que el sacerdote pronunció el elogio y las oraciones individuales, la tumba se llenó de tierra, cubriendo el ataúd negro poco a poco.

En ese momento, Melissa se arrodilló y arrojó el silbato de cobre que encontró en el cuerpo de su hermano.

Leonard se giró y miró la escena, su corazón hizo una mueca. Sin embargo, admiraba lo fuerte que era esta chica. Sabía que esta chica no lloraba después de recibir la mala noticia. En cambio, se quedó lastimosamente callada.

La tumba fue nivelada y sobre ella se colocó una losa de piedra. Leonard echó un último vistazo a la lápida de Klein. Había tres líneas en su epitafio:

El mejor hermano mayor,

El mejor hermano menor

El mejor colega.

Bajo la atmósfera de tristeza, los miembros de la Compañía de Seguridad Endrina se fueron gradualmente. Selena y Elizabeth también se despidieron bajo el impulso de sus familias. Las únicas personas que quedaron atrás fueron Benson y Melissa.

“Conseguiré un coche de alquiler…” Benson estaba en un estado terrible, era como si no hubiera dormido durante mucho tiempo.

"Bien." Melissa asintió.

Después de ver a su hermano irse, se volvió para mirar la lápida.

Se puso en cuclillas y enterró la cara entre sus brazos.

Después de un poco de silencio, Melissa repentinamente regañó, 

"¡Estúpido!"

Ella lloró amargamente en silencio. Sus lágrimas no paraban.

...

De noche, en el cementerio de Rafael.

Azik, de piel cobriza, se paró frente a la tumba de Klein sosteniendo un ramo de flores blancas. No habló durante mucho tiempo hasta que finalmente suspiró y murmuró para sí mismo: 

“Lo siento, llegué diez minutos tarde. Pero creo que sé quién era..."

Se inclinó y dejó el ramo de flores antes de girarse para salir del cementerio. También dejó Tingen, pero no recuperó el silbato de cobre.

El lugar estaba tranquilo y sereno bajo la luz carmesí de la luna.

De repente, la losa de piedra que sellaba la tumba se abrió. Una mano pálida se extendió desde el suelo.

¡Salió una mano!

¡Whoosh!

La lápida fue apartada. Se abrió la tapa del ataúd. Klein se sentó erguido y miró a su alrededor, perdido.

Su memoria aún estaba congelada en la escena con las nuevas botas de cuero y la palma que agarró la urna de las cenizas de Santa Selena. Todo después de eso se sintió como un sueño sin sueños.

Instintivamente, Klein bajó la cabeza y se desabotonó la camisa. Miró el lado izquierdo de su pecho, solo para ver que su herida devastada y su corazón perdido se retorcían mientras sanaban, similar a cómo se recuperó de la herida de bala en la sien cuando se miró en el espejo. La única diferencia fue que esta vez, la recuperación fue mucho más lenta y mucho más difícil.


mode_commentComentario de Eldolfo

Que lo disfruten!

Cualquier error me avisan.


Comentarios del capítulo: (0)


lotm-capitulo-212
LOTM Capitulo 212
27870
212

Vengador

Traductor: Eldolfo

Capítulo 212: Vengador

En la parte norte del reino de Loen, la brisa de septiembre, que tenía una frialdad adicional, aullaba a través del cementerio. Estaba incluso más sombrío y frío de lo habitual.

El frío hizo que Klein volviera a sus sentidos mientras murmuraba con una sonrisa triste: “Parece que todavía hay algunos secretos detrás de mi transmigración...”

“Pero parece que solo podré resucitar otras dos veces como máximo, no más… Y si estuviera triturado o completamente aplastado, quién sabe si esta capacidad de recuperación que no suele aparecer sería útil…”

...

Después de medio minuto, Klein se abrochó el traje y se dio cuenta de que vestía su camisa y su esmoquin más nuevos, pero ahora estaban cubiertos de tierra y suciedad.

… Benson y Melissa realmente no tienen idea de cómo ahorrar dinero…  El pensamiento apareció en su cabeza. Apoyó su peso en su mano y se puso de pie, dándose cuenta de que todavía tenía sus habilidades de payaso.

El mejor hermano mayor... El mejor hermano menor... El mejor colega...  Klein miró su lápida y leyó la inscripción. Sintió que su corazón se estremecía, aparentemente sintiendo los sentimientos abatidos que Melissa y Benson habían experimentado.

Esto probablemente sea incluso más deprimente que ver morir al Capitán ante mis ojos… Suspiró y retractó la mirada. Se puso en cuclillas y cerró la tapa del ataúd.

Sus pensamientos aún estaban dispersos, pero Klein sabía que tenía que ocuparse de la escena lo antes posible y no dejar que nadie se diera cuenta.

¡La resurrección no era algo que ningún plebeyo pudiera aceptar!

Si los Halcones Nocturnos, los Castigadores por Mandanto o la Maquinaria de Mente Colmena se enteraran de esto, Klein creía que no tendría un gran final. 

Por supuesto, si estuviera en la Tierra, podría engañar a la gente haciéndoles creer que él era el bendito de Dios, el hombre de la salvación, si hubiera consumido las pociones de Abogado o Estafador. Sin embargo, en el mundo en el que estaba, ¡había un dios real, un dios real que podía responder a los rituales!

Raspó la tierra nuevamente y la cubrió con la losa de piedra. Klein aplaudió y se puso de pie una vez más.

En ese momento, la escena no parecía extraña. Era como un caballero que venía a dar el pésame a altas horas de la noche. La única rareza era que la persona de la foto de la lápida se parecía exactamente a él.

Durante el proceso de llenar su tumba, su espiritualidad notó la existencia del silbato de cobre de Azik. Por lo tanto, lo desenterró y lo limpió.

Sin embargo, Klein no tenía la intención de llamar al mensajero de inmediato. Primero decidió averiguar la situación.

Klein levantó su mano izquierda y vio el colgante de topacio que todavía estaba envuelto alrededor de su muñeca.

"¿Supongo que esto se considera un objeto de entierro?" Soltó una carcajada autocrítica y se quitó el péndulo. Miró a su alrededor y su rostro se puso solemne. 

"El capitán también debería ser enterrado en este cementerio, supongo..."

Cambió de dirección dos veces y finalmente determinó la ubicación de la lápida de Dunn usando el péndulo.

Con la ayuda de la luz de la luna, Klein caminó y buscó durante unos quince minutos hasta que finalmente vio la foto monocromática del Capitán. Tenía una expresión amable, una línea de cabello alta, ojos grises, nada inusual en comparación con antes.

Debajo de la foto de Dunn estaba su nombre, fecha de nacimiento, fecha de muerte y epitafio.

El verdadero guardián

El socio más confiable,

El Capitán por siempre.

Klein miró en silencio atónito y de alguna manera su vista se volvió borrosa por alguna razón desconcertante. Se sintió como si hubiera regresado a ese día nuevamente. Vio que el Capitán giraba la cabeza hacia él y le guiñaba un ojo. Habló con una voz suave y relajada.

"Salvamos a Tingen".

Capitán...  Klein gritó en silencio.

Se quedó allí como una estatua durante unos minutos hasta que de repente dijo con una sonrisa: 

“Capitán, su estado mental definitivamente no fue el mejor ese día. Incluso dijiste cosas como que podrías traer al Viejo Neil al país de los sueños si no hubiera perdido el control. Él era un Inquisidor Misterioso y tú eres una Pesadilla. No se podía consumir la característica de Beyonder que dejó atrás. Sí... No me preguntaste qué poderosos ataques ofensivos tenía. ¿Fue confianza, o te olvidaste de eso? Pero, definitivamente adivinaste algo... Solo tomé un Artefacto Sellado y dije que era para Leonard. Incluso sin un cerebro, podrías haber adivinado que tenía los medios adicionales para un ataque poderoso".

Habiendo dicho eso, Klein hizo una pausa, luego sacudió la cabeza y suspiró.

“No tengo idea de lo que soy ahora. Tal vez solo soy un espíritu maligno que se ha abierto camino desde el infierno para buscar venganza..."

Mientras hablaba, de repente se detuvo. Sus lágrimas corrieron por sus mejillas y finalmente, gritó suavemente con una voz ahogada, 

"Capitán... ¡Nosotros también lo extrañamos!"

Klein sintió la brisa fría pasar a su lado mientras levantaba las manos para secarse las lágrimas y sonarse la nariz.

Se quedó en silencio nuevamente y encontró un lugar escondido cercano. Dio cuatro pasos en sentido contrario a las agujas del reloj y entró en el mundo por encima de la niebla gris.

Quería encontrar a la persona que lo mató con la ayuda de la adivinación. ¡Quería conocer al asesino que desencadenó todo esto!

Como ya apareció ante mí, estoy seguro de que puedo adivinar algo de información... Klein frunció los labios con fuerza y ​​vio el majestuoso palacio y la antigua mesa moteada como de costumbre.

Tomó el asiento que pertenecía a El Tonto. Una piel de cabra marrón amarillenta y una pluma estilográfica aparecieron ante él.

Dado que su cuerpo físico en realidad estaba bajo protección limitada, Klein no se demoró y escribió su declaración de adivinación después de pensarlo un momento.

"La persona que me mató".

Lo recitó siete veces y se reclinó en la silla. Entró en su sueño con la ayuda de la meditación.

En el mundo borroso, había innumerables puntos de luz bailando y reuniéndose. Al final, formaron una escena.

Un par de botas de cuero nuevas, un par de manos ligeramente pálidas y la urna de Santa Selena que sostenían esas manos.

Miró hacia arriba y Klein vio a un hombre de mediana edad con cabello corto y rubio oscuro.

Llevaba un traje negro de dos botones, y uno de sus ojos era obviamente ciego mientras que el otro era tan azul que era casi negro. Sus rasgos faciales eran como tallas y su rostro no tenía arrugas en absoluto.

La imagen se hizo añicos y Klein despertó de su sueño. Tenía las cejas muy fruncidas. Encontró a su asesino muy familiar.

Como vidente, rápidamente entendió por qué encontraba a la persona familiar. ¡Fue porque había visto la foto del hombre en un aviso de búsqueda!

¡El asesino fue Ince Zangwill! Fue el ex arzobispo de la Iglesia de la Diosa de la Noche que se llevó el Artefacto Sellado 0-08. ¡No había logrado avanzar como Portero!

"¡Es él!" Innumerables imágenes pasaron por la cabeza de Klein, y finalmente se detuvieron en la escena cuando Ince Zangwill tomó la urna de Santa Selena.

Tap. Tap. Tap. Klein extendió las manos y golpeó el borde de la larga mesa de bronce. Sintió que de repente comprendió muchas cosas.

“El Capitán dijo que un Beyonder que muere normalmente dejaría una característica Beyonder. Cuando se juntan, son equivalentes a una poción que carece de ingredientes complementarios.”

“Es decir, siempre que se conozcan los ingredientes suplementarios correspondientes, se puede avanzar utilizando los restos”. Por supuesto, uno no puede consumir más allá de su nivel, ya que fácilmente conduciría a una pérdida de control o volverse loco.

“Hmm… Convertirse en un Beyonder de secuencia alta requeriría el acompañamiento de algún ritual especial. Eso se mencionó en la fórmula incompleta de Sin Sombra... Los avances posteriores también requerirían un ritual...”

“Ince Zangwill es un Portero, una Secuencia 5 del camino de la Secuencia de la Muerte. Quería convertirse en un Beyonder de secuencia alta, un semidiós. Basado en la situación permitida por el intercambio de Secuencias, tenía tres opciones. Una era obviamente la Secuencia 4 en la vía de la Secuencia de la Muerte, la segunda era la Secuencia 4 en la vía de la Secuencia del Insomne; y el tercero fue la Secuencia 4 en el camino de la Secuencia del Dios del Combate, Cazador de Demonios.”

“Santa Selena era una santa. Ella era Secuencia 4 o Secuencia 3. Su urna corresponde a una de las dos pociones de Secuencia... Ince Zangwill, quien era un ex Arzobispo, definitivamente sabía exactamente cuál era ella, y definitivamente sabía los ingredientes complementarios requeridos...”

“¿Fue su verdadero motivo al planear todo esto para obtener las cenizas de Santa Selena y avanzar a la Secuencia 4 en el camino del Insomne?”

“Hmm, el cráneo del descendiente de la Muerte, ese podría ser un ingrediente necesario para el ritual especial. Después de todo, era del camino de la secuencia de la muerte.”

“Por lo que parece, su objetivo era el Capitán, y no yo. Él realmente fue el cerebro detrás de todo esto..."

Habiendo descubierto esto, Klein escribió una declaración de adivinación correspondiente. Tomó su péndulo y dejó que el topacio colgara sobre la superficie del papel.

Después de recitar la declaración, abrió los ojos y vio el colgante de topacio girando en el sentido de las agujas del reloj.

¡Significaba que la información que proporcionó era suficiente y que la adivinación fue exitosa!

¡Significaba que Ince Zangwill realmente había planeado la serie de eventos para obtener las cenizas de Santa Selena, para avanzar a la Secuencia 4!

Klein volvió a golpear el borde de la mesa mientras reflexionaba sobre una pregunta diferente.

“Ince Zangwill era simplemente un Portero de Secuencia 5. Depender de él solo, le haría imposible crear tantas coincidencias. Por ejemplo, que Megose siga sus "arreglos" y visite a los Halcones Nocturnos en el momento correcto.”

“Entonces, ¿es el poder del Artefacto Sellado 0-08?”

“Su apariencia es la de una pluma ordinaria… ¿Su función es anotar los eventos que están destinados a suceder?”

“No, no podría ser tan fácil… De lo contrario, Ince Zangwill podría escribir que a la urna de Santa Selena le crecieron un par de alas y voló hacia sus manos. Entonces, podría haber esperado en casa...”

“Debe haber ciertas restricciones...”

“Lo más probable es que 0-08 no posea capacidad de combate directo. De lo contrario, Ince Zangwill podría haber atravesado la Puerta Chanis en Tingen...”

“Como uno de los Artefactos Sellados más peligrosos, ¿quizás pueda permitir que la gente actúe de acuerdo con su descripción sin darse cuenta? ¿Esa fue la razón detrás de todas las coincidencias?”

“Si eso es realmente cierto, entonces 0-08 es bastante aterrador. Incluso Megose, que estaba embarazada del hijo de un dios maligno, se adhirió a sus arreglos... No es de extrañar que los artefactos sellados de grado 0 sean "extremadamente peligrosos". Son de suma importancia y de la más alta confidencialidad. No se deben investigar, difundir, describir o espiar..."

Klein dejó de golpear el borde de la mesa. Adivinó su suposición anterior, pero, desafortunadamente, falló debido a la falta de información.

Vio que habían pasado unos minutos y pensaba volver al mundo real lo antes posible. Por lo tanto, no dejó que sus pensamientos se volvieran locos, sino que escribió la penúltima declaración de adivinación.

"La ciudad donde se encuentra actualmente Ince Zangwill".

Debido a la existencia del Artefacto Sellado 0-08 y al hecho de que Ince Zangwill probablemente se había convertido en un Semidiós, Klein no pudo adivinar su ubicación exacta directamente. Solo pudo hacer una investigación aproximada del área general.

Por supuesto, si no hubiera un espacio misterioso como el mundo sobre la niebla gris para eliminar las perturbaciones, definitivamente fallaría en la adivinación, incluso si fuera una investigación aproximada.

Se apoyó en la silla de respaldo alto y recitó la declaración de adivinación siete veces. Volvió a soñar y entró en el mundo borroso.

El mundo borroso se agrietó de repente y había un río ancho que estaba un poco turbio.

Había un gran puente sobre el río. Ambos bancos tenían puertos alineados uno tras otro. Había muchos bienes y muchos trabajadores.

Al noreste del río, había filas y filas de casas. La mayoría de ellos tenían los estilos arquitectónicos actuales del Reino de Loen, como techos poligénicos, ventanas orientables y no tenían veranda en la calle. Aparte de eso, había mucha arquitectura gótica.

Las calles se llenaron de gente y carruajes. De vez en cuando, se podía ver una maquinaria extraña.

Cuanto más al este se dirigía, más chimeneas había y más humo se podia ver. Cuando se dirigió hacia el oeste, la elevación aumentó y había casas en azul grisáceo, beige y amarillo claro que formaban en espiral opulentos castillos y torres de reloj góticas.

¡Gong!

El timbre de un reloj sonó y devolvió a Klein a sus sentidos. Sabía qué ciudad había visto.

¡La "Tierra de la Esperanza" y la "Ciudad de las Ciudades", Backlund!


mode_commentComentario de Eldolfo

Que lo disfruten!

Cualquier error me avisan.


Comentarios del capítulo: (0)