lotm-capitulo-213
LOTM Capitulo 213
27871
213

Otra mirada

Traductor: Eldolfo

Capítulo 213: Otra mirada

Así que Ince Zangwill se fue a Backlund... Me pregunto cuánto tiempo se quedará allí... Sí... Debería confirmar esto de vez en cuando... Klein se inclinó hacia adelante mientras pensaba. Borró el contenido de la piel de cabra y escribió una nueva declaración de adivinación:

"Ubicación actual de Lanevus".

Desde su punto de vista, la persona que hizo que el Capitán y él casi murieran fue sin duda Ince Zangwill, pero el loco Lanevus fue definitivamente un cómplice que no puede eludir la responsabilidad. ¡Tuvo que pagar el precio con sangre!

Después de recitar la declaración siete veces, Klein volvió a entrar en el sueño. ¡Pero la escena que apareció después de que el mundo brumoso se hizo añicos era la misma que había visto antes!

Un río ancho y ligeramente turbio, innumerables muelles y edificios. Los edificios eran principalmente del actual estilo arquitectónico de Loen, algunos un poco más góticos. Había calles abarrotadas, vistas florecientes, chimeneas que continuamente arrojaban humo. Había castillos opulentos de pie con las torres de reloj góticas características...

Lanevus también esta en la "Tierra de la Esperanza", la "Ciudad de las Ciudades", ¡Backlund!

Klein abrió los ojos, un poco confundido. Había adivinado la ubicación específica de Lanevus, pero los resultados seguían siendo una región muy general y vaga.

Esto me dice que la Secuencia de Lanevus debe ser mucho más alta de lo que imaginaba... No, también podría ser que haya recibido un gran beneficio al ayudar al hijo del Verdadero Creador a descender sobre este mundo. Por ejemplo, ¿algunas características de la divinidad o algún objeto similar a la placenta que dejó el bebé de Megose? Hmm... Lo último probablemente se lo habría llevado Ince Zangwill. Los pensamientos pasaron por la mente de Klein mientras murmuraba para sí mismo mientras hacía suposiciones iniciales.

Después de confirmar el área irregular donde estaban sus dos enemigos, pensó en otro problema. ¡Todavía no tenía la capacidad de vengarse!

Incluso si Lanevus es solo una Secuencia 7, o incluso 8, no sería fácil lidiar con él si realmente recibió un gran beneficio.

Lanevus también es obviamente muy astuto, podría burlar y derrotar a los Beyonders más poderosos que él mismo... Ince Zangwill es aún más aterrador. Es un semidiós de la Secuencia 4 y empuña un poderoso Artefacto Sellado de Grado 0... Aunque había algunos secretos en torno a mi transmigración, está claro que no puedo convertir esos secretos en fuerza de combate. Es probable que no sea posible durante un período de tiempo muy largo... El único medio que tengo es continuar aumentando mi Secuencia, o podría recolectar elementos místicos aún más poderosos. Tengo que usar ambos métodos al mismo tiempo...

Entre sus pensamientos, Klein decidió agregar otra adivinación.

Deliberó sobre la declaración antes de escribir solemnemente: "Mis oportunidades de volverme poderoso".

Dejó suavemente el bolígrafo sobre la mesa y se inclinó hacia atrás, luego cerró los ojos.

Recitó la declaración en silencio y se durmió profundamente con la ayuda de Cogitación.

En el mundo brumoso, volvió a ver la escena que había visto anteriormente. El río, muelles, chimeneas, multitudes, castillos, maquinaria variada y torres de reloj góticas. ¡Había vuelto a ver la capital del Reino de Loen, Backlund!

Inmediatamente después de eso, la escena cambió. Vio un pico magnífico atravesando las nubes y, en él, vio un palacio antiguo y majestuoso. Vio el trono gigante tallado en piedra, adornado con gemas opacas y oro. Vio una extraña pupila vertical formada por innumerables símbolos misteriosos.

La escena se hizo añicos en silencio sin previo aviso. Klein se sentó lentamente y golpeó el borde de la mesa con los dedos.

Backlund contiene las oportunidades para que yo sea poderoso...

¿La segunda escena se refiere al pico principal de la cordillera de Hornacis, los tesoros que dejó la familia Antigonus? La extraña pupila vertical formada por innumerables símbolos misteriosos que me transmitió el títere de tela de la desgracia a través de la corrupción del cuaderno de la familia Antigonus es la clave para comenzar todo esto ...

Muchos pensamientos pasaron por su mente. Klein decidió que no tenía prisa por visitar la cordillera de Hornacis. Incluso un semidiós de Secuencia 4 podría no ser capaz de lidiar con los peligros que residían allí.

Supongo que iré primero a Backlund...  Klein suspiró y tomó una decisión. Se envolvió de espiritualidad y estimuló un descenso, saliendo del misterioso espacio sobre la niebla gris.

Cuando regresó al mundo material, salió lentamente de su escondite hacia la tumba de Dunn Smith.

Contempló profundamente la imagen y el epitafio. Klein dibujó lentamente una luna carmesí en su pecho y salió del cementerio.

Como ex Halcón Nocturno, un Halcón Nocturno que tenía que patrullar regularmente el cementerio Rafael, estaba bastante familiarizado con las rutas de los guardias, así como con sus alrededores. Consiguió salir del cementerio con facilidad, sin causar ninguna alarma. Siguió el camino de grava hacia Tingen, usando la sombra de los árboles como cobertura.

La noche era tranquila y la luna siempre soñadora. Klein caminaba solo, con sus pensamientos Salvajes y desenfrenados. A veces consideraba su plan de venganza, a veces recordaba los tiempos que pasó con el capitán, a veces recordaba el dolor oculto del viejo Neil bajo su fachada humorística...

Sin saberlo, Klein había entrado en la calle más cercana como un fantasma errante, pasando curva tras curva.

Dos horas más tarde se liberó de ese estado y recuperó el control total de sus pensamientos.

Se dio cuenta de que estaba de pie en la Calle Narciso. Frente a él estaba la casa que compartía con su hermano y hermana.

Instintivamente, Klein había regresado aquí.

Dio un paso adelante con clara alegría, pero de repente se detuvo. Dejó escapar una sonrisa amarga y murmuró con un tono de autocrítica,

"Si subiera y golpeara la puerta, Melissa podría desmayarse por la conmoción... Benson estaría tan nervioso que su cabello comenzaría a caer. Luego haría todo lo posible para convencerme con calma, en nombre de un babuino de pelo rizado..."

Negando con la cabeza, Klein miró fijamente la puerta familiar durante un rato antes de dirigirse hacia la Calle Cruz de Hierro.

Esto también está bien, esto también está bien... Las cosas que haga en el futuro no los implicarán. La compensación que les dará el equipo de los Halcones Nocturnos y el departamento de policía será suficiente para que puedan vivir una vida estable de clase media, incluso si Melissa no logra encontrar un trabajo y Benson pierde su trabajo...

Klein caminó en silencio por un momento antes de comenzar a sentir fatiga. Pero, como alguien que estaba “muerto”, no tenía otras pertenencias encima, excepto la ropa que llevaba, su péndulo de topacio y el silbato de cobre de Azik. No tenía libras, ni soli, ni centavos.

¿Debería darle un soplido al silbato para enviar una carta al Señor Azik y conseguir que me ayude? Klein se rió con optimismo. 

Olvídalo, no debería contactarlo por el momento. Quizás Ince Zangwill todavía lo mantiene bajo vigilancia. Lo buscaré cuando sea el momento adecuado... Para un viejo monstruo que ha vivido innumerables vidas durante miles de años, debería poder entender la resurrección... Al menos no hace demasiado frío esta noche. Me las arreglaré encontrando un lugar para dormir por el momento y me dirigiré a la sucursal del Banco Backlund en Tingen mañana por la mañana para recuperar el dinero en la cuenta anónima.

Como había habido demasiadas cosas que hacer últimamente. Klein no había tenido tiempo de comenzar con los experimentos relacionados con el ritual de sacrificio. Tampoco había tocado las 300 libras en la cuenta anónima.

Eso debería ser suficiente para cubrir mis gastos durante bastante tiempo. Compraré un periódico mañana para confirmar qué día es... La señorita Justicia y los demás no hicieron ninguna nueva oración, lo que significa que no me perdí una reunión...  pensó Klein mientras encontraba un lugar que no tenía viento. Se sentó y se quitó la chaqueta. Lo usó como manta y se apoyó en la pared para dormir.

No pasó mucho tiempo dormido cuando alguien lo despertó de repente. Vio a un policía empuñando un bastón.

Solo tenía un galón en su charretera, el agente de policía de menor rango... Klein lo miró para comprobar su identidad.

El policía dijo con fiereza: “¡No puedes dormir aquí!”

“¡Las calles y los parques no son para que duerman vagabundos holgazanes y desempleados!”

"¡Esos son los términos de la Ley de pobres!"

¿Es eso así? Klein se quedó helado. Dada su identidad sensible, no discutió con el policía.

Agarró su chaqueta y siguió caminando hasta el amanecer.

Poco después, bajó la cabeza y entró en la sucursal de Tingen del Banco Backlund. Sacó 200 libras con la contraseña que había establecido, dejando un tercio del dinero como "ahorros", en caso de cualquier emergencia.

Sin duda, Klein escuchó “oraciones” cuando escribió la contraseña en el antiguo Hermes.

Luego, Klein gastó 38 libras en dos conjuntos de ropa formal, dos camisas, dos pantalones, dos pares de botas de cuero, dos pajaritas, cuatro pares de calcetines, así como dos gruesas chaquetas cruzadas, dos abrigos de piel de colores sólidos y dos pares de pantalones gruesos en preparación para el invierno. También compró un bastón, una billetera y una bolsa de cuero para equipaje.

Después de completar su compra, Klein encontró un hotel para lavarse y cambiarse. Alquiló un vagón privado directamente a la estación de tren en Tingen para no encontrarse con nadie conocido. En el camino, compró un periódico y descubrió que era domingo.

Se necesitaron unas cuatro horas para llegar en tren desde Tingen a Backlund. Un asiento lujoso de primera clase cuesta alrededor de tres cuartos de libra, o 15 soli. Un asiento de segunda clase cuesta 10 soli, o media libra.

Los asientos de tercera clase llenos y mal mantenidos eran bastante baratos a solo 5 soli.

Klein pensó por un momento antes de comprar un asiento para el tren de las dos en punto, un asiento de segunda clase.

Klein encontró un lugar al azar para sentarse en la sala de espera con su boleto y su equipaje en la mano. Eran poco más de las nueve de la mañana.

Estaba feliz de que el Reino de Loen no tuviera un censo estricto. Podía probar su identidad con solo usar las facturas de agua y gas, así como el alquiler de los últimos tres meses. Comprar un boleto de tren fue aún más fácil, ya que todo lo que necesitaba era dinero.

Klein de repente tuvo una sensación de vacío en su corazón mientras estaba sentado allí, pensando en cómo estaba a punto de partir hacia Backlund desde Tingen por la tarde.

Pensó en su hermana, que siempre le dio una vibra maternal. Pensó en su hermano al que le gustaba hacer bromas frías. Pensó en cómo llenarían sus estómagos tanto que no sentirían ganas de moverse...

Al recordar estas escenas, Klein se rió de repente. Se rió amargamente, porque pensó en la tortuga que Melissa llamaba "marioneta", así como en la lastimosa línea del cabello de Benson.

De repente sintió un fuerte impulso. Quería volver a ver a sus hermanos.

En este momento, Klein de repente se dio cuenta de por qué no había elegido un tren anterior, sino que compró un boleto para el tren de las dos en punto.

Llevó su equipaje y salió rápidamente de la sala de espera, tomando un carruaje alquilado de regreso a la Calle Narciso.

Luego se escondió en un área sombreada en el lado opuesto y miró la puerta de su casa. Hubo muchas ocasiones en las que sintió ganas de acercarse, pero no se atrevió a cruzar la calle ancha.

Klein miró al otro lado de la calle aturdido, y de repente tuvo una sensación de falta de hogar. Había tenido un sentimiento similar cuando acababa de transmigrar.

De repente, vio que la puerta de la casa se abría cuando Melissa y Benson salían.

Melissa llevaba un vestido negro y un sombrero con velo negro. Benson vestía camisa, chaleco, pantalón, abrigo y sombrero, todo de negro. Ambos tenían expresiones adormecidas y hoscas.

Melissa se ha vuelto más delgada... ¿Por qué Benson está tan demacrado? El corazón de Klein hizo una mueca de dolor. Abrió la boca pero no pudo gritar sus nombres.

Sin darse cuenta, siguió a Benson y Melissa hasta la plaza municipal más cercana. Vio que allí se habían vuelto a montar tiendas. Una nueva compañía de circo estaba en la ciudad para una actuación.

Benson sacó algo de dinero y compró los boletos de entrada y llevó a Melissa al circo. Forzó una sonrisa.

"Esta compañía de circo es muy famosa".

Melissa asintió sin expresión.

"Bueno."

De repente, resbaló y estuvo a punto de caer.

Klein, que también estaba comprando un boleto, abrió la boca. Quería ayudar a su hermana, pero sólo podía retraer la mano que instintivamente había extendido y se encontraba indefenso entre la multitud ocupada.

Benson saltó del susto, pero era demasiado tarde para ayudar. Sin embargo, Melissa se estabilizó rápidamente. Ella frunció los labios y no dijo nada.

En ese momento, los payasos se abalanzaron hacia adelante, algunos realizando actos de equilibrio sobre ruedas o grandes pelotas de goma, otros arrojando innumerables pelotas de tenis al aire y luego atrapando ridículamente a cada una de ellas.

Melissa pareció ignorar a los payasos mientras miraba la actuación. Benson intentó animar a su hermana animándola, pero no lo consiguió. Él también se volvió hosco lentamente.

Klein frunció los labios con fuerza mientras observaba esta escena desde lejos. Quería acercarse a ellos, pero no se atrevió.

De repente, tocó la billetera de su chaqueta y tuvo una idea.

Benson y Melissa continuaron caminando hacia adelante, observando en silencio las diversas actuaciones.

Algún tiempo después, vieron a un payaso corriendo hacia ellos. Su rostro estaba pintado en colores pasteles. Al principio, lanzó una pelota de tenis al aire y, mientras la atención de la gente que lo rodeaba se dirigía al aire, conjuró una flor de la nada. Era un Crisantemo de Sevilla.

El payaso llevó la flor ante Melissa y Benson. La flor era de color dorado y simbolizaba la felicidad.

Melissa y Benson miraron al payaso aturdidos. Todo lo que vieron fue una amplia sonrisa en el rostro color pastel. Era una sonrisa feliz, una sonrisa exagerada, una sonrisa ridícula.

(Fin del primer volumen)


mode_commentComentario de Eldolfo

Que lo disfruten!

Cualquier error me avisan.

PD: Una pequeña imagen que los hará llorar: https://static.wikia.nocookie.net/lord-of-the-mystery/images/e/ec/Clown.jpg/revision/latest/scale-to-width-down/800?cb=20190921064722


Comentarios del capítulo: (2)


Joder, no puedes irte así Klein, JODER

1

Fua chaval

0

lotm-capitulo-214
LOTM Capitulo 214
27883
214

Tierra de Esperanza

Traductor: Eldolfo

Capítulo 214: Tierra de Esperanza

¡Chú chú!

El silbato de un tren resonó en cada rincón de la estación cuando un gigante de metal, en forma de locomotora de vapor, se detuvo lentamente con más de veinte vagones a remolque.

Vestido con un esmoquin y medio sombrero de copa, Klein llevaba una bolsa de equipaje exagerada que parecía incongruente con su figura. Dio un paso firme sobre el suelo de la capital del Reino de Loen, Backlund.

Esta ciudad estaba dividida en dos regiones por el río Tussock que fluía hacia el sureste. Las dos tierras estaban conectadas por el puente Backlund y los transbordadores, con una población de más de cinco millones de personas. Era la capital más próspera de los continentes norte y sur.

Klein miró a lo lejos y vio tenues brumas amarillas por todas partes. La visibilidad era terrible y las lámparas de gas que colgaban sobre el andén del tren ya estaban encendidas para disipar la penumbra y la oscuridad.

¿Son solo las seis y media? Parece que son las nueve o las diez...  Klein negó con la cabeza indiscerniblemente. De repente, recordó un chiste que leyó en el Tiempos de Tussock.

Un caballero que acaba de llegar a Backlund se encuentra perdido en la espesa bruma. Indefenso, le pregunta a un caballero empapado que pasa junto a él: "¿Cómo se llega al río Tussock?" El señor le responde de manera amistosa: “Camine derecho sin parar. Solo nadé desde allí".

Cada vez que leo periódicos o revistas de Backlund, los reporteros y editores se burlan del aire contaminado o del creciente número de días con niebla de todas las formas posibles... Anteriormente, el Tributo Diario de Backlund incluso hizo las estadísticas, y se encontró que ha pasado de unos 60 días al año de hace treinta años a los actuales 75 días al año... Para esto, muchas personas con visión de futuro establecieron organizaciones como la Asociación para la Reducción del Hollín, la Asociación para la Reducción del Humo... Aparentemente, hubo un proyecto de ley en septiembre que propuso la necesidad establecer el Consejo Nacional de Contaminación Atmosférica…  Klein bajó su enorme bolsa de equipaje y se pellizcó la nariz para tomar un respiro de la repentina incomodidad.

Luego, siguiendo su cadena de oro, sacó un reloj de bolsillo dorado del bolsillo de su chaleco. La abrió y miró la hora.

Cuando realmente se despidió de sus hermanos, visitó especialmente una tienda departamental y gastó 4 libras y 10 soli para comprar un reloj de bolsillo dorado y lo combinó con una cadena de oro por el valor de 1 libra y 5 soli.

El no estar constantemente al tanto de la hora exacta le produjo una sensación de horror.

Klein había planeado comprar un reloj de bolsillo plateado, ya que sentía que coincidía con su temperamento. Pero después de considerar la verdadera esencia de un Payaso, finalmente eligió un reloj dorado más vistoso y exagerado.

6:39… No es tan tarde…  Klein guardó su reloj de bolsillo y sostuvo su bastón y la bolsa de equipaje mientras caminaba lentamente hacia la estación de locomotoras de vapor con la multitud.

De repente, hizo un giro repentino, lo que provocó que una persona que lo seguía en secreto dejara caer su mano al tratar de alcanzar su bolsillo.

Klein no se inmutó por este episodio mientras seguía la carretera pavimentada con cemento y se mezclaba con la multitud, llegando a una intersección frente a él.

Había un césped y un jardín que rodeaban una columna que parecía una chimenea.

No, es muy probable que sea una chimenea...  Klein vio que la columna arrojaba un humo espeso desde su extremo superior.

Una porción del humo flotó alto en el cielo mientras una porción se condensaba en diminutas gotas de líquido que se esparcían por todas partes.

Klein se detuvo una vez más y dejó su equipaje. Abrió el periódico y el mapa que había sostenido con la otra mano.

Mientras estaba en la locomotora de vapor, ya había planeado adónde iría o qué hacer a continuación.

Las experiencias por las que pasó, y la experiencia mental que tuvo cuando se disfrazó de payaso por la mañana, hicieron que Klein finalmente entendiera la verdadera esencia de un payaso.

“Aunque es capaz de saber un poco sobre el destino, uno permanece indefenso ante el; por lo tanto, uno podría usar una cara sonriente para ocultar todo el dolor, la tristeza, la confusión y la depresión".

En ese momento, sintió claramente que la poción de Payaso se "digería" y creyó que si continuaba "actuando" de esta manera, no le tomaría mucho tiempo hacer otro intento de avanzar.

Pero ahí estaba el problema: no sabía el nombre correspondiente de la poción de la Secuencia 7, y mucho menos su fórmula exacta.

¿Cómo debo obtener la fórmula? La Orden Secreta rara vez aparece. Solo parecen estar interesados ​​en los artículos de la familia Antigonus... Por eso también los demás los entienden poco.

Sí… debería considerar dos aspectos. Uno, necesito entrar en contacto con los círculos locales de Beyonder y ver si puedo encontrar pistas. Dos, debería tender una trampa y usar el tesoro de la familia Antigonus como cebo para atraer a la Orden Secreta. Después de todo, poseo conocimiento de la extraña pupila vertical formada por los numerosos símbolos misteriosos.

Pero eso es demasiado arriesgado. Debo tener cuidado ya que el cebo no puede ser ni demasiado bueno ni demasiado malo. No atraerá su interés si es demasiado malo, y si es demasiado bueno, podría terminar atrayendo un tiburón, un tiburón que puede tragarme por completo... El líder de la Orden Secreta, Zaratul, es una figura que guió al Emperador Roselle. Tal vez había obtenido la porción más grande del pastel durante esa fiesta revolucionaria... Por supuesto, es posible que ya no esté vivo, ya que eso fue algo de hace doscientos años...

En medio de sus pensamientos, Klein sintió la frialdad de Backlund y no pudo evitar estremecerse. Decidió buscar una residencia lo antes posible.

Hojeó los papeles y, una vez más, hojeó la sección de alquiler y vio un anuncio en un círculo.

Número 15 de la Calle Minsk, Distrito Madera Cher… casa adosada… Alquiler semanal de 18 soli…

Klein había pensado esto detenidamente sobre el área en la que se iba a quedar. 

Aunque Backlund tenía una población que excedía los cinco millones de personas, todavía tenía que tener cuidado al encontrarse con los Halcones Nocturnos locales. Ya sea la Daly recién transferida o Lorotta, Aiur Harson y Borgia que conoció anteriormente, definitivamente podrían reconocerlo.

Por lo tanto, Klein eliminó el distrito norte donde se encontraba la sede de la diócesis de Backlund de la Iglesia de la Diosa de la Noche Eterna y la Catedral de San Samuel. 

También eliminó las áreas con la mejor seguridad y la extremadamente estricta vigilancia del Barrio Emperatriz y el Distrito Oeste. Estos dos distritos pertenecían a los nobles y los magnates más ricos, y más de los nobles vivían más cerca del Barrio Emperatriz.

Después de eliminar las áreas de trabajadores, el puerto y la región del Distrito Este y el Puente Backlund donde se reunían los pobres, a Klein le quedaban pocas opciones. 

La primera opción fue Hillston Backlund, donde se encontraban la Bolsa de Valores de Backlund, la Cámara de Compensación, el Centro de Futuros, la sede de los siete bancos principales, varios Fondos Fiduciarios, compañías ferroviarias y compañías de comercio de carga a granel. 

Era conocido como el centro financiero, comercial y económico del Reino de Loen. La segunda opción fue el Distrito Madera Cher, donde había muchas pequeñas empresas y edificios residenciales.

Los dos distritos tenían mucha gente y la seguridad era relativamente buena. Era bueno para esconderse. Después de considerarlo seriamente, Klein eligió el distrito más barato de Madera Cher.

La razón por la que no buscó organizaciones como la Empresa de Mejora de Viviendas de Capital o la Asociación de Mejoramiento de Vivienda Capital se debió al hecho de que necesitaban una identificación que no podía presentar en este momento.

Si no puedo encontrar un lugar para alquilar hoy, buscaré un motel que no necesite ninguna identificación para pasar la noche…  Klein tomó las cosas en su mano y cargó su equipaje. Según el mapa, caminó hacia lo que parecía la entrada de una tienda departamental.

Esa era la entrada del metro de Backlund.

¡Sí, un metro!

La primera vez que Klein vio la palabra "metro" en los periódicos y revistas, estuvo a punto de saltar del susto. Nunca esperó que tal vehículo de transporte se hubiera convertido en una realidad en esta era que no había entrado en la era de la electricidad.

Nació hace veinticinco años. Primero conectaba ambas orillas del río Tussock y ahora se había expandido a los distritos clave de la ciudad. Por supuesto, no había muchas estaciones.

A través de la puerta principal, Klein siguió a la gente que tenía delante mientras se dirigía a la taquilla.

Después de estar en la fila durante unos minutos, finalmente vio a una cajera con una cabeza con un hermoso cabello dorado.

La dama no levantó la cabeza. Todo lo que hizo fue señalar la tabla de madera al lado de la ventana con los precios.

Periodo pico (7 a.m. a 9 a.m., 6 p.m. a 8 p.m.): 10 minutos de intervalo.

Avance de 15 minutos para todos los demás tiempos.

Asiento de primera clase: 6 peniques.

Asiento de segunda clase: 4 peniques.

Asiento de tercera clase: 3 peniques.

Los viajes de regreso son respectivamente: 9, 6, 5 peniques.

Pase anual

Primera clase: 8 libras

Segunda clase: 5 libras y 10 soli

Tercera clase: sin pase anual

Es más barato de lo que imaginaba… En realidad, no hay restricción de distancia… Melissa definitivamente amaría esto más que un carruaje tirado por caballos. Ésta es la culminación de la maquinaria…  pensó Klein cuando de repente se sintió molesto.

Reveló una sonrisa brillante, sacó 4 peniques y se los entregó al cajero.

"Asiento de segunda clase".

¡Smack! 

El cajero rompió un boleto y lo selló antes de entregárselo a Klein.

Después de encontrar la línea que conducía al Distrito Madera Cher y pasar por los controles de seguridad no muy estrictos, Klein bajó el tramo de escaleras y llegó rápidamente a la plataforma. Siguió las etiquetas en el suelo y encontró la ubicación correspondiente para los asientos de segunda clase.

¡Chú chú!

No esperó mucho antes de escuchar el traqueteo del tren y el atronador silbido del vapor. Vio una enorme locomotora de vapor.

Su cuerpo grande y serpenteante, junto con su brillo metálico negro y su compleja maquinaria, se mezclaban para formar una belleza única.

El metro de Backlund todavía usaba locomotoras de vapor. El humo que arrojaron fue especialmente diseñado para ingresar a una tubería arriba y viajar a través de una chimenea hacia el mundo.

Este fue también el verdadero uso para el césped y el jardín en las calles.

En medio del chirrido del metal, Klein primero esperó a que los pasajeros bajaran antes de llevar su bastón y su equipaje lentamente. Luego permitió que el conductor revisara sus boletos.

A diferencia de los asientos de tercera clase, los asientos de segunda clase eran para una persona por asiento, por lo que no había preocupaciones sobre que le arrebataran el asiento. Justo cuando Klein se sentó, guardó su equipaje y se apoyó en su bastón, de repente escuchó pasos apresurados.

Inconscientemente miró hacia la puerta y vio a un adolescente delgado que entraba corriendo en el carruaje.

El niño llevaba un abrigo que no se ajustaba a su edad. Llevaba un sombrero de copa redondeado y llevaba una mochila andrajosa. Mantuvo la cabeza muy baja.

"Lo siento. Me subí al carruaje equivocado. Soy de tercera clase…” Mostró su boleto y se disculpó con los pasajeros antes de caminar rápidamente hacia el vagón de tercera clase.

Klein retrajo la mirada y una vez más confirmó su destino mientras esperaba a que se cerraran las puertas del carruaje.

En ese momento, escuchó pasos caóticos y apresurados. Luego vio a algunos hombres vestidos con abrigos negros y media copa corriendo hacia el carruaje.

¿Están persiguiendo a ese chico de quince años? Klein tuvo instintivamente tal pensamiento.

Sacudió la cabeza suavemente y continuó leyendo los periódicos y el mapa, al igual que los demás pasajeros a bordo del vagón.


mode_commentComentario de Eldolfo

Que lo disfruten!

Cualquier error me avisan.


Comentarios del capítulo: (0)