lotm-capitulo-268
LOTM Capitulo 268
27995
268

El cementerio y el hospital

Traductor: Eldolfo

Capítulo 268: El cementerio y el hospital

Cuando el metro de vapor llegó a la orilla sur del río Tussock, Klein alquiló un carruaje y se dirigió al cementerio de Aston en las afueras del Distrito Sur, que era administrado por la Iglesia del Dios del Vapor y la Maquinaria.

Bajo la oscuridad del crepúsculo, los árboles alrededor del cementerio parecían mostrar sus colmillos y blandir sus garras, bloqueando la luz como monstruos acechando en la oscuridad.

Después de que el conductor del carruaje tomó los 4 soli que pagó Klein, miró al cementerio y murmuró: "¿Necesitas que te espere aquí?"

“No, no es necesario. Estoy aquí para visitar a un amigo". A Klein se le ocurrió una excusa e inmediatamente notó el cambio en el rostro del conductor.

Esto es un cementerio... para visitar a un amigo con el cielo ya oscuro...  El conductor podía escuchar su propio corazón latiendo.

Klein regresó a sus sentidos, sonrió y agregó: "Él es el guardián de la tumba aquí".

El conductor del carruaje se sintió aliviado de inmediato, pero no se atrevió a quedarse. Rápidamente condujo los caballos y se fue.

Klein rodeó el cementerio hasta que realmente cayó la noche.

Después del anochecer, las emisiones de humo y polvo disminuyeron mucho. Además del viento frío cortante, la niebla en el aire se diluyó mucho. Aunque se podían ver pocas estrellas, la luna carmesí hizo una aparición furtiva, cubriendo el suelo con un brillo parecido a un velo.

Klein se golpeó el pecho cuatro veces en el sentido de las agujas del reloj, dibujando la luna carmesí. Luego, se puso los guantes, se empujó por encima de la verja de hierro y entró en el cementerio.

Miró a su alrededor con un alto grado de precaución, encontró al azar un rincón apartado, sacó el silbato de cobre de Azik y lo sostuvo en su mano.

No muy lejos de él había una lápida. La fotografía estaba sucia y el epitafio parecía extremadamente borroso a la luz de la luna. Klein lo leyó detenidamente durante unos segundos antes de averiguar qué era.

“Amigo, si estás pasando, ayúdame a levantarme. ¡Gracias!"

Un caballero con mucho humor… ¡te elijo a ti! Klein se detuvo, se recostó contra los árboles que protegían la tumba del sol y la lluvia, y esperó pacientemente en la fría noche.

Lanzó el silbato de cobre de Azik antes de atraparlo firmemente, repitiéndolo varias veces para pasar el tiempo hasta veinte minutos después.

No hay señales de que los muertos hayan vuelto a la vida...  Klein cerró su reloj de bolsillo, examinó sus alrededores y confirmó los resultados.

Volveré aquí en dos días para ver si hay cambios adicionales. Si no hay ninguno, significa que el silbato de cobre del Señor Azik no podrá afectar a los cadáveres que han sido enterrados mediante el ritual de un sacerdote. Klein murmuró en silencio para sí mismo, y se guardó el antiguo y exquisito silbato de cobre en el bolsillo.

Había tres tipos de entierros en el Reino de Loen. El primer tipo tenía ataúdes y cadáveres, aptos para las clases media y alta que vivían en abundancia. 

El segundo tipo eran los que no tenían cadáveres, por lo que se realizó una cremación. Las cenizas restantes se colocaron en urnas. Esta fue la elección de la clase media baja y los trabajadores técnicos que podían pagar la cremación pero encontraron que los ataúdes eran un desperdicio. Pero también hubo momentos en que los factores religiosos y gubernamentales tuvieron un impacto, como los creyentes del Eterno Sol Ardiente. La mayoría de ellos se sometieron a cremación, y la gente pobre solo tuvo que pagar una pequeña tarifa por la cremación debido a la ayuda que recibieron del gobierno.

El tercero solo pertenecía a los pobres. No podían pagar ataúdes y no deseaban la cremación, así que envolvieron los cadáveres y los enterraron.

Pero Klein ya había determinado a partir de las lápidas y tumbas que el objetivo de su experimento era del tipo que involucraba un ataúd y un cadáver.

Si el silbato de cobre de Azik realmente puede hacer que los muertos se levanten, incluso si el objetivo se pudrió en una pila de huesos, no debería haber una falta total de reacción. Incluso si la tapa del ataúd no se puede abrir, al menos debería haber creado un ruido sordo.

Mientras caminaba hacia la cerca, Klein pensó de repente en una parte no rigurosa del experimento.

Sí, necesito categorizarlos. Los cadáveres aquí han estado enterrados durante bastante tiempo. Debería encontrar un objetivo que fue enterrado recientemente.

Solo así podré llegar a la conclusión más precisa.

Después de eso, Klein básicamente jugó al gato y al ratón con los guardianes del cementerio antes de encontrar una tumba que había completado una ceremonia de entierro durante el día.

Esta vez, esperó media hora, pero aún así no encontró nada anormal.

Uf, básicamente puedo determinar que el silbato de cobre del Señor Azik no puede afectar a un cadáver que se ha sometido a un ritual que pone el alma a descansar. Eso es bastante débil, no, eso no está bien. Este silbato de cobre no está destinado a hacer que los muertos cobren vida. Se usa para convocar mensajeros, por lo que afectar a un cadáver es un efecto negativo. Klein se ajustó el abrigo cruzado y caminó hacia la verja de hierro.

Planeaba regresar a casa para cambiarse de ropa antes de probar su segundo experimento.

El objetivo del segundo grupo de experimentos fueron los cadáveres recientemente fallecidos que no han sido enterrados mediante un ritual.

¡Estos objetivos a menudo existían en la morgue de un hospital!

Trepando la valla, Klein regresó a pie al distrito sur en la noche oscura y lúgubre. Los alrededores estaban mortalmente quietos y silenciosos. Solo los árboles de hoja perenne cubiertos de polvo se balanceaban ligeramente.

Le recordó la noche en que había resucitado de entre los muertos. En ese entonces, él también tuvo que caminar desde el cementerio hasta la ciudad.

Suspiro…  Klein suspiró y de repente echó a correr, como tratando de deshacerse de la melancolía que lo llenaba.

Más de media hora después, alquiló un carruaje en el Distrito Sur y se dirigió a la estación de metro de vapor más cercana.

Todavía faltaba aproximadamente una hora antes de que el metro dejara de funcionar, y esto podría ahorrarle bastante dinero.

...

En las primeras horas de la mañana, Klein se puso un uniforme de trabajador de color azul grisáceo y se puso una gorra mientras se dirigía al Hospital San Estin en el área del Puente Backlund.

Este fue un hospital de caridad perteneciente a la Iglesia del Dios del Vapor y la Maquinaria.

Muchos de los pobres murieron aquí debido a enfermedades, y como no tenían dónde colocar sus cuerpos, tuvieron que permanecer en la morgue del hospital. Allí, los cadáveres esperaban ser cremados por el gobierno o donados a las facultades de medicina. Este fenómeno era muy común en verano, pero no hubo muchos en otoño o invierno después de que se enfrió.

Sin embargo, en una era sin aire acondicionado ni equipo para mantener la temperatura fresca, la morgue del hospital no podía mantener los cadáveres por mucho tiempo. Los cuerpos donados serían embalsamados rápidamente y los cuerpos que se enterrarían al día siguiente serían limpiados. Por supuesto, estas eran las reglas que se aplicaban en verano. En otoño e invierno, las reglas se relajaron relativamente; por lo tanto, todavía quedaron muchos cadáveres durante la noche en la morgue durante este período.

La morgue de San Estin estaba bajo tierra. Hacía relativamente frío, incluso durante el verano, y un frío intenso durante el otoño y el invierno.

Basado en lo que había aprendido como Halcón Nocturno, Klein confió en la agilidad y el equilibrio de un Payaso para colarse en el sótano mientras evitaba a los médicos y enfermeras que estaban de guardia.

Antes incluso de acercarse a la morgue, sintió un escalofrío por la espalda.

Después de pasar rápidamente por la habitación del conserje, Klein sacó un trozo de alambre y abrió ligeramente la puerta de la morgue.

¡Este fue uno de los métodos de infiltración y rastreo!

Empujó lenta y silenciosamente la puerta de la morgue con su mano derecha enguantada en negro. Al mismo tiempo, cubrió el silbato de cobre de Azik en su espiritualidad para determinar si tal método podría eliminar los efectos negativos.

La temperatura en la morgue parecía ser más baja que en el pasillo. La mayoría de los cadáveres fueron empaquetados y colocados en diferentes armarios de hierro. Sólo unos pocos fueron colocados en la mesa larga en el espacio abierto central, como si estuvieran esperando un examen.

Como payaso de Secuencia 8, Klein ya no temía esas escenas. Instintivamente se sintió incómodo.

Con cuidado, cerró la puerta y rodeó las largas mesas.

Después de unos diez minutos, Klein dejó escapar una bocanada de aire frío y confirmó que ninguno de los cadáveres había cobrado vida.

Ya es hora...  Sacó su reloj de bolsillo dorado y lo abrió.

Cuando estuvo listo, Klein retiró su espiritualidad y dejó de envolver el silbato de cobre de Azik.

No estaba seguro si era un efecto psicológico, pero tenía la desconcertante sensación de que los alrededores se habían vuelto aún más silenciosos.

Como Vidente, creía plenamente en sus instintos. Dejó de caminar de un lado a otro y se retiró hacia la puerta.

El tiempo pasó y Klein determinó que le llevó unos dos minutos.

En ese momento, ¡un cadáver en una mesa larga se sentó de repente!

¡Bam! ¡Bam! ¡Bam!

Los gabinetes de hierro circundantes emitieron una serie de golpes, ¡como si todo el infierno estuviera a punto de estallar!

¡Bam! ¡Bam! ¡Bam! Al escuchar tal conmoción y ver los cadáveres sentarse, Klein de repente dijo en voz baja: "¡Carmesí!"

Inmediatamente después de eso, inyectó su espiritualidad en un Encanto Réquiem y lo tiró.

Llamas de un azul helado ardieron silenciosamente y se extendió una serena y suave negrura. Los cadáveres se tumbaron una vez más y los golpes que provenían de los armarios se detuvieron abruptamente.

Klein, que había experimentado una situación similar, no se relajó y utilizó otro encantamiento de réquiem.

Como había muchos cadáveres a su alrededor, usó un tercer hechizo para estar a salvo, usando todo lo que tenía.

No está mal... De hecho, solo afecta a los cadáveres que no han sido enterrados mediante un ritual. Esto incluye cadáveres que no han estado muertos durante mucho tiempo y zombis. Usar mi espiritualidad para proteger el silbato puede prevenir tales efectos. Klein pensó con una sonrisa.

Al ver que ninguno de los cadáveres mostraba reacciones anormales, se preparó para abrir la puerta y marcharse.

En ese momento, de repente escuchó pasos que venían del exterior y vio una luz tenue que se filtraba.

El anciano conserje se había sentido atraído por los golpes en la morgue. ¡Se acercaba con una linterna en la mano!

Klein miró a su alrededor, colocó la mano en la puerta, saltó ágilmente y se detuvo en el lugar entre la puerta y el techo.

Sus dedos se clavaron en los baches y grietas mientras mantenía un equilibrio perfecto.

¡Creak!

El conserje anciano abrió la puerta con su llave y entró en la morgue.

Dio unos pasos hacia adelante, levantó su linterna y examinó los armarios de hierro y las mesas largas, así como los cadáveres.

Detrás de él, Klein saltó ágilmente y aterrizó en silencio.

Aprovechando la oportunidad, Klein escapó rápidamente de la morgue. Usó la habitación del conserje para esconderse durante unos segundos antes de regresar con cuidado al piso superior.

Después de que el conserje anciano inspeccionó los alrededores y no encontró nada fuera de lo común, murmuró una frase, por miedo a los cadáveres, y se fue rápidamente. Cerró la puerta y no se quedó más.

Al regresar a la sala de guardia, se envolvió en una fina manta y se tomó varios minutos para calmar su corazón acelerado antes de murmurar para sí mismo en voz baja: 

"Esos viejos siempre me cuentan las cosas raras que suceden en la morgue con la esperanza de asustarme. Esos sonidos extraños de ahora también deberían contar. No importa. ¡Esos cadáveres tampoco volvieron a la vida!”

"¡Pui, no existen los zombis y los espectros!"

Al mismo tiempo, Klein caminaba cómodamente por las calles tranquilas y oscuras, feliz de estar libre de una amenaza latente.

Miró las elegantes lámparas de gas que se alineaban a los lados de la calle y esperaba con ansias las futuras reuniones Beyonder.

¡Siempre que obtuviera un arma con un efecto especial, podría obtener uno de los ingredientes principales para la poción Mago!

Hmm… Aunque no tengo mucho dinero en este momento, todavía tengo muchos activos que puedo usar para intercambiar. Por ejemplo, la fórmula de la poción Telépata, o las fórmulas para Bardo y Suplicante de Luz. Además, mi poción de payaso se digiere a un ritmo más rápido de lo que esperaba debido a una serie de eventos y a mi descubrimiento de la esencia necesaria para "actuar". Está cerca de ser completamente digerido...  Por las calles de Backlund de noche, Klein dejó su mente vagando.


mode_commentComentario de Eldolfo

Que lo disfruten!

Cualquier error me avisan.


Comentarios del capítulo: (0)


lotm-capitulo-269
LOTM Capitulo 269
27996
269

Pistas hacía los Alquimistas de la Psicología

Traductor: Eldolfo

Capítulo 269: Pistas hacía los Alquimistas de la Psicología

En las afueras del Barrio Emperatriz, en una pista de caballos amplia y vacía.

Audrey Hall llevó deliberadamente a una yegua castaña a un rincón y fingió discutir algo con el vizconde Glaint.

Vestía pantalón blanco y botas negras hasta la rodilla, adornadas con una blusa sencilla y una chaqueta negra que le llegaba a la cintura. 

Además, se puso un casco del mismo color. Se veía especialmente valiente y hermosa, y Susie, su Perdiguera Dorada, estaba obedientemente sentada a sus pies. Lo que parecía una pequeña cartera de cuero colgaba de su espalda.

Disfrazada como el sirviente del vizconde Glaint, Xio miró con envidia las largas y rectas piernas de Audrey e inconscientemente se puso de puntillas.

“Simplemente montar a caballo es tan indiferente. Solo cuando se combina con la caza se llena de vida. Por supuesto, me refiero a las habilidades ecuestres para hombres. No importa lo que haga una hermosa dama, aún sería un espectáculo para la vista” Glaint evaluó a Audrey y dijo medio en broma.

Audrey respondió con una leve sonrisa: "Faltan meses para la próxima caza".

Cada año, desde junio hasta el Año Nuevo, los aristócratas del Reino de Loen venían a Backlund para asistir a varios banquetes, bailes y salones, según la tradición. Este fue un evento muy importante para ellos, y muchas cosas se decidirían en unos meses.

Después del año nuevo, los nobles regresarían a su feudo; Sus castillos, haciendas y grandes plantaciones y pasarían allí su tiempo libre. En esos tiempos, el deporte más popular era la caza.

Los nobles invitaban a huéspedes de estatus similar a disfrutar del placer de montar a caballo y perseguir presas. Mientras su situación financiera lo permitiera, no eran tacaños con la compra de perros.

El más famoso de los sabuesos fue el raposero.

“Ya extraño esa vida. Backlund es un lugar donde la gente se siente limitada y su aire es indescriptiblemente terrible. Por supuesto, todavía disfruto de su extravagancia". El vizconde Glaint se puso los guantes y dio un paso atrás para que Audrey pudiera hablar con Xio y Fors más fácilmente.

"Honorable señorita Audrey, ¿por qué nos ha llamado aquí esta vez?" Xio inició la pregunta mientras ella retiraba la mirada.

Audrey representó una gran parte de de sus ingresos recientes. Era honesta y generosa, una buena empleadora que rara vez se encontraba.

Me parece que vuelvo a oler la tinta del dinero... Con suerte, la misión no será demasiado difícil... La señorita Audrey es perfecta en todos los sentidos, excepto por una cosa. Cada misión es inesperada y muy peligrosa…  pensó Xio, sintiendo tanto anticipación como aprensión. No pudo evitar mirar de reojo a Fors. Se dio cuenta de que su compañera, disfrazada de sirvienta, la miraba directamente.

Las expresiones reflejadas en sus ojos se veían muy similares.

Audrey sostuvo sus guantes, sonrió reservada y elegantemente antes de decir: "Esta vez es una simple petición".

Mientras hablaba, hizo un gesto con los ojos para que Xio y Fors abrieran la cartera de cuero de Susie.

Xio, quien siempre había sido conocida por su proactividad, inmediatamente dio dos pasos hacia adelante y se inclinó para extender la mano.

Durante este corto período de tiempo, originalmente había querido acariciar la cabeza de Susie para demostrar que no tenía intenciones de hacerle daño. Pero justo cuando extendió la palma de la mano derecha, Susie ya había girado la cabeza, girando su cuerpo a la mitad y colocando la pequeña cartera de cuero frente a ella.

Normalmente soy popular entre los animales... Por ejemplo, los mosquitos...  Xio mantuvo su expresión sin cambios mientras abría la cremallera de la cartera y sacaba un montón de papeles de la bolsa de cuero de Susie.

Se puso de pie y echó un vistazo a la pila de papeles. Vio que representaba a un joven de aspecto corriente, pero su cabello cuidadosamente peinado, sus gafas redondas y sus burlones ojos castaños le parecían muy familiares.

¡Debo haberlo visto en alguna parte! Xio miró hacia abajo y vio la descripción correspondiente.

"Nombre usado anteriormente: Lanevus, estafador buscado".

¡Sé dónde lo he visto antes! Xio se iluminó de repente y casi hizo un gesto poco elegante de golpearse la frente.

Antes de conocer a Audrey, una de las principales fuentes de sus ingresos era hojear periódicos, investigar carteles de se busca y usar sus conexiones en muchas pandillas en el Distrito Este para buscar criminales que valieran grandes recompensas.

Había pensado en encontrar a este Lanevus, que tiene una recompensa de 100 libras. Además, ¡se llevó más de 10,000 libras en efectivo! Sin embargo, recientemente estuve demasiado ocupada con las solicitudes de la señorita Audrey y me había olvidado de este asunto...  Xio y Fors se miraron y luego preguntaron francamente: 

"¿Cuánto vale esta solicitud?"

¿Cuánto vale la solicitud? Audrey se sorprendió por un momento.

Había olvidado por completo la cuestión del pago, ya que desde su punto de vista, era una prueba del Señor Tonto.

¿Cuándo alguna vez se les dio dinero a los examinados?

"Uh... ¿100 libras?" Audrey deliberó y dio un número.

"¡Acuerdo!" Xio y Fors respondieron al unísono.

Si podemos atraparlo, no solo recibiríamos cien libras de la señorita Audrey, sino que también obtendríamos una cantidad igual de la recompensa... ¡Qué gran misión! Xio preguntó casualmente, sus ojos brillando.

“¿Por qué buscas a este estafador? ¿Te estafó?”

Ni siquiera sé quién es... Es realmente una simple solicitud. Cien libras fueron suficientes para completar el trato... No hay necesidad de decirle al Señor Tonto sobre esto. Son sólo cien libras...  Audrey, con una sonrisa educada, ignoró la pregunta de Xio y en su lugar mencionó: “Recibí noticias de que está en Backlund.”

“Ah, sí, hay una docena de retratos aquí, retratos diferentes. Tomé en cuenta que Lanevus debió disfrazarse, así que les doy fotos de él sin gafas, con barba, con un cambio de peinado. Uh... imágenes basadas en conjeturas".

¡También soy muy buena dibujando y pintando! Audrey inclinó la barbilla.

Xio inmediatamente olvidó su pregunta anterior y dijo con agradable sorpresa: "¡Estas son realmente buenas noticias!"

Sintió como si ya pudiera ver la recompensa de doscientas libras llamándola.

La persona misteriosa que había conocido en la reunión del Señor A aún no había establecido contacto con ella. Por lo tanto, todo lo que podía hacer era continuar con su negocio de ganar dinero.

Audrey asintió indiscerniblemente. Ella murmuró: "¿Tienes alguna pista sobre el asunto de los alquimistas de la Psicología?"

Fors se ajustó el pelo largo y rizado, miró al vizconde Glaint que estaba escuchando a un lado y dijo: “Recientemente me uní a una nueva reunión Beyonder. Se rumorea que las fórmulas de las pociones Espectador y Telépata han aparecido anteriormente allí. Sospecho que uno de los miembros de la reunión es de los alquimistas de la psicología.”

"Solicitaré llevarte conmigo a la próxima reunión".

"Bien." Audrey no ocultó deliberadamente su alegría.

Había leído su verdadero estado mental en los colores, el lenguaje corporal y las expresiones sutiles de Xio y Fors, para juzgar su entusiasmo por la misión. Tampoco mintieron con respecto a los alquimistas de la psicología.”

El vizconde Glaint murmuró: “Los asuntos de Audrey parecen estar al borde del éxito. ¿Dónde está mi fórmula, Boticario?”

“Realmente no hay pistas por el momento. El camino del boticario se encuentra principalmente en el sur, donde está el Reino Feynapotter". Fors hizo un gesto con profundo pesar.

“Muy bien, todavía soy joven. Solo tengo veintipocos años. Todavía tengo tiempo para esperar”, respondió Glaint con tono de humor.

“Muy bien, gracias por tu ayuda. Nos vemos la próxima vez." Audrey hizo una elegante reverencia, se puso los guantes y montó en su caballo mientras recorría el camino.

Susie la siguió feliz, como si hubiera encontrado un nuevo entretenimiento.

...

Mientras pasaba la noche “experimentando”, ya eran las 9:34 de la mañana del martes cuando Klein se despertó.

Mordiendo un trozo de pan untado con mantequilla, se puso el abrigo y el sombrero, se apresuró a salir por la puerta y escribió en el libro de mensajes que colgaba de la cuerda del timbre:

"El propietario está fuera y volverá después de las cinco de la tarde".

En realidad, no tenía mucho que hacer. Fue puramente para protegerse contra una visita repentina de Millet Carter.

Si la otra parte descubría que el detective que contrató por veinticinco libras no estaba fuera de casa, buscando información u organizando a la gente para confirmar el diseño de la estructura, y en cambio estaba en casa tomando té tranquilamente y leyendo novelas, ¡Seguramente revocaría la comisión y no pagaría las últimas cuarenta libras!

Realmente no tengo nada que hacer más que esperar la información de la señorita Justicia...  Klein se paró al final de la calle y miró la neblina en el cielo, mientras murmuraba impotente para sí mismo.

Ya había decidido anoche dónde pasaría el día.

Por la mañana practicaré tiro en el Club Quelaag, leeré los periódicos, disfrutaré de un almuerzo gratis, tomaré una siesta por la tarde, haré ejercicio practicando deportes como el squash. Una vez que se abra el Bar Corazones Valientes, tomaré un carruaje allí y veré si puedo aprender sobre más reuniones Beyonder de Kaspars.

Klein no tenía ninguna intención de buscar a Maric. Aunque estaba seguro de que tenía más de un círculo Beyonders, temía que la señorita guardespalda también perteneciera a esos círculos.

No le sería conveniente vender fórmulas de pociones, ya que despertaría un alto grado de sospecha.

Dado que el Verdadero Creador te ha dado la capacidad de adivinar y un cuerpo fuerte, ¿te otorgaría fórmulas de pociones que no necesitas? ¡Es imposible con solo pensarlo! Klein completó los detalles con su imaginación mientras subía al carruaje público que se dirigía al Distrito Hillston.

Media hora después, ingresó al Club Quelaag y vio a un conocido.

Fue Talim Dumont, el profesor de equitación que lo recomendó al club. Era amigo de Mary Gale.

Vestido con un abrigo de tweed negro, Talim de cabello castaño se acercó. Evaluó a Klein y dijo con una sonrisa extraña: “Buenos días. Mary y Doragu se van a divorciar".

¿Sospechas la razón por la que me uní al club? Confiando en la habilidad del Payaso, Klein fácilmente hizo una expresión de sorpresa.

"¿De Verdad? ¡Eso es realmente sorprendente!"

Talim le lanzó una mirada profundamente sospechosa y de repente se rió.

“Tengo un amigo que ha estado preocupado por algo recientemente. Quiero saber qué tan buena es tu puntería y tus habilidades de lucha".

¿Una comisión? Solo preguntó por mi puntería y habilidades de lucha, no por mi razonamiento. Esta es una solicitud que involucra violencia...  Klein sonrió y dijo: “Estaba planeando dirigirme al campo de tiro. Puedes echarle un vistazo, pero pelear requiere que un oponente pueda ver mi estándar".

"He aprendido a pelear antes", respondió Talim con entusiasmo.


mode_commentComentario de Eldolfo

Que lo disfruten!

Cualquier error me avisan.


Comentarios del capítulo: (0)