lotm-capitulo-303
LOTM Capitulo 303
28033
303

Novato

Traductor: Eldolfo

Capítulo 303: Novato

Distrito Norte, Calle Aulka.

Kapusky Reid estaba sentado en una silla reclinable en su sala de actividades, perdido en sus pensamientos. Frente a él había una chimenea encendida con carbón.

Como educador principal en una escuela pública, recibía un salario de más de cuatro libras a la semana, que era suficiente para que un soltero como él viviera bastante bien, pero la ropa que usaba en casa estaba remendada y la taza de té en el mesa parecía extremadamente simple.

Sin quitarse la peluca, lo más llamativo de Kapusky eran sus pómulos altos y su pecho hinchado, una deformidad en la que el esternón sobresalía hacia afuera.

Sobre sus rodillas tenía un libro de poemas en el antiguo Feysac, pero no había pasado ni una sola página incluso después de un tiempo.

Los ojos de Kapusky estaban desenfocados mientras miraba sin comprender cuando de repente escuchó una ligera risa en su oído.

“Tengo mucha curiosidad por saber por qué no corriste y decidiste quedarte en casa. ¿No tienes miedo de que la policía venga por ti?”

La voz era baja y ronca, como la de un niño cuya voz se quebraba durante la pubertad.

Kapusky se estremeció y casi saltó de su silla reclinable.

¡Giró abruptamente la cabeza para mirar y vio que había una figura sentada en el sofá a unos pasos de él!

La figura vestía ropa de verano: camisa de lino y pantalones ligeros. Su rostro era borroso e indistinto.

“¿Q-quién eres tú? ¿Qué estás haciendo aquí?" Preguntó Kapusky inmediatamente mientras se agarraba al apoyabrazos.

Klein, que había usado sus poderes de alucinación, se reclinó, cruzó las manos y dijo tranquilamente: "Anoche, je, debería ser esta mañana temprano, los salvé a todos".

"¿Nos salvó?" Kapusky se relajó un poco cuando se dio cuenta de que el intruso no parecía querer hacer ningún daño. “¿E-eres esa persona en el bosque? ¿Te encargaste del cadáver que despertamos?”

Mientras hablaba, se movía torpemente, mostrando un miedo evidente.

Pudo infiltrarse sin que me diera cuenta mientras estaba despierto. Definitivamente no podría resistir…  Tales pensamientos rápidamente pasaron por la mente de Kapusky.

“Ustedes tienen mucha suerte de que yo pasara; de lo contrario, sólo quedarían cadáveres esparcidos por el suelo en el bosque, cadáveres que habrían sido mordidos en pedazos". Klein se rió. 

“Responde mi pregunta anterior, tengo mucha curiosidad por saber por qué te quedaste en casa. ¿Sabes qué delitos has cometido?”

Por la forma en que había llevado a cabo el ritual de resurrección y la reacción que tuvo antes y después del ritual, Klein había confirmado que Kapusky era un novato que no tenía los medios para ocultar sus verdaderas emociones. Por lo tanto, tenía la intención de usar solo la Visión Espiritual y el interrogatorio para llegar al fondo del asunto. A lo sumo, lo verificaría con adivinación al final.

“L-lo sé, comprando cadáveres en secreto y robando cadáveres de las tumbas. Todos estos son delitos que pueden llevarme a la cárcel por más de diez años. Además, definitivamente seré castigado por la Iglesia". Kapusky, que no parecía tener treinta años, respiró hondo y dijo con una sonrisa irónica: 

“Sin embargo, mientras no cause demasiados problemas, esos niños y sus padres no me delatarían porque también hicieron lo mismo. Incluso si quisieran obtener una sentencia más leve ayudando en la investigación entregándose, terminarían en la cárcel por algún tiempo".

"Je." Kapusky soltó una carcajada de autocrítica. “Algunos de los niños ya les han dicho a sus padres quién soy. Han conseguido que unos gánsteres me adviertan que renuncie dentro de una semana y no vaya a la escuela. Estuve de acuerdo."

Klein asintió suavemente con la cabeza.

“Es bueno cambiar de entorno. Por supuesto, no vuelvas a hacer cosas similares. Embrujar a niños ignorantes para que cometan delitos es un acto atroz".

“No lo haré, nunca más. Nunca imaginé que sería tan peligroso. Acabo de ver que tenían los mismos intereses que yo y por eso quise enseñarles y llevarlos a buscar los secretos de la inmortalidad. En cuanto a cavar tumbas, muchos médicos lo hicieron hace mucho tiempo”. Kapusky suspiró con algo de miedo persistente.

El color de sus emociones coincide con su estado mental actual... Por lo que parece, no parece ser un miembro del Episcopado Numinoso... Klein pensó por un momento, luego preguntó sin rodeos: 

"¿Dónde aprendiste la Danza Espiritual?”

“¿Danza Espiritual? Ah, normalmente lo llamo la Danza de la Muerte". Kapusky se sorprendió al principio antes de darse cuenta. 

“Me lo enseñó un anciano.”

"¿Un anciano?" Presionó Klein.

La mente de Kapusky se volvió a la deriva mientras recordaba sus recuerdos.

“Era un vagabundo. Se desmayó frente a mi casa a causa de una grave enfermedad.”

“En ese momento, no sabía que estaba enfermo. Pensé que simplemente había caído inconsciente, así que lo ayudé en casa. Le di una toalla caliente y le apliqué un ungüento.”

“Después de que se despertó, me dijo que no lo enviara a un hospital o clínica y que la muerte no era el final.”

“Experimenté la muerte de mis padres y varios familiares y estaba muy interesado en esas cosas. Entonces, charlé con él y descubrí que tenía un conocimiento profundo y una filosofía admirable en esta área. Parecía estar muy satisfecho con mi curiosidad e incluso realizó un milagro al matar un mosquito y despertarlo”.

Esta introducción... He leído al menos diez novelas con aperturas similares en mi vida anterior. Todas eran novelas sobre llevar a un viejo abuelo que estaba al borde de la muerte a casa por bondad, solo para tener un encuentro fortuito...  La boca de Klein se crispó.

"Entonces, ¿lo dejaste en casa?"

Kapusky asintió solemnemente y dijo: “Sí. Si no fuera por la falta de tiempo, incluso hubiera querido convertirme en su alumno.”

“Durante esos pocos días, me enseñó muchos conocimientos y la Danza de la Muerte. Desafortunadamente, este período de tiempo fue demasiado breve. Tan pronto como tomé impulso, murió, dejando solo un silbato de cobre".

Antes de terminar su frase, Kapusky sacó un exquisito silbato de cobre que no parecía viejo.

"Eso es todo."

Yo también tengo uno… Sin embargo, probablemente esté en el grado de Ancestro…  Klein se burló y preguntó pensativo: “¿Hace cuánto tiempo fue esto? ¿Como se veia? ¿Dónde lo enterraste?”

“Hace medio año. Su característica más obvia era su cabello canoso y manchas rojas en un lado de su cara. Me dijo que lo enterrara en el jardín de atrás". Kapusky hizo un cálculo de las fechas.

No es el Señor Azik, pero lo más probable es que sea miembro del Episcopado Numinoso y no alguien de una Secuencia baja...  Klein cambió de tema y preguntó: 

"Aparte de la Danza Espiritual, ¿también aprendiste el ritual de la resurrección?"

“Solo he aprendido la mitad de ese ritual. Utilicé algunos conocimientos y folclore dispersos para mejorarlo poco a poco”, respondió Kapusky con mucha honestidad.

¿Lo mejoró en base al folklore? Oh, ese pobre gato negro, que la Diosa te bendiga... Klein resistió el impulso de dibujar una luna carmesí en su pecho.

"¿Qué más?" presionó.

“Sí, y este silbato de cobre. Creo que es la clave para comunicarnos con el mundo más allá de nuestros sentidos". Kapusky lo levantó y sopló, suspirando. 

“Cada vez que termino de soplarlo, siento que el entorno se enfría. Es como si alguien me estuviera mirando y tirando de mí..."

Mientras hablaba, Klein, que tenía su Visión Espiritual activada, vio patrones de agua ondulando desde el suelo. Un aire frío se extendió a su lado, y el fuego y la luz se atenuaron un poco.

A continuación, un cráneo con tres ojos salientes y desenfocados emergió del suelo. Alrededor del cráneo, había muchos tentáculos articulados negros.

Un tentáculo se extendió, tocó la pierna de Kapusky y tiró de su ropa de vez en cuando, pareciendo bastante impaciente. Sin embargo, Kapusky no respondió en absoluto, como si no se hubiera dado cuenta.

¿Es este un mensajero? El silbato de cobre se usa para convocar a sus correspondientes mensajeros… ¿Cuál es el significado de que lo convoques sin darle una carta? Klein se sorprendió al ver esta escena.

En ese momento, Kapusky lo miró emocionado.

"¿Lo sentiste? ¡Los alrededores se volvieron fríos! ¡Las lámparas de gas también se han atenuado!”

"¡No estoy mintiendo! ¡Alguien me está mirando y tirando de mí!"

El mensajero de aspecto horrible trató de tocar a Kapusky, una y otra vez, pero al final, no recibió una carta y regresó "a la clandestinidad" con resignación.

Las comisuras de la boca de Klein se crisparon ligeramente al ver esta escena. Se susurró a sí mismo en su corazón: Retiro lo que dije sobre él. No es un novato, es un novato absoluto.

¡Ni siquiera es un Beyonder!

Pensé que era alguien que acababa de cruzar la puerta del misticismo para aprender los conceptos básicos, pero ahora, parece que ni siquiera ha encontrado la ubicación de la puerta...

Los Coleccionistas de Cadáveres del camino de la muerte pueden ver fantasmas y cuerpos espirituales directamente...

Combinado con la forma en que Kapusky había actuado al usar el silbato de cobre para ordenar al zombi después del ritual, Klein estaba convencido de que no estaba mintiendo. Suspiró silenciosamente.

Luego, pensó en una pregunta: Si escribiera una nota y se la entregara a ese mensajero, ¿dónde se la entregaría?

¿Un verdadero miembro del Episcopado Numinoso? ¿Algún miembro superior?

Reprimiendo este pensamiento, Klein asintió y dijo: "De hecho, se ha vuelto frío".

Después de responder, rápidamente cambió de tema. "¿Has sentido algo inusual desde la muerte del anciano?"

"Eh... No antes, pero en las últimas dos semanas, tuve la sensación ocasional de que alguien a mi alrededor es como un cadáver, del tipo que se puede despertar". Kapusky preguntó sintiéndose curioso y asustado: "¿Es una alucinación?"

Está en línea con lo que dijo Adol. No está mintiendo...  Klein echó un vistazo a los colores del aura de Kapusky y le dijo sinceramente: 

“Te sugiero que vayas a una catedral al menos tres veces a la semana durante los próximos dos meses, asistas a misa y escuches las predicaciones.”

"Si no desea hacerlo, primero puede preparar una tumba".

"Está bien..." respondió Kapusky, sintiéndose decepcionado.

¡Pensó que era una manifestación de su mejora!

Klein lo contempló por un momento y dijo en un tono autoritario: 

"Llévame al cadáver del anciano".

“¿Ah? Bueno." Kapusky estuvo a punto de negarse, pero luego reconoció instantáneamente la realidad de la situación en la que se encontraba.

Cogió sus herramientas y condujo a Klein por la puerta trasera de la cocina, a un jardín marchito, y se detuvo frente a un árbol inclinado.

Klein se paró a su lado y observó a Kapusky cavar hábilmente en la tierra, dejando al descubierto la pizarra debajo.

Habiendo terminado con la capa superior, Kapusky usó sus herramientas para abrir la pizarra.

¡Uf!

La pizarra estaba presionada contra el suelo que había sido excavado hace unos momentos. La tumba no tan profunda estaba velada por el brillo de la luna carmesí que penetraba débilmente a través de las nubes.

Kapusky subconscientemente miró hacia arriba cuando de repente dejó escapar un grito miserable, retrocedió unos pasos y cayó al suelo.

No había cadáveres ni huesos en descomposición en la tumba. ¡La capa inferior estaba cubierta de plumas blancas teñidas con aceite amarillo!


mode_commentComentario de Eldolfo

Que lo disfruten!

Cualquier error me avisan.


Comentarios del capítulo: (0)


lotm-capitulo-304
LOTM Capitulo 304
28034
304

Plumas

Traductor: Eldolfo

Capítulo 304: Plumas

¿Plumas blancas?

Al mirar la tumba sin cadáver, Klein de repente pensó en una palabra: 

¡Ángel!

En el canon de las siete iglesias principales, estaban llenas de leyendas de ángeles y santos. El primero tenía una característica: un par de alas de color blanco puro en la espalda y hasta dos, tres o incluso seis pares de alas de color blanco puro.

Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, Klein recordó algo más

El Señor Azik le había descrito una vez su sueño, uno que parecía indicar sus diferentes vidas.

Una de las escenas estaba dentro de un mausoleo oscuro. ¡Había muchos ataúdes antiguos abiertos a su lado, y en los ataúdes, había cadáveres con plumas blancas creciendo de sus espaldas!

¿Es esta una característica especial de la vía de la Muerte, o un extraño fenómeno causado por el Episcopado Numinoso? Klein no dijo una palabra mientras reprimía sus emociones y miraba con calma las plumas blancas manchadas de aceite amarillento en el fondo de la tumba.

Su juicio inicial fue que el anciano no era un ángel, ya que la aterradora Secuencia 2, o incluso la Secuencia 1 ciertamente produciría efectos intensos en su entorno cuando murieran. Por ejemplo, el Artefacto Sagrado, las cenizas de una Santa que se habían almacenado detrás de la Puerta Chanis de la ciudad de Tingen, extendía líneas finas, negras y frías casi invisibles para sellar a las personas y las cosas a su alrededor.

Por supuesto, también es posible que en realidad no muriera… ¿Es como el Señor Azik? Klein se inclinó y recogió tres plumas blancas con su mano derecha enguantada de negro.

Planeaba hacer algo de adivinación sobre la niebla gris cuando regresara a casa.

En ese momento, Kapusky recobró el sentido, se puso al lado de Klein y miró la tumba con una pizca de miedo.

"¿Dónde está el cuerpo?"

Klein lo miró y dijo en voz baja: "Quizás se fue solo".

“Se fue solo…” repitió Kapusky horrorizado, ahora plenamente consciente de lo terrible que era para los muertos despertar.

Sus piernas temblaron mientras murmuraba para sí mismo: "P-pero no usé el ritual de resurrección con él".

Klein se dio la vuelta y lo miró durante unos segundos.

"La muerte no es el fin."

"La muerte no es el final... La muerte no es el final..."

Pues bien, el silbato de cobre había convocado a un mensajero que probablemente corresponde al anciano caballero. En otras palabras, entregarle una carta al mensajero equivale a enviarle una carta al anciano, un hombre que lleva casi medio año muerto... Je, me pregunto adónde fue y en qué estado esta... En respuesta a la pregunta de Kapusky, Klein le hizo un indiferente recordatorio.

"No vuelvas a soplar ese silbato de cobre".

"¿Quieres decir que el silbato de cobre lo atraerá de vuelta?" Preguntó Kapusky con horror.

Antes de que Klein pudiera responder, volvió a preguntar: “¿P-puedes ayudarme a lanzar este silbato de cobre al río Tussock?”

"Si no puedes, lo haré yo mismo".

¿No te interesó la filosofía de la muerte? Klein se burló mientras alargaba la mano para tomar el silbato de cobre de Kapusky.

Planeaba enviarle una carta al muerto cuando las condiciones fueran las adecuadas para ver qué pasaría.

Por supuesto, el requisito previo para todo esto era que estaba seguro de que no había demasiado peligro involucrado.

Luego de instruir a Kapusky para que volviera a llenar la tumba, Klein tuvo un breve intercambio con él sobre la “Danza Espiritual” y el correspondiente conocimiento místico, enriqueciendo su propio conocimiento. También le preguntó a Kapusky en detalle cómo colocó el cuerpo del anciano, boca abajo, de acuerdo con sus últimas palabras.

Bajo ciertas circunstancias especiales, usar "Danza Espiritual" para reemplazar parte de la complicada configuración de la magia ritualista sería más efectivo y simple...  Al ver que había logrado su objetivo, Klein advirtió a Kapusky que dejara de incursionar en los llamados rituales de resurrección.

Luego, salió de la calle por el jardín y tomó un largo desvío en carruaje hacia el Distrito Este.

Después de cambiarse de nuevo a su ropa anterior, regresó a la Calle Minsk y entró en su dormitorio. Después de una serie de acciones, llevó las tres plumas blancas y el silbato de cobre de Kapusky sobre la niebla gris.

Sentado en la silla de respaldo alto de el Tonto, Klein conjuró un lápiz y un papel. Escribió una declaración de adivinación en la que había pensado durante mucho tiempo: "Sus orígenes".

Luego, sostuvo las tres plumas blancas y se reclinó en su silla.

Mientras cantaba en silencio, Klein entró en una tierra de sueños. Era un borroso blanco grisáceo a su alrededor.

En este mundo, había una rica oscuridad sin luz. De repente, la oscuridad se tiñó con un tono carmesí. Una mano delgada y pálida salió de la tierra de color marrón amarillento.

Una figura se levantó lentamente. No levantó la losa de piedra, pero atravesó el suelo directamente.

Bajo la luz de la luna roja carmesí, la ropa de la espalda de la figura estaba hecha jirones y las plumas blancas crecieron una tras otra.

El hombre de cabello blanco inclinó la cabeza, revelando las manchas rojas en su rostro, así como sus ojos inexpresivos y sin emociones.

Comenzó a caminar, luchando a través de las vallas circundantes, adentrándose más en la oscuridad hasta que desapareció muy lejos.

El sueño se hizo añicos y Klein se despertó.

Las plumas blancas brotaron de la parte posterior del cadáver... Su estado se parece al de la señorita Sharron, pero también es claramente diferente. Emitía un sentimiento muy pesado y corpóreo…

¿Parecía estar pasando entre el cuerpo de un humano y el cuerpo de un espíritu en una transformación semi-natural e incompleta? ¿Un enviado que está conectado con el mundo real y el inframundo espiritual? Klein dio unos golpecitos en el borde de la larga mesa y pensó durante un rato.

Luego, adivinó si había algún peligro en usar el silbato de cobre que recibió de Kapusky en ese mismo momento y recibió una respuesta positiva. Además, el péndulo espiritual se movía con gran amplitud y altas frecuencias.

Es una lástima que no pueda usar directamente el silbato de cobre sobre la niebla gris. El mensajero no podría entrar en absoluto; de lo contrario, no habría ningún peligro...  Después de murmurar para sí mismo, Klein descendió a través de la niebla gris y regresó al mundo real.

...

Temprano en la mañana, en los bosques relativamente refrescantes del Barrio Emperatriz.

El Boticario, de rostro redondo y de unos treinta años, apareció en un rincón apartado y guardó las hierbas que había plantado en secreto en una bolsa de cuero que llevaba consigo.

Después de completar la misión del día, enderezó la espalda y comenzó a estirar el cuerpo. Murmuró para sí mismo con gran satisfacción: “Efectivamente, mi constitución física ha mejorado. Ya no soy como antes, donde era relativamente resistente a los elementos venenosos.”

“Sin embargo… ¿Por qué mi Secuencia 8 es Domador de Bestias? ¿Qué tiene esto que ver con Boticario?”

“Bueno, un Boticario domestica y usa plantas y partes de animales que han perdido la vida, mientras que un Domador de Bestias domestica y usa animales vivos. ¿Incluye criaturas Beyonder?”

“Entonces, ¿mi Secuencia 7 podrá domesticar y usar humanos?”

“El viejo ni siquiera me dijo el nombre de la Secuencia 7, ni me dio la fórmula. Cuando me estabilice, tendré que intentar ponerme en contacto con él".

El boticario comenzó a dar puñetazos y patadas para acostumbrarse a su cuerpo fortalecido. Solo se detuvo cuando estaba completamente exhausto.

Whoosh…  Mientras jadeaba, comenzó a considerar un problema serio: ¿Cómo debería actuar un Domador de Bestias?

“Domador de Bestias… ¿cómo debería hacerse? ¿Buscar animales y domesticarlos?” Mientras el boticario murmuraba para sí mismo, de repente sintió algo y miró hacia el lago artificial.

Había una enorme Perdiguera Dorada corriendo feliz.

La gran perdiguera dorada pareció notar su mirada cuando de repente giró la cabeza para mirarlo.

Cuando sus miradas se encontraron en el aire, la gran perdiguera dorada se congeló por un momento. Luego, se dio la vuelta con agilidad y se escapó, desapareciendo sin dejar rastro.

...

En la lujosa villa de la familia Hall.

Susie regresó a una sala de piano y se sentó junto a los pies de Audrey, con la lengua fuera mientras jadeaba pesadamente.

Esperó hasta que la chica rubia terminó de tocar una canción antes de decir con miedo: “Audrey, conocí a un chico aterrador.”

"¡Sus ojos daban miedo!"

"¿Es eso así? ¿Qué quería hacerte?" Preguntó Audrey, curiosa y preocupada.

Susie pensó por un momento y dijo: “Yo tampoco lo sé. En resumen, es muy peligroso. Esa fue mi intuición".

"¿Qué aspecto tiene?" Audrey consideró dejar que los guardias y asistentes advirtieran al hombre.

“No lo vi claramente. ¡Siento que es mi enemigo natural!" Susie respondió con toda seriedad.

¿Tu enemigo natural? ¿Una némesis tipo perro? Audrey esbozó una sonrisa reservada.

“Susie, no vayas a esos bosques por ahora.”

“Guau, Audrey, ¿estabas de mal humor? Me di cuenta por tu música de piano”, preguntó Susie.

Audrey asintió gentilmente y dijo: “Sí… acabo de recibir noticias de Glaint de que Fors y Xio querían informarme que la reunión de esta noche ha sido cancelada. Originalmente estaba planeando intercambiar algunos ingredientes Beyonder por ti".

Y también intentar entrar en contacto con gente de los Alquimistas de la Psicología… añadió en silencio en su corazón.

"¿Por qué?" Susie preguntó, perpleja.

Audrey pensó por un momento antes de responder: "Se dice que es el resultado de los asesinatos en serie".

...

El sábado por la mañana, el aire de Backlund estaba tan mal como de costumbre.

Klein estaba tratando de hacer un plato de fideos que le encantaba comer cuando era niño. Para ello, compró harina de mayor calidad, añadió agua y azúcar y la mezcló para formar una olla de "pasta" fina.

Luego, vertió aceite en la olla y humedeció la superficie.

Después de que el aceite se calentó, tomó un poco de la pasta de harina con su cuchara sopera y la vertió a un lado de la olla, extendiéndola finamente.

En medio de los chisporroteos, extendió varios trozos de pan planos y la fragancia de la harina emanó gradualmente.

Cuando estuvo a punto de terminar, sacó los pedazos de pan blandos y planos, uno por uno, y los puso en el plato. Luego, agregó agua y convirtió los materiales restantes en masa.

Tan pronto como regresó al comedor con el pan plano y la "pasta", Klein con impaciencia arrancó un trozo y se lo metió en la boca.

El trozo de pan plano solo tenía una rica fragancia a trigo y un sabor dulce que le abrió el apetito. Era simple y sencillo, pero estaba excepcionalmente delicioso.

Es el sabor de mis recuerdos...  Klein comió rápidamente, bebiendo ocasionalmente un bocado de la pasta.

Cuando casi había terminado de comer y comenzaba a reducir la velocidad, el timbre sonó de repente.

¿Una nueva comisión? Klein se quitó la servilleta, se secó las manos y se levantó para dirigirse a la puerta.

Antes de tocar el picaporte, la imagen de un visitante apareció en su mente.

Era un caballero de mediana edad con patillas blancas, rostro delgado y un temperamento sobresaliente.

¡Fue el detective privado, Isengard Stanton, quien pudo obtener una invitación de la policía!

¿Por qué él está aquí? Klein abrió la puerta desconcertado y preguntó con una sonrisa: “Buenos días, Señor Stanton. ¿Hay algo?"

Isengard se quitó el medio sombrero de copa y sonrió.

“Buenos días, señor Moriarty. Deseo trabajar contigo. Creo que es un excelente detective. Después de todo, anteriormente se las arregló para dirigir sus investigaciones hasta el Muelle del Este de Balam y la Unión del Muelle por su cuenta".

"¿Cooperar?" Klein no ocultó su sorpresa.

Isengard dio unos golpecitos con su bastón negro y respondió con voz profunda: “Para encontrar al asesino en serie detrás de la reciente cadena de asesinatos en serie.”

"La policía ya ha ofrecido una recompensa de 2.000 libras".


mode_commentComentario de Eldolfo

Que lo disfruten!

Cualquier error me avisan.


Comentarios del capítulo: (1)


Klein, Klein, no sales de una, tanto que evitaste meterte con el diablo y al final te tendrás que encargar de él

0