lotm2-capitulo-161
LOTM2 Capítulo 161
47017
161

Rasgos Especiales

Traductor: Morganxc

Capítulo 161 Rasgos Especiales

Fue solo cuando Lumian saltó desde la oscuridad que el hombre, con la mirada fija únicamente en Jenna, se dio cuenta de la invasión de su guarida aislada.

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! Lumian irrumpió lloviendo una andanada de puños, codos, rodillas y pies sobre el intruso.

El hombre estaba desprevenido, pero no débil. Su resistencia era robusta, repeliendo los golpes con los antebrazos mientras retrocedía. Su pecho, pantorrillas y muslos soportaron la peor parte de los golpes fallidos de Lumian, pero mantuvo su posición.

Con un movimiento de cabeza, sus ojos marrones se transformaron en un escalofriante verde, proyectando un siniestro reflejo de Lumian.

De repente, Lumian fue abrumado por una poderosa oleada de deseo. A su lado, la "Diva Llamativa" Jenna irradiaba un cautivador atractivo mientras se esforzaba por ver la lucha, con todo su ser palpitando con magnetismo.

Este deseo explotó dentro de Lumian como una granada viva. Cesó su asalto, con los ojos ardientes con un matiz rojizo mientras su respiración se aceleraba. Girando, se abalanzó hacia Jenna.

Jenna percibió la anormalidad y gritó, su voz una mezcla de ira y miedo: "¡Contrólate, maldita sea!"

Pero sus palabras fueron amortiguadas cuando Lumian la derribó.

Al mismo tiempo con esta acción, un objeto duro presionó el costado derecho de Lumian.

¿Qué era eso? Reaccionando instintivamente, su mano rozó la empuñadura de la daga ritualista de plata que había colocado estratégicamente para autolesionarse.

Una vaga comprensión de su intención de usarlo parpadeó de nuevo en su mente.

En el siguiente latido, Lumian, ahora en su mayoría irracional por su deseo incipiente, aferró el mango de la daga de plata y se lo clavó en su propia carne.

La punta de plata cortó la tela, la piel y el músculo por igual.

Un dolor insoportable tronó en la conciencia de Lumian, restaurando parte de la racionalidad de las garras de su salvaje deseo, permitiéndole recuperar algo de lucidez.

Haciéndose el que nada había cambiado, continuó sus acciones sobre Jenna, con las manos vagando sin rumbo.

"¿Eres un jodido inútil? ¿Ni siquiera puedes manejar a un pervertido?", lo regañó Jenna, esperando sacudir a su único protector de vuelta a la realidad.

Al ver a su oponente bajo control, el hombre se apresuró a sacar su propia daga oculta, preparándose para atacar a Lumian por la espalda.

Justo entonces, las manos de Lumian resbalaron y se apoyó contra el frío suelo de la cueva junto a Jenna.

Con un movimiento rápido, flexionó la cintura y pateó con el pie derecho hacia atrás.

¡Paf!

Lumian atacó, su patada a la entrepierna del hombre fue rápida y precisa, similar al chasquido de un látigo.

Se escuchó un crujido gutural, el rostro del hombre palideciendo por el dolor que distorsionaba sus facciones.

¡Clack! Su arma se le escapó de la mano.

Se desplomó en el suelo, retorciéndose mientras se aferraba a su área violada, incapacitado por el agónico dolor.

Sin desaprovechar la ventaja, Lumian saltó sobre su presa en un rápido abrazo.

Su brazo derecho se deslizó, apresando la cabeza del hombre y retorciéndola con una fuerza implacable.

¡Crack!

Al hombre se le concedió una vista de su propia espalda, su enfoque misericordiosamente desviado del tormento de abajo.

Una vez que la vida de su adversario estaba inequívocamente extinguida, Lumian retiró los brazos y sacó su daga ritualista de plata. Con una venda blanca que tenía en su poder, atendió su herida.

No temía una infección, incluso si surgiera esa eventualidad, su constitución de Provocador la soportaría hasta las 6 a.m. del día siguiente.

El propósito principal de sus esfuerzos de primeros auxilios era evitar que la cueva retuviera rastros de sangre.

Jenna, extendida en el frío suelo, reunió la fuerza para incorporarse. Observó cómo Lumian retiraba su agarre mortal y el hombre se desplomaba sin vida en el suelo.

¿Así nada más? Un escalofrío de conmoción se estremeció a través de ella, apagando eficazmente sus deseos previamente avivados.

No era una observadora ingenua. Había evaluado el formidable, casi mágico aura de ese lascivo hombre, ¡pero fue aniquilado en meros segundos por este apuesto chico rural!

Apenas un latido, nueve segundos como mucho, había transcurrido antes de que se extinguiera una vida.

Tras atender su herida, Lumian recogió las prendas exteriores del hombre y se acercó a Jenna. Ella parpadeó saliendo de su aturdimiento y preguntó con curiosidad: "¿Por qué estás aquí?"

Casi por reflejo, agregó bromeando: "No me digas que estás enamorado de mí y me has estado siguiendo".

La respuesta de Lumian fue una suave risa mientras se agachaba, llevando las manos de Jenna hacia atrás.

"¿Qué estás haciendo?", la voz de Jenna rayaba en el pánico.

A pesar de sus débiles forcejeos, Lumian sin esfuerzo le aseguró las muñecas usando la camisa del hombre.

En un abrir y cerrar de ojos, le puso una chaqueta oscura sobre la cabeza de Jenna, bloqueando completamente su visión.

"Pedazo de mi*rda, bastardo, pervertido, ¿qué quieres?", las palabras de Jenna salieron atropelladamente, una mezcla de ira, ansiedad y confusión.

Lumian desestimó su arrebato. Arrancando el trozo restante de su camisa, la hizo un ovillo y se la metió en la boca y orejas de Jenna.

"Mmmmm..." Jenna fue silenciada.

Una resignación la invadió al pensar: Bien, soportaré esto como la mordida de un perro. Mientras no me mate...

Sin embargo, su aprensión fue recibida con quietud. Lumian se había levantado, dejando su lado para acercarse a la forma sin vida en el suelo de la cueva.

Tras purificar su daga ritualista de plata y limpiarlo, Lumian circunnavegó la pequeña cueva, tejiendo un muro de espiritualidad.

Luego, comenzó la Danza de Invocación.

¡Su intención era invocar un espíritu a través de este rito!

A pesar de que la eficacia de este método era notablemente inferior en comparación con los hechizos psíquicos tradicionales, el objetivo de la Danza de Invocación no era estrictamente la invocación de espíritus. Sin embargo, era mucho mejor que la alternativa: no hacer nada.

Su espiritualidad se fusionó con las fuerzas naturales y se difundió en todas las direcciones, pero quedó confinada dentro del muro de espiritualidad que envolvía la cueva.

Por lo tanto, la invocación no atraería ninguna entidad no deseada.

En medio de la caótica e hipnótica danza, Lumian percibió la forma espectral del hombre.

Sacando la daga ritualista de plata, dejó caer una gota de sangre, ordenando al espíritu que se uniera a él.

Casi al instante, Lumian fue invadido por una sensación escalofriante mientras un calor inusual y ferviente se encendía dentro de él. Esto fue acompañado por un deseo abrumador por las mujeres.

¿Es este un efecto secundario real? ¿Se parece al hambre insaciable que se experimenta con el monstruo de orificio-boca? Lumian hizo un esfuerzo consciente para evitar mirar a Jenna, que ahora estaba atada y vendada los ojos, mientras notaba su "nueva cabeza".

Como el hombre había fallecido recientemente, su otra "cabeza" estaba saturada con emociones persistentes como lujuria, dolor, furia, odio y el instintivo impulso de utilizar sus rasgos distintivos. También había rastros de obsesiones y los recuerdos más profundos.

Analizando la situación, Lumian entendió que este pervertido poseía muchas más habilidades y rasgos que el monstruo de orificio-boca.

"Incitar la avaricia en los demás;

"Volverse tacaño y avaro, capaz de detectar artículos que alguna vez le pertenecieron;

"Estimular el apetito de los demás;

"Mantener un estado físico robusto y saludable;

"Existir en un hambre y sed perpetuas;

"Utilizar constantemente las facultades mentales para aumentar la fuerza, los reflejos, la agilidad y la resistencia;

"Emplear la propia mirada, el habla y las acciones para inducir sutilmente una medida de lujuria en el objetivo.

"A través del contacto directo y habilidades similares a hechizos, el objetivo experimentará diversos grados de lujuria.

"Preparar drogas para violación y cosas similares.

"Diferenciar la información hormonal de diversos individuos..."

¿Usó Monsieur Ive el primero? Este pervertido está conectado sin duda a Monsieur Ive y Susanna Mattise... Un estado constante de hambre y sed. No es de extrañar que se haya centrado en Jenna y se haya atrevido a secuestrarla. ¿Se puede categorizar esto como un efecto negativo? De hecho, Jenna bien podría no ser su primera víctima... Lumian no seleccionó ningún rasgo específico. Se limitó a observaciones generales del compañero espectral y no pudo comprender ninguna de las habilidades más matizadas.

Lumian hizo un intento por amplificar los recuerdos más profundos del hombre.

De repente, estaba en medio de un teatro bullicioso. En el escenario estaba una mujer joven vestida con un vestido blanco divino, sus rasgos profundamente cincelados acentuados por unos ojos como lagos, claros como el cristal y ondulantes con inocencia y encanto.

Charlotte Calvino... Lumian identificó a la mujer al instante. Era la estrella reinante del Théâtre de l'Ancienne Cage à Pigeons.

Simultáneamente, Lumian sintió la emoción del hombre, el hambre depredadora dentro de él se intensificaba.

Sin embargo, con la multitud alrededor, se abstuvo de cualquier comportamiento impropio. Corrió al baño tan pronto como terminó la escena.

A medida que el recuerdo se desvanecía, Lumian cesó la Danza de Invocación, dejando que el espíritu del hombre se retirara de su ser.

Casi de inmediato, realizó la Danza de Invocación nuevamente, invitando al espíritu a reunirse con él.

Esto se debió a que cada posesión solo le permitía a Lumian seleccionar un rasgo, un recuerdo o una obsesión. Una vez elegido, era irrevocable.

Lumian había optado por uno de los recuerdos más profundos del espíritu.

En el siguiente instante, Jenna apareció ante él, dando una actuación dramáticamente exagerada en el escenario.

"..." La situación quedó clara para Lumian. No pudo evitar apretar la mandíbula y maldecir: "¡¿No hay nada más en tu mente que mujeres, mujeres, mujeres?!"

Abandonó la idea de la canalización de espíritus, lamentando que aún no hubiera alcanzado el estatus del Contratante, incapaz de forjar un contrato a largo plazo con el espíritu y pedir prestada una habilidad. Lumian evaluó los rasgos del hombre, seguro de que algunos de ellos demostrarían ser inmensamente útiles en combate.

Si solo pudiera criar a este espíritu... Lumian suspiró, aceptando sus limitaciones actuales.

Posteriormente, disolvió el muro de espiritualidad, envainó su daga ritualista de plata y regresó con Jenna. Le quitó la chaqueta que oscurecía sus ojos y la camisa que ataba sus manos.

Jenna hizo una mueca, arrancando la tela de su boca y orejas.

Se masajeó la muñeca enrojecida, lanzando una mirada escéptica a Lumian, que estaba ocupado registrando los bolsillos de la ropa del hombre. Ella preguntó: "¿Por qué me vendaste los ojos y me tapaste los oídos antes?"

"Te estaba protegiendo. No deberías ver u oír lo que no está destinado para ti", respondió Lumian en un tono medio bromista, su búsqueda arrojando un total de 8 verl d'or y tres recipientes metálicos algo anticuados.

Sin percibir amenaza de él, Jenna resopló. "¿Qué podría ser posiblemente invisible u inaudible aquí? A menos que tú... no lo hiciste... con el cadáver..."

Su voz se apagó cuando conectó algunos puntos, adivinando a grandes rasgos que Lumian podría haber estado usando algún poder para extraer información del cadáver.

Al notar que Lumian estaba evaluando los tres recipientes metálicos, Jenna desvió el tema y rememoró: "Una de estas botellas contiene un gas que te deja inconsciente, quedas débil. Así es como me secuestró”.

"Además, otra botella tiene este gas, con un olor extremadamente desagradable pero extrañamente, te despierta. ¡Maldito pervertido, merece que un burro lo foll*!.

"No sé lo que hay en la botella restante, y no puedo distinguir entre las otras dos".


Reacciones del Capítulo (1)

Comentarios del capítulo: (0)


lotm2-capitulo-162
LOTM2 Capítulo 162
47018
162

Cadáver Fresco

Traductor: Morganxc

Capítulo 162 Cadáver Fresco

Lumian se agachó, sujetando los tres recipientes metálicos en sus manos. Le lanzó una mirada a Jenna, una sonrisa traviesa jugando en sus labios.

"Sé exactamente cómo confirmarlo".

"¿Qué...?", la curiosidad de Jenna se despertó, pero pronto un indicio de nerviosismo y pánico se filtró en su expresión, desencadenado por la enigmática sonrisa de Lumian.

Impasible ante su reacción, Lumian respondió con una sonrisa propia.

"Ayúdame a determinar qué recipiente es cuál", sugirió.

"¿Qué tipo de broma es esta?", pensó Jenna, agradecida por el hecho de que si Lumian no la hubiera salvado y consciente de su propio estado debilitado, habría soltado una sarta de maldiciones.

Sin embargo, la expresión de Lumian se volvió seria.

"Ten la seguridad de que, si contiene el gas que te deja inconsciente, lo peor que puede pasar es que te desmayes de nuevo. No te haré daño, e incluso si quisiera, no serías capaz de resistirte. Además, una vez que determinemos qué recipiente es cuál, puedo usar un gas estimulante para reanimarte y hacerte volver a la normalidad".

"Si la suerte está de tu lado y te encuentras con el gas estimulante, recuperarás la mayor parte de tu fuerza de inmediato", agregó Lumian.

Eso tiene sentido. Independientemente del resultado, no puede ser posiblemente dañino. Las palabras de Lumian casi la convencieron.

Sin embargo, saliendo de su aturdimiento, Jenna apretó los dientes y expresó sus preocupaciones.

"¿Pero qué pasa si terminas eligiendo el otro recipiente? ¡No tenemos idea de lo que contiene!"

Si resultaba ser gas venenoso, no había nadie presente con el conocimiento para tratarla.

Lumian respondió con un tono burlón, una sonrisa todavía tirando de las comisuras de su boca: "¿Eres tonta? ¡Los recipientes llenos en su mayoría de gas y los que contienen líquido tienen una diferencia de peso significativa!"

"¡Esta botella en particular debería estar llena de líquido!"

Tomó uno de los recipientes metálicos y lo agitó ligeramente.

Claramente escuchó el inconfundible sonido de chapoteo de líquido en el interior antes de guardarlo en su bolsillo.

"¿Así que es así...?" Aunque Jenna había sido burlada, su atención estaba enfocada en el "experimento" y la ira no la consumió.

Después de unos segundos de vacilación, cerró los ojos e inclinó ligeramente la cabeza, decidida.

"Adelante, inténtalo".

Lumian guardó una de las botellas metálicas en el bolsillo de su pantalón, dejando solo una en su mano.

Con un ritmo pausado, la acercó a la nariz de Jenna.

En el siguiente momento, Jenna abrió lentamente los ojos.

Lumian se rió entre dientes, desenroscando la tapa.

En un instante, un olor intensamente acre, que recordaba a excremento fermentado, asaltó los sentidos de Jenna, haciéndola estornudar repetidamente. Las lágrimas amenazaban con brotar de sus ojos y su nariz amenazaba con gotear.

Sin embargo, cada estornudo sirvió de catalizador, restaurando una parte significativa de su fuerza. Cuando Lumian selló el recipiente y se levantó de su posición agachada, Jenna saltó a sus pies, instintivamente estirando sus extremidades.

Jenna alegremente se ajustó la ropa y la falda, murmurando para sí: "¡Parece que la suerte está de mi lado!"

En su primer intento, logró obtener el recipiente con el gas de olor desagradable.

Pero luego notó la expresión juguetona de Lumian.

El corazón de Jenna se aceleró, sintiendo que algo andaba mal.

La curiosidad pudo más que ella y preguntó: "¿Ya sabías de antemano qué gas contenía cada recipiente?"

¿Es por eso que pudo seleccionar con precisión el recipiente metálico que contenía el gas acre?

Lumian sonrió y le entregó el recipiente metálico a Jenna.

"Huele la tapa tú misma".

Jenna miró el recipiente con recelo antes de olfatear cautelosamente la botella.

Un olor tenue persistía, no particularmente estimulante o potente, pero aún así desagradable.

"El otro recipiente no tiene aroma", agregó Lumian con una sonrisa.

La cara sonrojada de Jenna se puso de un tono aún más rojo intenso.

Se sintió como una tonta, habiendo creído las palabras de la otra parte y participado voluntariamente en el supuesto "experimento".

Cualquier sentimiento de gratitud que hubiera preparado fue apagado al instante.

Ignorando el estado enfurecido de Jenna, Lumian guardó el billete de 8 verl d'or y marcó el recipiente metálico con un rasguño antes de guardarlo.

Aunque el hombre poseía la habilidad para detectar el paradero de los artículos que alguna vez le pertenecieron, Lumian no temía ser rastreado ya que el hombre ya estaba muerto.

En cuanto a la función del líquido en el recipiente metálico restante, planeaba probarlo en ratas, perros callejeros y otros animales.

Habiendo completado las tareas necesarias, Lumian señaló el cuerpo sin vida del pervertido e instruyó a Jenna: "Míralo bien y graba su rostro en tu memoria. Necesitaremos investigar quién es".

"Probablemente tenga cómplices".

"De acuerdo". Jenna se dirigió hacia el cadáver, gravando seriamente su rostro en su memoria.

Después de observar por un tiempo, los eventos recientes inundaron su mente, avivando su ira. Levantó la pierna derecha y pateó despiadadamente la entrepierna del pervertido.

Una y otra vez, sin restricciones.

"¡Pedazo de mi*rda pervertida, maldita sea tu madre, maldita sea toda tu familia!", Jenna descargó sus emociones a gusto.

Lumian se estremeció, sintiendo una punzada de dolor, mientras bajaba la cabeza para limpiar los restos de la escena.

Una vez que Jenna se calmó, se le acercó con una gran bolsa de tela gris blanquecina. Mientras metía el cadáver y la ropa dentro, preguntó casualmente: "¿Cómo te secuestró?"

Jenna alisó su despeinado cabello amarillo parduzco y se lo ató en una cola de caballo simple.

Apretando los dientes, relató: "Me lo encontré en un callejón junto al Salle de Bal Brise. Afirmó ser un fanático de mi canto y pidió un autógrafo. El papel que me entregó estaba rociado con ese gas inodoro. Tan pronto como lo firmé, sentí que algo andaba mal y perdí la mayor parte de mis fuerzas”.

"Después de eso, me atacó, me inmovilizó y me puso la botella en la nariz. Ahí fue cuando perdí el conocimiento".

Lumian no pudo evitar burlarse: "¿No estás siendo demasiado descuidada?"

Jenna no estuvo de acuerdo.

"Lo he visto varias veces mientras cantaba. Estaba segura de que realmente disfrutaba escuchándome. De lo contrario, no le habría dedicado ni un minuto”.

"Y, como cantante desconocida, es un honor que alguien pida tu autógrafo...”

"¡Además, el gas no tiene olor!"

¿Cómo podría cualquiera haberse protegido contra esto?

Lumian resopló.

"Eso no es a lo que me refería. Es obvio que el gas se disipa rápidamente en el papel. Necesita usarse dentro de un corto período de tiempo para tener cierto efecto. En otras palabras, ese pervertido te ha estado siguiendo por un tiempo y probablemente haya descifrado tus rutinas. De lo contrario, no te habría acorralado tan preciso en un callejón vacío y contaminado el papel con el gas diez a veinte segundos antes”.

"¿No notaste que te estaban siguiendo durante tanto tiempo?"

Jenna guardó silencio, a veces apretando los dientes, a veces frustrada.

Lumian desvió la mirada y se rió entre dientes.

Era comprensible que no lo hubiera notado. Ese tipo podía discernir información hormonal de diferentes individuos.

Si no fuera por el hecho de que Monsieur Ive era claramente más débil que el pervertido y probablemente no había dominado el poder de la lujuria, Lumian habría sospechado que su identidad de "ladrón" había sido expuesta.

Volvió a sellar la bolsa de tela gris blanquecina y la usó para borrar aún más cualquier rastro en la escena. Al observar esto, Jenna le echó una mano.

Es bastante habilidosa para lidiar con la evidencia... Lumian miró a Jenna y salió de la cueva con la bolsa colgada a la espalda, albergando algunas sospechas.

Debido a que Jenna intencionalmente no mencionó su comportamiento inusual bajo la influencia del pervertido, Lumian creía que esta Diva Llamativa tenía cierta comprensión del mundo Beyonder, o incluso podría ser una ella misma.

Y su fuente de información o poder muy probablemente provenía de "Botas Rojas" Franca de la mafia Savoie.

Cuando Lumian llegó a su escondite, encendió la lámpara de carburo y la sostuvo en su mano, mirando hacia la profundidad del camino.

El sendero descendía. Había oscuridad en la distancia,

un vacío que se tragaba todo mientras esperaba que se acercara su presa.

"¿Qué estás mirando?", preguntó Jenna con curiosidad.

Sentía que Ciel estaba actuando misteriosamente.

Lumian terminó su mirada y sonrió.

"Me pregunto dónde terminaríamos si seguimos bajando. ¿Quizás el Trier de la Cuarta Época?"

En realidad, lo que realmente estaba cavilando era:

La habilidad anormal que se mostró recién era sorprendentemente similar a la de Monsieur Ive. Si los dos fueran cómplices, ¿elegirían instintivamente un lugar familiar en el mundo subterráneo para el crimen? ¿El mismo destino subterráneo al que Monsieur Ive había entrado esa noche?

Si ese fuera el caso, tal vez descubriría algo si continuara por este camino.

Decepcionada, Jenna comentó: "Ese no es un buen lugar".

Lumian permaneció en silencio mientras retomaba sus pasos a lo largo del camino. Perdida en sus propios pensamientos, Jenna lo siguió en silencio, sosteniendo la lámpara de carburo que el pervertido había dejado atrás.

Justo cuando estaba a punto de alcanzar el nivel que replicaba aproximadamente el diseño de la superficie, Lumian se detuvo y dijo con una sonrisa despectiva: "¿Necesitas que te acompañe a la superficie?"

"¿No vuelves?", preguntó Jenna, sorprendida.

Lumian se encogió de hombros. "Necesito encontrar un lugar adecuado para deshacerme de este cadáver".

Jenna asintió y se abstuvo de entrometerse más. "Puedo subir por mi cuenta. He estado bajo tierra antes".

¿Eso implica que posees los medios para protegerte? Lumian observó a Jenna partir con pasos ligeros, suspirando para sus adentros.

¿Todos los humanos y perros en Trier tienen acceso a poderes Beyonder?

¿Hay algo mal con Trier o hay algo mal conmigo? ¿Por qué siempre me encuentro con ese tipo de individuos?

Sacudiendo la cabeza, se echó el cadáver a la espalda. Mientras se ocupaba de las huellas, se dirigió hacia la cueva de cantera oculta donde anteriormente había buscado el favor.

En el camino, realizó dos instancias de anti-seguimiento para asegurarse de que nadie lo estaba siguiendo.

Al llegar a la cueva subterránea de la cantera, Lumian arrojó a un lado la bolsa gris blanquecina que contenía el cadáver y preparó el altar.

Inicialmente, había planeado visitar la morgue del hospital más cercano durante la noche para adquirir cadáveres frescos, ¡pero ahora tenía una mejor opción!

Después de preparar el altar, encender las velas y construir un muro de espiritualidad, Lumian recuperó la falsa piel de cabra previamente dibujada con el símbolo correspondiente.

El patrón central en el papel consistía en un anillo formado por espinas, rodeado por símbolos que representaban ojos, curvas y ríos.

Solo trazar estos patrones en la Habitación 207 había agotado la espiritualidad de Lumian.

Con la falsa piel de cabra en su lugar, Lumian dio dos pasos atrás y miró las velas parpadeantes, preparándose para el subsiguiente conjuro.

En este ritual, uno no podía emplear la frase "¡Yo! Invoco en mi nombre" para suplicar por uno mismo. En cambio, tenían que elaborar una descripción de tres líneas de su ser y fingir el papel de una criatura del mundo espiritual.

Podía hacerse de cualquier manera, desprovisto de cualquier blandir de autoridad, siempre y cuando pudiera identificar la ubicación dentro del muro de espiritualidad.

Lumian entreabrió los labios y murmuró en Hermes: "El Rey de las Travesuras del Pueblo de Cordu, el hermano menor de Aurora Lee, una entidad conocida como Lumian Lee..."


Reacciones del Capítulo (3)

Comentarios del capítulo: (0)