lotm2-capitulo-162
LOTM2 Capítulo 162
47018
162

Cadáver Fresco

Traductor: Morganxc

Capítulo 162 Cadáver Fresco

Lumian se agachó, sujetando los tres recipientes metálicos en sus manos. Le lanzó una mirada a Jenna, una sonrisa traviesa jugando en sus labios.

"Sé exactamente cómo confirmarlo".

"¿Qué...?", la curiosidad de Jenna se despertó, pero pronto un indicio de nerviosismo y pánico se filtró en su expresión, desencadenado por la enigmática sonrisa de Lumian.

Impasible ante su reacción, Lumian respondió con una sonrisa propia.

"Ayúdame a determinar qué recipiente es cuál", sugirió.

"¿Qué tipo de broma es esta?", pensó Jenna, agradecida por el hecho de que si Lumian no la hubiera salvado y consciente de su propio estado debilitado, habría soltado una sarta de maldiciones.

Sin embargo, la expresión de Lumian se volvió seria.

"Ten la seguridad de que, si contiene el gas que te deja inconsciente, lo peor que puede pasar es que te desmayes de nuevo. No te haré daño, e incluso si quisiera, no serías capaz de resistirte. Además, una vez que determinemos qué recipiente es cuál, puedo usar un gas estimulante para reanimarte y hacerte volver a la normalidad".

"Si la suerte está de tu lado y te encuentras con el gas estimulante, recuperarás la mayor parte de tu fuerza de inmediato", agregó Lumian.

Eso tiene sentido. Independientemente del resultado, no puede ser posiblemente dañino. Las palabras de Lumian casi la convencieron.

Sin embargo, saliendo de su aturdimiento, Jenna apretó los dientes y expresó sus preocupaciones.

"¿Pero qué pasa si terminas eligiendo el otro recipiente? ¡No tenemos idea de lo que contiene!"

Si resultaba ser gas venenoso, no había nadie presente con el conocimiento para tratarla.

Lumian respondió con un tono burlón, una sonrisa todavía tirando de las comisuras de su boca: "¿Eres tonta? ¡Los recipientes llenos en su mayoría de gas y los que contienen líquido tienen una diferencia de peso significativa!"

"¡Esta botella en particular debería estar llena de líquido!"

Tomó uno de los recipientes metálicos y lo agitó ligeramente.

Claramente escuchó el inconfundible sonido de chapoteo de líquido en el interior antes de guardarlo en su bolsillo.

"¿Así que es así...?" Aunque Jenna había sido burlada, su atención estaba enfocada en el "experimento" y la ira no la consumió.

Después de unos segundos de vacilación, cerró los ojos e inclinó ligeramente la cabeza, decidida.

"Adelante, inténtalo".

Lumian guardó una de las botellas metálicas en el bolsillo de su pantalón, dejando solo una en su mano.

Con un ritmo pausado, la acercó a la nariz de Jenna.

En el siguiente momento, Jenna abrió lentamente los ojos.

Lumian se rió entre dientes, desenroscando la tapa.

En un instante, un olor intensamente acre, que recordaba a excremento fermentado, asaltó los sentidos de Jenna, haciéndola estornudar repetidamente. Las lágrimas amenazaban con brotar de sus ojos y su nariz amenazaba con gotear.

Sin embargo, cada estornudo sirvió de catalizador, restaurando una parte significativa de su fuerza. Cuando Lumian selló el recipiente y se levantó de su posición agachada, Jenna saltó a sus pies, instintivamente estirando sus extremidades.

Jenna alegremente se ajustó la ropa y la falda, murmurando para sí: "¡Parece que la suerte está de mi lado!"

En su primer intento, logró obtener el recipiente con el gas de olor desagradable.

Pero luego notó la expresión juguetona de Lumian.

El corazón de Jenna se aceleró, sintiendo que algo andaba mal.

La curiosidad pudo más que ella y preguntó: "¿Ya sabías de antemano qué gas contenía cada recipiente?"

¿Es por eso que pudo seleccionar con precisión el recipiente metálico que contenía el gas acre?

Lumian sonrió y le entregó el recipiente metálico a Jenna.

"Huele la tapa tú misma".

Jenna miró el recipiente con recelo antes de olfatear cautelosamente la botella.

Un olor tenue persistía, no particularmente estimulante o potente, pero aún así desagradable.

"El otro recipiente no tiene aroma", agregó Lumian con una sonrisa.

La cara sonrojada de Jenna se puso de un tono aún más rojo intenso.

Se sintió como una tonta, habiendo creído las palabras de la otra parte y participado voluntariamente en el supuesto "experimento".

Cualquier sentimiento de gratitud que hubiera preparado fue apagado al instante.

Ignorando el estado enfurecido de Jenna, Lumian guardó el billete de 8 verl d'or y marcó el recipiente metálico con un rasguño antes de guardarlo.

Aunque el hombre poseía la habilidad para detectar el paradero de los artículos que alguna vez le pertenecieron, Lumian no temía ser rastreado ya que el hombre ya estaba muerto.

En cuanto a la función del líquido en el recipiente metálico restante, planeaba probarlo en ratas, perros callejeros y otros animales.

Habiendo completado las tareas necesarias, Lumian señaló el cuerpo sin vida del pervertido e instruyó a Jenna: "Míralo bien y graba su rostro en tu memoria. Necesitaremos investigar quién es".

"Probablemente tenga cómplices".

"De acuerdo". Jenna se dirigió hacia el cadáver, gravando seriamente su rostro en su memoria.

Después de observar por un tiempo, los eventos recientes inundaron su mente, avivando su ira. Levantó la pierna derecha y pateó despiadadamente la entrepierna del pervertido.

Una y otra vez, sin restricciones.

"¡Pedazo de mi*rda pervertida, maldita sea tu madre, maldita sea toda tu familia!", Jenna descargó sus emociones a gusto.

Lumian se estremeció, sintiendo una punzada de dolor, mientras bajaba la cabeza para limpiar los restos de la escena.

Una vez que Jenna se calmó, se le acercó con una gran bolsa de tela gris blanquecina. Mientras metía el cadáver y la ropa dentro, preguntó casualmente: "¿Cómo te secuestró?"

Jenna alisó su despeinado cabello amarillo parduzco y se lo ató en una cola de caballo simple.

Apretando los dientes, relató: "Me lo encontré en un callejón junto al Salle de Bal Brise. Afirmó ser un fanático de mi canto y pidió un autógrafo. El papel que me entregó estaba rociado con ese gas inodoro. Tan pronto como lo firmé, sentí que algo andaba mal y perdí la mayor parte de mis fuerzas”.

"Después de eso, me atacó, me inmovilizó y me puso la botella en la nariz. Ahí fue cuando perdí el conocimiento".

Lumian no pudo evitar burlarse: "¿No estás siendo demasiado descuidada?"

Jenna no estuvo de acuerdo.

"Lo he visto varias veces mientras cantaba. Estaba segura de que realmente disfrutaba escuchándome. De lo contrario, no le habría dedicado ni un minuto”.

"Y, como cantante desconocida, es un honor que alguien pida tu autógrafo...”

"¡Además, el gas no tiene olor!"

¿Cómo podría cualquiera haberse protegido contra esto?

Lumian resopló.

"Eso no es a lo que me refería. Es obvio que el gas se disipa rápidamente en el papel. Necesita usarse dentro de un corto período de tiempo para tener cierto efecto. En otras palabras, ese pervertido te ha estado siguiendo por un tiempo y probablemente haya descifrado tus rutinas. De lo contrario, no te habría acorralado tan preciso en un callejón vacío y contaminado el papel con el gas diez a veinte segundos antes”.

"¿No notaste que te estaban siguiendo durante tanto tiempo?"

Jenna guardó silencio, a veces apretando los dientes, a veces frustrada.

Lumian desvió la mirada y se rió entre dientes.

Era comprensible que no lo hubiera notado. Ese tipo podía discernir información hormonal de diferentes individuos.

Si no fuera por el hecho de que Monsieur Ive era claramente más débil que el pervertido y probablemente no había dominado el poder de la lujuria, Lumian habría sospechado que su identidad de "ladrón" había sido expuesta.

Volvió a sellar la bolsa de tela gris blanquecina y la usó para borrar aún más cualquier rastro en la escena. Al observar esto, Jenna le echó una mano.

Es bastante habilidosa para lidiar con la evidencia... Lumian miró a Jenna y salió de la cueva con la bolsa colgada a la espalda, albergando algunas sospechas.

Debido a que Jenna intencionalmente no mencionó su comportamiento inusual bajo la influencia del pervertido, Lumian creía que esta Diva Llamativa tenía cierta comprensión del mundo Beyonder, o incluso podría ser una ella misma.

Y su fuente de información o poder muy probablemente provenía de "Botas Rojas" Franca de la mafia Savoie.

Cuando Lumian llegó a su escondite, encendió la lámpara de carburo y la sostuvo en su mano, mirando hacia la profundidad del camino.

El sendero descendía. Había oscuridad en la distancia,

un vacío que se tragaba todo mientras esperaba que se acercara su presa.

"¿Qué estás mirando?", preguntó Jenna con curiosidad.

Sentía que Ciel estaba actuando misteriosamente.

Lumian terminó su mirada y sonrió.

"Me pregunto dónde terminaríamos si seguimos bajando. ¿Quizás el Trier de la Cuarta Época?"

En realidad, lo que realmente estaba cavilando era:

La habilidad anormal que se mostró recién era sorprendentemente similar a la de Monsieur Ive. Si los dos fueran cómplices, ¿elegirían instintivamente un lugar familiar en el mundo subterráneo para el crimen? ¿El mismo destino subterráneo al que Monsieur Ive había entrado esa noche?

Si ese fuera el caso, tal vez descubriría algo si continuara por este camino.

Decepcionada, Jenna comentó: "Ese no es un buen lugar".

Lumian permaneció en silencio mientras retomaba sus pasos a lo largo del camino. Perdida en sus propios pensamientos, Jenna lo siguió en silencio, sosteniendo la lámpara de carburo que el pervertido había dejado atrás.

Justo cuando estaba a punto de alcanzar el nivel que replicaba aproximadamente el diseño de la superficie, Lumian se detuvo y dijo con una sonrisa despectiva: "¿Necesitas que te acompañe a la superficie?"

"¿No vuelves?", preguntó Jenna, sorprendida.

Lumian se encogió de hombros. "Necesito encontrar un lugar adecuado para deshacerme de este cadáver".

Jenna asintió y se abstuvo de entrometerse más. "Puedo subir por mi cuenta. He estado bajo tierra antes".

¿Eso implica que posees los medios para protegerte? Lumian observó a Jenna partir con pasos ligeros, suspirando para sus adentros.

¿Todos los humanos y perros en Trier tienen acceso a poderes Beyonder?

¿Hay algo mal con Trier o hay algo mal conmigo? ¿Por qué siempre me encuentro con ese tipo de individuos?

Sacudiendo la cabeza, se echó el cadáver a la espalda. Mientras se ocupaba de las huellas, se dirigió hacia la cueva de cantera oculta donde anteriormente había buscado el favor.

En el camino, realizó dos instancias de anti-seguimiento para asegurarse de que nadie lo estaba siguiendo.

Al llegar a la cueva subterránea de la cantera, Lumian arrojó a un lado la bolsa gris blanquecina que contenía el cadáver y preparó el altar.

Inicialmente, había planeado visitar la morgue del hospital más cercano durante la noche para adquirir cadáveres frescos, ¡pero ahora tenía una mejor opción!

Después de preparar el altar, encender las velas y construir un muro de espiritualidad, Lumian recuperó la falsa piel de cabra previamente dibujada con el símbolo correspondiente.

El patrón central en el papel consistía en un anillo formado por espinas, rodeado por símbolos que representaban ojos, curvas y ríos.

Solo trazar estos patrones en la Habitación 207 había agotado la espiritualidad de Lumian.

Con la falsa piel de cabra en su lugar, Lumian dio dos pasos atrás y miró las velas parpadeantes, preparándose para el subsiguiente conjuro.

En este ritual, uno no podía emplear la frase "¡Yo! Invoco en mi nombre" para suplicar por uno mismo. En cambio, tenían que elaborar una descripción de tres líneas de su ser y fingir el papel de una criatura del mundo espiritual.

Podía hacerse de cualquier manera, desprovisto de cualquier blandir de autoridad, siempre y cuando pudiera identificar la ubicación dentro del muro de espiritualidad.

Lumian entreabrió los labios y murmuró en Hermes: "El Rey de las Travesuras del Pueblo de Cordu, el hermano menor de Aurora Lee, una entidad conocida como Lumian Lee..."


Reacciones del Capítulo (3)

Comentarios del capítulo: (0)


lotm2-capitulo-163
LOTM2 Capítulo 163
47019
163

Tres Preguntas

Traductor: Morganxc

Capítulo 163 Tres Preguntas

La llama de la vela anaranjada, que representaba el punto focal de la oración, parpadeó como si fuera agitada por una brisa invisible. Aparte de eso, permaneció inalterada, manteniendo su color habitual sin ningún indicio de transformación.

Lumian sintió una inusual pulsación en lo profundo de su alma, como si un grito distante hubiera alcanzado su esencia etérea.

Incapaz de responder temporalmente, continuó recitando el encantamiento.

"Te lo imploro,

“Te suplico que me sea otorgada la Pócima Profética..."

En este hechizo ritualista, no se podían usar palabras como "ayudar a crear". Tenía que ser "otorgada" o "regalada".

El espíritu de Lumian temblaba con cada palabra pronunciada, como ondas expandiéndose hacia afuera, dejándolo con una inquietante sensación de elevación y mareo.

Dando dos pasos hacia adelante, observó la carne del monstruo acuático, los ojos de lagarto y el beleño gris. Tomando la piel de cabra falsa adornada con símbolos enigmáticos, la colocó sobre la llama de la vela anaranjada, simbolizando el objetivo de su oración.

Una vez que la piel de cabra falsa fue encendida y colocada dentro del hueco natural del altar de piedra, Lumian recogió meticulosamente polvo de tulipán y otros ingredientes, espolvoreándolos sobre las llamas.

Un peculiar aroma se extendió rápidamente a través de la barrera etérea, causando que Lumian experimentara alucinaciones.

Fue testigo de una profusión de símbolos místicos que adornaban la piel de cabra falsa, materializándose en el vacío, en constante movimiento y reconfiguración, alterando perpetuamente su forma colectiva.

Lumian retrocedió y examinó los diversos materiales sobre el altar. Con una voz resonante infundida con el poder de Hermes, invocó: "Tulipán, una hierba que pertenece a la inevitabilidad, ¡por favor, otorga tus poderes a mi encantamiento!”

“..."

Mientras Lumian pronunciaba la última palabra, las ondas de su espíritu se fusionaron, otorgándole la ilusión de que podía rozar la llama de la vela con un simple toque de su palma.

Simultáneamente, una abrasadora sensación se encendió dentro de su pecho, acompañada de un leve zumbido resonando en sus oídos. Su entorno giró, similar a ser lanzado al aire y dado vueltas repetidamente.

Guiado por su espiritualidad, Lumian extendió su mano derecha, presionándola hacia la llama de la vela.

Su visión se oscureció cuando su espiritualidad surgió, entrelazándose con las llamas.

La llama de la vela se expandió rápidamente, irradiando un resplandor radiante y etéreo sobre todo el altar.

Los diversos ingredientes de la Pócima Profética, una vez reunidos, se agitaron y convergieron. La sangre se agitó, y las sombras ondularon, creando un cuadro excepcionalmente siniestro.

Luchando por mantener un flujo constante de su esencia espiritual, Lumian observó cómo los componentes físicos se desvanecían en espectros, completando su reensamblaje.

Un fantasma carmesí oscuro, infundido con un tinte plateado-negro, se materializó ante él, condensándose en un líquido turbio.

El líquido burbujeaba incesantemente, y cada estallido liberaba sinuosos zarcillos de luz plateada-negra, parecidos a serpientes deslizándose.

Lumian avanzó dos pasos, tomando un recipiente de metal del altar. Destornillando su tapa, lo posicionó debajo de la superficie del líquido.

El líquido oscuro se coaguló rápidamente, fluyendo hacia el interior del recipiente, llenándolo casi hasta el borde.

Habiendo devuelto el recipiente que contenía la Pócima Profética al altar, Lumian se serenó, preparando su estado mental.

Mientras Lumian calmaba las ondas dentro de su espíritu, rememoró todo el proceso del ritual.

Si el símbolo de la espina no hubiera alcanzado cierto nivel de activación, elevando mi estatus, no habría podido responder y el esfuerzo habría fallado... Solo puedo realizar dos hechizos ritualistas similares consecutivamente... Lumian reflexionó, encontrando gradualmente que sus pensamientos se aquietaban.

Completar los cinco hechizos ritualistas requería un mínimo de Secuencia 7, o incluso Contratante. Lumian, un Monje de Limosnas de Secuencia 8, solo podía lograrlo confiando en la corrupción dentro de su cuerpo.

En consonancia, su espiritualidad no podría perseverar por mucho más tiempo.

Después de concluir el ritual y ordenar el altar, Lumian disipó la barrera etérea y se acercó a la bolsa de tela grisácea para arrastrar el cuerpo sin vida.

Con un cuidado gentil, giró la cabeza del otro a su posición original y abrió la boca.

Bañado por la luz de la lámpara de carburo azul, Lumian recuperó la Pócima Profética, destornilló su tapa y vertió el líquido oscuro en la boca del cadáver.

En lugar de permear inmediatamente a través de la laringe, el líquido permaneció dentro, como un charco de agua.

De repente, Lumian sintió que la brisa de la presa se volvía más fría, y la luz de la lámpara de carburo se profundizaba a un azul más rico.

Casi simultáneamente, oyó un estruendo, presenciando cómo la garganta del cadáver se retorcía mientras consumía toda la Pócima Profética.

En el siguiente momento, el cadáver desnudo se sentó, envuelto en una oscuridad antinatural que desafiaba la iluminación.

Sus ojos se abrieron de golpe sobre su rostro pálido y desgastado. Las iris que alguna vez fueron marrones habían perdido su color, ahora cristalinas y desprovistas de su matiz.

Dentro de las profundidades de esos ojos translúcidos, parecían residir capas de colores vibrantes. Una luz pura en lo alto, innumerables figuras casi imperceptibles, y un fulgor plateado parpadeante...

Soportando el gélido frío hasta los huesos, Lumian se serenó y preguntó: "¿Dónde aparecerá Guillaume Bénet, el antiguo padre del Pueblo de Cordu en Dariège, provincia de Riston, República Intis, en un mes?"

Durante el intervalo, Lumian había contemplado las tres preguntas que deseaba hacer.

Cuatro reglas principales regían el cuestionario:

Primero, debía referirse al futuro. Estaban prohibidas las consultas sobre el paradero o acciones pasadas de alguien.

En segundo lugar, la descripción tenía que ser lo suficientemente precisa, o surgiría una pregunta sin respuesta. El nombre Guillaume Bénet era común en otras partes de Intis. Numerosas personas compartían el mismo nombre. A menos que se especificara el pueblo de origen, el cadáver podría revelar el destino futuro de un Guillaume Bénet diferente.

En tercer lugar, independientemente del país de origen del cadáver o su familiaridad con el idioma correspondiente, respondería en el mismo idioma en que se planteara la pregunta.

Por último, una pregunta solo podía contener un elemento que requiriera una respuesta. No se podía enmarcar de la forma "cuándo y dónde será".

El semblante pálido del cadáver adoptó un tinte verde oscuro. Entreabrió los labios y pronunció en Intis: "El Barrio de la Princesa Roja de Trier".

La voz resonó con una cualidad ilusoria y etérea, como si emanara de otro reino. No guardaba parecido alguno con la voz viva del difunto.

Así que solo se puede reducirse al Barrio de la Princesa Roja... La frente de Lumian se frunció ligeramente.

Podía comprender la razón detrás de esto: esta no era una Pócima Profética obtenida de entidades ocultas. Su creador era esencialmente un Monje de Limosnas, por lo que los efectos naturalmente no serían sobresalientes.

Lumian procedió a plantear su segunda pregunta.

"¿Dónde me encontraré con Louis Lund, el antiguo mayordomo del administrador del Pueblo de Cordu en Dariège, provincia de Riston, República de Intis?"

Se abstuvo de mencionar a Madame Pualis ya que no estaba seguro de su conexión con Madame de la Noche. Temía que su elevado estatus pudiera interferir con la precisión de la profecía.

Los ojos vacíos y translúcidos del cadáver siguieron mirando al frente. Respondió con una voz etérea: "El mercado de caballeros en la Avenida del Mercado de Trier".

¿Avenida del Mercado? Parece que la presencia de Louis Lund allí no es mera casualidad... Lumian meditó, invadiéndolo una sensación de satisfacción.

Mientras contemplaba, notó que las extrañas visiones reflejadas en los ojos transparentes del cadáver se desvanecían gradualmente. Actuando con rapidez, planteó su tercera pregunta.

"¿Dónde estará Monsieur Ive, el propietario de Albergue del Coq Doré en El mercado de caballeros, desde las 11 p.m. hasta las 12 p.m. este domingo?"

Habiendo observado previamente que Monsieur Ive ingresaba al subsuelo a esa hora, Lumian buscaba determinar los detalles específicos de su destino.

Considerando que Monsieur Ive había sido "robado" recientemente y había visitado la sede de la policía, podría abstenerse de aventurarse en el subsuelo por el momento. Lumian especificó el tiempo como el domingo.

El cadáver respondió rápidamente: "El mercado de caballeros de Trier, Théâtre de l'Ancienne Cage à Pigeons".

Con eso, el cadáver se desplomó al suelo y volvió a cerrar los ojos, emanando el hedor pútrido de la muerte.

Théâtre de l'Ancienne Cage à Pigeons otra vez... Lumian envolvió el cadáver nuevamente en la bolsa de tela, con la intención de enterrarlo aún más profundamente bajo tierra.

...

Frente a un edificio beige de tres pisos, un indigente barbudo se encontró acorralado por dos lacayos junto a una columna.

"Me-me iré ahora", tartamudeó, temblando.

En ese momento, se acercó un hombre vestido de mayordomo, con el rostro lleno de sorpresa.

"¡Amo, es usted! ¡Amo!"

"¿Qué?" El indigente estaba perplejo.

El mayordomo no pudo contener su emoción.

"¿No me recuerda? ¡Usted es el dueño de este lugar, y todos nosotros somos sus leales sirvientes! Sufrió una lesión en la cabeza y perdió muchos recuerdos. Un día, de repente salió huyendo de casa”.

Ha pasado meses. ¡Por fin lo he encontrado! ¡Ha vuelto!"

"No soy, no soy..." El indigente recordaba claramente su pasado.

Sin embargo, el mayordomo y los dos lacayos se negaron a escuchar su explicación. Lo "rodearon" y lo llevaron al interior del edificio.

"¡Madame, Madame, el Amo ha vuelto!", gritó el mayordomo con alegría.

Al poco tiempo, el indigente se topó con una mujer elegante y hermosa.

Llevaba un vestido verde claro, y sus ojos irradiaban un atractivo maduro.

Abrumada de felicidad, rompió en llanto y se arrojó a los brazos del indigente.

"¡Has vuelto! ¡Has vuelto por fin!"

Mientras inhalaba el dulce perfume de su fragancia y sentía la suavidad de su cuerpo contra el suyo, el indigente intentó argumentar que no era su esposo, pero las palabras se atoraron en su garganta.

En un aturdimiento de confusión, fue guiado hasta el comedor. Allí, bajo un candelabro de cristal, contempló un suntuoso festín: una docena de ostras, una olla de sabroso pollo, un plato de carne de res estofada con ciruelas, pudín de sebo, ensalada y una botella del vino Blanco Elixir...

Simultáneamente, la mirada del indigente se posó sobre los óleos que adornaban las paredes del comedor.

Uno de ellos era un retrato, asombrosamente similar a él.

¿Realmente podría ser yo? Pero recuerdo cada experiencia... ¿Podría haber otro que se me parezca? El indigente se sentía cada vez más desconcertado.

Después de darse un atracón de una abundante comida y saborear buenos vinos, fue llevado al dormitorio. Pronto, la hermosa y elegante señora entró, vestida con un camisón de seda.

Sus ojos centelleaban con lágrimas mientras hablaba: "¿Todavía recuerdas mi pasión?"

La respiración del indigente se aceleró, y no pudo evitar dar un paso adelante.

Ambos se abrazaron apasionadamente, cayendo sobre la cama, abrumados por sus deseos.

En ese momento, el indigente comenzó a "creer" que realmente era el propietario de esa gran casa. Tenía una hermosa esposa, un mayordomo profesional y una multitud de sirvientes.

Incluso si el verdadero amo regresara, ¡se aseguraría de que el otro fuera expuesto como un fraude!

...

Lumian emergió y entró en Albergue del Coq Doré, transportando la lámpara de carburo apagada.

Madame Fels, quien atendía la recepción, se puso de pie inmediatamente al verlo.

"Ciel... Monsieur Ciel, el Barón Brignais desea reunirse con usted en el Salle de Bal Brise después de la cena".

¿El Barón Brignais me está buscando? ¿De qué se podrá tratar? Lumian asintió.


Reacciones del Capítulo (1)

Comentarios del capítulo: (0)