hmfh-capitulo-272
HMFH Capítulo 272
46708
272

La voz al lado de sus oídos

Traductor: Eldolfo

Capítulo 272: La voz al lado de sus oídos

Al mirar la puerta de piedra bien cerrada, Xu Fei se puso a pensar profundamente.

En términos generales, cuando los practicantes de artes marciales entraban en un cultivo aislado, a otros se les prohibía estrictamente molestarlos e inmiscuirse en sus terrenos de reclusión. En algunas situaciones, incluso se podría establecer una enemistad a muerte.

Dentro del mismo clan, cuando un practicante de artes marciales estaba en cultivo aislado, incluso si eran los mayores del clan, generalmente solo entraban con permiso previo.

De lo contrario, excepto en las situaciones más graves, uno no se inmiscuiría a la ligera en los terrenos de reclusión de los demás.

No se trataba sólo de una cuestión de modales. Cuando los practicantes de artes marciales se estaban cultivando, a veces, una pequeña perturbación podía hacer que todo su trabajo anterior fuera en vano, e incluso resultar gravemente herido como resultado.

Ser repentinamente perturbado por otros en el momento más crítico de su cultivación, los resultados serían desastrosos más allá de la imaginación.

Esta era la razón por la cual, al entrar en un cultivo aislado durante mucho tiempo, la mayoría de las personas invitaban a otros a vigilarlos o establecían una formación poderosa para protegerlos.

Como discípulo directo de la Montaña del Credo Amplio, mientras que el terreno de reclusión de Lu Wen no tenía guardias, el clan hacía mucho que había establecido una formación de guardianes aquí.

La cámara de piedra en la que se encontraba Lu Wen ahora no era la vivienda original de Lu Wen, sino uno de los muchos terrenos de aislamiento que la Montaña del Credo Amplio había preparado especialmente para sus principales discípulos.

Al ingresar al cultivo aislado antes, Xu Fei también lo había hecho en un lugar similar.

Sin embargo, al mirar la cámara de piedra en la que se encontraba actualmente Lu Wen, Xu Fei simplemente tuvo una especie de sensación de inquietud.

Después de renunciar al puesto de Anciano interino de la ciudad de Suzhou y regresar al clan, recibió una nueva asignación, no en el Salón Disciplinario que controlaba su Maestro Shi Tie, sino en el Salón de Herencia Marcial en el que había estado Yan Di.

Xu Fei era actualmente un subordinado del Salón de Herencia Marcial, su Anciano Principal más joven.

Asignar y administrar las cámaras de piedra de reclusión de los discípulos del clan era responsabilidad del Salón de la Herencia Marcial.

Xu Fei tenía la capacidad de abrir la cámara de piedra de Lu Wen por su cuenta, siendo esto únicamente por consideración a la seguridad de este último.

Una vez, hubo un practicante de artes marciales que sufrió una desviación de cultivo en medio de un cultivo aislado, sufrió una fuerte reacción y murió a causa de heridas graves dentro de la cámara cerrada, que no se descubrió hasta mucho tiempo después.

Por lo tanto, para evitar que ocurran situaciones similares, el Salón de Herencia Marcial había hecho específicamente algunos arreglos.

Sin embargo, esto fue sólo en las situaciones más raras. Si no fuera necesario, los Ancianos del Salón de la Herencia Marcial no se entrometerían en el lugar donde otros estaban realizando un cultivo aislado.

Después de considerarlo por un momento, mientras todavía sentía que era un poco inapropiado, Xu Fei todavía extendió la mano y presionó su mano en la puerta de la cámara de piedra.

Después de un rato, la gran puerta de piedra se abrió y Xu Fei entró con cuidado.

Al pasar por el pasillo, Xu Fei llegó a la parte más interna de la cámara y vio a un hombre actualmente sentado allí en posición meditativa.

La barba de este hombre estaba llena de barba incipiente, su rostro estaba envuelto por su largo cabello, asemejándose a un bárbaro.

Quienquiera que lo mirara, a primera vista, tampoco podría vincularlo fácilmente con el elegante Lu Wen del pasado.

Sin embargo, Xu Fei todavía reconoció a Lu Wen al instante. Aún así, lo que le hizo prestar más atención fue el hecho de que el cuerpo de Lu Wen estaba claramente temblando, ya que parecía como si estuviera a punto de estallar..

Xu Fei no pudo sentir a Lu Wen circulando su qi en este momento. El temblor de su cuerpo parecía no ser debido al cultivo, sino a emociones intensas.

"¡Algo esta mal!" El corazón de Xu Fei se hundió abruptamente mientras se acercaba apresuradamente a Lu Wen.

Xu Fei no ocultó su acercamiento, pero Lu Wen pareció no verlo, simplemente sentado allí, con su cuerpo temblando incontrolablemente.

Al observar cuidadosamente su rostro, Xu Fei se sorprendió al descubrir que los ojos de Lu Wen estaban actualmente cerrados, su rostro pálido y lleno de sudor, como si estuviera sufriendo una gran enfermedad.

Xu Fei gritó en voz baja: "¡Hermano aprendiz menor Lu!"

Lu Wen pareció despertar abruptamente cuando finalmente abrió los ojos, pero cuando miró hacia adelante, sus ojos parecían desenfocados.

Observando cuidadosamente a sus pupilas, Xu Fei vio claramente una tenue luz roja sangre parpadeando en su interior.

Acompañado por Lu Wen abriendo los ojos, de él emanó un aire débil del cual Xu Fei realmente podía sentir resentimiento y falta de voluntad.

Claramente eran las emociones de un humano, pero emitían un sentimiento tangible en este momento.

La expresión de Xu Fei se volvió grave.

A través del interrogatorio de aquellos que habían sido hechizados por el Abismo Diezmado y plagados de intenciones diabólicas, la Montaña del Credo Amplio y Xu Fei, por extensión, ahora tenían una comprensión general de algunas cosas.

La caída al lado oscuro se produjo en fases.

Intenciones malvadas, intenciones obstinadas, intenciones venenosas, intenciones anhelantes: estas eran poseídas por la mayoría de las personas, o incluso podrían decirlo todos. Era sólo que la mayoría de las personas podían controlarlos, en lugar de dejar que estos pensamientos negativos tomaran el control de sí mismos.

Sin embargo, cuando cualquiera de estos intentos fuera estimulado por los Nueve Inframundos, superando un cierto umbral, se transformaría en una intención diabólica.

La intención diabólica se haría más y más fuerte, acumulándose a medida que era difícil regresar, finalmente resonando con el qi diabólico del mundo exterior, pasando del interior ilusorio al exterior real cuando uno realmente caía al lado oscuro.

Las características de los practicantes caídos eran muy obvias. Sus ojos se volvieron amarillentos, irradiando una evidente luz roja sangre.

Sin embargo, antes de caer verdaderamente en el lado oscuro, aquellos que tenían intenciones diabólicas no parecerían diferentes de la gente común en el exterior.

Sólo hubo una excepción. Fue cuando las intenciones de uno traspasaron el umbral, transformándose en intenciones diabólicas. En ese momento también se pudieron ver visiblemente algunas características.

¡Estas características eran como Lu Wen en este momento!

¡En este momento, Lu Wen estaba sorprendentemente en el punto en que la terquedad dentro de su corazón estaba a punto de transformarse en una intención diabólica!

Aunque Xu Fei estaba justo delante de él, los ojos de Lu Wen estaban desenfocados, como si no pudiera ver a Xu Fei en absoluto.

Murmuró indistintamente en voz baja: 

“¡Yan…Zhao…ge! Yan...Zhao...ge! Yan…Zhao…ge…”

Al ver esto, Xu Fei suspiró para sus adentros, pero no se atrevió a dudar en absoluto mientras extendía sus manos y las golpeaba con fuerza sobre los hombros de Lu Wen.

"¡El hermano menor Lu!"

Lu Wen no reaccionó, como si estuviera hechizado por el diablo.

Xu Fei preguntó en un tono profundo: "Hermano menor Lu, ¿te cultivas solo para ser más poderoso que el hermano menor Yan?"

Al escuchar estas palabras, todo el cuerpo de Lu Wen se estremeció intensamente cuando dejó de murmurar, pero sus ojos aún permanecían sin vida.

Xu Fei preguntó: “Al haber ingresado al clan y haberte cultivado minuciosamente durante tantos años, ¿para qué sirvió exactamente? ¿Por qué aprendiste artes marciales en primer lugar?”

La expresión de Lu Wen cambió.

Su rostro revelaba una lucha dolorosa a veces y una resolución enloquecida en otras, ambas parpadeando intermitentemente.

Xu Fei aligeró su tono: “Hermano menor Lu, piénsalo detenidamente. Exactamente, que es lo que quieres; ¿Por qué exactamente has llegado donde estás hoy?”

El cuerpo de Lu Wen gradualmente dejó de temblar, la luz roja sangre dentro de sus ojos también se desvaneció gradualmente.

Al ver esto, Xu Fei finalmente dejó escapar un suspiro de alivio.

Después de un tiempo, los ojos de Lu Wen finalmente recuperaron su enfoque, mientras decía con voz ronca mientras miraba a Xu Fei: 

"Hermano aprendiz mayor Xu..."

Xu Fei dijo: "Estabiliza tu corazón".

Lu Wen asintió lentamente y cerró los ojos una vez más. Su rostro estaba lleno de debilidad, pálido como el papel, gotas de sudor goteando como lluvia, pero su cuerpo ya no temblaba y su expresión también se había vuelto tranquila.

Xu Fei lo miró: "Hermano menor Lu, sé que acabas de estabilizar tus emociones y es posible que no estés dispuesto a pensar en algunas cosas, pero este asunto se refiere a la base de nuestro clan y no se puede retrasar… Hay algunas cosas que tengo que resolver lo antes posible”.

"Antes, ¿fue alguien que entró en contacto contigo, estimulando la terquedad dentro de tu corazón, haciendo que se volviera más y más pesado, incluso hasta el punto de conectarse con los Nueve Inframundos?"

Al abrir los ojos, Lu Wen asintió lentamente: “Alguien realmente habló suavemente junto a mi oído. Acompañado por su voz, parecía haber una voz reverberando incesantemente dentro de mi corazón, haciéndose más y más fuerte, hasta que consumió por completo toda mi mente”.


Reacciones del Capítulo (1)

Comentarios del capítulo: (0)


hmfh-capitulo-273
HMFH Capítulo 273
46709
273

¡El Santo Demoníaco ataca!

Traductor: Eldolfo

Capítulo 273: ¡El Santo Demoníaco ataca!

Al escuchar la respuesta de Lu Wen, Xu Fei respiró hondo: "¿Quién era esa persona?"

Sintió inquietud en su corazón.

Lu Wen, sin embargo, negó con la cabeza: “No sé quién era esa persona. Su voz parecía disfrazada y no pude distinguirla. Sin embargo, su base de cultivo era definitivamente muy alta”.

Al escuchar la respuesta de Lu Wen, el corazón de Xu Fei no pudo relajarse.

Si bien Lu Wen no había revelado un nombre impactante, alguien que pudiera entrar y salir libremente de los terrenos de reclusión de Lu Wen debe ser una persona bastante importante.

Su maestro, Fang Zhun, podía entrar y salir de este lugar libremente, pero si no ocurría nada especial, Fang Zhun generalmente no lo haría.

Además de Fang Zhun, otros expertos Grandes Maestros Marciales de Esencia del Talismán también pudieron ocultar su presencia y entrar a este lugar sin dejar ningún rastro.

Incluso en Terrenos Sagrados como la Montaña del Credo Amplio, los Grandes Maestros Marciales de Esencia del Talismán eran limitados, todos ellos peces gordos del clan.

La última posibilidad era comparativamente mejor, ya que un Anciano Principal del Salón de Herencia Marcial de la Montaña del Credo Amplio como Xu Fei había sido el verdadero culpable.

Pero incluso si ese hubiera sido el caso, tampoco generaba mucho optimismo.

Xu Fei preguntó pesadamente: "¿Cuánto tiempo ha pasado desde que esa persona vino a buscarte?"

Lu Wen calculó en silencio por un momento antes de responder: "Fue hace unos diez días".

Xu Fei asintió sin ningún cambio de expresión, su corazón se sentía pesado.

Hace diez días significaba que este asunto acababa de suceder recientemente, ya había pasado un período de tiempo muy largo desde que el anciano Liu y los demás fueron capturados. Naturalmente, no podrían ser esos espías del Abismo Diezmado que ya habían sido expuestos.

Esto significaba que los agentes del Abismo Diezmado todavía existían dentro de la Montaña del Credo Amplio, y muy posiblemente también tenían una base de cultivo y una posición que no era baja.

Después de que Lu Wen moderó un poco su condición, Xu Fei dijo: 

"Hermano menor Lu, si tu condición está bien ahora, vayamos juntos a ver a los ancianos del clan".

Si bien Lu Wen todavía no estaba en las mejores condiciones mentales, aún así se puso de pie, "Está bien".

La primera persona que vieron fue el Maestro de Xu Fei, Shi Tie.

La expresión de Shi Tie permaneció tranquila, sin cambiar en lo más mínimo mientras interrogaba a los dos cuidadosamente, después de lo cual dijo reflexivamente: "Primero vayamos a ver al hermano aprendiz menor Fang".

Se dirigieron a la Sala de Asignaciones, pero se les informó que Fang Zhun se había ido no hace mucho.

Fang Zhun tampoco había regresado a su vivienda.

Descubrieron, para su sorpresa, que en realidad temporalmente no pudieron encontrar ningún rastro de Fang Zhun.

Mientras que con el cultivo de Fang Zhun, si quisiera ocultarse, solo unos pocos de toda la Montaña del Credo Amplio podrían descubrirlo, si no hubiera una razón especial para ello, Fang Zhun obviamente no haría esto.

Si esto sucediera en este período sensible y volátil, la gente naturalmente vincularía algunos asuntos.

Xu Fei y Lu Wen intercambiaron miradas, el rostro de Lu Wen, que originalmente parecía desprovisto de sangre, estaba trágicamente pálido en este momento.

Solo Shi Tie mantuvo la compostura como siempre y dijo con calma: 

"Este asunto está fuera de lo común, pero antes de comprender la situación, no pienses demasiado".

“Búscalo primero, pero no difundas el asunto. Solo notifique al hermano aprendiz menor Yan, a la tía aprendiz mayor He y a los demás, simplemente informándoles sobre este asunto”.

Después de decir esto, la mirada de Shi Tie recorrió a Xu Fei y Lu Wen, y finalmente se detuvo en este último: "Yo, personalmente, estoy dispuesto a creer en el hermano aprendiz menor Fang".

Xu Fei y Lu Wen asintieron con la cabeza, pero aún se podía ver una preocupación inocultable en sus miradas.

Si Fang Zhun no fuera del Abismo Diezmado, con él desapareciendo ahora, la situación actual debería ser muy peligrosa. Era posible que hubiera notado que algo surgía y que actualmente estaba enredado en esa situación, incapaz de liberarse.

…pero también existía la posibilidad de que hubiera corrido peligro, a pesar de su gran fuerza.

Si ni siquiera Fang Zhun pudo lidiar con eso, esta vez se podría imaginar la crueldad y el miedo del ataque de la otra parte.

En realidad, esto todavía era pensar en el lado positivo.

En cuanto al peor lado de las cosas, si Fang Zhun se hubiera unido a los Nueve Inframundos y al Abismo Diezmado...

Xu Fei y Lu Wen estaban en silencio, realmente un poco asustados de pensar más en este tema.

Shi Tie dijo: “Lo que sea que haya sucedido con el hermano aprendiz menor Fang es algo que todavía no sabemos. Sin embargo, por el problema en la familia del hermano menor Yan, su encuentro con Lu Wen, así como su desaparición anormal, es seguro que el otro lado ya está ansioso por hacer su movimiento, habiendo acumulado su fuerza y ​​estando a punto de hacerlo”.

“No difundas el asunto de buscar al hermano aprendiz menor Fang. Sin embargo, nuestro clan debe aumentar un paso más nuestra vigilancia para tratar con enemigos externos así como con los espías que puedan existir internamente, estando completamente preparados para cualquier suceso. El enemigo está a punto de moverse”.

En su camino para encontrar a Shi Tie, Lu Wen ya había escuchado la narración de Xu Fei sobre los principales incidentes relacionados con el Abismo Diezmado que habían ocurrido en el mundo exterior mientras estaba recluido.

Ahora, él y Xu Fei respondieron solemnemente: “Sí, este discípulo entiende; Informaremos a los demás ahora”.

Levantando la cabeza para mirar el denso cielo de nubes oscuras, la mirada de Xu Fei se endureció: "Parece que la tormenta de esta vez realmente no será pequeña".

……

En este momento, en el condado de Yunzhen de la región del Cielo Central, en la mansión ancestral de la familia Yan, de pie dentro de un patio, Yan Zhaoge estaba mirando de manera similar hacia el cielo.

Aquí, el cielo estaba despejado a lo largo de miles de kilómetros a la redonda, la luz del sol era brillante y hermosa.

Sin embargo, Yan Zhaoge no se relajó y siguió reflexionando sin parar: 

Si yo fuera la otra parte, ¿qué haría?

Si el Gran Maestro logra con éxito su avance en el reino de Santo Marcial, sería una garantía y una esperanza para que nuestro clan progrese más en el futuro cercano…

Sin embargo, desde cierta perspectiva, también es cierto que el Gran Maestro se encuentra actualmente en su estado más débil. Si hay enemigos que cooperan tanto desde dentro como desde fuera, él sería el objetivo más ideal. Sacar la leña de debajo del horno... ese es el significado…

Dado que mi padre posee el control de la Túnica del Qi Claro y la Gran Formación de la Montaña del Credo Amplio, actualmente es la persona más poderosa de nuestro clan. Sin embargo, con eso en mente, si mi padre es derrotado, nuestro clan colapsará inmediatamente…

El tío aprendiz mayor y yo tenemos marcas diabólicas en nosotros y aún no la hemos dispersado por completo. Si algo nos sucede a los dos, existe la posibilidad de que la Puerta de los Nueve Inframundos de la Región de Arena se abra una vez más, y esta también es una posibilidad contra la que el clan no puede no protegerse…

La base de cultivo del tío aprendiz mayor es alta, y como yo he destruido continuamente las Grandes Formacione del Dominio Diabólico del Abismo Diezmado, esto también debería atraer su atención, marcándome como un objetivo importante…

Yan Zhaoge se frotó la sien: Lo más importante es si hay o no personas del Abismo Diezmado entre los niveles más altos de nuestro clan. De lo contrario, muchos planes no podrán ejecutarse, de lo contrario se filtrarán y contrarrestarán, y la situación terminará siendo aún peor…

Es por eso que dicen que vigilando durante el día y la noche, son los ladrones dentro de la propia familia de los que es difícil protegerse, ah...

Mientras Yan Zhaoge reflexionaba, Ah Hu se apresuró a acercarse: 

“Joven maestro, el anciano principal del condado de Lianhu ha enviado un mensaje urgente; ¡Alguien ha establecido una formación allí, queriendo provocar el descenso de los Nueve Inframundos!”

“Cough, no hay necesidad de adivinar si esta vez hay espías; Definitivamente los hay, el problema es simplemente quiénes son”, Yan Zhaoge puso los ojos en blanco.

Al igual que el condado de Yunzhen, el condado de Lianhu también estaba en la región del Cielo Central, siendo una tierra importante de la Montaña del Credo Amplio.

Con personas infiltradas en ese lugar, estableciendo una formación mientras intentaban abrir la Gran Puerta de los Nueve Inframundos, si no hubiera habido nadie ayudándolos internamente, eso realmente sería como encontrarse con un fantasma.

Y la persona que los ayudaba internamente también tenía que ser alguien cuya posición y estatus no fueran bajos.

Después de que Yan Wenzhen y los demás escucharon esta noticia, sus estados de ánimo también se volvieron pesados ​​cuando Yan Zhaoge dijo: “No es tan simple. Prender un poco de fuego en la entrada de nuestro clan, un recipiente con agua al azar sería suficiente para extinguirlo. Si queremos que el fuego arda de verdad, definitivamente habrá otros métodos esperando para impedirnos extinguir el fuego”.

Mientras decía eso, una inmensa presión que hizo que la mente de Yan Zhaoge se adormeciera y temblara repentinamente surgió desde lejos, ¡envolviendo instantáneamente los cielos y la tierra circundantes!

"¡Infierno!" Al recuperar su ingenio, Ah Hu maldijo directamente: 

"¡¿Santo marcial?!"

Yan Zhaoge dejó escapar un largo suspiro: “De hecho, ha venido. Santo Demoníaco, Yuan Tian”.


Reacciones del Capítulo (1)

Comentarios del capítulo: (0)