ed-capitulo-1314
ED - Capítulo 1314
27972
1314

Pabellón Siete Marciales

Traductor: Crowli

Capítulo 1314: Pabellón Siete Marciales

El barco comenzó a partir con Li Qiye en el interior. Se sentó y cerró los ojos para relajarse. Lo que había sucedido antes no era más que un mero calentamiento para él. No, ni siquiera podía considerarse un calentamiento.

Después de su entrenamiento, Li Qiye había dominado el control del espacio de la escritura hasta un nivel inigualable.

Mientras miraba a Li Qiye, Zhuo Jianshi dijo: "El Gobernante Supremo Lithodidae realmente fue a por todas."

Los dos comprendían la disputa entre Li Qiye y el gobernante supremo. La verdad era que sólo se trataba de un pequeño resentimiento y no de una enemistad irreconciliable. El problema era que Li Qiye no le daba ningún respeto.

Pero ahora, esto se convirtió en una enemistad imperdonable. Pagó un gran precio por la vida de Li Qiye y no se rendiría hasta que el acto estuviera hecho.

"A ese señor siempre le gusta pensar en sí mismo como un hombre feroz que disfruta de la caza y no se rinde hasta que su presa esté muerta". Ruyan se rió: "La recompensa debió de ser exorbitante o, de lo contrario, alguien como Sima Yujian no habría venido."

"Es sólo una hormiga más. Cuando acabe con mis asuntos, destruiré su Valle Real". Esa fue la única declaración que Li Qiye hizo sobre el gobernante supremo. Ni siquiera tenía el suficiente interés para ir a matarlo ahora mismo.

Jianshi y Ruyan se miraron. El Valle Real era un linaje de dioses del mar, y sin embargo Li Qiye lo hacía parecer como si fuera sólo una secta menor. Sin embargo, no les pareció que sus palabras fueran escandalosas. Desde que lo dijo, el Valle Real estaba condenado a extinguirse.

Después de toda la conmoción, las damas pensaron que el viaje al Mar de Huesos volvería a ser pacífico. Por desgracia, no llegaron muy lejos antes de que un discípulo llegara con un mensaje: "Un anciano del Pabellón Siete Marciales desea reunirse con el Joven Noble Li".

"¿Oh? El pabellón". Los ojos de Jianshi se volvieron serios.

Ruyan sonrió en respuesta: "Parece que incluso un gigante como el pabellón no puede quedarse quieto. Independientemente de su propósito para venir hoy, demuestra que has entrado en su vista".

El pabellón era el gigante más poderoso del Mar del Demonio Dragon. Se encontraba en la cúspide de todos los demonios marinos, un lugar lleno de maestros. Una vez produjo tres dioses marinos invencibles.

Había una frase en el Mar del Demonio Dragón: si la Concha Rugiente podía ordenar a todos los demonios marinos del mundo, entonces el Pabellón Siete Marciales podía reinar en el Mar del Demonio Dragón.

Alguien en Espíritu Celestial especuló una vez que el pabellón insondable no era más débil que cualquier linaje con tres Emperadores Inmortales.

"Déjalo entrar". Li Qiye agitó suavemente su manga con una sonrisa.

Un momento después, un anciano fue conducido al interior por el discípulo. Llevaba una túnica gris y un sombrero con velo. Su energía sanguínea estaba oculta, fiel a su apariencia discreta.

Vio al trío y se inclinó: "Soy el tercer anciano del Pabellón Siete Marciales. Encantado de conocerle, Joven Noble Li, Profesor Zhuo y Profesor Liu."

"Gracias por visitarnos a pesar del largo viaje". Ruyan, como anfitrión, respondió elegantemente con una sonrisa encantadora.

Tanto el pabellón como las tres escuelas eran gigantes, por lo que ya se habían enfrentado antes. Como director, las chicas reconocieron naturalmente a este anciano.

El anciano no perdió el tiempo después de los saludos. Sacó una caja de madera con ambas manos y se la entregó a Li Qiye: "Joven Noble Li, este es nuestro primer encuentro. Aquí tienes una muestra de buena voluntad de nuestro pabellón, por favor, acéptala."

Li Qiye lo colocó casualmente sobre la mesa antes de abrirlo. Una luz azul salió disparada; era muy pura, sin el más mínimo defecto, como si hubiera muchas estrellas almacenadas en su interior.

La caja estaba llena de gemas. Cada una de ellas era azul, como si cada una almacenara un océano.

"Corazón del Mar". Parece que tu pabellón está siendo muy cordial esta vez". Ruyan se rió después de ver el contenido de su interior.

Un "Corazón del Mar" era una gema extremadamente rara en el Espíritu del Cielo. Eran preciosas y podían utilizarse como jades refinados. Cada una podía intercambiarse por una gran cantidad de jades. Una caja llena de estas gemas era una muestra muy extravagante.

Cualquier otra persona estaría bastante impresionada, pero no Li Qiye. No le dio a las gemas una segunda mirada antes de mirar al tercer anciano con una sonrisa: "Parece que tu pabellón tiene algo que pedirme. Permítame especular."

"Si no me equivoco, quieres invitarme a reponer la vida de tu ancestro". Li Qiye sonrió después de afirmar esta conclusión.

"¿Cómo lo supiste, Joven Noble?" El tercer anciano se quedó sorprendido después de escuchar esto.

Si esto no fuera un asunto discutido sólo por los escalones más altos del pabellón, habría pensado que algunos discípulos lo habían filtrado.

"Solo es una suposición". Li Qiye explicó tranquilamente: "Su pabellón no sería tan entusiasta a menos que necesitara mi ayuda. A tu secta no le faltan tesoros ni leyes de mérito, así que eso está fuera de toda duda. En cuanto a reclutarme... esta probabilidad tampoco es alta. No te faltan talentos. Además, he masacrado a miles de millones de demonios marinos, así que reclutarme sería perjudicial para la reputación del pabellón".

Concluyó: "En última instancia, lo único que tengo que es digno de la atención de tu pabellón es mi alquimia suprema. He repuesto la vida del Árbol del Pavo Real, así que tu pabellón también está tentado".

"¡Increíble!" El anciano alabó: "Tu mente es muy meticulosa, digna de admiración". Inclinó la cabeza.

No había necesidad de ocultar nada después de todo lo que se había dicho, así que continuó: "Es tal y como has dicho, nuestro pabellón quiere invitarte a realizar tu alquimia sin igual para prolongar la vida de nuestro antepasado. En cuanto al pago, sólo tienes que decirlo, todo es negociable."

Ruyan y Jianshi no intervinieron. Sabían que Li Qiye era capaz de realizar esta tarea, pero no lo haría tan fácilmente.

Li Qiye negó suavemente con la cabeza: "No estoy interesado. No quiero reponer la vida de nadie en este momento. Incluso si alguien está dispuesto a pagar generosamente, todavía no lo haré".

El anciano añadió rápidamente: "Pero Joven Noble, lo has hecho por el Árbol del Pavo Real".

Li Qiye se rió en respuesta: "No lo he hecho por el pago o porque le deba algo al árbol, lo he hecho porque ha estado protegiendo a la raza humana. Sólo eso es suficiente."

El anciano prosiguió afanosamente: "Todo está sobre la mesa si puedes renovar la vida de nuestro ancestro".

Li Qiye respondió con una sonrisa: "No necesito nada. No me faltan tesoros ni riquezas. Siendo así, ¿por qué debería realizar algo tan exigente como la reposición de vida? Es un asunto que desafía al cielo. Aunque no me importa la opinión de los cielos villanos, tu pago no merece mi tiempo".

"Joven Noble, deberías reconsiderarlo". El anciano no se rindió. Le entregó a Li Qiye una lista y dijo: "Mientras estés dispuesto a intentarlo, no importa si tienes éxito o no, te pagaremos bien. Si tienes éxito, podemos dejarte elegir un arma del dios del mar y ley de mérito".

Las dos chicas se emocionaron después de escuchar esto. Estos artículos eran muy valiosos, incluso para el linaje de un dios del mar.

El pabellón tenía tres dioses del mar, por lo que poseían más que unas pocas armas y leyes de mérito. Sin embargo, estos objetos seguían siendo artefactos preciados para su linaje.

Ninguna de estas grandes potencias utilizaría jamás artículos de este nivel para el comercio a menos que no hubiera otra opción. ¿Quién puso al hijo pródigo al mando?

"Ahora eso es más interesante". Li Qiye sonrió después de que el anciano revelara sus cartas: "Entre tus ancestros, pocos son dignos de tu linaje ofreciendo tanto a cambio de la reposición de vida".

Los antepasados eran ciertamente valiosos, pero no al nivel de intercambiar armas ancestrales y leyes de mérito por sus vidas.

El anciano se apresuró a decir: "Ah, ah, mientras el Joven Noble Li esté dispuesto, todo es negociable". [1. Esta línea me pareció un poco incómoda la primera vez que la leí. Parece que está tratando de detener el curso de la conversación, por lo que repitió la misma línea de nuevo. Eso tendría sentido].

"En realidad, sólo hay una persona que es digna de este alto precio". Li Qiye sonrió y continuó: "La persona cuya vida estás tratando de prolongar debe ser el viejo Sagrado, ¿correcto?"

"¡¿Cómo, cómo sabes eso?!" La expresión del tercer anciano cambió drásticamente mientras retrocedía. 

Li Qiye sonrió en respuesta: "Sólo lo calculé con mis dedos, eso es todo. Aparte del anciano al que todos llaman el Ancestro Sagrado, nadie más vale el arma y la ley de mérito de un dios del mar. Hacerlo por cualquier otro sería un desperdicio, una forma de falta de respeto hacia los antepasados. Sí, la única excepción es el Ancestro Santificado". [2. Una nota sobre su nombre. Es Ancestro Siete Sagrado, pero omito el "Siete" para facilitar la lectura].


Comentarios del capítulo: (0)


ed-capitulo-1315
ED - Capítulo 1315
27973
1315

Ancestro Sagrado

Traductor: Crowli

Capítulo 1315: Ancestro Sagrado

"¡¿Tu Ancestro Sagrado sigue vivo?!" Ruyan y Jianshi también estaban asombrados.

"Eh..." El anciano se rió torpemente. Sabía que no podía ocultarlo más, así que dijo: "Su Venerable sigue vivo, pero no está interactuando con el resto del mundo".

No había duda de que su Ancestro Santificado había sido sellado todo este tiempo para permitirle vivir hasta ahora.

Li Qiye sonrió débilmente y dijo: "No vivirá mucho más tiempo a pesar de estar sellado. Dos dioses del mar le han ayudado en este proceso, pero al final, uno no puede escapar de la muerte".

El anciano suspiró ante este comentario. Por desagradable que fuera, era la verdad.

Jianshi se quedó sorprendido: "He oído a mis mayores hablar del Ancestro Sagrado antes. Fue el protector dao de dos generaciones de dioses del mar".

El Ancestro Sagrado era la existencia más poderosa y antigua del Pabellón Siete Marciales. Incluso en todo el Mundo del Espíritu Celestial, seguía siendo uno de los personajes más supremos.

Cuando se trataba del pabellón, muchos conocían los siete grandes estilos, las técnicas más fuertes del pabellón. Creían que nadie conocía los siete, pero eso estaba muy lejos de la realidad.

Los tres dioses del mar conocían los siete estilos. La razón por la que su principal sucesora, la Diosa de los Siete Mares, era tan famosa era porque también conocía los siete estilos. Se rumorea que ella era la única que podía reclamar este honor en el pabellón en este momento.

La verdad era que había otra persona fuera de la diosa, y era mucho más poderosa y aterradora en comparación con ella. ¡Era el Ancestro Sagrado!

"He oído que tu antepasado desafió una vez a un Emperador Inmortal con sus siete estilos". Ruyan sintió curiosidad.

Li Qiye encontró el tema divertido, así que respondió antes de que el anciano pudiera hacerlo: "Eso hizo. Después de entender los siete estilos, se creyó invencible y desafió al Emperador Inmortal Yan Shi. En ese momento, el joven emperador no tenía todavía la Voluntad del Cielo, pero aun así terminó con la derrota del ancestro. A pesar de haber perdido, todavía podía mantener la cabeza alta. Siendo sólo varios cientos de años mayor que el emperador, aún no había alcanzado su cima..." [1. Yan Shi significa Edad de Oro, un título bastante grande. Se convirtió en un insondable Emperador Inmortal y eligió el título de "Yan Shi" porque bajo su reinado, los Nueve Mundos entraron en la edad dorada de la paz].

En la mente de los Espíritus Encantadores, sus logros eran increíbles. Era alguien comparable a su primer emperador, el Emperador Inmortal Gu Chun.

"Por desgracia, la derrota tuvo un efecto profundo y negativo en él. Le hizo perder la oportunidad de convertirse en un dios del mar, de lo contrario se habría convertido en uno. Sin embargo, todavía puede estar orgulloso de su logro de proteger personalmente a dos futuros dioses del mar. Él mismo alcanzó la cima y fue considerado una existencia capaz de combatir con los Emperadores Inmortales".

Los detallados versos de Li Qiye dejaron al anciano sorprendido. Esto era algo que ocurrió en un pasado lejano, por lo que pocos sabían la verdad. Por supuesto, se sentía muy orgulloso al escuchar los relatos de su Ancestro Santificado.

"Bueno, aún le faltaba un poco para poder combatir con los Emperadores Inmortales". Li Qiye notó el comportamiento orgulloso del anciano y se burló de él.

El ardiente orgullo del anciano se extinguió de repente por esta ocurrencia. Le hizo sentirse bastante avergonzado.

A pesar del comentario de Li Qiye, Ruyan y Jianshi se maravillaron igualmente. Los logros del Ancestro Sagrado eran incomparables; pocos podían ser su rival. Por supuesto, desde otra perspectiva, esto mostraba lo invencible que era el Emperador Inmortal Yan Shi. Incluso el ancestro que había dominado los siete estilos no pudo detener al joven emperador.

Esta era precisamente la razón por la que después de su generación, los espíritus encantadores siempre trataban de encontrar excelentes líneas de sangre humanas. Todos querían preparar otra existencia tan capaz como el Emperador Inmortal Yan Shi.

El anciano respiró profundamente y se inclinó seriamente hacia Li Qiye para decir: "Si el Joven Noble es consciente de esto, no hay necesidad de ocultarlo por más tiempo. Sí, es nuestro Ancestro Sagrado quien necesita la renovación de vida".

Li Qiye le miró en respuesta: "Entonces, ¿tu ancestro desea volver a la vida? Si se queda en su ataúd bajo tierra, no debería ser un problema vivir durante otras dos generaciones. El repentino deseo de renovar la vida sólo puede significar que quiere salir".

Jianshi entendió por qué el pabellón quería hacer esto de inmediato. Habló: "Tu Ancestro Sagrado debe querer proteger a la Diosa de los Siete Mares para que tu pabellón pueda tener a su cuarto dios del mar".

Ruyan se rió: "En la actualidad, los candidatos más prometedores para convertirse en dios del mar son el Príncipe del Mar y la Diosa de los Siete Mares. La diosa está versada en los siete estilos, así que es una gran ventaja. Sin embargo, también he oído que el Físico del Vacío del príncipe alcanzará la gran finalización dentro de diez años, así que debe estar sintiendo la presión".

El anciano sonrió irónicamente y no hizo ningún comentario. Como profesor, las chicas eran capaces de entender muchas cosas con una sola mirada.

"Ambos puestos, el de Emperador Inmortal y el de dios del mar, están pensados para que los jóvenes compitan, así que debe ser cosa suya. Tu Ancestro Sagrado no haría algo como eliminar a los competidores de su discípula".

Ruyan añadió: "Tampoco es fácil meterse con la Concha Rugiente. He oído que todavía tienen un supervisor vivo. Si la diosa quiere el puesto, podrían ser ellos los que la emboscaran en su lugar. Sin embargo, me sigue sorprendiendo que tu ancestro esté vivo".

Li Qiye miró al anciano y dijo: "La Concha es fuerte, pero no al nivel de que tu pabellón deba ser tan cauteloso. El que te preocupa tiene que ser Meng Zhentian".

Ruyan y Jianshi se estremecieron después de escuchar esto. Si Meng Zhentian se convirtiera en el Emperador Inmortal antes de tiempo y eligiera entre la diosa y el príncipe y luego les ayudara a convertirse en un dios del mar, resultaría una combinación imparable.

Sería un dúo capaz de arrasar en el Espíritu del Cielo y los nueve mundos. Ningún otro gobernante supremo sería capaz de detenerlos.

Las dos chicas comprendieron por fin por qué el pabellón estaba dispuesto a intercambiar las armas del dios del mar y las leyes de mérito para renovar la vida de su antepasado. Deben asegurarse de que la Diosa de los Siete Mares se convierta en la ganadora de esta competición.

Para ello, ¡su antepasado más fuerte debe salir y proteger personalmente a la diosa!

El anciano respiró profundamente y dijo solemnemente: "Si el Joven Noble Li está dispuesto a ayudarnos, puede escoger dos artículos de nuestro pabellón después de que el asunto haya terminado".

"Parece que estás añadiendo más a la mesa". Li Qiye se rió en respuesta.

El anciano no tenía otra opción. Estos tres descubrieron la esencia de este asunto demasiado rápido. Sin duda, esta vez necesitaban la ayuda de Li Qiye. Era mejor para ellos nombrar decisivamente el precio delante de él.

Los otros ancestros del pabellón le habían dicho que, a menos que se cruzara la línea de fondo, estaban dispuestos a aceptar todas las condiciones de Li Qiye.

El anciano le miró seriamente: "Joven Noble Li, ¿qué piensas ahora? Nuestro pabellón desea sinceramente trabajar con usted. Si todavía piensas que estas condiciones no son adecuadas, puedes exponer tus propias demandas".

El anciano adopto una postura lastimera, dejando que Li Qiye hiciera lo que quisiera. Esto quería decir que Li Qiye podía poner el precio que quisiera. Era el pabellón mostrando su sinceridad en este trato para que Li Qiye lo viera.

"Lo mismo que antes, no estoy interesado". Li Qiye no se inmutó y se negó con una sonrisa.

Esta actitud de Li Qiye era todo un dolor de cabeza para el anciano. Cualquier otra persona ya habría accedido a unas condiciones tan favorables, pero Li Qiye era completamente indiferente.

El anciano se recompuso una vez más y continuó: "Joven Noble Li, puedes coger cualquier tesoro de nuestro pabellón siempre que la renovación de vida sea exitosa. Además, el Ancestro Sagrado será tu protector dao y tu escudo cuando te conviertas en Emperador Inmortal".

Las dos chicas se emocionaron esta vez. El trono inmortal era una tentación incomparable a la que nadie podía resistirse.

Afirmar que protegería a un humano por el trono era una declaración audaz y aparentemente descarada. Sin embargo, para el Ancestro Sagrado era diferente. Ya había protegido a dos dioses del mar, así que su fuerza estaba fuera de toda duda. Además, tenía experiencia en esta tarea. Con su protección, siempre que el genio fuera lo suficientemente fuerte, la posibilidad de que se convirtiera en Emperador Inmortal era bastante alta.

Li Qiye sólo se rió ante esta nueva condición.

Jianshi, por su parte, hizo una sugerencia: "Anciano, podrías hacer que tu Diosa de los Siete Mares siga al Joven Noble. Sería una alianza formidable".

Ruyan intervino con una sonrisa: "No es mala idea, casar a la diosa con el Joven Noble. El descendiente de un Emperador Inmortal y una diosa del mar tendrá un talento inigualable. Además, se volverán familia, por lo que sería normal que el Joven Noble renovara la vida de su antepasado."

"Err-" El anciano no respondió de inmediato. Se tomó su tiempo para meditar esta idea. Realmente no era una mala propuesta en absoluto.

Una unión entre un Emperador Inmortal y una diosa del mar era perfecta. Y lo que es más importante, Li Qiye tenía una línea de sangre imperial. Si se convertía en un Emperador Inmortal, esta línea de sangre sería aún más preciosa. Su descendencia traería una edad dorada al pabellón, y la línea de sangre de sus descendientes sufriría una evolución sin precedentes.


Comentarios del capítulo: (0)