ed-capitulo-1349
ED - Capítulo 1349
28587
1349

El Plan del Pabellón

Traductor: Crowli

Capítulo 1349: El Plan del Pabellón

Jianshi y Ruyan sentían mucha curiosidad por esta conversación. El Ancestro Santificado era alguien que había entrenado a dos dioses del mar. Definitivamente no tenía rival en ciertos aspectos. Si estaba dispuesto a apostar por Li Qiye, demostraba que tenía un plan aún mayor que simplemente preparar a otro dios del mar. Las dos chicas se preguntaron qué era lo que quería hacer.

Li Qiye se rió y dijo: “No te forzaré ya que es un asunto confidencial. Sin embargo, ¿te importa si adivino?"

"Bueno..." El anciano sonrió con ironía. Estaba bastante indefenso porque Li Qiye ya había adivinado correctamente dos veces. Este joven era demasiado diabólico.

"En realidad, no es tan difícil de adivinar." Li Qiye se rió entre dientes sin importarle si el anciano estaba de acuerdo o no. Continuó: "¡Solo hay una cosa que su Ancestro Santificado desea hacer, y es separar la raíz del demonio marino de todos ustedes!"

¡El tercer anciano estaba horrorizado después de escuchar esto! A pesar de que el antepasado no explicó en detalle, pudo extrapolar que este era efectivamente el caso de su conversación. Así que ahora, cuando Li Qiye señaló el punto crucial del asunto, realmente lo asustó.

Li Qiye sonrió débilmente y continuó: “¡Si no me equivoco, tu antepasado quiere sacar el Pabellón de los Siete Marciales del Espíritu Celestial! Incluso si toda la secta no puede irse, al menos una parte de tus discípulos debe hacerlo. Debido a esto, su pabellón quiere mi línea de sangre imperial. ¡Solo mi poderosa línea de sangre humana ayudará a que tu pabellón eche raíces en un mundo diferente!"

Miró directamente al anciano y declaró: "¡El objetivo de su antepasado es el Gran Mar del Norte del Mundo Emperador Mortal!"

El tercer anciano se sorprendió al escuchar esto e instintivamente se alejó de Li Qiye con incredulidad. Las dos chicas también se sorprendieron ya que esto estaba fuera de su imaginación.

Algunos demonios del mar han abandonado el Espíritu Celestial antes, pero al final, regresarían a sus raíces a menos que fuera una muerte prematura.

Nadie había oído hablar de un linaje de demonios marinos que deseara salir del Espíritu Celestial. Esto se debió a que en los nueve mundos, ningún otro lugar sería más adecuado para su raza, especialmente el Mar del Demonio Dragón. ¡Este era verdaderamente su territorio natal!

Para una criatura viviente, no había mejor lugar que el hogar. Los demonios marinos eran simplemente peces felices en el agua aquí. En cuanto al Pabellón de los Siete Marciales, querer reubicarse debería ser aún más extraño. Eran los líderes del Mar del Demonio Dragón, un gigante intocable entre los demonios del mar. Sin embargo, todavía querían dejar el Espíritu Celestial. Nadie podría imaginar lo que estaban pensando.

Se consideraría ridículo si uno no lo escuchara con sus propios oídos. No fue fácil para un linaje establecer su propia base. Requirió innumerables esfuerzos de sus antepasados. Solo imagina que tres dioses del mar han contribuido al pabellón, lo que les ha permitido tener el territorio más grande en el Mar del Demonio Dragón. Nadie estaría dispuesto a renunciar a una base y una herencia tan sólidas.

"Esto es imposible. Los demonios del mar no pueden irse y definitivamente no pueden cortar su línea de sangre, su conexión con el Espíritu Celestial". A Ruyan le pareció increíble la declaración.

Li Qiye se rió entre dientes y dijo: “Esto depende de su línea de sangre. Si me convierto en un Emperador Inmortal y me reproduzco con un dios del mar, ¡los descendientes podrán cortar esta raíz debido a mi antigua línea de sangre! ¡Después de varias generaciones más, el pabellón podrá implementar su plan! La Isla Dorada ha probado mi línea de sangre... parece que su pabellón es bastante bueno para obtener información confiable."

Ambas chicas se miraron la una a la otra y luego miraron al mayor cuyo rostro se había vuelto turbio e inseguro. No supo qué decir por un tiempo.

Li Qiye sonrió y continuó: “El Ancestro Santificado debe haber querido hacer esto hace mucho tiempo, pero desafortunadamente, no pudo encontrar al candidato adecuado. No es tan simple tener un Emperador Inmortal y un dios del mar al mismo tiempo. Además, es posible que un Emperador Inmortal no le dé ninguna cara a tu pabellón."

Al final, el anciano inclinó la cabeza y dijo con seriedad: “Joven Noble Li, tu sabiduría es tan vasta como el mar. Lo has captado todo. Tu conocimiento solo puede describirse como incomparable."

Aunque no lo admitió directamente, esto esencialmente estaba aceptando la conjetura de Li Qiye. Ambas chicas se estremecieron. Como profesoras, pensaron en un tema más profundo. ¿Por qué el pabellón quería abandonar su herencia aquí y dejar el Espíritu Celestial?

Cuanto más pensaban en ello, más miedo tenían. Una existencia como el Ancestro Santificado no pudo alarmarlos. El razonamiento detrás de sus acciones debe ser trascendental.

Li Qiye dijo sonriendo: “Ese es el Ancestro Santificado para ti, digno de ser una existencia que ha entrenado a dos dioses del mar. Ve más lejos que los demás e incluso está dispuesto a hacer esa apuesta."

El anciano estaba eufórico. Él respondió apresuradamente: "¿Entonces estás de acuerdo?"

"No, no estes feliz todavía, todavía no he aceptado." Li Qiye negó con la cabeza: "La verdad es que tu condición no es suficiente para conmoverme."

"Bueno..." El anciano retrocedió torpemente después de sentirse decepcionado.

Li Qiye se rió: “Anciano, no hay necesidad de tratar de ocultármelo regateando en cada paso del camino. Sea honesto, ¿cuál es la oferta final de su antepasado? ¿Cuatro estilos o quizás cinco? En mi opinión, cinco es su límite. Los siete estilos son realmente imbatibles, pero solo me interesan los tres últimos. Los primeros cuatro pueden ser increíbles, pero eso es todo. Este no es el caso de los últimos tres. Vale la pena reflexionar sobre sus profundidades, especialmente el estilo final. Este estilo, para cualquier cultivador, realmente vale la pena investigarlo; incluso los Emperadores Inmortales no son una excepción."

El anciano se quedó sin habla una vez más. Ninguno de sus pensamientos pudo eludir los ojos de Li Qiye.

Li Qiye continuó después de ver su expresión: “Si es necesario, su antepasado podría soportar intercambiar los primeros cuatro movimientos. El quinto es el límite, mientras que el sexto es algo que no quiere poner en absoluto. Debido a su dominio de los estilos, sabe más que nadie lo invaluables que son los dos últimos. El sexto es un ataque seguro; en el momento en que sale, puede determinar el resultado de la batalla. En cuanto al séptimo, puede revertir las mareas del universo. Debido a esto, absolutamente no cambiará los dos últimos."

Habiendo dicho eso, Li Qiye esperó a que el tercer anciano respondiera.

Al final, el anciano asintió: "Joven Noble, su percepción está más allá de mi comprensión."

Esto no fue un halago, ya que salió del corazón. Incluso como anciano del pabellón, sabía menos sobre los siete estilos en comparación con un forastero como Li Qiye. Al mismo tiempo, Li Qiye indudablemente tenía razón. El Ancestro Santificado dio permiso para los primeros cuatro estilos. Si Li Qiye insistiera en el quinto, deberia hablar personalmente con el Ancestro Santificado.

"Si deseas el quinto, nuestro antepasado está dispuesto a hablar contigo al respecto". Honestamente reveló el resultado final.

En este punto, miró nerviosamente al joven. Realmente deseaba una negociación exitosa. Después de todo, esto se consideraría un gran mérito para él.

"Ya deberías saber que quiero los siete." Li Qiye sonrió.

El anciano le devolvió la sonrisa con ironía: “No te lo esconderé, Joven Noble. Es simplemente imposible para nosotros darte los siete, absolutamente imposible. Puede que sean malas noticias, pero es la verdad. Estoy siendo sincero esta vez, así que no te mentiré."

Li Qiye dijo: “Lo sé. La razón por la que está sucediendo esta conversación es por tu actitud respetuosa."

El anciano continuó: "Sin hablar de los dos últimos estilos, podemos hablar sinceramente sobre otras condiciones que pueda tener." El anciano habló con honestidad y franqueza.

Li Qiye no respondió de inmediato. Silenciosamente miró las olas afuera. El anciano se quedó allí parado tranquilamente sin molestarlo, esperando que tomara una decisión.

Después de un tiempo, Li Qiye miró hacia atrás y dijo lentamente: “¡Puedo reponer la vida del Ancestro Santificado además de no querer los siete estilos! Pero tengo una condición."

El anciano pidió confirmación: "¿Sin los siete estilos?" Los tres en la sala se sorprendieron. No entendieron por qué decidió renunciar a los siete estilos.

Li Qiye respondió seriamente: “Sí. Puedo renunciar a los siete estilos."

El anciano estaba extasiado y rápidamente preguntó: “Entonces, todo lo demás es negociable. ¿Qué quieres, joven noble?”

Li Qiye declaró con indiferencia: "¡Es muy simple, quiero ver al Primero Dios del Mar!"

"¿Primer Dios del Mar?" El anciano pensó que había escuchado mal y tuvo que volver a preguntar: "¿Dijiste que querías ver al Primero Dios del Mar?"

Li Qiye confirmó llana y seriamente: "Escuchaste correctamente, ese es a quien quiero ver."


Comentarios del capítulo: (0)


ed-capitulo-1350
ED - Capítulo 1350
28588
1350

Condición de Li Qiye

Traductor: Crowli

Capítulo 1350: Condición de Li Qiye

La conducta solemne de Li Qiye le hizo saber al anciano que no escuchó mal. Sin embargo, lo encontró bastante extraño y no sabía cómo mirar a Li Qiye o qué palabras decir.

De hecho, Ruyan y Jianshi también estaban atónitos. Después de un rato, Jianshi le recordó en voz baja: "Joven Noble, el Primero Dios del Mar ha dejado este mundo hace mucho tiempo."

El Primero Dios del Mar fue el primer dios del mar del pabellón y se rumoreaba que era el más fuerte de su nivel.

Li Qiye dijo rotundamente: "Sé quién es."

El anciano dudó por un momento antes de responder: “Joven Noble Li, por favor discúlpeme, pero debe saber que nuestro Primero Dios del Mar ya no es de este mundo. Es imposible verlo ya que no podemos revivirlo."

Li Qiye le dijo: “No lo entiendes. ¡Solo regresa y dile a tu... Ancestro Santificado que deseo ver al Primero Dios del Mar! Si todavía duda, dígale que esta es mi única condición. Estoy seguro de que comprenderá mi intención."

El anciano realmente no lo entendió. Todos sabían que el Primero Dios del Mar no estaba vivo. Su pabellón nunca había intentado ocultarlo. De hecho, si tuvieran un dios del mar viviente, no necesitarían pedirle este favor a Li Qiye. 

Pero ahora, Li Qiye insistió en ver al Primero, lo que estaba sacudiendo la mente del anciano. ¿Podría estar vivo el Primero Dios del Mar del pabellón? Lo pensó detenidamente y disipó esta noción. Si el Primero todavía estaba vivo, significaba que el Tridente siempre había estado en su poder.

Li Qiye tuvo un raro momento de austeridad cuando le dijo al asombrado anciano: “Solo necesitas transmitir el mensaje al Santísimo... Esta es mi propuesta. Mientras él esté de acuerdo, renovaré su vida."

El anciano respiró hondo y asintió con seriedad: "Transmitiré tu mensaje completo al Santísimo..."

Li Qiye lo despidió casualmente: "Puedes irte ahora."

El anciano vaciló y no se fue de inmediato.

Li Qiye lo notó parado y preguntó: "¿Hay algo más?"

“Bueno…” El anciano sonrió irónicamente: “¿Puedo preguntar cuándo tendrá algo de tiempo libre? Nuestro lord desea verle."

Li Qiye negó con la cabeza: “¿Todavía no te has rendido? No me interesa este negocio de los sementales."

El anciano insistió torpemente: “Joven Noble, una reunión no será tan mala. Nuestro lord se ha interesado en ver su gran carisma en persona, ¿Qué hay de us…?”

Li Qiye lo interrumpió: "Podemos hablar de este asunto más tarde una vez que el Santísimo... esté de acuerdo con mi condición."

Después de ver su comportamiento firme, el anciano ahuecó su puño y se inclinó: "Entonces me iré." También se despidió de las chicas antes de irse.

Ruyan sintió mucha curiosidad después de ver su partida y miró a Li Qiye: "Joven Noble, ¿estás seguro de que quieres ver al Primer Dios del Mar?"

"¿Hay algún problema?" Li Qiye no pudo evitar sonreír esta vez.

Jianshi tuvo que intervenir: "El problema es que ha estado muerto durante mucho tiempo-" Ella no creía que este dios del mar todavía estuviera vivo.

Li Qiye dijo tranquilamente: “Eso depende de cómo se defina la vida y la muerte. A tus ojos, está muerto. A los míos, todavía está vivo."

Ambas chicas repitieron en estado de shock: "¿Todavía está vivo?" Si esto fuera cierto, sería demasiado estremecedor.

"No, está muerto." Li Qiye se rió de nuevo.

“Joven Noble, ahora nos estás tomando el pelo deliberadamente. ¿Puedes revelar lo que está pasando?" Ruyan hizo un puchero en una pose encantadora que podría hacer que la gente se caiga.

Li Qiye se rió entre dientes en respuesta: “De hecho, está muerto si tuviéramos que seguir la definición de criaturas vivientes. Sin embargo, todavía está vivo desde la perspectiva de un dios del mar." Habiendo dicho eso, miró hacia afuera para contemplar.

"¿Qué significa eso?" Incluso las personas inteligentes como ellos se sentían un poco perdidas.

“¿Por qué los demonios marinos y los treantes no están incluidos en las grandes razas de los nueve mundos? En los nueve mundos, no son más débiles que los humanos o los espíritus encantadores, entonces, ¿por qué los sabios los excluyen de la lista de innumerables razas? ¿Cuál es la razón?"

Los dos se sorprendieron un poco. A pesar de que nunca habían abandonado el Espíritu Celestial, sabían por sus lecturas que fuera de su mundo, otras personas nunca mencionaron a los demonios marinos y treantes como parte de las grandes razas.

Sin embargo, nadie ha investigado este asunto.

“¿Estás diciendo que los dioses del mar y los padres-arbol son similares? Aunque un padre-árbol pueda estar muerto, volverá al origen y echará raíces en la tierra. Un controlador de árboles podrá comunicarse con un árbol ancestral." La inteligente Ruyan conectó inmediatamente a los dioses del mar y a los padres-árbol.

Li Qiye respondió: “Bien y mal. El proceso al que se someten los padres-árbol es único para ellos. Sin embargo, regresar al origen es algo similar entre los dos tipos de existencias.”

La meticulosa Jianshi descubrió una puerta sin precedentes debido al tiempo que pasó con Li Qiye. Les había dado demasiadas sorpresas, pero en esta fracción de segundo, ella pensó en un asunto aterrador. Su corazón tembló y tuvo que preguntar: "¿Qué hay de nosotros, los espíritus encantadores?"

Li Qiye le dio otra mirada y la elogió alegremente: “Ustedes, hermanas, son realmente increíbles. Si trabajan juntas, ¿cuál será su límite? Ruyan es astuta mientras que Jianshi es sabia. Sus antepasados, que los eligieron a ustedes dos como profesoras, demuestran cuán previsores son."

Ruyan dijo coquetamente: "Joven Noble, no hay necesidad de elogiarnos, solo dinos las respuestas". No estaban contentas con sus elogios, ya que estaban empeñadas en comprender qué había detrás de todo esto.

Li Qiye las miró y finalmente se rió entre dientes: “No debería decirles esto, pero ya hemos llegado a este punto. Por consideración a su arduo trabajo y hospitalidad, puedo contarles un poco. En el sentido de sus orígenes, sus tres razas son bastante similares y están interconectadas. Como mínimo, todos formaban parte de la misma raza al principio..."

“... Sin embargo, los espíritus encantadores son diferentes de los otros dos. Tu raza tendrá un futuro mejor que ellos. Es como dice la gente, ustedes son los hijos predilectos de los cielos."

De repente se detuvo y se rió: “¡Pero están equivocados! Los cielos malvados nunca favorecerán a una raza ni a ninguna persona. ¡Si lo hicieran, serían un montón de demonios! Entonces, con respecto a esa frase, incluso si su raza es amada y adorada, este afecto no viene de los cielos."

Las dos escucharon en silencio a Li Qiye. No explicó todo con claridad, pero se encontraron perdidas en un ensueño de pensamientos.

“No puedo revelar mucho sobre tu raza. Después de todo, saber podría no ser necesariamente algo bueno. Incluso puede afectar sus corazones dao." Li Qiye sonrió: "¡Pero la respuesta para tu raza está en el gran torbellino!"

"¡El gran torbellino!" No pudieron evitar estremecerse después de escuchar este nombre tan familiar de nuevo.

"El origen de los espíritus encantadores, eh". Li Qiye miró hacia afuera con un toque de pesar y melancolía.

Ninguno de las dos creyó lo que veían sus propios ojos. ¿Una expresión tan triste podría aparecer en su rostro?

“Joven Noble, ¿por qué quieres ver al Primer Dios del Mar? ¿Qué fue lo que te hizo cambiar de opinión?” Ruyan tuvo esta pregunta en su mente todo el tiempo. Jianshi tenía la misma curiosidad.

El estatus de dios del mar era un asunto diferente. Se podría decir que al principio pudo haber hecho esta petición. Demostró que no tenía ningún interés durante la primera reunión. Sin embargo, en esta segunda reunión con el anciano, Li Qiye cambió de opinión; ni siquiera quería los siete estilos. Por lo tanto, las dos chicas querían saber cuál era el catalizador detrás de este cambio de opinión.

"Díganme, ¿soy una buena persona?" Li Qiye hizo una pregunta repentina y extraña en su lugar.

Las dos no pudieron responder porque no podían usar la moralidad para juzgar a un cultivador.

Li Qiye reveló una sonrisa y continuó: “De hecho, yo tampoco lo sé. Algunas personas han dicho que soy una buena persona, mientras que otras han argumentado lo contrario. Siempre he querido ser una mala persona, pero una y otra vez, algunos todavía piensan que soy buena. Este mundo, a veces, puede hacer que una persona se sienta muy indefensa."

Habiendo dicho eso, mostró una sonrisa amarga mientras miraba al Hada con una expresión compleja.


Comentarios del capítulo: (0)