ed-capitulo-1373
ED - Capítulo 1373
30348
1373

Doce Dioses y Demonios

Traductor: Crowli

Capítulo 1373: Doce Dioses y Demonios

El Daoísta Sol Puro no mostró signos de regodeo después de derrotar casualmente al Monarca Yang Extremo y al Daoísta Lin. Se quedó a un lado y observó la lucha entre el Dios Diamante y Resplandeciente con fruición.

Sus ojos se iluminaron cuando vio el cuerpo dorado del Dios Diamante con su aura budista completamente indemne ante el bombardeo de Resplandeciente.

"Realmente es el Físico Diamante Indestructible". Asintió con la cabeza después de notar algunas pistas.

"¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!" Las chispas salieron disparadas. La lanza de Resplandeciente parecía un dragón de inundación saliendo del agua. Golpeó al Dios Diamante continuamente sin resultado mientras este avatar seguía atacando celosamente a Resplandeciente de forma suicida.

Esto estaba volviendo loco a Resplandeciente. Obviamente era más fuerte que este Dios Diamante, pero era él quien retrocedía ante este ataque enloquecido. Cualquier otro habría muerto ya innumerables veces. El problema era que este Dios Diamante era imposible de matar. Incluso el ataque más destructivo de Resplandeciente sólo podía dejar una pequeña marca en su cuerpo; una penetración completa era imposible.

Finalmente, el furioso Rey Dios gritó: "¡Quítate de mi vista!" Finalmente recurrió a su as y golpeó con un enorme martillo.

Este golpe podía destrozar a los celestiales en el cielo. Llevaba el poder de un dios verdadero, haciendo que pareciera que uno estaba aquí en persona.

"¡Bang!" El Dios Diamante fue volado sin piedad por este martillo e hizo un enorme pozo en el suelo fangoso. Su pecho se hundió bastante. Parecía que el martillo había destrozado con éxito su torso.

Resplandeciente sostenía el martillo mientras emitía un destello multicolor. Parecía volver a la vida con el poder de un dios verdadero, convirtiendo a su amo en una deidad.

Esta arma se llamaba Martillo del Dios Verdadero, un artefacto dejado por el antepasado de Resplandeciente. Como tenía la misma línea de sangre divina corriendo por su cuerpo, era capaz de ejercer su poder en su totalidad.

"Ese martillo es muy poderoso. Al mismo nivel y sin un arma imperial, otro Rey Dios Celestial moriría de un solo golpe". Mucha gente se asombró ante esta escena. Un Rey Dios ya daba miedo, así que uno con un arma divina era aún más temible.

"¡Buzz!" El Dios Diamante se levantó. Su pecho destrozado se curó inesperadamente sin dejar un solo rastro de daño.

"¡Boom!" Envió dos puñetazos hacia el martillo divino sin aprensión.

"¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!" Cada golpe del martillo provocaba explosiones. Sin duda, Resplandeciente tenía la ventaja con su martillo divino mientras desataba su ataque contra el Dios Diamante.

Bajo esta loca embestida, el pecho, los hombros e incluso la cabeza del Dios Diamante se deformaron lentamente. Sin embargo, con un zumbido, las partes destrozadas se curaron rápidamente, y luego continuó luchando de nuevo.

Los espectadores se quedaron boquiabiertos ante esta escena, al tiempo que se sentían espeluznados. Ni siquiera Resplandeciente y su martillo divino podían matar a este avatar. Esto era demasiado aterrador.

"Definitivamente es el Físico Diamante Indestructible". Alguien declaró el veredicto.

Sin embargo, afortunadamente para él, a pesar de no poder matar a su enemigo, pudo suprimir al Dios Diamante y encontró algo de respiro.

Li Qiye se rió al ver que Resplandeciente suspiraba de alivio: "Así que uno no es suficiente, ya veo. Muy bien, ¡aquí hay uno más entonces! Ya que has luchado contra un dios, intenta luchar contra un demonio esta vez".

En ese momento, resonó otro estallido. Una figura más emergió del reino de la sangre. La multitud se asombró una vez más ya que era otro Li Qiye idéntico.

El factor distintivo era la llama oscura y maligna que surgía de esta figura, haciéndola parecer un rey demonio. Sin embargo, cuando escondió su aura, ¡desapareció de repente y no se le encontró por ninguna parte!

Diablo del Vacío, uno de los doce avatares del reino de la sangre.

"¡Bang!" La multitud estaba asombrada. Mientras Resplandeciente mantenía a raya al Dios Diamante, su espalda fue golpeada de repente, haciéndole caer en el aire mientras escupía una boca llena de sangre.

El Diablo del Vacío apareció detrás de él de la nada y le propinó un feroz golpe. Ni siquiera el poderoso Resplandeciente pudo detectar que el Vacío se movía detrás de él para atacarlo por sorpresa.

"¡Muere!" Inmediatamente dio un pisotón en el aire para conseguir suficiente impulso para otro golpe. Sin embargo, Vacío desapareció. Incluso después de abrir su mirada celestial, ¡Resplandeciente no pudo encontrarlo!

"¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!" Diamante vino a golpear una vez más. Todo su cuerpo era un arma mientras se lanzaba hacia adelante con un impulso feroz.

Resplandeciente no tuvo más remedio que abandonar a Vacío y golpeó con su martillo a Diamante.

"¡Boom! ¡Boom! ¡Boom!" En cambio, desató su furia contra Diamante. Por desgracia, con el físico de Diamante, todos estos ataques eran inútiles.

"¡Bang!" El Diablo del Vacío apareció de nuevo entre los dos y soltó una palma directa al pecho de Resplandeciente.

A pesar de estar en guardia, fue golpeado por esta palma y escupió sangre.

"¡Muere!" Aunque esta palma no podía matarlo, ser herido por una emboscada como esta era humillante. Inmediatamente trató de matar a Vacío, pero volvió a desaparecer.

Diamante adelantó, así que Resplandeciente tuvo que preocuparse por Diamante.

Una escena así hizo que la gente se quedara boquiabierta. Dos Li Qiyes idénticos; uno era un dios y el otro un diablo. Uno era indestructible sin importar cómo fuera atacado, mientras que el otro era omnipresente pero no se encontraba en ninguna parte. Era una combinación perfecta que dejaba a los demás sin palabras.

"¡Ese es el Físico del Vacío!" El Daoísta Sol Puro una vez más murmuró para sí mismo.

Li Qiye estaba sentado en la cubierta, sin preocuparse por la lucha entre las deidades y Resplandeciente. Miró a Cao Guojian y dijo: "Pensé en matarte la última vez, pero tuviste suerte. Ahora es el momento de acabar contigo".

Li Qiye ya había provocado a Resplandeciente y ahora quería luchar también contra Cao Guojian, esto dejó a la multitud sin palabras. Este joven era arrogante más allá del sentido común. Por supuesto, tenía la fuerza para respaldarlo.

Guojian se enfureció al ser visto como un pez en una tabla de cortar. Todavía era un Gran Rey Dios como mínimo, así que ¿cómo podría soportar que un joven lo mirara de esa manera insoportable? ¿Cómo podría volver a mostrar su cara al mundo?

"¡Joven, ven a luchar conmigo entonces!" Guojian también llegó a la orilla mientras señalaba con rabia a Li Qiye. No creía que Li Qiye tuviera el poder de derrotarle mientras luchaba contra Resplandeciente.

Li Qiye sonrió y respondió: "Muy bien, hoy tomaré tu inútil cabeza".

Guojian se sentía cada vez más enfadado por la actitud de Li Qiye. Con una fuerte explosión, su energía sanguínea se elevó al cielo. El aura de un Gran Rey Dios cayó junto a la energía que surgía de la gran espada en su mano.

"¡Bang!" Un demonio más que se parecía a Li Qiye salió del reino de la sangre.

Tenía la misma llama maligna que la anterior, pero su temperatura era aún más caliente. Su llama envolvió el cielo y se convirtió en dos enormes alas. Su nombre era el Diablo Furioso.

Sus alas de fuego se convirtieron en un par de afilados sables que comenzaron a atacar a Guojian.

Guojian gritó: "¡Muéstrame lo que tienes!" Su gran espada planeó en el cielo y produjo un himno. Poco después, innumerables espadas aparecieron en el aire y contraatacaron con intención asesina.

"¡Clank! ¡Clank! Clank!" Se produjo una contienda entre los sables y las espadas. Los sables duales de Furioso se convirtieron en un torbellino que bloqueó el aluvión de espadas entrantes. Por desgracia, a pesar de que este vórtice defensivo proporcionaba una protección inexpugnable, Furioso seguía siendo obligado a retroceder por las innumerables espadas.

"¡Boom!" Furioso se enfureció finalmente después de ser empujado hacia atrás. Aulló, haciendo que la llama detrás de él se extendiera aún más a una velocidad demencial. Su cuerpo se hizo incomparablemente grande mientras era alimentado por la llama.

La destreza en la batalla de este demonio aumentó locamente varias docenas de veces o incluso cien veces. Esto permitió a Furioso alcanzar el mismo nivel que Cao Guojian.

"¡Bang!" Su llama barrió y aplastó instantáneamente los numerosos sables en el cielo. A continuación, Furioso empujó directamente los sables hacia Guojian.

"¡Muere!" ¡Con un grito de batalla, Guojian soltó un tajo capaz de cortar las estrellas directamente hacia Furioso sin retener nada!

Antes de esto, Furioso definitivamente no estaba en el reino Rey Dios. Sin embargo, se elevó para igualar a Cao Guojian, asombrando a la multitud


Comentarios del capítulo: (0)


ed-capitulo-1374
ED - Capítulo 1374
30349
1374

Quemando al Rey Tierra Inmortal

Traductor: Crowli

Capítulo 1374: Quemando al Rey Tierra Inmortal

"¡Rumble!" Era el enorme cuerpo del Diablo Furioso contra Cao Guojian con su espada sin obstáculos. A pesar de ser un Gran Rey Dios, Guojian no tenía la ventaja contra el Diablo Furioso.

"¡El Físico Inmortal Furioso!" El observador Sol Puro volvió a divisar el físico.

Li Qiye también dejó de ver este combate. Sus ojos se posaron en el Rey Terra mientras pronunciaba: "¡Última advertencia, lárgate o haré un bote de orina con tu cráneo!"

El rey estaba bloqueando la entrada en este momento. Quería pasar desapercibido para no verse envuelto en este conflicto, pero ¿cómo iba a dejarle Li Qiye marchar dado el lugar en el que se encontraba?

El rey no pudo soportar la ira de la humillación pública y gritó: "¡Li Qiye! ¿Crees que puedes ser dominante? Mi Tierra Ancestral ni siquiera teme a un Emperador Inmortal, ¡y mucho menos a un joven como tú!"

Habló con rotundidad y sin ningún tipo de aprensión hacia su enemigo. No se le podía culpar por actuar así, ya que su secta aún estaba bajo la protección de tres árboles ancestrales. Ni siquiera un Emperador Inmortal podía acabar con su poderoso linaje, así que ¿cómo no iba a ser audaz?

"Es sólo la Tierra Ancestral, no me sería difícil destruirla en absoluto". Li Qiye sonrió tranquilamente y dijo: "Si no puedes actuar con sensatez, entonces empezaré por matar a un títere como tú para que el viejo se arrastre. Entonces no será tarde para destruir tu secta".

Esta declaración despreocupada hizo que todos se quedaran boquiabiertos. La declaración de Li Qiye era demasiado exagerada. Ni siquiera un emperador resucitado se atrevería a decir algo así.

"¡Bang!" Otra figura salió de su reino de sangre. El mundo entero sintió una ola de calor que les golpeó la cara.

Por supuesto, era idéntico a Li Qiye y escupía un terrorífico fuego solar refinado. Esta terrorífica llama solar podía incinerar todas las cosas. La alta temperatura hizo que mucha gente retrocediera con miedo; ya no se atrevían a permanecer cerca de él.

Li Qiye dijo sonriendo: "Deja que el Dios Yang te aniquile y te convierta en cenizas para que pueda ver si el vejestorio se arrastra desde sus restos".

Este era el Dios del Yang Extremo, otro de los doce dioses. Ruyan sonrió y saltó de nuevo a la nave de huesos para ponerse al lado de Li Qiye tras ver la aparición de este dios.

Este Dios Yang con un sol flotante se situó en el borde del altar y entró en acción al instante. Se cernió sobre el Rey Terra y derramó su fuego solar.

"¡Vamos!" La expresión del rey cambió después de ver el fuego infinito que bajaba. Invocó un escudo amarillo que no estaba hecho de oro o madera para detener este ataque entrante.

"¡Buzz!" El Dios Yang extendió un dedo. Otro sol apareció y el mismo fuego descendió. Con un sonido chisporroteante, el enorme escudo de Terra se quemó hasta quedar hecho cenizas.

Terra se horrorizó e inmediatamente utilizó una técnica secreta. Con unos extraños ruidos, todo a su alrededor se congeló. Este poderoso glaciar detuvo el refinado fuego solar.

Todos sentían tanto curiosidad como miedo por el Dios Yang con los soles bajo su control. Miraron fijamente el reino de sangre de Li Qiye y se dieron cuenta de que había ocho figuras más dentro. Esto les hizo temblar aún más.

En este momento, sólo había enviado a cuatro deidades, pero podía luchar contra personajes poderosos como Resplandeciente, Guojian y Terra. Si enviaba a las ocho, ¿cuán poderosa sería esta fuerza?

"¿Qué es esa cosa?" Nadie sabía qué era ese reino de sangre y las deidades que lo presidían.

No eran exactamente avatares, ni tampoco demonios y dioses. De hecho, Li Qiye podría haberlos llamado dioses y demonios, pero la realidad era que eran doce armas. De vuelta a la Meseta Funeraria Budista, Li Qiye hizo un trato. Él dejaría de usar su poder mientras que ellos tendrían que darle materiales que habían estado almacenando durante mucho tiempo. Estos materiales consistían en metales rotos que estaban flotando en el espacio vacío.

Y sí, no eran simples trozos de metal roto, ¡eran restos de la Olla de los Pensamientos Múltiples! En una época lejana, cuando el mundo aún estaba en sus primeras etapas, la olla tomó forma y se convirtió en uno de los nueve tesoros celestiales. Por supuesto, quedaron trozos de esta transformación que fueron tomados por la meseta.

Tras la transacción, utilizó la llama de la linterna verde para refinar esta chatarra y convertirla en doce hombres metálicos. Después, los colocó en el reino de la sangre y los cultivó utilizando la energía de la sangre y la esencia mundana de su interior. Al mismo tiempo, les añadió lps doce Físicos Inmortales. Cada figura correspondía a una de los doce físicos.

Durante la ceremonia de sacrificio, utilizó su propia vitalidad para potenciar a los hombres de hierro. Desde cierto punto de vista, eran sus armas basadas en su físico. Por lo tanto, sea cual sea el nivel de su físico, los doce hombres de hierro estarían en el mismo nivel, por lo que también estaban a mitad de camino como él.

Li Qiye nombró a estas creaciones, parecidas a avatares, como los doce dioses y demonios. Seis fueron creados con intenciones imperiales, mientras que los otros con intenciones diabólicas.

Tenían los siguientes nombres: Dios Diamante, Dios de la Primavera Sagrada, Dios Eterno, Dios del Yang Extremo, Dios del Alzamiento, Dios de la Imperfección del Vacío, Diablo Furioso, Diablo Solar, Diablo Devorador del Cielo, Diablo del Vacío, Diablo de la Supresión del Infierno y Diablo Destructor del Cielo.

Estas armas físicas estaban hechas con los restos de la Olla de Pensamientos Múltiples, así como con la energía sanguínea de los Emperadores Inmortales y del Progenitor de Sangre. Ya eran increíbles incluso antes de tener en cuenta los Físicos Inmortales. Por lo tanto, a mitad de camino, su poder era increíble.

"¡Buzz!" Un tercer sol surgió de la palma del Dios Yang e inmediatamente derritió el mundo de hielo.

Con estruendos metálicos, el refinado fuego solar se convirtió en leyes que se clavaron en Terra para atraparlo.

Terra era mucho más débil en comparación con el Dios Yang, por lo que no tenía forma de resistir este encierro. Esto hizo que la multitud pensara mucho. Terra era un parangón en el mejor de los casos, por lo que encontraban extraño que actuara tan arrogante con tan poco poder. Incluso se atrevió a desafiar a Ruyan y a los demás. ¿De dónde venía su coraje?

"¡Whoosh!" El fuego del sol había engullido todo el cuerpo de Terra. Gritaba y ardía al no poder soportar este dolor.

De repente, ocurrió un milagro. Su cuerpo se convirtió en madera después de que un brillo verde lo envolviera. Se había convertido en un hombre hecho de madera. Esta luz verde detenía la llama como si tuviera una majestuosa vitalidad.

"¡Atavismo!" Los treantes de aquí supieron enseguida lo que ocurría.

"¡Buzz!" Dos soles más emergieron del dedo del Dios Yang. Había un total de cinco soles derramando sus interminables llamas para refinar a Terra de forma enloquecida.

Con más chisporroteos, la luz verde fue destruida. El fuego solar dominante comenzó a trabajar en el cuerpo de Terra una vez más.

Nadie sabía de qué tribu era Terra para poder resistir tan bien el fuego. A pesar de la intensidad de las llamas, pasó algún tiempo antes de que lo carbonizara por completo.

Por desgracia, de su cuerpo crecieron hojas verdes y el cuerpo ennegrecido volvió a estar lleno de vida. Era como si acabara de renacer.

"¡Li, no puedes quemarme hasta la muerte!" Terra gritó complacido mientras era envuelto por el fuego del sol.

A Li Qiye no pareció importarle. Sonrió y dijo: "No te preocupes, soy muy paciente. Matar a una marioneta como tú no podría ser más sencillo, sólo quiero forzar tu vejez".

"¡Buzz!" Cinco soles más emergieron de la otra mano del Dios Yang. En este momento, un total de diez soles estaban asaltando Terra.

"¡Ah!" Sus gritos lastimeros resonaron por toda la región, haciendo que los demás se estremecieran de miedo.

En poco tiempo, se quemó hasta convertirse en carbón mientras se retorcía de agonía. Luchó pero no pudo escapar debido a que estaba atrapado por las leyes hechas de fuego. Por desgracia, la interminable fuerza vital volvió a aparecer junto al brillo verde. Su cuerpo fue revivido por la gran vitalidad.

Esta vez, pudo soportar las llamas ardientes y se sintió aún más orgulloso. Soltó una carcajada histérica: "¡Haha! Li, no puedes quemarme hasta la muerte ni con diez mil soles. Será mejor que empieces a rezar, ¡cuando escape te aplastaré como a una hormiga con un solo dedo!".

Todo el mundo se asustó al ver este extraño espectáculo. Algunos incluso sintieron que Terra estaba siendo asesinado0 y resucitado múltiples veces. Nadie entendía de dónde salía esa vitalidad ilimitada para devolverle la vida cada vez que estaba al borde de la muerte.


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias :D

0