ed-capitulo-1409
ED - Capítulo 1409
31727
1409

Capítulo 1409: Chica Feroz

Traductor: Crowli

Capítulo 1409: Chica Feroz

"¿Qué quieres decir con eso?" Ye Xiaoxiao sujetó su pequeña cintura y preguntó ferozmente: "¿No me digas que estás tramando algo retorcido contra mí?"

"¿Planeando?" Li Qiye no pudo evitar sonreír y respondió tranquilamente: "¿Quién fue la que lloró y suplicó casarse conmigo? Como has dicho, soy tu marido, ¿crees que voy a conspirar contra ti? Ya puedo hacer lo que quiera".

"¡Bah! ¡Bah!" Xiaoxiao habló con desdén: "No sueñes tanto, ¿quién querría casarse contigo? Por favor, no me gustas en absoluto. Sólo hago esto para hacer enfadar a Jianshi y a los demás. Hmph, ¿tratando de robarme a mi hombre? Ni siquiera lo pienses".

A pesar de su tierna edad, esta niña tenía un temperamento ardiente y se atrevería a respaldar sus palabras de manera anárquica.

"Eso es bueno, eso es bueno. Tengo mucha suerte de que no estemos casados". Li Qiye actuó completamente aliviado mientras se palmeaba el pecho: "Me sentiría increíblemente miserable si siguieras llorando y suplicando. Aizz, mírate, sin figura alguna y sin ningún atisbo de dulzura. En cuanto al atractivo de una mujer... ¿dónde? Si me caso con una chica tan deficiente, la mitad restante de mi vida sería muy triste".

Dicho esto, la miró intencionadamente de arriba abajo antes de chasquear la lengua como si dijera que su figura no valía ni una moneda.

Ella era consciente de que se estaba burlando deliberadamente de ella, pero su temperamento no podía dejarlo pasar. Se abalanzó sobre el y arqueó su ligeramente visible escote mientras lo fulminaba con la mirada.

"Mira, dime, ¿qué me pasa? Por favor, soy la chica más bonita del Mar de Jade y amada por la gente. Hasta las flores florecen a mi vista..." Ella hablaba mientras le pinchaba el pecho. Su temperamento ardiente quedó claro como el día desde la primera mirada.

La verdad es que Ye Xiaoxiao era realmente muy bonita. Aunque llamarla la belleza número uno del Mar de Jade podría ser una exageración, seguía creciendo bastante bien con un par de ojos claros y húmedos y una nariz impecable. Su corta edad no impidió que se formara un valle entre sus pechos. Se mirara como se mirara, era una mujer de aspecto increíble y suficiente para ser alabada como la más bella del reino, aunque no fuera la más bella.

A Li Qiye no le importó su arrebato y se frotó la barbilla mientras murmuraba: "Soy una persona a la que le gustan las chicas con pechos grandes. Por supuesto, una naturaleza gentil también es un triunfo".

"¡Monstruo! ¡Pervertido! ¡Mira cómo me encargaré de ti para librar al mundo de tu maldad!" La muchacha lívida se puso roja y desató un aluvión de puñetazos y patadas contra él. Lo que más detestaba era oír hablar de su modesto pecho.

"Está bien, pequeña, sólo estoy jugando contigo". Li Qiye sonrió y la detuvo mientras sacudía la cabeza: "¿Por qué has venido aquí?"

"¿Por qué debería decírtelo?" Ella le lanzó una mirada lateral de fastidio.

"No importa, de todos modos no quiero saberlo". Li Qiye se encogió de hombros con una sonrisa.

"Me aseguraré de que lo sepas entonces". Ella quería ir contra él: "Iba de camino al Mar del Dragón Demonio, pero un montón de monstruos marinos no es nada divertido, así que Godhalt me pareció mejor. Entonces descubrí que hay muchas cosas interesantes aquí".

Li Qiye bromeó: "¿Estás segura de que no te perdiste y corriste al lugar equivocado?"

Su bello rostro reveló de repente la verdad mientras exclamaba enfadada: "¡Bah! ¡Tú eres el que se ha perdido!"

Li Qiye adivinó correctamente. Xiaoxiao escuchó que el Mar de Huesos era muy animado, así que inicialmente corrió allí para jugar. Por desgracia, no esperaba introducir las coordenadas equivocadas en el portal, por lo que fue directamente teletransportada a Godhalt.

No pareció importarle ir al lugar equivocado y decidió divertirse en este continente robando a la gente. Muchos cultivadores fueron víctimas de ella, especialmente los discípulos del Abismo Espiritual.

Ella lo miró y preguntó: "Ey, ¿por qué estás aquí? ¿No has ido a presumir al Mar del Dragón Demonio? He oído que has estado acompañado de bellezas durante todo el día, ¿por qué correr voluntariamente a Godhalt, un lugar donde ni siquiera los pájaros quieren poner huevos?"

"¿Oh? ¿Celosa?" Él la miró tranquilamente y sonrió.

Ella replicó con desprecio: "¡Bah! Deja de ser tan narcisista todo el tiempo, ¡quién estaría celosa de ti!"

Acostumbrado a su temperamento ardiente, siguió sonriendo.

"Eh, ya está bien, ¿por qué estás aquí? ¿Está a punto de aparecer un tesoro en Godhalt? He oído que también había algunos en el Mar de Huesos, ¿has conseguido alguno?" Desató un aluvión de preguntas.

"En primer lugar, mi nombre no es 'ey'. En segundo lugar, no sé si los tesoros van a salir o no".

Ella lo fulminó con la mirada en respuesta: "Hmph, si tu nombre no es 'ey', ¿cómo debo llamarte entonces?".

Li Qiye se rió y respondió: "Supongo que no me importa que me llames marido, ya que últimamente me he dedicado al romance. Dejar que tengas este honor sigue siendo aceptable".

"Bah, ¿no tienes vergüenza?" Ella le dio un pisotón antes de cambiar de humor enseguida con un coqueto parpadeo: "No te llamaré 'ey' a partir de ahora. En su lugar, serás Rey del Ego, ya que todo lo que haces es actuar de forma dominante y narcisista".

Li Qiye se rió. No le importaba con qué se dirigía Xiaoxiao ya que sólo quería burlarse de ella.

Miró a la distancia y preguntó: "¿Es divertido el Godhalt?"

"Por supuesto, hay mucha diversión aquí". Sus ojos centellearon mientras hablaba con algo de emoción y una pizca de misterio: "Fue una suerte que no fuera al Mar de Huesos, me habría perdido muchas cosas interesantes."

"Te resulta especialmente divertido porque no te reprimen". Comentó con una sonrisa tras notar su expresivo comportamiento.

"¡Cómo lo sabes!" Ella se estremeció y lo miró con asombro.

"Te encontraste bien, así que elegiste volverte loca y robar a la gente para divertirte un poco. En tu mente, puedes incluso derrotar a un Rey Dios en Godhalt. ¿Qué se siente al ser el rey de los bandidos?" Se quedó mirando divertidamente a la sorprendida chica.

Ella lo miró de arriba abajo antes de preguntar con escepticismo: "No me estabas espiando, ¿verdad?"

De hecho, estaba muy desconcertada desde que llegó aquí. Todo el mundo decía que los forasteros serían reprimidos en este continente, pero ella estaba completamente intacta. Es más, ¡incluso era capaz de convocar árboles extremadamente mágicos y poderosos que antes no podía!

Después de descubrir este secreto, Xiaoxiao se entusiasmó y se quedó para ser una ladrona ya que sentía que nadie aquí podía ser más fuerte que ella.

Podía capturar fácilmente a un Dios-Monarca vivo antes de vaciarlo por completo. Así, se volvió adicta a este estilo de vida y ni siquiera perdonó a los discípulos del Abismo Espiritual.

"Pequeña, estás siendo demasiado paranoica, ¿por qué tendría que espiarte?" Li Qiye pellizcó sus mejillas rosadas y sonrió: "Podría calcular un asunto trivial como este con una sola mirada".

"¿Calcular? Esto es algo que se relaciona con mi línea de sangre y tú lo sabes con seguridad, por eso pudiste calcular esto". Ella le lanzó una mirada desagradable.

Él sonrió a la chica sin responder. Sin embargo, estuvo de acuerdo en su mente. En efecto, esto estaba relacionado con su línea de sangre que contenía un gran secreto.

Ella lo miró fijamente y le exigió ferozmente: "¡Vamos, cuál es mi línea de sangre!"

De hecho, su línea de sangre siempre había sido un misterio. En la Isla Dorada había dos padres de los árboles, por lo que conocían muy bien su raza. Por desgracia, ni siquiera los antepasados más entendidos lograron averiguar su línea de sangre.

Li Qiye sonrió tranquilamente y dijo: "¿De verdad quieres saberlo? Bien, sígueme y sé obediente, entonces podrás averiguarlo".

"¡Bah! Estás tratando de engañarme, ¿verdad? No caeré en la trampa". Ella resopló y le miró de reojo.

Li Qiye movió la manga: "No hay nada que pueda hacer si piensas así, pero si me crees, te llevaré a un lugar secreto en la Cresta del Árbol Divino. Allí podrás comprender los misterios de tu línea de sangre en toda su extensión".

Ella permaneció escéptica: "¿De verdad?"

Contestó él: "¿Es necesario que te mienta? Recuerda que podría haberte acogido en la Isla Dorada y tu padre habría estado más que contento con el matrimonio".


Comentarios del capítulo: (0)


ed-capitulo-1410
ED - Capítulo 1410
31728
1410

Capítulo 1410: Cresta del Árbol Divino

Traductor: Crowli

Capítulo 1410: Cresta del Árbol Divino

Ye Xiaoxiao respondió con sorna: "Por favor, Rey del Ego, deja de pensar tanto en ti mismo todo el tiempo. Preferiría casarme con un perro o un gato cualquiera antes que contigo".

Se rió y dijo: "Bien, entonces cásate con un perro".

"¡Tienes un problema!" Ella apretó los dientes con rabia antes de pisarle el pie una vez más mientras le miraba ferozmente.

Li Qiye la sujetó con una mano y dijo: "Bien, pequeña, juega bien ahora. Iremos a la Cresta del Árbol Divino".

"Vamos entonces, ¿crees que tengo miedo?". Ella tarareó antes de escapar de su agarre.

"Muy bien, vamos". Él continuó adelante.

"¿Qué vamos a hacer allí?" Ella se apresuró a seguirle como una niña curiosa.

Él sonrió y respondió: "Un poco de observación".

Los ojos de ella se iluminaron enseguida: "¿Va a salir un tesoro? Rey del Ego, es imposible que vayas a la cresta sin motivo".

"¿Quién lo dice? ¿No puedo ir allí para disfrutar de los paisajes?" Sonrió misteriosamente.

"Bah, nunca me fiaré de tus mentiras". Ella resopló y pareció pegarse a él. Dondequiera que fuera, ella estaría justo detrás de él, ya que deseaba ver su objetivo de ir a la cresta.

Sonrió y continuó hacia su destino con Xiaoxiao justo detrás de él.

La Cresta del Árbol Divino era uno de los doce cementerios, uno del mismo nivel que el del Mar de Huesos en el Espíritu Celestial. Sin embargo, no era tan peligroso como su homólogo.

Algunos incluso decían que fuera de la Meseta Funeraria Budista, la cresta era el lugar menos peligroso. De hecho, todos los cementerios eran peligrosos. La cresta podía parecer segura, pero eso era sólo un velo. Era peligroso como cualquiera de los otros.

El dúo llegó rápidamente y sintió que el aire que soplaba en sus rostros cambiaba. Los recién llegados descubrirían que la vasta aura de Godhalt provenía de la Cresta del Árbol Divino. Esta aura era tan ilimitada como un océano. Y lo que es más importante, aquí se podía encontrar una abundancia de fuerza vital. La gente se sentía como si se bañara en su energía en cualquier rincón de la cresta, lo que provocaba una sensación indescriptiblemente agradable.

Independientemente del cansancio, la debilidad o la edad, todo era diferente cuando se pisaba esta tierra. El cansancio desaparecía, los débiles se volvían más fuertes y los viejos se sentían más jóvenes...

"Si la gente no supiera que esto es un cementerio, ¿quién lo pensaría después de venir aquí?" Xiaoxiao se puso de pie en una cima y respiró profundamente, relajándose. Su cuerpo estaba inmerso en esta fuerza vital como si se estuviera bañando en un océano. Estaba cómodo y lleno de vitalidad...

Li Qiye simplemente sonrió y miró a la aldea que estaba debajo del pico. Sus ojos se volvieron muy profundos. Si alguien pudiera ver el lugar en el que se encontraban estos dos, sin duda se asombraría. Se trataba de una enorme cordillera con picos ondulados llenos de exuberante vegetación y vida.

Por supuesto, una enorme cordillera con muchos picos parecería ordinaria incluso cuando fuera a gran escala.

Por desgracia, era diferente aquí en la Cresta del Árbol Divino, porque esta gran cordillera no estaba situada en el suelo, sino que se clavaba en él.

Imagínate, una cordillera que se extendía por miles o incluso decenas de miles de kilómetros estaba al revés. Los picos estaban insertados en el suelo mientras que la base apuntaba directamente al cielo de una forma inimaginable.

Además, había más de una cordillera como ésta que se extendía por la Cresta del Árbol Divino.

Desde esta perspectiva, las cordilleras parecían ramas de un gran árbol que echaba raíces en la tierra. Una escena tan espectacular estaba fuera de este mundo y sólo podía encontrarse en la Cresta del Árbol Divino. Cualquier cultivador que viniera aquí quedaría asombrado por esta vista.

Durante millones de años, la gente ha explorado la razón de esta disposición geográfica, pero nadie pudo dar una respuesta concreta. Por supuesto, hubo numerosas especulaciones. Una de ellas afirmaba que la propia cresta se había creado por la fusión de un árbol gigantesco y la tierra, lo que dio lugar a esta escena mágica.

Algunos no estaban de acuerdo con esta creencia. Su versión era que, en una época indeterminada, hubo una guerra entre inmortales. En el gran firmamento, un inmortal arrancó una cordillera tras otra y las utilizó como lanzas contra sus enemigos. Desde entonces, estas cumbres quedaron clavadas en este lugar. En cualquier caso, era imposible sacar una conclusión exacta, ya que nadie podía dar una respuesta definitiva.

En el Espíritu Celestial, la gente decía que había tres grandes razas: los espíritus encantadores, los treantes y los demonios del mar. Sin embargo, algunos creían que había cuatro, siendo la última la de los marchitos.

Por supuesto, no todos estaban de acuerdo con esta afirmación. Consideraban que los marchitos no eran seres vivos, por lo que no podían ser una raza.

Los marchitos eran una raza que sólo se encontraba en la Cresta del Árbol Divino y también la única que podía habitar esta tierra.

Era impensable que hubiera gente viviendo en uno de los cementerios. Por supuesto, por eso la gente también los consideraba cadáveres.

El dúo se dirigió a la aldea situada bajo el pico anterior. Era una aldea de buen tamaño, con sólo un centenar de personas. El humo de las ollas volaba con las gallinas y los perros haciendo sus ruidos - una vida de simplicidad. Una aldea tan ordinaria podía encontrarse en cualquier lugar del Espíritu Celestial.

Si no estuviera habitada por los marchitos, el único factor distintivo entre esta aldea en particular y las demás sería su arquitectura.

Todos los edificios aquí tenían una sensación de rudeza. Todos estaban hechos con pragmatismo y carecían de cualquier tipo de decoración.

Recordaba a los tiempos prehistóricos. Todo tipo de criaturas de la época lejana también hacían lo mismo. Era como si los marchitos compartieran el mismo estilo de vida. No entendían ni apreciaban el arte y la belleza; ¡todo tenía que ser de naturaleza práctica!

"¿Qué clase de raza es la de los marchitos?" Xiaoxiao sintió curiosidad.

La miró y preguntó: "¿Llevas tanto tiempo aquí pero aún no has visto su transformación?".

Ella preguntó con confusión: "¿Qué quieres decir con transformación?"

Él sonrió y respondió: "Es una pena. Su transformación es un proceso muy interesante. Si tenemos la oportunidad, sin duda iremos para que puedas verlo".

"¿Cuál es ese proceso? Dímelo de una vez". Ella estaba insatisfecha y lo miró fijamente.

Aunque llevaba un tiempo aquí, la mayor parte de su tiempo lo dedicaba a saciar su adicción al robo, así que ¿cómo iba a preocuparse por otras cosas?

"Te llevaré allí cuando se presente la oportunidad". Sonrió y continuó bajando. Xiaoxiao no estaba contenta, pero no podía hacer nada más que continuar siguiéndolo.

No llegaron muy lejos antes de ser detenidos. Era un joven cultivador y, obviamente, un espíritu encantador. Sin embargo, emitía un débil resplandor que lo diferenciaba de los espíritus encantadores ordinarios. Le hacía parecer un poco santo.

"¡Los dos, parad!" Inmediatamente les gritó con un tono agresivo y arrogante.

Esto oscureció la expresión de Xiaoxiao. Ella era la hija dorada de la isla. Normalmente, nadie se atrevería a hablarle así.

Mientras tanto, Li Qiye sonrió; la presa ha llegado a su puerta.

Los que le entendían se estremecían al ver esta sonrisa, ya que significaba que alguien estaba a punto de tener muy mala suerte.

Por desgracia, este espíritu encantador no tenía ni idea y mantenía su actitud prepotente: "¿Han visto a un treante que parece un monstruo? Es así de alto y tiene un par de ojos de buey". Hizo un gesto para expresar el aspecto del monstruo.


Comentarios del capítulo: (0)