ed-capitulo-1537
ED - Capítulo 1537
32512
1537

Capítulo 1537: Situación actual

Traductor: Crowli

Capítulo 1537: Situación actual

Tras el comentario de Li Qiye, Hallowed se quedó callado. Había entrenado personalmente a dos dioses del mar antes, así que sabía más que los demás. Por desgracia, prefería no hablar de ciertos temas. Sin embargo, era diferente para un personaje del nivel de Li Qiye.

Después de un largo tiempo, dijo en voz baja: "Su Excelencia, ¿no hay que esquivar este desastre?" 

"No". Li Qiye se rió: "Sabes muy bien que es inevitable y que viene incluso más rápido que tu imaginación".

El corazón del ancestro se hundió después de escuchar esto. Sólo se aferraba a una pizca de esperanza de que el desastre no llegara. Pero Li Qiye era el orador ahora y destruyó su última esperanza. Sabía que confiar en esta minúscula posibilidad era simplemente soñar despierto, nada realista.

La confirmación que viniera de cualquier otro, incluso de un dios del mar, podría ser errónea. Pero esta vez, venía de la eterna mano oscura. Por lo tanto, era absoluta, sin margen de error.

Li Qiye miró a lo lejos y dijo lentamente: "¡La posibilidad es muy baja en esta generación, pero llegará en la siguiente con una rapidez sin precedentes!"

"¿La próxima generación?" Hallowed se estremeció. De hecho, no se habia preparado lo suficiente. Tampoco lo hizo su secta.

"Como puedes ver, cuando controlé la Cresta del Árbol Divino, no hubo ninguna reacción del Espíritu Celestial. El Mar de Huesos y la propia Cresta no tomaron represalias. Revivir el árbol a su forma máxima fue una provocación directa hacia ellos, pero no hicieron nada". Explicó.

Hallowed se quedó atónito tras darse cuenta de algo: "Están acumulando más poder, esperando el momento adecuado".

"Así es". Respondió Li Qiye: "Como dice el refrán, hay que soportar las cosas triviales para llevar a cabo el gran plan. Eligieron callar ante mi desafío porque están esperando en lugar de arruinar su plan eterno por un lapsus momentáneo."

Hallowed comenzó a sentir pánico. Este desastre se acercaba demasiado rápido mientras su pabellón no estaba completamente listo. ¿Cómo podrían los huevos estar a salvo si el nido está roto? Cuando llegue ese día, ¡su pabellón tampoco podrá escapar del mismo destino!

Hallowed reflexionó un poco antes de preguntar: "Su Excelencia, si participa, ¿cómo será la guerra?"

"¿Qué quieres decir? ¿Luchar contra el Mar de Huesos?" Se rió y dijo sin prisa.

"Bueno... sí". El anciano sonrió irónicamente y volvió a mirar subrepticiamente al cielo.

"Con mi estado de hace dos días, cuando controlo la Cresta del Árbol Divino en su máxima potencia y con todos mis métodos, ¿qué importa que el Mar de Huesos quiera luchar? Mientras la propia cresta no interfiera, ¡le mostraré al Mar de Huesos lo que es un verdadero precio alto!"

Sonrió y continuó: "¡Si realmente quiero ir a la guerra, mientras tenga suficiente tiempo y sin importarme el costo, haré que los dos se sometan allí mismo!" Su mirada se volvió fría tras esta declaración.

"Pero ustedes, los demonios del mar, los treantes, e incluso los espíritus encantadores, ¿merecen que pague un precio inconmensurable?" Miró al ancestro: "¡Si fuera yo en el pasado, no miraría dos veces aunque los demonios del mar fueran masacrados y no me importaría la muerte de la raza de los espíritus encantadores!"

Hallowed comprendió su intención. Después de todo, el tipo era un humano. Además, aunque los humanos se interpusieran en su camino, la eterna mano oscura los mataría sin piedad de todos modos. A un humano como él no le importaría el bienestar de los demonios del mar. Además, se trataba de una raza que se había opuesto a él en repetidas ocasiones. Para ser franco, sería un gesto amable de su parte no aplaudir y vitorear durante su destrucción.

"El Mar de Huesos y la Cresta del Árbol Divino son, en efecto, capaces de hacer temblar los nueve cielos y las diez tierras. Ni siquiera los emperadores pueden hacerles nada. Pero han sido muy inteligentes todo este tiempo para no provocarme nunca". Li Qiye sonrió débilmente.

"No son sus enemigos, Su Excelencia. Según los rumores, usted tiene un gran objetivo en el fin del mundo..." El anciano dudó antes de revelar finalmente lo que tenía en mente.

"El Dios del Mar Azul debe habértelo dicho. Si no me equivoco, ha preguntado a los emperadores sobre los asuntos de los nueve cielos". Li Qiye respondió divertido.

"Sí". Hallowed asintió con la cabeza.

Li Qiye se detuvo un poco antes de aceptar: "¡Así es, el fin del mundo me espera ya que allí libraré mi guerra!"

Por supuesto, ha dejado atrás planes ocultos. No deseaba utilizarlos porque están destinados a la guerra final. Incluso cuando el Rey Dragón Negro le sugirió que los usara en la Gruta del Demonio Inmortal, siguió negándose.

A sus ojos, la gruta no era su objetivo, al menos no el definitivo. Había muchos métodos para enfrentarse a la gruta siempre que él quisiera. Sin embargo, sólo había una forma de ocuparse de lo que hay en el fin del mundo: ¡luchar hasta el final!

Una vez que la guerra comenzara, no habría vuelta atrás y él también sólo tendría una oportunidad.

Hallowed no culpaba a Li Qiye. Después de todo, el destino de las tres razas, así como del Espíritu Celestial, no tenía nada que ver con él.

"Sin embargo, todos ustedes aun tienen una". Li Qiye sonrió: "Mira, estoy aquí para hablar con su Primeror Dios del Mar. Esta vez haré una excepción y le daré un tesoro al espíritu encantador".

"¿El espíritu encantador?" Hallowed se sorprendió.

Li Qiye lo miró y dijo: "¿Quién si no el espíritu encantador, ustedes, demonios del mar? ¿Qué crees que tiene más valor, el Torbellino o el Mar de Huesos?"

"¡El Torbellino!" Soltó sin querer. A pesar de ser un demonio marino, sabía más después de escuchar a los dioses del mar.

"Si fuera un hombre de apuestas, también apostaría por el espíritu encantador". Hallowed sonrió con ironía después de recuperar la cordura.

"El resto depende de la Cresta del Árbol Divino. Si está dispuesta a romper el equilibrio y estar del mismo lado que el Torbellino, entonces el desastre terminará pronto. Pero si no, entonces todavía hay un sesenta o setenta por ciento de posibilidades de que el Espíritu Celestial sobreviva. Esto es todo lo que puedo hacer por este mundo". Sonrió débilmente.

Luego miró hacia Godhalt. Después de hacer una conmoción tan grande e incluso controlar el propio árbol, no hubo ninguna reacción por parte de la cresta. Esto hizo fracasar su plan, ya que simplemente quería hablar con él.

Después de escucharlo, Hallowed se sobresaltó y rápidamente se postró de nuevo e inclinó la cabeza ferozmente: "Su Excelencia, usted es el salvador de nuestro mundo, de nuestra raza de demonios marinos, de todas las existencias. Si pudiéramos ayudarle en algo con nuestro pequeño poder, estamos dispuestos a saltar al fuego..."

¡El ancestro estaba extasiado y agradecido! El mundo podría no saber que su destino podría cambiar con un solo pensamiento de Li Qiye.

Él sabía que esto podría salvar al mundo entero, permitiéndoles sobrevivir a este desastre. No era una exageración llamarle salvador del mundo. Sin embargo, Li Qiye que ha traído el amanecer al Espíritu Celestial nunca se llamó a sí mismo un salvador. Su acción no se basaba en la búsqueda de un reembolso de los habitantes de este mundo. Esta acción fue bastante benevolente y altruista en la opinión del ancestro.

"Levántate. No soy un salvador. Sólo estoy echando una mano esta vez no por las razas o el propio Espíritu Celestial, sólo por unas pocas personas". Li Qiye respondió sin emoción.

Aunque no se llevó el mérito y actuó con indiferencia, el ancestro seguía teniendo una gratitud infinita y continuó inclinando la cabeza. Sabía que una existencia eterna como Li Qiye no necesitaba que el mundo le pagara.

"Llévame al consejo de la sombra". Li Qiye habló después de que el ancestro se levantara: "Es hora de que hable con el grupo del Primeroro”.


Comentarios del capítulo: (0)


ed-capitulo-1538
ED - Capítulo 1538
32513
1538

Capítulo 1538: Consejo de la Sombra

Traductor: Crowli

Capítulo 1538: Consejo de la Sombra

Había una zona extremadamente oculta del pabellón con muchas leyes de sellado y empoderamientos. Esto lo hacía inexpugnable como una fortaleza. Además, todos estos hechizos provenían de dioses del mar y no sólo de tres o cinco de ellos.

Pocos discípulos conocían este lugar. Por ejemplo, los ancestros ordinarios no estaban calificados para conocer este lugar. Además, debido a que estaba clasificado como un lugar de alto secreto, sólo a los Sagrados se les permitía entrar. Incluso la Diosa Siete Marciales  que conocía los siete estilos no tenía este privilegio.

Sólo al convertirse en un dios del mar se le concedería la entrada y podría conocer los verdaderos secretos de este lugar.

Esta práctica no se debía a que Hallowed fuera egoísta, sino a la grave importancia de este asunto relacionado con la vida y la muerte del pabellón o incluso de todos los demonios marinos. Si alguien se enteraba, las consecuencias serían inimaginables, por lo que Hallowed era muy cauteloso al respecto.

Después de llevar a Li Qiye aquí, se quedó fuera y le dijo: "Su Excelencia, sólo puedo traerle aquí y no puedo opinar sobre la negociación en sí".

Aunque él era la única persona que conocía este secreto en la era actual, no estaba cualificado para interferir. ¡Sólo los dioses del mar y superiores podían hablar y discutirlo!

"Lo sé, estaré bien solo". Li Qiye rió entre dientes y se adentró tranquilamente en la zona.

Con el Primeror paso, se produjo un zumbido con una luz intermitente. Al momento siguiente desapareció sin dejar rastro. Este tipo de desaparición no parecía en absoluto un teletransporte.

En el siguiente segundo, apareció en una zona excesivamente misteriosa. Nadie podía espiar o entrar sin permiso. Sus coordenadas eran también crípticas, desconocidas para los forasteros.

Se encontraba un río de estrellas parpadeantes en el cielo. Tenía un aspecto muy hermoso, como si hubiera joyas incrustadas en lo alto. También había extrañas gravas por todas partes que formaban el río encima de los vórtices astrales. 

En este espacio flotaba una plataforma con una mesa redonda. Había sombras sentadas allí con su aura convergente. Sin embargo, sólo su estilo y su postura mostraban que cuando estas sombras estaban todavía en el mundo, ¡eran existencias supremas capaces de arrasar la tierra!

Li Qiye se rió y dijo casualmente: "El consejo de las sombras, es bastante secreto en realidad. Parece que muchos dioses del mar se han unido ahora".

Las sombras se volvieron para mirarle. A pesar de no ser el verdadero cuerpo de los dioses del mar, su mirada seguía siendo bastante aterradora. Un Dios Rey de los Nueve Mundos encontraría sus piernas blandas siendo el centro de tantos ojos.

Sin embargo, Li Qiye seguía tan indiferente como siempre. Arrastró una silla y se sentó fríamente.

"Su Excelencia, hace tiempo que soy un admirador suyo". Finalmente, una de las sombras habló. Su voz era imponente a pesar del bajo volumen. Sin embargo, también tranquilizaba el alma y daba una sensación de seguridad.

"Sí, soy yo". Li Qiye miró a la sombra y sonrió: "Parece que también hubo una reunión aquí antes de querer verme, Primeroro".

El orador era el Primeror Dios del Mar. Por supuesto, su verdadero cuerpo ya no estaba en este mundo. Este era el caso de todos los dioses del mar.

Sin embargo, muchos dioses del mar seguían participando en este consejo en la sombra todo el tiempo. Se consideraba el más alto secreto de la raza de los demonios del mar. Debido a su importancia, su formación y sus objetivos estaban cuidadosamente protegidos. No todos los nuevos dioses del mar podían conocer este secreto.

"Tuvimos que ser precavidos antes de saber que era usted, Su Excelencia Cuervo Oscuro. Después de ser informados por Hallowed, tuvimos una deliberación y Verdadero Marcial lo confirmó. Así descubrimos su identidad". Primeroro explicó lentamente.

De hecho, Hallowed no pudo decidir una reunión con Primero y el consejo. Sin embargo, les informó de las historias para que el consejo decidiera reunirse con Li Qiye.

"Su Excelencia, hace tiempo que no nos vemos. Nuestros cuerpos reales ya no están en el mundo, por lo que no podemos saludarle en su totalidad". Otro peso pesado de la mesa se inclinó ligeramente hacia Li Qiye y habló: "No pensé que te interesaría nuestro consejo. En el pasado, nunca has intervenido". 

Por supuesto, este orador era el Verdadero Dios Marcial del Mar.

Li Qiye le miró y sonrió mientras negaba con la cabeza: "No, no me interesa en absoluto su consejo. Simplemente estoy aquí para hacer un trato".

"¿Puedo preguntar qué tipo de trato quiere hacer, Su Excelencia?" Preguntó otra sombra. Esta sombra se parecía a un océano sin fondo. Era el segundo dios del mar del pabellón, ¡Azul Profundo!

"Antes de hablar del trato, hablemos del propósito del consejo. Si nuestros objetivos no se alinean, entonces no podremos llegar a un acuerdo". Li Qiye sonrió y dijo.

El ambiente se volvió serio. Los dioses del mar presentes contuvieron la respiración y no dijeron nada.

"No hay necesidad de esconderse". Li Qiye continuó despreocupado: "Entonces hablaré. ¡El propósito del consejo de la sombra es tratar con el Mar de Huesos!"

Todos los ojos se movieron ligeramente después de escuchar esto. A pesar de no ser sus cuerpos reales, sólo un cambio de su mirada contenía un poderoso poder.

"Estamos buscando todas las posibilidades para que la raza de los demonios del mar pueda sobrevivir durante la llegada del desastre". Dijo Primero solemnemente.

"Si no puedes darme una respuesta clara, entonces no tenemos nada que hablar". Li Qiye sacudió la cabeza; "Si realmente deseas que tu raza sobreviva, entonces deberías suplicarme a mí, no al revés".

Los dioses del mar alrededor de la mesa intercambiaron miradas. Eran muy cautelosos.

"Puedo responder por Su Excelencia". Al final, Verdadero Marcial rompió el silencio de forma digna.

Primero respiró profundamente y comenzó: "Su Excelencia, usted es el señor eterno, así que estoy seguro de que tampoco podemos ocultarlo. Sí, creé el consejo en las sombras con esa idea en mente. Sin embargo, la intención original era sólo mantener algunas iniciativas en la prueba".

"Entiendo que, a pesar de ser dioses del mar y de haber llegado a un compromiso una vez con el Mar de Huesos, todos ustedes no confían necesariamente en ello. Debido a esto, hicieron alguna preparación antes de morir". Li Qiye dijo con una sonrisa.

Con eso, miró a cada dios del mar y continuó: "No estoy despreciando a todos aquí. Si todos estuvieran vivos y sus cuerpos reales se conservaran hasta ahora, entonces sí, con todos aquí, hay una posibilidad de que puedan oponerse a los Mar de Huesos. Pero el actual no servirá. Con su estado actual, ¿cuánta fuerza podrán ejercer realmente cuando llegue el momento?"

Los dioses del mar aquí presentes no tuvieron respuesta. Naturalmente, lo entendían perfectamente.

Continuó: "Por eso aún quedan algunos métodos. También puedo adivinar cuáles son, así que hablaremos de eso".

"¿Cuál es su deseo, Su Excelencia?" Verdadero Marcial habló de nuevo.

"No quiero nada". Li Qiye negó con la cabeza: "Por el contrario, he venido aquí trayendo buenas noticias y esperanza, ¡una luz del amanecer para todos!"

"¿Quieres decir?" El grupo se sobresaltó tras escuchar esto.

"Sí, he venido con buenas noticias. Pero antes, les revelaré algo. El desastre llegará mucho antes de lo que esperan, ¡dentro de una generación!"

"¡¿Tan pronto?!" Incluso Verdadero Marcial fue sorprendido con la guardia baja.

Los dioses del mar se miraron entre sí. Han experimentado innumerables tormentas y peligros, pero todavía se estremecieron después de escuchar esto. Todos tenían ahora una expresión seria.


Comentarios del capítulo: (0)